Gracita Morales

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Gracita Morales
Información personal
Nombre de nacimiento María Gracia Morales Carvajal Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacimiento 11 de noviembre de 1928
Bandera de España Madrid, Comunidad de Madrid, España
Fallecimiento 3 de abril de 1995 (66 años)
Bandera de España Madrid, Comunidad de Madrid, España
Nacionalidad Española Ver y modificar los datos en Wikidata
Familia
Cónyuge Martín Zerolo
Información profesional
Ocupación Actriz
Año de debut 1949
Año de retiro 1994
[editar datos en Wikidata]

María Gracia Morales Carvajal (Madrid, 11 de noviembre de 1928 - Madrid, 3 de abril de 1995), más conocida como Gracita Morales, fue una actriz española especialmente recordada por su inconfundible voz atiplada.

Biografía[editar]

Nació en Madrid el 11 de noviembre de 1928. Gracita Morales era hija del empresario del Teatro Calderón. Tenía cuatro hermanos, Ana María Morales Carvajal y Pepito Morales Carvajal, y estuvo casada con el pintor canario Martín Zerolo.

Estudió danza clásica y española con vocación pero finalmente se orientó por la interpretación. Se dedicó posteriormente al teatro, dónde debutó a los 20 años como meritoria en la compañía de Luis Peña y Josita Hernán. Trabajaría posteriormente en las compañías de Antonio Vico, Catalina Bárcena, Ernesto Vilches y Tina Gascó.

Durante años se dedicó a los escenarios, pudiendo mencionarse su participación en el estreno de la obra de Miguel Mihura Maribel y la extraña familia. Meses después interpretó el mismo personaje en la versión cinematográfica de José María Forqué. Su éxito en el teatro la llevó al cine donde debutó en 1954, tuvo su época dorada en los 60 encabezando carteles de películas junto a una jovencísima Rocío Dúrcal. Empezó su decadencia artística en los 70. Participó en casi un centenar de obras, pero es especialmente recordada por sus interpretaciones en los filmes Atraco a las tres, Sor Citroën, Los Palomos, La ciudad no es para mí, Operación Cabaretera o ¡Cómo está el servicio!.

La encasillaron con el paso del tiempo en el personaje de criada o "chacha" (junto con Rafaela Aparicio y Florinda Chico, "chachas del cine español"), donde interpretaba un estereotipo entrañable, ingenuo pero voluntarioso, que se caracterizaba por su voz atiplada e inconfundible. La cual no era más que una apostación de su voz verdadera. Como dijo Pedro Almodóvar de ella, Gracita pertenecía «a la casta genial de actores atípicos que hacen las cosas de un modo radicalmente personal»

Al final de su vida profesional, fatalmente encasillada en un tipo muy concreto de papeles, se corrió el rumor real de que tenía problemas de memorización. Esa etapa se caracterizó por la falta de trabajos y solamente pudo aparecer como actriz secundaria en un capítulo de la serie de Antena 3 Los ladrones van a la oficina.

Vida Personal[editar]

Gracita casó con el pintor Martín Zerolo en 1960, quien fue su único marido. Se conocieron en Canarias, en el año 1952, durante un baile y se casaron

tras ocho años de noviazgo. Su unión duró diez años. Ella mantuvo siempre que él la abandonó y fue a París, dejándola sola y con grandes problemas económicos, mientras que su sobrina Ana Carvajal achacó la separación a problemas de convivencia provocados por la inestabilidad de su tía. La separación le causó una gran conmoción y su vida y su carácter cambiaron y por testimonios de allegados se dice que ella no llegó a recuperarse del todo.

Además, Gracita quería ser madre y lamentó posteriormente no haber tenido nunca hijos porque, de mayor, deseaba tener nietos.

Pasó los últimos años de su vida con pastillas. Murió Gracita El 3 de abril de 1995, a los 67 años de edad, aquejada de una infección respiratoria. Está enterrada en el Cementerio Sur de Madrid.

Curiosidades[editar]

Su caché, en 1962, rondaba las 800.000 pesetas, siendo posiblemente, uno de los mayores sueldos de la época.

Como afición le gustaba coleccionar ceniceros y cocinar.

Filmografía[editar]

Teatro[editar]

Enlaces externos[editar]