Federico Kauffmann Doig

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Federico Kauffmann Doig
Kauffman2011.png

Embajador de Perú en la República Federal de Alemania
Bandera del PerúBandera de Alemania
1 de diciembre de 2006-21 de enero de 2009
Sucesor Julio Ernesto Muñoz Deacon

Información personal
Nacimiento 20 de septiembre de 1928 (87 años)
Chiclayo, Bandera del Perú Perú
Nacionalidad Peruana Ver y modificar los datos en Wikidata
Familia
Padres Friedrich Kauffmann Strauss y Ada Doig Paredes
Educación
Alma máter Universidad Nacional Mayor de San Marcos
Información profesional
Ocupación Arqueología, Antropología, Historia.
Distinciones Ver y modificar los datos en Wikidata
[editar datos en Wikidata]

Federico Kauffmann Doig (*Chiclayo, Perú, 20 de septiembre de 1928) es un antropólogo, arqueólogo e historiador peruano. Ha hecho grandes aportes al estudio de las civilizaciones del Antiguo Perú, particularmente sobre la cultura chavín y la cultura chachapoyas.[1] Ejerció los cargos de Director del Museo de Arte de Lima, Director General del Patrimonio Monumental y Cultural de la Nación y Director del Museo Nacional de Antropología, Arqueología e Historia del Perú. Ha ejercido también la docencia universitaria y es autor de numerosas obras de divulgación arqueológica e histórica.[2]

Biografía[editar]

Hijo de Friedrich Kauffmann Strauss y de Ada Doig Paredes.[1] Su padre era alemán; por el lado materno cuenta con antepasados de origen escocés y español, así como con ancestros que forjaron las milenarias culturas moche y lambayeque o sicán.

Nació en Chiclayo, pero su infancia transcurrió en pueblos de Cajamarca y Amazonas, particularmente en Cocochillo, sobre la margen derecha del río Marañón. Cursó su educación primaria en su tierra natal y la secundaria en el Colegio Nacional Nuestra Señora de Guadalupe (Lima).[3]

En 1949 ingresó a la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, donde se graduó de bachiller en Humanidades (1954) con la tesis sobre Los estudios de Chavín 1553-1919, galardonada como la mejor del país; y luego obtuvo el grado de doctor en Arqueología (1955) con su estudio sobre las Influencias inca en la arquitectura virreinal. El fenómeno huamanguino; y el de doctor en Historia (1962), con su tesis sobre la Historia de la Arqueología peruana.[4] Además ostenta tres doctorados Honoris Causa, que le han sido conferidos por universidades del país y del extranjero.

Se dedicó a la docencia, como catedrático de Fuentes Históricas en su alma máter (1960-1968). Fue director de la Escuela de Estudios Especiales de la Universidad de San Marcos (1965-1968).[4] Por razones políticas, en 1969 fue separado de las aulas sanmarquinas.[5] Como profesor visitante, dictó un curso sobre Arqueología Andina en la Universidad de Bonn (1968-1969 y 1974-1975).[4] También ha ejercido la docencia en la Pontificia Universidad Católica del Perú, la Universidad de Lima y la Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas (UPC). Actualmente es director del Instituto de Investigaciones Arqueológicas, Históricas y Etnográficas de la UPC.[5]

Fue también subdirector del Instituto Nacional de Cultura (1971-1972); y director del departamento de Conservación del Patrimonio Arqueológico de la Nación (1979-1980).[4]

Simultáneamente a dichas labores, ejerció la dirección del Museo de Arte de Lima en dos periodos (1960-1964 y 1969-1971), así como la del Museo Nacional de Arqueología, Antropología e Historia del Perú (1979-1980).[4]

Favorecido por una beca de la Fundación Guggenheim (1964-1965), efectuó excavaciones arqueológicas en Estados Unidos y México.[4] Entre 1980 y 1982 fue director del Proyecto Chavín, encargado de realizar un programa de investigaciones arqueológicas en el sitio de Chavín de Huántar, auspiciado por la Fundación Volkswagen.[1] También ha realizado investigaciones en Arequipa (que dieron a conocer las placas de Chucu, en Condesuyos); Ica (Templo Pintado de El Ingenio, en Nazca); y Lima (sitio de Ancón);[5] así como varias expediciones arqueológicas a la región amazónica (las llamadas Expediciones Antisuyo), tanto en la cuenca del río Ucayali como en la del río Madre de Dios. Con particular atención se ha enfocado en el estudio de la cultura chachapoyas, dando a conocer importantes testimonios dejados por esta civilización, como los mausoleos de Revash (Luya) y Los Pinchudos (Pajatén), las momias de Leymebamba o de la laguna de los Cóndores (hoy Laguna de las Momias), los sarcófagos de Carajía, las pinturas murales de San Antonio, etc.[3]

En 1988 dirigió la Expedición Guatemalteco-Peruana a la Laguna del Tigre, la que identificó 94 “montículos” o construcciones piramidales mayas en el Petén occidental, que permanecían totalmente desconocidas hasta entonces.[3]

Es Miembro de Número de la Academia Nacional de la Historia, Miembro Honorario del Museo Barbie-Muller (Suiza), Miembro Científico del Centro Studi Ricerche Ligabue (Italia), Miembro de la Real Academia de la Historia de Madrid, y del Circolo Amerindiano (Italia). Es también director del Instituto de Arqueología Amazónica.[3]

Ostenta condecoraciones de los gobiernos de Bélgica, Austria y Suecia, así como del Gobierno Peruano.[3]

Es autor de numerosos libros y monografías, publicados en diversos idiomas. Es de destacar su permanente afán por difundir masivamente la información arqueológica y científica, con un lenguaje accesible y de gran atractivo visual, donde abundan las fotografías e ilustraciones.[1] Invitado por el sabio Mircea Eliade, participó en la edición de su Encyclopedy of Religion con un estudio sobre la espiritualidad andina.

Ha hecho muchos aportes científicos, destacando su teoría del desarrollo de la civilización andina a consecuencia del desequilibrio producido por el permanente crecimiento de la población y la escasez de suelos aptos para el cultivo, sumado a los efectos devastadores del fenómeno de El Niño. Es padre de la teoría aloctonista del origen de la cultura peruana. Se ha especializado en el estudio del Formativo Andino, conocido también como el Horizonte Temprano o de influencia Chavín.[3]

Teoría aloctonista[editar]

En 1962 Kauffmann formuló una hipótesis de trabajo sobre el origen de la cultura andina o peruana, conocida como la teoría aloctonista (aloctonismo significa lo que no es originario de su territorio). Cuestionando la teoría autoctonista de Julio César Tello (entonces la teoría oficial y muy arraigada), Kauffmann propuso la existencia de un centro originario común para las altas culturas de Mesoamérica (México y Centroamérica) y del área andina (Sudamérica). Ese centro, de acuerdo al planteamiento original de Kauffmann, habría estado en el área mesoamericana, de donde se habría irradiado al territorio actual del Perú, en una época temprana (precerámico).[6]

La posición de Kauffmann se basaba en varias premisas, como las siguientes:[6]

  • Las culturas Chavín y Cupisnique, consideradas entonces las más antiguas del Perú (1.500 a 1.000 a.C.), no contaban con antecedentes en suelo peruano que explicaran su formidable florecimiento. Éste surgía de improviso, sin vislumbrarse arqueológicamente las fases de transición necesarias. Las evidencias del precerámico peruano parecían muy burdas y elementales como para considerarlas como antecedentes de una cerámica tan elaborada como la de Chavín y Cupisnique.
  • La teoría del origen selvático de la cultura Chavín sostenida por Tello era muy frágil. No parecía ser una evidencia consistente la representación de monos y felinos en el arte chavín.
  • De acuerdo al panorama cronológico de entonces, las primeras fases de la cerámica Olmeca (formativo mesoamericano) eran más antiguas que las de Chavín y Cupisnique (formativo andino). Es decir, la alta cultura mexicana era más antigua que la peruana.
  • El maíz es el alimento nuclear en toda América, pero la evidencia más antigua de su domesticación se halla en México.
  • Algunos elementos culturales presentes en el precerámico peruano, como la cerámica inicial o rudimentaria, los centros de culto tempranos, el maíz primitivo, el tejido a telar, la iconografía en los mates decorados de Huaca Prieta, etc., podrían muy bien ser considerados como elementos “intrusivos” en el Perú de hace 3.000 a 4.000 años, es decir foráneos o venidos de afuera.

Esta teoría fue cuestionada por otros especialistas; algunos lo consideraron como un retorno a la antigua teoría de Max Uhle sobre el origen maya de la cultura peruana, ya refutada por Tello, aunque en realidad los argumentos de Kauffmann reposaban sobre consideraciones distintas. Lo que Kauffmann sostenía era que los elementos culturales que llegaron al área andina se hallaban todavía en una fase inicial de desarrollo (preludio del formativo), es decir todavía alejada del nivel de las posteriores culturas maya y azteca.[7]

El aloctonismo de Kauffmann fue rechazado por sus colegas, llegando incluso a ser estereotipado como creador de ficciones.[8] El autoctonismo de Tello era todavía defendido con tenacidad, en buena parte por sus implicaciones nacionalistas. Pero la teoría de Kauffmann tampoco partía de bases muy sólidas. A principios de los años 1970, los estudios de Rosa Fung Pineda demostraron que las edificaciones monumentales de la costa peruana del Periodo Arcaico (Las Haldas, El Paraíso; aún no se estudiaba Caral), no solo eran más antiguas que las del Formativo de Mesoamérica, sino que mostraban patrones arquitectónicos similares con la posterior cultura Chavín (Formativo Peruano). El mismo Kauffmann se encargó de señalar las limitaciones de su tesis original, abandonándola definitivamente en 1976.[6]

Kauffmann reformuló su teoría a raíz de los estudios realizados en la costa de Ecuador, por Donald W. Lathrap, Jorge G. Marcos y James A. Ziedler, y por Donald Collier. Estos sostuvieron que el centro originario de las altas culturas americanas pudo haber estado en esa zona, donde se hallaron los vestigios de una antigua cultura con cerámica muy elaborada, la cultura Valdivia, con una antigüedad de 3.000 a.C., es decir más antigua que sus equivalentes del Perú y Mesomérica. Esta cultura se habría irradiado tanto hacia el Perú como a México, y ello debió originar en ambas áreas las bases de su respectiva civilización. Ello explicaría los elementos comunes de ambas culturas señalados por Kauffmann y otros autores, replanteándose así, en lo esencial, la teoría aloctonista.[9]

En resumen, Kauffmann redefinió su planteamiento aloctonista basándose en los estudios de Lathrap y otros: las Altas Culturas Americanas, tanto la mesoamericana como la peruana, habrían tenido un origen común, como ya lo había planteado en los años 1960, pero ahora ubicaba su probable núcleo de desarrollo primigenio en territorio ecuatoriano, más específicamente en el área de la cultura Valdivia, cuyo Formativo empezó hacia el 3.000 a.C. aproximadamente, antes que los formativos peruano y mesoamericano. Desde Valdivia, luego de un primer desarrollo local, la cultura se habría difundido dando origen al Periodo Formativo de Perú y México.

Publicaciones[editar]

Libros[editar]

  • Dimensiones de la Historia del Perú Antiguo (Lima, 1960)
  • Historia de la Arqueología Peruana (Lima, 1961)
  • La cultura Chavín (Lima, 1963)
  • Origen de la cultura peruana (Lima, 1963)
  • Los estudios de Chavín. 1553-1919. (Tesis universitaria sustentada en enero de 1955 y publicada en 1964)
  • Tiahuanaco a la luz de la arqueología contemporánea (Lima, 1964)
  • La cultura incaica (Lima, 1965), obra iniciada por Hans Horkheimer.
  • Influencias “inca” en la Arquitectura peruana del Virreinato (Lima, 1965)
  • Mochica, Nazca, Recuay en la Arqueología peruana (Lima: UNMSM, 1966)
  • Imagen de Chavín (Lima, 1967)
  • Manual de Arqueología peruana (1970), que ha tenido sucesivas ediciones, hasta el presente. Premio de Fomento a la Cultura “Inca Garcilaso de la Vega”.
  • El Perú arqueológico. Tratado breve sobre el Perú preincaico (Lima, 1976).
  • Chavín: el formativo peruano (Lima, 1981)
  • Comportamiento sexual en el antiguo Perú (Lima, 1983)
  • Sexualverhalten im alten Peru (1981)
  • Introducción al Perú Antiguo (Lima: Kompaktos editores, 1991)
  • Sexo y magia sexual en el antiguo Perú (Lima: Edición Quebecor World Perú S.A., 2001)
  • Historia y Arte del Perú Antiguo (Lima, 2002, en 6 vls.)
  • Los Chachapoya(s). Moradores ancestrales de los Andes amazónicos peruanos (Lima: Universidad Alas Peruanas, 2003)
  • Machu Picchu. Tesoro Inca (Lima: Editora Cartolan EIRL, 2005)
  • Los Chachapoyas. Constructores de Kuelap y Pajatén (Lima: Derrama Magisterial, 2009).

Artículos y colaboraciones en libros, enciclopedias y revistas[editar]

  • Historia del Perú desde sus orígenes hasta el presente (3 vls. 1961), antología de diversos autores.
  • «La expedición de Gonzalo Pizarro al Dorado y su hipotético paso por las ruinas de Chavín», en Órgano del Centro Federado de Letras - UNMSM. 1,1: 10-12, Lima 1953
  • «Las Ruinas de Chopijirca» (Vicos - Ancash), en Rev. del Museo Nacional, 25: 120-139, Lima 1956.
  • «Origen alóctono de Chavín», en Origen de la cultura peruana: 49-65, Lima 1960
  • «Chuquibamba y Churajón», en Letras 68-9, Lima 1962.
  • «Origen mesoamericano de Chavín», en Nuevo Corónica, 1: 148-159, Lima 1963
  • «Los primeros peruanos», en Hombres del Perú, v. I, 56 p., Lima 1964.
  • «Naymlap, ave totémica de los antiguos lambayecanos», en La Industria, 1º enero, Chiclayo 1964.
  • «Nuevas interpretaciones arqueológicas: origen alóctono de Chavin», en Peruanidad Nº 3, Lima 1964.
  • La cultura Chimu, en Las grandes civilizaciones del antiguo Perú, t. IV, Lima 1964
  • «Los estudios de Chavín», en Fénix 14, 145-249, Lima 1964
  • «Guaman Poma», en Biblioteca hombres del Perú 5, Lima 1964
  • «Chuquimanco y Chincha», en Revista 2, 2, Universidad Nacional Federico Villarreal, Lima 1964
  • «Lo inca en la arquitectura colonial: el fenómeno huamanquino», en La universidad y el pueblo (seg. época) 3: 108-183, Lima 1965
  • «La divinidad en la Estela de Raimondi. Nueva interpretación: ave vs. felino», en El Comercio, Lima 1967.
  • El Perú Antiguo, en Historia General de los Peruanos, v.1, Lima 1969, con varias reediciones.
  • «La decoración en la cerámica Inca», en Copé 6:21-25, Lima 1972.
  • «Sexo y magia sexual en el antiguo Perú», en Gran Enciclopedia del Perú; Ed. Lexus, Barcelona 1998.
  • «Placas cerámicas de la cueva de Chuco, Condesuyos», en Revista del Museo Nacional, Tomo XLVIII (1986-1987).
  • «Divinidades del Antiguo Perú en escenas de connubio», en Revista del Museo Nacional. Tomo XLIX (2000).

Premios y condecoraciones[editar]

  • Condecoración al mérito por servicios distinguidos en el grado de Comendador, por el gobierno del Perú.[1]
  • Palmas Magisteriales en el grado de Amauta, otorgada por el gobierno del Perú (1989), por sus aportes en el campo pedagógico y cultural.[1]
  • Premio Nacional de Fomento a la Cultura “Inca Garcilaso de la Vega” (1970).[1]
  • Medalla Neubergh, otorgada por el gobierno de Suecia por sus aportes en el campo antropológico. Fue el primer latinoamericano en recibirla.[3]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b c d e f g LE, ed. (2000). «KAUFFMANN DOIG, Federico (n. 1928)». Grandes Forjadores del Perú (1ª edición edición). Lima: LEXUS editores. pp. 58-60. ISBN 9972-625-50-8. 
  2. «Autores: Federico Kauffmann Doig». LibrosPeruanos.com. Consultado el 19 de julio de 2016. 
  3. a b c d e f g Instituto de Arqueología Amazónica (2006). «Biografía de Federico Kauffmann Doig». www.iaaperu.org. Consultado el 19 de julio de 2016. 
  4. a b c d e f Tauro del Pino, Alberto (2001). «KAUFFMANN DOIG, Federico». Enciclopedia Ilustrada del Perú 9 (3 edición). Lima: PEISA. pp. 1348-1349. ISBN 9972-40-149-9. 
  5. a b c UNMSM (2013). «Personajes Ilustres: Biografía de Federico Kauffman Doig». sisbib.unmsm.edu.pe. Consultado el 19 de julio de 2016. 
  6. a b c Kauffmann Doig, 2002, p. 148.
  7. Kauffmann Doig, 1980, p. 152.
  8. Kauffmann Doig, 1980, p. 155.
  9. Kauffmann Doig, 2002, p. 148-149.

Bibliografía[editar]

  • Kauffmann Doig, Federico (1980). El Perú Antiguo (Historia general de los peruanos) 1 (7ª edición). Lima: Ediciones PEISA. ISBN 9972-40-212-6. 
  • Kauffmann Doig, Federico (2002). Historia y Arte del Perú Antiguo. Lima: Ediciones PEISA. ISBN 9972-40-212-6. 

Enlaces externos[editar]