Marchamalo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Marchamalo
Municipio de España
Escudo Marchamalo.svg

Iglesia de la Santa Cruz (s.XVI).

Iglesia de la Santa Cruz (s.XVI).
Marchamalo ubicada en España
Marchamalo
Marchamalo
Ubicación de Marchamalo en España.
Marchamalo ubicada en Provincia de Guadalajara
Marchamalo
Marchamalo
Ubicación de Marchamalo en la provincia de Guadalajara.
País Flag of Spain.svg España
• Com. autónoma Flag of Castile-La Mancha.svg Castilla-La Mancha
• Provincia Bandera de la Provincia de Guadalajara.png Guadalajara
• Comarca Campiña de Guadalajara
• Partido judicial Guadalajara
• Municipio Marchamalo
• Mancomunidad Aguas del Sorbe,[1] Vega del Henares[2]
Ubicación 40°40′08″N 3°12′08″O / 40.668888888889, -3.2022222222222Coordenadas: 40°40′08″N 3°12′08″O / 40.668888888889, -3.2022222222222
• Altitud 674 msnm
• Distancias 5 km a Guadalajara
68 km a Madrid
Superficie 31,20 km²
Población 7200 hab. (2016)
• Densidad 223,37 hab./km²
Gentilicio Marchamalero-a y gallardo-a
Código postal 19180
Pref. telefónico 949
Alcalde (2015) Rafael Esteban Santamaría (PSOE)
Presupuesto 5.394.850 € (año 2004)
Patrón Santo Cristo de la Esperanza
Patrona Nuestra Señora de la Soledad
Sitio web Ayuntamiento de Marchamalo
[editar datos en Wikidata]

Marchamalo es un municipio español de la provincia de Guadalajara, en la comunidad autónoma de Castilla-La Mancha, ubicado concretamente centro de la comarca de la Campiña del Henares. Forma parte del la zona industrial conocida como Corredor del Henares y dentro de su término municipal se encuentra parte del Polígono industrial del Henares. Administrativamente es dependiente de la Diputación de Guadalajara y la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, formando parte de las mancomunidades de Aguas del Sorbe y Vega del Henares.

En la zona existen vestigios romanos de la antigua población de Arriaca, situada al pie de la Vía Augusta o Domiciana, carretera romana que atravesaba Hispania desde Emérita Augusta hasta Tarraco.

Sin embargo, el origen de la población actual apunta a la etapa de fundación de Guadalajara (Wad Al-Hayara), ciudad amurallada que fue capital de la Marca Media en la frontera norte de Al-Andalus, quedando Marchamalo (March-hamal) como aldea o amelia del alfoz de la ciudad, dedicada al cultivo hortícola y la ganadería lanar. Sin duda esta población, de sencilla construcción, es la evolución de la antigua Arriaca romana. De entonces procede el topónimo que da origen al nombre de Marchamalo, cuyo significado en árabe vendría a ser 'Prado Hermoso'.

Los habitantes de Marchamalo son conocidos con el gentilicio de marchamaleros/as o gallardos/as, este último referente al apelativo con el que se conoce al patrón de la localidad, el Santo Cristo de la Esperanza, cuya festividad se celebra el primer fin de semana del mes de mayo.

Constituido como Villa en febrero del año 1627, después de varios siglos y a consecuencia de un proceso de fusión de poblaciones surgido durante la última etapa del franquismo pasó a ser administrado por Guadalajara (en 1973), considerándose barrio de la ciudad hasta el año 1999, cuando logra su independencia de la capital tras haber sido considerada una población de rango menor al de municipio durante unos años, Entidad de Ámbito Territorial Inferior al Municipio (EATIM).

Para conseguirlo, los marchamaleros votaron en referéndum en noviembre de 1996, eligiendo por aplastante mayoría su nueva condición como municipio independiente, la cual está simbolizada por el olivo plantado en enero de 1999 en la Plaza del Pueblo (imagen de la derecha).

Históricamente la economía de la localidad se basó en la explotación de los recursos naturales de la zona, inicialmente madera, caza, ganadería y agricultura de secano, los cuales se ampliarían posteriormente con importantes cultivos de regadío gracias a la construcción desde finales del siglo XIX a principios del siglo XX del Canal del Henares.

La producción de materias primas se complementó con la manufactura de determinados productos, ganando especial fama por la fabricación de pan, y el comercio, dada la buena posición estratégica del municipio desde el principio, inicialmente junto a la Vía Domiciana, y después en el cruce del Camino Real de Aragón y Navarra (Cañada Galiana) y el Camino Real de Guadalajara.

Esta ubicación como cruce de caminos es el motor del desarrollo actual de Marchamalo al pie de una de las principales rutas por carretera y ferrocarril de nuestro país, la que une las dos ciudades más importantes de España, Madrid y Barcelona, además de otros emplazamientos relevantes como Zaragoza y Pamplona, hasta la frontera con Francia.

El desarrollo industrial de la zona trajo consigo el crecimiento poblacional de Marchamalo, que en los últimos tiempos se ha disparado entrando dentro del nuevo área de expansión de la influencia de Madrid en el Corredor del Henares

Situación[editar]

Marchamalo se sitúa a 5 km del centro de Guadalajara, en la margen derecha del río Henares, en terrenos cultivables de regadío.

Compass rose pale.svg Usanos
(tér. mun. de Guadalajara)
Fontanar y Guadalajara Guadalajara Compass rose pale.svg
Usanos
(tér. mun. de Guadalajara)
Norte Guadalajara
Oeste   Rosa de los vientos.svg    Este
Sur
Cabanillas del Campo Cabanillas del Campo Guadalajara

Historia[editar]

El origen de Marchamalo es muy antiguo, y data de las primeras civilizaciones socialmente organizadas de la Península Ibérica. Hay indicios de que el primer asentamiento que puede relacionarse con los primeros moradores de Marchamalo es el de la antigua Arriaca, un asentamiento primero carpetano y después hispano-romano que se favoreció desde sus inicios por estar situado al pie de importantes vías de comunicación.

Los vestigios de mayor antigüedad encontrados apuntan a que Arriaca se situaba algo más al noreste del emplazamiento actual de nuestra población, en el paraje conocido precisamente como 'El Tesoro', dada la gran cantidad de monedas y restos cerámicos de época romana que se han ido hallando en el lugar. Existen vestigios arqueológicos de una gran necrópolis e, incluso, de algún asentamiento próximo. Otros restos, en este caso de un alfar romano, ya han aparecido en el paraje de San Sebastián, situado en el entorno del Polígono del Henares.

Si en un principio fue la Vía Augusta o Domiciana la que fue el motor económico de Arriaca, más allá de las tradicionales actividades agrícolas, ganaderas y comerciales, después lo serían el Camino Real de Navarra (Cañada Galiana) y el de Guadalajara, situándose Marchamalo en su cruce, dando lugar a nuestra ubicación actual.

El carácter de Marchamalo como cruce de caminos ha sido el motor de nuestro desarrollo económico y social hasta llegar a nuestros días, siendo éste el principal motivo del vertiginoso aumento de población vivido en las últimas décadas y, en especial, en el último lustro.

Nuestra condición de municipio perteneciente al área de desarrollo industrial, empresarial y residencial conocida como el Corredor del Henares, compuesta por todos los términos municipales situados en el área de expansión de Madrid, desde la capital de España hasta Guadalajara, lo que ha conllevado el reciente y radical cambio experimentado por Marchamalo.

Sin embargo, Marchamalo ha sido un lugar donde se han vivido y padecido en primera persona algunos de los más reseñables capítulos de nuestra historia, desde la ocupación romana, a la árabe y la Reconquista, pasando después por la marca que dejó la plaga de peste negra o la Inquisición, el Renacimiento, la Guerra de Sucesión y la de Independencia, hasta llegar al siglo XX y superar el terrible periodo de la Guerra Civil y la dictadura franquista.

En esta web municipal se puede encontrar un breve resumen de los principales acontecimientos históricos de nuestro municipio, divididos en diferentes periodos, que pueden conocerse más pormenorizadamente recurriendo a la investigación histórica o leyendo el libro 'Noticias, Documentos y Hallazgos para la Historia de Marchamalo', redactado por Juan Enrique Ablanque Oliveros, Cronista Oficial de Marchamalo y editado en el año 2003 por el Ayuntamiento de Marchamalo.

Arquitectura[editar]

Palacio de los Ramírez de Arellano
Ermita de la Soledad.

Industria[editar]

Una de las principales circunstancias del radical cambio sufrido por nuestro municipio en las últimas décadas es el fuerte desarrollo industrial del área del Corredor del Henares, una zona eminentemente agrícola hasta mediados del siglo pasado y que, en apenas unas décadas, dará un giro total en su modelo de desarrollo económico.

La situación estratégica de Marchamalo y Guadalajara en el centro de España, muy cerca de la capital, y en la ruta que conecta las dos principales ciudades de la Península Ibérica, Madrid y Barcelona, además de con otros emplazamientos del interior y el norte del país, provocó la creación de la que hoy es el área industrial con mayor superficie y volumen de negocio de la provincia, el Polígono Industrial del Henares.

De su desarrollo a partir de 1959, su consolidación y su posterior ampliación, con un crecimiento progresivo a lo largo de la segunda mitad del siglo XX, se deriva la segunda oleada migratoria a Marchamalo y su consiguiente expansión urbana, sin precedentes hasta el momento. Nuestra condición como área de descongestión de Madrid con la definitiva industrialización del país cambió por completo nuestro municipio.

Y si la industria ha sido el motor del cambio radical experimentado por Marchamalo en las últimas décadas, no lo será menos en el futuro. En Marchamalo contamos con unas conexiones de comunicación por carretera y ferrocarril envidiables, además de una ubicación idónea para la instalación de nuevos desarrollos industriales y logísticos, lo que ha animado a una amplia diversidad de implantación empresarial, desde la pequeña a la gran empresa.

De este modo, los dos principales proyectos de desarrollo de suelo terciario de nuestro municipio gestados en los últimos años continúan adelante, aunque a ritmos diferentes.

Tanto el proyecto de la II Ampliación del Polígono Industrial del Henares, que comprende un total de 70 hectáreas al noroeste del área ya desarrollada, como el desarrollo de la plataforma logística intermodal de la Ciudad del Transporte, tienen su mirada puesta en un futuro que es cada vez más próximo.

Esta última es la más avanzada de ellas, son los 2,2 millones de metros cuadrados que Desarrollos Tecnológicos y Logísticos (DTL) acondicionará a caballo entre nuestro término municipal y el de Guadalajara. A punto de empezar a ejecutarse, el proyecto deja ver en el horizonte lo que será el puerto seco más importante del centro de España.

Agricultura y Ganaderia[editar]

Desde sus orígenes y hasta la mitad del siglo pasado, Marchamalo había sido siempre una población cuya economía se había basado fundamentalmente en actividades tradicionales y básicas como la agricultura y la ganadería, la recolección, la caza y la manufactura de productos esenciales.

El peso de las actividades agrícolas y ganaderas siempre fue preponderante, con el cultivo de especies vegetales de secano, árboles frutales y el pastoreo de ganado ovino y caprino.

La explotación del campo, en manos de la nobleza y el clero, por parte de jornaleros fue la tónica hasta las desamortizaciones de Mendizábal y Madoz, mientras que la ganadería trashumante era el modo más extendido en la zona, como prueba la pervivencia de las Cañadas Reales y vías pecuarias que atraviesan nuestro municipio y que fueron creadas con el objetivo de facilitar el desplazamiento del ganado.

La construcción del Canal del Henares fue un hito tremendamente significativo en la historia de Marchamalo y en su desarrollo económico, representando un vertiginoso desarrollo de la actividad agrícola y una importante fuente de riqueza, al convertir las tierras de secano en regadíos. Esto permitió una agricultura intensiva y productiva que generaba mucha mano de obra y, al mismo tiempo, desarrollaba la ganadería y el comercio.

Especialmente destacada ha sido siempre la relevancia de los productos hortícolas cultivados en las huertas de Marchamalo, actividad que ha llegado hasta la actualidad de la mano de los hortelanos que siguen vendiendo sus productos en nuestros mercados. El cultivo de productos hortícolas hunde sus raíces en los tiempos en que se regaban las huertas con agua procedente de los manantiales que brotaban del paraje conocido como El Alcor, donde se situaba el gran prado o marjal que da origen al nombre de Marchamalo.

Entre los productos más destacados de la huerta marchamalera merece singular mención el cultivo de melones, que dieron fama a nuestra localidad y que, durante el siglo XX, llegaron a ocupar grandes extensiones del término, siendo famosas las variedades 'cendrales', capa del rey y hocico de cochino. Gran parte de la producción se vendía en otros pueblos de la provincia, en el Mercado de Guadalajara e incluso en Madrid, donde los melones de Marchamalo que eran vendidos a las puertas de la Plaza de Toros de las Ventas, el Estadio Metropolitano o Chamartín (Bernabéu).

La llegada de la industrialización a la zona desde mediados del siglo pasado, con el desarrollo del Polígono Industrial del Henares, modificaría la forma de vida de la mayor parte de los marchamaleros de forma radical, así como el propio municipio, que cambiaría rápida y progresivamente.

Sin embargo, la actividad agrícola y ganadera no ha desaparecido totalmente en Marchamalo, y la explotación de las grandes extensiones de terrenos de cultivo en el entorno de nuestro municipio, las pequeñas huertas, y algunas significativas actividades ganaderas continúa presente.

En nuestro municipio existe una Asociación de Agricultores y Ganaderos activa y que presta importantes servicios a sus miembros, como un centro de almacenamiento y suministro de carburantes al norte del municipio, junto a la carretera CM-1008. También organizan actividades a lo largo del año, como la celebración de San Isidro, patrón de los agricultores y día de fiesta local en Marchamalo.


Comercio[editar]

El carácter de Marchamalo como cruce de caminos ha sido uno de los motores del desarrollo económico y social de nuestro municipio desde sus orígenes hasta llegar a nuestros días.

Si en un principio fue la Vía Augusta o Domiciana la que fue el motor económico de Arriaca, más allá de las tradicionales actividades agrícolas, ganaderas y manufactureras, después lo serían los Caminos Reales de Aragón y Navarra (Cañada Galiana) y de Guadalajara, situándose Marchamalo en su cruce, lugar de nuestra ubicación actual.

Lugar de descanso de viajeros y comerciantes, primero romanos, después árabes y cristianos, el tránsito a través de nuestra población siempre ha supuesto una fuente de riqueza comercial, especialmente evidenciada en la existencia de numerosas posadas y, más tarde, en la implantación de numerosos hornos de pan que harían famoso este producto marchamalero en todo el entorno de Guadalajara.

Durante toda su historia el comercio local siempre ha gozado de buena salud en Marchamalo, reforzado por la condición del municipio como cabecera en su entorno más próximo, circunstancia que ha cambiado paulatinamente en los últimos tiempos.

Sin embargo, el pequeño comercio todavía cuenta con una significativa presencia en Marchamalo, abarcando un amplio espectro de servicios y venta de una buena diversidad de productos.

Gran variedad de tiendas de alimentación, carnicerías, pescaderías, fruterías y panaderías pueden encontrarse por todo el municipio, además de otros servicios comunes, como peluquerías, centros de estética, dentistas, veterinarios, farmacias, herbolario, ferretería, papelería, librería, quiosco, óptica, gasolinera, joyería, academia, diferentes entidades financieras y hasta una gestoría.

La mayor parte de los comercios locales se hallan en el entorno de la Plaza Mayor y en el eje que supone la carretera CM-1002, que divide el municipio en dos mitades prácticamente iguales, siendo las zonas más transitadas.

Además, en los últimos años han abierto sus puertas dos supermercados de tamaño medio, uno en cada extremo de esta carretera, en la entrada o salida del municipio.

Fiestas[editar]

  • Primer fin de semana de mayo: fiestas patronales en honor al Santísimo Cristo de la Esperanza.
  • Tercer fin de semana de agosto: fiestas de verano.

Demografía[editar]

El 1 de enero de 1999, Marchamalo pasó a ser municipio independiente, después de haber pertenecido a la ciudad de Guadalajara, como Entidad de Ámbito Territorial Inferior al Municipio, durante varias décadas. Por este motivo, algunos censos del siglo XX no muestran la población de la localidad.

Evolución demográfica en Marchamalo 1842-2016
1842 1877 1887 1897 1900 1910 1920 1930 1940 1950 1960 1970 2000 2001 2002 2003 2004 2005 2006 2007 2013 2015 2016
1080 1101 1149 1192 1232 1324 1360 1493 1644 1746 1913 2607 4299 4303 4337 4363 4548 4700 4790 5047 6593 6750 7200

Notas[editar]

  1. La Tribuna de Guadalajara. «Los seis nuevos mancomunados se sientan en una asamblea histórica». Archivado desde el original el 24 de noviembre de 2015. Consultado el 24 de junio de 2009. 
  2. La Crónica de Guadalajara. «El municipio de Marchamalo se incorpora a la Mancomunidad Vega del Henares». Consultado el 11 de febrero de 2009. 

Bibliografía[editar]