Donación de ovocitos

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

La donación de ovocitos u ovodonación es el proceso por el que una mujer dona óvulos con el propósito de usarlos en alguna técnica de reproducción asistida o para investigación biomédica.

En España, la donación de óvulos es un procedimiento regulado desde 1988 que indica que debe realizarse de manera voluntaria, altruista y anónima.[1]​ Las donantes de ovocitos deben tener entre 18 y 35 años de edad[2]​ y son sometidas a estudios cuidadosos para destacar enfermedades, infecciones y trastornos genéticos. Actualmente los ciclos de reproducción asistida en España se llevan a cabo con un 70-80% de gametos propios de la pareja que se va a someter al tratamiento, y un 20-30% de gametos donados por personas ajenas a los receptores.[cita requerida]

El proceso busca llevar a cabo una fecundación, que se lleva a cabo en un laboratorio de reproducción asistida, en la que el gameto femenino es aportado por una mujer que recibirá el embrión resultante. Para que esto sea posible, los ciclos ováricos de la donante y la receptora deben estar sincronizados. Gracias a los avances de la ciencia, hoy en día podemos llegar a congelar los óvulos de modo que puedan ser utilizados posteriormente. De esta manera, para realizar la transferencia del embrión el único factor imprescindible es que el endometrio se encuentre en la ventana de implantación. En cuando al proceso, la receptora precisa recibir un tratamiento que prepare el recubrimiento uterino para recibir un embrión. Se ha de desarrollar una mucosa endometrial capaz de implantar los embriones y permitir su desarrollo, es decir, que el endometrio se encuentre en la conocida como fase lútea (momento en el que el endometrio se encuentra preparado para recibir un embrión). Esto se consigue mediante la administración de estrógenos y progesterona. En las pacientes que presentan una función ovárica normal es aconsejable administrar un análogo de la GnRH, que permite controlar los ciclos evitando la posible interferencia de las hormonas endógenas. La donante recibe una inducción del desarrollo folicular y recogida de óvulos según los protocolos habituales.

Una vez que se han obtenido los ovocitos de las donantes, se realiza una u otra técnica de reproducción asistida, dependiendo de las características seminales. Puede suceder que los óvulos restantes de un proceso de donación de ovocitos sean vitrificados para un uso posterior. Los resultados de la utilización de óvulos vitrificados son idénticos a los óvulos utilizados en fresco.[cita requerida] Está indicado en mujeres de mayor edad que presenten fallo ovárico primario o precoz u ovarios inaccesibles, con menopausia prematura o quirúrgica, que sean portadoras de una alteración genética, repetidos ciclos fallidos de fecundación in vitro (FIV) o hayan presentado pérdidas de embarazos inexplicadas y repetidas (aborto de repetición).[3]

Durante este proceso la donante puede notar síntomas similares a los del proceso de menstruación. También, aunque es muy poco frecuente debido a que la medicación que se le administra a la donante es más suave de lo habitual, existe el riesgo de sufrir Síndrome de Hiperestimulación Ovárica (SHO): dolores de cabeza intensos, vómitos, diarrea y dolor abdominal agudo.[4]

Duelo genético[editar]

El duelo genético es un proceso de incertidumbre, dolor o tristeza por el que pasa un hombre o una mujer al conocer que no va a ser capaz de tener sus propios hijos genéticos y trasmitir su carga genética (ADN). Este proceso es bastante desconocido en general, pero normalmente casi todos los padres que recurren a la ovodonación suelen pasar por él. Hay que recalcar que una madre receptora no será madre genética, pero sí biológica al haber gestado el embrión en su cuerpo. En la mayoría de los casos la mujer que desea ser madre, podrá escoger a la mujer que será la madre biológica, es decir puede elegir desde los características físicas hasta su genética.

Toda mujer que sea donante de ovocitos debe gozar de buena genética, pues será la madre biológica del niño y puede heredarle enfermedades patológicas graves.

Los psicólogos recomiendan hablar relajadamente y sin prisas sobre el tema, en especial con la pareja. Los especialistas también destacan que el objetivo es tener un hijo y disfrutar de él, por lo que cuestiones de aspecto físico deberían quedar relegadas a un segundo plano.

Relación de pareja[editar]

La donación de ovocitos u ovodonación, por motivos de infertilidad, puede afectar al ámbito personal de la pareja, así como a su relación, por el sufrimiento que conlleva el duelo genético. Por ello, es necesario el análisis de la situación, tanto de forma individual como conjunta a través del diálogo, para llegar a tomar una decisión en la que ambos estén de acuerdo. Se recomienda para este proceso el apoyo de expertos, no solo clínicos, sino psicólogos que ayuden a superar el impacto que esta situación produce para tomar la decisión con el conocimiento de otras alternativas igual de válidas que la ovodonación, como la adopción o la posibilidad de permanecer como una pareja sin descendencia.

La pareja tendrá que asumir que la imposibilidad de concebir un hijo de la forma tradicional no es un problema de la mujer, sino que tienen que afrontar la situación como un conjunto; la pareja, en su conjunto, es infértil. Este punto de vista es de vital importancia porque una de las reacciones más frecuentes es el sentimiento de culpa que experimenta la mujer al no poder ser madre, con lo que además de lidiar con su duelo genético presenta una preocupación por no poder darle a su pareja el hijo de desea.[5]

Formación de la familia[editar]

El hecho de que en la donación de ovocitos u ovodonación se use el esperma de la pareja provoca una conexión genética hacia uno de los progenitores que no comparte el otro. Esto puede producir un conflicto en la formación de la familia y en el rol maternal que tomaría la mujer en el futuro, así como en la actitud que pueda tener el hijo en futuro.[5]

Legislación[editar]

Legislación La Ley de Reproducción Asistida entró en vigor el 28 de mayo de 2006 («BOE» núm. 126, de 27/05/2006.). En ella se recoge todo lo referente a las donaciones de ovocitos en nuestro país. Esta modificación de la ley previa (Ley 45/2003) dispone, entre otros muchos aspectos, lo siguiente, siento lo más relevante:

  1. Solamente se podrán realizar técnicas de reproducción asistida cuando haya posibilidades reales de éxito y no supongan un riesgo grave en la salud de la mujer o posible descendencia.
  2. Se intentará mantener la máxima integración posible de la documentación clínica de la persona usuaria de las técnicas pero siempre manteniendo la garantía de confidencialidad de la identidad de las donantes.
  3. Los hijos nacidos o sus representantes legales pueden obtener información de los bancos de gametos siempre que no incluya su identidad. Solo se podrá conocer la identidad del donante por motivos legales, de acuerdo con las Leyes procesales penales.
  4. La donación puede ser revocable si la donante precisa de los ovocitos donados, siempre que cuando desee realizarlo los mismos sigan disponibles.
  5. No se debe alentar a la donación mediante la oferta de compensaciones económicas. Esta compensación solo debe ser originada para paliar las molestias físicas y los gastos de desplazamiento y laborables que deriven de la donación. Pero en ningún caso será permitida la donación por motivos lucrativos o comerciales.
  6. El número máximo autorizado de hijos nacidos no debe ser superior a seis, tanto propios como nacidos por fecundaciones previas. Será responsabilidad de cada centro que utilice estos gametos comprobarlo.
  7. Los donantes deben tener más de 18 años, y buen estado de salud tanto física como mental. Para ello deberán someterse a los estudios necesarios que lo demuestren. Así como estudios fenotípicos.
  8. La donación dirigida no está permitida.

¿Cuáles son las características que debe tener una mujer para poder ser donante de óvulos?

  • Debe tener una edad mayor de 18 años y menor de 35 años
  • No debe presentar enfermedades hereditarias. De hecho, no se permite que donen aquellas personas que no conozcan a miembros de su familia biológica cercana, ya que estos podrían haber sufrido ciertas enfermedades que impedirían la donación.
  • No puede presentar infecciones tales como la Hepatitis B y C, la sífilis y el VIH
  • Debe tener un buen perfil psicológico y un buen perfil de salud en general.
  • No debe tener ovario poliquístico.
  • Hay que tener en cuenta las enfermedades recesivas y cotejar con la persona que vaya a aportar el semen.

También, se tiene en cuenta que no haya tenido abortos repetitivos previamente, buena salud ginecológica y buena regulación y reserva ovárica. Otros factores son hábitos saludables y no tener tatuajes o perforaciones corporales hechos en los últimos 6 meses. .

Por todo ello la donación óvulos está bien legislada, así como puede observarse en la presente Ley.

Búsqueda receptora-donante[editar]

Para que una mujer pueda recibir los óvulos de otra mujer estas deben tener características muy similares. Tanto biológicas como el mismo tipo de sangre según la clasificación ABO, el mismo tipo de Rh, como física o externas, como la raza, el tipo de piel, la altura, el IMC, el color de ojos o de pelo, características físicas destacables... Esto se tiene en cuenta cuando la receptora es una mujer soltera.[6][cita requerida] Cuando la mujer receptora que se somete al tratamiento tiene pareja con la que compartirá al futuro bebé, las características de la donadora pueden coincidir tanto con las características de la receptora como con las de su pareja. El objetivo final es que el futuro bebé se parezca a sus padres.[cita requerida]

Además, se suele realizar un test de compatibilidad genética (CGT, siglas en inglés) entre la mujer donadora y el hombre (semen), para buscar si ambos son portadores de mutaciones recesivas, evitando de esta manera juntar un óvulo y un espermatozoides portadores ambos de la misma mutación con el objetivo de que el bebé no presente enfermedades raras (naturalmente pasa en 1-2% de los bebés nacidos). También es importante hacer este estudio en enfermedades recesivas ligadas al cromosoma X en la donante, porque en este caso las donantes que sean portadoras de mutaciones recesivas en el cromosoma X, como la hemofilia o el síndrome del X frágil, no podrán ser donantes, ya que causarían el desarrollo de la enfermedad en los descendientes varones al tener solo una copia del cromosoma X.

Periodo ventana del VIH[editar]

Cuando una mujer dona óvulos estos deberían estar vitrificados durante 6 meses antes de fecundarlos y transferirlos a la receptora. Esto es debido a que el periodo ventana del VIH es de aproximadamente 6 meses y durante este tiempo puede que la mujer donadora padezca la enfermedad pero que no sea capaz de detectarse.

Esta vitrificación durante 6 meses todavía no es obligatoria en España, ya que la técnica de vitrificación está actualmente en desarrollo y no podrá ser obligatorio hasta que todas las clínicas de reproducción asistida tengan la técnica a punto. En el caso de la donación de espermatozoides, sí que es obligatorio actualmente la congelación durante 6 meses.[cita requerida]

Proceso de donación[editar]

Para optar a ser donante de óvulos la persona debe ser menor de 35 años y mayor de 18 años. El primer paso suele ser el de hacer una entrevista personal para conocer el estado emocional de las donantes. También se deben hacer chequeos médicos para conocer la condición de la salud de la donante. En este chequeo se analizará el hemograma, los hematrocritos, el grupo sanguíneo y diversos factores de coagulación. Además, se completa un detallado análisis de distintos positivos como el VIH, el VDRL, la Hepatitis C, etc.[7]​ Por otro lado, es importante tener en cuenta los siguientes aspectos:

  • Ausencia de enfermedades hereditarias: para ello se realiza un cariotipo.
  • Estudiar la historia familiar y personal de los familiares de la paciente, para lo cual se le da un formulario. Si hay desconocimiento de la herencia por parte de los progenitores (por ejemplo, cuando una persona es adoptada y no sabe nada de sus padres biológicos), no es posible realizar la donación de óvulos.
  • Buena salud ginecológica y buena regulación y reserva ovárica: se mide la edad y se hace una ecografía y una analítica donde se mide la hormona antimulleriana (AMH).
  • Realizar un screening de enfermedades recesivas: si la donante de óvulos con la que se junta el semen tiene la misma mutación, se descarta, ya que no puede coincidir la misma mutación en ambos gametos (porque se produciría la enfermedad). Esto se aplica en todas las enfermedades recesivas, menos para las ligadas al cromosoma X, que se descartan siempre, ya que un varón tendrá la enfermedad siempre.

Tras estos chequeos y con la conformidad de ambas partes se deberán firmar unos documentos en los que la donante niegue todo derecho a la maternidad de los hijos que provengan de la donación.[8]

Una vez que se encuentre a la receptora, la donante empezará tras el tercer día de su regla a introducirse hormonas de origen recombinante o urinario. El objetivo durante 8 o 10 días es el de aumentar la producción de óvulos. Esto se realizará mediante inyecciones aplicadas por la propia donante. La clínica monitorizará el tamaño y dureza de los óvulos mediante ecografías y analíticas.

Cuando los análisis confirmen que los óvulos están en el estado deseado, la donante se deberá aplicar un último pinchazo para terminar la maduración de los óvulos. El objetivo del tratamiento es el de endurecer los óvulos para poder extraerlos más fácilmente.

La intervención para extraer los óvulos se suele hacer mediante sedación y no debe durar más de 15 minutos. Desde el día de la extracción hasta la siguiente menstruación la donante estará monitorizada por posibles efectos secundarios.

Una vez que se extraen los óvulos, estos se pueden congelar. Una mujer puede congelar sus propios óvulos por varias causas:

  • Oncológica. Los tratamientos frente al cáncer suelen ser muy agresivos, en particular podrían dar lugar a afectaciones en los órganos reproductivos que desencadenen en infertilidad. Esta posibilidad va a depender de varios factores como el tipo de tumor, estadio y ubicación, edad y sexo del paciente o tipo y dosificación del tratamiento de quimioterapia o radioterapia.
  • Social. Una mujer puede tener planeado a largo plazo ser madre y preferir congelar sus oocitos en el momento en el que su fertilidad es máxima para que cuando estime oportuno ser madre pueda contar con mayores posibilidades de quedarse embarazada.
  • También puede usarse para una paciente que ya este en tratamiento o cuando hay un problema durante el ciclo.

En la criopreservación, las células o tejidos son congelados a una temperatura de entre -80 °C y -196 °C (los embriones y gametos están congelados a -196 °C). Entre 0 y -30 °C pueden aparecer cristales, que pueden cambiar la morfología, lo que amplifica el efecto de “cuchilla”. Sin embargo, las técnicas actuales de vitrificación ovocitaria son altamente eficaces. Se han hecho estudios de supervivencia donde se ve que esta es superior al 90%. La velocidad de congelación es de -23.000 grados por minuto, con lo cual la técnica se hace en pocos segundos pero es una caída tan rápida que impide la formación de cristales.

Tipos de ovodonación[editar]

En función del origen de los óvulos, se distinguen dos tipos de ovodonación principalmente: la donación de ovocitos en fresco o la donación con ovocitos vitrificados.

Sin embargo, hoy en día también podemos incluir otros dos tipos de ovodonación en esta clasificación: los óvulos procedentes de banco y la miniovodonación o donación de óvulos compartida.

Donación de óvulos en fresco[editar]

En estos casos, la donante y la receptora de óvulos deber tener el ciclo hormonal sincronizado, por lo que la donantes se estimula a la vez que la receptora prepara su endometrio. En el mismo ciclo se produce la extracción de óvulos y a los 3 o 5 días se realiza la transferencia de embriones al útero de la receptora.

La desventaja de esta técnica es que si la donante no responde bien a la estimulación ovárica, es posible que la receptora tenga que esperar hasta el siguiente ciclo para realizar la transferencia, lo que conlleva más medicacioón hormonal y mayor desgate emocional.

Donación de óvulos vitrificados[editar]

Aquí no es necesario que la donantes y receptora estén sincronizadas. En primer lugar, se obtienen los ovocitos y se congelan aquellos que son maduros mediante la técnica de vitrificación.

Una vez encontrada una receptora compatible, estos óvulos son desvitrificados y fecundados con el esperma de la pareja u otro donante de semen,

AL igual que en el caso anterior la receptora tendrá que realizar el tratamiento de preparación endometrial previa a la transferencia embrionaria.

Óvulos de banco[editar]

La clínica puede contar con sus propias donantes (banco de óvulos propio) o, por el contrario, trabajar en coordinación con un banco de óvulos externo.

Un banco de óvulos es un departamento encargado de la obtención, evaluación y posterior distribución de óvulos de donantes. Debido a su actividad, los bancos de óvulos cuentan con una amplia y variada base de datos de donantes. Por esta razón, pueden responder ante casi cualquier demanda por parte de las clínicas.

Esto permite a los centros reproductivos poder ofrecer el tratamiento de ovodonación de forma prácticamente inmediata, pues es poco común no encontrar una donante compatible en el banco de óvulos.

Miniovodonación[editar]

La miniovodonación consiste en una donación de un número menor de óvulos. Mientras que en una ovodonación completa la receptora obtiene todos los óvulos recuperados de la donante, que pueden ser entre 8 y 10, en la miniovodonación solamente se reciben 4 o 5.

Banco de ovocitos[editar]

En estas instalaciones se almacenan óvulos debido a:

-Preservación de fertilidad en mujeres sometidas a tratamientos contra enfermedades.

-Pacientes con síndrome de ovario poliquístico

-Parejas con falta de espermatozoides


Ventajas de la donación de ovocitos[editar]

Existen ciertas ventajas para esta técnica de fertilidad frente a otras. Entre ellas pueden destacar:

  • La tasa de éxito es de las más altas entre las técnicas de fertilidad con un 60% de efectividad
  • Los óvulos que se donan generalmente provienen de gente joven, lo que quiere decir que los óvulos son muy sanos
  • La persona receptora no necesita un tratamiento previo con medicamentos
  • Hay un menor riesgo de aborto
  • Se realizan diversos estudios a los donantes, lo que significa que los óvulos cuentan con mayor número de características
  • No existe dolor alguno, tanto como para la donante y la receptora
  • El desarrollo del bebé por ovodonación será el mismo que si no se aplicara alguna tipo de técnica de fertilidad

Fuente alternativa[editar]

La donación convencional se basa en una estimulación ovárica controlada (COS) que permite incrementar el número de ovocitos disponibles y destinados a preservación. Debido a que se trata de un proceso que añade riesgos adicionales a las mujeres que se someten, se ha desarrollado una fuente alternativa y potente de obtención de ovocitos: ovocitos inmaduros procedentes tanto de mujeres embarazadas como no embarazadas que maduran in vitro (IVM, por sus siglas en inglés).

En humanos, la selección del folículo dominante ocurre en torno al día 5 del ciclo menstrual, de manera que el elegido continúa su desarrollo mientras que, por el contrario, los no seleccionados mueren por atresia. A pesar de que las células de la granulosa de estos últimos degeneran, los ovocitos que permanecen en el interior son viables hasta una semana después de que ocurra la selección folicular, y tienen capacidad para convertirse en blastocistos de gran calidad después de la IVM y la fecundación.

El procedimiento de recolección de ovocitos inmaduros añade menos de diez minutos al tiempo normal establecido para la operación, ya sea cesárea o cirugía ginecológica dependiendo de la mujer (mioma uterino, endometriosis, quistes...), y los riesgos para las donantes son mínimos (se realiza cuando la paciente está bajo los efectos de la anestesia general).

Las ventajas que ofrece esta aproximación son:

  • No es necesario planificar una sincronización anticipada de la receptora del ovocito para la fecha de la operación.
  • Opción prometedora para mujeres que, habiendo quedado embarazadas por un tratamiento de fecundación in vitro (IVF) y que desean otro futuro embarazo, no tienen ovocitos ni embriones criopreservados.
  • Como estos ovocitos se pueden recolectar en cualquier fase del ciclo menstrual sin estimulación hormonal, e incluso durante el embarazo, este método tiene el potencial de servir como fuente de ovocitos para donación y preservación de la fertilidad. No obstante, va más allá, pues brinda la oportunidad de llevar a cabo una investigación con células madre.

Referencias[editar]

  1. IVI Dona (18 de junio de 2017). «¿Por qué ser donante de óvulos?». Blog. 
  2. «Ley 42/1988, de 28 de diciembre, de donación y utilización de embriones y fetos humanos o de sus células, tejidos u órganos». 28 de diciembre de 1988. Archivado desde el original el 26 de julio de 2015. Consultado el 31 de octubre de 2015. 
  3. «Tratamiento de donación de óvulos (ovodonación)». Consultado el 14 de diciembre de 2017. 
  4. Gil Aliaga, Laura (24 de febrero de 2010). «Riesgos de la donación de óvulos». Consultado el 31 de octubre de 2015. 
  5. a b «curso-interdisciplinario-en-derechos-humanos-antologia-basica-1990-337-pp». Human Rights Documents online. Consultado el 24 de septiembre de 2018. 
  6. «Donación de óvulos en Madres Solteras». 
  7. Isabel Pons. «Proceso de Donación de Óvulos». Consultado el 20 de octubre de 2015. 
  8. BOE. «BOE Legislación COnsolidada». Consultado el 1 de noviembre de 2015.