Organización Internacional del Trabajo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «OIT»)
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Organización Internacional del Trabajo Premio Nobel de la Paz
OIT LOGO.jpg
Acrónimo OIT
Tipo Agencia especializada de las Naciones Unidas ONU
Forma legal Activo
Objetivos Protección y promoción de los derechos relacionados con el trabajo
Fundación 1919
Sede Ginebra, Suiza
Área de operación 187 países
Director General Bandera de Reino Unido Guy Ryder
Coordenadas 46°13′46″N 6°08′03″E / 46.2294, 6.13428Coordenadas: 46°13′46″N 6°08′03″E / 46.2294, 6.13428
Sitio web www.ilo.org

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) —ILO, por sus siglas en inglés (International Labour Organisation)— Es la única agencia 'tripartita' de la ONU que reúne a gobiernos, empleadores y trabajadores de 187 Estados miembros a fin de establecer las normas del trabajo, formular políticas y elaborar programas promoviendo el trabajo decente de todos, mujeres y hombres. Fue fundada el 11 de abril de 1919, en virtud del Tratado de Versalles. Su Constitución, se complementa con la Declaración de Filadelfia de 1944.

Los objetivos principales de la OIT son promover los derechos laborales, fomentar oportunidades de trabajo decente, mejorar la protección social y fortalecer el diálogo al abordar los temas relacionados con el trabajo.


En 1969 la OIT recibió el Premio Nobel de la Paz por mejorar la fraternidad y la paz entre las naciones, buscar el trabajo decente y la justicia para los trabajadores y brindar asistencia técnica a otras naciones en desarrollo.


Centenario de la OIT[editar]

La OIT celebra su centenario con la iluminación de su sede en Ginebra.

La Organización Internacional del Trabajo, el organismo especializado más antiguo, celebrará su centenario en 2019. "A lo largo del siglo pasado, las normas internacionales del trabajo han guiado a los países, en palabras de la Constitución de la OIT de 1919," a adoptar condiciones humanas de trabajo "con La comprensión de que no hacerlo se convertiría en "un obstáculo para otras naciones que desean mejorar las condiciones en sus propios países".

Esta será una oportunidad para celebrar los logros de la OIT y reafirmar su posición como la organización autorizada del mundo del trabajo. Esta también será una oportunidad para reafirmar los valores fundamentales y la visión de la OIT mientras se prepara para su segundo siglo de trabajo.

Historia[editar]

La Organización Internacional del Trabajo fue fundada en 1919. Las negociaciones tuvieron la particularidad de ser realizadas entre los gobiernos, los sindicatos y las organizaciones de empleadores, quienes tomaron como base la Asociación Internacional para la Protección Legal de los Trabajadores[1]​ que había sido fundada en Basilea en 1901 para establecer la Constitución de la Organización Internacional del Trabajo,[1]​ adoptada por la Conferencia de Paz de París e incluida en la sección XIII del Tratado de Versalles situado en Francia.

La constitución de la OIT tuvo lugar en la conferencia de Washington celebrada entre el 29 de octubre y 29 de noviembre de 1919, en la que participó como representante de las organizaciones obreras españolas Francisco Largo Caballero, secretario general de la socialista Unión General de Trabajadores, resultando elegido miembro de su Consejo de Administración y colaborando a partir de entonces muy estrechamente con el primer director general de la OIT, el francés Albert Thomas.[2]

La Organización Internacional del Trabajo se organizó desde un principio con un gobierno tripartito, único en su género, integrado por representantes de los gobiernos, los trabajadores y los empleadores y eligió como primer Director General al francés Albert Thomas.[3]

Entre 1919 y 1921 la OIT sancionó dieciséis convenios internacionales del trabajo y dieciocho recomendaciones y en 1926 se introdujo un mecanismo de control, aún vigente, por el cual cada país debe presentar anualmente una memoria informando sobre el estado de aplicación de las normas internacionales. Con el fin de examinar esas memorias se creó también la Comisión de Expertos, integrada por juristas independientes, que cada año presenta su informe a la Conferencia.

En 1934, bajo el gobierno de Franklin D. Roosevelt, los Estados Unidos solicitaron su ingreso en calidad de miembro de la OIT. Durante la Segunda Guerra Mundial la OIT se instaló temporalmente en Montreal.

En 1944, cuando aún la guerra no había terminado, la Conferencia Internacional del Trabajo en Filadelfia aprobó la Declaración de Filadelfia que se integró como anexo a la Constitución, fijando los principios, fines y objetivos de la OIT. En 1948 se adoptó el Convenio sobre Libertad Sindical, n.º 87.[4]

En 1977 Estados Unidos se retiró de la OIT causando una crisis presupuestaria debido a la disminución automática del presupuesto en un 25% que ello significó, pero pudo controlarse hasta su reingreso en 1980.

En los años 1980 la OIT desempeñó un papel decisivo en el desarrollo del Sindicato Solidaridad dirigido por Lech Wałęsa, aplicando el Convenio sobre la Libertad Sindical (1948).

Finalizada la Guerra Fría y frente al proceso de globalización y deterioro de los derechos laborales en todo el mundo, la OIT ha señalado la necesidad de dar prioridad al cumplimiento de las Normas y Principios y Derechos Fundamentales en el Trabajo garantizados por los ocho convenios fundamentales (libertad sindical, negociación colectiva, abolición del trabajo forzoso, abolición del trabajo infantil, eliminación de la discriminación en materia de empleo y ocupación), destacando los conceptos de empleo digno y democratización de la globalización.[5]​ y esa es su función.

Principales órganos de gobierno[editar]

La OIT realiza su trabajo a través de tres órganos fundamentales, los cuales cuentan con representantes de gobiernos, empleadores y trabajadores.

Conferencia Internacional del Trabajo[editar]

La Conferencia Internacional del Trabajo (CIT), se reúne anualmente en su sede en Ginebra.

La Conferencia Internacional del Trabajo establece las normas internacionales del trabajo y define las políticas generales de la Organización. La Conferencia, que con frecuencia es denominada el parlamento internacional del trabajo, se reúne una vez al año. Es también un foro para la discusión de cuestiones sociales y laborales fundamentales.

A la Conferencia Internacional le corresponde la sanción de las normas internacionales del trabajo, fundamentalmente convenios y recomendaciones, por las dos terceras partes de sus miembros.

También corresponde a la Conferencia Internacional examinar las memorias anuales que cada país debe presentar sobre el estado de la aplicación de las normas internacionales, y eventualmente aprobar recomendaciones en los casos en que existen deficiencias. En esa tarea la Conferencia cuenta con la ayuda de la importante Comisión de Expertos que debe examinar cada memoria y producir un informe a la Conferencia recomendando los cursos de acción en cada caso.

A partir de 1998 la Conferencia debe examinar el Informe Global sobre lo que ordena la Declaración de la OIT relativa a los Principios y Derechos Fundamentales en el Trabajo (DFT),[6]​ que debe preparar la Oficina, debiendo dar cuenta, cada año en forma rotativa, el estado en que se encuentran cada uno de estos puntos:

  • libertad sindical y de asociación y reconocimiento efectivo del derecho a la negociación colectiva;
  • la eliminación de todas las formas de trabajo forzoso u obligatorio;
  • la abolición efectiva del trabajo infantil,
  • la eliminación de la discriminación en el empleo y la ocupación.

Consejo de Administración[editar]

El Consejo de Administración es el órgano ejecutivo de la OIT y se reúne tres veces al año en Ginebra. Toma decisiones sobre la política de la OIT y establece el programa y el presupuesto, que después es sometido a la Conferencia para su adopción. El Consejo de Administración está integrado por 56 personas. De los 28 integrantes que corresponden a los gobiernos, 10 son designados directamente por los diez países de mayor importancia industrial (Alemania, Brasil, China, Estados Unidos, Francia, India, Italia, Japón, Reino Unido y Rusia) y el resto por los delegados gubernamentales en la Conferencia. Los otros 18 miembros corresponden en partes iguales a los trabajadores y empleadores y son elegidos por los bloques correspondientes en la Conferencia. Los miembros se renuevan cada tres años.

Es el órgano ejecutivo de la OIT, se reúne cuatrimestralmente y actúa a través de la Oficina Internacional del Trabajo, cuya reglas de funcionamiento establece.

La Oficina Internacional del trabajo[editar]

La Oficina internacional del trabajo es la secretaría permanente de la Organización Internacional del Trabajo. Es responsable por el conjunto de actividades de la OIT, que lleva a cabo bajo la supervisión del Consejo de Administración y la dirección del Director General

La Oficina Internacional del Trabajo está dirigida por el director general, elegido por el Consejo de Administración con un mandato de cinco años, quien a su vez contrata el personal de acuerdo a estrictas normas de concursos.

La Oficina Internacional del Trabajo es la entidad permanente de apoyo a la tarea de la Conferencia Internacional y el Consejo de Administración.

Los directores generales de la OIT han sido:

Oficinas regionales[editar]

La Oficina Internacional del Trabajo posee una estructura regional descentralizada en cinco regiones:

A su vez, cada región tiene oficinas subregionales y de área. Estados Unidos y Canadá no están incluidos en ninguna de las regiones.

Dirección Ejecutiva de Diálogo Social[editar]

La Oficina Internacional del Trabajo está integrada por un gabinete de cinco direcciones ejecutivas. Una de ellas es la de Diálogo Social, la que a su vez está dividida en dos importantes estructuras: las oficinas de Apoyo a las Actividades de los Trabajadores (ACTRAV) y de los Empleadores (ACTEMP).

ACTRAV[editar]

ACTRAV es la Oficina de Apoyo a las Actividades de los Trabajadores. Actúa en relación directa con el bloque de trabajadores de la Conferencia Internacional, las dos centrales internacionales (CSI y FSM), los sindicatos mundiales (federaciones sindicales internacionales) y las centrales sindicales nacionales.

ACTEMP[editar]

ACTEMP es la Oficina de Apoyo a las Actividades de los Empleadores. Actúa en relación directa con el bloque de empleadores de la Conferencia Internacional, la central internacional (OIE), y las cámaras empresariales sectoriales, regionales y nacionales.

Normas, convenios, recomendaciones y declaraciones[editar]

Un grupo de trabajadoras domésticas celebran tras la adopción del Convenio sobre los trabajadores domésticos, durante la Conferencia Internacional del Trabajo en Ginebra el 16 de junio de 2011.

Las normas internacionales del trabajo son instrumentos jurídicos preparados por los mandantes de la OIT (gobiernos, empleadores y trabajadores) que establecen unos principios y unos derechos básicos en el trabajo. Las normas se dividen en convenios, que son tratados internacionales legalmente vinculantes que pueden ser ratificados por los Estados Miembros, o recomendaciones, que actúan como directrices no vinculantes. En muchos casos, un convenio establece los principios básicos que deben aplicar los países que lo ratifican, mientras que una recomendación relacionada complementa al convenio, proporcionando directrices más detalladas sobre su aplicación. Las recomendaciones también pueden ser autónomas, es decir, no vinculadas con ningún convenio.

Los Convenios y las Recomendaciones son preparados por representantes de los gobiernos, de los empleadores y de los trabajadores, y se adoptan en la Conferencia Internacional del Trabajo de la OIT, que se reúne anualmente. Una vez adoptadas las normas, se requiere de sus Estados Miembros, en virtud de la Constitución de la OIT, que las sometan a sus autoridades competentes (normalmente el Parlamento) para su examen. En el caso de los convenios, se trata de examinarlos de cara a su ratificación. Si un país decide ratificar un convenio, en general éste entra en vigor para ese país un año después de la fecha de la ratificación. Los países que ratifican un convenio están obligados a aplicarlo en la legislación y en la práctica nacionales, y tienen que enviar a la Oficina memorias sobre su aplicación a intervalos regulares. Además, pueden iniciarse procedimientos de reclamación y de queja contra los países por violación de los convenios que han ratificado

Hasta julio de 2018, la OIT ha adoptado 189 convenios. Si estos convenios son ratificados por los gobiernos, entran en vigor. Sin embargo, los convenios de la OIT se consideran normas internacionales del trabajo, independientemente de la ratificación. Cuando una convención entra en vigor, crea una obligación legal para que las naciones ratificadoras apliquen sus disposiciones.

Cada año, la Comisión de Aplicación de Normas de la Conferencia Internacional del Trabajo examina una serie de presuntas violaciones de las normas internacionales del trabajo. Los gobiernos deben presentar informes de su cumplimiento de las obligaciones de los convenios que han ratificado. Los convenios que no han sido ratificados por los estados miembros tienen la misma fuerza legal que las recomendaciones.

La OIT sanciona convenios internacionales y recomendaciones. Ambos requieren una mayoría de dos tercios para ser aprobadas por la Conferencia Internacional. Los convenios internacionales constituyen tratados internacionales obligatorios para sus miembros una vez ratificados, en tanto que las recomendaciones, no son obligatorias, no son ratificados por los Estados miembro y constituyen sugerencias a los países para ir progresando en las relaciones laborales. Generalmente a todo convenio sancionado, corresponde y su finalidad es el fomento y la orientación de las actividades nacionales en determinadas áreas (ejemplos: Recomendación n.º 77 sobre la formación profesional de la gente de mar (1946), Recomendación n.º 194 sobre la lista de enfermedades profesionales (2002), Recomendación n.º 197 sobre el marco promocional para la seguridad y salud en el trabajo (2006),...)

Existen ocho convenios internacionales considerados fundamentales:

Además, en 1989 se aprobó el Convenio 169 de la OIT sobre pueblos indígenas y tribales[8]​ que hasta la Declaración de Derechos de Pueblos Indígenas de Naciones Unidas fue el único instrumento internacional que reconocía derechos colectivos a los indígenas. En su 100.ª Conferencia ha aprobado el Convenio 189 llamado Convenio sobre trabajadores domésticos.

A lo largo de su historia la OIT ha promulgado 189 convenios internacionales y 198 recomendaciones, que pueden ser consultadas en la base de datos ILOLEX de la organización.

La salud, la seguridad laboral y la seguridad social son asuntos prioritarios regulados por varios Convenios. Sobre la protección de la maternidad fue aprobado en 2000 el Convenio 183. Han sido consideradas situaciones especiales, como la migración laboral (Convenios 21 de 1926, 48 de 1945, 66 de 1939, 97 de 1949 y el Convenio 143 de 1975 sobre los trabajadores emigrantes), así como el trabajo nocturno, y las condiciones de trabajo en las minas, empresas químicas, los puertos, el mar y el sector agropecuario. El Convenio 141 aprobado en 1975 trata sobre las organizaciones de trabajadores rurales y reconoce "que la reforma agraria es, en muchos países en vías de desarrollo, un factor esencial para el mejoramiento de las condiciones de trabajo y de vida". En 1957 la OIT aprobó el Convenio 107 sobre poblaciones indígenas y tribales, sustituido por el Convenio 169 sobre pueblos indígenas y tribales, aprobado en la 76.ª reunión el 7 de junio de 1989, el cual constituye hasta ahora el principal instrumento de derecho internacional para la defensa de los pueblos indígenas del mundo y sus territorios.

De gran importancia resulta también la Declaración de la OIT relativa a los principios y derechos fundamentales en el trabajo y su seguimiento, realizada en 1998, en vista de los graves problemas acarreados por la globalización sobre los derechos laborales. La Declaración dispuso brindar especial atención a la efectiva aplicación de los derechos fundamentales de los trabajadores, a saber:

  • la libertad de asociación y la libertad sindical y el reconocimiento efectivo del derecho de negociación colectiva;
  • la eliminación de todas las formas de trabajo forzoso u obligatorio;
  • la abolición efectiva del trabajo infantil;
  • la eliminación de la discriminación en materia de empleo y ocupación.

La Declaración precisa que los derechos fundamentales del trabajo son universales y deben ser respetados a todas las personas en todos los países, sin importar el nivel de desarrollo económico de cada uno.

A tal fin la OIT creó un mecanismo de seguimiento de la Declaración mediante un informe anual a la Conferencia en el que se analiza la situación de cada uno de los cuatro grupos de derechos, en forma rotativa.

Membresía[editar]

La OIT cuenta con 187 Estados miembros. 186 de los 193 Estados miembros de las Naciones Unidas y las Islas Cook son miembros de la OIT.

La Constitución de la OIT permite que cualquier miembro de la OIT se convierta en miembro de la OIT. Para obtener la membresía, una nación debe informar al director general de que acepta las obligaciones de la Constitución de la OIT. Otros estados pueden ser admitidos por un voto de dos tercios de todos los delegados, incluido un voto de dos tercios de los delegados gubernamentales, en cualquier Conferencia General de la OIT. Las Islas Cook, una organización no estatal, se unieron en junio de 2015.

Los miembros de la OIT bajo la Liga de las Naciones se convirtieron automáticamente en miembros de la nueva constitución de la organización después de la Segunda Guerra Mundial.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b «Origenes e Historia». Organización Internacional del Trabajo. 
  2. Aróstegui, Julio (2013). Largo Caballero. El tesón y la quimera. Barcelona: Debate. pp. 169-170. ISBN 978-84-8306-923-3. 
  3. «Director General de la OIT». Organización Internacional del Trabajo. 
  4. «C87 Convenio sobre la libertad sindical y la protección del derecho de sindicación, 1948». Organización Internacional del Trabajo. 
  5. «Una globalización más justa y la defensa de la identidad cultural: ¡Una lucha común». Organización Internacional del Trabajo. 14 de febrero de 2002. 
  6. http://www.ilo.org/public/libdoc/ilo/1998/98B09_234_span.pdf
  7. «Guy Ryder elegido nuevo Director General de la OIT». Organización Internacional del Trabajo. 28 de mayo de 2012. 
  8. «Convenio C169 - Convenio sobre pueblos indígenas y tribales, 1989 (núm. 169)». Organización Internacional del Trabajo. 

Enlaces externos[editar]