Isabel Oyarzábal

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Isabel Oyarzábal
Información personal
Nacimiento 12 de junio de 1878
Málaga
Fallecimiento 28 de mayo de 2000
México D. F.
Nacionalidad Española Ver y modificar los datos en Wikidata
Información profesional
Ocupación Periodista, escritora, diplomática y actriz Ver y modificar los datos en Wikidata
Cargos ocupados
Seudónimo Beatriz Galindo Ver y modificar los datos en Wikidata
Miembro de
[editar datos en Wikidata]

Isabel Oyarzábal Smith (Málaga, 12 de junio de 1878-Ciudad de México, 28 de mayo de 1974) fue una periodista, escritora, actriz y diplomática española.[1]

Biografía[editar]

Su madre, Ana Smith-Guthrie, era escocesa, y su padre, Juan Oyarzábal y Bucelli, un andaluz de origen vasco. El primer trabajo de Oyarzábal fue como profesora de español en Sussex, Inglaterra. Tras el fallecimiento de su padre, Isabel conoció al matrimonio Ceferino Palencia, y María Tubau. Oyarzábal le habló a Ceferino de su pasión por ser actriz, y Palencia le dio un papel en la obra Pepita Tudó. Isabel continuó escribiendo y se encargó de la corresponsalía de la revista inglesa Laffan News Bureau; también fue colaboradora del periódico The Standard. Junto a su amiga Raimunda Avecilla y su hermana Ana Oyarzábal, editó una revista llamada La Dama y la Vida Ilustrada. Además dio conferencias en el Ateneo. En 1909 contrajo matrimonio con Ceferino Palencia, hijo, y empezó a colaborar para las revistas Blanco y Negro, El Heraldo, Nuevo Mundo y La Esfera.

En 1918 comienza a militar como feminista en la Asociación Nacional de Mujeres Españolas (ANME), que llega presidir, y en 1920 asiste como delegada al XIII Congreso de la Alianza Internacional para el Sufragio de la Mujer en Ginebra, en calidad de Secretaria del Consejo Supremo Feminista de España. Como escritora tradujo textos del inglés al español y publicó relatos, obras de teatro, una novela y una biografía de Aleksandra Kolontái, la embajadora soviética a la que conoció en su destino diplomático de Suecia, pues sería la primera mujer embajadora en España. En 1926 escribió un libro sobre folklore español titulado El traje regional de España. Tiene sección en el diario madrileño El Sol, «Crónicas Femeninas», que firmaba con el pseudónimo «Beatriz Galindo». Por primera vez, tuvo la oportunidad de conocer un ateneo obrero cuando la invitaron a dar una conferencia sobre la educación de las mujeres en la Casa del Pueblo, sorprendiéndose de la inteligencia natural de la clase trabajadora. En 1930 se convirtió en la única mujer de la Comisión Permanente sobre Esclavitud de las Naciones Unidas. Destacó por su lucha feminista y sus reivindicaciones laborales, de forma que acudió al congreso de la Alianza por el Sufragio Universal en Ginebra. En 1931 fue candidata socialista a las Cortes constituyentes y dos años después se convirtió en la primera mujer inspectora de Trabajo en España por oposición.

Al comenzar la Guerra Civil completó una gira de conferencias por 42 ciudades de los Estados Unidos y Canadá en 53 días para recabar apoyos a la República. En Nueva York llegó a congregar a 25 000 personas en el Madison Square Garden. Fue nombrada a finales de 1936 embajadora en Suecia. Presentó credenciales en Estocolmo el 4 de enero de 1937.[2]​ Se incrementaron sus responsabilidades diplomáticas en el verano de dicho año al ser nombrada como embajadora en Finlandia.[3]​ En 1939, tras el fin de la Guerra Civil española, se exilió junto a su familia a México, donde vivió y siguió escribiendo hasta su muerte,[4]​ que tuvo lugar el 28 de mayo de 1974 en México D. F.[5]

Memorias[editar]

En 1940, una editorial norteamericana publicó sus memorias escritas inglés, que no serían editadas en castellano hasta 2011, con el título de Hambre de libertad. Memorias de una embajadora republicana.

Obras[editar]

  • El traje regional español (Ed. Voluntad, Madrid, 1926)
  • El alma del niño (1921): vemos una reseña de esta obra en la Revista de hispanismo, dicha reseña fue realizada por Carmen Servén y dice lo siguiente: El alma y el niño es producto de las inquietudes pedagógicas de una mujer que vive el ambiente renovador de los años veinte. Isabel Oyarzábal procuró contribuir a la mejora educativa del país y participó en la búsqueda de soluciones progresistas. La obra describe y enumera, desde un punto de vista experimental, las cualidades y las virtudes, también los defectos y los vicios infantiles desde la más temprana edad. Al mismo tiempo, facilita sugerencias y consejos a los padres y educadores para que puedan tratarlos y encauzarlos a su debido tiempo, todo ello procurando establecer la mejor comunicación entre educadores y educandos. El método de análisis manejado por la escritora malagueña combina los propios de la psicología experimental y naturalista, en boga en esos años, con lo que hoy conocemos como psicología evolutiva, para la que un ámbito familiar acogedor y estable, en el que se gestionan las emociones y los impulsos mediante el lenguaje, juega un papel de suma importancia en el desarrollo cognitivo y emocional del niño. En definitiva, El alma del niño proporciona a los padres y educadores unas pautas de observación que la propia autora confiesa haber puesto en práctica con sus hijos. En todo momento les sugiere evitar el castigo, las reprimendas y la violencia ante las muestras infantiles de algunos de los defectos tratados; antes bien, propugna el razonamiento dialogado, la paciencia y la comprensión; admite que es positivo descender al nivel de los niños al hablar con ellos, y en cualquier caso, aconseja mostrarles amor, seguridad y protección. Así, las propuestas pedagógicas de Isabel Oyarzábal concuerdan con las premisas de los ideólogos krausistas, que habían penetrado en el país desde finales del siglo XIX y que conseguirían alcanzar los máximos resultados gracias a la Institución Libre de Enseñanza. La edición inicial de este tratado de 1921 se acompañaba de un prólogo de José Ortega Munilla y venía avalada por un apartado de juicios críticos nutrido por María de Maeztu, Benita Asas Manterola y José Francos Rodríguez. Hay una segunda edición del texto publicada en México por Ediciones Aztlán (1958); ambas son difícilmente accesibles hoy en España. [6]
  • Hambre de libertad. Memorias de una embajadora republicana (Granada, Editorial Almed, 2011); traducción de I Must have Liberty, New York-Toronto, Longman, Green and Co., Inc. 1940.
  • En mi hambre mando yo, México: Libro Mex Editores, 1959.[7]
  • Smouldering Freedom. The Story of the Spanish Republicans in Exile, Longman, Green and Co., Inc. New York-Toronto, 1945.

Referencias[editar]

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]