Intervención aliada en la Guerra Civil Rusa

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Intervención aliada en la Guerra Civil Rusa
la Guerra Civil Rusa
Wladiwostok Parade 1918.jpg
Tropas aliadas desfilando en Vladivostok en 1918.
Fecha 1918–1920; retirada japonesa de Siberia en 1922
Lugar Norte de Rusia, Siberia
Causas Revolución bolchevique, Tratado de Brest-Litovsk
Resultado Retirada aliada de Rusia
Victoria bolchevique sobre el Ejército Blanco
Beligerantes
Bandera del Reino Unido Imperio Británico

Bandera de la República de China República de China
Flag of Czechoslovakia.svg Checoslovaquia
Bandera de Finlandia Finlandia
Bandera de Francia Francia
Bandera de Grecia Grecia
Bandera de Italia Italia
Bandera del Imperio de Japón Japón
Bandera de Polonia Polonia
Bandera de Rumania Rumania
Bandera de Serbia Serbia

Bandera de los Estados Unidos Estados Unidos
Flag of Russian SFSR (1918-1937).svg Rusia soviética
Flag Far Eastern Republic.svg República del Lejano Oriente
Comandantes
Varios comandantes Bandera de la República Socialista Federativa Soviética de Rusia Vladimir Lenin
Bandera de la República Socialista Federativa Soviética de Rusia Leon Trotsky
Bandera de la República Socialista Federativa Soviética de Rusia Mikhail Tukhachevsky
Bandera de la República Socialista Federativa Soviética de Rusia Fedor Raskolnikov
Bandera de la República Socialista Federativa Soviética de Rusia Joseph Stalin
Bandera de la República Socialista Federativa Soviética de Rusia Dmitry Zhloba
Bandera de la República Socialista Federativa Soviética de Rusia Pavel Dybenko
Fuerzas en combate
~ 155.560 (véase descripción detallada) Desconocidas
Bajas
Desconocidas

La intervención aliada en la Guerra Civil Rusa fue una expedición militar multinacional que fue lanzada en 1918 durante la Primera Guerra Mundial, la cual continuó en la Guerra Civil Rusa. Las operaciones fueron llevadas a cabo por 14 naciones y cubrieron un enorme territorio.[1] Los objetivos iniciales de la operación eran rescatar a la Legión Checoslovaca, asegurar los suministros y armamentos en los puertos rusos y restablecer el Frente Oriental contra la Alemania imperial. Al final de la Primera Guerra Mundial (1914–1918), temerosos del bolchevismo, catorce países aliados intervinieron en la Guerra Civil Rusa (1917–1923), en nombre de las fuerzas del Movimiento Blanco anti-bolcheviques que antes habían perdido la Revolución de Octubre rusa en 1917.[2]

A pesar del apoyo aliado, el Ejército Rojo derrotó al ejército blanco que trataba de volver a imponer la impopular monarquía absoluta del zarismo, con la ayuda de las armas extranjeras, por lo que tenía pocos partidarios rusos. Sin embargo, dos años después, en 1920, debido a que la intervención tuvo poco apoyo popular en los países aliados y en Rusia, no hubo verdadera estrategia político-militar o debido a la mediocridad militar del Ejército Blanco, los aliados se vieron obligados a retirarse de la Campaña del Norte de Rusia (1918–1920) y la Intervención aliada en Siberia (1918–1922); de todos modos, los japoneses siguieron ocupando partes de Siberia hasta 1922.[3]

Prólogo a la intervención aliada[editar]

Revolución[editar]

En 1917 Rusia se encontraba en un estado de conflicto político, el apoyo a la guerra y el zar iba disminuyendo: se encontraba al borde de la revolución. La Revolución de Febrero cambió el curso de la guerra: bajo una intensa presión política, el zar Nicolás II abdicó y se formó un gobierno provisional. Este se comprometió a continuar la lucha contra los alemanes en el Frente Oriental.[3]

Los Aliados habían estado enviando suministros a Rusia desde el comienzo de la guerra en 1914 por los puertos de Arjángelsk, Murmansk, y Vladivostok. En 1917 los Estados Unidos entraron en la guerra cuando el presidente Woodrow Wilson dejó de lado su anterior reserva por unirse a la guerra junto con el monarca como aliado, habiendo este sido derrocado y los EE.UU. comenzaron a prestar apoyo económico y técnico al gobierno de Lvov y más tarde de Kerenski.[3]

La guerra se hizo impopular entre el pueblo ruso. El malestar político y social crecía, así como el apoyo con los bolcheviques revolucionarios bajo Vladimir Lenin. Un gran número de soldados rasos se amotinó o desertó del ejército ruso. Durante la ofensiva de julio, el ejército ruso fue derrotado por las fuerzas austro-húngaras y alemanas en el Frente Oriental tras un contraataque de estas. Esto condujo al hundimiento del frente. El desmoralizado ejército ruso estaba a punto de amotinarse y la mayoría de los soldados había desertado del frente de batalla. Kerenski sustituyó a Aleksei Brusilov con Lavr Kornilov como comandante en jefe del Ejército Imperial Ruso. Kornilov intentó formar una dictadura militar a través de un golpe de Estado a comienzos de septiembre de 1917. Contó con el apoyo del general de Brigada británico Alfred Knox, al que Kerenski acusó de producir propaganda a favor de Kornilov. Kerenski también acusó a lord Milner de haber escrito una carta expresando su apoyo a Kornilov. Un escuadrón inglés de automóviles blindados comandados por Oliver Locker-Lampson y vestidos con uniformes rusos participaron en el golpe golpe de Estado fallido.[4]

Dos meses más tarde, a comienzos de noviembre de 1917, la Revolución de Octubre derrocó al gobierno provisional de Kerenski y los bolcheviques tomaron el poder.

Rusia deja la guerra[editar]

Cinco meses después, el 3 de marzo, la recién formada República Socialista Federativa Soviética de Rusia firmó el Tratado de Brest-Litovsk con Alemania imperial, que formalmente puso fin a la guerra en el Frente Oriental. Esto permitió la transferencia de parte de los soldados alemanes al Frente Occidental, donde los ejércitos británicos y franceses esperaban la llegada de refuerzos estadounidenses.

Legión Checoslovaca[editar]

La firma del Tratado de Brest-Litovsk garantizó que los prisioneros de guerra serían devueltos a sus países de origen.Los prisioneros austrohúngaros pertenecían a las distintas nacionalidades que formaban el país. Numerosos prisioneros de guerra checos y eslovacos habían sido reclutados en el Ejército austrohúngaro y más tarde capturados por los rusos. Sin embargo, aprovechando el deseo de parte de ellos de crear su propio Estado independiente del Imperio, las autoridades rusas formaron unidades especiales de checos y eslovacos para luchar contra los imperios centrales.

En 1917, tras la Revolución de Octubre, los bolcheviques declararon que, si la Legión Checoslovaca se mantenía neutral en los conflictos internos rusos y accedía a abandonar Rusia, se le concedería un salvoconducto para atravesar Siberia camino a Francia por el puerto de Vladivostok para que pudiesen seguir combatiendo junto a las potencias aliadas en el Frente Occidental. La Legión Checoslovaca comenzó entonces su traslado en el Ferrocarril Transiberiano hasta Vladivostok. Sin embargo, sólo la mitad llegó hasta la ciudad antes que el acuerdo se rompiese y estallasen los enfrentamientos entre legionarios y bolcheviques en mayo de 1918.

Intereses de los aliados[editar]

Fuerza expedicionaria canadiense, 1919.

Los Aliados comenzaron a preocuparse por el hundimiento del frente oriental y de Rusia, y también por la situación de las grandes cantidades de suministros en los puertos rusos, que los Aliados temían podrían ser requisados por los alemanes o caer en manos de los bolcheviques. También preocupó a los Aliados el desembarco en abril de 1918 de una división de tropas alemanas en Finlandia, y se temió que podrían tratar de capturar el ferrocarril Murmansk-Petrogrado y posteriormente el estratégico puerto de Murmansk y, posiblemente, Arjángelsk. Otros temores Aliados eran que la Legión Checoslovaca fuese destruida o la amenaza del bolchevismo, cuya naturaleza preocupaba a muchos de los Gobiernos Aliados.

Ante esta situación los Gobiernos británico y francés decidieron realizar una intervención militar en Rusia. Tenían tres objetivos:[5]

  • Evitar la captura por parte de bolcheviques o alemanes de material de guerra acumulado en Arjángelsk.
  • Iniciar el ataque para rescatar a la Legión Checoslovaca, desperdigada a lo largo del ferrocarril transiberiano.
  • Resucitar el Frente del Este mediante la derrota del Ejército bolchevique, con la ayuda de la Legión Checoslovaca y una fuerza ampliada antibolchevique rusa y, de paso, acabar con la propagación del comunismo y la causa bolchevique en Rusia.
Tropas americanas en Vladivostok, agosto de 1918.

Con un número de tropas muy por debajo de las necesarias, los británicos y franceses pidieron que el presidente Wilson proporcionara soldados de EE.UU. para la campaña de intervención. En julio de 1918, en contra del parecer del Departamento de Guerra de EE.UU., Wilson propuso la participación limitada de 5.000 soldados del Ejército de los Estados Unidos en la campaña llamada «Fuerza Expedicionaria Americana del Norte de Rusia»[6] (también conocida como «Expedición Oso Polar») que fueron enviados a Arjángelsk, mientras que otros 8.000 soldados, organizados en la Fuerza Expedicionaria Americana en Siberia,[7] fueron enviados a Vladivostok desde las Filipinas y desde Camp Fremont, en California. Ese mismo mes, el Gobierno del Canadá acordó con el Gobierno británico enviar una fuerza combinada del Imperio Británico, que incluía tropas de Australia y la India colonial.

Los japoneses, concentrados en su frontera norte, enviaron la mayor fuerza militar, que alcanzó los 70.000 soldados. Decidieron además el establecimiento de un Estado títere en Siberia,[8] y los mandos del Ejército del Imperio japonés vieron la situación en Rusia como una oportunidad para poner fin al problema fronterizo del norte de Japón, considerado de seguridad nacional. El Gobierno de Japón era asimismo intensamente hostil al comunismo.

El Reino de Italia creó el «Corpo di Spedizione» con tropas alpinas enviadas desde la península y ex-generales de la Italia irredenta, fuerzas del antiguo Imperio austrohúngaro reclutadas en la Legione Redenta Italiana. Instalaron inicialmente su base en la concesión italiana de Tianjín, con un total de aproximadamente 2.500 soldados.

Rumanía, Grecia, Polonia, China y Serbia también enviaron pequeños contingentes de tropas para participar en la intervención.

Revolución Rusa[editar]

Después del fin de la guerra en Europa y la derrota de los imperios centrales, los Aliados apoyaron abiertamente a las fuerzas «blancas», antibolcheviques.

Posiciones de la Fuerza Expedicionaria Aliada y de los ejércitos blancos en la Rusia Europea, 1919.

Fuerzas extranjeras en Rusia[editar]

Cantidades de soldados extranjeros que ocuparon las regiones de Rusia señaladas a continuación:

Campañas[editar]

Campaña del Norte de Rusia[editar]

Tanque británico Mark V en Arkhangelsk.

Sur de Rusia y Ucrania[editar]

El 18 de diciembre de 1918, un mes después del armisticio, los franceses ocuparon Odesa. Se inició así la intervención en Ucrania y el sur de Rusia, que tenía por objetivo ayudar y abastecer a las fuerzas blancas del general Denikin y su Ejército de Voluntarios que combatían en la región contra el Gobierno bolchevique de Moscú. La campaña incluyó tropas francesas, polacas y griegas (el I Cuerpo de Ejército griego, cerca de 24 000 hombres al mando del general de división Konstantinos Nider).

En abril de 1919 se retiraron,[12] antes de la derrota de la ofensiva del Ejército Blanco contra Moscú. Tras esta Denikin fue relevado y su sucesor al frente del movimiento, el general Wrangel, reorganizó el ejército en Crimea. Sin embargo, con el deterioro de la situación, él y sus soldados evacuaron sus últimas posiciones en Crimea a bordo de barcos aliados el 14 de noviembre de 1920.

Siberia[editar]

Litografía japonesa que muestra tropas ocupando Blagovéshchensk.

La Intervención Conjunta Aliada comenzó en agosto de 1918.[15] Los japoneses entraron a través de Vladivostok y otros puntos por la frontera de Manchuria con más de 70 000 soldados siendo desplegadas eventualmente. A los japoneses se sumaron tropas británicas[16] y posteriormente americanas, canadienses, francesas, italianas y chinas. Algunos elementos de la Legión Checoslovaca[17] que habían alcanzado Vladivostok, recibieron alas tropas aliadas. Los americanos desplegaron a el 27º y 31º Regimientos de Infantería desde las Filipinas, y elementos de los regimientos 12º, 13º y 62º de Infantería desde Camp Fremont.[18]

Los japoneses se esperaba que enviaran sólo alrededor de 7.000 soldados de la expedición. El despliegue de una fuerza tan grande para una operación de rescate de los aliados hicieron desconfiar de las intenciones japonesas.[19] El 5 de septiembre, a los japoneses se les vinculó con la vanguardia de la Legión Checoslovaca,[19] unos días más tarde los contingentes británicos, italianos y franceses se unieron a los checos en un esfuerzo por restablecer el frente oriental más allá de los Urales, y como resultado los aliados europeos emigraron hacia el oeste.[19] Los japoneses, con sus propios objetivos en mente, se negaron a proceder al oeste del lago Baikal.[19] Los americanos, sospechando de las intenciones de Japón, también se quedaron para vigilarlos.[19] En noviembre, los japoneses ocuparon todos los puertos y ciudades importantes en la Provincia Marítima rusa y en Siberia al este de la ciudad de Chitá.[19]

Los Aliados dieron su apoyo a los elementos de rusos blancos a partir del verano de 1918.[19] Hubo tensiones entre las dos facciones antibolcheviques: el Gobierno ruso blanco regido por el almirante Alexander Kolchak y los cosacos mandados por Grigori Semiónov e Iván Kalmikov que estorbaron sus esfuerzos contra el Gobierno de Moscú.

Todas las fuerzas expedicionarias Aliadas habían sido evacuadas para 1920, aparte de los japoneses, quienes permanecieron hasta 1925.

Cáucaso[editar]

En 1917, la Dunsterforce, una misión militar aliada de menos de 1000 efectivos australianos, ingleses, y canadienses (retiradas de Mesopotamia y del frente occidental), acompañados de carros armados, desplegados desde Amadán como 350 km a través de Qajar Persia. Se le nombró por su comandante General Lionel Dunsterville. Su misión era reunir información, entrenar y encabezar fuerzas locales, y prevenir la distribución de propaganda alemana.[20]

Posteriormente, se le ordenó a Dunsterville tomar y proteger los campos de petróleo de Bakú. La fuerza fue retrasada por 3000 efectivos bolcheviques en Enzeli procedió por barco al puerto de Bakú, en el mar Caspio. Este era el objetivo primario para las fuerzas turcas que avanzaban y Dunsterforce aguantó el corto y brutal sitio en septiembre de 1918 antes de ser forzado a retirarse.

Sin embargo, siendo vencida en la Primera Guerra Mundial, Turquía tuvo que retirra sus fuerzas de la frontera de Azerbaiján a mediados de noviembre de 1918. Encabezados por el General William Thomson, las fuerzas inglesas de 5000 soldados arribaron a Bakú el 7 de noviembre, y la ley marcial fue establecida en la capital de la República Democrática de Azerbaiján hasta que «el poder civil pudiera ser suficientemente fuerte para liberar a las fuerzas de la responsabilidad de mantener el orden público».

Campaña transcaspia[editar]

La primera instancia de una mediación aliada ocurrió el 11 de agosto de 1918, cuando el general Malleson intervino en apoyo del Ashkhabad Executive Committee, que había expulsado a los bolcheviques del Soviet de Tashkent de la terminal occidental del Ferrocarril Transcaspio en julio de 1918. Envió la sección de ametralladoras del 19º Regimiento de Rifles de Punjab a Baraim Ali, localizada en el Ferrocarril TransCaspio. Después del combate en Merv, se les unió el resto del regimiento. Hubo más acciones en Kaka el 28 de agosto, y el 11 y 18 de septiembre. Fueron reforzados el 25 de septiembre por dos escuadrones del 28º Regimiento de Caballería Ligera. Combatiendo junto a tropas transcaspianas, en Arman Sagad (entre el 9 y de 11 de octubre) y Dushak (el 14 de otubre).

Para el 1 de noviembre habían reocupado Merv y, por instrucciones del gobierno británico, detuvieron su avance y tomaron posiciones defensivas en Bairam Ali. Las fuerzas transcaspianas continuaron su ataque a los bolcheviques al norte. Después que las fuerzas transcaspias fueron desviadas en Uch Aji, su comandante, el coronel Knollys envió al 28º de Caballería en su apoyo en Annenkovo. En enero de 1919 una compañía del 119º Regimiento de Rifles de Punjab fue enviada reforzar las posiciones en Annenkovo, donde una segunda batalla tuvo lugar el 16 de enero. El gobierno británico decidió el 21 de enero retirar la fuerza, y las últimas tropas se retiraron a Persia el 5 de abril.[21]

Retirada de los aliados[editar]

Los Aliados se retiraron en 1920. Los japoneses se quedaron en las provincias marítimas del Extremo Oriente ruso hasta 1922 y en el norte de Sajalin hasta 1925,[22] cuando la presión económica y diplomática de EE.UU., la política interna de Japón y el éxito militar del Ejército Rojo obligó a la retirada de estas últimas tropas del antiguo territorio ruso, entonces ya soviético.

Véase también[editar]

Notas[editar]

  1. A History of Russia, 7th Edition, Nichlas V. Riasanovsky & Mark D. Steinberg, Oxford University Press, 2005.
  2. A History of Russia, 7th Edition, Nichlas V. Riasanovsky & Mark D. Steinberg, Oxford University Press, 2005
  3. a b c Beyer, pp. 152–153
  4. Intervention and the War by Richard Ullman, Princeton University Press, 1961, pp. 11–13
  5. Joel R. Moore, Harry H. Mead and Lewis E. Jahns, The History of the American Expedition Fighting the Bolsheviki (Nashville, Tenn., The Battery Press, 2003), pp. 47–50
  6. E.M. Halliday, Cuando el infierno se congeló (Nueva York, NY, ibooks, inc., 2000), p. 44
  7. Robert L. Willett, Russian Sideshow, pp. 166–167, 170
  8. Humphreys, The Way of the Heavenly Sword: The Japanese Army in the 1920's, p. 25
  9. Robert L. Willett, Russian Sideshow, p. xxiii
  10. Guarding the Railroad, Taming the Cossacks The U.S. Army in Russia, 1918–1920, Smith, Gibson Bell (accessed 5 July 2007)
  11. a b A History of Russia, 7th Edition, Nicholas V. Riasnaovsky & Mark D. Steinberg, Oxford University Press, 2005
  12. a b The Campaign in the Ukraine, en sansimera.gr (en griego)
  13. A History of Russia, 7th Edition, Nicholas V. Riasanovsky & Mark D. Steinberg, Oxford University Press, 2005
  14. http://www.rafmuseum.org/milestones-of-flight/british_military/1918_2.cfm
  15. Humphreys, The Way of the Heavenly Sword: The Japanese Army in the 1920’s, p. 25
  16. British Army Siberia
  17. http://www3.mistral.co.uk/paper.heritage/articles/czecharmy.html
  18. Robert L. Willett, Russian Sideshow, pp. 166–167
  19. a b c d e f g Humphreys, The Way of the Heavenly Sword: The Japanese Army in the 1920's, p. 26
  20. The Azerbaijani Turks: power and identity under Russian rule, Audrey L. Altstadt
  21. Operations in Trans-Caspia, Behind the Lines, accessed 23 September 2009
  22. A History of Russia, 7th Edition, Nicholas V. Riasanovsky and Mark D. Steinberg, Oxford University Press, 2005

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]