Juventudes de Acción Popular

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Juventudes de Acción Popular
Líder José María Valiente Soriano
José María Pérez de Laborda
Fundación 22 de febrero de 1932[1]
Disolución 1937[a]
Posición Extrema derecha[2]
País España
[editar datos en Wikidata]

Las Juventudes de Acción Popular[a]​ (JAP) fueron una organización juvenil española de ideología derechista, primero del partido Acción Popular (AP) y, posteriormente, de la Confederación Española de Derechas Autónomas (CEDA).[4]​ Sus miembros eran conocidos popularmente como los «Camisas verdes».[5]

Historia[editar]

La organización fue originalmente fundada en febrero de 1932 bajo el nombre de Juventudes de Acción Nacional (JAN),[3]​ como rama juvenil del partido Acción Nacional, que un año después fue renombrado como Acción Popular (AP); a partir de ese momento las juventudes adoptaron su nombre definitivo. En su manifiesto fundacional las JAP declaro la guerra al comunismo y a la masonería, «que al negar las tradiciones de España, niegan a España misma».[6]

Ese mismo año AP pasó a integrarse en la Confederación Española de Derechas Autónomas (CEDA), una coalición política de partidos que se creó para concurrir a las elecciones parlamentarias de 1933. Las juventudes se convirtieron así en la organización juvenil de la CEDA, destacando ya entonces por su papel en la movilización y la agitación. Los excelentes resultados de la CEDA en las elecciones de 1933 auparon a su líder, José María Gil-Robles, convirtiéndolo en el gran líder de la derecha y también del movimiento juvenil. El fundador de las JAP y primer líder fue José María Valiente Soriano,[7]​ que en una ocasión llegó a declarar que quería «forjar hombres nuevos, una juventud auténtica, alegre, optimista, española [...] no como esa otra, triste y áspera, avinagrada, atiborrada de novelas rusas e hija indigna de la anárquica generación del 98».[8]​ Después de que Valiente fuera expulsado de la CEDA y las JAP en 1934, fue reemplazado por José María Pérez de Laborda,[9]​ hasta entonces vicepresidente.[10]

El 22 de abril de 1934 organizaron un acto de concentración, su primera asamblea nacional, en las proximidades del Monasterio de El Escorial,[11]​ causando una gran sensación entre el público de la época. El acto, que congregó a alrededor de &&&&&&&&&&020000.&&&&&020 000 asistentes, llegó a ser calificado por José Antonio Primo de Rivera como un «espectáculo fascista».[12][13]​ Por su parte Gil-Robles eligió a un conocido oficial de la Guardia Civil, Lisardo Doval, para que dirigiera el adiestramiento militar de los escuadrones de las JAP.[14]

Durante los años del llamado "Bieno conservador" las JAP provocaron numerosos disturbios y altercados en las calles, creando un ambiente que hiciera justificable la instauración de un régimen autoritario.[15]​ Por ejemplo, en los primeros meses de 1934 emprendieron una campaña de confrontaciones violentas contra miembros de la izquierda, en una acción que no se había visto desde la instauración de la Segunda República en 1931.[16]​ No obstante, hay que señalar que en el periodo de la II República las organizaciones juveniles se caracterizaron por su carácter violento. En este sentido, unas y otras organizaciones escapaban con frecuencia al control de sus respectivos partidos y con su actividad violenta contradecían abiertamente la actividad de estos en el Parlamento.[17]​ Emplearon el lema «España, una; España, justa; España, imperio».[18][19]​ Durante la campaña electoral de 1936 las JAP adoptaron lemas que se asemejaban al lenguaje empleado por Hitler y Mussolini.[20]

La derrota de la CEDA en las elecciones de febrero de 1936 dejó a la coalición de derechas inmersa una honda crisis. Muchos de sus jóvenes se vieron entonces defraudados por la política de Gil-Robles durante los años anteriores, al considerar que había desperdiciado la ocasión de hacerse con el poder. A lo largo de la primavera siguiente unos 15.000 miembros abandonaron las JAP y pasaron a integrar las filas de la Falange Española de José Antonio Primo de Rivera.[21][22]​ El diputado conservador Ramón Serrano Suñer, a pesar de formar parte del grupo parlamentario de la CEDA, fue uno de los que animó a las juventudes cedistas a pasarse a las filas del partido fascista.[23]​ Paradójicamente, este movimiento de militantes llevó al reforzamiento de la Falange, que en las elecciones de febrero había cosechado un rotundo fracaso y que además se había visto muy debilitada por la acción policial contra sus locales o por las detenciones de militantes. Poco antes del comienzo de la Guerra civil las JAP todavía tenían en sus filas a unos &&&&&&&&&&012000.&&&&&012 000 miembros.[24]​ Las JAP dejaron de existir efectivamente en abril de 1937, tras la introducción del Decreto de Unificación.

Características[editar]

Los miembros JAP llevaban una indumentaria compuesta por camisas verdes y empleaban un saludo que imitaba el saludo fascista al elevar el brazo hasta la mitad para arriba.[25]​ La ambigüedad del saludo casaba muy bien con la ambigüedad política e ideológica de la CEDA.[26]

Buena parte de sus miembros eran estudiantes, mientras que otros muchos procedían de los sectores obreros.[16]​ En los actos públicos, las juventudes mostraron una clara inclinación e influencia fascistas,[16]​ inspirados por los movimientos juveniles de la Alemania nazi y la Italia fascista.[27]​ Defendían el empleo de métodos autoritarios y en última instancia, la instauración de un estado corporativo.[28]​ Para Hugh Thomas constituían un «grupo excitado e impaciente de señoritos».[29]

Publicaciones[editar]

Durante su corta existencia las Juventudes de Acción Popular contaron varias órganos de expresión. Entre 1934 y 1936 se editó en Madrid una revista, JAP, que se publicó con carácter semanal;[30]​ constituyó la publicación más importante de entre todos los órganos de las Juventudes de Acción Popular. En otros puntos de la geografía española también se editaron publicaciones, con diferente duración e importancia. En Palma de Mallorca se editó entre 1935 y 1936 el semanario Acción, de escasa influencia.[31]​ En Ávila se editó entre 1933 y 1934 el órgano juvenil J.A.P., de publicación quincenal.[32]​ En Málaga capital las juventudes editaron el semanario Adelante.[33]

Véase también[editar]

Notas[editar]

  1. Fundadas originalmente como «Juventudes de Acción Nacional»,[3]​ con posterioridad, tras el cambio de denominación del partido, adoptarían su nombre definitivo.

Referencias[editar]

  1. Arbeloa, 2015, p. 107; González Calleja, 2011, p. 175.
  2. Quirosa-Cheyrouze, 1998, p. 13.
  3. a b Arbeloa, 2015, p. 102.
  4. Casanova, 2010, p. 70.
  5. Blaye, 1976, p. 27.
  6. Ferrer Benimelli, 1987, p. 121.
  7. Lowe, 2010, p. 6.
  8. Thomas, 1976, p. 135.
  9. Ruiz, 2014, p. 16.
  10. Báez Pérez de Tudela, 1994, p. 87.
  11. Lowe, 2010, p. 15.
  12. Preston, 1975, pp. 562-563.
  13. Lowe, 2010, p. 20.
  14. Preston, 2013, p. 122.
  15. Preston, 2006, p. 89.
  16. a b c Casanova, 2010, p. 111.
  17. Gil Pecharromán, 1996, p. 233.
  18. González Calleja, 2011.
  19. García Santos, 1980, p. 521.
  20. Bunk, 2007, p. 100.
  21. Beevor, 2005, p. 45.
  22. Graham, 2014, p. 32.
  23. Lowe, 2010, p. 221.
  24. Thomas, 2007, p. 141.
  25. Payne, 1961, p. 70.
  26. Payne, 1999, p. 46.
  27. Payne, 1999, p. 48.
  28. Bolloten, 1991, pp. 16-17.
  29. Thomas, 1976, p. 132.
  30. Checa Godoy, 1989, p. 336.
  31. Checa Godoy, 1989, p. 176.
  32. Checa Godoy, 1989, pp. 167, 336.
  33. Checa Godoy, 1989, p. 175.

Bibliografía[editar]