La Vanguardia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
La Vanguardia
Portada La Vanguardia num1.jpg
Primer número del periódico
Tipo Periódico diario
Formato tabloide
País España
Sede Barcelona
Fundación 1 de febrero de 1881
Género Información general
Idioma castellano y catalán
Frecuencia diaria
Tirada 233 229[1]
Difusión 200 370[1]
Editor(a) Grupo Godó
Director(a) Màrius Carol
Editor(a) jefe Javier Godó
ISSN 1133-4835
Sitio web www.lavanguardia.com

La Vanguardia, titulado La Vanguardia Española entre 1939 y 1978, es un diario matinal de información general editado en Barcelona para toda España, que se publica en castellano y, desde 2011, también en catalán.[2]

El periódico, pertenece al Grupo Godó,[3]​ publicó su primer número el 1 de febrero de 1881.[4][5]​ Desde su nacimiento se configuró como uno de los principales diarios de Barcelona. Durante la Guerra civil fue incantaudo, aunque siguió editándose, y llegaría a actuar como órgano oficioso del gobierno republicano. Tras la contienda fue devuelto a sus antiguos propietarios por la Dictadura franquista, si bien fue renombrado como La Vanguardia Española. En la actualidad mantiene una línea editorial de corte conservador y catalanista. Cuenta con corresponsales propios en las principales ciudades de todo el mundo.

Historia[editar]

Fundación y primeros años[editar]

Antigua sede de La Vanguardia en la calle de Pelayo.

El primer número de La Vanguardia apareció el 1 de febrero de 1881, originalmente como órgano del Partido Liberal para la provincia de Barcelona. Tomaba el nombre de un semanario republicano federalista anterior, de corta duración,[6]​ fundado por Anselmo Clavé tras la revolución de 1868.[7]​ Según el Grupo Godó, actual propietario del periódico,[8]​ y la Enciclopedia Catalana,[9]​ los fundadores fueron los hermanos Carlos y Bartolomé Godó, empresarios originarios de Igualada, los cuales nombraron a Jaume Andreu como primer director. Sin embargo, para los historiadores de la prensa catalana Rafael Tasis y Joan Torrent —así como para Jean Michel Desvois—,[10]La Vanguardia habría sido fundada en 1881 por el periodista Jaume Andreu, siendo adquirida en 1887 por Carlos Godó.

El 1 de enero de 1888, coincidiendo con el inicio de la Exposición Universal, La Vanguardia presentó un nuevo formato como diario de información independiente, con ediciones de mañana y tarde, y ya desvinculado del Partido Liberal,[8]​ aunque siempre próximo ideológicamente al mismo.[10]

El periodista andaluz Modesto Sánchez Ortiz, recomendado por Sagasta a Carlos Godó, fue nombrado director entre 1888 y 1901. En ese periodo el diario abrió sus páginas a jóvenes artistas e intelectuales como Casas, Nonell, Rusiñol, Casellas, Leopoldo Alas Clarín, Unamuno y otros escritores de la generación del 98.[8]

El 25 de octubre de 1903, el diario se trasladó desde la calle Les Heures a un edificio modernista en la calle de Pelayo 28, y renovó su sistema de composición. Bajo la dirección del mallorquín Miquel dels Sants Oliver, La Vanguardia contrató a prestigiosos colaboradores del Diario de Barcelona. Fue el primer diario español con corresponsales en París y Berlín y se convirtió en el diario de mayor difusión de Cataluña, con más de 80.000 ejemplares.[8]

En 1920, a Miquel dels Sants Oliver le sucedió como director Agustí Calvet «Gaziel», antiguo corresponsal en París. Bajo su dirección y las directrices de Ramón Godó Lallana, el diario se consolidó como el primer diario de España[8]​ y uno de los principales de Europa.[8]​ El diario fue pionero a la hora de introducir avances técnicos como la conexión con las principales agencias,[8]​ el uso del huecograbado en 1929[8]​ y la creación de una amplia red de corresponsales fuera de España.[8]​ En 1931 murió Ramón Godó, que fue sucedido por su hijo Carlos Godó Valls.[8]​ Durante el periodo de la Segunda República siguió siendo uno de los principales diarios a nivel nacional.[11]

Nada más comenzar la Guerra Civil Española, el 19 de julio de 1936, el diario fue incautado, con lo que acabó la etapa de Gaziel, que se exilió. La Vanguardia pasó a ser el principal órgano de expresión de la Generalidad de Cataluña. Más tarde, hacia 1938, actuó como órgano de expresión «oficioso» del Gobierno de la República.[12]​ Durante esta etapa en el periódico participaron intelectuales como Antonio Machado, Pedro Bosh, Iliá Erenburg, Max Aub, André Malraux y Ramón J. Sender, entre otros.[8]

Dictadura franquista[editar]

Con la victoria del bando franquista, Carlos Godó recuperó el control financiero del diario. Sin embargo, fue obligado a cambiar la cabecera por La Vanguardia Española[8]​ y, para homenajear a Franco, relegó al olvido 773 ediciones publicadas durante el periodo republicano, numerando su edición del 27 de enero de 1939 como la 22 575 —justo la siguiente a la 22 574 que se había publicado el 19 de julio de 1936—.[13]​ Durante la etapa franquista coexistió con los dos periódicos del «Movimiento», La Prensa y Solidaridad Nacional.

Franco impuso como director a Luis de Galinsoga, protagonista del polémico asunto que llegó a conocerse por su propio apellido y que le costó, al final de su carrera, su relevo en la dirección del periódico. Bajo la dirección de Galinsoga, la sección de Internacional, encabezada por Santiago Nadal, fue favorable a los aliados durante la Segunda Guerra Mundial.[8]​ Tras los sucesos de 1960, Franco decidió relevar a Galinsoga y le sucedió, en marzo de 1960, Manuel Aznar Zubigaray, periodista de profesión y hombre del régimen proveniente de la embajada de España en la ONU.[14]​ Más tarde, entre 1963 y 1966, fue nombrado director Javier de Echarri y Gamundi. A su fallecimiento, el sábado 18 de octubre de 1969,[15]​ fue sucedido por Horacio Sáenz Guerrero. Comenzaron a colaborar en sus páginas Antoni Tàpies, Ramón Trías Fargas, Joan Fuster, Baltasar Porcel o Fabián Estapé. El 16 de agosto de 1978 el diario recuperó su antiguo nombre de La Vanguardia.[16]

Etapa reciente[editar]

Sede actual de La Vanguardia.

En 1981 el diario celebró su centenario con un importante cambio tecnológico impulsado por el nuevo propietario, Javier Godó. Se incorporaron videoterminales en la redacción. El 30 de junio de 1983, con Lluís Foix como director, se publicó el último ejemplar con tipografía realizada en plomo. Durante estos años empezó a competir con diarios que nacieron tras la muerte de Franco, como El Periódico de Catalunya, Avui o Catalunya Express.[17][7]​ En octubre de 1989, con Juan Tapia como director, La Vanguardia completó su reconversión tecnológica presentando un nuevo diseño proyectado por Milton Glaser e incorporando una nueva rotativa en offset color.[8]

En la década de 1990 desde las filas del pujolismo se puso en marcha un periódico afín al gobierno Pujol, El Observador de la Actualidad, en un intento de desbancar a La Vanguardia.[18][19]​ No obstante, este periódico terminaría fracasando.

La publicación puso en marcha su sitio web en junio de 1995.[4]

En marzo del 2000, José Antich sucedió a Juan Tapia en la dirección del diario.[20]​ El nuevo director reestructuró la redacción y amplió la red de corresponsales añadiendo Pekín, Buenos Aires y La Habana. La oferta del diario se incrementó con un suplemento dominical de economía, una guía de clasificados y una actualización de la Revista del Domingo. En 2002 empezó a publicarse el nuevo suplemento denominado Cultura/s, que cada miércoles recoge información cultural.[8]

En abril del 2004, tras un siglo en la calle de Pelayo 28, La Vanguardia cambió de sede y se trasladó a un rascacielos en la avenida Diagonal, 477.[21]​ En ese traslado se renovaron los ordenadores y servicios tecnológicos, y se ganó espacio y luminosidad. Parte de los servicios del diario se trasladaron al edificio del Poblenou, donde estaba la planta impresora.[8]​ En 2007 se incorporó Sergi Pàmies y en 2008 Pilar Rahola. El 3 de mayo de 2011 introdujo la versión en catalán, con los mismos contenidos que la versión en castellano. Para el lanzamiento de esta versión usó una campaña con el lema en catalán "Som com som", protagonizada por famosos como Carles Puyol, Quim Monzó y Martina Klein.[22]

Según datos certificados por la Oficina de Justificación de la Difusión (OJD) y referidos al período de enero a diciembre de 2010, el promedio de tirada de La Vanguardia fue de 233.229 ejemplares y el promedio de difusión de 200.370.[1]​ Desde el 3 de mayo de 2011 se publica también en catalán.[2]

En la actualidad recibe subvenciones por parte de la Generalidad de Cataluña.[23]

Referencias[editar]

  1. a b c OJD. «La Vanguardia». Archivado desde el original el 13 de julio de 2011. Consultado el 25 de julio de 2011. 
  2. a b «"La Vanguardia" se editará también en catalán a partir de mayo». La Vanguardia. 27 de febrero de 2011. Consultado el 27 de noviembre de 2011. 
  3. Casero Ripollés, 2012, p. 39.
  4. a b Cebrián Herreros, 2010, p. 59.
  5. Pizarroso Quintero, 2001, p. 296.
  6. «La Vanguardia». enciclopèdia.cat. 
  7. a b Nogué y Barrera, 2006, p. 16.
  8. a b c d e f g h i j k l m n ñ o Historia de La Vanguardia, Grupo Godó
  9. Enciclopedia Catalana, La Vanguardia (enlace roto disponible en Internet Archive; véase el historial y la última versión). (en catalán)
  10. a b Desvois, 1977, pp. 16-17.
  11. Checa Godoy, 1989, p. 28.
  12. Langa Nuño, 2007, p. 56.
  13. «La Vanguardia també té malament la numeració, però per honorar Franco» (en catalán). vilaweb.cat. 18 de enero de 2014. Consultado el 1 de febrero de 2014. 
  14. «En la que fue su columna.». La Vanguardia Española. 11 de noviembre de 1975. Consultado el 30 de octubre de 2011. 
  15. «Nuestro adiós.». La Vanguardia Española. 19 de octubre de 1969. Consultado el 30 de octubre de 2011. 
  16. Portada del número del 16 de agosto de 1978 de La Vanguardia.
  17. Bürki y Partzsch, 2016, p. 150.
  18. Figueres, 2010, p. 235.
  19. Bürki y Partzsch, 2016, p. 146.
  20. José Antich nuevo director de La Vanguardia La Vanguardia, 22 de marzo de 2000
  21. Nueva sede de La Vanguardia Hemeroteca de La Vanguardia
  22. «Campaña publicitaria Som com som». lavanguardia.com. 22 de abril de 2011. Consultado el 1 de febrero de 2014. 
  23. «La Generalidad sigue regando con subvenciones multimillonarias a los medios de comunicación privados en catalán». Crónica global. 18 de febrero de 2014. Consultado el 5 de mayo de 2014. 

Bibliografía[editar]

  • Bürki, Yvette; Partzsch, Henriette (2016). Redes de comunicación: Estudios sobre la prensa en el mundo hispanohablante. Universität Berlin. ISBN 978-3-7329-0129-6. 
  • Casero Ripollés, Andreu; Et al (2012). La prensa local ante el reto digital. Castellón: Universidad Jaume I. 
  • Cebrián Herreros, Mariano (2010). Desarrollos del periodismo en Internet. Comunicación Social. 
  • Checa Godoy, Antonio (1989). Prensa y partidos políticos durante la II República. Universidad de Salamanca. ISBN 84-7481-521-5. 
  • Desvois, Jean Michel (1977). La prensa en España (1900-1931). Madrid: Siglo XXI. 
  • Figueres, Josep M. (2010). Periodisme en la guerra civil. Publicacions de l'Abadia de Montserrat. 
  • Langa Nuño, Concha (2007). De cómo se improvisó el franquismo durante la Guerra Civil: la aportación del ABC de Sevilla. Centro de Estudios Andaluces. ISBN 9788461153336. 
  • Nogué, Anna; Barrera, Carlos (2006). "La Vanguardia", del franquismo a la democracia. Fragua. 
  • Pizarroso Quintero, Alejandro (2001). Periodismo y periodistas. De las Gazetas a la Red. España Nuevo Milenio. 

Enlaces externos[editar]