Nacimiento virginal

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

La doctrina del nacimiento virginal es la doctrina cristiana y musulmana (Véase, Jesús en el islam) de que Jesús de Nazaret nació de una virgen, María.[1]​ También incluye el entendimiento de que su esposo, José, no tuvo relaciones con ella durante el embarazo.[2]

Las referencias en el Nuevo Testamento son Mateo 1:18-25 y Lucas 1:26-38. Los cristianos creen que cumple el mensaje profético contenido en Isaías 7:14. No está expresamente mencionado en ninguna otra parte de las escrituras cristianas,[3]​ y "el consenso académico moderno es que la doctrina del nacimiento virginal descansa en un fundamento histórico bastante débil."[4]

El nacimiento virginal fue aceptado universalmente en la Iglesia Cristiana hacia el siglo II y, a excepción de algunas sectas menores, no fue desafiado seriamente hasta el siglo XVIII. Está incorporado en las creencias de lo que la mayoría de los cristianos consideran normativo, como el Credo de Nicea ("encarnado de la Virgen María") y el Credo de los Apóstoles ("nacido de la Virgen María"), y es un artículo básico de fe en las creencias de católicos, ortodoxos y de la mayoría de las iglesias protestantes. Los musulmanes también aceptan el nacimiento virginal de Jesús.[5]

Esto se diferencia de la doctrina de la inmaculada concepción, que se refiere a la concepción de la propia María.

Referencias del Nuevo Testamento[editar]

Mateo[editar]

18 Así fue como ocurrió el nacimiento de Jesús el Mesías: María, la madre de Jesús, estaba comprometida para casarse con José. Antes de la boda, descubrió que estaba encinta por el poder del Espíritu Santo. 19 José, su futuro esposo, era un hombre recto y no quería que ella fuera avergonzada en público. Así que hizo planes en secreto para romper el compromiso de matrimonio. 20 Pero mientras pensaba en esto, un ángel del Señor se le apareció en un sueño y le dijo: «José, descendiente de David, no tengas miedo de casarte con María, porque el hijo que ella está esperando es por obra del Espíritu Santo. 21 Ella tendrá un hijo y tú le pondrás por nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de sus pecados». 22 Todo esto pasó para que se cumpliera lo que el Señor había dicho por medio del profeta: 23 «La virgen quedará encinta y tendrá un hijo que será llamado Emanuel» (que significa «Dios con nosotros»). 24 Cuando José despertó, hizo lo que el ángel del Señor le había ordenado: se casó con María. 25 Y sin que la conociera ella dio a luz un hijo. José le puso por nombre Jesús.

Lucas[editar]

26 Al sexto mes de embarazo de Isabel, Dios envió al ángel Gabriel a un pueblo de Galilea llamado Nazaret. 27 El ángel se le apareció a una joven llamada María, una virgen comprometida para casarse con un hombre llamado José, de la familia de David. 28 El ángel entró al lugar donde estaba la joven y le dijo:

—¡Salve! llena de gracia, El Señor es contigo y quiere bendecirte.

29 Pero lo que dijo el ángel la dejó muy turbada y se preguntaba qué podría significar esto. 30 El ángel le dijo:

—No tengas miedo, María, porque has encontrado gracia ante Dios. 31 ¡Escúchame! concebirás y darás a luz un hijo al que pondrás por nombre Jesús. 32 Tu hijo será grande, y llamado Hijo del Altísimo; el Señor le dará el trono, como a su antepasado David. 33 Reinará por los siglos sobre la casa de Jacob y su reinado no tendrá fin.

34 Entonces María le dijo al ángel:

—¿Cómo será esto si no conozco varón?.

35 El ángel le contestó:

—El Espíritu Santo vendrá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra. Por eso el niño que nazca será santo y llamado Hijo de Dios. 36 También escucha esto: tu parienta Isabel, ha concebido también un hijo en su ancianidad y la que se llamaba estéril está en el mes sexto. 37 ¡Porque para Dios nada es imposible!

38 María dijo:

—Soy la sierva del Señor, hágase en mí según tu palabra.

Y el ángel se retiró.

Celebraciones y devociones cristianas[editar]

María escribiendo el Magnificat, por Marie Ellenrieder, 1833

Los cristianos celebran la concepción de Jesús el 25 de marzo[6]​ (Fiesta de la Anunciación) y su nacimiento en Navidad (25 de diciembre) o Epifanía (6 de enero). Entre las muchas tradiciones relacionadas con la Navidad están la construcción de pesebres y la representación de elementos de la historia en los Evangelios del nacimiento de Jesús, una tradición iniciada en el siglo XIII por los franciscanos.[7][8][9]

La fiesta de la Natividad que más tarde se convirtió en la Navidad era una fiesta que comenzó a celebrarse en el siglo IV en la Iglesia Occidental sobre todo en Roma y el norte de África, aunque no se sabe exactamente dónde y cuándo fue realizada la primera.[10]​ Ha habido un debate acerca de la razón de porqué los cristianos llegaron a elegir la fecha del 25 de diciembre para celebrar el nacimiento de Jesús. Una teoría es que lo hicieron con el fin de oponerse a la fiesta del solsticio de invierno existente del Natalis Solis Invicti (el cumpleaños del Sol Invicto) con la celebración en esa fecha del nacimiento del "Sol de Justicia".[11]

Otra tradición deriva la fecha de la Navidad de la de la Anunciación, la concepción virginal de Jesús.[11]​ Dado que esta se supone que tuvo lugar el 14 de Nisán en el calendario judío, que correspondería al 25 de marzo o el 6 de abril, se creía que la fecha del nacimiento de Cristo habría sido nueve meses más tarde.[12]​ un tratado falsamente atribuido a Juan Crisóstomo sostuvo que Jesús fue concebido y crucificado en el mismo día del año, calculado este como el 25 de marzo, un cómputo también mencionado por San Agustín de Hipona.[11]

Aspectos científicos[editar]

A pesar de que la partenogénesis se ha planteado como un posible mecanismo biológico para el nacimiento virginal de Jesús,[13]​ esta hipótesis no ha recibido ningún apoyo académico general.[14][15]

Representaciones artísticas[editar]

Esta doctrina del nacimiento virginal es a menudo representada en el arte cristiano en términos de la anunciación a María por el arcángel Gabriel de que ella concebiría un niño que sería el Hijo de Dios, y en escenas de la natividad que incluyen la figura de la partera Salomé. La Anunciación es una de las escenas más frecuentemente representadas en el arte occidental.[16]​ Las escenas de la Anunciación también presentan las apariciones más frecuentes de Gabriel en el arte medieval.[17]​ La representación de José alejándose en algunas escenas de la Natividad o dormido es una discreta referencia a la paternidad del Espíritu Santo, y la doctrina del nacimiento virginal.[18]


Galería de arte[editar]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Ryrie, Charles Teología bíblica del Nuevo Testamento 1979 p. 38 «El significado del nacimiento virginal. El nacimiento virginal significa que la concepción de Cristo fue sin un padre humano y así contrario al proceso natural.»
  2. Dorman, T.M. (1995), «Virgin Birth», Bromiley, Geoffrey W., ed., International Standard Bible Encyclopedia: Q-Z, Eerdmans, p. 990, ISBN 978-0802837844 
  3. Barth, Karl (2004), Church Dogmatics: The doctrine of the word of God, A&C Black, p. 175, ISBN 978-0567050694 
  4. Bruner, Frederick (2004) [1ª ed. 1987], Matthew: The Christbook, Matthew 1-12, Eerdmans, p. 37, ISBN 978-0802811189 
  5. Britannica (2007). «Virgin Birth». Encyclopedia Britannica Online. 
  6. El 25 de marzo del calendario Juliano corresponde en el presente al 8 de abril en el Calendario Gregoriano.
  7. Brooke, Rosalind B., The image of St Francis, 2006, ISBN 0-521-78291-0, pp. 183–184.(en inglés)
  8. Thomas, George Finger, The vitality of the Christian tradition, 1944, ISBN 0-8369-2378-2, pp. 110–112.(en inglés)
  9. The tradition of Catholic prayer, por Christian Raab, Harry Hagan, St. Meinrad Archabbey, 2007, ISBN 0-8146-3184-3, pp. 86–87.(en inglés)
  10. Vischer, Lukas, Christian worship in Reformed Churches past and present, 2002, ISBN 0-8028-0520-5, pp. 400–401.(en inglés)
  11. a b c Oxford Dictionary of the Christian Church (Oxford University Press 2005 ISBN 978-0-19-280290-3), artículo Christmas (en inglés)
  12. Procter and Frere's New History of the Book of Common Prayer (see The Date of Christmas and Epiphany)
  13. Kessel, E.L. 1983. A proposed biological interpretation of the Virgin birth. Journal of the American Scientific Affiliation 35:129-136. versión web
  14. Brooke, George J., The birth of Jesus, 2001, ISBN 0-567-08756-5, pp. 62–63.
  15. Gromacki, Robert Glenn, The virgin birth, 2002, ISBN 0-8254-2746-0, p. 113.
  16. Guiley, Rosemary, The encyclopedia of angels, 2004, ISBN 0-8160-5023-6, p. 183.
  17. Ross, Leslie, Medieval art: a topical dictionary, 1996, ISBN 0-313-29329-5, p. 99.
  18. Grabar, André, Christian iconography: a study of its origins, 1968, Taylor & Francis, p. 130.

Lectura adicional[editar]