Evolución de los insectos

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Diversidad de antenas. La evolución ha producido gran variedad de formas en insectos.

El conocimiento actual de la evolución de los insectos se basa en estudios en las siguientes ciencias: biología molecular, morfología de los insectos, paleontología, taxonomía de los insectos, evolución, embriología, bioinformática y ciencias de la computación. Con base en todos estos estudios se estima que la clase Insecta se originó aproximadamente hace 480 millones de años, en el Ordovícico, al mismo tiempo que aparecieron las plantas terrestres.[1]​ Los insectos evolucionaron a partir de un grupo de crustáceos.[2]​ Los insectos más tempranos carecían de alas. Los primeros insectos voladores aparecieron aproximadamente hace 400 millones de años en el Devónico, siendo los primeros animales en adquirir dicha capacidad.[1]​ El fósil más antiguo que indiscutiblemente pertenece a este grupo es Rhyniognatha hirsti encontrado en Escocia cuya edad se estima entre 407 a 396 millones de años. Desde entonces las condiciones climáticas cambiaron repetidas veces, y con ellas la diversidad de insectos. Los Pterygota (insectos alados) sufrieron una radiación evolutiva significativa durante el Carbonífero (de 365 a 299 millones de años atrás), mientras los Endopterygota (insectos con metamorfosis completa) sufrieron otra igualmente importante durante el Pérmico (de 299 a 252 millones de años atrás).

La mayoría de los órdenes existentes de insectos se desarrollaron durante el Pérmico. Muchos de los grupos basales se extinguieron durante la extinción masiva del Pérmico-Triásico, el evento de extinción en masa más grande que jamás haya azotado nuestro planeta, la cual ocurrió aproximadamente hace 252 millones de años atrás.[3]​ Los grupos que sobrevivieron a este evento evolucionaron durante el Triásico (de 252 a 201 millones de años atrás) para convertirse en lo que son esencialmente los grupos de insectos modernos que persisten hoy en día. La mayoría de las familias modernas de insectos aparecieron en el Jurásico (de 201 a 145 millones de años atrás).

En un importante ejemplo de co-evolución, un gran número de insectos evolutivamente exitosos, especialmente himenópteros, lepidópteros y varios grupos de dípteros y coleópteros se desarrollaron conjuntamente con las plantas con flores durante el Cretácico (de 145 a 66 millones de años atrás).[4]

La mayoría de los géneros actuales se desarrollaron durante el Cenozoico (aproximadamente 65 millones de años atrás). Afortunadamente, muchos insectos de ese período se encuentran usualmente preservados en ámbar, en condición perfecta. Esto permite compararlos con los especímenes actuales, y muchos han demostrado ser miembros de un género existente.

Fósiles[editar]

Los fósiles de los insectos se han conservado por mucho tiempo y en diferentes formas. Un ejemplo sobre como lograban conservarse algunas partes de los insectos, son las alas; estas no se deterioran con facilidad; por eso es que las aves y arañas suelen dejar las alas después de devorar al resto de un insecto.[5]​ En el caso de los vertebrados terrestres lo que mejor se conserva generalmente son los huesos o restos óseos (o moldes inorgánicos de los mismos), por que se transforman en un mineral llamado apatita. De vez en cuando se encuentran momificados, pero en estos casos por lo general la edad sólo sobrepasa varios miles de años. Los fósiles de los insectos, en contraste, se conservan como réplicas tridimensionales, permineralizados, carbonizados y como inclusiones en ámbar, así como dentro de algunos minerales. En ciertos casos lo que se encuentra no es el insecto sino restos de nidos, daño a las plantas, etc., que evidencian la vida que llevaban, así como su comportamiento. Algunos fósiles han quedado cristalizados, así como restos fecales (coprolitos) y residuos en los suelos fósiles, ilustran el tipo de vida que tenían y el hábitat donde vivían. El comportamiento de los dinosaurios, por el contrario, se registra sobre todo como huellas y coprolitos.[6]

El denominador común entre la mayoría de los yacimientos de fósiles de insectos y plantas terrestres han sido los lagos y áreas colindantes. Los insectos que llegaron a ser conservados lo lograron debido a que permanecieron en un lago. Estos hábitats circundantes por los vientos o conocidos como (alóctonos) preservaban a los fósiles. Cuando los insectos morían por ahogamiento ni los peces ni otros depredadores los devoraban por lo que se depositaban en el fondo, donde posteriormente eran preservados en los sedimentos del lago en condiciones adecuadas.[7]​ Incluso se podían preservar en el ámbar o la resina fósil de los árboles aunque este procedimiento requería un medio acuoso lacustre o de agua salobre con el fin de preservarse.[5]​ Sin protección en sedimentos anóxicos, el ámbar se desintegraría poco a poco a no ser que se encontrase enterrado en los suelos fósiles. Hay varios factores que contribuyen en gran medida a qué tipos de insectos se conserven, como la profundidad del lago, la temperatura y la alcalinidad; los tipos de sedimentos; si el lago estaba rodeado de bosque o vastas y sin rasgos salinas; y si fue sofocado en la anoxia o altamente oxigenado. Hay algunas excepciones importantes al tema lacustre de insectos fósiles, siendo el más famoso las calizas de Solnhofen y Eichstätt en Alemania. Estos depósitos son famosos por ofrecer muestras del pterosaurios así como de la primera ave, conocida como la Archaeopteryx. Las calizas se formaron por un muy fino barro de la calcita que se asentó en los estancamientos, bahías hipersalinas aisladas de los mares interiores. La mayoría de los organismos en estas calizas, incluidos insectos raros, se han conservado intactos, a veces con las plumas y los contornos de las membranas de las alas suaves, lo que indica que hubo muy poca descomposición. Los insectos, sin embargo, son como moldes con poca degradación. En algunos casos, los óxidos de hierro se precipitaban alrededor de las venas de las alas, revelando un mejor detalle[6]

Hay muchas maneras diferentes en la que los insectos pueden ser fosilizados y preservados, entre estos están las compresiones y las impresiones, las concreciones y la replicación del mineral. Las compresiones e impresiones de fósiles se produjeron en las rocas del carbonífero en adelante. Las impresiones son como un molde de un insecto fósil, mostrando su forma, como plisado en las alas, pero por lo general poco o ningún color en la cutícula. Las compresiones conservan restos de la cutícula, por lo que el color distingue su estructura. [8][9]

En situaciones excepcionales, las características microscópicas como microtriquios en escleritos y las membranas de las alas son aún visibles, pero la preservación de esta magnitud también requiere una matriz de grano excepcionalmente fino, como en lodos micríticas y tobas volcánicas. Debido a los escleritos artrópodos que se mantienen unidos por membranas y que se descomponen fácilmente, muchos artrópodos fósiles son conocidos sólo por Escleritos aislados.[10]​ Las concreciones son piedras con un fósil en el núcleo cuya composición química difiere de la de la matriz circundante, por lo general formado como resultado de la precipitación mineral de la descomposición de los organismos.[6]​ El depósito más significativo consiste en varias localidades del Carbonífero Tardío Francis Creek esquisto de la Formación en Carbondale Mazon Creek, Illinois, que se compone de lutitas y capas de carbón que producen concreciones oblongas. Dentro de la mayoría de concreciones es un molde de un animal y, a veces una planta que es por lo general de origen marino.[11]

Cuando un insecto se sustituye parcial o totalmente por los minerales, por lo general completamente articulado y con fidelidad en tres dimensiones, se denomina replicación de mineral. [6]​ Los insectos conservados de esta manera son a menudo, pero no siempre, preservados como concreciones, o dentro de los nódulos de los minerales que se formaron alrededor del insecto como su núcleo. Tales depósitos generalmente se forman donde los sedimentos y el agua están cargadas de minerales, y donde también hay una mineralización rápida de la canal por capas de bacterias.

Historia evolutiva[editar]

El registro fósil de insectos se remonta a unos 400 millones de años en el Devónico inferior, mientras que los Pterygotes (insectos alados) fueron sometidos a una radiación importante en el Carbonífero.[10]​ El Endopterygota sufrió otra radiación importante en el Pérmico. Los sobrevivientes de la extinción en masa del límite evolucionaron en el Triásico a lo que son en esencia las órdenes modernas Insecta que persisten hasta nuestros días. La mayoría de las familias modernas de insectos aparecieron en el Jurásico, y la diversidad de géneros probablemente se produjo en el Cretácico. Por el Terciario, existían muchos de los que siguen siendo los géneros modernos; por lo tanto, la mayoría de los insectos en ámbar son, de hecho, los miembros de los géneros existentes. Los insectos se diversificaron en sólo unos 100 millones de años hasta convertirse en formas esencialmente modernas[12]

La evolución de los insectos se caracteriza por una rápida adaptación a las presiones selectivas ejercidas por el medio ambiente, con una rápida adaptación siendo fomentada por su alta fecundidad. Parece que las radiaciones rápidas y la aparición de nuevas especies, un proceso que continúa hasta nuestros días, dan como resultado que los insectos llenen todos los nichos ambientales disponibles.[13]​ La evolución de insectos está estrechamente relacionada con la evolución de las plantas con flores. Las adaptaciones de los insectos incluyen la alimentación de flores y estructuras relacionadas, con un 20% de los insectos existentes en función de las flores, néctar o el polen de su fuente de alimento. Esta relación simbiótica es aún más fundamental en la evolución teniendo en cuenta que alrededor de 2/3 de las plantas con flores son polinizadas por insectos. Los insectos también son vectores de muchos agentes patógenos que incluso pueden haber sido responsables de la destrucción o de la extinción de algunas especies de mamíferos.[10]​ En comparación con otros organismos, los insectos no han dejado un registro fósil particularmente robusto. Aparte de en ámbar, la mayoría de los insectos terrestres, sólo se han conservado en condiciones muy especiales, como en el borde de los lagos de agua dulce. Sin embargo, en ámbar, la edad es limitada ya que la producción de resina de árboles se desarrolló más tarde que los antiguos insectos. Curiosamente, mientras que alrededor de 1/3 de las especies no son insectos fósiles extintos, se cree que sólo 1/100 insectos son fósiles extintos.[14]

Devónico[editar]

El Devónico fue un período relativamente cálido, y probablemente carecía de glaciares para ofrecer una reconstrucción de la temperatura superficial del mar tropical implicando un valor promedio de 30 °C (86 °F) en el Devónico. Los niveles de CO2 cayeron abruptamente durante todo el período Devónico [15]​ Por lo tanto, en el devónico tardío, el calentamiento provocó niveles equivalentes de temperatura parecidos al devónico temprano; mientras que no hay un aumento correspondiente en concentraciones de CO2, el aumento de resistencia a la intemperie continental (según lo predicho por las altas temperaturas); además, una serie de pruebas, como la distribución de la planta, señala el calentamiento Devónico[16]​ El continente Euramérica (o Laurussia) fue creado a principios del Devónico por la colisión de Laurentia y Baltica, que giraba en la zona seca a lo largo del Trópico de Capricornio, que se formó tanto en tiempos paleozoicos como hoy en día por la convergencia de dos grandes cambios atmosféricos conocidos como la célula de Hadley y la celda Ferrel.

El insecto fósil definitivamente más antiguo es el procedente del período Devónico cuyo nombre es Rhyniognatha hirsti.[6]​ Esta especie ya poseía mandíbulas dicondílicas (con dos cóndilos o articulaciones), una característica asociada con los insectos alados, lo que sugiere que las alas pudieron haber evolucionado anteriormente. Por lo tanto, los primeros insectos (sin alas) aparecieron aun antes, en el período Silúrico[6][17]​ Como otros insectos de su tiempo, Rhyniognatha presumiblemente se alimentaba de los esporangios de plantas, los órganos productores de esporas, que se encuentran en los extremos de hojas llamadas esporofilos. La anatomía del insecto también puede dar pistas sobre lo que comía. La criatura tenía grandes mandíbulas que pudieron o no haber sido utilizadas para la caza.[6]

En el 2012, los investigadores encontraron el primer insecto completo del período Devónico tardío, en Strud (Gesves, Bélgica) cerca del entorno de la Formación Bois des Mouches, Alto Famenniano. Este tenía piezas bucales no especializadas u 'orthopteroides', lo que indica una dieta omnívora. Este descubrimiento reduce la brecha anterior de 45 millones de años en la historia evolutiva de los insectos, parte de la brecha de los artrópodos (la "brecha" continúa hasta principios del Carbonífero, coincidiendo y extendiéndose así más allá de la brecha de Romer para los tetrápodos, lo cual puede haber sido causado por niveles bajos de oxígeno en la atmósfera.[18]​ Los segmentos del cuerpo, las patas y las antenas son visibles; sin embargo, los genitales no se conservaron. El nuevo fósil fue nombrado Strudiella devónica.[19]

Carbonífero[editar]

El Carbonífero es famoso por sus húmedos y cálidos climas así como extensos pantanos de Mosses, helechos, la cola de caballo y calamites.[17]​ Las glaciaciones en Gondwana, provocadas por el movimiento hacia el sur de Gondwana, continuaron en el Pérmico y debido a la falta de indicadores claros y descansos, los depósitos de este período glacial se refieren a menudo como Pérmico-Carbonífero en la edad. El enfriamiento y el secado del clima llevó a la Carbonífero Selva Contraer]] (CRC). Las selvas tropicales fragmentadas y luego finalmente fueron devastadas por el cambio climático[20]

Los restos de insectos se encuentran dispersos en los yacimientos de carbón, sobre todo en las alas de cucarachas (Blattodea); dos depósitos, en particular, son de Mazon Creek, Illinois y Commentry, Francia[21]​ Los primeros insectos alados son de este período de tiempo (Pterygota), incluyendo el ya mencionado Blattaria, Caloneurodea, grupo madre primitivo de nombre Ephemeroptra, Orthoptera, Palaeodictyopteroidea[17]​ En 1940 (en el condado de Noble, Oklahoma), un fósil de Meganeuropsis americana representa la mayor ala de insecto completo jamás encontrado[22]

Los primeros Blattarians tenían un cuerpo grande con coriáceas y alas anteriores con una vena distinta (una vena del ala no ramificado, situada cerca del pliegue Claval y alcanzando el margen posterior del ala).[6]​ Estos no eran verdaderas cucarachas, ya que tenían una ovipositor, aunque a través del Carbonífero, el ovipositor comenzó a disminuir.[5]​ Las órdenes de Caloneurodea y Miomoptera son conocidos, con Orthoptera y Blattaria a ser uno de los primeros Neoptera; desarrollo de la parte superior Caboniferous al Pérmico. Estos insectos tienen alas con forma similar y estructura como pequeños lóbulos anales[17]​ Especies de ortópteros, o grillos y parientes relacionados, es una antigua orden que todavía existen hasta hoy se extiende desde este período de tiempo. Desde ese tiempo hasta el distintivo sinapomorfía de saltatorial, o de adaptación para el salto, las patas traseras las preservan.

El Palaeodictyopteroidea es un grupo grande y diverso incluye el 50% de todos los insectos paleozoicos conocidos[6]​ Contiene muchas de las características primitivas de la época: Parecido a la de los cercos, un ovipositor, y las alas con poco o ningún lóbulo anal. Protodonata, como su nombre lo indica, es un grupo parafilético primitivo similar a Odonata; aunque carece de rasgos distintivos tales como nodus, a pterostigma y un arculus. La mayoría eran sólo ligeramente más grande que las libélulas modernas, pero el grupo no incluía los insectos más grandes conocidos, tales como el Carbonífero Meganeura monyi, Megatypus, y la aún más larga Pérmico Meganeuropsis permiana, con una envergadura de hasta 71 centímetros (2,329396329 pies). Probablemente fueron los principales depredadores de algunos 100 millones años[17]

Pérmico[editar]

El Pérmico, fue un tiempo relativamente corto, pero importante. Durante este período de tiempo, todas las grandes masas de tierra se recogieron en un único supercontinente conocido como Pangea. Al final del Pérmico, la mayor extinción masiva en la historia, ocurrió colectivamente, llamado el Evento de extinción del Pérmico-Triásico: el 30% de todas las especies de insectos se extinguió; esta es una de las tres extinciones masivas de insectos más conocidas en la historia de la Tierra.[23]

Un estudio en 2007 sobre la base de ADN de escarabajos vivos y mapas de evolución probable del escarabajo indicó que los escarabajos pueden haberse originado durante la Baja Pérmico, hace 299 millones de años.[11]​ En 2009, un escarabajo fósil fue encontrado en Pennsylvania de Mazon Creek, Illinois, empujando el origen de los escarabajos a una fecha anterior,[24]​ Los fósiles de esta época se han encontrado en Asia y Europa, por ejemplo, en los yacimientos de Niedermoschel cerca de Mainz, Alemania[25]​ Otros fósiles han sido encontrados en Obora, Chequia y Tshekarda en los montes Urales, Rusia[26]​ Sin embargo, sólo hay unos pocos fósiles de América del Norte procedentes al Pérmico medio, aunque tanto en Asia y América del Norte hayan estado unidos como Euramerica. Los primeros descubrimientos de América del Norte se realizaron en la formación Wellington de Oklahoma y se publicaron en 2005 y 2008[23][11]​ Algunos de los yacimientos fósiles más importantes de esta época son de Elmo, Kansas (260 millones de años); otros incluyen Nueva Gales del Sur, Australia (240 millones de años) y el centro de Eurasia (250 millones de años)[17]

Durante este tiempo, se hallaron muchas de las especies del Carbonífero diversificado, y muchas de los nuevas especies desarrolladas, incluyendo: El Protelytroptera, parientes primitivos de Plecoptera (Paraplecoptera), Psocoptera, Mecoptera, Coleoptera, Raphidioptera y Neuroptera. Siendo los cuatro últimos, los primeros registros definitivos de la Holometabola.[17]​ En Pennsylvania se halló el mayor éxito de insecto antiguo el cual era el Blattoptera, o el pariente de las cucarachas.[27]​ Tenía seis patas rápidas, dos alas plegables bien desarrolladas, ojos bastante desarrollados así como antenas largas (olfativas), un sistema digestivo para omnívoros, un recipiente para almacenar el esperma, un esqueleto de quitina para apoyar y dar soporte, así como la forma de la molleja y el aparato bucal eficientes que le daba ventajas formidables sobre otros animales herbívoros. Alrededor del 90% de los insectos eran los insectos-cucarachas como ("Blattopterans")[14]​ Las libélulas Odonata eran los depredadores aéreo dominante y de insectos terrestres también. El verdadero Odonata apareció en el Pérmico[28][29]​ y todos son anfibios. Sus prototipos son los fósiles más antiguos alados,[30]​ volver a la Devónico, y son diferentes de otras alas en todos los sentidos[31]​ Sus prototipos pueden haber tenido los inicios de muchos atributos modernos, incluso a finales de Carbonífero.[29]

El insecto más antiguo conocido que se asemeja a las especies de Coleoptera remonta al Pérmico Inferior, a pesar de que desarrollaron una Antena, este fue plenamente más desarrollado como nervadura longitudinal más irregular, y con un abdomen de ovipositor que se extiende más allá del ápice de los élitros. [32]​ El verdadero escarabajo antiguo, es decir que tiene características que incluyen antenas con nervadura longitudinal periódica sobre los élitros, y que tiene genitales que son internos.[23]​ Las especies como escarabajos antiguos tenía la punta de cuero como alas anteriores con células y pozos. Los Hemiptera, o chinches habían aparecido en forma de Arctiniscytina y Paraknightia. Estos tuvieron cambios en lóbulos parapronotales, esta especie era un gran ovipositor y tenía alas anteriores con venación inusual, posiblemente divergentes de Blattoptera. Las órdenes Raphidioptera y Neurópteros se agrupan en Neuropterida. La única familia del putativo Raphidiopteran clado (Sojanoraphidiidae) se ha denotado polémicamente. Aunque el grupo era ovipositor, se distingue a esta orden por una serie de venas transversales cortas, sin embargo con una venación alar primitiva. Las familias tempranas de Plecoptera tenían venación alar consistente con el orden y sus descendientes recientes.[17]​ El Psocoptera apareció por primera vez en el período Pérmico, y a menudo son considerados como la clase más primitiva de la hemiptera[11]

Jurásico[editar]

El Jurásico fue importante en el desarrollo de las aves, uno de los principales depredadores de los insectos. Durante el período Jurásico temprano, el supercontinente Pangea se dividió en el supercontinente norte Laurasia y el sur del supercontinente Gondwana; el Golfo de México abierto en la nueva división entre América del Norte y lo que hoy es la Península de Yucatán de México. El Jurásico Norte Océano Atlántico era relativamente estrecho, mientras que el Atlántico Sur no se abrió hasta el siguiente período Cretácico, cuando sí Gondwana rifted aparte[33]​ El clima global durante el Jurásico era cálido y húmedo. Al igual que en el Triásico, no había masas de tierra más grandes situados cerca de los casquetes polares y, en consecuencia, no hacia el interior existían capas de hielo durante el Jurásico. Aunque algunas zonas del Norte y América del Sur y África se quedaron árido, gran parte de las masas continentales eran exuberantes. El Laurasia y la fauna gondwánica diferían considerablemente en el Jurásico Temprano. Más tarde se hizo más intercontinental y muchas especies comenzó a extenderse a nivel mundial. [34]​ Sin embargo Glaciación se limitaba a los glaciares de los alpes en alguna latitud de las montañas altas, a pesar de la nieve de temporada puede haber existido más al sur. Rafting por el hielo de las piedras en los ambientes marinos ocurrió durante gran parte del Cretácico, pero la evidencia de la deposición directa de los glaciares se limita al Cretácico Inferior de la Cuenca en el sur de Australia Eromanga [35][36]

Fósil del cretácico inferior, encontrado cerca de Nova Olinda, Brasil. Espécimen de roca de unos 8 cm de diámetro.

Hay un gran número de sitios de fósiles importantes de todo el mundo que contienen escarabajos del cretácico. La mayoría de ellos se encuentran en Europa y Asia, y pertenecen a la zona de clima templado durante el Cretácico. Algunos de los sitios de fósiles mencionadas en el capítulo Jurásico también arrojar algo de luz sobre los primeros fauna de escarabajos cretáceo (por ejemplo, la formación Yixian en Liaoning, norte de China). Los sitios más importantes desde el Cretácico Inferior incluyen las camas fósiles de Crato en la cuenca de Araripe en el Ceará, el norte de Brasil, así como la formación suprayacente Santana, con este último se encuentra cerca de la paleoequator, o la posición del ecuador terrestre en el pasado geológico como se define para un específico período geológico. En España hay sitios importantes cerca de Montsec y Las Hoyas. En Australia los yacimientos de fósiles Koonwarra del grupo Korumburra, South Gippsland, Victoria es digno de mención. Yacimientos de fósiles importantes del Cretácico Superior son Kzyl-Dzhar en el sur de Kazajistán y Arkagala en Rusia. [23]

Del mismo modo, las especies depredadoras de Cleroidea y Cucujoidea, cazaban a sus presas bajo la corteza de los árboles junto con los joya escarabajo (Buprestidae). La diversidad escarabajos de la joya se incrementó rápidamente durante el Cretácico, como lo fueron los principales consumidores de madera, [37]​ mientras aparece Cerambycidaes (Cerambycidae) eran más bien raros y su diversidad se incrementaron sólo hacia el final del Cretácico Superior. [23]​ Los escarabajos coprófagos primero han sido grabado del Cretácico Superior, [38]​ y se cree que tienen vivió en los excrementos de dinosaurios herbívoros, no obstante todavía hay un debate, si los escarabajos siempre estaban atados a los mamíferos durante su desarrollo [39]​ Además, se encuentran en la primera especie con una adaptación tanto de las larvas y los adultos a la vida acuática. Perinola escarabajos (Gyrinidae) fueron moderadamente diversa, aunque otros escarabajos Temprana (EI, Dytiscidae) fueron menos, siendo la más extendida la especie de Coptoclavidae, que se alimentaban de las larvas de mosca acuática. [23]

Paleógeno[editar]

El Paleógeno comprende la primera parte del Cenozoico, que durante este tiempo los continentes asumieron sus formas modernas. Los fragmentos de Gondwana (América del Sur, África, India y Australia) comenzaron a desplazarse hacia el norte. La colisión de la India con la masa continental eurasiática llevó al plegado y la formación de los Himalayas. Del mismo modo, los Alpes se pliegan en Europa central por la colisión de la placa africana con Europa. Un puente terrestre entre América del Norte y América del Sur aún no existía. [21]​ El Océano Atlántico siguió aumentando durante el Paleógeno. En el Norte, el último puente terrestre entre América del Norte y Europa se rompió durante el Eoceno. El clima durante el Paleógeno era cálido y tropical como la mayor parte de tiempo durante el Mesozoico. El clima en el principio era más seco y más fresco que en el Cretácico anterior, pero la temperatura se incrementó fuertemente durante la Eoceno y la vegetación subtropical se extendió hasta Groenlandia y Patagonia. El clima cerca de los polos era templado, y frío en Europa, Norteamérica, Australia. En la parte meridional de América del Su erar templado cálido. Cerca del ecuador hubo clima tropical, flanqueado por zonas cálidas y áridas en el norte y el sur. En el Oligoceno, se inició el enfriamiento global. Antártida estaba cubierta por una capa de hielo y, posteriormente, los niveles del mar se redujo. Salvo un período de calentamiento intermitente durante el Oligoceno tardío, enfriamiento global continuó y finalmente condujo a la Pleistoceno era de hielo [17]​ Hay muchos fósiles de escarabajos conocidos de esta época, aunque la fauna de escarabajos del Paleoceno es comparativamente poco investigados. Por el contrario, el conocimiento de la fauna de escarabajos del Eoceno es muy bueno. La razón es la aparición de insectos fósiles en ámbar y sedimentos. El ámbar es la resina fosilizada de árboles, eso significa que consiste en compuestos orgánicos fosilizados, no minerales. Diferente ámbar se distingue por ubicación, edad y especie de la planta productora de resina. Para la investigación sobre la fauna de escarabajos del Oligoceno, el Báltico y el ámbar dominicano es más importante [23]​ Incluso con el registro de los fósiles de insectos en general deficiente, el depósito más diverso de ser de la Formación Fur, Dinamarca; incluyendo hormigas gigantes y polillas primitivos. [17]

Neógeno[editar]

Durante la Neógeno, los continentes asumieron las posiciones que se encuentran en la actualidad. El continente sudamericano se desvió hacia el oeste hacia la zona de subducción en el Pacífico, durante este proceso los Andes se pliega. Durante el Plioceno (5 millones de años) se formó el puente terrestre entre América del Sur y América del Norte, así como el intercambio de fauna comenzó. La formación de este puente de tierra también tuvo un impacto en el clima global. El subcontinente indio siguió su colisión con Asia, pero añadió un movimiento hacia el oeste, así, lo que el plegamiento de la región del Cáucaso. El plegado del Himalaya continúa hasta hoy. La colisión de África con Europa y el aumento de la litosfera bajo el Mar de Alborán (Mediterráneo occidental) conducen a la separación del Mediterráneo desde el Océano Atlántico. Durante este período, que duró 600.000 años, el Mediterráneo desecado casi por completo (crisis de salinidad de Messina). Sólo al final de este período de la cuenca desecado se inundó a través de un estrecho canal, cerca de Gibraltar, según la visión de hoy rápidamente, pero sin efectos catastróficos. [23]​ El Neógeno fue un período de enfriamiento global, que finalmente llevado a la edad de hielo del Pleistoceno. A principios del Mioceno, las temperaturas en el hemisferio norte inicialmente estaban todavía templado. Sin embargo, por la formación del puente terrestre entre América del Sur y América del Norte, la corriente oceánica cálida fue cortada y los casquetes polares se enfrió drásticamente. Durante el período Gelasian capas de hielo comenzaron a formarse tanto en el Ártico y la región antártica. Esto marcó el punto de partida de una nueva edad de hielo, que continúa hasta hoy en día, con los ciclos glaciales y periodos más cálidos intermitentes (interglaciares). Durante las glaciaciones los glaciares continentales empujaron al paralelo 40 en algunas regiones y se cubren grandes partes de América del Norte, Europa y Siberia. Cada avance glacial atado grandes volúmenes de agua y los niveles del mar en todo el mundo cayó en alrededor de 100 m. Durante los interglaciares, el nivel del mar subió de nuevo y las inundaciones costeras era común durante este tiempo [17]: 402. [23]

Los sitios más importantes para los fósiles de escarabajos del Mioceno están situados en el templado cálido y para zonas subtropicales. Muchos géneros recientes y especies ya existían durante el Mioceno, sin embargo, su distribución difiere considerablemente de la de hoy. Uno de los yacimientos fósiles más importantes de insectos del Plioceno es Willershausen cerca de Göttingen, Alemania con fósiles de escarabajos en excelente conservación de varias familias (escarabajos de cuernos largos, gorgojos, mariquitas y otros), así como representantes de otros órdenes de insectos. [21]​ En la mina de arcilla Willershausen hasta ahora 35 géneros de 18 familias de escarabajos han sido registrados, de los cuales seis géneros se extinguieron [40]​ El escarabajo del Pleistoceno es relativamente bien conocido, porque utilizó la composición de la fauna de escarabajos para reconstruir las condiciones climáticas en las Montañas Rocosas y en Beringia, el antiguo puente terrestre entre Asia y América del Norte [41][42]

Filogenia[editar]

Las relaciones evolutivas de los insectos con otros grupos de animales permanece oscura. Tradicionalmente se los agrupaba con los milpiés y ciempiés (posiblemente debido a adaptaciones convergentes a la vida terrestre).[43]​ Ha surgido nueva evidencia que sugiere una relación más cercana con los crustáceos. En la teoría Pancrustacea, los insectos junto con Entognatha, Remipedia y Cephalocarida forman un clado natural denominado Miracrustacea.[44]

De acuerdo a una publicación de noviembre de 2014, los insectos forman indiscutiblemente un clado con los crustáceos como el clado hermano más cercano.[45]​ Este estudio resuelve la filogenia de todos los grupos actuales de insectos y proporciona "un árbol filogenético de estructura robusta y una cronología más precisa de la evolución de los insectos."[45]

Ha sido difícil encontrar evidencia de los parientes vivientes más cercanos de los hexápodos debido a adaptaciones convergentes a la vida terrestre.[43]




Hexapoda (Insecta, Collembola, Diplura, Protura)



Crustacea (cangrejos, langostas, Isopoda, etc.)



Myriapoda

Pauropoda



Diplopoda (milpiés)



Chilopoda (ciempiés)



Symphyla



Chelicerata

Arachnida (arañas, escorpiones, etc.)



Eurypterida (escorpiones marinos: extinctos)



Xiphosura



Pycnogonida (arañas marinas)




Trilobita (extintos)



En 2008, investigadores de la Universidad Tufts descubrieron un fósil consistente de una impresión de cuerpo entero de un insecto volador primitvo. Pensaron que se trataba del fósil alado más antiguo encontrado hasta ahora, a los 300 millones de años en el período Carbonífero.[46]​ El insecto fósil más antiguo es Rhyniognatha hirsti, del Devónico, del Chert de Rhynie de hace 396 millones de años. Posiblemente se parecía a los pececillos de plata actuales. Esta especie tenía mandíbulas dicondílicas (mandíbulas con dos articulaciones), características de los insectos alados, lo que sugiere que las alas ya habían evolucionado en esta época. Por lo tanto, los primeros insectos deben haber aparecido antes, en el Silúrico.[6][47]

Ha habido cuatro grandes radiaciones de los insectos: 1) los escarabajos (Coleoptera) evolucionaron hace 300 Ma); 2) las moscas y mosquitos (Diptera) evolucionaron alrededor de 250 Ma; 3) las polillas y mariposas (Lepidoptera) y 4) las avispas, abejas y hormigas (Hymenoptera) evolucionaron alrededor de 150 Ma. Estos cuatro grupos representan la mayoría de las especies descritas de insectos. Las moscas y polillas, junto con las pulgas (Siphonaptera) evolucionaron a partir de Mecoptera. El origen del vuelo en los insectos permanece sin resolver, ya que los insectos más antiguos encontrados son todos voladores. Algunos insectos fósiles tenían un par adicional de alas rudimentarias o alulas, insertadas en el primer segmento torácico, representando tres pares de alas. Hasta la fecha (2009) no hay evidencia que sugiera que los insectos fueran un grupo exitoso de animales antes de evolucionar las alas para el vuelo.[48]

Relaciones evolutivas[editar]

Los insectos sirven de presas de una variedad de organismos incluyendo vertebrados terrestres. Cuando los insectos evolucionaron, ya existían los vertebrados terrestres más tempranos (350 Ma). Eran grandes anfibios piscívoros; a través de cambios evolutivos graduales algunos se volvieron insectívoros.[20]​ Los insectos se encuentran entre los herbívoros terrestres más tempranos y funcionaron como una fuerza selectiva en las plantas.[49]​ Así es como las plantas desarrollaron defensas químicas. A su vez los insectos evolucionaron mecanismos para contrarrestar la acción de esas toxinas. Muchos insectos incorporaron las toxinas en sus tejidos como defensa contra los depredadores. Tales insectos a menudo anuncian su toxicidad con colores llamativos (aposemáticos).[49]​ A su vez otras especies de insectos aprovecharon este proceso evolutivo adoptando coloración mimética defensiva. Todo esto resulta en grupos complejos de especies coevolucionadas. Otros tipos de coevolución entre plantas e insectos son beneficiosas para ambas partes (mutualismo), por ejemplo la polinización.

Historia[editar]

La mayoría de los grupos extintos de insectos desarrolladas durante el período Pérmico, que comenzaron alrededor de 270 millones de años. Muchos de los primeros grupos se extinguieron durante la evento de extinción del Pérmico y el Triásico, la mayor extinción masiva en la historia de la Tierra, alrededor de 252 millones de años.[11]​ El éxito notable del Hymenoptera apareció cerca del 146 millones de años en el Cretácico período, pero lograron su gran diversidad, más recientemente, en la era Cenozoico. Un número de grupos de insectos de gran éxito se desarrolló en conjunto con las plantas con flores, un poderoso ejemplo de coevolución [49]​ Muchos insectos modernos géneros desarrollado durante el Cenozoico. Los insectos de esta época se encuentran a menudo en conserva en ámbar, a menudo en condiciones perfectas. El plan del cuerpo, o morfología, de esos especímenes es así de fácil comparación con las especies modernas. El estudio de los insectos fosilizados se llama paleoentomología. [5]

El común denominador entre la mayoría de los yacimientos de fósiles de insectos y las plantas terrestres es el entorno del lago. Esos insectos que llegaron a ser conservados fueron ya sea viviendo en el lago autóctono o realizado desde hábitats circundantes por los vientos (alóctono). Cuando los insectos mueren por ahogamiento, los peces y otros depredadores no los comían por lo que se depositaban en el fondo, donde pueden ser preservados en los sedimentos del lago, donde se le denomina lacustre, cuando se preserva en condiciones adecuadas. Incluso ámbar o resina fósil de los árboles, se requiere un medio de agua salobre con el fin de preservarse. [50]​ Sin protección en sedimentos anóxicos, ámbar se desintegraría poco a poco; que nunca se encuentra enterrado en los suelos fósiles. [5]​ Hay varios factores que contribuyen en gran medida a qué tipos de insectos se vuelven y lo bien conservado, si es que en todos, incluyendo la profundidad del lago, la temperatura y la alcalinidad; tipo de sedimentos; si el lago estaba rodeado de bosque o vastas y sin rasgos salinas; y si fue sofocada en la anoxia o altamente oxigenado. Hay algunas excepciones importantes al tema lacustre de insectos fósiles, siendo el más famoso el Jurásico calizas de Solnhofen y Eichstätt, Alemania, que son marinas. Estos depósitos son famosos por pterosaurios y la primera ave, Archaeopteryx. Las calizas se formaron por un muy fino barro de la calcita que se asentó en el estancamiento, bahías hipersalinas aisladas de los mares interiores. La mayoría de los organismos en estas calizas, incluidos insectos raros, se han conservado intactas, a veces con las plumas y los contornos de las membranas de las alas suaves, lo que indica que hubo muy poca descomposición. Los insectos, sin embargo, son como moldes o moldes, con alivio, pero pocos detalles. En algunos casos, los óxidos de hierro precipitan alrededor de venas de las alas, revelando un mejor detalle. [51]

Los insectos pueden ser divididos en dos grupos históricamente tratados como subclases: insectos sin alas, conocidos como Apterygota e insectos alados, conocidos como Pterygota. El Archaeognatha es parecido a la Monocondylia pues está basado en la forma de su mandíbula, mientras Thysanura y Pterygota se agrupan juntos como Dicondylia. Es posible que los propios Thysanura no son monofiléticos, con la familia Lepidotrichidae ser grupo hermano para la Dicondylia (Pterygota y el restante Thysanura). [5]

Tanto Paleoptera como el Neoptera son los órdenes de insectos alados que se diferencian por la presencia de las partes del cuerpo endurecido llamados escleritos; También, en Neoptera, los músculos que permiten que sus alas se plieguen de plano sobre el abdomen. Neoptera más se puede dividir en grupos basados en la metamorfosis a base de metamorfosis (Polyneoptera y Paraneoptera) y completos incompletos. Ha resultado difícil de aclarar las relaciones entre los órdenes en Polyneoptera debido a nuevos hallazgos constantes pidiendo la revisión de los taxones. Por ejemplo, Paraneoptera ha resultado ser relacionada con Endopterygota más de cerca que para el resto de la Exopterygota. El hallazgo molecular reciente de que las órdenes de piojo tradicionales Mallophaga y Anoplura se derivan de un plazo de Psocoptera ha llevado al nuevo taxón Psocodea [52]Phasmatodea y Embiidina tienen ha sugerido para formar Eukinolabia [53]​ Mantodea, Isoptera Blattodea y se cree que forman un grupo monofilético denominado Dictyoptera [54]

Es probable que el Exopterygota sea parecido al Paraphyletic en lo que respecta a Endopterygota. Los asuntos que han tenido una gran controversia incluyen Strepsiptera y a Diptera ya que se agrupan como Halteria basada en una reducción de uno de los pares de las alas - una posición no está bien apoyado en la comunidad entomológica [55]​ El Neuropterida con frecuencia se agrupan o se separan de los caprichos de los taxónomos. Las pulgas son ahora cree que están estrechamente relacionados con boreid mecopterans [56]​ Quedan muchas preguntas por responder cuando se trata de relaciones basales entre órdenes endopterigotos, particularmente himenópteros. [57]

El estudio de la clasificación o taxonomía de cualquier insecto se llama entomología sistemática. Si se trabaja con un orden más específico o incluso una familia, el término también se puede hacer específico para ese fin. [58]

La evidencia preliminar[editar]

El fósil más antiguo de un insecto en definitiva es la del periodo Devónico conocido como Rhyniognatha hirsti, estimada entre 396 a 407 millones años. [6]​ Esta especie ya poseía mandíbulas que es una característica asociada con los insectos alados, lo que sugiere que las alas ya pudieran haber evolucionado en este momento. Por lo tanto, los primeros insectos aparecieron probablemente antes, en el período Silúrico. [6]

La subclase Apterygota (insectos sin alas) ahora se considera artificial como el pescadito (orden de Thysanura) pues están más estrechamente relacionados con la Pterygota (insectos alados) que a colas de cerdas. Por ejemplo, al igual que los insectos voladores, los Thysanura han obtenido mandíbulas, mientras que los Archaeognatha tienen mandíbulas monocóndilas. La razón de su semejanza no se debe a una relación particularmente estrecha, sino porque ambos han mantenido una anatomía primitiva y original en un grado mucho más alto que los insectos alados. El orden más primitivo de insectos voladores son las moscas de mayo (Ephemeroptera) por lo que son también los más morfológica y fisiológicamente similar a estos insectos sin alas.

Los Archaeognatha Modernos y Thysanuras todavía tienen apéndices rudimentarios en su abdomen que son llamados lápices ópticos, mientras que los insectos más primitivos y extintos conocidos como Monura tenía apéndices abdominales mucho más desarrollados. El abdominal y torácica segmentos en el ancestro terrestre más antiguo de los insectos habrían sido más similares entre sí como son hoy en día, y la cabeza había sido bien desarrollada ojos compuestos y largas antenas. Su tamaño corporal no se conoce todavía. A medida que el grupo más primitivo de hoy, Archaeognatha, es más abundante cerca de las costas, se podría decir que este era el tipo de hábitat en que los antepasados de insectos se convirtieron en terrestres. Pero esta especialización en la costa [nicho ecológico [| nichos]] también podría tener un origen secundario, tal como podría su salto locomoción, ya que es el Thysanura el espécimen que se considera más original al (plesiomorphic). Al observar cómo primitivo al Chelicerata que se convirtieron en branquias primitivas como la de las arañas, y finalmente en tráquea en las arañas más avanzados (la mayoría de ellas todavía tienen un par de pulmones de libro intactas así), es posible la tráquea de los insectos se formara de una manera similar mediante la modificación de las branquias en la base de su apéndices.

Odonata[editar]

Los Odonata (libélulas) son también un buen candidato para ser el miembro vivo más antiguo de la Pterygota. Los Mayflies son morfológica y fisiológicamente más primitivos, pero las características derivadas y avanzados de las libélulas podrían haber evolucionado de forma independiente hacia tal dirección desde hace mucho tiempo. Parece que las ninfas acuáticas o larvas se convirtieron y evolucionaron gradualmente hasta adaptarse al agua. Si las efímeras fueron tolerantes al agua primero, esto podría explicar en parte por qué son más primitivas que las libélulas, aunque las libélulas tienen un origen más antiguo. Del mismo modo, Moscas de piedra son las más primitivos de la era Neoptera, pero no eran necesariamente la primera especie en ramificarse. Esto también hace que sea menos probable que un antepasado acuático tuviera el potencial evolutivo para dar lugar a todas las diversas formas y especies de insectos que hoy conocemos. [11]

Las libélulas o ninfas evolucionaron para poseer una "máscara" labial única que se utiliza para la captura de presas, por otra parte, las imago tenían una forma única de copular, el uso de un órgano sexual masculino secundario en el segundo segmento abdominal. Parecen apéndices abdominales modificados para la transferencia de esperma y la inseminación directa. Estos cambios se han producido al menos dos veces la evolución de los insectos, una vez en Odonata y una vez en los otros insectos voladores. Si estos dos métodos diferentes son las formas originales de copular para cada grupo, es un fuerte indicio de que las libélulas son las especies más antiguas y no las efímeras. Todavía no hay acuerdo sobre esto. Otro escenario es que las apéndices abdominales adaptadas para la inseminación directa han evolucionado en tres ocasiones en los insectos; una vez en los Odonata, una vez en las moscas de mayo y una vez en el Neoptera, tanto efímeras y Neoptera el cambió fue al similar. Si es así, todavía es posible que las efímeras son la orden más antigua entre los insectos voladores. [15]​ El poder de volar se supone que han evolucionado una sola vez, lo que sugiere la transferencia de esperma en los insectos voladores más antiguos todavía se hizo de manera indirecta. Un posible escenario de cómo la inseminación directa evolucionó en los insectos es visto en los escorpiones. El macho deposita un espermatóforo en el suelo, cierra sus garras con garras de la hembra y luego le guía a lo largo de su paquete de esperma, asegurándose de que entre en contacto con su abertura genital.[5]

Cuando los primeros insectos (machos) pusieron sus espermatóforos en el suelo, parece probable que algunos de ellos utilizaron los órganos que se abrochan en el extremo de su cuerpo para arrastrar a la hembra sobre el paquete. [15]​ Los antepasados de los odonatos desarrollaron el hábito de agarrar a la hembra detrás de la cabeza, como lo siguen haciendo hoy en día. Esta acción, en lugar de no agarrar a la hembra del todo, habría aumentado las posibilidades del macho para la difusión de sus genes. Las posibilidades se incrementarían aún más si fijan primero su espermatóforo con seguridad en su propio abdomen antes de imponerles las ""claspers"" abdominales tras la cabeza de la hembra; el macho no dejaría que la hembra se vaya antes de que su abdomen se había puesto en contacto directo con el almacenamiento de esperma, lo que permite la transferencia de todos los espermatozoides. [5]

Esto también significa una mayor libertad en la búsqueda de un compañero de sexo femenino porque los machos ya podían transportar el paquete de esperma a otro lugar si la primera hembra se escabullía. [5]​ Esta capacidad eliminaría la necesidad de esperar a que otra hembra llegara al sitio del paquete de esperma depositado o para producir un nuevo paquete y hacer desperdicio de energía. Otras ventajas incluyen la posibilidad de apareamiento en otros lugares, más seguros que la tierra plana, como en árboles o arbustos. [32]

Si los antepasados de los otros insectos voladores evolucionaron con la misma costumbre mediante la sujeción de la hembra y arrastrándola sobre su espermatóforo en lugar del anterior método como el Odonata lo hace, sus genitales vendrían muy cerca uno del otro. Y a partir de ahí, sería un paso muy corto para modificar los apéndices vestigiales cerca de la abertura genital masculina para transferir el esperma directamente en la hembra. Los mismos apéndices que usa el Odonata masculino para transferir su esperma desde sus órganos sexuales secundarios en la parte delantera de su abdomen. Todos los insectos con una ninfa acuática o etapa larval parecen haberse adaptado para relegar en segundo lugar de los antepasados terrestres. De los insectos más primitivos sin alas en todos, es decir, el Archaeognatha y Thysanura, todos los miembros cambiaron su ciclo de vida en los ambientes terrestres. Como se mencionó anteriormente, el Archaeognatha fue el primer en separarse de la rama que condujo a los insectos alados como el (Pterygota), y luego el Thysanura bifurca. Esto indica que estos tres grupos (Archaeognatha, Thysanura y Pterygota) tienen un ancestro terrestre común, lo que probablemente se parecía a un modelo primitivo de Apterygota, que se reproducía de manera más oportunista y depositaba sus espermatóforos en el suelo en lugar de copular, como Thysanura todavía hacer hoy. Si hubiera hábitos de alimentación similares a la mayoría de los apterygotes de hoy en día, que vivieron sobre todo como un descomponedor.

Uno debe esperar a que un artrópodo de respiración branquial modificase sus branquias para respirar aire si se adapta a los ambientes terrestres, y no desarrollar nuevos órganos de la respiración de abajo hacia arriba al lado de las que funcionan originales e inmóvil. Luego viene el hecho de que las branquias de los insectos (larva y ninfa) son en realidad una parte de un sistema de tráquea cerrada modificado especialmente adaptado para el agua, llamados branquias traqueales. El artrópodo tráquea sólo puede surgir en un atmósfera y, como consecuencia de las adaptaciones de la vida en la tierra. Esto también indica que los insectos son descendientes de un ancestro terrestre.

Finalmente, cuando se mira a los tres insectos más primitivos como ninfas acuáticas (llamadas náyades: Ephemeroptera, Odonata y Plecoptera), se aprecia que cada orden tiene su propio tipo de branquias traqueales que son tan diferentes de entre sí que deben tener orígenes distintos. Esto era de esperarse si evolucionaron a partir de especies de la tierra. Esto significa que una de las partes más interesantes de la evolución de insectos es lo que sucedió entre la división Thysanura-Pterygota y el primer vuelo.

Origen del vuelo de los insectos[editar]

El origen de los insectos voladores permanece oscuro, ya que los insectos alados más antiguos conocidos actualmente parecen haber sido capaces volantes. Algunos insectos extintos (por ejemplo, el Palaeodictyoptera) tenían un par adicional de aletas unidas al primer segmento de la tórax, para un total de tres pares. [5]

Las alas a veces se dice que han sido modificados para poder tener (branquias traqueales). Y no hay duda de que las branquias traqueales de la ninfa de mosca de mayo se ven como las alas. Al comparar un par bien desarrollado de cuchillas de enmalle en las náyades y un par reducido de las alas posteriores en los adultos, no es difícil imaginar que las branquias de la efímera (tergaliae) y alas de los insectos tienen un origen común, y la más reciente investigación también apoya esto. En algunas ninfas/náyades el par más anterior se ha convertido en esclerotizado y funciona como una cubierta de la papada para el resto de las branquias. Otros pueden formar una gran ventosa, se utilizan para nadar o modificadas en otras formas. Pero no tiene por qué significar que estas estructuras fueron originalmente branquias. También podría significar que el tergaliae evolucionó a partir de las mismas estructuras que dieron lugar a las alas, y que los insectos voladores evolucionaron a partir de una especie terrestre sin alas con pares de placas en sus segmentos corporales: tres en el tórax y nueve en el abdomen (ninfas de mosca de mayo con nueve pares de tergaliae en el abdomen existen, pero hasta ahora no se han encontrado insectos vivos o extintos con placas en los dos últimos segmentos). Si estas fueran branquias primarias, sería un misterio por qué deberían haber esperado tanto tiempo para ser modificado cuando vemos las diferentes modificaciones en las ninfas de mosca de mayo modernos.[59]

Teorías[editar]

Cuando los primeros bosques surgieron en la Tierra, nuevos nichos para los animales terrestres fueron creados. Spore-alimentadores así como otros que dependen de las plantas y / o los animales que viven alrededor de ellos tuvieron que adaptarse también a hacer uso de ellos. En un mundo sin animales voladores, sería probablemente sólo una cuestión de tiempo antes de que algunos artrópodos que vivían en los árboles evolucionaran estructuras apareadas con inserciones musculares de su exoesqueleto y que utilizaron para vuelo sin motor con un par en cada segmento. La evolución posterior en este sentido daría a las estructuras de deslizamiento más grandes en sus tórax y poco a poco los más pequeños en su abdomen. Sus cuerpos se habrían vuelto más rígidos, mientras que los Thysanuras, que no evolucionaron para volar, mantuvieron su abdomen flexible. [5]

La pregunta es si las placas utilizadas para el deslizamiento evolucionaron a partir de "cero" o mediante la modificación de los detalles anatómicos ya existentes. El tórax en Thysanura y Archaeognatha es conocido por tenenr algunas estructuras conectadas a su tráquea que a su vez compartían similitudes con las alas de los insectos primitivos. Esto sugiere que el origen de ambas las alas y los espiráculos están relacionados.

El vuelo sin motor requierió modificaciones corporales universales, como se ve en los actuales vertebrados, tales como algunos roedores y marsupiales, que han crecido expansiones anchos y planos de piel para este fin. Los dragones voladores (género Draco) de Indonesia, ha modificado sus costillas en planeadores, e incluso algunas serpientes puede deslizarse a través del aire mediante la difusión de su costillas. La principal diferencia es que mientras que los vertebrados tienen un esqueleto interior, los insectos primitivos tenían un exoesqueleto flexible y adaptable.

Algunos animales estarían viviendo en los árboles, como los animales que siempre se están aprovechando de todos los nichos disponibles, tanto para la alimentación y protección. En ese momento, los órganos reproductivos fueron, con mucho, la parte más nutritiva de la planta, y estas plantas tempranas muestran signos de consumo de artrópodos y adaptaciones para protegerse, por ejemplo, mediante la colocación de sus órganos reproductivos tan alto como sea posible. Pero siempre habrá algunas especies que serán capaces de hacer frente a la adversidad siguiendo su fuente de alimento en los árboles. Sabiendo que los insectos eran terrestres en ese momento y que algunos artrópodos (como los insectos primitivos) vivían en las copas de los árboles, parece menos probable que hubieran desarrollado sus alas en el suelo o en el agua. [5]

En un entorno en tres dimensiones, como los árboles, la capacidad de deslizarse aumentaría las posibilidades de los insectos para sobrevivir a una caída, así como el ahorro de energía. Este rasgo se ha repetido en las especies sin alas modernas como las hormigas que se deslizan cuando viven una vida arborícola. Cuando la capacidad de deslizamiento primero se había originado mediante el deslizamiento y el salto que finalmente se reflejaría en su diseño anatómico. La necesidad de navegar a través de la vegetación y aterrizar con seguridad significaría un buen control muscular en las proto-alas, y otras mejoras que finalmente conduciría a las verdaderas (pero primitivas) alas. Mientras que el tórax tiene las alas, un largo abdomen podría haber servido como un estabilizador en vuelo.

Algunos de los insectos voladores más tempranos eran grandes depredadores: se trataba de un nuevo nicho ecológico. Algunas de las presas fueron sin duda otros insectos, como los insectos con las proto-alas se han irradiado a otras especies, incluso antes de completamente evolucionaron las alas. Desde este punto en adelante, la carrera de armamentos podría continuar: el mismo depredador/presa co-evolución, que ha existido siempre y ha habido depredadores y presas en la tierra; tanto los cazadores y los cazados estaban en necesidad de mejorar y ampliar sus habilidades de vuelo aún más para mantenerse al día con el otro.

Los insectos que se habían desarrollado sus alas proto en un mundo sin depredadores voladores podían darse el lujo de ser expuestos abiertamente y sin riesgo, pero esto cambió cuando los insectos voladores carnívoros evolucionaron. No se sabe cuando evolucionaron primero, pero una vez que han surgido estos depredadores que puso una fuerte presión de selección sobre sus víctimas y de ellos mismos. Las presas tuvieron que evolucionar al doblar sus alas sobre la espalda de una manera que hizo posible para ellos para vivir en espacios reducidos donde no sólo serían capaces de esconderse de los depredadores voladores (y depredadores terrestres si estaban en una planta), pero también para aprovechar una amplia variedad de nichos que estaban cerradas a los que no podían doblar sus alas de esta manera. Y hoy en día los neopterous (aquellos que pueden doblar sus alas hacia atrás sobre el abdomen) son, con mucho, el grupo más dominante de los insectos.

Lo que sugiere que rozar la superficie del agua es el origen del vuelo de los insectos [60]​ Esta teoría se basa en el hecho de que los primeros insectos fósiles del Devónico Rhyniognatha hirsti, se cree que posee alas, a pesar de que los lazos evolutivos más cercanos de los insectos son crustáceos, que son acuáticos

Ciclo de vida[editar]

Ephemeroptera[editar]

Un rasgo primitivo de las efímeras es el subimago; no existe ningún otro insecto que tenga alas en un estadio sexualmente inmaduro. Unas pocas especies especializadas carecen de hembras subimagos, pero aun en éstas los machos tienen este estadio. Las razones por las cuales el subimago persiste en este grupo posiblemente se deben a una insuficiencia de presión selectiva para eliminar este estadio; además el subimago parece una buena adaptación a la transición del agua a la atmósfera. [32]

Los genitales masculinos no son completamente funcionales en este punto. Una razón para esto podría ser que la modificación de los apéndices abdominales en órganos de copulación masculinos emergió más tarde que la evolución del vuelo. [59]​ Esto se indica por el hecho de que las libélulas tienen un órgano de copulación diferente al de otros insectos. Como sabemos, en las efímeras las ninfas y los adultos están especializadas en dos maneras diferentes de vivir; en el agua y en el aire. La única etapa (instar) entre estos dos es la subimago. En las formas fósiles más primitivos, las especies más antiguas y más primitivas con un subimagos probablemente se alimentaban en esta fase de la vida también como otro tipo de insecto prehistorico. En la forma adulta se llegó a varias mudas antes de su vencimiento. [32]​ Ellos probablemente no tenían más estadios después de convertirse en plena madurez. Esta forma de maduración es como Apterygota hacerlo, que mudan incluso cuando madura, pero los insectos no alados. Las efímeras modernas han eliminado todos los estadios entre imago y ninfa, excepto el único estadio llamado subimago, que todavía no es (al menos no en los machos) plenamente la madurez sexual. Los otros insectos voladores con metamorfosis incompleta (Exopterygota) han ido un poco más allá y completó la tendencia; aquí todas las estructuras inmaduras del animal a partir de la última etapa de ninfa se completan a la vez en una sola muda final. Los insectos más avanzados con larvas y metamorfosis completa (Endopterygota) han ido aún más lejos. Una teoría interesante aquí es que el pupa l etapa es en realidad una etapa fuertemente modificado y ampliado de subimago, pero hasta el momento no es más que una teoría. Curiosamente hay algunos insectos dentro de la Exopterygota, trips y moscas blancas (Aleyrodidae), que se han desarrollado las etapas-como pupas también.

Ancestros distantes[editar]

El antepasado lejano de los insectos voladores, una especie con las proto-alas primitivas, era ametábolo con un ciclo de vida básicamente del mismo tipo que los tisanuros. Las especies se desarrollaban gradualmente a medida que se crecían, pero probablemente sin grandes cambios en los estadios intermedios.

Las ninfas de la efímeras modernas no adquieren branquias hasta después de su primera muda. Antes de esta etapa son tan pequeñas que no necesitan branquias para extraer suficiente oxígeno del agua. Esto podría ser un rasgo del ancestro común de todos los insectos voladores. Un insecto terrestre temprano no tendría necesidad de excrecencias pareadas del cuerpo antes de que empezara a vivir en los árboles (o en el agua, para el caso), por lo que no tenía estas.

Esto también afectaría a la manera en que su descendencia, la cual, se asemeja en sus primeras generaciones al metabolismo; incluso después de haber comenzado a adaptarse a una nueva forma de vivir, en un hábitat en el que en realidad podría tener un buen uso de las alas a lo largo de su cuerpo. Desde que maduraban en la misma forma que thysanurans con varias mudas mientras crecían y con muy poca diferencia entre los adultos y las especias mucho más jóvenes (a diferencia de los insectos modernos, que son hemimetabolous o holometabolous), probablemente no había mucho espacio para la adaptación en diferentes nichos en función de la edad y la etapa. Además, habría sido difícil para un animal ya adaptado a un nicho de hacer un cambio a un nuevo nicho en el futuro sobre la base de la edad o tamaño de las diferencias por sí solos cuando estas diferencias no fueron significativas. [11]

De esta manera, los proto-insectos tenían que especializarse y centrar toda su existencia en la mejora de un único estilo de vida en un nicho particular. La mayor de las especies y los individuos aislados que se convertían tendrían que ser diferentes de su forma original debido a que tenían que adaptarse a sus nuevos estilos de vida mejor que las generaciones anteriores. La estructura corporal final ya no se logró estando aún dentro del huevo, pero siguió desarrollándose durante la mayor parte de su vida, haciendo una diferencia más grande entre las especies más jóvenes y más viejas. Suponiendo que los especies maduras muy probablemente dominaban su nueva morfología mejor de lo que lo que hicieron las ninfas que tenían el mismo estilo de vida, esto parece ser una ventaja si los miembros inmaduros de la especie llegaban la forma adulta y se formaban a la mayor brevedad posible. Esto puede explicar por qué evolucionaron menos pero más intensos especies y con un mayor enfoque en el cuerpo adulto, y con mayores diferencias entre los adultos y los primeros especies, en lugar de sólo crece poco a poco más grande como las generaciones anteriores habían hecho. Esta tendencia evolutiva explica cómo se alejaban de ametabolous a hemimetabolous insectos. [61]

Así los proto-insectos tenían que especializarse y centrarse toda su existencia en la mejora de un único estilo de vida en un nicho particular. La mayor de las especies y los individuos aislados se convirtieron, más tendría que ser diferente de su forma original, ya que adaptarse a sus nuevos estilos de vida mejor que las generaciones anteriores. La estructura corporal final ya no se logró estando aún dentro del huevo, pero siguió desarrollándose durante la mayor parte de su vida, haciendo una diferencia más grande entre las personas más jóvenes y más viejos. [11]​ Suponiendo que las especies maduras muy probablemente dominarían su nuevo elemento mejor que hicieron las ninfas que tenían el mismo estilo de vida, que parece ser una ventaja si los miembros inmaduros de la especie llegaron forma adulta y forman la mayor brevedad posible. Esto puede explicar por qué evolucionaron menos pero más intensos estadios y un mayor enfoque en el cuerpo adulto, y con mayores diferencias entre los adultos y los primeros especímenes, en lugar de sólo crece poco a poco más grande como las generaciones anteriores habían hecho. Esta tendencia evolutiva explica cómo se alejaban de ametabolous a hemimetabolous los insectos. Alcanzar la madurez con un cuerpo totalmente crecido, fue sólo una parte del proceso de desarrollo; gradualmente de una nueva anatomía y nuevas habilidades.Los insectos de nueva anatomía nacieron y crecieron con las limitaciones que tenían los adultos que habían aprendido a volar y no tenían. Si no podían vivir su vida temprana de la manera que hicieron adultos, las especies inmaduras tuvieron que adaptarse a la mejor manera de vivir y sobrevivir a pesar de sus limitaciones hasta que llegó el momento en que podrían dejarlos atrás. Este sería un punto de partida en la evolución donde las ninfas comenzaron a vivir en diferentes nichos, algunos más claramente definidos que otros. También, una anatomía final, tamaño y madurez que ha alcanzado a la vez con una sola etapa de ninfa definitiva significaron menos pérdida de tiempo y energía, y también hecho una estructura de cuerpo adulto más compleja. Estas estrategias, obviamente, se convirtió en un gran éxito con el tiempo.

Varios insectos incluyen tanto varios grupos actuales como las efímeras (Ephemeroptera), libélulas (Odonata), cucarachas (Blattodea) y saltamontes y sus familiares (Orthoptera) y un número de formas paleozoicas. Durante esta época, algunas formas gigantes-como libélula - por ejemplo, Meganeura y ' 'Meganeuropsis (Orden Protodonata) y Mazothairos (Orden Palaeodictyoptera) - envergaduras de 55 a 70 cm (22 a 28 pulgadas), haciéndolos mucho más grande que cualquier insectos actual. Sus ninfas también deben haber alcanzado un tamaño muy impresionante. Este gigantismo puede haber sido debido a los mayores niveles de oxígeno de la atmósfera (hasta un 80% superiores a los niveles modernos durante el Carbonífero) que permitió una mayor eficiencia respiratoria relativa que la de hoy. La falta de vertebrados voladores podría haber sido otro factor.

La mayoría de los insectos más avanzados comenzaron a existir durante el período Pérmico que comenzó alrededor de 270 millones de años. Muchos de los primeros grupos se extinguieron durante el evento de extinción del Pérmico-Triásico, la mayor extinción masiva en la historia de la Tierra, alrededor de 252 millones de años. Los muy exitosos himenópteros aparecieron en el Cretácico, pero lograron su diversidad, más recientemente, en el Cenozoico. Un gran número de insectos - especialmente los himenópteros y Lepidoptera (mariposas y polillas), así como muchos tipos de Diptera (moscas) y Coleoptera (escarabajos) - evolucionaron en conjunto con plantas con flores, un ejemplo de co-evolución.

Muchos géneros de insectos modernos del Cenozoico se conservaron a menudo en ámbar en condiciones perfectas. Estos especímenes son fácilmente comparados con las especies modernas.

Referencias[editar]

  1. a b «Landmark study on the evolution of insects». Sciencedaily.com. 6 de noviembre de 2014. 
  2. «Where did insects come from? New study establishes relationships among all arthropods». Sciencedaily.com. 22 de febrero de 2010. 
  3. Rasnitsyn, A.P.; Quicke, D.L.J. (2002). History of Insects. Kluwer Academic Publishers. ISBN 1-4020-0026-X. 
  4. http://www.pnas.org/content/105/1/240.full,
  5. a b c d e f g h i j k l Kukalova-Peck, J. 1992. Fossil History and Evolution of Hexapod Structures. En:The Insects of Australia, p.:1412-179. Melburne University Press.
  6. a b c d e f g h i j k l Engel, Michael S.; Grimaldi, DA (2004). «Se arroja nueva luz sobre el insecto más antiguo». Nature 427 (6975): 627-30. Bibcode:627E 2004Natur.427.. 627E. PMID 14961119. doi:10.1038/nature02291. 
  7. Blas, M. et al. 1987. Artròpodes (II). Història Natural dels Països Catalans, 10. Enciclopèdia Catalana, S. A., Barcelona, 547 pp. ISBN 84-7739-000-2
  8. Engel, M. S. y Grimaldi, D. (2004). «New light shed on the oldest insect». Nature (en inglés) 427: 627-630. Archivado desde el original el 13 de junio de 2010. 
  9. Grimaldi, D. y Engel, M. S. (2005). Evolution of the Insects (en inglés). Cambridge, etc: Cambridge University Press. ISBN 978-0-521-82149-0. 
  10. a b c Selden, P.A.; ChungKun Shih & Dong Ren (2011). «A golden orb-weaver spider(Araneae: Nephilidae: Nephila) from the Middle Jurassic of China». Biology Letters (Royal Society) 7 (5): 775-778. PMC 3169061. PMID 21508021. doi:10.1098/rsbl.2011.0228. Consultado el 24 de abril de 2011. 
  11. a b c d e f g h May R. Berenbaum. Bugs in the System. Insects and Their Impact on Human Affairs. (1995) Addison-Wesley Publishing Company, New York. ISBN 0-201-40824-4.
  12. «Insect Evolution». Museo de Fósiles virtual. 2007. Consultado el 28 de abril de 2011. 
  13. Graham, J. B., Aguilar, N. M., Dudley, R. & Gans, C. 1995. Implications of the late Palaeozoic oxygen pulse for physiology and evolution. Nature, 375: 117-120 (resumen)
  14. a b Velasquez,C.A., H. Dell'Orto Trivelli. 1983. Distribución e importancia de los insectos que dañan granos y productos almacenados en Chile. FAO, último acceso, 14-12-07. Trabajo en español
  15. a b c «LiveScience.com - Oldest Known Spider Web Discovered in Amber». Consultado el 25 de junio de 2006. 
  16. Joachimski, MM; Breisig, S.; Buggisch, W.; Talento, J.A.; Mawson, R.; Gereke, M.; Morrow, J. R.; Día, J. et al. (2009). «climático Devónico y el arrecife de evolución:. Insights de isótopos de oxígeno en la apatita». Earth and Planetary Science Letters 284 (3-4): 599-609. Bibcode:y PSL.284.. 599J 2009E y PSL.284.. 599J. doi:10.1016/j.epsl.2009.05.028. 
  17. a b c d e f g h i j k Error en la cita: Etiqueta <ref> inválida; no se ha definido el contenido de las referencias llamadas Resh y Carde
  18. Sala, P.; Labandeira, C.; Laurin, M.; Berner, R. A. (2006). «La confirmación de Intervalo de Romer como un intervalo de niveles bajos de oxígeno restringir el tiempo de artrópodos inicial y vertebrados terrestrialización». Actas de la Academia Nacional de Ciencias 103 (45): 16818-22. Bibcode:10316818W 2006PNAS.. 10316818W. PMC 1636538. PMID 17065318. doi:10.1073/pnas.0607824103. 
  19. Garrouste, Romain; Clément, G; Nel, P; Engel, EM; Grandcolas, P; d'Haese, C; Lagebro, L; Denayer, J; Gueriau, P; Lafaite, P; Oliva, Sébastien; Prestianni, C; Nel, A (2012). «Un insecto completa desde el período Devónico». Nature 488 (7409): 82-5. Bibcode:82G 2012Natur.488... 82G. PMID 22859205. doi:10.1038/nature11281. [http:// freethoughtblogs.com/pharyngula/2012/08/02/a-devonian-hexapod / Resumen divulgativo] – PZ Myers (02 de agosto 2012). 
  20. a b Sahney, S.; Benton, M. J.; Falcon-Lang, H. J. (2010). «colapso de Rainforest desencadenó Carbonífero diversificación tetrápodos en Euramerica». Geología 38 (12): 1079-1082. doi:10.1130/G31182.1. 
  21. a b c Medeiros, E. M., Ramos-Elordut, J. y Pino, J. M. (2006). «Los insectos medicinales de Brasil: primeros resultados» (PDF). Boletín de la Sociedad Entomológica Aragonesa (38): 395-414. ISSN 1134-6094. 
  22. «Dragonfly:. el ala del insecto completa más grande jamás encontrado». Harvard Magazine: 112. noviembre-diciembre de 2007. 
  23. a b c d e f g h i Benisch, Christoph (2010). # L9 «Filogenia de los escarabajos». La fauna de escarabajos de Alemania. Kerbtier. Consultado el 16 de marzo de 2011. 
  24. Oliver Bethoux (2009). «El primer escarabajo identificado». Diario de Paleontología 83 (6): 931-937. doi:10.1666/08-158.1. 
  25. Hörnschemeyer, T.; H. Stapf, Terra Nostra. «Die Insektentaphozönose von Niedermoschel (Asselian, unt. Perm; Deutschland)». Schriften der Alfred-Wegener-Stiftung (en alemán) (99/8): 98. 
  26. Moravia, J; Kukalová, Sb. Geol. Ved. Rada. P. (1969). «En la posición sistemática de los supuestos escarabajos Pérmico, Tshecardocoleidae [sic], con una descripción de una nueva colección». Paleontol (11): 139-161. 
  27. Zimmerman, Elwood Curtin (1948). Insects of Hawaii: a manual of the insects of the Hawaiian Islands, including an enumeration of the species and notes on their origin, distribution, hosts, parasites, etc 2. University of Hawaii Press. 
  28. Grzimek HC Bernhard (1975) de Grzimek animal Vida Enciclopedia Vol 22 Insectos. Van Nostrand Reinhold Co. NY
  29. a b Riek EF, Kukalova-Peck J (1984). «Una nueva interpretación del ala de libélula sobre la base de principios de los fósiles del Carbonífero superior de Argentina ( Insecta: Odonatoida y estados de caracteres básicos en alas Pterygote)». puedo. J. Zool. 62 (6): 1150-1160. doi:10.1139/z84-16 (inactivo 23/03/2014). 
  30. Wakeling J, Ellington C (02 1997). «Dragonfly vuelo. III. Requisitos de elevar y de motor». J. Exp. Biol. 200 (Pt 3): 583-600. PMID 9318294. 
  31. Matsuda R (enero de 1970). «Morfología y evolución del tórax del insecto». Mem. Soc. Entomol puede 102 (S76): 5-431. doi:10.4039/entm10276fv. 
  32. a b c d Clark, John F.M. (2009). Bugs and the Victorians. Yale University Press. pp. 26-27. 
  33. com/late1.htm «Jurásico». Paleomapa Proyecto. 2 de febrero de 2003. Consultado el 18 de marzo de 2011. 
  34. html La Edad Berriasiano
  35. Callejón NF, Frakes LA; Frakes (2003). «En primer lugar conocido glaciación Cretácico: Livingston Tillita, Australia del Sur». Australian Journal of Earth Science 50 (2): 134-150. Bibcode:50.. 139A 2003AuJES.. 50.. 139A. doi:10.1046/j.1440-0952.2003.00984.x. 
  36. Frakes LA, Francis JE; Francis (1988). «Una guía para Phanerozoic frío climas de alta latitud en balsa de hielo en el Cretácico». Naturaleza 333 (6173): 547-9. Bibcode:547F 1988Natur.333.. 547F. doi:10.1038/333547a0. 
  37. Alexeev, A. V. (05 2009). «Nueva Joya escarabajos (Coleoptera: Buprestidae) del Cretácico de Rusia, Kazajstán y Mongolia» (PDF). Paleontológico Diario 43 (3): 277-281. doi:10.1134/S0031030109030058. Archivado desde el original el 18 de julio de 2011. 
  38. Chin, K.; Gill, BD (06 1996). «Dinosaurios, escarabajos coprófagos, y coníferas; los participantes en una red alimentaria del Cretácico». Palaios 11 (3): 280-5. JSTOR 3515235. doi:10.2307/3515235. 
  39. Antonio Arillo, Vicente M. Ortuño (2008). «¿Se dinosaurios tienen relación alguna con estiércol escarabajos? (El origen de la coprofagia)». Journal of Natural History 42 (19-20): 1405-8. doi:10.1080/00222930802105130. 
  40. Elias, SA (1996). «Pleistoceno tardío y el Holoceno estacionales Temperaturas reconstruido a partir de fósiles Ensamblajes Beetle en las Montañas Rocosas». Quaternary Research 46: 311-8. Bibcode:46.. 311E 1996QuRes.. 46.. 311E. doi:10.1006/qres.1996.0069. 
  41. Elias, SA (2000). «Late Climas Pleistoceno de Beringia, basadas en el análisis de los escarabajos fósiles». Quaternary Research 53: 229-235. Bibcode:53.. 229E 2000QuRes.. 53.. 229E. doi:10.1006/qres.1999.2093. 
  42. Elias, SA (2000). «climáticas Tolerancias y Zoogeography del Pleistoceno tardío Escarabajo Fauna de Beringia» (PDF). Géographie physique et Quaternaire 54 (2): 143-155. doi:10.7202/004813ar. 
  43. a b Russell Garwood; Gregory Edgecombe (2011). «Early terrestrial animals, evolution and uncertainty». Evolution, Education, and Outreach 4 (3): 489-501. doi:10.1007/s12052-011-0357-y. 
  44. «Palaeos invertebrates:Arthropoda». Palaeos Invertebrates. 3 de mayo de 2002. Archivado desde el original el 15 de febrero de 2009. Consultado el 6 de mayo de 2009. 
  45. a b Misof, Bernhard et al. (7 de noviembre de 2014). «Phylogenomics resolves the timing and pattern of insect evolution». Science 346 (6210): 763-767. Bibcode:2014Sci...346..763M. PMID 25378627. doi:10.1126/science.1257570. Consultado el 4 de diciembre de 2014. 
  46. «Researchers Discover Oldest Fossil Impression of a Flying Insect». Newswise. Consultado el 2008. 
  47. Rice, C. M.; Ashcroft, W. A.; Batten, D. J.; Boyce, A. J.; Caulfield, J. B. D.; Fallick, A. E.; Hole, M.J.; Jones, E.; Pearson, M. J.; Rogers, G.; Saxton, J. M.; Stuart, F. M.; Trewin, N. H.; Turner, G. (1995). «A Devonian auriferous hot spring system, Rhynie, Scotland». Journal of the Geological Society 152 (2): 229-50. doi:10.1144/gsjgs.152.2.0229. 
  48. Grimaldi, David; Engel, Michael S. (2005). Evolution of the Insects. Cambridge University Press. ISBN 0-521-82149-5. [página requerida]
  49. a b c J. Stein Carter (29 de marzo de 2005). «La coevolución y Polinización». Universidad de Cincinnati. Archivado desde el original el 30 de abril de 2009. Consultado el 2009-05 -09. 
  50. Garwood, R & Sutton, M (18 de febrero de 2012), «The enigmatic arthropod Camptophyllia», Palaeontologia Electronica 15 (2): 12, doi:10.1111/1475-4983.00174 
  51. Dale, W. Anatomía y Fisiología de Insectos. Reproducción. Accedido el 12-12-07.Trabajo en español (enlace roto disponible en Internet Archive; véase el historial y la última versión)..
  52. Johnson, Kevin P.; Yoshizawa, Kazunori; Smith, Vincent S. (2004). «Múltiples orígenes de parasitismo en los piojos». Actas de la Royal Society B 271 (1550): 1771-6. JSTOR 4142860. PMC 1691793. PMID 15315891. doi:10.1098/rspb.2004.2798. 
  53. Terry, Mateo D.; Whiting, Michael F. (2005). «Mantophasmatodea y filogenia de los insectos neopterous menores». Cladistics 21 (3): 240-57. doi:10.1111/j.1096-0031.2005.00062.x. 
  54. Lo, Nathan; Tokuda, Gaku; Watanabe, Hirofumi; Rose, Harley; Slaytor, Michael; Maekawa, Kiyoto; Bandi, Claudio; Noda, Hiroaki (2000). «La evidencia de múltiples secuencias de genes indica que las termitas evolucionaron a partir de las cucarachas se alimentan de madera». Current Biology 10 (13): 801-4. PMID 10898984. doi:10.1016/S0960-9822(00)00561-3. 
  55. Bonneton, F.; Brunet, F. G.; Kathirithamby, J.; Laudet, V. (2006). «La rápida divergencia del receptor de ecdisona es una sinapomorfía para Mecopterida que aclara el problema Strepsiptera». Insect Molecular Biology 15 (3): 351-62. PMID 16756554. doi:10.1111/j.1365-2583.2006.00654.x. 
  56. Whiting, Michael F. (2002). «Mecoptera es parafilético:. Múltiples genes y filogenia de Mecoptera y Siphonaptera». Zoologica Scripta 31: 93-104. doi:10.1046/j.0300-3256.2001.00095.x. 
  57. Newman, L.H. 1971. El mundo de los insectos. Biblioteca Básica Salvat, Salvat Editores, España.
  58. Drake, V. A.; R. A. Farrow (1988). «The Influence of Atmospheric Structure and Motions on Insect Migration». Annual Review of Entomology 33: 183-210. doi:10.1146/annurev.en.33.010188.001151. 
  59. a b Antonio Saltini, Storia delle scienze agrarie, 4 vols, Bologna 1984-89, ISBN 88-206-2412-5, ISBN 88-206-2413-3, ISBN 88-206-2414-1, ISBN 88-206-2415-X
  60. Marden, James H.; Kramer, Melissa G. (1994). «Surface-Skimming plecópteros: Una Posible etapa intermedia en Vuelo del Insecto Evolución». Ciencia 266 (5184): 427-30. Bibcode:266.. 427m 1994Sci... 266.. 427m. PMID 17816688. doi:10.1126/science.266.5184.427. 
  61. Xavi P. Ciencia Policial. Fenómenos Cadavéricos y Entomología Forense para el establecimiento de la data de la muerte Journal of Feelsynapsis (JoF). ISSN 2254-3651. 2011 (1): 74-80