Polirradiculoneuropatía desmielinizante inflamatoria crónica

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Polirradiculoneuropatía desmielinizante inflamatoria crónica
CIDP Histopathology Teased fibre.jpg
Fibra nerviosa con desmielinización en la PDIC
Clasificación y recursos externos
CIE-9 357.81
OMIM 139393
DiseasesDB 30084
eMedicine neuro/467
MeSH D020277
Orphanet 2932
Sinónimos
CIDP
Polineuropatía desmielinizante inflamatoria crónica
Wikipedia no es un consultorio médico Aviso médico 
[editar datos en Wikidata]

Polirradiculoneuropatía desmielinizante inflamatoria crónica o PDIC (CIDP por sus siglas en inglés) es una enfermedad crónica, adquirida, autoinmune del sistema nervioso periférico. Su forma clásica se caracteriza por debilidad muscular progresiva de las extremidades, simétrica, de predominio proximal, acompañado de pérdida de la sensibilidad y disminución en los reflejos; una electromiografía con características de desmielinización; un líquido cefalorraquídeo con disociación albumino citológica; y una biopsia de nervio que demuestra inflamación, desmielinizacion y remielinizacion. El curso de la enfermedad puede ser lentamente progresivo o desarrollarse en brotes. [1] [2]

A veces afecta también el sistema nervioso central. Esta íntimamente relacionada con el síndrome de Guillain-Barré, polirradiculoneuropatía desmielinizante aguda y autoinmune.

Epidemiología[editar]

La PDIC tiene una prevalencia de 2-5 (0,8 a 8,9) casos por 100 000 habitantes; afecta predominantemente a personas entre 40 a 60 años de edad, aunque también se ven casos en niños y ancianos. Existe una leve predilección por los varones.[1] [2]

Etiología[editar]

Hasta en un tercio de los pacientes hay antecedentes de alguna infección previa. Puede ser gatillada por una infección por VIH en etapa latente (antes de que este comience a dar síntomas). [3]

Patogenia[editar]

La patogenia de la enfermedad es el ataque a la vaina de mielina, tejido lipoproteico cuya principal función es aumentar la velocidad de conducción nerviosa a través del axón de la neurona mediante un mecanismo denominado conducción saltatoria. Además, recubre y protege los axones de las fibras nerviosas periféricas. La destrucción de la mielina provoca la disminución de la velocidad de conducción del impulso e irritando los terminales nerviosos.[4]

Cuadro clínico[editar]

La instauración de la sintomatología clínica es lenta y progresiva, superando a veces los 2 meses de evolución. Esta consiste en:

  • Debilidad muscular (paresia), que se expresa en dificultad para caminar, subir escaleras, levantarse de una silla. La debilidad suele ser de comienzo proximal.[1]
  • Ataxia (descoordinación del movimientos), que se expresa con dificultad para abrocharse la camisa o subir una cremallera.[1]
  • Disminución o pérdida de los reflejos osteotendineos (hiporreflexia o arreflexia).[1]
  • Sensibilidad anormal (sensación de hormigueo o quemazón) (parestesias), la cual suele ser distal (manos y pies)

A diferencia del síndrome de Guillain-Barré, la PDIC presenta mayor sintomatología sensitiva, se presenta en pacientes más añosos, la aparición de los sintomas es más lenta y responde al tratamiento con corticoides.

La PDIC es una enfermedad subdiagnosticada, sea por su difícil diagnóstico y desconocimiento de la misma por parte de los médicos de primera línea, esto último como consecuencia de su baja incidencia en la población, lo que hace que la mayoría de los médicos jamás se tope con un caso a lo largo de toda su vida.

Diagnóstico[editar]

Luego de ser hospitalizado preferentemente en una Unidad de Neurología, se procede a descartar Síndrome de Guillain-Barré. El diagnóstico es clínico, fisiológico (estudio eléctrico mediante electromiografía) y serológico (análisis de sangre, análisis de líquido cefalorraquideo mediante punción lumbar). No deben descartarse otros estudios como tomografía computada y resonancia magnética para descartar otras enfermedades como la esclerosis múltiple o la esclerosis lateral amiotrófica de síntomas similares.

Tratamiento[editar]

Los objetivos principales del tratamiento son la reducción de los síntomas, la mejora en la capacidad funcional, y lograr remisiones prolongadas. La terapia convencional se basa en la administración de corticosteroides, plasmaféresis e inmunoglobulina intravenosa, lo cual tiene tasas de éxito entre 50 y 80%.[1]

Si la corticoterapia no llegase a ser efectiva, pueden usarse como segunda línea inmunosupresores como azatioprina, ciclofosfamida y ciclosporina. Además se puede añadir plasmaféresis e inmunoglobulinas si la presentación de la enfermedad fuese grave y no responde ante los tratamientos antes mencionados.

Referencias[editar]

  1. a b c d e f Gorson, Kenneth C (2012). «An update on the management of chronic inflammatory demyelinating polyneuropathy» [Una actualización sobre el manejo de la polineuropatía demielinizante inflamatoria crónica]. Ther Adv Neurol Disord (en inglés) (Estados Unidos: SAGE Publications) 5 (6): 359-373. doi:10.1177/1756285612457215. PMID 23139706. Consultado el 1 de septiembre de 2016. 
  2. a b Ferrada, Paulina; Navarrete, Wilfredo; Rojo, Alexis (diciembre de 2013). «Diagnóstico y tratamiento de la Polirradiculoneuropatía Desmielinizante Inflamatoria Crónica. Reporte de un caso.». Revista ANACEM (Chile) 7 (3): 142-144. ISSN 0718-7041. Consultado el 1 de septiembre de 2016. 
  3. Rowland, L P (1997). Merrit's Textbook of Neurology (9 edición). Lippincott Williams and Wilkiins. 
  4. Purves, D., & Williams, S. M. (2001). Neuroscience. Sunderland, Mass: Sinauer Associates