Estasia (1984)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Este artículo trata sobre el superestado ficticio en la novela 1984, para el subcontinente ver; Estasia

Estasia o Asia Oriental (según la traducción adoptada) es el nombre de uno de los tres superestados en que se divide la Tierra en la novela distópica del escritor británico George Orwell, 1984. Los otros dos son Oceanía y Eurasia.

División política del mundo en el "1984" de Orwell.

Es muy poca la información que proporciona la novela sobre este estado, la mayor parte de lo que se dice procede de la propaganda del Partido (que según el mismo libro cambia según las alianzas políticas del momento) y del libro del disidente Goldstein (una fuente tampoco tan confiable). Estasia es el más pequeño y más joven de los superestados mundiales, lo conforman China, Indochina, Japón, Mongolia, Tíbet y en general, el Sudeste Asiático. En el texto de Goldstein que lee Winston, se dice que surgió una década después del establecimiento de los otros estados, hacia los años 60 del siglo XX, de acuerdo a la cronología de la novela. Se agrega que fue el resultado de años de "confusos enfrentamientos" de los estados asiáticos que lo precedieron. En la época de la redacción de 1984, todavía no había tenido lugar la victoria de Mao Zedong, Corea estaba dividida entre la Unión Soviética y los Estados Unidos y esta última potencia también ocupaba Japón. También se menciona que la capacidad de trabajo y la fecundidad de la población de Estasia le permtió superar su deficiencia territorial en comparación con sus rivales.

Según la novela, la ideología predominante en Estasia es un término chino que se traduce como "culto por la muerte" ó "desaparición del yo" ("called by a Chinese name usually translated as Death-worship, but perhaps better rendered as 'Obliteration of the Self'"[1] ) la cual no se diferenciaba demasiado de la de los otros dos Estados; el Ingsoc de Oceanía y el neobolchevismode Eurasia; si bien, cada uno de ellos condenaba la ideología de sus rivales como aberraciones. La traduccuón literal al chino de los términos "Culto - de - la - Muerte" es "死亡崇拜", o "Sǐwáng chóngbài"; éste no corresponde a ningún concepto filosófico o político conocido. Puede, sin embargo, relacionarse con la expresión "殺身成仁", "shāshēn chéngrén", es decirt; "morir para lograr la Virtud", que aparece en las Analectas de Confucio o con "捨身取義", "shěshēng qǔyì", que significa; "dar la vida por la Justicia", un concepto de Mencio. Durante el siglo XX, en China, tanto los Nacionalistas como los Comunistas enfatizaban la idea de sacrificar la vida por un bien mayor y éste era un tema recurrente en la propaganda.


Los tres estados se encuentran en un estado constante de guerra, aunque usualmente dos se alían contra otro por un cierto lapso de tiempo. La "zona en disputa", es "un tosco cuadrilátero con vértices en Tánger, Brazzaville, Darwin, y Hong Kong". [2] . Las islas del Pacífico y las regiones polares también cambian constantemente de mano. El motivo de la lucha es aprovechar los grandes recursos de población y materias primas, aunque ninguna de las tres superpotencias obtiene el control permanente. Los nativos, que carecen de pertenencia a ninguna nación, viven en una constante esclavitud cualquiera sea la potencia hegemónica.

En un momento de la novela se afirma que Estasia y Eurasia combaten por "una porción grande pero fluctuante de Manchuria, Mongolia y el Tíbet". En otro episodio, cuando Julia adquiere té para compartir con Winston, comenta que posiblemente Oceanía ha tomado la India (o partes de la India), pero agrega que ese control suele ser transitorio.

Dado que la fuente de información sobre Estasia y el resto del mundo proviene del Partido y del libro de Goldman, todas estas afirmaciones puede ser falsas. De hecho, en un momento Julia se plantea la idea de que la misma guerra es ficticia y que Londres es bombardeado por el propio gobierno para mantener el clima bélico y reforzar su control.

La división del mundo entre tres grandes potencias pareciera prefigurar la situación durante la Guerra Fría, más específicamente en las décadas de 1960 a 1980, después de la ruptura de China con la URSS. En aquel momento políticamente existían tres grandes bloques de poder; el llamado Mundo Libre, de ideología capitalista y bajo la hegemonía militar de los Estadis Unidos, los Países del Este, socialistas y dirigidos por la Unión Soviética y China, con su propia interpretación del socialismo. Al mismo tiempo, un grupo de naciones formaba el Movimiento de los No Alineados, con la intención de conservar una posición neutral en el conflicto. Sin embargo, estas semejanzas geopolíticas son sólo aparentes, dado que el mundo de la Guerra Fría resulta muy diferente del descripto en la novela.


Véase también[editar]

  • 1984, Parte 2, capítulo 9.
  • 1984, Parte 2, capítulo 9.