Gestación subrogada

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Madre de alquiler»)
Saltar a: navegación, búsqueda

La gestación subrogada, maternidad subrogada, gestación por sustitución, vientre de alquiler o subrogación es la práctica por la que una mujer gesta un hijo para otra persona o pareja.

Desde su comienzo como práctica comercial en los años 1970, la gestación subrogada suscita fuertes controversias éticas, legales y sociales.[1]​ Las distintas posiciones respecto a la subrogación se diferencian principalmente entre aquellas que la consideran como un derecho reproductivo o el ejercicio de la libertad individual[cita requerida] y las que la consideran una forma de explotación relacionada con cuestiones de clase social, etnia y raza.[2]

Tipos[editar]

Tradicional o gestacional[editar]

Hay dos tipos de subrogación según la relación genética de la madre gestante con el hijo: la subrogación tradicional (o parcial) y la subrogación gestacional (o plena). En la subrogación tradicional la madre gestante aporta sus propios óvulos y, por lo tanto, tiene una relación genética directa con el hijo. La fecundación se puede realizar de forma natural o, como es más habitual en la actualidad, mediante inseminación artificial.[3][cita requerida] En la subrogación gestacional la madre gestante no tiene relación genérica directa con el hijo. En este caso se utiliza la fecundación in vitro con óvulos y esperma de terceros. Normalmente el esperma es aportado por el padre intencional mientras que los óvulos los aporta la madre intencional o una donante.[4]

Comercial o altruista[editar]

Es habitual distinguir los casos de subrogación según la presencia de motivación económica. Se conoce como subrogación comercial aquella en la que la madre gestante participa por una contraprestación económica, mientras que se conoce como subrogación altruista aquella que se realiza de forma altruista.[cita requerida]

En la práctica, en la subrogación altruista la madre recibe una compensación económica aunque restringida a ciertos conceptos como compensación por molestias físicas, gastos médicos o los ingresos no recibidos al no poder trabajar durante un periodo.

La ESHRE considera que «[e]l pago por los servicios es inaceptable; sólo el reembolso de los gastos razonables y de compensación por pérdida de ingresos reales deben ser considerados».[5]​ Esta es la línea seguida por la mayoría de las sociedades y autoridades en la materia, como la American Fertility Association.[6]​ El Comité de ética de la ASMR ha editado una guía[7]​ en la que se señala que las gestantes deben recibir una justa y razonable compensación económica, que no interfiera con factores que sean problemáticos desde la perspectiva de la justicia social.

Según las corrientes a favor de la práctica, lo que es razonable depende en un equilibrio que prevenga la mercantilización, que impida utilizar la subrogación para “evitarse” las molestias de un embarazo y otros tipos de banalización, y por otro compense el tiempo, los inconvenientes, los riesgos y las molestias asociadas con el embarazo, el parto y el puerperio.

Sin embargo, la filósofa Sylviane Agacinski, perteneciente al movimiento internacional StopSurrogacyNow, ha llamado la atención sobre la idea de que "Dondequiera que se da esta práctica hay siempre un mercado, nunca es gratuito.”

Para los reglamentaristas, la compensación es coherente con el reconocimiento de que la compensación por la donación de gametos es ética.[8][7]​ Es también coherente con la compensación por otras situaciones, tales como la participación en la investigación médica[9]​ en la que los individuos reciben una reparación por las actividades de tiempo, el estrés, el esfuerzo físico que exigen y el riesgo que implican los estudios en voluntarios sanos. Para ellos, la compensación debe ser proporcional al tiempo invertido y basarse en: duración de exámenes y valoración previa de la gestante, número de ciclos hasta lograr gestación, la duración del embarazo y puerperio, los riesgos para el empleo, las cargas en otros miembros de la familia, las complicaciones médicas o quirúrgicas asociadas, etc.

Extrafamiliar o intrafamiliar[editar]

En algunos casos se dan acuerdos de subrogación dentro de la propia familia. Esto plantea algunos problemas adicionales a nivel médico y ético, especialmente en aquellos casos en los que la relación genética resultante fuese equivalente a la de relaciones de incesto o consanguinidad de primer grado. Aun no mediando dinero de por medio, puede existir coerción o presión moral sobre la madre gestante, especialmente en el caso de hijas y hermanas.[10]

Historia[editar]

Desde la antigüedad[editar]

Las raíces de la subrogación tradicional se remontan a la antigüedad. Habitualmente se cita un pasaje de la Biblia[11][12]​ en el que Sara, al no poder concebir, ofrece a su marido Abraham utilizar a su esclava Agar para tenerlo.[13]​ Sin embargo, dado que esta práctica implicaba el adulterio, ha sido tabú y generalmente relegada al ámbito familiar.[cita requerida]

La subrogación parcial: desde 1970[editar]

En los 1970, gracias a la inseminación artificial se abrió una nueva oportunidad para el negocio de los vientres de alquiler. Uno de los pioneros de este negocio en Estados Unidos fue el abogado Noel Keane. En 1976, Michigan, un conocido preguntó a Keane si podía conseguir que una mujer fuese inseminada por un hombre y gestase un bebé para él. Keane puso un anuncio en periódicos para estudiantes y contactó con una mujer dispuesta a dicho acuerdo. Fue entonces cuando Keane negoció y escribió el primer acuerdo formal entre una pareja casada y una madre sustituta en Estados Unidos. Keane abrió una clínica para dedicarse al negocio de los vientres de alquiler.[14][15]

En 1984, en Nueva Jersey, Mary Beth Whitehead contactó, por un anuncio en prensa, con el Centro de Infertilidad de Nueva York, dirigido por Keane. En este caso, una pareja (los Sterns) llegaron a un acuerdo de subrogación por el que la Whitehead se sometería a un proceso de inseminación artificial con el esperma de William Stern. Whitehead dió a luz en 1986 y entregó el bebé, conocido a partir de entonces como Baby M. Un día después de la entrega, Whitehead se arrepintió e intentó recuperarlo. En 1987 los juzgados dieron validez al acuerdo de subrogación y concedieron la custodia legal a los Stern. Un año después, en 1988 la Corte Suprema de Nueva Jersey revocó la validez del acuerdo de subrogación pero mantuvo la custodia legal para los Sterns considerando que era en el mejor interés para el niño y concedió a Whitehead un régimen de visitas.[16][cita requerida]

En 1988, debido a la repercusión del caso Baby M, el estado de Michigan aprobó una ley para prohibir completamente los vientres de alquiler. Lo cual llevaría a Keane a cerrar su clínica en Michigan y continuar el negocio en otros estados.[17]​ Entre 1976 y 1997, Keane arregló alrededor de 600 acuerdos de este tipo,[15]​ en los que él cobraba 10.000 dólares y la madre sustituta otros 10.000 dólares, además de unos 5.000 dólares en gastos médicos.[14]

Desde entonces, surgieron en Estados Unidos muchas otras agencias de vientres de alquiler. El fenómeno empezó a ser llamado «subrogación».[cita requerida]

La subrogación gestacional: desde 1980[editar]

A partir de los años 1980, los avances tecnológicos de la fecundación in vitro permitieron un nuevo tipo de subrogación: la subrogación gestacional. Esta se caracteriza por divir los roles de la madre biológica en dos: la madre gestante y la madre genética. La madre genérica, que puede ser madre intencional o una donante, aporta sus óvulos que son fecundados in vitro con el esperma de un padre intencional o un donante. Los embriones son transferidos a la madre gestante, que gesta y pare al niño sin tener ninguna relación genética con este. Esta posibilidad fue ganando popularidad respecto a la subrogación tradicional, ya que la falta de relación genética de la madre gestante reduce los problemas legales en la filiación y podría hacer que esta desarrolle en menor medida un sentimiento maternal hacia el hijo.

El primer caso publicado de subrogación gestacional se dió en 1984 cuando una pareja recurrió a una amiga para gestase para ellos.[18]

En 1994 se dio a conocer el primer caso de subrogación gestacional en India. Desde entonces la subrogación gestacional comercial en India fue en aumento[19]​ debido a distintos factores. Por un lado, tras en 2003 comenzó un plan gubernamental para promocionar el país como destino turismo médico con incentivos financieros y visados especiales.[20]​ Por otro lado, los costes son mucho más bajos que en los países de origen (entre 59.000 y 80.000 dólares en Estados Unidos y entre 10.000 y 35.000 dólares en India).[21]​ Además, también jugó un importante factor el hecho de que las leyes en la mayoría de los países occidentales eran más restrictivas que en India.[22]

Mientras que la subrogación tradicional ha ido cayendo en desuso, la subrogación gestacional gana popularidad cada año. La aceptación social también ha ido en aumento, a diferencia de lo que ocurría con la subrogación tradicional. Sin embargo, la subrogación está prohibida o altamente restringida en la mayoría de los países industrializados, con la notable excepción de algunos estados de Estados Unidos. Por otro lado, algunos países como India, Ucrania, Georgia o Nepal carecen o han carecido hasta recientemente de regulación suficiente. Esto, junto a los bajos costes respecto a países más ricos, los han convertido en destinos de turismo reproductivo.

En la actualidad, existen procesos de regulación en distintos países europeos.

Técnicas[editar]

Inseminación artificial[editar]

La inseminación artificial es la técnica aplicada en el caso de la subrogación tradicional o parcial. Los métodos más simples de inseminación artificial (tanto con semen de la pareja como de donante) consisten en observar cuidadosamente el ciclo menstrual de la mujer, depositando el semen en su vagina justo cuando un óvulo es liberado. Procedimientos más complicados, como depositar los espermatozoides directamente en el útero, son empleados según cada caso y aumentan la probabilidad de que la fecundación tenga éxito.

Fecundación in vitro[editar]

La técnica de reproducción asistida que hace posible la subrogación gestacional es la fecundación in vitro (FIV o IVF por sus siglas en inglés). Esta es una técnica por la cual la fecundación de los ovocitos por los espermatozoides se realiza fuera del cuerpo de la madre. El proceso implica el control hormonal del proceso ovulatorio, extrayendo uno o varios ovocitos de los ovarios maternos, para permitir que sean fecundados por espermatozoides en un medio líquido. El ovocito fecundado puede entonces ser transferido al útero de la mujer, en vistas a que anide en el útero y continúe su desarrollo hasta el parto.

Proceso legal[editar]

Filiación[editar]

Son numerosas las guías elaboradas para la práctica de las técnicas de reproducción asistida, en general, y la gestación por sustitución en particular, como la canadiense “Gestación por sustitución: Una Guía para Proveedores de Cuidado Prenatal Salud de Canadá” aparecida en 2007[23]​ o la elaborada por la Federación Internacional de Ginecología y Obstetricia (FIGO)[24]​ en 2008. Se[¿quién?] está generando también una amplia documentación en países donde su prohibición está muy asentada como Francia.[25]​ Todos estos trabajos tienen una línea común, a la luz de las nuevas tecnologías, el parentesco social y la intencionalidad, hay una problemática fundamental, la determinación de la filiación. Precisamente por esto, se[¿quién?] considera fundamental la clarificación de la terminología con palabras que no tengan imparciales que dignifiquen la técnica[26]​ y a la mujer que gesta.

Usuarios[editar]

La subrogación es vista, normalmente, como solución de último recurso para tener hijos. Las parejas heterosexuales que recurren a la subrogación citan habitualmente la infertilidad como principal motivo y descartan la adopción, bien porque no desean recurrir a esta o bien porque no son aptos. Más allá de la infertilidad, también recurren a la subrogación parejas gais.[2]​ En menor medida, es también una opción para padres solteros. Las parejas lesbianas rara vez recurren a la subrogación.

Aunque en la actualidad es minoritario, hay mujeres que recurren a la subrogación por motivos sociales como no perjudicar su carrera o mantener la figura.[27]

Situación por país[editar]

Regulación legal de la gestación subrogada en el mundo:      Legal las formas retribuida y altruista      Sin regulación legal      Legal sólo de forma altruista      Permitida entre familiares hasta segundo grado de consanguinidad      Prohibida      No regulada/situación incierta

Existe una gran diversidad de regulaciones entre los distintos países. Entre los países europeos que prohíben expresamente la gestación por sustitución se encuentran España,[28]​ Francia, Italia, Alemania, Suiza y Suecia. Entre los que la han dotado de un marco legal se encuentran: Portugal,[29]Grecia, Reino Unido, Bélgica[30]​ y Países Bajos.,[31]​ aunque con distintos matices. Así, por ejemplo, en Bélgica se exige que sea altruista, que haya una relación biológica de alguno de los dos padres, y que no haya sido posible la maternidad con alguna de las técnicas de reproducción asistida.[30]​ Igualmente en los Países Bajos, es nulo el contrato comercial, sólo puede ser altruista, la gestante puede quedarse con el hijo, el material genético debe provenir del padre y la madre intencionales, y deben ser aprobados por una Comisión Nacional[31]

Algunas iniciativas ciudadanas se oponen a la subrogación por considerar que se basa a menudo en la explotación de las mujeres más desfavorecidas. Entre ellas, una declaración conjunta de la Asamblea General en 2011,[32]​ del Lobby de Mujeres Suecas y sus organizaciones miembro declararon su apoyo a la Resolución del Parlamento Europeo de 5 de abril de 2011, sobre las prioridades y líneas generales del nuevo marco político de la UE para combatir la violencia contra las mujeres (2010/2209 (INI)). La resolución aprobada establece que la subrogación es una explotación del cuerpo de la mujer y sus órganos reproductivos.

Francia ha sido muy activa en este debate planteando una campaña internacional en apoyo de la decisión del Gobierno francés que ha legislado para evitar otorgar la nacionalidad a los niños concebidos por esta técnica con el fin de desincentivar esta práctica entre los ciudadanos franceses.[33]

Estados Unidos[editar]

En los Estados Unidos, tuvo repercusión pública el caso "Baby M", en el que la madre biológica de Melissa Stern ("Baby M"), nacida en 1986, rehusó ceder la custodia de Melissa a la pareja con la que había hecho un contrato.[34]​ El tribunal de Nueva Jersey otorgó la custodia a los padres biológicos. Pero la idea ha ganado aceptación y en la actualidad en ocho estados de los Estados Unidos hay leyes que permiten los contratos de gestación. El Estado de California, en EEUU, fue pionero en la regulación de este proceso que en la actualidad cuenta con todas las garantías legales y pleno respaldo del sistema judicial de los EEUU.

India[editar]

El proceso de gestación subrogada tiene un coste de entre 20.000 y 40.000 dólares. Su legislación es muy flexible desde 2002 e incluso en 2008 la Corte Suprema de la India en el caso Manji sentenció que la maternidad comercial estaba permitida. De esta forma India se convirtió en receptor de numerosos procesos de subrogación,[35]​ sin embargo desde julio de 2013 una nueva directriz prohíbe la gestación subrogada a homosexuales, solteros extranjeros y parejas de países en los que esté prohibida esa práctica.[36]

Ucrania[editar]

La maternidad subrogada, incluso la comercial, es plenamente legal en Ucrania. El nuevo Código de Familia de Ucrania (art. 123, punto 2) dispone que, en caso de que el embrión generado por los cónyuges sea transferido a otra mujer, precisamente los cónyuges serán los padres del niño, incluso en los programas de gestación por sustitución. El punto 3 de dicho artículo consagra a los cónyuges la posibilidad de realizar la fecundación in vitro con ovocitos donados. En cualquier caso, se considerará que el embrión procede de los cónyuges. De tal modo, habiendo dado su consentimiento a la aplicación de las técnicas de reproducción asistida, los cónyuges ejercerán sin limitación alguna la patria potestad sobre los niños nacidos a consecuencia de dichas técnicas. El aspecto médico de esta cuestión viene regulado por la Orden del Ministerio de Salud de Ucrania nº 771, de 23.12.2008.

Después del nacimiento la pareja obtiene el certificado ucraniano de nacimiento, en el cual los dos constan como padre y madre. En caso de que han recurrido a una donación, no tiene importancia alguna la relación genética “incompleta” con el nacido.

Federación Rusa[editar]

La maternidad subrogada, incluso la comercial, es legal[37]​ en Rusia y es accesible para prácticamente todos los mayores de edad que desean ser padres.[38]​ Hay ciertas indicaciones médicas para acudir a la gestación por sustitución: ausencia del útero, malformaciones del útero o del cérvix, sinequia uterina, enfermedades somáticas en las cuales está contraindicado el embarazo, reiterados intentos fallidos de FIV cuando se generan embriones de alta calidad pero, una vez transferidos, no se consigue el embarazo [4].

En Rusia el primer programa de gestación por sustitución fue llevado a cabo en 1995 en el Centro de FIV adjunto al Instituto de Obstetricia y Ginecología de San Petersburgo.[39]​ En general, los rusos ven con buenos ojos la maternidad subrogada: los recientes casos de un célebre cantante y una famosa mujer de negocios que acudieron abiertamente a madres de alquiler recibieron una cobertura mediática favorable.

Algunas mujeres rusas como Ekaterina Zakharova,[40]Natalija Klimova,[41]Lamara Kelesheva[42]​ fueron abuelas mediante programas de fecundación post-mortem: sus nietos fueron concebidos y gestados por madres de alquiler después de que fallecieran sus hijos.

La inscripción registral de los niños nacidos a través de la maternidad subrogada se rige por el Código de Familia de Rusia (artículos 51 y 52) y la Ley de Actos del Estado Civil (artículo 16). La madre de alquiler tiene que dar su consentimiento para que sea registrado el nacido. No se requiere para tal efecto ni una resolución judicial ni el procedimiento de adopción. El nombre de la madre de alquiler nunca consta en el certificado de nacimiento. No es obligatorio que el niño tenga el vínculo genético con por lo menos uno de sus padres comitentes.

Los niños nacidos de vientres de alquiler por encargo de personas solteras o parejas de hecho heterosexuales se inscriben por analogía de ley (artículo 5 del Código de Familia), para lo cual puede necesitarse una resolución judicial. El 5 de agosto de 2009 un juzgado de San Petersburgo resolvió de forma definitiva los debates sobre si una mujer soltera puede recurrir a la gestación por sustitución, obligando al Registro Civil a inscribir a Natalia Gorskaya, de 35 años de edad, como la madre de su “hijo probeta”.[43]

El 4 de agosto de 2010 un juzgado de Moscú dictaminó que un hombre soltero que había contratado un programa de gestación por sustitución con donación de óvulos podía ser registrado como el padre de su hijo, convirtiéndolo en el primer hombre en Rusia que defendió por vía judicial su derecho a ser padre.[44]​ La filiación materna del niño no constaba en el certificado de nacimiento, el padre fue registrado como su único ial, pueden ejercer en Rusia su derecho a ser padre o madre a través de la gestación subrogada, por ejemplo en el caso singular de un vecino de San Petersburgo quien fue reconocido como el único padre de sus mellizos nacidos por una madre subrogada.[45]

La legislación liberal ha convertido a Rusia en un destino atractivo para los “turistas reproductivos” que viajan al extranjero en busca de las técnicas no disponibles en sus respectivos países. Los padres intencionales van a Rusia cuando, por edad avanzada, necesitan una donación de óvulos o buscan un vientre de alquiler. En Rusia los extranjeros gozan de los mismos derechos a la reproducción asistida que los rusos. Dentro de los tres días siguientes al parto la pareja comitente obtiene el certificado ruso de nacimiento, en el cual los dos constan como padre y madre.[46]

Unión Europea[editar]

La gestación subrogada no está regulada a nivel europeo.

El Parlamento Europeo, en el Informe anual de 2014 sobre los derechos del hombre y la democracia y sobre la política de la UE en esta materia, “Condena la práctica de la gestación por sustitución, que es contraria a la dignidad humana de la mujer, ya que su cuerpo y sus funciones reproductivas se utilizan como una materia prima; estima que debe prohibirse esta práctica, que implica la explotación de las funciones reproductivas y la utilización del cuerpo con fines financieros o de otro tipo, en particular en el caso de las mujeres vulnerables en los países en desarrollo”.[47]

Posteriormente el Parlamento Europeo, en la Resolución del Parlamento Europeo, de 5 de julio de 2016, sobre la lucha contra la trata de seres humanos en las relaciones exteriores de la Unión, matiza la condena a la trata de seres humanos para la gestación subrogada forzosa e insta a los Estados miembros a analizar las implicaciones de sus políticas reproductivas restrictivas. [48]

España[editar]

En España los contratos de gestación por sustitución son nulos de pleno derecho, de manera que la filiación corresponde a los padres biológicos, según el artículo 10 de la Ley 14/2006, de 26 de mayo, sobre técnicas de reproducción humana asistida.[49]​ Sin embargo, en España, la filiación de un niño nacido mediante gestación subrogada, a favor de los padres intencionales es posible si se cumplen una serie de requisitos recogidos en la Instrucción del 5 de octubre de 2010 de la Dirección General de los Registros y del Notariado, sobre el régimen registral de la filiación de los nacidos mediante gestación por sustitución.[50]

En España es a partir del denominado caso cero en 2009 cuando cobra relevancia por la universalización de su práctica y porque ha dejado de ser un procedimiento reproductivo que se ocultaba, a veces incluso a la propia familia. [51]

Grecia[editar]

En 2002 se introdujo en Grecia la ley 3089/2002 sobre reproducción humana asistida médicamente que incorporaba reglas específicas para permitir la subrogación, dándole un marco legal y regulando la transferencia de filiación.[52]

Las leyes griegas regulan esta técnica solamente en el caso de que no haya ningún vínculo genético entre la gestante y el o los embriones. Además solo pueden acceder a ella mujeres con pruebas médicas que confirmen la imposibilidad de gestar por sí mismas. Adicionalmente ambas mujeres implicadas en el proceso deben ser residentes en Grecia.

En 2014 Grecia traspasó una nueva frontera en su legislación en materia de reproducción asistida, al suprimir la obligación de contar con una residencia permanente en el país a las madres de alquiler y a las parejas con problemas de fertilidad.[53]

Reino Unido[editar]

La gestación subrogada en Reino Unido está regulada por la Ley de Acuerdos de Surrogación de 1985[54]​ y Ley de Fertilización Humana y Embriología de 1990.[55]​ La ley prohíbe la gestación subrogada comercial, incluyendo las actividades intermediación. No es posible forzar legalmente el cumplimiento de los acuerdos de gestación subrogada, por lo que la gestante mantiene los derechos de maternidad sobre el hijo independientemente del acuerdo firmado.

Si hay consentimiento de la madre gestante, es posible transferir la filiación del hijo mediante una Orden Parental o una Orden de Adopción. Algunas de las condiciones para conseguir una Orden Parental son:[52]

  • Los solicitantes deben estar casados, en una unión civil o en convivencia (incluyendo parejas del mismo sexo). Las personas solteras no puede solicitarla.
  • El embarazo no puede haberse producido mediante contacto sexual.
  • El niño debe vivir con los padres intencionales desde el nacimiento de este.
  • En el momento de la solicitud de transferencia al menos uno de los padres intencionales debe estar domiciliado en el Reino Unido.
  • Los solicitantes deben tener al menos una conexión genética parcial con el niño.
  • La solicitud debe realizarse durante los 6 meses que siguen al nacimiento del niño.
  • La gestante no puede dar su consentimiento a la transferencia hasta al menos 6 semanas después del nacimiento.
  • Se debe demostrar que no ha habido ningún intercambio de dinero o beneficio que se salga de los gastos razonables del proceso.

Portugal[editar]

En Portugal existía un proyecto de ley en estudio desde 2014, finalmente se materializó en el Decreto N.º 27/XIII que se aprobó el día 13 de mayo de 2016 con el apoyo del Bloco de Esquerda. Sin embargo, el presidente Marcelo Rebelo de Sousa lo vetó el 7 de junio de 2016 entendiendo que no daba garantías suficientes para el bebé o la gestante.[56]​ Finalmente, el 30 de julio de 2016 promulgó la norma que establecía la gestación subrogada altruista para mujeres que carecen de útero o que demuestren no poder llevar a cabo un embarazo.[29]

El 1 de agosto de 2017 entra en vigor la ley 25/2016 del 22 de agosto que regula la gestación por sustitución o gestación subrogada para mujeres que no pueden quedarse embarazadas por ausencia de útero, que sufran algún tipo de lesión o dolencia en ese órgano que se lo impida o cuando "la situación clínica lo justifique". Esta regulación deja de lado a los homosexuales, que no podrán acceder a este tratamiento.

El artículo 8 de la nueva norma prohíbe cualquier tipo de pago o la donación de cualquier bien o cuantía de los beneficiarios a la gestante excepto el valor correspondiente a los gastos derivados del acompañamiento de salud, incluidos los transportes, siempre que esté debidamente justificado.

Aspectos psicosociales[editar]

Las situaciones y tesituras, psicológicas o sociales, asociadas a la gestación por sustitución, se encuentran en un activo proceso de estudio, aunque ya se conocen muchos datos. Se han insinuado posibles conflictos que pueden afectar a cada uno de los implicados en el proceso.

Padres intencionales[editar]

Los avances en la tecnología de reproducción asistida, como la donación de óvulos y gestación subrogada, ha introducido a una nueva cohorte de padres y nuevas constelaciones familiares.[57]​ Dentro del contexto apropiado (asesoramiento, implicación, protocolos de detección de anomalías), generalmente se experimenta como un procedimiento positivo, lo cual es comprensible ya que es su única oportunidad de ser padres. Además las relaciones con la gestante subrogada son buenas en general y se mantienen a lo largo del tiempo.[58]​ Sin embargo, en algunas ocasiones surgen dificultades, sobre todo en caso de requerirse la donación de gametos. La sensación de “fracaso” puede aparecer y debe ser corregida, si bien tal situación es poco frecuente.[58]​ Se han estudiado los teóricos problemas derivados de las nuevas tecnologías, en relación con consecuencias negativas para la relación padre-hijo o el ajuste psicológico del niño. Los datos señalan que tales efectos negativos son, hasta ahora, infundados.[59]​ Otro posible punto de preocupación es la estabilidad de las parejas en las familias creadas por inseminación artificial, donación de óvulos y subrogación. Los trabajos a largo plazo, con seguimiento a hasta 10 años, no ha encontrado diferencias entre familias creadas a través de técnicas de reproducción asistida o no.[60]

Hijo/a[editar]

La situación y evolución del menor es fuente de inquietud y por ello se multiplican los estudios, creciendo la información disponible a buen ritmo en los últimos años.[61]​ Algunos riesgos son conocidos: riesgo de rechazo o riesgo de ser objeto de un conflicto entre las partes, pero son una auténtica rareza. Lo que sí parece evidente, en estudios a largo plazo, es que el conocimiento de la propia historia es importante y este conocimiento no se produce igual para las diversas técnicas de reproducción asistida. Al parecer, el derecho del menor a conocer su origen se respeta mucho más en caso de gestación por sustitución. Un estudio examinó familias en las que los niños no tienen un vínculo, genético y/o gestacional con sus padres cuando los niños tenían 7 años de edad. Alrededor de la mitad de los niños concebidos por donación de óvulos y casi tres cuartas partes de los concebidos por inseminación artificial desconocían esta circunstancia. Por el contrario, casi todos los padres de subrogación habían dicho su hijo cómo nacieron.[62]​ Otros estudios longitudinales apoyan este punto de vista. Un reciente trabajo de 2013 ha evaluado los aspectos psicosociales en familias creadas mediante donación de gametos o subrogación, realizando un cuestionario cuando los niños tenían de 3, 7 y 10 años.[63]​ Se preguntó a los padres a la edad de 7 años si habían informado al niño de sus orígenes. Todas las familias creadas mediante subrogación habían informado del proceso, frente a solo un 30% en el caso de donación de óvulos o semen. Casi todos los padres que habían informado referían haber comenzado este proceso antes de que el niño tuviese 4 años y ninguno informó que su hijo hubiese presentado dificultades. Es más, las conclusiones de este trabajo sugieren que la relación biológica entre padres e hijos no es esencial para el ajuste positivo del niño. Varias investigaciones apoyan estos supuestos.[64][65]

Al igual que en otras situaciones, la información sobre el modo en que ha sido concebido y nacido debe ser precoz. En los estudios disponibles la edad del niño cuando se le comunica este hecho y la forma de esa comunicación condicionan su reacción. Los niños pequeños tienden a mostrar curiosidad por su progenitor genético y el deseo de descubrir más acerca de él. También los adolescentes suelen desear conocer más acerca de su donante, de modo similar a lo que se ha descrito sobre personas adoptadas que buscan a sus padres biológicos. Por el contrario, los que conocen su origen en la etapa adolescente tardía o adulta, sobre todo si el conocimiento es accidental o por circunstancias adversas, como un divorcio, parecen mostrar las respuestas más negativas con ira hacia sus padres y sentimientos de traición y desconfianza.[66][67][68][69][70]

Mención aparte merece la posibilidad de rechazo del niño, lo que es excepcional. El caso más significativo, en EE.UU., es el de un niño que nació deforme y fue rechazado por sus padres, conocido como el “caso Baby Doe” (1983). La Corte Suprema de Michigan sostuvo que, en tales casos, los padres son responsables del niño definiendo el estatus y la responsabilidad real de los padres intencionales, que lo son en toda circunstancia.

Gestante[editar]

Los estudios poblacionales señalan un cambio en la actitud hacia la subrogación debido a las intensas campañas de los lobbies pro regulación y las agencias que gestionan la subrogación[cita requerida][71][72]​ Esta popularidad ha ido pareja a otras técnicas, ya que se ha tratado de comparar con el apoyo de la reproducción asistida. Hay una gran preocupación por las repercusiones psicológicas que pueda sufrir la mujer y diversos autores recomiendan un apoyo psicológico continuado, aunque no se ha demostrado la existencia real de este riesgo ni aun para la depresión posparto, que no parece estar incrementada.[73]​ Los regulacionistas señalan que la mujer que decide ser gestante subrogada presenta unos perfiles psicológicos específicos, con gran fortaleza y a la vez sensibilidad, no experimentando grandes problemas, siempre y cuando se realice un análisis psicológico y asesoramiento adecuado y una cuidadosa selección de las candidatas.[74]​ Sin embargo, los pocos trabajos de seguimiento realizados en esta materia no permiten validar estas afirmaciones.

Son casos excepcionales aquellos que la gestante decide quedarse con el niño y casi todos los conocidos datan del inicio de la generalización de la técnica, como es el caso de «Baby M», en Estados Unidos. Las clínicas indican que los estudios más recientes no muestran especial problemática.[58][75]

Se ha cuestionado la ética del proceso al interpretarse que se hace preciso la «objetificación» de la madre sustituta para reducir la disonancia cognitiva, además de plantearse que la separación del niño de su madre gestante afectaría a los primeros estadios de desarrollo del bebé.[76]​ En un estudio de la práctica de la subrogación en la India, se han citado problemas en la madre gestante que incluyen la depresión postparto y una estigmatización social, en un contexto de explotación de aquella, generalmente de bajo nivel económico y cultural, en un mercado en el que la falta de regulación favorece el aprovechamiento de esta situación por parte de las clínicas, en detrimento de los intereses de las mujeres gestantes.[77]

Aunque las encuestas realizadas a gestantes y los estudios longitudinales no apoyan estos argumentos, cabe preguntarse qué de cierto hay en la utilización de técnicas de reducción de la disonancia cognitiva, ya que ello implicaría la desautorización de los estudios y teorías que se promueven desde la comunidad científica cercana al negocio de la gestación subrogada, poniendo en cuestión los posibles resultados, que no tendrían una base sólida para alcanzar las conclusiones y realizar guías clínicas[78]​ y que desautorizarían que tales hipótesis no sean aceptadas por la comunidad científica.

Hijo/s propio/s de la gestante[editar]

La información disponible, si bien limitada, es satisfactoria y la mayoría de los trabajos apuntan hacia la escasez de efectos negativos. Las consecuencias psicológicas para el hijo de la gestante han sido evaluadas en un estudio sobre 36 casos de hijos propios. Los hallazgos muestran que las relaciones familiares dentro de la propia familia de la subrogada son buenas y que los niños no se vean afectados negativamente como resultado de la decisión de su madre de ser una gestante por sustitución.[79]

Relaciones paterno/materno filiales[editar]

La revisión de los estudios sobre familias creadas por las nuevas tecnologías han concluido que los padres con frecuencia se encuentran emocionalmente más involucrados en la crianza del niño nacido por alguna técnicas de reproducción asistida que los padres de niños concebidos forma natural. No hay evidencia de la necesidad de ajustes psicológicos en los menores ni se encuentran diferencias reseñables entre familias creadas por reproducción natural frente a las creadas por TRA. A nivel práctico, esto quiere decir que las preocupaciones surgidas en relación a posibles consecuencias negativas en la relación padre-hijo o a ajustes psicológicos especiales en el niño carecen de fundamento.[59]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Pande, 2014, p. 3.
  2. a b Arvidsson, Anna; Johnsdotter, Sara; Essén, Birgitta (2015). «Views of Swedish Commissioning Parents Relating to the Exploitation Discourse in Using Transnational Surrogacy». PLOS ONE (en ingés) 10 (5): 1-12. doi:10.1371/journal.pone.0126518. 
  3. Pande, 2014, p. 12. «In traditional surrogacy [...] the surrogate provides the eggs as well as the womb.»
  4. Pande, 2014, p. 12. «Gestational surrogacy is a variant of surrogacy in which the surrogate conceives using in vitro fertilization with egg of the intended mother or an egg donor that has been fertilized in a petri dish with sperm provided by the intended father (or, in some cases, a donor).»
  5. Shenfield, F.; Pennings, G.; Cohen, J.; Devroey, P.; de Wert, G.; Tarlatzis, B. (1 de octubre de 2005). «ESHRE Task Force on Ethics and Law 10: Surrogacy». Human Reproduction 20 (10): 2705-2707. doi:10.1093/humrep/dei147. «Payment for services is unacceptable; only reimbursement of reasonable expenses and compensation for loss of actual income should be considered.» 
  6. AFAS Position Statements
  7. a b Consideration of the gestational carrier: a committee opinion. Ethics Committee of the American Society for Reproductive Medicine. Fertil Steril. 2013 Jun;99(7):1838-41.
  8. Ley 14/2006, de 26 de mayo, sobre técnicas de reproducción humana asistida.
  9. Art.3.8, Real Decreto 223/2004, de 6 de febrero
  10. Comité de Ética de la Sociedad Americana de Medicina Reproductiva (2012). «Using family members as gamete donors or surrogates» (PDF). Fertility and Sterility (Birmingham, Alabama) 98 (4): 797-803. 
  11. Teman, 2010, p. 1.
  12. Ekman, 2013, p. 149.
  13. Casiodoro de Reina; Cipriano de Valera (1909). «Génesis 16». Biblia versión Reina-Valera (Wikisource). 
  14. a b Kunen, James S. (30 de marzo de 1987). «Childless Couples Seeking Surrogate Mothers Call Michigan Lawyer Noel Keane—He Delivers». People (en inglés). Consultado el 2 de julio de 2017. 
  15. a b van Gelder, Lawrence (28 de enero de 1997). «Noel Keane, 58, Lawyer in Surrogate Mother Cases, Is Dead». The New York Times (en inglés). Consultado el 2 de julio de 2017. 
  16. Markens, 2007, pp. 3-4.
  17. Risen, James (28 de junio de 1988). «Michigan Outlaws Surrogate Maternity Contracts; Ban Aimed at 'Baby M' Clinic». Los Angeles Times (en inglés). Consultado el 2 de julio de 2017. 
  18. Smerdon, 2008, p. 21. «The first reported gestational surrogacy in the world occurred in 1984 when a woman without a uterus had her eggs transferred to the uterus of a friend who gave birth to the child with whom she had no genetic relation.»
  19. Smerdon, 2008, p. 22.
  20. Smerdon, 2008, p. 23.
  21. Smerdon, 2008, p. 32.
  22. Smerdon, 2008, pp. 24-28.
  23. Surrogate pregnancy: a guide for Canadian prenatal health care providers. Reilly DR. CMAJ. 2007 Feb 13;176(4):483-5
  24. To FIV or not to FIV: Will gestational surrogacy be an indication for assisted reproductive techniques? Delaisi de Parseval G. Gynecol Obstet Fertil. 2006 Sep;34(9):720-6
  25. She won't be a mother, nor a surrogate-mother. Marpeau L. Gynecol Obstet Fertil. 2009 Jun;37(6):463
  26. Richards, Sarah Elizabeth (17 de abril de 2014). «Should a Woman Be Allowed to Hire a Surrogate Because She Fears Pregnancy Will Hurt Her Career?». Elle (en inglés). Consultado el 11 de julio de 2017. 
  27. «Ley 14/2006, de 26 de mayo, sobre técnicas de reproducción humana asistida.». Artículo 10. BOE. 27 de mayo de 2010. 
  28. a b Presidente da República promulga decreto reformulado sobre gestação de substituição
  29. a b Loi relative à la maternité pour autrui
  30. a b Surrogate mothers
  31. Surrogacy motherhood–a global trade with women's bodies
  32. «Pour l’arrêt immédiat de la gestation pour autrui». Libération. 11 de mayo de 2015. Consultado el 14 de mayo de 2015. 
  33. Guzmán Ávalos, 2007, pp. 115-118.
  34. Error en la cita: Etiqueta <ref> inválida; no se ha definido el contenido de las referencias llamadas elpa.C3.ADs
  35. Articulo de El Mundo sobre gestación subrogada en la India
  36. Svitnev K. Legal regulation of assisted reproduction treatment in Russia. Reprod BioMed Online. 2010;20:892–894"
  37. Svitnev K. Surrogacy and its legal regulation in Russia. Reprod BioMed Online. 2010;20 Supplement 3. Abstracts of the 5th Congress of the World Association of Reproductive Medicine:590
  38. [1]
  39. La Historia de la Maternidad Subrogada
  40. Paternity Beyond the Grave RT (Russia Today TV)
  41. Pulya I. Posthumous Grandchildren"
  42. [2]
  43. Para ser padre no hace falta tener una esposa
  44. Un vecino de San Petersburgo fue reconocido como el único padre de sus “mellizos probeta”
  45. [3]
  46. «INFORME sobre el Informe anual sobre los derechos humanos y la democracia en el mundo (2014) y la política de la Unión Europea al respecto - A8-0344/2015». www.europarl.europa.eu. Consultado el 24 de diciembre de 2015. «114. Condena la práctica de la gestación por sustitución, que es contraria a la dignidad humana de la mujer, ya que su cuerpo y sus funciones reproductivas se utilizan como una materia prima; estima que debe prohibirse esta práctica, que implica la explotación de las funciones reproductivas y la utilización del cuerpo con fines financieros o de otro tipo, en particular en el caso de las mujeres vulnerables en los países en desarrollo, y pide que se examine con carácter de urgencia en el marco de los instrumentos de derechos humanos;». 
  47. «Resolución del Parlamento Europeo, de 5 de julio de 2016, sobre la lucha contra la trata de seres humanos en las relaciones exteriores de la Unión - A8-0205/2016». www.europarl.europa.eu. «31. Condena la trata de seres humanos para la maternidad subrogada forzosa en la medida en que constituye una violación de los derechos de la mujer y de los menores; señala que la demanda se ve impulsada por los países desarrollados a expensas de personas pobres y vulnerables procedentes, a menudo, de países en desarrollo, y pide a los Estados miembros que analicen las implicaciones de sus políticas reproductivas restrictivas;». 
  48. «Ley 14/2006, de 26 de mayo, sobre técnicas de reproducción humana asistida». 
  49. «Instrucción de 5 de octubre de 2010, de la Dirección General de los Registros y del Notariado, sobre régimen registral de la filiación de los nacidos mediante gestación por sustitución». 
  50. «La Dirección General de los Registros y del Notariado ante la gestación por sustitución». 2013. 
  51. a b Estudio comparativo de los regímenes de subrogación en los países miembros de la Unión Europea, Inglés, PDF, 2013.
  52. Grecia abre las puertas al turismo de la «fertilidad»
  53. Reino Unido (16 de julio de 1985). «Surrogacy Arrangements Act 1985» (en inglés). Consultado el 8 de abril de 2017. 
  54. Reino Unido (1 de noviembre de 1990). «Human Fertilisation and Embryology Act 1990» (en inglés). Consultado el 8 de abril de 2017. 
  55. O Presidente da República, alertando para a insuficiente proteção dos direitos da criança, promulga alargamento da Procriação Medicamente Assistida.
  56. The evolving world of ART: who are the intended parents and how are their children doing? Greenfeld DA. Minerva Ginecol. 2012 Dec;64(6):455-60
  57. a b c Surrogacy: the experience of commissioning couples. MacCallum F, Lycett E, Murray C, Jadva V, Golombok S. Hum Reprod. 2003 Jun;18(6):1334-42
  58. a b Children of the new reproductive technologies: social and genetic parenthood. Bos H, van Balen F. Patient Educ Couns. 2010 Dec;81(3):429-35
  59. Marital stability and quality in families created by assisted reproduction techniques: a follow-up study. Blake L, Casey P, Jadva V, Golombok S. Reprod Biomed Online. 2012 Dec;25(7):678-83
  60. Practitioner review: outcomes for parents and children following non-traditional conception: what do clinicians need to know? Golombok S, MacCallum F. J Child Psychol Psychiatry. 2003 Mar;44(3):303-15
  61. Secrecy, disclosure and everything in-between: decisions of parents of children conceived by donor insemination, egg donation and surrogacy. Readings J, Blake L, Casey P, Jadva V, Golombok S. Reprod Biomed Online;May2011, Vol. 22 Issue 5, p485
  62. Children born through reproductive donation: a longitudinal study of psychological adjustment. Golombok S, Blake L, Casey P, Roman G, Jadva V. J Child Psychol Psychiatry. 2013 J Child Psychol Psychiatry. 2013 Jun;54(6):653-60
  63. Non-genetic and non-gestational parenthood: consequences for parent-child relationships and the psychological well-being of mothers, fathers and children at age 3. Golombok S, Murray C, Jadva V, Lycett E, MacCallum F, Rust J. Hum Reprod. 2006 Jul;21(7):1918-24.
  64. Surrogacy families: parental functioning, parent-child relationships and children's psychological development at age 2.Golombok S, MacCallum F, Murray C, Lycett E, Jadva V. J Child Psychol Psychiatry. 2006 Feb;47(2):213-22
  65. The European study of assisted reproduction families: the transition to adolescence. Golombok S, Brewaeys A, Giavazzi MT, Guerra D, MacCallum F, Rust J. Hum Reprod. 2002 Mar;17(3):830-40
  66. Families created by assisted reproduction: parent-child relationships in late adolescence. Owen L, Golombok S. J Adolesc. 2009 Aug;32(4):835-48
  67. Review: parent-child relationships and child development in donor insemination families. Brewaeys A. Hum Reprod Update. 2001 Jan-Feb;7(1):38-46
  68. Anonymous or known donors? A brief discussion of the psychosocial issues raised by removing anonymity from sperm donors. Burr JA. Hum Fertil (Camb). 2013 Mar;16(1):44-7
  69. British women's attitudes to surrogacy. Poote AE, van den Akker OB. Hum Reprod. 2009 Jan;24(1):139-45
  70. The changing profile of surrogacy in the UK. Implications for national and international policy and practice. Crawshaw M. Blyth E. & van den Akker O. Journal of Social Welfare and Family Law (2012) 34 (3): 265–275
  71. Psychological Aspects of Surrogate Motherhood. Fazli Khalaf Z, Shafiabadi A, Tarahomi M. J Reprod Infertil. 2008;9(1):43-49
  72. Surrogacy: the experiences of surrogate mothers. Jadva V, Murray C, Lycett E, MacCallum F, Golombok S. Hum Reprod 2003;18:2196–204. Psychosocial aspects of surrogate motherhood. van den Akker OB. Hum Reprod Update. 2007 Jan-Feb;13(1):53-62.
  73. A comparison of oocyte donors' and gestacional carriers/surrogates' attitudes towards third party reproduction. Bravennan AM, Corson SL. J Assist Reprod Genet 2002;19:462–9
  74. Tieu, M. M. (2009). «Altruistic surrogacy: the necessary objectification of surrogate mothers.». Journal of Medical Ethics 35 (3): 171-175. doi:10.1136/jme.2008.024679. 
  75. Schanbacher, Kristine (2014). «India's Gestational Surrogacy Market: An Exploitation of Poor, Uneducated Women». Hastings Women’s Law Journal 25 (201). ISSN 1061-0901. 
  76. Forensic considerations of surrogacy -- an overview. Sharma BR. J Clin Forensic Med. 2006 Feb;13(2):80-5
  77. Children of surrogate mothers: psychological well-being, family relationships and experiences of surrogacy. Jadva V, Imrie S. Hum Reprod 2014 Jan;29(1):90-6

Bibliografía[editar]