Donación de ovocitos

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La donación de ovocitos es el proceso por el que una mujer dona óvulos con el propósito de usarlos en alguna técnica de reproducción asistida o para investigación biomédica.

En España, la donación de óvulos es un procedimiento regulado desde 1988 que indica que debe realizarse de manera voluntaria, altruista y anónima. Las donantes de ovocitos deben tener entre 18 y 35 años de edad[1] y son sometidas a estudios cuidadosos para destacar enfermedades, infecciones y trastornos genéticos. Actualmente los ciclos de reproducción asistida en España se llevan a cabo con un 70-80% de gametos propios de la pareja que se va a someter al tratamiento, y un 20-30% de gametos donados por personas ajenas a los receptores.[cita requerida]

El proceso busca llevar a cabo una fecundación, que se lleva a cabo en un laboratorio de reproducción asistida, en la que el gameto femenino es aportado por una mujer que recibirá el embrión resultante. Para que esto sea posible, los ciclos ováricos de la donante y la receptora deben estar sincronizados. La receptora precisa recibir un tratamiento que prepare el recubrimiento uterino para recibir un embrión. Se ha de desarrollar una mucosa endometrial capaz de implantar los embriones y permitir su desarrollo. Esto se consigue mediante la administración de estrógenos y progesterona. En las pacientes que presentan una función ovárica normal es aconsejable administrar un análogo de la GnRH, que permite controlar los ciclos evitando la posible interferencia de las hormonas endógenas. La donante recibe una inducción del desarrollo folicular y recogida de óvulos según los protocolos habituales.

Una vez que se han obtenido los ovocitos de las donantes, se realiza una u otra técnica de reproducción asistida, dependiendo de las características seminales. Puede suceder que los óvulos restantes de un proceso de donación de ovocitos sean vitrificados para un uso posterior. Los resultados de la utilización de óvulos vitrificados son idénticos a los óvulos utilizados en fresco.[cita requerida] Está indicado en mujeres de mayor edad que presenten fallo ovárico primario o precoz u ovarios inaccesibles, con menopausia prematura o quirúrgica, que sean portadoras de una alteración genética, repetidos ciclos fallidos de fecundación in vitro (FIV) o hayan presentado pérdidas de embarazos inexplicadas y repetidas (aborto de repetición).[cita requerida]

Durante este proceso la donante puede notar síntomas similares a los del proceso de menstruación. También, aunque es muy poco frecuente debido a que la medicación que se le administra a la donante es más suave de lo habitual, existe el riesgo de sufrir Síndrome de Hiperestimulación Ovárica (SHO): dolores de cabeza intensos, vómitos, diarrea y dolor abdominal agudo.[2]

Compensación económica[editar]

Puede existir una compensación económica por la donación de ovocitos. La donación de óvulos en España está regulada por la Ley de Reproducción Asistida, que indica que la donación de óvulos es un acto anónimo y altruista.[3]

En este país, la compensación a la donante suele ser de unos 1.000 euros en concepto de molestias causadas a la paciente. En otros lugares como EEUU, la compensación puede llegar hasta los 10.000 dólares. Este tema es de gran controversia puesto que dicha recompensa puede incitar a la donación con fines lucrativos, lo cual viola completamente la propia definición de donación de ovocitos.[cita requerida]

Búsqueda receptora-donante[editar]

Para que una mujer pueda recibir los óvulos de otra mujer estas deben tener características muy similares. Tanto biológicas como el mismo tipo de sangre según la clasificación ABO, el mismo tipo de Rh, como física o externas, como la raza, el tipo de piel, la altura, el IMC, el color de ojos o de pelo, características físicas destacables... Esto se tiene en cuenta cuando la receptora es una mujer soltera.[cita requerida] Cuando la mujer receptora que se somete al tratamiento tiene pareja con la que compartirá al futuro bebé, las características de la donadora pueden coincidir tanto con las características de la receptora como con las de su pareja. El objetivo final es que el futuro bebé se parezca a sus padres.[cita requerida]

Periodo ventana del VIH[editar]

Cuando una mujer dona óvulos estos deberían estar vitrificados durante 6 meses antes fecundarlos y transferirlos a la receptora. Esto es debido a que el periodo ventana del VIH es de aproximadamente 6 meses y durante este tiempo puede que la mujer donadora padezca la enfermedad pero que no sea capaz de detectarse.

Esta vitrificación durante 6 meses todavía no es obligatoria en España, ya que la técnica de vitrificación está actualmente en desarrollo y no podrá ser obligatorio hasta que todas las clínicas de reproducción asistida tengan la técnica a punto. En el caso de la donación de espermatozoides, sí que es obligatorio actualmente la congelación durante 6 meses.[cita requerida]

Proceso de donación[editar]

El primer paso suele ser el de hacer una entrevista personal para conocer el estado emocional de las donantes. También se deben hacer chequeos médicos para conocer la condición de la salud de la donante. En este chequeo se analizará el hemograma, los hematrocritos, el grupo sanguíneo y diversos factores de coagulación. Además, se completa un detallado análisis de distintos positivos como el VIH, el VDRL, la Hepatitis C, etc.[4]

Tras estos chequeos y con la conformidad de ambas partes se deberán firmar unos documentos en los que la donante niegue todo derecho a la maternidad de los hijos que provengan de la donación.[5]

Una vez que se encuentre a la receptora, la donante empezará tras el tercer día de su regla a introducirse hormonas de origen recombinante o urinario. El objetivo durante 8 o 10 días es el de aumentar la producción de óvulos. Esto se realizará mediante inyecciones aplicadas por la propia donante. La clínica monitorizará el tamaño y dureza de los óvulos mediante ecografías y analíticas.

Cuando los análisis confirmen que los óvulos están en el estado deseado, la donante se deberá aplicar un último pinchazo para terminar la maduración de los óvulos. El objetivo del tratamiento es el de endurecer los óvulos para poder extraerlos más fácilmente.

La intervención para extraer los óvulos se suele hacer mediante sedación y no debe durar más de 15 minutos. Desde el día de la extracción hasta la siguiente menstruación la donante estará monitorizada por posibles efectos secundarios.

Referencias[editar]

  1. «Ley 42/1988, de 28 de diciembre, de donación y utilización de embriones y fetos humanos o de sus células, tejidos u órganos». 28 de diciembre de 1988. Consultado el 31 de octubre de 2015. 
  2. Gil Aliaga, Laura (24 de febrero de 2010). «Riesgos de la donación de óvulos». Consultado el 31 de octubre de 2015. 
  3. «Ley 14/2006, de 26 de mayo, sobre técnicas de reproducción humana asistida». Consultado el 31 de octubre de 2015. 
  4. Isabel Pons. «Proceso de Donación de Óvulos». Consultado el 20 de octubre de 2015. 
  5. BOE. «BOE Legislación COnsolidada». Consultado el 1 de noviembre de 2015.