Hernando de Alvarado Tezozómoc

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Hernando de Alvarado Tezozómoc[1] o Fernando Alvarado Tezozómoc (México-Tenochtitlan entre 1520 y 1530[2] - † posiblemente México-Tenochtitlan 1610) era el séptimo hijo de once de Diego Huanitzin (o Diego Alvarado Huamitzin) y Francisca de Moctezuma, pero es posible que no hayan nacidos todos de la misma madre.[3] [4] Su padre era el emperador de Ecatepec (1520-1538); por lo tanto, el virrey, Antonio de Mendoza, le dio el título gobernador de México (1539-1541).[5] [6] Tezozómoc era historiador tenochca, nieto por parte de madre y sobrino-nieto por parte de padre del antepenúltimo huey tlatoani mexica, Motecuhzoma. Era bisnieto de Axayácatl, al lado de su padre.[7] Es decir que era un descendiente, en ambos lados, de emperadores Aztecas; y por eso, era parte de algunas de las familias más nobles y honradas de la reina Azteca.[5] [2] Como los demás hombres mexica de la clase élite, él tenía acceso a una buena educación, la cual significa que Hernando de Alvarado Tezozómoc fue enseñado por españoles después del año de 1521. La enseñanza incluye el dominio del idioma Náhuatl escrito en letras alfabéticas del idioma castellano.[6] La experiencia de esta tradición literaria e híbrida proporciona a Tezozómoc las competencias que perfeccionaba a lo largo de su vida. Sobre todo, Tezozómoc es más conocido por dos obras literarias e históricas Crónica Mexicana y la Crónica Mexicáyotl.

Ascendencia[editar]

 
 
 
Huehue Tezozomoctli
 
 
 
Chimalpilli I
Líder de Ecatepec
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Axayacatl
Líder de Tenochtitlan
 
 
 
Matlaccoatzin
Líder de Ecatepec
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Tezozomoctli Acolnahuacatl
 
Tlacuilolxochtzin
 
 
 
Moctezuma II
Líder de Tenochtitlan
 
Tlapalizquixochtzin
Líder de Ecatepec
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Don Diego de Alvarado Huanitzin
Líder de Ecatepec y Tenochtitlan
 
 
 
 
 
 
 
Doña Francisca de Moctezuma
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Don Hernando de Alvarado
Tezozomoc
 
 
 
 
 
 
 

[8]

Biografía[editar]

Debido a la grandeza de su familia, él fue educado en casa donde él aprendió Náhuatl, y estudios tradicionales como la historia de Tenochca y el significado de códices antiguos.[9] Pudo ser alumno del Colegio de Santa Cruz de Tlatelolco, que es una escuela franciscana para nobles indígenas.[10] En la escuela, aprendió español, historia europea, y catolicismo romano.[9] Adicionalmente, era bien conocido y famoso entre los nativos y españoles; y a causa de su posición noble, podía tener contacto con la cultura de los conquistadores.[5] [6] En una ocasión en 1600, él fue transportando alrededor del ciudad en una litera festiva, cubierto por un baldaquín, con bailarinas y otras personas.[5] [6] Suele afirmarse también, con mayor seguridad, que fungió como nahuatlato (experto intérprete de Náhuatl) en la Real Audiencia de México en 1598 .[11] Específicamente, tuvo obligación de las traducciones y es interesante notar que él intervino en por lo menos un caso jurídico sobre tierra en Cuauhquilpan.[9] Él fue dado el título Tlacuilo, que significa el guardián de los textos.[6] También, en 1598 escribió el “Papel de tierras de Huauhquilpa,” un documento legal, y es el único ejemplo de su escritura manuscrita.[5]

Hay una pintura de Tezozómoc que es reproducido por Adrián León en color al principio de su edición de la Crónica Mexicáyotl.[5] Autor de dos crónicas de la historia mexica: la Crónica Mexicáyotl, escrita en castellano hacia 1598, que abarca desde la salida de Aztlán de los azteca-mexicas hasta el inicio de la conquista, y la Crónica Mexicáyotl, compuesta en náhuatl en 1609. Esta última obra está dedicada sobre todo a desarrollar las genealogías de los más altos pipiltin (nobles) mexica-tenochcas, y a mostrar sus méritos y derechos, en un momento en que los españoles empezaban a dejar de contar con los gobernantes naturales de los pueblos invadidos, cuya autoridad al principio habían respetado e incluso fomentado. Esta decadencia de la nobleza mexica resulta esencial para entender la obra de Tezozómoc,[12] orgulloso defensor de los privilegios de su clase, etnia y linaje.

Obras[editar]

La Crónica Mexicana[editar]

La Crónica Mexicana (1878), escrito en español, es una obra que da voz a una larga y rica tradición mexicana, y los capítulos narran “desde la descendencia y linaje venida a esta nueva España de los indios mexicanos que habitan en este nuevo mundo hasta la llegada del conquistador español y el quebramiento de la cosmovisión que ello produce en los indígenas."[13] Además describe varias guerras, conquistas, y sacrificios.[14] El libro en sí combina elementos de la mitología, prácticas y creencias que representan las voces del pueblo y las críticas del narrador cristiano.[15] La Crónica Mexicana extiende de 1064 hasta 1579.[6] Por lo general, tiene información sobre los costumbres, los vestuarios, la religión, el sacerdocio, la llegada de los españoles, entre otros ejemplos, y es escrito en una manera sencilla para facilitar la comprensión.[3] Fue escrito en español, excepto de los últimos dos folios que son escritos en Náhuatl,[6] por ende la forma del texto sugiere que solo las personas biculturales podrían entenderlo en totalidad.[15] Frente al choque epistemólogico-cultural de la época colonial, el texto busca relatar las tradiciones del pasado para que el lector pueda entender el presente y el futuro de la sociedad mexica.[15] Según explica Tezozómoc en el prólogo del libro, la obra pretende conservar “la tradición y la herencia que dejaron los ancianos a sus descendientes … para que nunca olviden la historia de la gran ciudad y su pobladores.”[16]

Organización[editar]

Cabe recalcar que La crónica mexicana tiene 110 capítulos divididos en tres secciones que conformen al orden cronológico, mientras La crónica mexicáyotl brinde otra organización narrativa.[3] [9] La primera sección, capítulos 1-3,  describe el origen de la gente mexica, la salida de Aztlán, la migración y la fundación de Tenochtitlan.[9] También, esta sección tiene informes de los ancianos y documentos fotográficos que forman la base de la obra.[17] Adicionalmente, es caracterizado por la devoción al dios, Huitzilopochtli, pues la gente cree que él va a guiarle a un nuevo sitio para poblar.[9]

La segunda sección, capítulos 4-9, describe los primeros años de Tenochtitlan antes de la guerra con Azcapotzal; y sobre todo, fue caracterizado por la opresión de la mexica por la Azcapotzal.[9] Además, informa de la instilación de la nueva ciudad y la elección de su primer tlatoani, Acamapichtli.[17]

La tercera sección, capítulos 10-110, empieza con las guerras y las conquistas mexicanas desde el comienzo de la independencia de Azcapotzal.[9] Tras estas conquistas, se formó podían el imperio azteca, el cual fue admirado por los conquistadores españoles y termina con la llegada de Cortés en Tlaxcala.[9] Esta parte del libro describe los orígenes de los primeros líderes de México-Tenochtitlan y sus descendientes; es decir que hay una gran genealogía, incluyendo los reyes de Acamapichtli I hasta Moctezuma II.[15] [17]

Ediciones[editar]

El manuscrito original se puede encontrar en la Colección Aubin Goupil de la Biblioteca Nacional de Paris.[3] En 1911, Francisco del Paso y Troncoso la fotografió; y de esta copia, Adrián León logró publicar la primera traducción completa del libro en castellana.[3] No obstante la obra de León no representa la primera edición castellana, pues en el año 1848 el señor Edward Kingsborough publicó en Londres una parte del texto; aunque fue incompleta, la edición de la así llamada “Crónica mexicana por Fernando de Alvarado Tezozómoc,” del libro Antiquities of Mexico (A. Aglio, 1848) representa la primera vez en que el lector de habla castellano pudo saber de la obra de Tezozómoc.[3] También hubo otras ediciones europeas. Entre ellas se encuentra una edición italiana traducida por Francesco Constantino Marmocchi y publicada bajo el título Raccolta di viaggi dalla scoperta del Nuovo Continente fino a'dì nostri T. 10 Viaggi, relazioni e memorie relative alla scoperta, alle antichità ed alla storia delle bellissime e vaste regioni del Perù, di Quito e del Messico scritte dal Montesinos, dal Velasco e dal Torozomoc (Prato: Giachetti, 1842). La edición italiana recopilaba varios escritores de América Latina, incluyendo Tezozómoc en México, Juan de Velasco en Quito, y Fernando de Montesinos en el Perú. En Francia, el señor Henri Ternaux-Compans tradujo el texto a su lengua materna y lo publicó bajo el título Historie du Mexique (París: Pierre Janet, 1853). En el año 1878 el destacado historiador mexicano Manuel Orozco y Berra publicó en la imprenta y litografía de Ireneo Paz Orozco y Berra una nueva edición de la Crónica mexicana, la cual se volvió a publicar en el año 1881.[3]

Frente a las muchas ediciones del texto, resulta que hay una sola versión completa de la Crónica mexicana. Al transcurso del tiempo se perdió un cuadro en “que conforme al orden cronológico, debía de tratar de la entrada y Conquista de los españoles.”[18] Parte del texto es reproducido por Miguel León Portilla en Visión de los vencidos en 1959.

La Crónica Mexicáyotl[editar]

Después de escribir su primera historia del imperio mexica, la antedicha Crónica Mexicana, Tezozómoc escribió la Crónica Mexicáyotl en 1609. Esta obra fue el segundo narrativo histórico, pero el primero que fue escrito en idioma náhuatl.[19] Una comparación línea por línea de los dos textos reveala que básicamente, la Crónica Mexicana y la Crónica Mexicáyotl cuentan las mismas historias, no obstante esta última proporciona una relación más completa y elaborada, pues se expresa en el idioma indígena de la región y da más fechas de la obra anterior.[19]

Hay varios elementos que distinguen las dos crónicas. Por una parte se observa la señalada numerosa cantidad de fechas en la edición del idioma náhuatl.[19] También hay que notar que sí hay algunos trozos de información que la Crónica Mexicana incluye; en cambio, queda fuera de la Crónica Mexicáyotl, como las descripciones sobre de los capullisla lista de dioses, aparte de Huitzilopochtli, que acompañan a los mexicas en su migración.[19] Excepto de estas diferencias, toda la información después de la salida aparece en el mismo orden en las dos crónicas.[19] Por eso, parece que la Crónica Mexicáyotl sirve como un resumen para la Crónica Mexicáyotl, o por lo menos que hay una relación complementaria entre los dos textos, porque proporciona mayores informaciones, hechos y datos.[19] Algunos historiadores piensan que la versión abreviada de la migración era escrito para el lector español y que la versión más amplia fue designada para el público indígena.[19] Sobre todo, tal como concluye la investigadora Rocío Cortés, la Crónica Mexicáyotl es una “reelaboración de la historia imperial mexica que sigue tradiciones de producción y coherencia indígenas.”[20]

Conflicto del autor verdadero[editar]

Hay un gran conflicto en cuanto al autor verdadero de la Crónica Mexicáyotl, pues varios historiadores apuntan que fue escrito por Domingo de San Antón Muñón Chimalpahin Cuauhtlehuanitzin, mientras otros expertos insisten en que Tezozómoc sea el autor verdadero. Por su parte, un tercer grupo afirma que el texto representa los esfuerzos autoriales y colaborativos de los dos sabios indígenas.[17] Básicamente, el análisis literario-histórico produce tres campos interpretativos: los que atribuyen todo el texto a Chimalpahin, los que atribuyen a Tezozómoc y Chimalpahin solamente era el copista que añade algunas cosas, y los que atribuyen parte del texto a Tezozómoc y otros partes a Chimalpahin.[17] Es claro que hay una mezcla de dos voces distintas en la Crónica Mexicáyotl.[17]

Chimalpahin (1579-1660) nació en Amaquemecan, Chalco y vivió en la capilla de San Antonio Abad en Xoloc donde fue conocido por sus historias escritas en idioma náhuatl sobre las comunidades indígenas de México.[21] Perteneció a la nobleza antigua; y por eso, tenía acceso a muchas fuentes confiables en cuanto a las culturas e historias prehispánicas.[21] Específicamente, tenía acceso a manuscritos antiguos, escrituras en náhuatl. Él también publicó varios libros en español y latín.[22] En su escritura, usó además de Escrituras Sagradas, una variedad de fuentes indígenas que le proporcionaba información abundante de diversos orígenes, entre ellas testimonios orales y códices pictográficos.[21] La Crónica Mexicáyotl está escrito con la mano de Chimalpahin, pero no necesariamente implica que fue el único autor, pues la letra puede significar que él fue el escribano.[17] [6] Es evidente que hay fragmentos de Chimalpahin; la problemática es precisar la definición de "escribir" en el entorno híbrido de la Nueva España. Quizás la contribución de Chimalpahin no es una copia exacta, sino más bien una serie de sus propias incorporaciones e ideas.[21]

Muchos investigadores piensan que Tezozómoc fue el autor principal porque su nombre aparece en la introducción del texto donde se menciona que usó cuentos de su familia para contar la historia. Según apuntan estos historiadores, la descripción del linaje implica su autoría.[17] De esta forma se mantiene que Chimalpahin probablemente copió el documento, ya que tenía acceso al trabajo de Tezozómoc. A lo largo de su recopilación añade notas adicionales en el texto, no obstante estas incorporaciones no coincidan completamente con lo que Tezozómoc escribe.[3] Además, hay un cambio del estilo de la escritura en la segunda parte que parece más similar a las otras obras de Chimalpahin que las de Tezozómoc.[3] [19]

Además, en la segunda parte del texto cuando habla de la genealogía, todo el linaje Tenochca está conectado a Tezozómoc, el cual indica que él es el verdadero autor, según afirmaba el historiador criollo Antonio de León y Gama.[17] Es más, Tezozómoc da énfasis en los informes orales, y el informe de Chimalpahin parece más hispanizado que el texto de Tezozómoc.[19] Aunque los dos aseguran su propia cristiandad, Tezozómoc usa un dialecto mesoamericano mientras Chimalpahin pone su informe en un contexto cristiano.[19] Por lo general, es creíble que Tezozómoc era el autor real debido a sus referencias de los eventos históricos;[5] y en la hojas 68-69, hay estas palabras “... de 1609 años. De Alvarado Tezozómoc…” que también reafirma su autoridad.[23] Finalmente, no se sabe mucho de la vida social de Chimalpahin ni la manera en que él redactó sus escrituras que también soporta el caso para Tezozómoc.[22]

No obstante hay varios investigadores que mantienen que Chimalpahin es el autor verdadero de la Crónica Mexicáyotl. En la introducción del texto, el escritor dice que 1621 es la fecha de la obra, que es demasiado tarde para Tezozómoc.[17] Similarmente, hay citas en la Crónica Mexicáyotl que refieren a libros españoles del siglo XVI y XVII, los cuales Chimalpahin supo bien.[17] Además, se cree que Tezozómoc escribió en náhuatl, no obstante toda la letra del texto escrito en idioma náhuatl es la de Chimalpahin.[22] Más, otros críticos dicen que Tezozómoc no la podría haber escrita debido a las faltas de ortografía en las palabras del idioma náhuatl.[4] Ya que la segunda parte del libro tiene otro estilo que la estética utilizada a lo largo de la primera parte, algunos académicos insisten en que la primera parte refleja el esfuerzo literario de Tezozómoc y la segunda pertenece a Chimalpahin.[17]

Por su parte, algunos escritores prefieren no participar en la polémica de la identidad, pues para ellos no tiene sentido reducir una obra colectiva de origen indígena y carácter histórico a una categoria moderna y occidental. Según apunta Adrián León,

“No entraremos aquí en la discusión que dilucide el punto, sobre si lo fué el propio Tezozómoc, o don Domingo de San Antón Muñón Chimalpahin Cuauhtlehuanitzin, a quien por consenso casi universal se le viene atribuyendo hace ya varias siglos.”[24]

En fin, hay que concluir que hay un gran debate sobre el autor verdadero de la destacada e importante Crónica Mexicáyotl, con diversas formas de evidencia que afirman a su vez que el autor fue Tezozómoc, Chimalpahin, o una combinación de los dos sabios nahua.

Importancia[editar]

Tezozómoc es una figura de gran importancia social y política porque era un indio de sangre real, asimilado por la cultura opresora dominante española, como una parte de la primera generación colonial.[14] Él usa la memoria oral, la cual permite un énfasis mayor en los aspectos más relevantes y creencias importantes de la cultura[25] , e incluye cuidadosamente todos los elementos que definen la identidad de su gente.[14] También, tenía una posición muy alta en la sociedad con la cual él pudo distinguir los eventos históricos que ocurrieron de una población distinta y emergente.[14] Efectivamente crea una nueva visión de la historia mexica, a base de su conocimiento de la sociedad prehispánica y la comunidad producida después de la llegada de los españoles.[14] Su vida como mestizo bilingüe que tenía la habilidad de hablar su lengua materna y también entender los testimonios imperios le brindaba una doble condición con la cual pudo transmitir su mundo pasado y actual.[14] A través de esta posición privilegiada, él quería: “salvar una tradición, proteger una identidad, determinar un perfil, hacer trascender una nación.”[26] Se observa varias tendencias sincréticas con las cuales Tezozómoc identifica un mes, un día y un año del calendario mexica con la correlación del mes cristiano.[19] Adicionalmente, la inclusión de mayores informaciones en la Crónica Mexicáyotl en vez de la Crónica Mexicana sugiere que Tezozómoc quería que los indígenas tuvieran la historia completa y verdadera.[19]

Esta obra es una guía al pasado prehispánico porque cuenta toda la información sobre la historia de los gobernantes, la sucesión de los tenochca, la estructura de la nobleza indígena, y las justificaciones para su poder; y gracias a Tezozómoc, esta información existe hoy en día.[9] También, describe la campaña militar de la mexica que era importante para la economía de Tenochca.[9] Además, sus obras describen el pasado glorioso de los nahua nobles, tal como es el caso de su destacado árbol genealógico [4] , y relatan de forma detallada la crisis espiritual, económica y cultural que vivía la comunidad indígena a finales del siglo XVI y a principios del siglo XVII.[9] Su heterodoxia lingüística es un ejemplo de una amplia y rica cultura mestiza que dio testamento a los cambios fuertes producidos por la conquista española; la literatura híbrida del escritor nahua alfabetizado consta a su vez los recursos literarios perfeccionados por la primera generación de escritores mexicas.[4] Por eso se dice que Tezozómoc proporciona una percepción de primera mano en esta cultura, las costumbres, y los eventos que define su gente.

Véase también[editar]

Notas[editar]

  1. Tezozomoctzin cuando se añade el sufijo -tzin de respeto, de función similar al Don español
  2. a b Romero Galván, en Historia de la literatura... (p. 274) retrasa su nacimiento hasta "alrededor de diez años después de la conquista", lo que llegaría hasta 1531, y acortaría la vida de Tezozómoc a unos 79 años. Vázquez Chamorro, en la introducción a la Crónica mexicana, argumenta que el año de nacimiento tuvo que ser 1523 o 1524, basando su razonamiento en datos conocidos sobre las edades de su hermana Isabel (séptimo hijo, siendo Tezozómoc el quinto) y la fecha de su boda con Antonio Valeriano. Pero entonces habría que creer que el cronista tenochca vivió más de 85 años. Otras fuentes suelen acercarse a Vázquez Chamorro, aventurando fechas entre 1519 y 1525
  3. a b c d e f g h i Stampa. "Historiadores indígenas y mestizos novohispanos. Siglos XVI-XVII.". 
  4. a b c d Migoyo, Chamorro. Crónica Mexicana por Hernando de Alvarado Tezozomoc. 
  5. a b c d e f g Mcpheeters. An Unknown Early Seventeenth-Century Codex of the Crónica Mexicana of Hernando Alvarado Tezozomoc. 
  6. a b c d e f g h Schroeder. The Truth About The Cronica Mexicayotl. 
  7. Pero no era hijo de Cuitláhuac, como sostuvo Orozco y Berra, y repiten algunas fuentes modernas
  8. «Fernando Alvarado Tezózomoc». Consultado el 4 de mayo de 2016. 
  9. a b c d e f g h i j k l Romero Galván. Hernando de Alvarado Tezozómoc. 
  10. Vázquez Chamorro, en su Introducción a la Crónica Mexicana
  11. Casi todas las biografías lo suponen o aseguran. Vázquez Chamorro dice que no pudo serlo, al no dominar la lengua latina, requisito del cargo; según este autor, si se conservan documentos que parecen sugerir su condición de nahuatlato es porque actuó en la Real Audiencia y otros foros como representante de nobles mexicas, pero sin ser funcionario.
  12. Hasta el punto de que José Rubén Romero Galván titula su biografía de Tezozómoc Los privilegios perdidos
  13. Acosta. pg. 49, Dos Visiones de la Integración Americana... 
  14. a b c d e f Acosta. Dos Visiones de la Integración... 
  15. a b c d Cortés. Visiones de Anahuac... 
  16. Stampa. pg. 221, Historiadores indígenas y mestizos novohispanos. Siglos XVI-XVII. 
  17. a b c d e f g h i j k l Peperstraete and Kruell. Determining the Authorship of the Crónica Mexicayotl: Two Hypotheses. 
  18. Stampa. pg. 218, Historiadores indígenas y mestizos novohispanos. Siglos XVI-XVII. 
  19. a b c d e f g h i j k l Brennan. Cosmogonic Use of Time and Space in Historical Narrative: The Case of the Cronica Mexicayotl. 
  20. Cortés. pg. 395, Visiones de Anahuac... 
  21. a b c d Romero Galván. Chimalpáhin y la Conquista de México... 
  22. a b c Schroeder and Tavárez. Chimalpahin's Conquest: A Nahua's Historians's Rewriting... 
  23. Tezozómoc, trans. León. pg. xxvii, Crónica Mexicáyotl por Fernando Alvarado Tezozómoc. 
  24. Tezozómoc, trans. Adrián León (1598 aprox.). pg. vii, Crónica Mexicáyotl por Fernando Alvarado Tezozómoc. 
  25. Cortés. ¿Dónde está Tlatoc? Edificación Real y Simbólica... 
  26. pg. 54, Dos Visiones de la Integración. 

Bibliografía[editar]

  • Germán Vázquez Chamorro (2001). «Introducción». Crónica Mexicana, de Hernando Alvarado Tezozómoc. Madrid, DASTIN S.L. Colección "Crónicas de América". ISBN 8449202164. 
  • José Rubén Romero Galván (2003). Los privilegios perdidos: Hernando de Alvarado Tezozómoc, su tiempo, su nobleza y su Crónica Mexicana. México, UNAM. ISBN 970-32-0690-5. 
  • José Rubén Romero Galván (1996). «Los cronistas indígenas». Historia de la literatura mexicana, desde sus orígenes hasta nuestros días (tomo 2) Beatriz Garza Cuarón y Georges Baudot (editores). México, siglo XXI. ISBN 968-23-2404-1. 
  • Stampa, Manuel Carrera. "Historiadores indígenas y mestizos novohispanos. Siglos XVI-XVII." Revista Española de Antropología Americana 6 (1971): 205.
  • Peperstraete, Sylvie and Kruell, Gabriel Kenrick. "Determining the Authorship of the Crónica mexicáyotlayotl: Two Hypotheses." The Americas. 71.2 (2014): 315-338. Print.
  • Brennan, Sallie C. Cosmogonic Use of Time and Space in Historical Narrative: The Case of the Crónica mexicáyotlayotl. (1988). Print.
  • Cortés, Rocio."¿Dónde está Tlaloc? Edificación Real y Simbólica del Impero en Fuentes Escritas y Materiales." MLN 118.2 (2003): 341-362. Web.
  • Acosta, Alejandro González. "Dos Visiones de la Integración Americana: Comentarios Reales, Del Inca Garcilaso de la Vega y Crónica mexicáyotl áyotlana, De Fernando Alvarado Tezozómoc (Spanish)." Revista de Historia de América. No. 110 (Jul - Dec., 1990): 45-63. Pan American Institute of Geography and History. Web.
  • Cortés, Rocio. "Visiones de Anahuac. Reconstrucciones Historiográficas y Etnicidades Emergentes en el México Colonial: Fernando de Alva Ixtlilxóchitl, Diego Muñoz Camargo y Hernando de Alvarado Tezozomoc (Book). (Spanish)." Revista de Estudios Hispanicos. 38.2 (2004): 393-395. Fuente Académica. Web.
  • Mcpheeters, D. W.. “An Unknown Early Seventeenth-century Codex of the Crónica mexicáyotlana of Hernando Alvarado Tezozomoc”. The Hispanic American Historical Review 34.4 (1954): 506–512. Web.
  • Schroeder, Susan. "The Truth About The Cronica mexicáyotlayotl." Colonial Latin American Review. 20.2 (2011): 233-247. Academic Search Complete. Web.
  • Romero Galván, José Rubén. “Hernando de Alvarado Tezozómoc.” The Oxford Encyclopedia of MesoAmerican Cultures: The Civilization of mexicáyotlo and Central America. Ed. Davíd Carrasco. Vol. 3. New York, NY: Oxford Press, 2001. 219-20. Print.
  • Schroeder, Susan, and David E. Tavárez. Introduction. Chimalpahin’s Conquest: A Nahua Historian’s Rewriting of Francisco López de Gómara’s La Conquista de México. Trans. Susan Schroeder, Cristián Roa-de-la-Carrera, and David E. Tavárez. Stanford: Stanford University Press, 2010. 3-35. Print.
  • Tezozomoc, Fernando Alvarado. Trans. Adrián León. Introducción. Crónica mexicáyotláyotl. Trans. Adrían León. 1st Edition: 1949, 2nd Edition: 1975 ed. mexicáyotlo City: Universidad Nacional Autónoma de México Instituto de Investigaciones Históricos, 1975. VII-XXVII. Print.
  • Migoyo, Gonzalo Díaz, and Germán Vázquez Chamorro. Introducción. Crónica mexicáyotlana. Trans. Migoyo and Chamorro. By Fernando De Alvarado Tezozomoc. 1st Edición: Nov 2000, 2nd Edición: May 2001 ed. Madrid: Dastin, S. L., 2001. 5-51. Print.
  • Romero Galván, José Rubén. Prólogo. Chimalpáhin y La conquista de México: La crónica de Francisco López de Gómara comentada por el historiador nahua. Ed. Susan Schroeder, David Tavárez Bermúdez, and Cristián Roa-de-la-Carrera. Coyoacán: Universidad Nacional Autónoma de México, 2012. 11-26. Print.

Enlaces externos[editar]

  • Crónica mexicáyotlana en ArteHistoria El sitio web ArteHistoria, de la Junta de Castilla y León, contiene una copia completa de la Crónica mexicáyotlana de Alvarado Tezozómoc, en la edición de Gonzalo Díaz Migoyo y Germán Vázquez Chamorro, precedida por la Introducción de Vázquez Chamorro que se ha utilizado como referencia en este artículo (véase más arriba bibliografía).