Masacre de Ezeiza

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Masacre de Ezeiza
Masacre de Ezeiza - persona subiendo al palco.jpg
Milicianos peronistas de derecha copan el palco desde donde hablaría Perón.
Lugar Bandera de Argentina Cercanías del Aeropuerto de Ezeiza
Coordenadas 34°49′20″S 58°32′09″O / -34.8222, -58.5358Coordenadas: 34°49′20″S 58°32′09″O / -34.8222, -58.5358
Blanco(s) Militantes de Montoneros, FAR y FAP
Fecha 20 de junio de 1973 (hace 45 años)
Tipo de ataque Masacre de francotiradores
Arma(s) Fusiles de francotirador, fusiles de asalto, armas cortas, bombas mólotov
Muertos 13[1]
Heridos Al menos 365
Perpetrador(es) Milicianos peronistas de derecha.
Motivación Lucha faccional entre la derecha e izquierda peronistas

La masacre de Ezeiza es el nombre por el que se conoce a un tiroteo en cercanías del Aeropuerto de Ezeiza, entre organizaciones armadas irregulares peronistas que tuvo lugar el 20 de junio de 1973, en ocasión del regreso definitivo a la Argentina de Juan Domingo Perón, luego de casi 18 años de exilio.

Contexto[editar]

El 15 de junio de 1973, el presidente de Argentina en ejercicio, Héctor José Cámpora viajó en visita oficial a España para acompañar a Perón en su retorno definitivo al país. Perón no fue a recibirlo al aeropuerto ni concurrió a su alojamiento en el Palacio de la Moncloa por lo que el Presidente fue a verlo a su residencia de Puerta de Hierro. Al día siguiente, Perón se quejó de la falta de decisiones de su gobierno que favorecía a los provocadores y le anticipó que no concurriría a la cena de gala con la cual Francisco Franco agasajaba esa noche a Cámpora.

Para la recepción a Perón se organizó un acto cuyo lugar el expresidente dejó con calculada indiferencia a la elección de las autoridades partidarias.[2]​ Una vez desechadas las propuestas de quienes proponían hacerlo en la Plaza de Mayo o en la Avenida 9 de julio. Cámpora optó –a proposición del general retirado Jorge Manuel Osinde– por el cruce de la autopista Ricchieri con la ruta 205, sobre el puente del Trébol, a 3 kilómetros del Aeropuerto de Ezeiza.

Los Montoneros (rama izquierdista del peronismo, que comenzaba a cuestionar el poder sindical) se sintieron alentados por la elección, pues para impresionar a Perón querían mostrarle el poderío de las masas a través de una gran movilización. Por su parte, los sindicalistas agrupados en la CGT, que algunos historiadores consideran "de derecha" o sea más alineados con la figura personal de Perón, también se propusieron llenar el acto con sus partidarios. Cinco personas asumieron la responsabilidad de organizar la movilización del movimiento peronista hacia Ezeiza: José Ignacio Rucci, Lorenzo Miguel, Juan Manuel Abal Medina (padre), Norma Kennedy y Jorge Manuel Osinde.

El 19 de junio, unos 2000 integrantes de la agrupación armada de derecha peronista Comando de Organización, al mando del general retirado Miguel Ángel Iñíguez, ocupó el Hogar Escuela Santa Teresa, a unos 500 metros del puente El Trébol. El Hogar Escuela forma un triángulo agudo con el puente El Trébol y el Hospital de Ezeiza, en el centro del barrio Esteban Echeverría, lo que la convertía en una posición estratégica para controlar la zona.[3]​. Hombres armados del sector sindical ocuparon el palco y sus inmediaciones, en tanto los movimientos se coordinaban a través de la red de comunicaciones del Automóvil Club Argentino y sus radios móviles montadas en los vehículos de auxilio mecánico. El propósito de este despliegue era el de evitar que las agrupaciones de izquierda cumplieran su propósito de copar las posiciones cercanas al palco desde el que hablaría Perón.

El día 20, tras dieciocho años de exilio, Perón regresaba a Argentina, donde lo esperaba una de las mayores movilizaciones populares de la historia política. Pero la tragedia no tardaría en llegar. La pelea en la Autopista Ricchieri marcaba el final del período de transición de Cámpora, entre el gobierno de facto del general Alejandro Lanusse y el Perón del final. La izquierda disputó con la derecha peronista, armada con francotiradores, fuerzas de choque y fusiles de asalto, la cercanía a su máximo líder y su influencia en la reconquista del poder. En el palco estaban los miembros de la UOM, la Juventud sindical peronista y otros sectores de centro derecha. Hacia allí fueron las FAR, Montoneros, la JP y otras organizaciones de centro izquierda. Las FAP se habían desmembrado desde el 25 de mayo de ese año, solo una facción acudió a Ezeiza.

Causas del hecho[editar]

Las causas de fondo del enfrentamiento se encuentran en la génesis del Movimiento Justicialista. Juan Perón, había alentado desde un primer momento al más amplio espectro ideológico de actores, tanto de derecha como de izquierda. En sus orígenes, la polarización ideológica era controlable en línea con el contexto internacional. Sin embargo, después de la Segunda Guerra Mundial, el mundo acentuó su polaridad, y este proceso de radicalización también transformó a sus seguidores, quienes durante el exilio del líder tenían en la repatriación un objetivo en común, lo que se llamaría el «Operativo Retorno» embanderado en el luche y vuelve que adornaba las fachadas de la Argentina mediante innumerables pintadas.

Este proceso se concretó con el retorno de Perón y fue entonces donde se abrió el espacio a la discusión interna: ¿Cuál era el verdadero Perón?; ¿estaba el líder dispuesto a un verdadero debate para definir la orientación ideológica?; ¿era el momento de decidir entre los seguidores de Cámpora en la extrema izquierda, o López Rega en la tercera posición nacional justicialista?;'; ¿entre FAR - FAP - Montoneros? o ¿pretendía el líder continuar él solo aglutinando el poder y el control de tan disímiles seguidores?

La cuestión central era a qué grupo «bendeciría» el general. Los sucesos de Ezeiza podrían resumirse en una frase del discurso pronunciado por Perón la noche del 21: «Somos lo que dicen las Veinte Verdades Justicialistas y nada más que eso».

La masacre fue premeditada para desplazar a Héctor Cámpora del poder. Las diferencias entre la derecha y la izquierda peronistas ya eran insalvables, sobre todo cuando el 2 de junio de 1973, días antes de la masacre, José Ignacio Rucci, secretario general de la CGT, declaró que estaban «contra los imperialismos de izquierda», cuando un delegado cubano al congreso de la CGT pidió un brindis por el Che Guevara. La derecha sindical intentó mejorar posiciones en cargos públicos frente al otro sector, colocando a gente cercana a Rucci. La izquierda peronista se sentía traicionada.

El día del acto[editar]

La jornada se saldó con 13 muertos y una cantidad indeterminada de heridos.

Según el historiador y periodista Marcelo Larraquy, en la mañana del 20 de junio varias ambulancias salieron del Ministerio de Bienestar Social, cargadas con armas. El Automóvil Club Argentino (ACA) prestó su red de comunicaciones móviles, el Centro de Operaciones, organizado por el presidente, tomó el control de las rutas de acceso, la Juventud Sindical de la UOM y la UOCRA ocupó instalaciones vecinas al aeropuerto, los francotiradores prepararon su sitio entre las ramas de los árboles y los hombres de Osinde y la CNU ocuparon el palco y escondieron sus fusiles en los estuches de los instrumentos de los músicos de la banda sinfónica.[4]

Entre los grupos que iban al acto, la columna de Montoneros que venía del sur nucleaba personas procedentes de Bahía Blanca, Mar del Plata, La Plata, Berisso, Ensenada y partidos del sur del conurbano. Su conducción se trasladaba en un jeep, cuyos ocupantes portaban armas cortas –en su gran mayoría de calibre .22 y .32, y algunos de .38, y casi todos revólveres, pues las pistolas semiautomáticas eran escasas– y un solo fusil, única arma larga que ese bando llevó a Ezeiza.[1]

Cuando las columnas de FAR y Montoneros trataron de forzar las vallas de contención y ubicarse en la proximidad del palco, fueron atacados con armas de fuego desde el palco para impedírselo.[1][4]​ Algunos consideran que fue una masacre en lugar de un enfrentamiento, porque los militantes armados de la CGT superaban en número y potencia de fuego a los de izquierda, atacados.[5]

Una estimación conservadora de algunos medios de prensa fija el saldo de la jornada en 13 muertos y 365 heridos. Sin embargo, las cifras, puestas siempre en duda, nunca pudieron cotejarse por la ausencia de una investigación oficial. El periodista y ex montonero Horacio Verbitsky afirma que tres de los muertos pertenecían a Montoneros o a sus agrupaciones juveniles, uno integraba la custodia del palco organizada por Osinde e ignora quienes eran los nueve restantes.[1]

Uno de los asistentes era José Luis Nell –quien años antes había matado a dos empleados en el asalto al Policlínico Bancario– que se vio en un enfrentamiento con personas de la custodia, ocasión en la cual fue muerto el capitán Roberto Chávarri, y que escapó del lugar, pero recibió tantos golpes que quedó cuadripléjico.[1]

El cineasta Leonardo Favio, designado por los organizadores para ser el conductor del acto ocupó un lugar central en el palco, varias veces usó el micrófono para lanzar consignas y acusaciones que le indicaban los jefes de la banda del palco. En algún momento se dirigió al Hotel de Ezeiza, donde los parapoliciales tenían retenidas personas a quienes estaban torturando y, llorando, los amenazó con hablar y contar todo si no paraban con la masacre.[6]​ Desde los altoparlantes, Favio pedía cordura, mientras portaba una pistola, y se efectuaba una suelta de palomas «como un símbolo de paz» mientras caían francotiradores.[7]​ Verbitsky transcribe los pedidos de Favio desde el palco pidiendo que las personas que estaban sobre los árboles descendieran y se pregunta si sabía que una parte de ellos era personal de la custodia. El actor alternaba mensajes de paz y pedidos de cantar el Himno nacional con manifestaciones acerca de que los enemigos ya habían sido visualizados, sin referir quiénes eran y qué se proponían, y debió buscar refugio de los disparos tendiéndose en el piso del palco.[8]Edgardo Suárez, el locutor del acto, alternaba con Favio los llamados a la tranquilidad.[9]

Consecuencias[editar]

«Yo ya estoy amortizado», fueron las primeras palabras que pronunció Perón tras los sucesos de Ezeiza. Al día siguiente, les bajó el pulgar a los sectores combativos:

«No es gritando como se hace patria. Los peronistas tenemos que retornar a la conducción de nuestro movimiento, ponerlo en marcha y neutralizar a los que pretenden deformarlo de abajo o desde arriba.»

Diez meses después, en el discurso del 1 de mayo de 1974, pronunciado en la Plaza de Mayo ante una multitud, Perón declararía sin ambages su posición ideológica, apoyando a las organizaciones sindicales históricas y otros sectores tradicionales y conservadores que configuraban la derecha del partido y censurando duramente a los grupos de izquierda:

«A través de estos veintiún años, las organizaciones sindicales se han mantenido inconmovibles y hoy resulta que algunos imberbes pretenden tener más mérito que los que durante veinte años lucharon.»[10]

Según el autor del libro «Ezeiza», el periodista y ex militante montonero Horacio Verbitsky, que investigó el tema, probablemente con cierta parcialidad:

«Es uno de los momentos estelares de una tentativa inteligente y osada para aislar a las organizaciones revolucionarias del conjunto del pueblo, neutralizar al peronismo por medio de la confusión ideológica y el terror y destruir toda forma de organización política de la clase obrera».[11]

La Masacre de Ezeiza fue el preanuncio de lo que sucedería con la formación de la Alianza Anticomunista Argentina, organizada por José López Rega para poner fin al accionar de la izquierda del movimiento.

Referencias[editar]

  1. a b c d e «Ezeiza». Archivado desde el original el 19 de junio de 2006. «Los tres muertos pertenecientes a Montoneros o a sus agrupaciones juveniles eran Horacio Simona, Antonio Quispe y Hugo Oscar Lanvers; el integrante de la custodia del palco era el capitán del Ejército Roberto Máximo Chavarri y los nueve restantes eran: Antonio Aquino, Claudio Elido Arévalo, Manuel Segundo Cabrera, Rogelio Cuesta, Carlos Domínguez, Raúl Horacio Obregozo, Pedro Lorenzo López González, Natalio Ruiz y Hugo Sergio Larramendia.» 
  2. Gambini, 2008, p. 276.
  3. «3 millones de compañeros, Ezeiza, Perón, el palco, los hechos.». Nac&Pop. Consultado el 7 de agosto de 2018. 
  4. a b López Rega El peronismo y la Triple A
  5. Pigna, Felipe (2005). Lo Pasado Pensado (1a edición). Buenos Aires: Grupo Editorial Planeta S.A.I.C. ISBN 950-49-1432-2. 
  6. «Carlos Elchelbaun: Ezeiza, una masacre premonitoria». Clarín. 20 de junio de 2003. Consultado el 10 de agosto de 2010. 
  7. «Germán Sopeña: Hace 25 años, la masacre de Ezeiza enlutaba a la Argentina». La Nación. 22 de junio de 1998. Consultado el 10 de agosto de 2010. 
  8. Verbitsky, Horacio: Ezeiza
  9. «A 30 años de la Masacre de Ezeiza, el inicio del despegue de Perón de Montoneros y FAR, y la guerra interna del PJ». Urgente24. 21 de junio de 2003. Consultado el 6 de abril de 2014. 
  10. http://www.youtube.com/watch?v=qZjmIDc4EOA
  11. Verbitsky, 1985, p. 9.

Bibliografía[editar]

  • Gambini, Hugo (2008). Historia del peronismo. La violencia (1956-1983). Buenos Aires. Javier Vergara Editor. ISBN 978-950-15-2433-8. 
  • Garbely, Frank (2003). El viaje del arco iris. Buenos Aires. Editorial El Ateneo. ISBN 9789500263764. 
  • Maceyra, Horacio (1983). Las presidencias peronistas. Cámpora/Perón/Isabel. Buenos Aires. Centro Editor de América Latina S.A. ISBN 950-25-0024-5. 
  • Pigna, Felipe (2005). Lo pasado pensado. Buenos Aires. Editorial Planeta. 
  • Verbitsky, Horacio (1985). Ezeiza. Buenos Aires. Editorial Contrapunto. 

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]