Phoenix dactylifera

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Palmera datilera»)
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Symbol question.svg
 
Palmera datilera
Datilera-Aguilas-1.jpg
Un ejemplar poco corriente con tronco bífido en Águilas (Región de Murcia, España).
Taxonomía
Reino: Plantae
División: Magnoliophyta
Clase: Liliopsida
Orden: Arecales
Familia: Arecaceae
Género: Phoenix
Especie: Phoenix dactylifera
L., 1753

Phoenix dactylifera, de nombre común palma (o palmera) datilera/ datilero, palma común, fénix o támara,[1]​ es una palmera cuyo fruto comestible es el dátil,[2]​ probablemente oriunda del Suroeste de Asia.[3][4]

Esta especie es una de las más notables del género Phoenix, que cuenta con otras quince, distribuidas desde Canarias, pasando por el norte de África y el Sur de Asia, hasta el Extremo Oriente.

Inflorescencia masculina
Inflorescencia femenina
Flores masculinas
Flores femeninas
Racimos de dátiles
Frutos maduros y semillas
Semilla: corte longitudinal evidenciando el epispermo pétreo y el endospermo no ruminado

Descripción[editar]

Es una palmera dioica de tronco único a menudo con brotes en su base, de hasta 30 m de altura y 20 a 50 cm de diámetro, cubierto con los restos de las hojas viejas. Hojas pinnadas, espinosas, de 1,5 hasta 5 m de longitud, con folíolos de 10-80 cm de longitud, de color glauco. Inflorescencias erectas muy ramificadas emergiendo de unas espatas bivalvas de color pardo entre las hojas, las hembras volviéndose péndulas en la fructificación. Flores bracteadas con 3 sépalos y 3 pétalos, las masculinas de color crema y con 6 estambres, y las femeninas verde-amarillentas con gineceo tricarpelar de estigmas retorcidos hacia el exterior. Los frutos, que son bayas con aspecto de drupas, son oblongo-ovoides, de 3 a 9 cm de longitud, de color naranja, con exocarpo liso, mesocarpo carnoso y endocarpo membránaceo, pasando a rojo-castaño al madurar. Las semillas son elipsoidales subcilíndricas rugosas, de 2-3cm por 0,5-1cm, con un surco lateral en el epispermo pétreo que encierra un endospermo homogéneo no ruminado.[5]

Genoma[editar]

En 2009, un grupo de investigadores, del Weill Cornell Medical College, en Qatar publicó una versión preliminar del genoma de la palma datilera (variedad Khalas).[6][7]

Taxonomía[editar]

Phoenix dactylifera fue descrito por Carlos Linneo y publicado en Species Plantarum, v. 2, p. 1188, 1753[2].[8]

Etimología
Sinonimia
  • Palma dactylifera (L.) Mill.
  • Phoenix dactylifera var. adunca D.H.Christ ex Becc.
  • Phoenix dactylifera var. costata Becc.
  • Phoenix dactylifera var. cylindrocarpa Mart.
  • Phoenix dactylifera var. gonocarpa Mart.
  • Phoenix dactylifera var. oocarpa Mart.
  • Phoenix dactylifera var. oxysperma Mart.
  • Phoenix dactylifera var. sphaerocarpa Mart.
  • Phoenix dactylifera var. sphaerosperma Mart.
  • Phoenix dactylifera var. sylvestris Mart.
  • Palma major Garsault
  • Phoenix atlantica var. maroccana A.Chev.
  • Phoenix chevalieri D.Rivera, S.Ríos & Obón
  • Phoenix excelsior Cav., nom. illeg.
  • Phoenix iberica D.Rivera, S.Ríos & Obón[10][11]

Cultivo[editar]

Plantación[editar]

El mejor momento para llevar a cabo la plantación abarca desde la primavera (fuera de los períodos de heladas) hasta mediados de verano.

Los hoyos deberán tener unas dimensiones lo suficientemente amplias en anchura y profundidad como para acomodar todo el sistema radicular. La base del tronco debe quedar a la misma altura a la que estaba anteriormente o ligeramente más enterrado, se afirmará bien el suelo alrededor del cepellón y se dará inmediatamente un abundante riego. Se cubre la superficie del suelo alrededor del tronco con una buena capa de humus o "mulching", imposibilitando a la vez la germinación de malas hierbas.

El sistema de plantación y las distancias en el cultivo de la palmera datilera difieren con la variedad, pero un espaciado en cuadro o rectangular de más o menos 9-11 m, es lo que generalmente se recomienda. Los hijuelos se pueden trasplantar directamente después de que se les haya separado de la palmera progenitora o las palmeras jóvenes se pueden mantener en vivero un año antes de trasplantarse en el campo.

En los palmerales cultivados se tiene un pie masculino por cada 25 pies femeninos, para asegurar la fecundación, pues si no hay que recurrir a la polinización artificial. Para asegurarse de la naturaleza de los pies, se suelen utilizar preferentemente para su reproducción los renuevos que producen las palmeras hembras.

La palmera datilera debe tener un aporte regular de agua, siendo lo más costoso en una plantación de palmeras, pues las raíces deben tener un abastecimiento de humedad constante. Puede ser regada con agua salada, cargada con demasiada sal para la mayoría de los cultivos.

Aclareo de dátiles[editar]

Para mejorar el tamaño y la calidad del fruto se practica el aclareo tanto de los frutos como de los racimos. Se realiza eliminando más o menos la mitad de la cantidad total de varas o ramas de la espada, durante la polinización. La cantidad de aclareo necesario para obtener los mejores resultados, depende tanto de la variedad como de las condiciones climáticas.

En el caso de la variedad Deglet Noor el aclareo se realiza dejando entre 25 y 35 dátiles por vara y más o menos 40 varas por racimo.

Recolección[editar]

Los racimos de fruta se cosechan desde el suelo, con escaleras cortas, hasta que las palmeras tienen de 10 a 15 años y, de ahí en adelante, con escaleras o plataformas adheridas permanentemente a los troncos.

Se cosecha una pequeña cantidad de dátiles en la etapa "Khalal" (madurez parcial) que son amarillos o rojos (dependiendo del cultivar), pero hay muchos consumidores quienes los consideran astringentes (alto contenido de taninos). La mayoría de los dátiles se cosechan en las etapas de madurez completa "Rutab" y "Tamar", en las que tienen mayores contenidos de azúcares, una menor humedad, un menor contenido de taninos y son más blandas que en la etapa "Khalal".

Multiplicación[editar]

Por semillas[editar]

Las plantas producidas por semillas producen igual cantidad de palmas masculinas y femeninas, de las cuales solo las últimas son valiosas desde el punto de vista productivo.

Por hijuelos[editar]

Las variedades comerciales de palmera datilera se propagan por medio de hijuelos.

La palmera datilera es una de las pocas que se cultivan extensamente por sus frutos, que producen hijuelos y que por tanto se pueden propagar como clones.

La separación de los hijuelos de la planta madre se debe realizar con sumo cuidado. El suelo que se encuentra alrededor de la palmera se debe regar bien varios días antes de la separación para asegurarse que buena parte de la tierra que rodea a las raíces queda adherida a ellas. Si los hijuelos no se necesitan como material de propagación deben eliminarse.

Las ventajas de la propagación por hijuelos son:

  • Las plantas obtenidas son iguales a la planta madre.
  • El fruto es de la misma calidad que el fruto de la planta madre.
  • Da fruta en 3-4 años.

Propagación in vitro[editar]

Mediante el cultivo de meristemas. Se realiza en laboratorios especializados en Elche donde está la mayor producción de dátil in vitro del mundo con dos variedades como la Medjool que es africana y la confitera que es originaria de Elche, aunque desde 2013 la Estación Phoenix no está operativa y no se producen nuevos ejemplares.

Plagas y enfermedades[editar]

Usos[editar]

Se utiliza comercialmente para el aprovechamiento de sus frutos. También se usa como ornamental en zonas cálidas costeras, como elemento aislado, en hileras o grupos (formando palmerales).[1]

En España, las hojas de esta palmera, llamadas palmas, se utilizan en la celebración del Domingo de Ramos.[12]​ En África del Norte, las hojas se utilizan comúnmente para la fabricación de cabañas. Con las hojas maduras también se hacen esteras, pantallas, canastas y abanicos. Las hojas procesadas se pueden utilizar para tableros aislantes. Los peciolos de hojas secas son una fuente de pulpa de celulosa, que se utiliza para bastones, escobas, flotadores de pesca y combustible. Las vainas de las hojas son muy apreciadas por su aroma, y la fibra de ellos también se utiliza para la cuerda, tela gruesa, y grandes sombreros. Las hojas también se utilizan como un lulav en la fiesta judía de Sucot.[cita requerida]

La madera se utiliza para postes y vigas de chozas; es más ligero que el de coco y no muy duradero. También se utiliza para la construcción, tales como puentes y acueductos, y partes de las gabarras. Los restos de madera se quema como combustible.

Uso culinario

Las hojas jóvenes se cocinan y se comen como un vegetal, tal como la yema terminal o el corazón, aunque su extracción mata a la palma. Las semillas molidas se mezclan con harina para hacer pan en tiempos de escasez. Las flores de la palmera datilera también son comestibles. Tradicionalmente las flores femeninas son los más disponibles para la venta y con un peso de 300-400 gramos. Los botones de las flores se utilizan en ensalada o base con pescado seco para hacer un condimento para el pan.[cita requerida]

Los dátiles se utilizan maduros, secos y en conserva. Contienen gran cantidad de nutrientes esenciales, minerales y oligoelementos.[13]

Simbología[editar]

Véase simbología de las palmeras

La palmera datilera, muy importante desde la antigüedad, era considerada por los egipcios símbolo de la fertilidad, los cartagineses la estamparon en su moneda y monumentos, y los griegos y romanos la utilizaron como ornamento para las celebraciones triunfales.

En la tradición cristiana las hojas representan la paz y recuerdan la entrada de Jesucristo en Jerusalén. En la zona de Elche (España), sus hojas se aprovechan especialmente para recordar este acontecimiento el Domingo de Ramos.

Sus hojas, llamadas simplemente palmas, fueron en la Antigüedad un símbolo de victoria. Pueden verse en grabados de medallas como indicación de la conquista de alguna ciudad. También era costumbre otorgar una palma a los atletas triunfadores.[14]

Palmera datilera en España[editar]

La palmera datilera es la especie de palmera más abundante en España. Junto con Washingtonia robusta forma parte del paisaje español, principalmente del litoral mediterráneo.

Se desconoce la fecha de introducción exacta de esta especie en España. La mayoría de las versiones apuntan a que fueron los árabes y en concreto Abderramán I, quién las importó para la producción de dátiles.[15]​ Sin embargo, de acuerdo con ciertas representaciones cerámicas, los íberos ya empleaban hojas de palma en complejos rituales. Plinio el Viejo y Columela citan la presencia de la palmera datilera en el sureste de Hispania, así como el aprovechamiento de su fruto. Incluso se han llegado a encontrar semillas de dátil fosilizadas datadas circa 2800 a. C. en la Cueva de los Tiestos (Jumilla, Región de Murcia).[16]

Pero fue sin duda tras la Conquista musulmana de la Península Ibérica cuando se empezó a extender el cultivo de palmeras datileras en el país, dando lugar al mayor palmeral de Europa, el de Elche. Por su valor económico, el gran oasis andalusí de Elche fue capaz de superar el impacto de la conquista cristiana.

Con el desarrollo de la burguesía española en el siglo XIX, la palmera datilera se utilizó como árbol ornamental en los jardines de la gente de clase alta debido a su porte esbelto y el gusto por lo exótico en la época del colonialismo.

A lo largo del siglo XX, principalmente con el auge del turismo en el país, este tipo de palmera empieza a utilizarse masivamente como árbol ornamental de zonas costeras, ya que el clima mediterráneo suave y carente de heladas hacían de esta región un enclave ideal para su plantación. A día de hoy prácticamente todos los municipios costeros del mar mediterráneo y ambos archipiélagos de España poseen palmeras datileras en sus avenidas, parques y jardines, aunque existen ejemplares ornamentales en todo el país. Destaca especialmente la Provincia de Alicante, donde se encuentran dos grandes palmerales: el de Elche y el de Orihuela.

En 1994 se detectó por primera vez en España la presencia del picudo rojo, originario de Indonesia, debido a unas palmeras que alguien importó desde Egipto a Almuñécar, Provincia de Granada. Este insecto supone una plaga difícil de controlar que ha acabado con miles de ejemplares desde Andalucía hasta Galicia.[17]

Nombre común[editar]

  • Castellano: datilera (6), dátil, dátil (fruto), palma (13), palma común (8), palma datilera (5), palma de dátiles, palma mayor (3), palma real, palmas de Ramos, palmera (14), palmera común, palmera dactilífera, palmera datilera (11), palmera datilífera (3), palmera de dátiles (4), palmeras, palmero (3), palmero común (2), parma, parmito, támara. Las cifras entre paréntesis reflejan la frecuencia del uso del vocablo en España.[18]

Referencias[editar]

  1. a b Phoenix dactylifera en infojardin.com
  2. Árboles ibéricos
  3. «USDA, Agricultural Research Service, National Plant Germplasm System. 2018. Germplasm Resources Information Network (GRIN-Taxonomy). National Germplasm Resources Laboratory, Beltsville, Maryland.». Consultado el 1 de octubre de 2018. 
  4. Morton, J. 1987. Date. p. 5–11. In: Fruits of warm climates. Julia F. Morton. Miami, FL. — Purdue University. Center for New Crops and Plants Products.
  5. Phoenix en Flora Ibérica, RJB/CSIC, Madrid
  6. Date Palm Genome Drafted Science Daily, 14 de enero de 2010, visto 30 de agosto de 2010
  7. Date Palm Draft Sequence Weill Cornell Medical College in Qatar, actualizado 7 de abril de 2010
  8. «Phoenix dactylifera». Tropicos.org. Missouri Botanical Garden. Consultado el 22 de agosto de 2013. 
  9. Quattrocchi, Umberto (2000). CRC World Dictionary of Plant Names. III M-Q. CRC Press. p. 2046. ISBN 978-0-8493-2677-6. 
  10. «Phoenix dactylifera». World Checklist of Selected Plant Families. Consultado el 22 de agosto de 2013. 
  11. Phoenix dactylifera en The Plant List, vers. 1.1, 2013
  12. ¿Qué significan las palmas del domingo de ramos?
  13. Walid Al-Shahib, Richard J. Marshall (2003). «The fruit of the date palm: its possible use as the best food for the future?». International Journal of Food Sciences and Nutrition 54 (4): 247-259. doi:10.1080/09637480120091982. 
  14. [1] Phoenix dactylidera en Infojardín
  15. Las palmeras en España en Miramos al Sur
  16. Martínez Sanmartín L.P., El Palmeral de Elche
  17. El tesoro del picudo rojo, en elespanol.com
  18. «Phoenix dactylifera». CSIC/RJB, Anthos-Sistema de información sobre las plantas de España (Requiere búsqueda interna). Consultado el 22 de agosto de 2013. 

Bibliografía[editar]

  1. Balslev, H. & M. Moraes R. 1989. Sinopsis de las palmeras de Bolivia. AAU Rep. 20: 1–107.
  2. Berendsohn, W.G., A. K. Gruber & J. A. Monterrosa Salomón. 2012. Nova Silva Cuscatlanica. Árboles nativos e introducidos de El Salvador. Parte 2: Angiospermae – Familias M a P y Pteridophyta. Englera 29(2): 1–300.
  3. CONABIO. 2009. Catálogo taxonómico de especies de México. 1. In Capital Nat. México. CONABIO, Mexico City.
  4. Dransfield, J. & H. Beentje. 1995. The Palms of Madagascar i–xii, 1–475.
  5. Hickman, J. C. 1993. The Jepson Manual: Higher Plants of California 1–1400. University of California Press, Berkeley.
  6. Idárraga-Piedrahita, A., R. D. C. Ortiz, R. Callejas Posada & M. Merello. (eds.) 2011. Fl. Antioquia: Cat. 2: 9–939. Universidad de Antioquia, Medellín.
  7. Jumelle, H. 1945. Palmiers. Fl. Madagasc. 30: 1–180. View in Biodiversity Heritage Library
  8. Linares, J. L. 2003 [2005]. Listado comentado de los árboles nativos y cultivados en la república de El Salvador. Ceiba 44(2): 105–268.
  9. Long, R. W. & O. K. Lakela. 1971. Fl. Trop. Florida i–xvii, 1–962. University of Miami Press, Coral Cables.
  10. Nasir, E. & S. I. Ali (eds). 1980-2005. Fl. Pakistan Univ. of Karachi, Karachi.

Enlaces externos[editar]