Justo Pérez de Urbel

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Justo Pérez de Urbel

COA Spain 1945 1977.svg
Procurador a Cortes Españolas
16 de marzo de 1943-15 de noviembre de 1967

Información personal
Nombre nativo Justo Pérez de Urbel Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacimiento 8 de agosto de 1895
Pedrosa de Río Úrbel, Flag of Spain (1785-1873 and 1875-1931).svgEspaña
Fallecimiento 29 de junio de 1979
Cuelgamuros, España
Nacionalidad Española Ver y modificar los datos en Wikidata
Religión Catolicismo Ver y modificar los datos en Wikidata
Partido político FET y de las JONS Bandera FE JONS.svg
Información profesional
Ocupación Abad y escritor Ver y modificar los datos en Wikidata
[editar datos en Wikidata]

Justo Pérez Santiago, que posteriormente firmaría como Fray Justo Pérez de Urbel y Santiago O.S.B. (Pedrosa de Río Úrbel, Burgos, 8 de agosto de 1895 - Valle de los Caídos, Cuelgamuros; 29 de junio de 1979) fue clérigo y medievalista español, miembro de la Orden Benedictina (O.S.B.), primer abad del Monasterio de la Santa Cruz del Valle de los Caídos,[1] consejero nacional del Movimiento, procurador en Cortes y destacado investigador de la Edad Media castellana.

Biografía[editar]

Ingresó pronto, en 1907, en el Monasterio de Santo Domingo de Silos. Profesó en 1912 y fue ordenado en 1918. En 1925 inició la producción de libros de Hagiografía, Historia, Liturgia y Arte, más de setenta, muchos de ellos no escritos, sino firmados y cobrados por él.[2]

A mediados de 1938, en plena Guerra Civil, el Cuartel General de los militares rebeldes se trasladó a Burgos, instalándose en el convento de las Salesas de Delegación Nacional de la Sección Femenina. Por entonces, Pilar Primo de Rivera, jefa de la Sección Femenina de Falange Española, buscaba a un guía espiritural afín a su organización. Severino Aznar, padre de Agustín Aznar, le habló de un monje de Santo Domingo de Silos que sería bueno para el caso.

"Por otro lado, fray Justo no fue sólo el asesor religioso, fue el profesor ordenador de nuestros programas no exclusivamente de religión …, sino en muchos casos de Historia por su eximio magisterio en esta materia. Fue el consejero general en los casos difíciles, el que nos acercó a la Orden Benedictina, cuya influencia a través de la Sección Femenina ha trascendido a millones de personas que han pasado el Servicio Social de la Mujer y cursos de toda índole. Todo esto, y para siempre, se lo deberá España a fray Justo, que esperamos siga acordándose de nosotras desde su eterna gloria en las mansiones de Dios "
(Extracto de Recuerdos de una vida, de Pilar Primo de Rivera).

En 1938, se le designa director de la revista juvenil del bando rebelde "Flechas y Pelayos", contando con la ayuda de Aróztegui y Pilar Valle. También escribe para la revista la sección "Doctrina y estilo".[3]

Al concluir la Guerra Civil Española, fue nombrado Prior de la Iglesia de Montserrat de Madrid y capellán de la Sección Femenina de la Falange. Al mismo tiempo, ejerció de censor y resolvía las solicitudes de nuevas autorizaciones de tebeos.[4]

Fue miembro del Consejo Nacional del Movimiento y procurador en Cortes nato durante la I Legislatura de las Cortes Españolas (1943-1946).[5]

Doctor por la Universidad de Madrid, en la cual alcanzó en 1948, por oposición, la cátedra de Historia de la Edad Media de España. El 17 de julio de 1958, tras la inauguración del Valle de los Caídos, fue investido como primer abad de la basílica de Santa Cruz del Valle de los Caídos, en presencia del ministro subsecretario de la Presidencia, Carrero Blanco, y del ministro de la Gobernación, Camilo Alonso Vega. La bendición del templo y futuro mausoleo del dictador Franco fue realizada por el abad del monasterio de Santo Domingo de Silos, Isaac María Toribios quien le entregó las llaves de la nueva abadía. La investidura prosiguió con la colocación de los capisayos y pectorales, y del solideo y birrete, tras lo que pronunció unas palabras de agradecimiento hacia el Santo Padre, los superiores de su Orden y a Franco. Renunció al cargo en 1966 por motivos de salud.

El 15 de noviembre de 1967 formó parte del X Consejo Nacional de FET y de las JONS.[6]

Vida académica[editar]

Doctor por la Universidad de Madrid, en la cual ganó en marzo de 1950 la cátedra de Historia de la Edad Media de España. También fue consejero de honor del Consejo Superior de Investigaciones Científicas y director del Colegio Mayor Marqués de la Ensenada.

Estela árabe encontrada por Fray Justo Pérez de Urbel en el castillo de Saldaña.

Obra literaria[editar]

Su obra literaria es muy copiosa: 71 libros (no todos originales, pues usaba "negros" para cobrar más, por ejemplo Carlos Luis Álvarez, "Cándido")[7] y más de 700 artículos, reseñas, traducciones, etc, destacando algunas obras de género histórico como:

  • Historia del Condado de Castilla (1945)
  • Sancho el Mayor de Navarra (1950)
  • Fernan González, el héroe que hizo a Castilla (1952)
  • Sampiro. Su crónica y la monarquía leonesa en el siglo X (1952)
  • El Condado de Castilla: los 300 años en que se hizo Castilla (1969)
  • García Fernández (El conde de las bellas manos) (1979)

Entre sus títulos de tema hagiográfico y litúrgico:

  • Vida de Cristo[8]
  • El año cristiano
  • San Pablo, apóstol de las gentes.

Referencias[editar]

  1. Diario de Burgos, Fray Justo Pérez de Urbel, abad del Valle de los Caídos, 18 de julio, de 1958
  2. El periodista Carlos Luis Álvarez, "Cándido" fue negro de fray Justo Pérez de Urgel, para quien escribió veinte biografías bajo el título de Los mártires de la Iglesia y con el subtítulo de "Testigos de su fe, asesinados en la Guerra Civil". Su encargo era tan urgente que debía concluirse en un mes e iría firmado por fray Justo, abad del Monasterio del Valle de los Caídos, quien cobró 40.000 duros (200.000 pesetas) de entonces; tanta celeridad hizo a Cándido inventarse muchos de esos heroicos mártires y el beneficiario no dio las gracias ni se molestó en verificar la obra. Cándido escribió en sus memorias Un periodista en la dictadura: "Las trescientas setenta páginas fueron una mezcla de invención y de plagio. (...) Inventé demencias y profanaciones y sentí piedad por los humildes. (...) Plagié bastante, como digo. Entre otros libros, Checas de Madrid, de Tomás Borrás, del que hurté muchas páginas. (...) Un día me acerqué a él y le dije: "Oiga Borrás, le he copiado treinta o cuarenta páginas de Checas de Madrid, puede llevarme a la cárcel, pedirme cien millones de indemnización o llevar a la cárcel a fray Justo Pérez de Urbel, que es el que firma el libro que yo he escrito". Cf. además http://www.caffereggio.net/2006/08/19/candido-perez-de-urbel-de-incitatus-en-el-confidencial/
  3. Martín (02/1968), pp. 64 a 65.
  4. Martín (02/1968), p. 67.
  5. Decreto de 23 de noviembre de 1942 por el que se modifica la composición del Consejo Nacional de FET y de las JONS y se nombran los miembros del tercer Consejo Nacional.
  6. Congreso de los Diputados, índice Histórico de Diputados [1]
  7. Op. cit.
  8. Justo Pérez de Urbel (2004). Vida de Cristo (5ª edición). Rialp. ISBN 9788432135163. 

Bibliografía[editar]

  • Martín Martínez, Antonio (02/1968). Apuntes para una historia de los tebeos III. Tiempos heroicos del tebeo español (1936-1946). Madrid: Revista de Educación, n.º 196.

Enlaces externos[editar]