Finanza funcional

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El término finanza funcional fue introducido por Abba Lerner como contraste al de “finanzas sanas o prudentes”. Las finanzas funcionales se refieren al manejo practico de los deficits fiscales y la cantidad de circulante (ver también El dinero y la liquidez de los activos) y no en relación a algunos principios abstractos ya sea de moralidad o de “prudencia fiscal”.[1]

Dada una variedad de circunstancias que se exploraran más abajo, la finanza funcional se implementó más generalmente en EE. UU., lo que significa que la mayoría de los economistas y comentadores políticos relevantes al tema son de ese país.

Orígenes y significado del término[editar]

Durante los debates acerca de como solucionar las crisis de los 30, Lerner desarrollo una metáfora para explicar su propuestas político económicas acerca del control necesario para asegurar estabilidad económica. El argumento es que el que un gobierno practique el laissez-faire es equivalente a conducir un auto sin volante, con el resultado que ya sea el progreso -o la economía de un país- continuamente entra en crisis. Consecuentemente Lerner aduce que era tiempo que se adoptara una política keynesiana “del control”, en la cual el gobierno explícitamente usaría un “volante” (la “finanza funcional”) a fin de mantener el proceso económico desarrollándose estable y eficientemente.[2]

Extendiendo lo anterior, Lerner contrasta la finanza funcional con la “finanza sana” o tradicional. La finanza sana promueve una política de laissez-faire y la acción gubernamental “prudente”: las cuentas deben estar equilibradas (excepto en tiempos de guerra), la Oferta de dinero o cantidad de circulante no puede aumentar a una tasa mayor que la tasa de crecimiento de la economía, el gobierno no debe intervenir en asuntos económicos, etc.

El problema -desde el punto de vista de Lerner- es que esas “reglas del buen manejo económico” no son el producto de un análisis, sino simplemente aceptadas como evidentemente correctas. Lerner argumenta que -cuando los gobiernos entiendan como la macroeconomía realmente funciona- adoptarían un grupo de reglas alternativas: la finanza funcional, bajo las cuales las decisiones acerca de deficits y cantidad de circulante no serían necesariamente las mismas que las anteriores, en la medida que lo que se evaluaría seria su efecto real en una economía especifica en un momento dado, en lugar de ser basadas en el prejuicio que el déficit fiscal, la deuda pública y una política monetaria expansionista son necesariamente “malas”.[3]

En lo que sigue seria conveniente mantener presente que mucho de la presentación de la propuesta de la economía funcional es efectuada en un lenguaje deliberadamente provocativo. Esto se debe por lo menos en parte a que propósito de Lerner fue contrastar fuertemente aquellas de reglas de manejo económico que tienen sentido para los individuos pero no necesariamente para el agregado económico de una nación. Por ejemplo, se ha alegado que históricamente, en el caso de los EEUU: “Cada reducción significante de la deuda (publica) ha sido seguida por una depresión y cada depresión ha sido precedida por una reducción significante de la deuda. Aún más, cada superávit presupuestario ha sido seguido, y generalmente más temprano que más tarde, por nuevos déficits. Sin embargo, una correlación, por perfecta que sea, no prueba causa. Hay alguna razón para sospechar que los superávits del gobierno son dañinos?... Al nivel macroeconómico, los gastos del gobierno generan un ingreso en el sector privado, impuestos reducen ingresos disponibles. Cuando los gastos del gobierno exceden los ingresos por impuestos (déficit presupuestario), hay una adición neta al ingreso disponible del sector privado.[4]

La idea básica es que a nivel general se puede utilizar el manejo del presupuesto (tanto el equilibrio como el desequilibrio) como un volante o mecanismo de conducción económica. El presupuesto tiene ese efecto porque, de acuerdo a Keynes y otros, tanto los impuestos como los gastos fiscales afectan directamente los niveles de actividad económica.[5] Adicionalmente, las “macro-externalidades”[6] del gasto fiscal deben ser considerados porque -en el agregado- los efectos secundarios de esas decisiones son considerables, a diferencia de las decisiones de individuos como tales.

Las premisas y reglas de la finanza funcional[editar]

La premisa fundamental de la finanza funcional es explícitamente que una economía capitalista dinámica es inherentemente inestable, así que el desempleo y inestabilidades de precios periódicamente imponen penuria económica sobre la economía en general,[7] lo que impacta más severamente sobre el mercado de trabajo.

Sucede que los salarios constituyen alrededor de dos tercios de los ingresos generales y que tanto Keynes como otros[8] han mostrado que la tasa de ingresos por salarios en relación a los ingresos generales es relativamente estable a nivel nacional. La implicación es que una caída en los salarios conduce a una caída en los ingresos generales.

El propósito de la propuesta entonces es tratar de mantener el balance de la economía, usando el presupuesto a fin de controlar esas fuerzas que llevan ya sea a un sobrecalentamiento o al enfriamiento excesivo de la economía.[9]

De acuerdo a Lerner, (Lerner, 1941). la finanza funcional depende de las siguientes tres reglas:

1.- El gobierno mantendrá, en todo momento, un nivel de demanda razonable. Si hay poca demanda -y consecuente alto nivel de desempleo- el gobierno debe ya sea reducir los impuestos o aumentar sus gastos. Si hay demasiado demanda, el gobierno debe prevenir inflación reduciendo sus gastos o aumentando impuestos.

2.- El gobierno debe mantener una tasa de interés que optimice la Inversión a través de tomar préstamos cuando desea elevarla y repagando la deuda cuando desea bajarla.

3.- Si cualquiera de los dos principios anteriores entra en conflicto con los principios de la “finanza sana” -balancear la deuda o limitar la deuda publica- no importa. El gobierno debe imprimir el suficiente dinero como para financiar las otras dos reglas.

De lo anterior siguen algunas sugerencias, entre las que se encuentran:

  • La aproximación ‘tradicional” a problemas de empleo (visiones micro o macro económicas) no es muy apropiada. Más relevante seria una aproximación de sistemas[10]
  • Los impuestos no se deben usar para solventar el gasto fiscal. Ese gasto puede y debe ser financiado con deuda pública. Los impuestos tienen una función redistributiva[11]
  • No se debe buscar mantener un superávit económico fiscal (en el sentido de ahorros de un periodo económico a otro). Los superávits no se pueden guardar para uso futuro. En efecto, no hay superávits que se puedan ahorrar o incluso gastar, hay una cantidad total de riqueza en circulación en una sociedad. Si parte de esa riqueza no circula, el total efectivamente disminuye. En cualquier periodo que los gastos fiscales sean menores que los ingresos, se reduce no solo la deuda fiscal sino también la cantidad de riqueza social (dado que el “ahorro fiscal” reduce ingresos disponibles a la población y eso se transforma o se expresa ya sea como reducción de deuda a favor en las cuentas privadas o como reducción del circulante, que reduce el dinero disponible a la población en general)[4]

Desarrollo e impacto de la finanza funcional[editar]

La dura presentación de esos principios por Lerner causo mucho debate en las décadas de los 40 y 50 del siglo XX, cuando la mayoría de los keynesianos (incluyendo keynes mismo) eran mucho más medidos en sus propuestas.[12]

Sin embargo, para la década de los 60 del mismo siglo, las reglas de Lerner llegaron a ser la interpretación estándar del keynesianismo tanto en textos de macroeconomía como en discusiones de economía política, especialmente en EE. UU., dada alguna peculiaridades de la economía de ese país. (ver más abajo) Se ha alegado que esto se debe a que los textos de Keynes casi no contienen una propuesta práctica de acción económica.[13] No contienen, por ejemplo, menciones de políticas fiscales.[14] pero al mismo tiempo había poderosas fuerzas demandando la implementación de políticas “keynesianas”. Consecuentemente, cuando se atacaba esas políticas, en realidad se atacaba las propuestas de Lerner.[15]

Cualquiera que sea el caso, esas políticas fueron implementadas a través del mundo, llevando a la revista estadounidense Time a observar que “ En Washington los hombres que formulan la economía de la nación han usado principios keynesianos no solo para evitar los violentos ciclos de los días de preguerra pero para producir un fenomenal crecimiento económico y lograr precios remarcablemente estables... figurando que los EEUU había, de alguna manera, descubierto el secreto de crecimiento estable y no inflacionario, los líderes de muchos países en ambos lados de la cortina de hierro trataron abiertamente de emular su éxito”[16]

Sin embargo, el ataque contra esas “políticas keynesianas” se intensificó a través de los 1970s y 1980s, liderado por, entre otros, Ludwig von Mises, Friedrich Hayek y Milton Friedman, el último de los cuales tuvo la mayor influencia en EEUU, donde, a partir de los finales de la década del 60 del siglo XX y comienzo de la del 70, su propuesta monetarista empezó a reemplazar la finanza funcional.

La situación -sugerida más arriba- peculiar de EEUU es la tendencia histórica de ese país a mostrar deficits en su presupuesto fiscal.[17] Esto llevó a dos visiones que, a pesar que pueden ser vistas como generalmente similares en sus efectos prácticos, son percibidas como competitivas: la ya mencionada visión de la finanza funcional (Ver L. Randall Wray, op cit) y la monetarista, ejemplificada por Friedman, de acuerdo a la cual, las crisis se podrían evitar si el Banco central de EEUU -la Reserva Federal- expandiera la cantidad de circulante,[18] dado que el dinero funciona como un “multiplicador monetario”[19]

Comparando ambas visiones, Paul Krugman escribe: “Un tema central de la Teoría General de Keynes fue la impotencia de la política monetaria en condiciones del tipo de la depresión. Pero Milton Friedman y Anna Shwartz, en su magistral historia monetaria de los EEUU, proponen que el Banco Federal podría haber prevenido la Gran Depresión -una propuesta que más tarde, en escritos populares, incluyendo los de Friedman mismo, se transmuto en la propuesta que el Banco Federal causó la depresión. Ahora, lo que el Banco realmente controlaba era la base monetaria -circulante mas reservas bancarias. Como la figura muestra, esa base se expandió en la realidad durante la gran depresión, por lo cual es difícil hacer el caso que la Reserva causó la depresión. Pero se puede argumentar que la depresión podría haber sido prevenida si el Banco Federal hubiera hecho mas -si hubiera expandido la base monetaria más rápidamente y hubiera hecho mas para rescatar los bancos en problemas.[20]

Ahora, concentrándonos en los efectos prácticos de ambas propuestas -específicamente, su aproximación al tratamiento de las crisis a través de la no consideración por los deficits presupuestarios, y la propuesta de expansión monetaria- esas aproximación parecen -a primera vista o para no especialistas- lo suficientemente similares como para ser confundidas[21] -pero la segunda tiene, para algunos, el incentivo agregado que propone una reducción de impuestos en todo y cualquier caso- Es esa confusión lo que explica el famoso dicho de Nixon cuando abolió la relación de 35 dólares por onza de oro -lo que permitió la gran expansión de la cantidad de dólares, marcando el fin del sistema instaurado por los Acuerdos de Bretton Woods: “Ahora soy un keynesiano en economía” (I am now a Keynesian in economics")[22] -lo que a su ves creó una situación que está llevando a la propuesta de poner fin a la llamado “Hegemonía del dólar[23] (ver también Bancor). Sin embargo hay una diferencia profunda entre las dos propuestas. Paul Krugman -al fin de lo citado- agrega: “Así, aquí estamos (2008), mirando una crisis reminescente de la de los 30. Y esta vez el Banco Federal ha sido espectacularmente agresivo acerca de aumentar la base monetaria.. y adivinen que pasa? no parece estar funcionando. (op cit)

Sin embargo, la confusión y preferencia por el monetarismo como justificación de la mantención de los deficits fiscales en EEUU se hizo general y para los 90s las presentaciones de la macroeconomía en los libros académicos dejaron de incluir las premisas de la “finanza funcional”, al punto que pocos economistas formados desde esa época han escuchado de ella o son familiares con sus conceptos.[24]

No obstante, Colander ha alegado[25] que la influencia de la finanza funcional persiste al nivel de la economía política. Entre gobernantes la reacción general a los deficits fiscales -especialmente en tiempos de crisis- es muy diferente a la que sus equivalentes tenían antes de la introducción de tales percepciones y los beneficios de un déficit fiscal en tales momentos son generalmente reconocidos, la discusión centrándose mucho más en el tamaño de tales deficits como porcentaje del PIB, no en la necesidad de un presupuesto equilibrado.[26] [27] [28] [29]

Sin embargo esa aparente confluencia de ambas posiciones en su falta de interés en el déficit fiscal[30] ha sido utilizada por gobiernos de todos los partidos en EEUU para justificar el creciente deficit fiscal[17] lo que ha llevado a algunos observadores a predecir la bancarrota de esa nación.[31] y a -como se ha dicho- la percepción de la necesidad de reemplazar el dólar como moneda internacional de intercambio y ahorro.

Notas y referencias[editar]

  1. David Colander: functional finance
  2. Lerner: “The Economic Steering Wheel”.- University Review, Junio 1941.- ver también: “The Economics of Control” Macmillan, (1944)
  3. Lerner: Economics of Control (1944)
  4. a b L. Randall Wray: FUNCTIONAL FINANCE AND US GOVERNMENT BUDGET SURPLUSES IN THE NEW MILLENNIUM
  5. A este nivel hay acuerdo general entre los economistas que el gasto o ahorro fiscal tiene consecuencias económicas. Los desacuerdos son mas bien acerca tanto de la conveniencia de esa acción estatal y/o sus resultados
  6. Tanto Lerner como otros llaman “macro-externalidades” a los efectos secundarios de decisiones agregadas de ahorro y consumo
  7. Esta es "teoría de la inestabilidad inherente", derivada directamente de la visión de Keynes. Posteriormente Hyman Minsky desarrollo esa percepción a través del estudio del ciclo financiero de las empresas (el llamado “ciclo de Minsky”). De acuerdo a esta visión, empresas que inician una área económica están, generalmente, bien financiadas y reciben ingresos suficientes como para cubrir sus costos y producir ganancia. Empresas que llegan a esa área posteriormente -confrontadas con una disminución de la tasa de ganancia- recurren a la deuda para financiarse. Esa tendencia continua hasta que eventualmente las empresas están recorriendo a prestamos incluso para financiar el pago de dividendos e intereses de deudas previamente contraídas. Puede incluso llegar a ser el caso que muchos “inversionistas” -realizando que “inversiones de corto plazo”, ya sea en acciones o bonos, etc, puede producir grandes ganancias, recurran a la deuda a fin de invertir. En algún momento algo sucede y el edificio completo colapsa, el resultado exacto dependiendo de cuan avanzado se este en el ciclo y cuan extensamente se haya difundido a través del sistema económico. (Para una discusión mas detallada ver, por ejemplo, la que siguió la publicación de Wolfson, Martin H: “Minsky’s Theory of Financial Crisis in a Global Context”, Journal of Economic Issues, 1.º de Junio, 2002)
  8. Keynes: Relative Movements of Real Wages and Output”.- Economics Journal, 49, 48 (1939), ver también Laurence Klein y Richard Kosabud: “Some Econometrics of Growth: Great Ratios of Econometrics”.- Quarterly Journal of Economics, 75, (1961) 173-198
  9. Edward J. Nell, Mathew Forstater: Reinventing functional finance
  10. Ingrid Rima: The Operational role of functional finance for labor market behavior and outcomes, cap 15 en Reinventing functional finance Edward Elgar Publishing (2003) editado por: Edward J. Nell, Mathew Forstater
  11. ver, por ejemplo: Per Gunner Berglund: “Equality and enterprise: can functional finance offer a new historical compromise?” cap 14 en Reinventing functional finance Edward Elgar Publishing (2003) editado por: Edward J. Nell, Mathew Forstater
  12. Keynes mismo escribió (carta a Meade, Abril, 11943) “Los argumentos (de Lerner) son impecables, pero dios ayude a quien sea que trate de explicarlos al hombre común en esta etapa de la evolución de nuestras ideas. Ver, por ejemplo: Abba P. Lerner, 1903-1982.
  13. Adicionalmente, hay que considerar que el otro país donde se implementaron políticas keynesianas (Inglaterra) tenía la ventaja que contaba con Keynes mismo. En EEUU en esa época las propuestas keynesianas solo eran conocidas a través del trabajo de otros. Entre esos otros se destacaba Abba Lerner.
  14. Colander, D. 1984. Was Keynes a Lernerian? Journal of Economic Literature 22, 1572–5.
  15. por ejemplo: D.W. MacKenzie The Myth of Functional Finance: Mises vs. Lerner argumenta que “Keynes recibe,a menudo, el crédito por promover gasto fiscal como un medio de combatir el desempleo. sin embargo, fue Abba Lerner quien desarrollo esta parte del programa keynesiano”
  16. Time, diciembre 31, 1965: The Economy: We Are All Keynesians Now
  17. a b Gobierno de EEUU: US Federal Deficit As Percent Of GDP
  18. Friedman argumentó, por ejemplo en una entrevista con Peter Jaworski, que "aunque el FED no provocó la crisis de 1929, sí la empeoró al reducir la oferta monetaria en un tiempo en el cual se necesitaba más liquidez"
  19. M. Friedman y D. Meiselman: “The Relative Stability of Monetary Velocity and the Investment Multiplier” y M Friedman y AJ Schwartz: “A Monetary History of the United States 1867-1960”.-
  20. Paul Krugman: “The Conscience of a Liberal”
  21. GOTTFRIED HABERLER por ejemplo, argumenta:” Nadie apenas dada aún de que las políticas monetarias y fiscales anticíclicas pueden regularizar las fluctuaciones del ciclo. En este campo, la situación es muy diferente de la registrada en el momento en que explotó la Gran Depresión. Querría señalar, ¿in embargo, que esta afirmación no implica la adhesión a una teoría ingenua de "finanza funcional". Pero las objeciones se refieren a las dificultades formidables que supone la elección del momento propicio y de las dosis adecuadas de medidas anticíclicas debido a los retardos inevitables y a las incertidumbrea en cnanto al diagnóstico de la situación general y a la -ejecución de Jas políticas; las objeciones modernas (ver, por ejemplo, las estructuras de FRIEDMAN en sos Essays in Positive Economies) no ponen en duda da proposición según la cual el mantenimiento de un flujo continuo de gastos globales tendrá nna gran importancia para estabilizar la actividad real.” en: FACTORES MONETARIOS Y ESTABILIDAD ECONÓMICA
  22. Christian Science Monitor: (Octrubre 2007) Supply-siders take some lumps
  23. Henry C.K. Liu: US dollar hegemony has got to go Asia Times, April 11, 2002.
  24. Para una visión mas detallada y critica de todo lo anterior, ver David Gowland: Monetary policy and credit control
  25. David Colander “Functional Finance”
  26. por ejemplo: Federal Reserva Bank of New York (Marzo 2008): Statement Regarding System Open Market Account Activity
  27. Econbrowser: Projected size of the deficit
  28. BNET: The federal deficit and the national debt: why they matter more than we think
  29. Business Mirror: Deficit that's 3.6% of GDP?
  30. Friedman dijo: “Lo que deberíamos considerar y lo que se esta considerando es una legislación que limite los impuestos y gastos fiscales de año a año a no mas que el aumento de la población y la inflación. No creo que haya necesidad que eso sea en la forma de un presupuesto balanceado, pero (esa propuesta) podría ser una forma de lograrlo”.- John Hawkins (Right Wing News): An Interview With Milton Friedman
  31. por ejemplo: Daniel N. Shaviro: Taxes, spending, and the U.S. government's march toward bankruptcy.- Ver también: Charles R. Morris: “The Two Trillion Dollar Meltdown”, (PublicAffairs, New York.- 2008) (en ingles en el original)

Bibliografía[editar]

  • Colander, D. 1979. Rationality, expectations and functional finance. In Essays in Post Keynesian Inflation, ed. J. Gapinski. Cambridge, MA: Ballinger.
  • Colander, D. 1984. Was Keynes a Lernerian? Journal of Economic Literature 22, 1572–5.
  • Colander, D. and Landreth, H. 1996. The Coming of Keynes to America. Cheltenham: Edward Elgar.
  • Lerner, A. 1941. The economic steering wheel. University Review, June, 2–8.
  • Lerner, A. 1944. The Economics of Control. New York: Macmillan.
  • Lerner, A. 1951. The Economics of Employment. New York: McGraw Hill.
  • Lerner, A. 1972. Flation. New York: Penguin Books.
  • Lerner, A. and Colander, D. 1980. MAP: A Market Anti-Inflation Plan. New York: Harcourt Brace Jovanovich.

Véase también[editar]