Manzana (urbanismo)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Diseño urbano en manzanas o cuadras, Manhattan.

Se denomina manzana a un espacio urbano delimitado por calles por todos los lados. En algunos países la palabra manzana puede hacer referencia también a cada uno de los lados que constituyen la misma. Es decir, que se denomina manzana tanto al bloque urbano de varios lados como también a la distancia que hay de una esquina a la siguiente. En otros países, se diferencia entre el primer concepto y el segundo, denominando a este último cuadra, existiendo por lo general cuatro cuadras en cada manzana.[1]

La manzana puede estar edificada o destinada a la edificación. Su forma mayoritaria es la cuadrangular, pero en las ciudades antiguas, sobre todo de Europa y los países de África del Norte, Oriente Medio y algunos ejemplos de Asia Central, puede adoptar formas muy tortuosas y variadas.

La ciudad de Madrid (España) es un ejemplo de mezcla de diseños, con todo el casco viejo completamente irregular, zonas lineales como la Ciudad Lineal o el barrio de Salamanca y nuevos barrios donde se entremezclan formas cuadradas, hexagonales, etc.

Generalmente, en las ciudades diagramadas según el diseño de damero, miden 100 metros, aunque en muchas ciudades, especialmente en Europa, las cuadras son totalmente irregulares. En Manhattan (Nueva York, Estados Unidos de América) y Bogotá (Colombia), es conocido el diseño urbano en manzanas regulares. Los recortes que en ocasiones se realizan en las esquinas de las manzanas (Ensanche de Cerdá en Barcelona, el barrio de Salamanca en Madrid, etc.) se denominan chaflanes u ochavas.

Etimología[editar]

El término "manzana" para referirse a un conjunto de varias casas contiguas que forman una isla rodeada por calles ya se utilizaba en el idioma español al menos desde la primera mitad del siglo XVII en adelante,[2][3][4]​ y figura en el Diccionario de autoridades de 1734.[5]​ Un término antiguo para denominar esta manzana de casas en español es el de isla.[6]

Según el Diccionario de la lengua española el término "manzana" en urbanismo tiene la misma etimología que el término manzana para referirse al fruto del manzano. Es decir, su uso en urbanismo se trataría de una metáfora, y vendría del término en desuso mazana, resultado de abreviar el término latino Mattiāna mala ("manzanas de Matio"). Matio a su vez, deriva del latín Caius Matius (Gayo Macio), nombre de un tratadista de agricultura romano del siglo I a. C. amigo de Julio César.[7]​ Otros cognados con el mismo origen son maçã en portugués y mazá en gallego, aunque estos no tienen la acepción urbanística. Según el etimólogo Joan Coromines, incluso la palabra mansana en catalán sería un castellanismo y, por tanto, tendría el mismo origen.[8]​ Existe la creencia de que Ildefonso Cerdá, un célebre urbanística por sus estudios para la reforma de Barcelona, creador del Plan Cerdá, popularizó el término "manzana" cuando diseñó la disposición del entramado de bloques y calles del ensanche barcelonés, sin embargo, el término que él propuso para manzana fue "intervía".[9]

Curiosamente, el uso de "manzana" (fruta) usada en español como una metáfora para referirse a un bloque de casas es bastante singular si lo comparamos con los términos equivalentes en las lenguas de su entorno. En francés y en italiano encontramos las metáforas pâté de maisons e isolato respectivamente. En otros idiomas encontramos términos que utilizan el concepto de "bloque", por ejemplo: bloco en portugués, (Häuser) Block en alemán, block (of houses) en inglés, huizenblok en neerlandés o blok en polaco.[10]

El lingüista Juan Ramón Lodares Marrodán propone otros dos posibles orígenes para el término "manzana" usado en urbanismo. En ambos este no se trataría de una metáfora sino de un homónimo. Según Lodares, o bien procede de alguno de los derivados del francés maçon ("albañil") que tuvieron el significado de "edificio" (maçonne, maçonneis, maçoune), o bien procede de uno de los derivados del francés maison ("casa") como maisonneis, maisonemet o manzena. Estas derivaciones se producirían a través de un procedimiento de etimología popular: el extranjerismo no se asimila bien y se trata de comprender asociándolo a otra palabra más corriente que fonéticamente se le parece.[10][11]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Glosario de urbanismo Consultado en septiembre de 2018
  2. Ángel González Palencia, ed. (1942). «Mayo. Año de 1627». Noticias de Madrid, 1621-1627. Madrid. «A 10, amaneció en casa de un barbero, en la Plazuela de los Herradores, una campana, y en el portalón un altar que había hecho los padres de la Compañía de Jesús para fundar allí una iglesia, de que había de ser patrón el duque de Lerma, que les compró toda aquella manzana para labrar la casa profesa.» 
  3. Ceán Bermúdez, Juan Agustín (1804). «I». Descripción artística de la catedral de Sevilla. Sevilla. pp. 1,2. «Todo junto forma una isla ó manzana, rodeada de una espaciosa lonja, á la que se sube por escalinatas ó gradas en las fachadas del norte, poniente y parte de levante». 
  4. Cabrera de Córdoba, Luis (1857). «Año de 1609». Relaciones de las cosas sucedidas en la corte de España, desde 1599 hasta 1614. Madrid: Imprenta de J. Martín Alegría. p. 359. «Pasa adelante la compra de las casas que están de frente las Descalzas franciscas, con todas las demás de aquella manzana, para hacer un palacio muy grande el duque de Lerma». 
  5. Diccionario de autoridades. Tomo IV. Madrid. 1734. 
  6. Covarrubias Orozco, Sebastián (1611). Tesoro de la Lengua Castellana o Española. Madrid. p. 508. «No solo se llaman islas las que estan cercadas de aguas, pero tambien las casas que estan edificadas sin que otra ninguna se les pegue, siendo essentas de todas partes». 
  7. Real Academia Española y Asociación de Academias de la Lengua Española (2014). «manzana». Diccionario de la lengua española (23.ª edición). Madrid: Espasa. ISBN 978-84-670-4189-7. Consultado el 28 de diciembre de 2020. 
  8. Sabater i Siches, Ernest (1991). Ni Heavy, Ni Light: Català Modern (en catalán). Editorial Empúries. p. 73. ISBN 8475963013. 
  9. Cerdá, Ildefonso (1867). «Capítulo III». Teoría general de la urbanización. Tomo 1. Libro III. Madrid. pp. 528-530. 
  10. a b Lodares Marrodán, Juan Ramón (1992). «Los dos orígenes de manzana "bloque de casas"». En Real Academia Española, ed. Boletín de la Real Academia Española 72 (255): 51-62. ISSN 0210-4822. Consultado el 27 de diciembre de 2020. 
  11. Fernández López, Justo. «Manzana en su acepción urbanística». www.hispanoteca.eu. Consultado el 28 de diciembre de 2020.