Corporación Mondragon

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Logo - Mondragon Corp.jpg
Viaje a la Corporación Mondragón en el País Vasco.jpg
Tipo negocio, federación de cooperativas y empresa
Industria servicios financieros
educación
construcción
producción y manufactura
consultoría tecnológica
Máquina industrial
minorista
Forma legal federación de cooperativas
Fundación 1956
Fundador José María Arizmendiarrieta
Nombres anteriores Mondragón Corporación Cooperativa
Sede central Mondragón (España)
Presidente Iñigo Ucín
Ingresos 12 033 000 000 euros
Activos 34 011 000 000 euros
Empleados 73635
Miembro de Confederación de Cooperativas de Euskadi y Confederación Empresarial Española de la Economía Social
Sitio web www.mondragon-corporation.com

La Corporación Mondragon[1]​ es una Sociedad Cooperativa Española y empresas originario del País Vasco y actualmente extendido por todo el mundo.[2][3]

Es el primer grupo empresarial del País Vasco y el décimo grupo empresarial de España (y el segundo grupo empresarial de economía social en España)[4][5]​.[6][7]​.

Está compuesta por 98 cooperativas, 8 fundaciones, 1 mutua, 10 entidades de cobertura y 7 delegaciones internacionales, distribuidas en cuatro áreas: finanzas, industria, distribución y conocimiento.

La Corporación está internacionalizada con presencia en cinco continentes, y en el ejercicio de 2020 facturó 10.865 millones de euros con una plantilla total de 79.931 personas.[8]

Historia[editar]

Comienzos[editar]

El joven sacerdote José María Arizmendiarrieta llegó a la localidad guipuzcoana de Mondragón en 1941 para ser coadjutor auxiliar de la parroquia de esta localidad de 7.000 habitantes. Dos años después, creó una escuela de aprendices que posteriormente pasó a ser una escuela profesional politécnica[9]​ en la que pudieran formarse técnicos y mano de obra cualificada para las empresas del entorno y, sobre todo, para las cooperativas.[10]

José María Arizmendiarrieta decía que hacer cooperativismos

no es hacer lo contrario de capitalismo, como si este sistema no tuviera muchas cosas aprovechables, cuando en realidad ha constituido una experiencia sumamente interesante de organización y de actividad económica y su eficiencia no puede ponerse en tela de juicio. El cooperativismo debe superarle, y para ello debe asimilar sus métodos y resortes con la limitación y supeditación precisa a las exigencias supremas de los valores humanos o personales.[11]

En 1955, José María Arizmendiarrieta seleccionó a cinco jóvenes que además de estudiar ingeniería por libre en la Universidad de Zaragoza trabajaban a jornada completa en la empresa Unión Cerrajera, estos eran Luis Usatorre, Jesús Larrañaga, Alfonso Gorroñogoitia, José María Ormaetxea y Javier Ortubay.[12]​ que se asociaron como cooperativa y constituyeron la empresa Talleres Ulgor[13]​ que abrió sus puertas el 12 de noviembre de 1956. El nombre de la empresa, Ulgor, resulta de un acróstico de sus apellidos.

Ulgor se convertiría con el tiempo en Fagor Electrodomésticos, el embrión industrial de la actual Corporación Mondragón.[14]

Crecimiento e internacionalización[editar]

En los años siguientes surgen nuevas cooperativas aprovechando la autarquía del mercado y el despertar de la economía española.[15]​ Entre ellas la entidad financiera Laboral Kutxa y la entidad de previsión social Lagun Aro (1959), y el primer grupo empresarial comarcal Ularco (1966), denominado Fagor a partir de 1986, origen del asociacionismo cooperativo industrial de la corporación.[16]​ En 1969 se fusionaron nueve cooperativas de consumo locales constituyendo Eroski, la cooperativa del grupo más importante en distribución.[17]

En la etapa que va de 1970 a 1990 prosigue el incremento del volumen de negocio, nuevas cooperativas promovidas a través de Laboral Kutxa, la configuración de grupos comarcales y la creación en 1974 del primer centro tecnológico de investigación, Ikerlan.[18]

Primera cooperativa Ulgor, luego Fagor Electrodomésticos, en 1956 en Mondragón.

En 1984 se reorganiza como Grupo Cooperativo Mondragon (GCM) anticipando el ingreso de España en la CEE y que es el antecedente de la corporación actual. Se funda el centro de formación directiva cooperativa y empresarial Otalora.[19]​ El ejercicio de 1990 concluyó con 23.130 empleos.[2]

En 1991 una nueva reorganización crea Mondragon Corporación Cooperativa (MCC) —hoy Corporación Mondragon— que enfatiza la dirección estratégica y la organización por áreas de actividad. En 1997 se crea la Universidad de Mondragón y posteriormente otros diez centros tecnológicos de investigación sectoriales y el parque tecnológico Garaia.[20]

En los años siguientes continúa la expansión exterior instalando plantas productivas en varios países, desarrollando las directrices aprobadas en 2011 para los ejercicios 2013-2016.[21]

Áreas de actividad[editar]

La actividad de las empresas del grupo se desarrolla en cuatro áreas: finanzas, industria, distribución y conocimiento, constituyendo la estructura transversal de las cuatro áreas uno de los diferenciales más característicos de la Corporación como grupo empresarial. De hecho, en el mundo hay ejemplos significativos de cooperativas de cada una de las cuatro áreas, pero sin los nexos de intercooperación existentes en Mondragon.[22]

Finanzas[editar]

Comprendido principalmente por el negocio bancario y el de seguros de Laboral Kutxa, y la EPSV-Entidad de Previsión Social Voluntaria Lagun Aro.

Industria[editar]

Equipación siderúrgica en Fagor

Engloba la actividad de una gran parte de las empresas integradas en la Corporación. El área industrial cuenta con 143 plantas productivas, que el año 2020 empleaban a 37.809 personas, de las cuales 14.144 trabajaban en filiales productivas del exterior.

Las 11 divisiones industriales son:[8]

  • Mondragon Automatización Industrial: automatización de procesos industriales.
  • Mondragon Automoción Chasis and Powertrain (CHP): fabricación de componentes para esta especialidad de automoción.
  • Mondragon Automoción CM: fabricación de componentes de caucho y plástico preferentemente para el sector de automoción.
  • Mondragon Componentes: fabricación de componentes principalmente para el sector de los electrodomésticos.
  • Construcción: cooperativas relacionadas con el sector de la construcción.
  • Elevación: fabricación de ascensores y escaleras mecánicas.
  • Equipamiento: fabricación de ciertos tipos de bienes de consumo, como componentes eléctricos no asimilables a los sectores de automoción o electrodomésticos.
  • Mondragon Ingeniería y Servicios: actividades de ingeniería y servicios de consultoría y formación.
  • Máquina Herramienta: fabricación de máquinas-herramienta.
  • Sistemas Industriales. fabricación de componentes industriales y de construcción.
  • Mondragon Utillaje y Sistemas.

Las cooperativas industriales tratan de conseguir sinergias de los tres niveles de intercooperación en los que participan: en su propio grupo comarcal, en una de las divisiones de la Corporación, y en los clusters sectoriales regionales con otras empresas de distinto tipo accionarial.[23]

Distribución[editar]

Hipermercado Eroski

El área de Distribución finalizó el año 2020 con una plantilla total de 38.523 personas, siendo Eroski la cooperativa más grande. Extiende su actividad empresarial por toda España y mantiene una alianza internacional con grupos franceses y alemanes.[24]​ En la gestión de Eroski intervienen tanto los socios trabajadores como los socios consumidores, participando ambos en los órganos de decisión de la cooperativa. Su red de tiendas se extiende a 1.651 establecimientos: 1.279 supermercados, 61 hipermercados, 50 gasolineras, 16 ópticas, 159 agencias de viajes y 59 tiendas de material deportivo.

Las otras cuatro empresas del área de Distribución conforman el grupo agroalimentario ERKOP.[8]

Innovación, promoción y conocimiento[editar]

Son servicios vinculados a la competitividad y transformación empresarial, que el año 2020 contaban con un total de 2.384 investigadores y 545 familias de patentes vigentes, estando agrupados en tres ámbitos:

  • Innovación: con 14 centros tecnológicos de investigación aplicada, desarrollo tecnológico e innovación, que cuentan con cerca de 1.000 investigadores. Participan en proyectos internacionales de I+D, conjuntamente con empresas tanto de la Corporación y como ajenas a la misma, con un planteamiento de innovación abierta y alianzas con centros del extranjero.[25]
  • Promoción: con el centro de promoción de la Corporación, un parque tecnológico, y un centro de promoción.
  • Conocimiento: con la universidad de Mondragon, tres centros politécnicos, y un centro de formación cooperativa. Participan en alianzas y proyectos internacionales, tanto de I+D como en los específicos de profesores y de intercambio de estudiantes.[8]

Sistema organizativo[editar]

A través de su sistema organizativo, la Corporación sigue los siete principios de la ACI - Alianza Cooperativa Internacional: educación, soberanía del trabajo, libre adhesión, organización democrática, carácter instrumental y subordinado del capital, solidaridad retributiva, y participación en la gestión.[26]

A nivel de cada cooperativa individual[editar]

La cooperativa individual es el nivel básico del sistema organizativo. Su composición es:

  • La asamblea general de socios es el órgano supremo de expresión y soberanía. Cada socio tiene un voto, y todos, incluso los disidentes y los no asistentes, quedan sometidos a los acuerdos de la asamblea general. Entre los acuerdos que ha de tomar, están el de nombrar y revocar, en votación secreta, a los miembros del consejo rector, de la comisión de vigilancia, y del consejo social.[27]
  • El consejo rector es el órgano colegiado al que corresponde, en exclusiva, la gestión y representación de la cooperativa. Sus miembros, normalmente doce, son elegidos para un mandato de cuatro años. Cada dos años se renueva la mitad del consejo, y cualquier socio puede ser elegido. Los cargos de presidente, vicepresidente y secretario son elegidos directamente por la asamblea general. El consejo rector es el responsable de la elección del director gerente, normalmente también para cuatro años.[28]
  • La comisión de vigilancia, se encarga básicamente de revisar las cuentas anuales.
  • El consejo social es el órgano de participación permanente de la comunidad de trabajo en la administración de la cooperativa. Tiene la facultad de representación de los cooperadores, socios y no socios, ante los órganos de gobierno, constituyéndose en portavoz de las aspiraciones de los empleados. Tiene la naturaleza de órgano asesor y consultivo del consejo rector y del director gerente, siendo preceptivo su informe en todos aquellos aspectos que afecten a la relación de trabajo de los socios trabajadores. Normalmente se nombra un miembro del consejo social por cada 20 empleados, y en algunos aspectos cumple un papel parecido al de los sindicatos en las empresas no cooperativas.[27]
Iñigo Ucín, presidente desde 2016

A nivel de la Corporación[editar]

Se sigue el modelo de la cooperativa individual de base, aunque adecuando la terminología. Así, la asamblea general de socios de la cooperativa pasa a ser el congreso cooperativo de la Corporación, el consejo rector pasa a ser la comisión permanente, y el director gerente pasa a ser el presidente del consejo general. [29]

Elementos comunes entre las cooperativas[editar]

Las cooperativas de la Corporación están vinculadas entre sí por una filosofía y cultura empresarial comunes plasmadas en estatutos y normas de funcionamiento aprobadas en los congresos cooperativos.[30]​ Regulan la actividad de los órganos de gobierno de la Corporación (comisión permanente y consejo general), así como de las cooperativas de base y de las agrupaciones y divisiones a las que pertenecen, tanto desde el punto de vista organizativo e institucional como patrimonial y retributivo.[31]

Dichos estatutos y normas se desarrollan a partir de diez principios básicos cooperativos: libre adhesión, organización democrática,[32]​ soberanía del trabajo, carácter instrumental y subordinado del capital, participación en la gestión, solidaridad retributiva, intercooperación, transformación social, carácter universal y educación.[33][34]

A esos principios se suman la definición de cuatro valores corporativos: cooperación, participación, responsabilidad social e innovación.[35][36]

Intercooperación[editar]

En el ámbito de las personas[editar]

  • Reubicaciones: es la figura de intercooperación más característica de la Corporación. Cuando la cooperativa de base no tiene trabajo suficiente para todos sus socios, se recurre a la intercooperación con otras cooperativas. La reubicación se realiza en dos niveles sucesivos: en el ámbito de los grupos comarcales o de las divisiones en las que se integran las cooperativas, y en segundo lugar, en el de la totalidad de las cooperativas asociadas a Lagun Aro. Esta figura de reubicación se utiliza asimismo en los casos de cierres de cooperativas, combinándose con otras como las bajas voluntarias y las prejubilaciones.
  • Prestaciones económicas por parte de Lagun Aro para el desempleo, las prejubilaciones, las indemnizaciones, y las reconversiones profesionales, cuando concurran varios requisitos en los socios y sus empresas cooperativas.[27]

En el ámbito financiero[editar]

  • A nivel de las divisiones o grupos comarcales, el más relevante es la reconversión de resultados. Los beneficios o pérdidas económicas de cada cooperativa se destinan a un fondo común, para repartirlos posteriormente en función del número de socios, con un abanico de reconversión entre el 25%y el 100%. Se intercoopera también en los avales comerciales, en la gestión de tesorería y de préstamos, y en los riesgos de inversiones.
  • A nivel de Corporación existen varios instrumentos de intercooperación: el Fondo central de inte-cooperación, el Fondo de educación y promoción cooperativo, el Fondo de solidaridad, y el Fondo de ayuda al empleo, gestionados a tavés de las entidades Mondragon Inversiones y Fundación Mondragon.[37]

Cooperación con entidades externas[editar]

La Corporación participa como tal, o a través de las divisiones y las cooperativas de base, en los órganos de las Cámaras de Comercio, en las asociaciones sectoriales del País Vasco y de España, en los clústers sectoriales, y en la mayoría de las asociaciones profesionales en vigor. Asimismo participa en los órganos de gobierno de la Federación de Cooperativas de Euskadi y de la Federación CEPES de España, así como en otras federaciones sectoriales y distintos órganos de la economía social.[29]

Por otra parte, ha participado en la creación de nuevas asociaciones técnico-empresariales como AENOR (Asociación Española de Normalización), o Euskalit (Fundación Vasca para la Excelencia Empresarial), siendo en ambos casos sus primeros presidentes miembros de la Corporación. También se impulsó la constitución de la Asociación Europea de Grupos Cooperativos- ECG, donde asimismo participan el Grupo Empresarial Cooperativo Valenciano, los grupos cooperativos italianos Consorzio Gino Martirelli y Consorzio fra Cooperative di Produzione e Lavoro, y los grupos franceses Crédit Cooperatif y Crédit Mutuel.[17]

La Corporación y sus cooperativas son también activas en foros sectoriales y genéricos organizados por las distintas administraciones públicas, y participan en actividades de esponsorización de equipos deportivos y actividades culturales como el Museo Guggenheim de Bilbao. A su vez, tienen alianzas y convenios con diversas universidades y centros tecnológicos, tanto nacionales como extranjeros.[8]

Sistema económico[editar]

El sistema económico ideado por Arizmendiarrieta y desarrollado en las décadas de 1950-1960, y posteriormente actualizado amoldándose a la sociedad, se basa en los conceptos de justicia social y de equilibrio retributivo. La idea básica es que la medida del éxito corporativo sea conseguir que la empresa funcione, y poder traspasarla a la siguiente generación.[38]

Aportación para devenir socio[editar]

Para que una persona se convierta en socio debe realizar dos tipos de aportaciones económicas, cuyas cuantías son aprobadas anualmente por la asamblea general:

A- La cuota de ingreso: es el 25% de la aportación económica total. No se integra en el capital social, sino que formará parte del fondo de reserva obligatorio del balance de la empresa, y no será reintegrable a título personal.

B- La aportación obligatoria: se acredita nominativamente, y forma parte del capital social total de la cooperativa. El monto de este capital individual se incrementará anualmente cuando se incoporen los retornos del reparto de los beneficios. En caso de pérdidas, se reducirá. El capital individual recibe anualmente un interés. Cuando el socio deja la cooperativa o se jubila, recupera dicho capital.

El aspirante a socio puede hacer dicha aportación económica total en 24 meses, y se le descontará de nómina la parte proporcional.[2]

Sede central de Laboral Kutxa

Una vez tenga la condición de socio, en bastantes cooperativas puede realizar aportaciones voluntarias nominales, que refuerzan el balance de la empresa y aportan al socio unos intereses similares a los del mercado.

Abanico salarial[editar]

Si en la Corporación ha habido alguna particularidad que siempre ha salido a relucir, ha sido la escala retributiva, que en sus comienzos fue de 1 a 3. Es decir, el director general ganaba el índice total 3, y el salario más bajo de la empresa el índice 1.

Dicho margen de 1 a 3 permaneció durante una quincena de años, y posteriormente se amplió a la franja 1 a 4,5. Actualmente la mayor diferencia es de 1 a 12,5, y la menor de 1 a 4,5 en algunas cooperativas de base. Los índices totales son el sumatorio del índice estructural del puesto, más el índice funcional por el desempeño, más el plus de antigüedad.

En los índices laborales de las cooperativas nunca se han discriminado conceptos como el género, la procedencia, o ningún otro factor personal. Por otra parte, las remuneraciones de los índices más bajos son comparativamente homologables con las de los trabajadores asalariados del entorno, mientras que en niveles directivos se dan más desigualdades sectoriales y territoriales.[27]

Reinversión de resultados[editar]

Tras el cierre auditado del ejercicio económico, una vez pagados los correspondientes impuestos a Hacienda, los beneficios netos se distribuyen en:

- Un 20% como mínimo se destinará al fondo de reserva obligatorio,

- Un 10% se destinará al fondo de educación y promoción cooperativa (FEPC). De todas formas, mientras el fondo de reserva obligatorio no alcance un importe igual al 50% del capital social, esta dotación podrá reducirse al 5%.

- El resto se destinará a retornos cooperativos individuales, o a la constitución de reservas voluntarias. El retorno cooperativo se acreditará a los socios en proporción al salario del ejercicio, y no en base a su participación en el capital social.[39]

Como consecuencia de esa distribución, las cooperativas acostumbran a tener unos elevados recursos propios para realizar nuevas inversiones, al disponer del 90% de los beneficios después de impuestos, ya que el único dinero que sale de la empresa es el del FEPC, que se destina a la sociedad, a las necesidades del entorno de la empresa.[2]

Ajustes en situaciones de crisis[editar]

Cuando se producen pérdidas, se imputan por este orden a: los fondos de reserva voluntarios, los fondos de actualización disponibles, al fondo de reserva obligatorio, y finalmente a extornos cooperativos. En este último caso, se imputarán a cada socio en función a su base computable, y se satisfarán mediante reducción de su aportación a capital.

Asimismo se reducen todos los salarios, bajando paulatinamente desde el 100% hasta llegar al 70%, y se dejan de abonar a cada socio las pagas extras y los intereses del capital.[27]

Laboratorio de nanotecnología.

Empleo[editar]

Académicos, políticos, empresarios y sindicalistas de todo el mundo han visitado durante años las cooperativas de Mondragon, y la impresión de los anfitriones es que se interesan sobre todo por el modelo de creación y de mantenimiento del empleo.[40]

En la Corporación no se buscan beneficios económicos sólo para incrementar el patrimonio de los socios, sino que el empleo es un objetivo, que se recoge específicamente en la Misión de las cooperativas: ”La experiencia cooperativa […] asume como misión propia la producción y venta de bienes, servicios y distribución […] para crear empleo en régimen cooperativo […] “[41]

Creación de nuevas empresas[editar]

Una de las aportaciones originales de los fundadores tras la creación de Laboral Kutxa en 1959 y su posterior consolidación, fue dividirla en dos áreas de negocio: la División Bancaria y la División Empresarial, toda vez que el soporte financiero resultaba insuficiente. Así, potenciaron la Div. Empresarial para garantizar otro tipo de asistencia empresarial: abogados, expertos en exportación, en empresas en dificultades, en modelos de gestión, en consultoría, y también en creación de nuevas empresas: el Departamento de Promoción.[41]

El Departamento ayudó directamente a crear nuevas cooperativas, y propició que los centros de formación y los centros tecnológicos también lo hiciesen, así como ayudó a proyectos de intra-emprendimiento en cooperativas existentes. A partir de la constitución en 1992 de la Corporación, ésta asumió dichas funciones, dedicándose Laboral Kutxa exclusivamente al ámbito financiero.[42][43]

Incorporación de empresas a la Corporación[editar]

Principalmente se trata de empresas de tipo familiar, donde una sucesión eficaz es improbable, y se negocia con los trabajadores para pretender mantener los empleos. Hay también casos de empresas mercantiles en dificultades, donde los trabajadores deciden asumir su control y se convierten en cooperativas. Por último, puntualmente se han dado casos de empresas incorporadas a petición de la Administración, para salvaguardar la actividad empresarial y el empleo.[2]

Salidas de empresas de la Corporación[editar]

Ha habido casos aislados donde los socios han decidido en asamblea salir de la Corporación, por desencuentros diversos, aunque normalmente se han mantenido como cooperativas y han seguido adscritas a las entidades de cobertura de Laboral Kutxa y de Lagun Aro.

Asimismo se ha dado un caso de un grupo comarcal de varias cooperativas, que optaron por un modelo participativo de gestión distinto y salieron de la Corporación, manteniéndose en las entidades de cobertura.[44]

Cierres de empresas[editar]

Históricamente se han dado distintos tipos de cierres de empresas desde que se creó el Departamento de Promoción de Laboral Kutxa.

Cooperativas pequeñas[editar]

Hay bastantes nuevas pymes y start-ups que han cerrado antes de los cinco años, por dificultades técnicas de producción para obtener rentabilidad, por sobreestimar el mercado existente, o por ser incapaces de lograr un nicho de mercado suficiente ante la fuerte competencia. En algún caso, las razones básicas han sido la poca actualización del catálogo, o las dificultades para seguir el ritmo innovador de los líderes del mercado.[2]

Fagor Electrodomésticos[editar]

Se trató de un cierre muy especial, al tratarse de la primera cooperativa de la Corporación, y una de las más grandes. En el año 2013 tenía 13 plantas productivas distribuidas en cinco países, con una plantilla media de 5642 empleados, frente a los 6998 del año anterior, reducción derivada de las medidas de adaptación de la plantilla. A finales de 2013, y tras casi sesenta años de historia, Fagor Electrodomésticos entró en concurso de acreedores ante la imposibilidad de hacer frente a sus deudas de 1000 millones de euros.[45]

La razones son diversas, y se analizan al detalle en los estudios recogidos en la bibliografía.[46]​ Como resumen:

- La competencia de las multinacionales en el mercado nacional fue implacable.

- Hubo problemas acumulados en la gestión adecuada del personal, en detrimento de la meritocracia.[47]

- Las inversiones en algunas filiales productivas del extranjero, sobre todo en la francesa Brandt, resultaron desacertadas.

Entre los años 2013 y 2014 el 90% de los 1900 socios afectados de las cinco plantas del País Vasco, tras haber perdido sus aportaciones obligatorias y voluntarias, se habían reubicado en otras cooperativas, y al año siguiente lo hicieron el resto.[48][49]

Controversias y críticas[editar]

Las voces más críticas con la economía social vieron en la caída de Fagor Electrodomésticos una crisis global del modelo cooperativo.[50]​ Criticaron la falta de cintura de las cooperativas para enfrentar una crisis económica grave y que eran tan vulnerables a decisiones empresariales erróneas como cualquier otra empresa.[51]

Quienes defienden un modelo de economía social también han señalado que las filiales productivas internacionales no son cooperativas, por lo que sus trabajadores no cuentan con las mismas ventajas de los socios-trabajadores en España.[52]​ Y por otra parte, que el modelo de Mondragon no es esencialmente más sostenible con el medio ambiente que el de las empresas capitalistas.[53]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. European Union Intellectual Property Office (ed.). «EUTM file information 006474886». Archivado desde el original el 11 de enero de 2015. Consultado el 28 de mayo de 2019. 
  2. a b c d e f Ormaetxea, José María (1991). La experiencia cooperativa de Mondragon. Azatza, ed. p. 46--. ISBN 978-84-604-0011-0. 
  3. Zelaia, Adrian (1997). Cooperativas en el País Vasco (en euskera). Udako Euskal Unibertsitatea. p. 59. ISBN 84-86967-88-0. 
  4. «Las empresas más relevantes de la economía social 2017-2018». Confederación Empresarial Española de Economía Social (CEPES),. 11 de abril de 2019. 
  5. https://navarracapital.es/humans.txt (13 de noviembre de 2017). «"Una cooperativa no es sólo una forma jurídica. Las personas hacen cooperativa"». Navarra Capital. Consultado el 21 de mayo de 2022. 
  6. Comunidad Autónoma del País Vasco (30 de noviembre de 2017), Ley 4/2017, de 2 de noviembre, de modificación de la Ley 5/1981, de 10 de junio, sobre creación de la Sociedad para la Promoción y Reconversión Industrial (Ley 4/2017), pp. 116338-116339, consultado el 21 de mayo de 2022 .
  7. elEconomista.es. «País Vasco, relevante por su industria y régimen foral, y clave en la política nacional - elEconomista.es». www.eleconomista.es. Consultado el 21 de mayo de 2022. 
  8. a b c d e Informe anual 2020. 2021. 
  9. Leibar, Juan; Azkarate, Joxemi (1993). Historia de Eskola Politeknikoa José M.ª Arizmendiarrieta. Laboral Kutxa. p. 23. ISBN 84-606-1940-0. 
  10. Molina, Fernando (2005). José María Arizmendiarreta. Laboral Kutxa. p. 270. ISBN 84-920246-2-3. 
  11. Ulgor, la semilla del mayor grupo cooperativo del mundo en la posguerraEl 12 de noviembre de 1956 se inauguraba oficialmente “Ulgor” y con esta fecha se inició lo que convencionalmente se llama “experiencia cooperativa Mondragón”. Medio: Sabino Arana Fundazioa Autor: Redacción Fecha: 12 de noviembre de 2021
  12. «El Cooperativismo como Solución: de Owen al Padre Arizmendiarrieta. |». forokoop.coop. Consultado el 15 de abril de 2019. 
  13. Aranzadi, Dionisio (1976). Cooperativismo industrial como sistema, empresa y experiencia. Universidad de Deusto. p. 421. ISBN 978-8460005506. 
  14. Greenwood, Davydd; González, José Luis (1990). Culturas de Fagor. Estudio antropológico de las cooperativas de Mondragon. Txertoa. p. 166. ISBN 978-8471482488. 
  15. MacLeod, Greg (1998). From Mondragon to America: Experiments in Community Economic Development (en inglés). Canada: Cape Breton University. p. 97. ISBN 978-0920336533. 
  16. Ormaetxea, José María (1997). Orígenes y claves del Cooperativismo de Mondragon. Saiolan. 
  17. a b Larrañaga, Jesús (1998). Azatza, ed. El cooperativismo de Mondragon. Interioridades de una utopía. p. 261. ISBN 84-88125-12-7. 
  18. William Foote Whyte; Kathleen King Whyte (1991). Making Mondragon (en inglés). ILR Press, Cornell University, USA. ISBN 9780875461373. 
  19. Irizar, Iñazio (2005). Empresa cooperativa y liderazgo. Mondragon Unibertsitatea. p. 307. ISBN 84-608-0271-X. 
  20. País, Ediciones El (23 de diciembre de 1991). «El grupo Mondragón se reestructura para dar el salto a Europa». El País. ISSN 1134-6582. Consultado el 15 de abril de 2019. 
  21. Irizar, Iñazio (2006). Cooperativas, globalización y deslocalización. Mondragon Unibertsitatea. p. 249. ISBN 84-608-0487-9. 
  22. Costa, Joan; Macis, Mario (2017). Social Economics. Current and Emerging Avenues (en inglés). The MIT Press. ISBN 9780262035651. 
  23. Huggins, Robert, Izushi, Hiro (2012). Competition, Competitive Advantage, and Clusters: The Ideas of Michael Porter (en inglés). Oxford University Press. p. 228. ISBN 978-0199660421. 
  24. Press, Europa (6 de agosto de 2015). «La alianza internacional ALIDIS, de la que forma parte Eroski, integra a los miembros de la alianza CORE». www.europapress.es. Consultado el 23 de mayo de 2019. 
  25. Chesbrough, Henry William (2006). Open Innovation: The New Imperative for Creating and Profiting from Technology (en inglés). Harvard Business Review Press. p. 176. ISBN 978-1422102831. 
  26. Roelants, Bruno, et al. (2019). Cooperatives and the World of Work (en inglés). Routledge, ICA-The International Co-operative Alliance. ISBN 978-0367250850. 
  27. a b c d e Irizar, Iñazio; MacLeod, Greg (2010). 32 claves empresariales de Mondragon. Garaia P.T. p. 119. 
  28. Vaněk, Jaroslav (2007). A note on the future and dynamics of economic democracy. Advances in the Economics Analysis of Participatory and Labor managed Firms (en inglés) 10. Cornell University. Cooperative firms in global markets. pp. 297-304. ISBN 978-0-7623-1389-1. doi:10.1016/S0885-3339(06)10011-3. 
  29. a b Chaves, Rafael, et al (1999). Grupos empresariales de la economía social: un análisis desde la experiencia española. CIRIEC-España, Universitat de València. pp. 67-98. ISBN 84-95003-08-2. 
  30. Azurmendi, Joxe (1991). El hombre cooperativo. Pensamiento de Arizmendiarrieta. Azatza. p. 815. ISBN 84-88125-01-1. 
  31. Cancelo Alonso, Antonio (1999). «Mondragon Corporación Cooperativa «Historia de una Experiencia»» [Mondragon co-operative corporation. The History of an Experience.]. Revista Internacional de los Estudios Vascos. Consultado el 15 de abril de 2019. 
  32. Udaondo, Ainara; Sarasua, Jon (2005). Auto-organización en la globalidad: situación de la auto-organización económica en el mundo actual (en euskera). Lanki - Mondragon Unibertsitatea. p. 29. ISBN 978-84-608-1190-9. 
  33. Herrera, David (2004). «Mondragon: a for-profit organization that embodies Catholic social thought.». Entrepreneur Media, Inc. (en inglés) (Wayback Machine. St. John's University, College of Business Administration, USA): pp. 11-12. 
  34. Sumo Pontífice Benedicto XVI (2009). Carta Encíclica "Caritas in veritate". EDICE - Conferencia Episcopal Española. pp. 81, 82. ISBN 9788471416988. 
  35. Molina, Fernando (2011). Arizmendiarrieta 1915-1976. Apóstol de la cooperación. Arizmendiarrietaren Lagunak Elk. p. 40. ISBN 978-84-615-4947-4. 
  36. «Corporación Mondragón - Auñamendi Eusko Entziklopedia». aunamendi.eusko-ikaskuntza.eus (en inglés). Consultado el 15 de abril de 2019. 
  37. Malone, Tom (2004). The future of work: How the New Order of Business Will Shape Your Organization, Your Management Style, and Your Life. Harvard Business School Press. pp. 6-7, 61-64, 125. ISBN 978-1591391258. 
  38. De Geus, Arie (1997). The Living Company. Habits for Survival in a Turbulent Business Environment (en inglés). Harvard Business School Press. p. 188. ISBN 978-0875847825. 
  39. Cid, Mikel (2005). «Making the social economy work within the global economy: an empirical study of worker co-operatives in Québec, Emilia Romagna and Mondragon.». Doctorado con mención europea (sin publicar), Ref. TESEO Mº Educación 387897 (en inglés) (Mondragon Unibertsitatea). 
  40. Beed, Clive; Beed, Cara (2002). Review of Social Economy, ed. Work Ownership Implications of Recent Papal Social Thought (en inglés) 60 (1). Taylor & Francis, Ltd. pp. 47-69. doi:10.1080/00346760110127092. 
  41. a b MacLeod, Greg (2009). How to start a community enterprise (en inglés). Tompkins Institute, Cape Breton University, Canada. p. 25. ISBN 978-0973268225. 
  42. Irizar, Iñazio (2003). El reto de ser emprendedor. Mondragon Unibertsitatea. pp. 42, 311. ISBN 846-0099008. 
  43. Isasti, Armin; Uribe, Isabel (2021). Ormaetxea. Biografia dialogada. Asociación Amigos de Arizmendiarrieta. p. !33. ISBN 978-84-09-27729-2. 
  44. Moskowitz, P. E. (2017). The Nation, ed. Meet the Radical Workers´ Cooperative Growing in the Heart of the Deep South (en inglés). p. 4. 
  45. «Fagor entra en preconcurso de acreedores con una deuda de 1.000 millones». Expansión. 16 de octubre de 2013. 
  46. Ortega, Igor; Uriarte, Leire (2015). Retos y dilemas del cooperativismo de Mondragon, tras la crisis de Fagor Electrodomésticos (en euskera). Lanki - Mondragon Unibertsitatea. p. 38. ISBN 978-84-608-2401-5. 
  47. Barrenetxea, Imanol, et al. (2019). Can employee ownership and human resource management policies clash in worker cooperatives? Lessons from a defunct cooperative (en inglés) 5 (6). Human Ressource Management. doi:10.1002/hrm21957. 
  48. «Informe anual 2013». 
  49. «Informe anual 2014». 
  50. «Editorial | Un modelo cuestionado». El País. 18 de octubre de 2013. ISSN 1134-6582. Consultado el 15 de abril de 2019. 
  51. «Trouble in workers’ paradise». The Economist. 9 de noviembre de 2013. ISSN 0013-0613. Consultado el 15 de abril de 2019. 
  52. Tapas R. Dash (2021). Cooperatives in the Global Economy (en inglés). Lexington Books. ISBN 978-1498555227. 
  53. Fifty by Fifty (3 de octubre de 2017). «Mondragon through a Critical Lens». Medium. Consultado el 15 de abril de 2019. 

Enlaces externos[editar]