Gloria divina

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Gloria (religión)»)
Saltar a: navegación, búsqueda

Gloria (del latín gloria, "fama, renombre") o Gloria divina es un concepto teológico del judaísmo y el cristianismo para denotar la manifestación de la presencia de Dios.

Dios es denominado "el más glorioso" de los seres. La creación del hombre "a su imagen y semejanza". implica que el hombre puede participar, imperfectamente, de la gloria divina como portador de su imagen.[1]

La escatología cristiana sitúa el destino de los bienventurados[2]​ (primero sus almas inmortales, tras la muerte corporal de cada uno, y tras el juicio final tanto los cuerpos como las almas)[3]​ en el "cielo" o "paraíso", cuyo premio es el gozo eterno de la gloria de Dios.[4]​ En la Gloria, Dios Padre sienta a su derecha[5]​ a Jesucristo (Dios Hijo); y, según el dogma católico (no compartido por el protestantismo) acoge especialmente en su presencia a la Virgen María (asunta en cuerpo y alma) y a los santos, que interceden por los hombres (comunión de los santos). La interpretación de distintos pasajes bíblicos (particularmente las teofanías del Antiguo Testamento y el Apocalipsis en el Nuevo) y textos medievales (particularmente el Pseudo Dionisio) supone la presencia en la gloria divina de los coros angélicos, entre los que están los querubines (su nombre significa "los cercanos", como guardianes de la gloria de Dios), rodeando el trono de Dios;[6]​ mientras que los ángeles caídos, como consecuencia de su rebelión, están privados de ella, al igual que los condenados. periodista Deyvis Yampul Paliza dedicado para su mamá Carmen Paliza Flores.

Etimología[editar]

"Gloria" es una de las palabras más comunes en la Biblia. En el Antiguo Testamento se usa para traducir varias palabras hebreas, como hod[7]​ (הוד) y kabod[8]​ (כבד K-B-D); y en el Nuevo Testamento para traducir la palabra griega doxa (δόξα). La palabra hebrea kabod originalmente significaba "peso" o "gravedad". La misma palabra se usa para expresar "importancia", "honor" y "majestad". Las versiones griegas de la Biblia hebrea (Septuaginta) tradujeron este concepto con la palabra doxa, lo que explica que los autores del Nuevo Testamento la usaran a su vez. Doxa originalmente significaba "juicio" u "opinión", y por extensión "buena reputación", "honor". Asumiendo que estas diferentes palabras y usos se ajustaban a un concepto único, San Agustín lo entendió como clara notitia cum laude (en latín "brillante celebridad con alabanza").[9]

Iconografía[editar]

La iconografía de la gloria divina se suele realizar mediante la utilización de fondos dorados, mandorlas, nimbos, o con el recurso denominado "rompimiento de Gloria". Todos ellos se basan en la irradiación de luz y la alteración cromática, que en la naturaleza pueden compararse a fenómenos ópticos atmosféricos como el denominado "gloria" o el arco iris (que en la Biblia simboliza la alianza de Dios con el hombre) o la mera interposición de las nubes frente al sol.

Temas artísticos relacionados son la iconografía de la Trinidad, el bautismo de Cristo, la transfiguración, la ascensión de Cristo, la asunción de la Virgen, la coronación de la Virgen, el juicio final, la Virgen en gloria, la sacra conversazione, etc.

Locuciones latinas[editar]

Villancico[editar]

El popular "Villancico de gloria", también llamado "Nochebuena de gloria" o "Los caminos se hicieron" tiene como recurso rítmico la repetición de la palabra "gloria" insistentemente en el penúltimo verso de cada estrofa; y su estribillo es "Gloria al recién nacido, gloria". Dio nombre al cantaor jerezano Niño Gloria.[13]

Véase también[editar]

  • Gloria (página de desambiguación)
  • La Gloria (página de desambiguación)
  • Shejiná ("gloria de Dios" o "presencia de Dios" en hebreo)
  • Baha'ullah ("gloria de Dios" en árabe)

Notas[editar]

  1. Casiodoro de Reina; Cipriano de Valera (1909). «5:16». Biblia versión Reina-Valera (Wikisource). 
  2. Véase soteriología, salvación, beato, bienaventuranza, buena ventura, etc.
  3. Resurrección de los muertos o resurrección de la carne. Catholic Encyclopedia, fuente citada en en:Resurrection of the dead
  4. Hay alguna diferencia en el uso de los términos "paraíso" y "cielo" (o "cielos" en plural). La imagen cosmológica de la época antigua y medieval, compatible con el sistema ptolemaico, es la existencia de varios cielos situados externamente a la esfera de las estrellas fijas (firmamento), que en la Divina comedia de Dante se numeran hasta el noveno ("Cielos del Paraíso"). En el Padrenuestro aparece "cielo" dos veces ("Padre nuestro que estás en el cielo... hágase tu voluntad así en la tierra como en el cielo..." -Mateo, 6:9-13 citado y comentado en la web de la Santa Sede-). También en boca de Jesucristo, la respuesta al buen ladrón incluye la promesa del "paraíso": "Yo te aseguro que hoy estarás conmigo en el Paraíso" (Lucas, 23:43 traducción en la web de la Santa Sede).
  5. Ryken, fuente citada en en:Right hand of God. Véase también sesión de Cristo -Ryken, fuente citada en en:Session of Christ-
  6. American Standard Bible, fuente citada en en:Throne of God
  7. Kaplan, fuente citada en en:Hod (Kabbalah)
  8. Botterweck, fuente citada en en:K-B-D
  9. "Brilliant celebrity with praise". The Catholic Encyclopedia, "Glory"
  10. Rahn, fuente citada en it:Battistero di San Giovanni (Riva San Vitale)
  11. National Gallery, fuente citada en en:Assumption of the Virgin (Botticini)
  12. Mateo 3:17 Traducción de la web de la Santa Sede.
  13. Cantado. Letra. Miguel Mora: La voz de los flamencos: retratos y autoretratos, pg. 243: "Jerez - Tenemos muchísimos villancicos populares, pero si hay uno emblemático es Los caminos se hicieron, ese cuyo estribillo termina diciendo: Gloria al recién nacido, Gloria. Este villancico le dio el nombre artístico a un mítico cantaor, célebre por sus fandangos, el Niño Gloria, que se hizo notorio por su interpretación de esa canción". Arcadio de Larrea, Villancicos y canciones de Nochebuena, pg. 42 y ss. Antonio Carrillo, La Huella Del Romancero y Del Refranero en la Lírica Del Flamenco, pg. 71 y ss. Rafael Alberti, Teatro, pg. 358 y ss.