Coevolución

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Parte de la serie de
Evolución biológica
Árbol de la vida simplificado
Portal de biología
Categoría

La Coevolución o evolución concertada entre especies es un concepto de la biología por el que se designa al fenómeno de adaptación evolutiva mutua producida entre dos o varias especies (coevolución interespecífica) de seres vivos como resultado de su influencia recíproca por relaciones como la simbiosis, el parasitismo, la competencia, la polinización, el mimetismo o las interacciones entre presa y depredador. La idea científica data del siglo XIX.

Según la coevolución interespecífica, los cambios evolutivos de una especie resultan en una presión sobre el proceso de selección de las otras especies cuyo resultado retorna a su vez en un proceso de contra-adaptación adquirida que influye en el devenir evolutivo de la primera especie.

En un sentido algo diferente, que se afirma a comienzos del siglo XX, el término coevolución también se refiere a la modificación recíproca que dentro de los organismos de una misma especie (coevolución intraespecífica) se causan entre sí sus diferentes sistemas y aparatos (o conjunto de órganos) anatómicos o fisiológicos, a lo largo de la evolución de dicha especie. Ello proviene de que los elementos, que se combinarán posibilitando nuevas adaptaciones, no se establecen todos de manera simultánea. Así, la adquisición o disposición inicial de un sistema o aparato modificado pasa a influir sobre los otros ya presentes en el organismo, todos los cuales evolucionarán en conjunto posibilitando nuevas adaptaciones, y el proceso que consiste en esta mutua influencia es asimismo conceptuado coevolución. Por ejemplo, la disposición de aparatos para el vuelo coevoluciona con la de los aparatos de los sentidos para sobrevivir en nichos donde su combinación modifica a ambos y se adapta para localizar algún tipo de presa desde la altura.

Teoría[editar]

El concepto de coevolución interespecífica fue definido por el investigador Daniel Janzen en 1980 como aquel proceso por el cual dos o más organismos ejercen presión de selección mutua y sincrónica, en tiempo geológico, que resulta en adaptaciones específicas recíprocas.[1]

La evolución en respuesta a factores abióticos, tales como el clima no son procesos de coevolutivos ya que no son factores vivientes sujetos a la evolución biológica. En cambio la coevolución trata de procesos como las interacciones entre el predador y su presa, el parásito y su huésped, la flor y el polinizador, el árbol y la micorriza; etc. En muchos casos la coevolución tiene lugar entre una compleja red de especies que influyen unas a otras. En ese caso se habla de “coevolución difusa”; posiblemente éste es el tipo de coevolución más común.

Leigh Van Valen desarrolló el concepto de coevolución llamado Hipótesis de la Reina Roja, en referencia al libro de Lewis Carroll (Charles Lutwidge Dodgson), A través del espejo y lo que Alicia encontró allí, capítulo 2: El jardín de las flores vivas (1872), que es una saga del libro Alicia en el país de las maravillas en que la Reina Roja dice: "It takes all the running you can do, to keep in the same place." Se necesita correr a toda velocidad para quedar en el mismo lugar. El principio de la Reina Roja se puede expresar así en términos evolutivos:

"Para un sistema evolutivo, la mejora continua es necesaria para sólo mantener su ajuste a los sistemas con los que está coevolucionando".[2]

El conocimiento de la coevolución está siendo foco de atención[3]​ para el apoyo de investigaciones en epidemiología médica, patología botánica y control biológico.

Thompson en 1982 indicó que la radiación adaptativa y la coevolución de las especies son dos de los principales procesos de la organización de la diversidad biológica. Sin embargo, las formas en que los procesos de coevolución pueden influir en la especiación y la radiación son algunos de los aspectos menos comprendidos del cambio evolutivo recíproco (Lunau 2004). Ya para el año de 1994 el mismo Thompson explicaba que los procesos coevolutivos demandan y producen algún grado de especialización dentro de comunidades biológicas. Además definía la coevolución como el cambio evolutivo reciproco en especies interactuantes (Lunau 2004).

La coevolución entre plantas e insectos es un fenómeno relativamente frecuente, en parte debido a la enorme diversidad de especies de ambos grupos. A menudo es difusa, lo que resulta de la variabilidad y la radiación, y se presume que da lugar a relaciones inestables. Las relaciones coevolutivas se producen principalmente entre las plantas y los insectos herbívoros y entre las plantas y los insectos polinizadores (Whitney 2001).

El biólogo francés, Thierry Lodé, recalca la importancia del conflicto sexual en la evolución que según él lleva a una coevolución antagonista.[4]

En la coevolución difusa existen tres condiciones derivadas de la teoría estándar de la genética cuantitativa. Específicamente, si el contexto de la comunidad altera (1) los gradientes de selección sobre los rasgos coevolutivos, (2) los gradientes de selección sobre rasgos correlacionados genéticamente, o (3), la matriz de covarianza y varianza genética de rasgos coevolutivos, luego la coevolución será difusa (Haloin et al. 2008; 2001; 2010; 2003). La coevolución difusa permite a las plantas con flores interactuar con diferentes polinizadores en diferentes regiones geográficas, y puede facilitar el modelamiento geográfico de coadaptaciones debido a la especialización local y cambios locales de polinizadores o plantas de comida (Lunau 2004).

Tipos de coevolución[editar]

Se han identificado varios tipos de coevolución dependiendo el autor, sin embargo una de las más aceptadas es la de Thompson (1989, 1994) descrita por Herrera & Pellmyr (2006).

La primera es la coevolución gen por gen en la cual los casos son muy específicos y en donde se seleccionan genes mutuamente que definen las relaciones entre las dos especies.

La segunda en la coevolución específica, en donde las especies tienen un rasgo especial adaptado para vivir con otras especies, combinado por rasgos recíprocos de especies cohabitantes sin ninguna evidencia basada genéticamente para dichos rasgos.

La tercera es la coevolución gremial, en la cual un grupo de especies actúan como un gremio, interactúan con un grupo de otras especies, resultando en un amplio conjunto de rasgos mutuamente adaptados inducidos por cada grupo de especies.

La cuarta es la coevolución diversificante en la cual las interacciones altamente específicas resultan en un aislamiento reproductivo y en especiación, produciendo algunas veces amplios taxa de especies interactuantes asociadas.

La quinta es la coevolución escapar y radiar de la cual Ehrilch y Raven en 1964 hacían mención; y que manifiesta que una planta escapa del ataque de un grupo de herbívoros cuando una mutación produce una novedosa defensa química; esto es seguido por la evolución del herbívoro adaptándose y soportando la nueva defensa química de la planta, ocasionando una radiación de especies para ambos grupos, tanto para las plantas como para los herbívoros.

Mutualismo[editar]

En las relaciones mutualistas dos o más especies evolucionan hacia un beneficio mutuo. Existen relaciones mutualistas de muchos tipos diferentes.[5][6]

Flores y polinizadores[editar]

Las flores aparecieron y se diversificaron en forma relativamente repentina, creando lo que Charles Darwin describió como un misterio abominable. Su explicación de tal acelerada evolución era que se trataba de coevolución.[7][8]​ Presentó el concepto de coevolución por primera vez en su libro On the Origin of Species y lo desarrolló en Fertilisation of Orchids (1862).[9][10][11]

Insectos y flores entomófilas[editar]

Abeja doméstica cosechando néctar y polen (su recompensa) de las flores de trébol

Las plantas polinizadas por insectos o entomófilas están visiblemente coadaptadas con los insectos para asegurar su polinización y a su vez los compensan con néctar y polen. Los insectos, por su parte, presentan adaptaciones que les permiten coleccionar estos recursos florales eficientemente. Los dos grupos llevan 100 millones de años coevolucionando, creando una compleja red de interacciones.[12]​ O bien coevolucionaron juntos desde el principio o desarrollaron tales relaciones más tarde, llegando a esta relación con algunas preadaptaciones y desarrollando otras nuevas.[13][14]​ Los primeros en usar el término coevolución fueron Paul R. Ehrlich y Peter H. Raven en 1964 para describir las interacciones entre plantas y mariposas.[15]

Muchos insectos de varios taxones han desarrollado exitosamente estas coadaptaciones con las flores desde el período Cretácico (hace 145 a 65 millones de años). Entre ellos están Hymenoptera (abejas y avispas), Lepidoptera (mariposas y polillas), Diptera (moscas y mosquitos) y Coleoptera (escarabajos). Las abejas, los polinizadores más importantes, aparecieron en el cretáceo temprano.[16]​ También Lepidoptera se diversificó simultáneamnete con las plantas de flores.[16]​ Todos los clados mayores de abejas aparecieron originalmente en el cretáceo medio y tardío, simultáneamente con la radiación adaptativa de las plantas eudicotas (tres quartos de las angiospermas), en una época en que las angiospermas se convirtieron en las plantas dominantes en la tierra.[7]

Por lo menos tres aspectos de las flores parecen haber coevolucionado con los insectos polinizadores porque incluyen comunicación entre estos organismos. Primero, las flores se comunican con los insectos por el olor; los insectos usan ese aroma para calcular la distancia a la flor, para acercarse y para decidir donde aterrizar y encontrar el alimento. Segundo, las flores presentan diseños que guían al insecto hasta la recompensa de néctar y polen. También poseen colores como el amarillo, azul y ultravioleta que son visibles para los ojos de los insectos. En contraste, las flores polinizadas por aves tienden a ser rojas o anaranjadas. Tercero, ciertas flores, como las orquídeas del género Ophrys imitan el aspecto de las hembras de ciertos insectos engañando a los machos que intentan copular con las flores, efectuando así la polinización.[16][17]

Las flores de las yucas, Yucca spp, son polinizadas exclusivamente por las polillas Tegeticula spp., que a su vez dependen de la yuca para su reproducción.[18]​ La oruga de la polilla se alimenta de las semillas de la planta. La hembra colecciona polen de una flor. A continuación, inserta sus huevos por medio del ovipositor en el ovario de otras flores. Después deposita polen en el estigma de la flor y así asegura el alimento para la larva. La planta se beneficia cuando los óvulos remanentes se transforman en semillas.[19]

Higo y avispas de los higos. El género Ficus cuenta con 880 especies de enredaderas, arbustos y árboles, incluyendo al higo cultivado. El fruto es un sicono en cuyo interior se encuentran las flores femeninas y masculinas. Cada especie de higo tiene su propia especie de avispa de los higos que lo poliniza. Se trata de una estrecha relación mutualista que ha coevolucionado y persiste en todo el género.[20]

Aves y flores ornitófilas[editar]

Picaflor zumbador de garganta roja libando néctar

Los picaflores, pájaros sol y algunas otras aves han desarrollado una relación mutualista con las flores. Éstas proporcionan néctar con una concentración de azúcares adecuado a las necesidades dietéticas de las aves, sus colores son adecuados a la visión de ellas y su forma está bien adaptada al tamaño y forma de sus picos. Su época de floración coincide con la época de empolle de las aves. Las características florales de las plantas ornitofílicas varían mucho entre ellas cuando comparadas con flores relacionadas que son polinizadas por insectos. Estas flores también tienden a ser más vistosas, coloridas y de forma más compleja que sus parientes polinizados por insectos. Se considera que tales flores originariamente habían coevolucionado con insectos polinizadores y después divergieron al coadaptarse con aves. No hay suficiente evidencia científica para comprobar un proceso inverso en que flores originariamente ornitófilas se hayan convertido en entomófilas.[21][22]

Acacias y hormigas de las acacias[editar]

Hormiga Pseudomyrmex en acacia (Vachellia cornigera) con órganos "Beltianos" que proporcionan azúcares y proteínas[23]

La mirmecofilia implica una amplia gama de tipos de interacciones planta-hormiga, incluyendo el cultivo de jardines epífitos y las dispersión de semillas por parte de las hormigas. Más específicamente el término se asocia con interacciones defensivas de la planta por parte de la hormiga. En esta relación particular las hormigas proveen defensa para la planta atacando los herbívoros que intentan alimentarse de los tejidos de aquéllas, ya sean hojas y tallos, o tejido reproductivo como flores y brácteas; en algunos casos inclusive las hormigas remueven plantas epífitas. Por otro lado, las plantas suministran alimento y algunas veces un lugar para vivir a sus hormigas protectoras.[24]

La hormiga de las acacias (Pseudomyrmex ferruginea) depende de las acacias del género Vachellia y a su vez las protegen de los insectos herbívoros y de otras plantas que compiten por la luz solar. El árbol proporciona néctar (en nectarios extraflorales) y refugio.[23][25]​ Tal mutualismo no es automático, otras especies de hormigas explotan los recursos proporcionados por el árbol sin recompensarlo. Éstas siguen una estrategia evolucionaria diferente y causan daño a la planta huésped.[26][27]

Otros mutualismos[editar]

La relación entre animales y plantas angiospermas llamada zoocoria, una variante de dispersión especializada de semillas por acción de animales que comen las frutas proporcionadas por ciertas plantas. Hay relaciones similares en que animales dispersan las esporas de una cantidad de plantas, por ejemplo hongos.

Antagonismo[editar]

Parásitos y huéspedes[editar]

Interacciones entre parásitos y sus huéspedes La coevolución entre parásitos y sus hospederos o huéspedes es un caso de coevolución con cambios adaptativos recíprocos antagónicos por acción de presión genética selectiva.[28]

Parásitos de puesta[editar]

Un tipo especial de parasitismo es el parasitismo de puesta. Éste también demuestra una coevolución entre el huésped y su parásito, por ejemplo en los cucos. Estas aves no construyen nidos sino que depositan sus huevos en los nidos de otras especies, a veces destruyendo los huevos de la pareja legítima. Así tienen un fuerte impacto negativo en la aptitud biológica del huésped. Los huevos son mímicos de los huevos del hospedero lo que indica que el huésped detruye los huevos parásitos si puede reconocerlos. Los cucos contrarrestan esas defensas con características como cáscara fuerte y gruesa y período de incubación más corto y un lado aplanado para hacer más dificultoso que el huésped pueda sacar el huevo del nido.[29][30]

Depredación[editar]

Depredador y presa leopardo matando a un antílope

Un depredador y sus presas coevolucionan, el depredador se vuelve más eficiente en perseguir y matar a sus presas y las presas dearrollan nuevas defensas y formas de escape. La coevolución impone presiones selectivas. Éstas a su vez llevan a una carrera armamental de adaptaciones mutuas progresivas.[31]

Herbivoría[editar]

Lo mismo se aplica a animales herbívoros y las plantas de que se alimentan. Las plantas desarrollan defensas contra los herbívoros y éstos evolucionan formas de cancelar los efectos de las defensas. A su vez, las plantas dontinúan desarrollando defensas más poderosas y los herbívoros hacen otro tanto.

Un ejemplo bien conocido es la coevolución documentada entre las plantas del género Passiflora y las mariposas Heliconius.[32]​ Las plantas de Passiflora generan defensas anti-herbivoría con producción de toxinas (alcaloides y glucósidos cianogénicos), lo cual es una estrategia exitosa contra la mayoría de insectos; sin embargo, algunos pocos insectos como los escarabajos alticinos, algunas polillas y las mariposas Heliconius han logrado superar tal defensa. Estas Heliconius no solo no se ven afectadas por las toxinas, sino que además Passiflora spp. son su única fuente de alimento durante su estado larval en el cual almacenan toxinas. Luego estas anuncian su toxicidad con un despliegue de colores brillantes para protegerse de los depredadores, principalmente de las aves.[32]

La mariposa monarca y sus plantas alimentarias, las Asclepias es otro ejemplo bien conocido. La planta produce glucósidos cardíacos y la mariposa, al igual que varios insectos de las asclepias, han evolucionado sistemas enzimáticos para contrarrestar sus efectos. A su vez algunos depredadores han desarrollado tolerancia a las toxinas y formas de comportamiento que reducen la cantidad de éstos y se alimentan de las orugas o adultos de mariposas monarca con impunidad.[33]

En las Montañas Rocosas, las ardillas rojas americanas y los piquituertos (aves que se alimentan de semillas) compiten por las semillas de pino. Las ardillas abren las piñas royendo las escamas. Las aves hacen uso de su desusado pico cruzado para extraer las semillas. En las zonas en que las ardillas son más abundantes las piñas son más fuertes y tienen menos semillas en respuesta al método de extracción de las ardillas. En cambio, donde los piquituertos son más abundantes, las piñas son más livianas pero con escamas más gruesas, haciéndolo más difícil para el ave. Así, el pino está en una guerra armamentaria evolutiva con cada uno de sus atacantes.[34]

Competencia[editar]

El conflicto sexual ha sido estudiado en Drosophila melanogaster (apareamiento, el macho a la derecha).

La competencia es una interacción biológica entre organismos en la cual la aptitud o adecuación biológica de uno es reducida a consecuencia de la presencia del otro. La competencia intraespecífica, con caracteres como conflicto sexual[35]​ y selección sexual, está sujeta a coevolución.[36]​ Igualmente, la competencia entre especies que usan los mismos recursos (competencia interespecífica), por ejemplo depredadores de similares presas, lleva a procesos coevolutivos.[37]

Las abejas de lengua larga han coevolucionado con flores de tubo largo. Es una coevolución difusa que incluye varios grupos de gremios ecológicos.[38]

Coevolución difusa o por gremios[editar]

Existen otros tipos de coevolución, además de los tipos de coevolución en pares (también llamados coevolución específica), en que los rasgos de una especie coevolucionan en respuesta directa alos rasgos de una segunda especie y viceversa. En tales casos la evolución es aun recíproca pero ocurre entre dos grupos de especies de un lado o de ambos lados. Esto lleva el nombre de coevolución difusa o de "gremios ecológicos". Por ejemplo, un rasgo de varias especies de plantas con flores es que ofrecen néctar al final de un largo tubo. Los polinizadores tienen que desarrollar piezas bucales suficientemente largas para llegar al néctar. Están polinizadas por insectos de diversos taxones como abejas, moscas y Lepidoptera, los cuales forman un amplio gremio de polinizadores que responden a las características de tales flores.[38][39][40]

Referencias[editar]

  1. Curso de Fundamentos Teóricos de Biología Evolutiva, Universidad de Granada.
  2. Heylighen, F. The Red Queen Principle (El principio de la Reina Roja), Principia Cybernetica (1993) (inglés)
  3. (Thompson 1999)
  4. Lodé, Thierry (2007). La guerre des sexes chez les animaux, une histoire naturelle de la sexualité. Paris: Odile Jacob. ISBN 2738119018. 
  5. Futuyma, D. J. and M. Slatkin (editors) (1983). Coevolution. Sinauer Associates. pp. whole book. ISBN 0-87893-228-3. 
  6. Thompson, J. N. (1994). The Coevolutionary Process. University of Chicago Press. pp. whole book. ISBN 0-226-79759-7. 
  7. a b Cardinal, Sophie; Danforth, Bryan N. (2013). «Bees diversified in the age of eudicots». Proceedings of the Royal Society B 280: 20122686. PMC 3574388. PMID 23363629. doi:10.1098/rspb.2012.2686. 
  8. Friedman, W. E. (January 2009). «The meaning of Darwin's 'abominable mystery'». Am. J. Bot. 96: 5-21. PMID 21628174. doi:10.3732/ajb.0800150. 
  9. Thompson, John N. (1994). The coevolutionary process. Chicago: University of Chicago Press. ISBN 0-226-79760-0. Consultado el 27 de julio de 2009. 
  10. Darwin, Charles (1859). On the Origin of Species (1st edición). London: John Murray. Consultado el 7 de febrero de 2009. 
  11. Darwin, Charles (1877). On the various contrivances by which British and foreign orchids are fertilised by insects, and on the good effects of intercrossing (2nd edición). London: John Murray. Consultado el 27 de julio de 2009. 
  12. http://www.pnas.org/content/105/1/240.full,
  13. Lunau, Klaus (2004). «Adaptive radiation and coevolution — pollination biology case studies». Organisms Diversity & Evolution 4 (3): 207-224. doi:10.1016/j.ode.2004.02.002. 
  14. Pollan, Michael. The Botany of Desire: A Plant's-eye View of the World. Bloomsbury. ISBN 0-7475-6300-4. 
  15. Ehrlich, Paul R.; Raven, Peter H. (1964). «Butterflies and Plants: A Study in Coevolution». Evolution 18 (4): 586-608. doi:10.2307/2406212. 
  16. a b c «Coevolution of angiosperms and insects». University of Bristol Palaeobiology Research Group. Consultado el 16 de enero de 2017. 
  17. van der Pijl, Leendert; Dodson, Calaway H. (1966). «Chapter 11: Mimicry and Deception». Orchid Flowers: Their Pollination and Evolution. Coral Gables: University of Miami Press. pp. 129-141. ISBN 0-87024-069-2. 
  18. Hemingway, Claire (2004). «Pollination Partnerships Fact Sheet» (PDF). Flora of North America: 1-2. Consultado el 18 de febrero de 2011. «Yucca and Yucca Moth». 
  19. Pellmyr, Olle; James Leebens-Mack (August 1999). «Forty million years of mutualism: Evidence for Eocene origin of the yucca-yucca moth association». Proc. Natl. Acad. Sci. USA 96 (16): 9178-9183. PMC 17753. PMID 10430916. doi:10.1073/pnas.96.16.9178. 
  20. Suleman, Nazia; Sait, Steve; Compton, Stephen G. (2015). «Female figs as traps: Their impact on the dynamics of an experimental fig tree-pollinator-parasitoid community». Acta Oecologica 62: 1-9. doi:10.1016/j.actao.2014.11.001. 
  21. Kay, Kathleen M.; Reeves, Patrick A.; Olmstead, Richard G.; Schemske, Douglas W. (2005). «Rapid speciation and the evolution of hummingbird pollination in neotropical Costus subgenus Costus (Costaceae): evidence from nrDNA ITS and ETS sequences». American Journal of Botany 92: 1899-1910. PMID 21646107. doi:10.3732/ajb.92.11.1899. 
  22. Brown James H.; Kodric-Brown Astrid (1979). «Convergence, Competition, and Mimicry in a Temperate Community of Hummingbird-Pollinated Flowers». Ecology 60 (5): 1022-1035. doi:10.2307/1936870. 
  23. a b Hölldobler, Bert; Wilson, Edward O. (1990). The ants. Harvard University Press. pp. 532-533. ISBN 0-674-04075-9. 
  24. del Val, E.
  25. National Geographic. «Acacia Ant Video». 
  26. Palmer TM; Doak DF; Stanton ML; Bronstein JL; Kiers ET; Young TP; Goheen JR; Pringle RM (2010). «Synergy of multiple partners, including freeloaders, increases host fitness in a multispecies mutualism». Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America 107 (40): 17234-9. PMC 2951420. PMID 20855614. doi:10.1073/pnas.1006872107. 
  27. Mintzer, Alex; Vinson, S.B. «Kinship and incompatibility between colonies of the acacia ant Pseudomyrex ferruginea». Behavioral Ecology and Sociobiology 17 (1): 75-78. JSTOR 4599807. doi:10.1007/bf00299432. 
  28. Woolhouse, M. E. J.; Webster, J. P.; Domingo, E.; Charlesworth, B.; Levin, B. R. (December 2002). «Biological and biomedical implications of the coevolution of pathogens and their hosts». Nature Genetics 32 (4): 569-77. PMID 12457190. doi:10.1038/ng1202-569. 
  29. a b Weiblen, George D. (May 2003). «Interspecific Coevolution». Macmillan. 
  30. Rothstein, S.I (1990). «A model system for coevolution: avian brood parasitism». Annual Review of Ecology and Systematics 21: 481-508. doi:10.1146/annurev.ecolsys.21.1.481. 
  31. «Predator-Prey Relationships». New England Complex Systems Institute. Consultado el 17 de enero de 2017. 
  32. a b Gilbert, L. «Ecological Consequences of a Coevoved Mutualism Between Butterflies and Plants» (en inglés). 
  33. https://monarchlab.org/biology-and-research/biology-and-natural-history/breeding-life-cycle/interactions-with-milkweed/
  34. «Coevolution». University of California Berkeley. Consultado el 17 de enero de 2017.  and the two following pages of the web article.
  35. Parker, G. A. (2006). «Sexual conflict over mating and fertilization: An overview». Philosophical Transactions of the Royal Society B: Biological Sciences 361 (1466): 235-59. PMC 1569603. PMID 16612884. doi:10.1098/rstb.2005.1785. 
  36. «Biol 2007 - Coevolution». University College, London. Consultado el 19 de enero de 2017. 
  37. Connell, Joseph H. (October 1980). «Diversity and the Coevolution of Competitors, or the Ghost of Competition Past». Oikos 35 (2): 131-138. JSTOR 3544421. doi:10.2307/3544421. 
  38. a b Juenger, Thomas, and Joy Bergelson. "Pairwise versus diffuse natural selection and the multiple herbivores of scarlet gilia, Ipomopsis aggregata." Evolution (1998): 1583–1592.
  39. Gullan, P. J.; Cranston, P. S. (2010). The Insects: An Outline of Entomology (4th edición). Wiley. pp. 291-293. ISBN 978-1-118-84615-5. 
  40. Rader, Romina; Bartomeus, Ignasi (2016). «Non-bee insects are important contributors to global crop pollination». PNAS 113 (1): 146-151. PMC 4711867. PMID 26621730. doi:10.1073/pnas.1517092112. 

Bibliografía[editar]

  • Bhattacharyay, A.; Drossel, B. (2005). «Modeling coevolution and sympatric speciation of flowers and pollinators». Physica A: Statistical Mechanics and its Applications, 345 (1-2):159-172
  • Bronstein, J. L.; Alarcón, R. y Geber, M. (2006). «The evolution of plant-insect mutualisms». New Phytologist, 172 (3):412-428.
  • Futuyma, D. J. (2000). «Some current approaches to the evolution of plant-herbivore interactions». Blackwell Science Pty. Plant Species Biology, 15: 1-9
  • Gaskett, A. C. (2010). «Orchid pollination by sexual deception: pollinator perspectives». Biological Reviews.
  • Gómez, José María. Curso de Fundamentos Teóricos de Biología Evolutiva. Universidad de Granada, España.
  • Haloin, J. R.; Strauss, S. Y. (2008). Interplay between ecological communities and evolution.
  • Herrera, C. y Pellmyr, O. (2006). Plant-animal interactions. Blackwell Publishing company. Victoria, Australia. 313 p.
  • Law, R.; Bronstein, J. L. y Ferrière, R. (2001). «On mutualists and exploiters: plant–insect coevolution in pollinating seed–parasite systems». Journal of Theoretical Biology, 212 (3): 373-389
  • López-Vaamonde, C.; Godfray, H. C. J. y Cook, J. M. (2003). «Evolutionary dynamics of host-plant use in a genus of leaf-mining moths». Evolution, 57 (8): 1804-1821.
  • Pellmyr, Olle (2003). «Yuccas, Yucca Moths, and Coevolution: a review». Ann. Missouri Bot. Gard. (90): 35-55. 
  • Proctor, M. C. F.; Yeo, Peter, y Lack, Andrew (1996) The Natural History of Pollination. Collins New Naturalist Library, 83. Londres. ISBN 978-0002199-05-6 (en inglés).
  • Speight, M., et al. (2008). Ecology of insect concepts and applications. Wiley - Blackwell. Singapur. 628 p.
  • Thompson, John N. (1999). «Specific hypotheses on the geographic mosaic of coevolution». The American Naturalist 153 (Suplemento): S1-S14. 
  • Val, E. del y Dirzo, R. (2004). «Mirmecofilia: las plantas con ejército propio». INCI, 29 (12): 673-679

Enlaces externos[editar]