Mario Firmenich

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Mario Eduardo Firmenich»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Mario Firmenich
Información personal
Nacimiento 24 de enero de 1948 (68 años)
ciudad de Buenos Aires,
Argentina
Nacionalidad argentina
Educación
Alma máter
Información profesional
Ocupación profesor universitario
exjefe guerrillero de la organización político-militar Montoneros
[editar datos en Wikidata]

Mario Eduardo Firmenich (Buenos Aires, 24 de enero de 1948) es un exjefe guerrillero argentino. Fue uno de los fundadores de la organización guerrillera Montoneros y uno de sus principales dirigentes entre 1970 y 1983.

Biografía[editar]

Juventud[editar]

Nacido en el barrio porteño de Floresta, durante su infancia y juventud Firmenich vivió con sus padres y sus cuatro hermanos en Ramos Mejía, en el oeste de Buenos Aires, donde cursó la escuela primaria. Su padre era ingeniero (descendía de familia alemana y su apellido de origen se pronunciaba [fírmenij]), y su madre, Zarina Sagreras (hija de un conocido guitarrista) trabajó como docente.

Más tarde, Firmenich cursó sus estudios secundarios, egresando como bachiller, en el Colegio Nacional de Buenos Aires, uno de los colegios más exigentes y prestigiosos de la Argentina.

Durante su paso por el colegio, del que egresó en 1966 (el año del golpe militar del General Onganía) participó en crear una corriente estudiantil católica junto con su amigo Carlos Gustavo Ramus: fue una expresión minoritaria en un ambiente estudiantil politizado, dominado por la Federación Juvenil Comunista.

Paralelamente se integró a la Juventud Estudiantil Católica (JEC) (cuyo centro de reuniones estaba muy cerca del colegio) y llegó a ser nombrado presidente por monseñor Antonio Caggiano. En la JEC conoció al sacerdote Carlos Mugica, cuya obra como benefactor de los pobres y habitantes de las villas miseria de los suburbios de Buenos Aires, tendría una importancia notable en su formación y en el viraje de sus ideas hacia la izquierda; Mugica y Firmenich mantendrían una estrecha relación hasta el asesinato del primero el 11 de mayo de 1974 ―atribuido a la Triple A y también, curiosamente, a los Montoneros (que en un comunicado negaron su autoría)―.

Paralelamente, a través de las reuniones organizadas por Juan García Elorrio en la revista Cristianismo y Revolución conoció a otros futuros líderes de Montoneros, como Fernando Abal Medina, y se integró al Comando Camilo Torres, del que formarían parte muchos de los primeros guerrilleros.

Inicios[editar]

Firmenich integró el grupo fundador de la organización armada Montoneros, junto a Fernando Abal Medina y otros, como Carlos Gustavo Ramus y Norma Arrostito; la organización estaba sustentada ideológicamente sobre una interpretación del peronismo, comprendido como la única forma política revolucionaria adaptada a la situación argentina y fusionada con elementos que cobraron mayor intensidad por la ideología de sus fundadores; una mixtura entre elementos del nacionalismo católico y la revolución socialista cubana.

El 29 de mayo de 1970 Firmenich participó en la Operación Pindapoy, consistente en el secuestro y posterior asesinato del exdictador Pedro Eugenio Aramburu, al que Montoneros sometió a un procedimiento que llamó «juicio popular», por ser uno de los responsables de los fusilamientos de militares y civiles peronistas en 1956. Con este hecho de gran repercusión publica y que causó la caída del Gobierno del general Onganía, la organización alcanzó un fuerte reconocimiento de los peronistas y comenzó a nuclear a otras agrupaciones guerrilleras (como sectores de las Fuerzas Armadas Peronistas y la agrupación Descamisados).

Años más tarde (en ocasión del retorno al país del cadáver de Eva Perón y en una provocación contra el Gobierno de turno), los Montoneros «secuestraron» los restos del general Aramburu ―violando su tumba en el cementerio de la Recoleta de Buenos Aires― y publicaron un pormenorizado relato en el recordado número de la revista La Causa Peronista del 3 de septiembre de 1974, cuyo título de tapa era: «Mario Firmenich y Norma Arrostito cuentan cómo murió Aramburu».

Dirección de Montoneros[editar]

Luego de la muerte de Fernando Abal Medina y Gustavo Ramus en un enfrentamiento armado con la policía en un bar de la localidad de William Morris, y de José Sabino Navarro (alias Negro), en la sierra cordobesa durante el Gobierno militar de la llamada Revolución Argentina, Firmenich alcanzó el liderazgo de la conducción nacional de Montoneros, cargo que mantuvo hasta la disolución de la organización.

Entre 1971 y los años ochenta, Firmenich lideró la organización político militar Montoneros como secretario general, desempeñándose también como autor de su línea política y de la mayoría de sus documentos a través de las diversas alternativas de la lucha política de la época. A Firmenich se lo consideró frecuentemente representante del ala más militarista de la organización.

Montoneros y Perón[editar]

La relación de Montoneros con Perón sufrió fuertes altibajos; durante su forzoso exilio en España, este se mostró complaciente con las acciones de la organización, y para cuando el Gobierno de facto de Alejandro Agustín Lanusse convocó a elecciones, en las que resultó electo Héctor J. Cámpora, varias figuras afines a ella ocuparon puestos de Gobierno. Entre ellas se contaba Esteban Righi (un joven abogado que era socio del hijo de Cámpora), que fue nombrado Ministro del Interior.

Otros dirigentes peronistas (que tenían menos ascendiente en el partido), se alinearon junto a los jóvenes para obtener cierto apoyo interno, como el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Oscar Bidegain, el gobernador de Salta Miguel Ragone, el de Mendoza Alberto Martínez Baca, el de Santa Cruz, Jorge Cepernic y el gobernador cordobés Ricardo Obregón Cano. Sin embargo ninguno de ellos respondía a directivas de la organización juvenil.

Ezeiza[editar]

Fue en este contexto en que se produjo el regreso de Perón a la Argentina; cuando, el 20 de junio de 1973, una inmensa movilización de masas fue a recibirlo al Aeropuerto Internacional Ministro Pistarini en Ezeiza, la facción peronista de derecha, liderada y organizada por López Rega[1] y por el coronel Jorge Osinde, encargado de la custodia del acto por orden de Perón, hizo fuego sobre la columna de la Juventud Peronista y de Montoneros que se acercaba al palco. El historiador y testigo de los hechos, Samuel Amaral, niega que el enfrentamiento haya sido premeditado, y lo atribuye a una provocación de la izquierda [2] , que se sumaba a otras provocaciones anteriores, como las tomas de edificios públicos en las primeras semanas del Gobierno de Cámpora.

En el tiroteo murieron al menos 13 personas (3 del bando de izquierda, 1 de la custodia del palco y 9 sin filiación identificada) y hubo cientos de heridos. Se la conoce como la masacre de Ezeiza. Muy grande fue la decepción popular por la forma en que se produjo el retorno de Perón al país tras 18 años de exilio.

Renuncia de Cámpora[editar]

Perón expresó su desagrado por los hechos de Ezeiza, que impidieron que diera allí su discurso y obligaron a que su avión descendiera en el aeropuerto de Morón. La puja entre sectores peronista continuó y se producían múltiples atentados y muertes. Finalmente renunció Cámpora tras 49 días de presidencia y le sucedió Raúl Lastiri, yerno de José López Rega ―llamado El Brujo por sus adversarios y Lopecito por Perón―; López Rega, que había sido designado ministro de Bienestar Social durante el Gobierno de Cámpora por sugerencia de Perón y había ido ganando presencia en la política nacional como expresión de la derecha del peronismo. López Rega fue más adelante el organizador de la Triple A, como se conoció al grupo armado paramilitar Alianza Anticomunista Argentina.

En Chile, el 11 de septiembre de 1973, un golpe militar depuso al Gobierno socialista de Salvador Allende, y asumió el poder Augusto Pinochet, quien meses después visitó Argentina y fue recibido con honores por el presidente Perón.

Asesinato de Rucci[editar]

El 25 de septiembre de 1973 fue asesinado José Ignacio Rucci, secretario general de la CGT (Confederación General del Trabajo), una de las figuras más importantes de la línea histórica del peronismo sindical. Esta acción, que no fue reconocida públicamente por la organización en ese momento, se realizó aparentemente con la intención de presionar a Perón (que dos días antes había ganado abrumadoramente la elección presidencial para su tercer mandato) pero resultó contraproducente.

Según declaraciones del periodista Ricardo Roa durante la investigación judicial por la muerte de Rucci, Firmenich les dijo «Fuimos nosotros», aceptando la autoría de Montoneros.[3]

También la atribuye a la organización el entonces dirigente y fundador de Montoneros José Amorín y otros testimonios.[4] [5]

Asalto al Regimiento 10 de Azul por el ERP[editar]

En enero de 1974 el intento del ERP de tomar un regimiento en la ciudad de Azul (provincia de Buenos Aires), motivó que Perón se propusiera aislar a ese grupo guerrillero, por lo que elevó al Congreso un proyecto para modificar el Código Penal y endurecer las penas. A los pocos días de ese intento guerrillero, Perón se reunió con los diputados de la Juventud Peronista y les planteó su estrategia.[6]

Finalmente la negativa de los diputados vinculados a Montoneros a votar la Ley Antisubversiva[7] determinó que Perón les requiriera que si no estaban de acuerdo con la política del Gobierno se apartaran de él, por lo que los mismos ―salvo uno― renunciaron a sus bancas. La situación llevó a Firmenich (junto a otros miembros de la conducción nacional como Roberto Quieto, exlíder de las marxistas Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) recientemente fusionadas con Montoneros) a apartarse del Gobierno peronista en tanto se incrementaba el número de atentados de la guerrilla por un lado y de la Triple A por el otro. Cuando en la celebración del Día del Trabajador ―el 1 de mayo de 1974― Perón desde los balcones de la Casa Rosada los definió como «imberbes» y «estúpidos», Montoneros decidió su regreso a la lucha armada.

Sentencia donde consta la detención de Firmenich en 1974.

Primera detención y libertad[editar]

A mediados de febrero de 1974, Firmenich fue detenido por efectivos de la Policía Federal Argentina cuando llevaba consigo una cédula de identidad falsa, un revólver calibre 38, una pistola calibre 9 mm con la inscripción «Policía de la Provincia de Buenos Aires» y una chapa de pecho sustraída en un asalto a un agente de esa institución. El 13 de febrero de 1974 Firmenich fue liberado desde la Comisaría 32 por orden del entonces Jefe de la Policía Federal, general de división Miguel Ángel Iñíguez, siendo este último condenado en primera instancia a la pena de 2 (dos) años de prisión e inhabilitación absoluta por el doble tiempo de la condena, por haber facilitado esa evasión (artículo 281 del Código Penal Argentino). El 28 de marzo de 1985, la Sala II de la Cámara Federal de Apelaciones en lo Criminal y Correccional Federal de la Capital Federal, por los votos de los jueces Ledesma, Valerga Aráoz y D'Alessio, revocó esa condena y sobreseyó definitivamente a Iñíguez, por considerar prescripta la acción penal instaurada en su contra.[8]

Pase a la clandestinidad[editar]

A la muerte de Juan Domingo Perón, asumió su vicepresidente y esposa María Estela Martínez, maleable a la influencia de López Rega. El 15 de julio de 1974 Montoneros, bajo la dirección de Firmenich, asesinó al exministro Arturo Mor Roig, un político del Partido Radical que había sido ministro en el Gobierno militar del general Lanusse, y que se encontraba sin custodia alguna en un restaurante de San Justo; este hecho fue un intento de desestabilizar al Gobierno justicialista cada vez más cerradamente unido en torno a López Rega.

La conducción nacional de Montoneros dirigida por Firmenich optó el 6 de septiembre de 1974 por el «pase a la clandestinidad» de la organización y de los frentes de masas que esta había construido y que constituían la corriente principal dentro de la tendencia revolucionaria peronista (la Juventud Peronista, la Juventud Universitaria Peronista, la Juventud Trabajadora Peronista, el Movimiento de Villeros Peronistas, el Movimiento de Inquilinos Peronistas, la Agrupación Evita, etc.). Desde esa fecha, fue nombrada en los medios periodísticos como «la organización autoproscrita».

Firmenich se ocupó de la dirección de las operaciones armadas de la organización, entre las que se contó la Operación Mellizas (19 de septiembre de 1974), que consistió en el secuestro de los millonarios industriales Juan y Jorge Born, gracias al cual Montoneros se hizo con un rescate récord ―según testimonios de la época, como la revista Gente, de 20 millones de dólares (unos 100 millones de dólares de 2016)― cuyo destino no se encuentra esclarecido; y de las relaciones institucionales, reuniéndose entre otras figuras con el dirigente opositor Ricardo Balbín, perteneciente a la Línea Nacional de la Unión Cívica Radical.

Aunque a principios del año 1975 la presidenta Isabel Perón pareció dar una chance para que Montoneros se integrara al sistema político (partiparon como Partido Peronista Auténtico en las elecciones de la provincia de Misiones), el intento fue efímero y hacia fines de ese mismo año la organización fue declarada ilegal por el Gobierno.

Exilio[editar]

A pocos meses de producido el golpe militar que dio lugar al Proceso de Reorganización Nacional el 24 de marzo de 1976, los niveles superiores de la organización, Firmenich entre ellos, decidieron que la mayoría de la conducción nacional de Montoneros partiera al exilio. Firmenich residió en Roma y México hasta recalar en Cuba como huésped de Fidel Castro.

En la Argentina continuaron los atentados (ahora contra el Gobierno militar), con hechos resonantes (que por su repercusión pudieran sortear la fuerte censura de prensa de los militares) y extremadamente violentos, que provocaron cientos de muertes. Los militares, aplicando los criterios de la guerra antiterrorista, efectuaron miles de detenciones y asesinatos clandestinos, diezmando totalmente a los efectivos montoneros y su capacidad de respuesta.

La organización había sido aniquilada literalmente entre 1975 y 1977, pero algunos montoneros y sectores militares ―por conveniencias políticas― se negaban a admitirlo. Otros dirigentes montoneros se ufanaban de que con el dinero recaudado en los secuestros, aunque quedaran con vida «cuatro gatos locos» [sic, por ‘pocos miembros’), podrían reconstruir la organización, lo que demuestra el brutal aislamiento de la realidad al que había llegado.

En esa época se habían sentado las bases de lo que sería una reestructuración de la «organización político-militar» (OPM) ―llamada por sus propios miembros la Orga― en un Partido Montonero y un Ejército Montonero, y en abril de 1977 se creó formalmente una nueva estructura organizada independientemente del movimiento peronista, el Movimiento Peronista Montonero (MPM).

En 1978, en coincidencia con el mundial de fútbol a realizarse en Argentina, Montoneros organizó una campaña publicitaria de gran alcance con el objeto de concientizar a la comunidad internacional de los abusos cometidos por la dictadura. En el contexto de la misma Fernando Vaca Narvaja se reunió con buena parte de los líderes de la Internacional Socialista, como Lionel Jospin y Willy Brandt.

En 1979, considerando que las contradicciones internas de la dictadura eran suficientes para «devolver el golpe», la mayoría de la conducción en el exilio aprobó la llamada contraofensiva de Montoneros; la que terminó en un rotundo fracaso y significó la muerte en combate o captura y posterior desaparición de la mayoría de los cuadros montoneros aún activos.[9]

Ese mismo año (1979), Firmenich visitó Nicaragua tras la victoria de la Revolución sandinista, y colaboró con el nuevo Gobierno revolucionario de ese país.

En 1983, ante la convocatoria a elecciones, los Montoneros dieron su apoyo a la corriente interna peronista Intransigencia y Movilización, pero no lograron imponer su candidato a presidente Vicente Saadi en la elección partidaria.

Retorno a la democracia[editar]

Luego de caída la dictadura militar, bajo el Gobierno constitucional del radical Raúl Alfonsín, Firmenich fue capturado en Brasil, extraditado, juzgado y condenado a 30 años de prisión por cargos de homicidio y secuestro, junto con Fernando Vaca Narvaja, Enrique Gorriarán Merlo y Roberto Perdía. Desde la cárcel lideró el Peronismo Revolucionario, una corriente interna minoritaria del Movimiento Peronista, dedicada a reivindicar los objetivos de la izquierda peronista de los años setenta.

Excluido en un primer momento por el presidente Carlos Menem del indulto otorgado a los jefes guerrilleros y militares, finalmente el decreto 2742 del 29 de diciembre de 1990 le otorgó la libertad a Firmenich. Tras abandonar la prisión, dejó la política activa para dedicarse al estudio y la investigación. Se recibió de licenciado en Economía en la Universidad de Buenos Aires en febrero de 1996, con el mejor promedio de su promoción, aunque el centro de estudiantes de la facultad, liderado por la agrupación radical Franja Morada impidió que se le otorgara la medalla de oro por tal logro. Posteriormente marchó a Barcelona, donde en 1999 recibió un doctorado en Economía bajo la tutela del premio nobel de economía Joseph Stiglitz.

Durante su estadía en Europa se ha desempeñado como profesor asociado en el Departamento de Teoría Económica de la Universidad de Barcelona, y ha publicado algunos artículos en revistas especializadas.[10] En referencia a lo sucedido en Argentina, Firmenich dijo en una entrevista con radio La Red de Buenos Aires en 2001 que «en un país que ha vivido una guerra civil, todos tienen las manos manchadas de sangre».[11]

En 2004 publicó y presentó su libro Eutopía, desarrollando una propuesta económica alternativa al neoliberalismo vigente. Actualmente reside en Villanueva y Geltrú, provincia de Barcelona, donde se dedica a la labor docente acompañado por su familia y es profesor del Departamento de Economía[12] de la Universidad Rovira i Virgili (en la localidad de Reus, provincia de Tarragona). Su esposa, María Martínez Agüero, estuvo presa varios años durante el Gobierno militar y proviene de una familia tradicional de Córdoba, siendo pariente del exvicepresidente radical Víctor H. Martínez.

Referencias[editar]

  1. Castro, Reynaldo: «Con vida se los llevaron» (pág. 11).
  2. (http://www.peronlibros.com.ar/content/amaral-samuel-ezeiza-20-de-junio-de-1973-%C2%BFhubo-una-masacre-o-solo-hechos-aislados).
  3. «Firmenich en el expediente judicial», artículo del 6 de marzo de 2010 en el diario Perfil (Buenos Aires).
  4. Véase Amorín, José: Montoneros: La buena historia, cap. 31. Buenos Aires: Catálogos, 2005, ISBN 9789508951991; y «Amorín: "Yo propuse matar a López Rega". El exmontonero, médico y escritor sostiene que las FAR avanzaron con el operativo sin "vía libre"», reportaje del 19 de septiembre de 2006 en el sitio web La Política Online (Buenos Aires).
  5. En dos libros publicados en fecha reciente, los principales dirigentes de Montoneros vuelven a negar la autoría del hecho (ver el libro de Felipe Celesia y Pablo Waisberg; Firmenich. La historia jamás contada del jefe montonero (págs. 161-164). Buenos Aires: Aguilar, 2010;
    y el libro de Roberto Perdía: Montoneros, el peronismo combatiente en primera persona (págs. 316-318). Buenos Aires: Planeta, 2013.
  6. Un video de este hecho puede verse en este video en el sitio web YouTube.
    Un relato detallado puede verse en este artículo en El Ortiba. Consultado el 17 de enero de 2014.
  7. Ley 20840: Seguridad Nacional. Penalidades para las actividades subversivas en todas sus manifestaciones. Sancionada: 28 de septiembre de 1974. Promulgada: 30 de septiembre de 1974.
  8. Boletín de Jurisprudencia de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional Federal de la Capital Federal, pág. 125; 1985.
  9. Gelman, Juan (2001): «Ajá», artículo del 5 de agosto de 2001 en el diario Página/12 (Buenos Aires).

    Han reaparecido el señor Firmenich y el Peronismo Montonero. Firmenich habló desde Barcelona y la primera existencia pública del Movimiento Peronista Montonero tuvo lugar en Roma, en abril de 1977. No parece casual que ambos hechos se hayan producido fuera del país. Son ajenos al país. La soberbia armada es el título de un libro sobre la guerrilla montonera del periodista Pablo Giussani. Se equivocó: lo de Firmenich ―dirigente máximo de aquella guerrilla y hoy autopropuesto candidato a presidente de la Nación― ha sido y sigue siendo soberbia política. La sangre de miles de jóvenes y no tan jóvenes que entraron en la muerte, movidos por el ideal de una Argentina mejor, no ha desmontado a Firmenich de esa soberbia.



  10. «Búsqueda bibliográfica en Google Scholar». Google Académico. Consultado el 6 de abril de 2015. 
  11. «Firmenich dijo que no mató "a nadie inútilmente"». LARED21. Montevideo. 7 de agosto de 2001. Consultado el 14 de agosto de 2010. 
  12. «Personal Departament d'Economia, Universitat Rovira i Virgili». Consultado el 6 de abril de 2015. 

Bibliografía[editar]

  • Celesia, Felipe y Waisberg, Pablo (2010): Firmenich. La historia jamás contada del jefe montonero. Buenos Aires: Aguilar, 2010. ISBN 978-987-04-1585-5.
  • Firmenich, Mario E.: Eutopía. Una alternativa al modelo neoliberal. Buenos Aires: Colihue. ISBN 950-581-948-X.

Enlaces externos[editar]