Sistema nervioso periférico

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Sistema nervioso periférico
Nervous system diagram-es.svg
Sistema nervioso humano: en azul el sistema nervioso periférico, en amarillo el SNC.
TA A14.2.00.001
Enlaces externos
FMA 9903

El sistema nervioso se divide en dos partes: sistema nervioso central formado por el encéfalo y la médula espinal y sistema nervioso periférico que está formado por los nervios que se extienden fuera del sistema nervioso central.[1]​ La función principal del sistema nervioso periférico es conectar el sistema nervioso central con los miembros y órganos. Carece de revestimiento óseo protector lo que lo diferencia del sistema nervioso central que está envuelto por el cráneo y la columna vertebral.[2][3]

Está compuesto por 12 pares de nervios craneales y 31 pares de nervios espinales, dando así un total de 43 pares de nervios. Cada uno de los nervios sigue un trayecto definido e inerva un sector específico del cuerpo. La división entre sistema nervioso central y sistema nervioso periférico es anatómica o estructural. Desde el punto de vista funcional el sistema nervioso puede dividirse en sistema nervioso somático que se controla de forma voluntaria y sistema nervioso autónomo que funciona de forma involuntaria o automática.[4][Nota 1]

Estructura[editar]

Imagen de la columna cervical. En color amarillo pueden verse los nervios espinales que surgen a ambos lados de las vértebras. En color rojo las arterias vertebrales.
El nervio ciático es un nervio motor que se origina en el plexo sacro.
  • Nervios espinales. Son un total de 31 pares de nervios cada uno con dos partes o raíces que se unen entre sí: una sensitiva y otra motora. La parte sensitiva es la que traslada la información desde los receptores hasta la médula espinal, mientras que la parte motora es la que lleva los impulsos desde la médula espinal hasta los efectores correspondientes. Se distribuyen de la siguiente forma:
    • 8 pares de nervios cervicales
    • 12 pares de nervios dorsales o torácicos
    • 5 pares de nervios raquídeos lumbares
    • 5 pares de nervios raquídeos sacros
    • 1 par de nervios raquídeos coccígeos

Cada nervio espinal o raquídeo se une en dos puntos distintos a la médula espinal; tiene una raíz posterior y una raíz anterior. Las raíces posterior y anterior se unifican para formar el nervio raquídeo. Como la raíz posterior contiene fibras sensitivas y la raíz anterior contiene fibras motoras, el resultado es un nervio mixto. Su recorrido es muy corto, pues inmediatamente de divide en dos ramas, una dorsal más pequeña y otra ventral o anterior más grande. En el tórax de las ramas ventrales parten pequeñas ramas comunicantes que transportan fibras pertenecientes al sistema nervioso autónomo.

Esquema en el que se representa un nervio espinal con sus dos raíces, sensitiva y motora, saliendo de la médula espinal.
  • Nervios craneales, también llamados pares craneales, son 12 nervios que envían información sensorial procedente del cuello y la cabeza hacia el sistema nervioso central o trasladan órdenes motoras para el control de la musculatura esquelética del cuello y la cabeza.
    • I. Nervio olfatorio. Es un nervio únicamente sensorial, conduce los impulsos nerviosos generados por las sustancias odoríferas desde la nariz hasta el encéfalo.
    • II Nervio óptico. Exclusivamente sensorial, transporta la información visual desde el ojo al encéfalo.
    • III Nervio oculomotor. Tiene fibras motoras que controlan el movimiento ocular y parasimpáticas que modifican el diámetro de la pupila.
    • IV Nervio troclear. Su función es motora sobre uno de los músculos cuya contracción muevo el globo ocular.
    • V Nervio trigémino. Es un nervio mixto que consta de una porción sensitiva y otra motora.
    • VI Nervio abducens o Motor Ocular Externo. Motor puro, interviene en la movilidad ocular.
    • VII Nervio facial. Es un nervio mixto con fibras sensitivas y motoras.
    • VIII Nervio vestibulococlear. Transporta al cerebro la información auditiva y sensorial procedente del oído interno.
    • IX Nervio glosofaríngeo. Es un nervio mixto. La porción sensitiva transporta señales procedente de la lengua y la faringe.
    • X Nervio vago. Es sensitivo y motor, aporta además fibras parasimpáticas que actuan sobre diferentes órganos, entre ellos el estómago y el corazón.
    • XI Nervio espinal. Es un nervio motor que activa entre otros el músculo esternocleidomastoideo, provocando el giro de la cabeza.
    • XII Nervio hipogloso. Es un mervio motor para la musculatura de la lengua.
En color amarillo el nervio olfatorio (I par craneal)
En color amarillo se representa el nervio trigémino y sus ramas (V par craneal)
En color amarillo puede observarse el nervio facial y sus ramas (VII par craneal)

Plexos[editar]

El plexo braquial se origina por la rama anterior de los nervios raquídeos C5-C8 y T1.

Los nervios espinales tras salir de la médula espinal forman redes constituidas por la unión de nervios adyacentes. Estas redes se llaman plexos. Existen cuatro principales:

  • Plexo cervical. Existen dos, uno derecho y otro izquierdo. Se forman por los ramos anteriores de los cuatro primeros nervios cervicales y algunas ramas procedentes del quinto.[5]
  • Plexo braquial. Se origina por los nervios raquídeos C5-C8 y T1. Da origen a varios nervios que llevan órdenes a los músculos del hombro y los miembros superiores, entre ellos el nervio cubital que hace posible lo contracción de los músculos que mueven la mano.[5]
  • Plexo lumbar. Se forma por las ramas anteriores de los nervios raquídeos L1-L4. Da origen a los nervios que llevan órdenes motoras a los músculos de la región anterolateral del abdomen y los miembros inferiores.
  • Plexo sacro. Lo forman las raíces anteriores de los nervios espinales L4-l5 y S1-S4. Da origen a nervios que llevan órdenes motoras a los miembros inferiores. Del plexo sacro surge el nervio ciático que es el más largo del organismo humano.

Dermatomas[editar]

En la mitad derecha del cuerpo se representa el mapa de dermatomas. Visión anterior.

Un dermatoma es un sector de piel inervado por la porción sensitiva de un nervio espinal. Cada dermatoma correspondiente a un segmento medular. Se distribuyen de forma horizontal descendente a lo largo del tronco, en las extremidades la distribución es longitudinal. Cada dermatoma corresponde a un nervio espinal, si alguno de ellos se lesiona, el sector correspondiente queda sin sensibilidad tactil y dolorosa. El mapa que muestra la distribución de los dermatomas es importante en medicina, pues permite determinar la localización de una lesión.[6]

Nervios y ganglios nerviosos[editar]

Los nervios son haces de fibras nerviosas que transportan información y forman parte del sistema nervioso periférico. Los nervios aferentes lleván información sensorial hacia el sistema nervioso central, mientras que los nervios eferentes transportan la informacion desde el sistema nervioso central a los órganos efectores. Los nervios que transportan las señales dolorosas son aferentes, mientras que los nervios motores que terminan en los diferentes músculos y hacen posible la contracción muscular y el movimiento son nervios eferentes. Existen nervios mixtos que transportan ambos tipos de información.

Los ganglios nerviosos están formados por acúmulos de cuerpos neuronales que se intercalan en el trayecto de algunos nervios y forman parte del sistema nervioso periférico, no deben confundirse con los ganglios linfáticos que forman parte del sistema linfático.[7]

Notas[editar]

  1. En algunos textos se considera que el sistema nervioso autónomo es una subdivisión del sistema nervioso periférico, pero esta afirmación podría considerarse inexacta, algunas neuronas del sistema nervioso autónomo pueden ubicarse en el sistema nervioso central. La división entre sistema nervioso central y periférico tiene solamente fines anatómicos.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Estructura y función cuerpo humano. Autores: Gary A. Thibodeau y Kevin T. Patton. Página 186.
  2. Manipulaciones de los nervios periféricos. Autores: Jean-Pierre Barral y A. Croibie. Consultado el 16 de noviembre de 2018.
  3. Jean Hopkins, Charles William McLaughlin, Susan Johnson, Maryanna Quon Warner, David LaHart, Jill D. Wright (1993). Human Biology and Health. Englewood Cliffs, New Jersey, USA: Prentice Hall. pp. 132-144. ISBN 0-13-981176-1. 
  4. El cuerpo humano. Salud y enfermedad. Autor: Barbara Janson Cohen. Consultado el 16 de noviembre de 2018.
  5. a b Principios de Anatomía y Fisiología. Autor: Tortora-Derrickson. Consultado el 16 de noviembre de 2018
  6. Sensibilidad de la piel. Dermatomas. Consultado el 16 de noviembre de 2018.
  7. Sistema nervioso: Anatomía. Enfermera virtual. Consultado el 16 de noviembre de 2018.