Eclipse de crucifixión

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Eclipse lunar de abril de 2014.

Eclipse de crucifixión se refiere al período diurno de tres horas en el momento de la crucifixión de Cristo, que fue registrado en los evangelios sinópticos de la Biblia. En ocasiones se relaciona con un eclipse aunque ese no ocurre durante el período de luna llena (durante la Pascua) ni con la duración que se menciona en los evangelios.

Relatos bíblicos[editar]

La grieta en la piedra del Calvario (Golgotha) en la capilla de Adán en la (Iglesia del Santo Sepulcro), de la cual se dice que fue producida cuando Jesús expiró.

Según los evangelios sinópticos (Mateo 27:45, Mateo 27:51-54, Marcos 15:33 y Lucas 23:44-45) durante la crucifixión ocurrió una oscuridad, siendo el primer día de la pascua y que ocurrió a partir de la "hora sexta" (mediodía) hasta la "hora nona" (15:00 ). Juan no menciona en su evangelio tal suceso, pero dice que la crucifixión ocurrió el día 14 de nisán, cuando se preparaba la pascua.

Profecías bíblicas[editar]

Una profecía hecha por Amós (Amós 8:8-9) expresó que un terremoto ocurriría al mediodía y caería una oscuridad. Esto fue escrito durante el reinado de Uzías, siete siglos antes de Jesús. Según Amós, un sismo tuvo lugar dos años después en cumplimiento de sus palabras (Amós 1:1) y también fue mencionado por Zacarías (Zacarías 14:5). Esto ha sido confirmado por arqueólogos hacia el año 750 A.C.[1] Tales sucesos han sido interpretados como una profecía del momento de la ejecución de Jesús:[2] [3]

Referencia no bíblicas[editar]

Historiadores[editar]

Sexto Julio Africano en una parte de su obra por conducto de Jorge Sincelo, dijo que Thallus atribuyó la oscuridad a un eclipse solar.[4] Sexto Julio Africano objetó que tal fenómeno no ocurriría durante la pascua ya que había luna llena, por lo que la tierra estaba entre dicho satélite y el sol. No se sabe el porqué Thallus llegó a tal conclusión.[5]

Eusebio de Cesarea (264 – 340), en su Crónica, citó a Flegón quien mencionó que durante el cuarto año de la olimpiada 202 (32/33 ) "un gran eclipse solar ocurrió a la hora sexta y que duró excepcionalmente respecto a otras, convirtiendo el día en noche pudiéndose ver las estrellas en el cielo y la tierra en Bitinia y los edificios de Nicea".[6] Eusebio también mencionó que un cronista griego anónimo hace referencia al mismo fenómeno y algunos sismos, por lo que concluyó que fueron los eventos ocurridos durante la crucifixión.

Tertuliano en su Apologeticus, dice que los que no estaban al tanto de las profecías "atribuyeron indudablemente la oscuridad a un eclipse".[7] Él sugiere que la evidencia es clara: "ustedes se dieron cuenta del portento que estaba escrito."[8]

En los apócrifos[editar]

En el Evangelio de Nicodemo, en los pasajes conocidos como los Hechos de Pilatos, Descenso de Cristo al Infierno y La Paradosis, se menciona los diversos fenómenos físicos que acompañaron a la crucifixión. En el capítulo XI de los Hechos de Pilatos, la oscuridad que empezó al mediodía y que duró tres horas fue ocasionada por oscurecimiento del sol[9] por lo que Pilato y su esposa se sorprendieron por lo ocurrido. Los judíos pensaron que se trataba de un eclipse solar. En el Descenso de Cristo al Infierno se relata que muchos difuntos ascendieron y se aparecieron en Jerusalén poco antes de la resurrección de Cristo.[10] En la Paradosis presenta las interrogantes en Roma por César y el castigo contra Pilatos y los judíos por culpa de la oscuridad y terremotos que afectó al mundo entero.[11]

Otros apócrifos mencionan brevemente lo ocurrido, por ejemplo en el Evangelio de Bartolomé.[12] En los Hechos de Juan conocidos como la Revelación del Misterio de la Cruz se dice que la oscuridad empezó a la hora sexta y cubrió a todo el mundo.[13]

En las epístolas[editar]

En la "carta de Poncio Pilatos a Tiberio" se dice que la oscuridad empezó a la hora sexta, cubrió todo el mundo y en la tarde la luna llena sangró toda la noche.[6] En el Evangelio de Pedro se narra que la oscuridad empezó al mediodía y cubrió toda Judea, por lo que la gente fue por sus lámparas para alumbrarse.[14]

En una carta escrita por un tal Dionisio el Aeropagita (ver Pseudo Dionisio), el escritor dice que observó un eclipse solar desde Heliópolis, Egipto en el momento de la crucifixión.[15] Según la Iglesia Ortodoxa en América,[16] Dionisio, quien es mencionado en Hechos 17:34, estuvo en Atenas y recibió educación griega. Estudió astronomía en Heliópolis, ahí fue donde junto con su amigo Apolófono presenció el fenómeno astronómico (Aunque la vinculación de la ejecución con el fenómeno fue muy probable hecha posteriormente.) lo que le hizo decir que si "el crador está sufriendo mucho o el mundo se va a acabar."

El Archko Volume, una compilación del siglo XIX de escritos acerca de Jesús, contiene el reporte de Pilatos a lo ocurrido durante la crucifixión.

Historicidad[editar]

Algunos piensan que lo relatado en los evangelios es un mito y carente de historicidad. Durante el siglo XIX, Kersey Graves dijo que que el relato era “demasiado increíble para ser tomado en serio.”[17] Se basó en los comentarios de Gibbon acerca del mutismo de Séneca y Plinio el Viejo en sus relatos. Burton Mack sugiere que fue simple invención del evangelista Marcos.[18] Es inusual que un eclipse dure tanto tiempo, por lo que la veracidad del relato es puesta en duda, además que no hace mención de lo ocurrido en el Evangelio de Juan ni en fuentes seculares.[19]

Fechamiento de la crucifixión basada en el eclipse[editar]

Las investigaciones no han llegado a resultados convincentes.[20] Cálculos astronómicos para datar la crucifixión derivados de las fechas de luna creciente desde la luna nueva primeramente visible en Jerusalén, fueron empleados por los judíos para establecer los primeros días de sus meses lunares (por ejemplo el 1 de Nisán). Se ha estimado que fueron el 7 de abril de 30, 3 de abril de 33 y 23 de abril de 34 (todas D.C.).[21] [22]

Registros extrabíblicos han sido tomados para determinar el año. Eusebio relacionó el oscurecimiento con el año 18 del reinado de Tiberio y el terremoto con el año de la crucifixión. Si Tiberio (42 A.C. – 37) subió al trono en 14, entonces el año 18 de su reinado fue entre las primaveras de 31 y 32[23] También Flegón mencionó la oscuridad en el año 32 D.C. El cuarto año de la olimpiada 202 es 32 D.C. (la primera fue en 776 a.C., se celebró después cada cuatro años desde 795 a.C. hasta 394).

Julio Africano relacionó la fecha de crucifixión las profecías de Daniel, las cuales indican cuantos períodos de siete de años habría entre la reconstrucción de Jerusalén y la entrada triunfal del mesías (domingo de ramos). Sir Robert Anderson determinó a 32 como año de la ejecución de Cristo en base a la profecía, usando el 14 de marzo de 445 a.C. como fecha de emisión del decreto de Artajerjes I para la reconstrucción de Jerusalén y su "segundo templo". Aquello sirvió para fechar el cumplimiento de la de profecía de las "semanas de años" (Daniel 9:24-27.[24] Su trabajo ha sido corregido[25] [26] y establecen el 6 de abril de 32 como fecha de la entrada triunfal.

Modelos de eclipses[editar]

Eclipse total de sol[editar]

Diagrama de un eclipse solar total.

Hay registros de oscuridad producida por eclipses de sol con duración de más de media hora, por ejemplo, durante la dinastía T'san[7] y en las Crónicas anglosajonas se mencionaron oscurecimientos de una hora de duración en 879 atribuidos a un eclipse solar del 29 de octubre de 878 [8] No ha habido éxito el tratar de vincular tal tipo de fenómeno a lo ocurrido durante la crucifixión ya que las observaciones no corresponden a lo ocurrido.

Un eclipse solar no pudo ocurrir el 14 de nisán (o en fecha muy cercana) ya que en esa fecha del calendario judío (todos los años) aparece la luna en su fase llena (esto es, la tierra entre la luna y el sol), ya que el fenómeno astronómico únicamente se produce cuando hay luna nueva (o sea, la luna entre la tiera y el sol).

Las eclipses solares son de corta duración y no pueden durar tanto tiempo la oscuridad que se relata en los evangelios ya que 7 minutos y 31.1 segundos ha sido la duración máxima calculada.[27] El eclipse del 31 de noviembre de 31 duró 1 minuto y 4 s, el del 19 de marzo de 33 fue de 4 minutos y 6 s pero ninguna pudo ser vista desde Jesusalén. Eclipses de casi 6 minutos de duración ocurrieron cerca del año de la crucifixión el 22 de julio de 27 (6 min, 31 s) y 1 de agosto de 45 (6 min, 30 s)[28]

Mark Kidger del Instituto de Astrofísica de Canarias (Tenerife, España), comparó el evangelio apócrifo de Pedro con las eclipses históricas.[29] Indicó que el eclipse total del 24 de noviembre de 29 fue presenciada geográficamente muy cerca del lugar de la crucifixión, pasando la sombra cerca del norte de Jerusalén a las 11:05 (ver del diagrama de la NASA de la trayectoria de la sombra [9]) siendo el momento máximo de oscuridad del 95% en dicho lugar y debió pasar desapercibido para la mayoría de quienes estaban fuera de sus casas. El eclipse fue total en Nazaret y Galilea durante 1 minuto y 49 segundos, por lo que los moradores no hubiesen tenido tiempo suficiente para ir por sus linternas a fin de alumbrarse.[29] ya que eso, según el evangelio de Pedro, lo hubieran hecho si la oscuridad hubiera durado considerablemente.

Según Pollata, la palabra griega, ΕΓΕΝΕΤΟ (convertirse),[30] indica que el oscurecimiento fue muy rápido para ser causado por un eclipse solar[31] ya que toma aproximadamente una hora desde el inicio hasta la fase total.[32] La expresión griega, ΚΟΤΟΣΕΓΕΝΕΤΟ (se oscureció) aparece en este relato en el Códice Alejandrino, Códice Vaticano, y el Códice Sinaítico.[33] Muchas biblias en varios idiomas no mencionan un "oscurecimiento repentino".

Eclipse de luna[editar]

Diagrama de un eclipse lunar.

Se ha tratado explicar que la oscuridad se debió a que el cielo se nubló demasiado.

Humphrey y Waddington de la Universidad de Oxford sugirieron un oscurecimiento metereológico seguido por un eclipse lunar en cumplimiento a la profecía de Joel y en base a sus reconstrucciones del calendario judío concluyeron que el 3 de abril de 33 fue la fecha de crucifición. Humphreys and Waddington went further and also reconstructed the scenario for a lunar eclipse on that day.[34] El eclipse inició a las 3:50 PM y alcanzó su máximo del 60% a las 5:15 PM. Sin embargo fue visible desde Jerusalén a partir de las 18:20 al salir por el horizonte (ya sábado de pascua según el calendario judío) con un 20% del disco sombreado y el resto en penumbra. El eclipse finalizó a las 6:50 PM. Los cálculos apuntan que la parte oscurecida del satélite corresponden al borde superior del astro, por lo que los relatos del evangelios son incorrectos.[35] En Hechos 2:20 el apóstol pedro hace referencia a "luna de sangre" respecto a una profecía de Joel. Dicha expresión es empleada en el caso del eclipse lunar debido al color que presenta durante una fase del fenómeno debido a refracción de la atmósfera terrestre, de ahí que dichos investigadores lleguen a la conclusión de que se trató de un eclipse lunar ocurrida en la fecha antes mencionada.

Bradley Schaefer difiere de lo anterior ya que sus cálculos no arrojan eclipse alguna visible en Jesusalén.[36] [37] C. Rugles concuerda con Schaefer.[38] Sin embargo, empleando diferentes formas de computar y basándose en los hechos por Isaac Newton, John Pratt y Bradley Schaefer llegaron a las misma fecha de crucifixión obtenida por Humphreys y Waddington.[39]

Por otro lado, C.M. Gaskel también dijo que de haber sido un eclipse lunar durante el día de los hechos pudo haber llamado mucho la atención.[40]

Hechos similares[editar]

Los mismos fenómenos y presagios de la repentina oscuridad a la hora sexta, un fuerte terremoto, piedras que fueron destruidas, una entrada a un templo que fue separado, y la resurrección de los muertos han sido reportados por varios autores antiguos de la muerte de Julio César el 15 de marzo de 44 a.C.[41] Existen registros medievales de eclipses solares de larga duración, como la ocurrida en Reichersberg en 1241, con 4 horas de duración (cálculos modernos establecen un máximo de 3 minutos y 30 segundos).[42] [43] Un eclipse solar ocurrió el 3 de junio de 1239 y fue visible en Europa (Coimbra, Portugal; Toledo, España; Montpellier, Francia; Marola, Florence, Siena, Arezzo, y Cesena, Italia; y Split, Croacia). Los relatos difieren desde Cesena (1 hora), a Coimbra (3 horas) y Florencia ('varias horas').[44] El astrónomo Restoro d'Arezzo escribió su testimonio considerado "uno de los más antiguos de la duración de un eclipse total",[45] diciendo que duró "el tiempo en el que se puede dar 250 pasos" (aproximadamente 5 minutos y 45 segundos).[46] [47] Aunque la oscuridad total del eclipse solo dura unos cuantos minutos, a un observador le pudiera parecer varias horas.[48] [49] F. R. Stephenson sugiere que los relatos medievales están claramente influenciados por los relatos bíblicos (ya que casi se transcribe lo expresado en los evangelios de la Vulgata Latina) y no hay registros de largas duraciones del fenómeno astronómico fuera de Europa.[50]

Por lo anterior algunos consideran el suceso de origen divino.[51] El astrónomo Johannes de Sacrobosco escribió en su obra De sphaera mundi que el fenómeno fue resultado de una intervención divina.[52]

Referencias[editar]

  1. Marc Zvi Brettler, How to Read the Bible, (Jewish Publication Society, 2005), page 158.
  2. Lockyer, H. (1971, December). All of the Miracles of the Bible (p. 243) [Eleventh Printing] Grand Rapids, MI: Zondervan Publishing House. LCCCN 61-16752
  3. Rudman, D. (2003). The crucifixion as chaoskampf: A new reading of the passion narrative in the synoptic gospels. Biblica, 84, 102-107.[1]
  4. George Syncellus, Chronography 391.
  5. Loveday Alexander, 'The Four among pagans' in Bockmuehl and Hagner, eds, The Written Gospel, (Cambridge University Press, 2005), page 225.
  6. Chronicle, Olympiad 202, trans. Carrier (1999).
  7. Tertullian, Apologeticus, Chapter 21, 19 cited in Bouw, G. D. (1998, Spring). The darkness during the crucifixion. The Biblical Astronomer, 8(84). Retrieved November 30, 2006 from [2].
  8. Tertullian, Apologeticus, Chapter 21, 19
  9. Acts of Pilate. In W. Barnston (Ed.) (1984). The Other Bible (pp. 368). New York: HarperCollins Publishers ISBN 0-06-250030-9.
  10. Christ’s Descent into Hell. In W. Barnston (Ed.) (1984). The Other Bible (pp. 374). New York: HarperCollins Publishers ISBN 0-06-250030-9.
  11. The Paradosis. In W. Barnston (Ed.) (1984). The Other Bible (pp. 378-379). New York: HarperCollins Publishers ISBN 0-06-250030-9.
  12. Gospel of Bartholomew. In W. Barnston (Ed.) (1984). The Other Bible (p. 351). New York: HarperCollins Publishers ISBN 0-06-250030-9.
  13. Revelation of the Mystery of the Cross. In W. Barnston (Ed.) (1984). The Other Bible (p. 419). New York: HarperCollins Publishers ISBN 0-06-250030-9.
  14. Gospel of Peter 5.15–19.
  15. Pseudo-Dionysius, Letter 7.
  16. Hieromartyr Dionysius the Areopagite the Bishop of Athens "
  17. Graves, K. (2007). The World’s Sixteen Crucified Saviors (pp. 113-115). Sioux Falls, South Dakota: NuVision Publications, LLC. ISBN 1-59547-780-2 {Original work published 1875}.
  18. Mack, Burton L. (1988). A Myth of Innocence: Mark and Christian origins. Fortress Press. pp. 296. ISBN 0800625498. http://books.google.com/books?id=fNSbW8hWRzwC&pg=PA296&vq=%22markan+fabrication%22&dq=darkness+crucifixion+myth&as_brr=3&sig=91wedXZa05AyWJBh1UHPTlHR4xE. «This is the earliest account there is about the crucifixion of Jesus. It is a Markan fabrication» 
  19. Carrier (1999).
  20. Humphreys, C. J., & W. G. Waddington, W. G. (1983, December 22). Dating the crucifixion. Nature, 306(5945), 743-746.
  21. Schaefer, B. E. (1990). Lunar visibility and the crucifixion. Quarterly Journal of the Royal Astronomical Society, 31, 53-67.
  22. Pratt, J. P. (1991). Newton's date for the crucifixion [correspondence]. Quarterly Journal of the Royal Astronomical Society, 32, 301-304.
  23. Humphreys, Colin J., and W. G. Waddington, "Dating the Crucifixion," Nature 306 (December 22/29, 1983), pp. 743-46. [3]
  24. Anderson, R. (1895). Chapter VIII – Messiah the prince. In The Coming Prince. London, England: Hodder & Stoughton. Available at Philogos Religious Online Books, retrieved on April 19, 2007[4].
  25. McClain, A. J. (1969). Daniel’s Prophecy of the 70 Weeks (pp. 17-27). Grand Rapids, MI: Zondervan Publishing House.
  26. Missler, C. (1999). Cosmic Codes (pp. 17-27). Coeur d’Alene, Idaho: Koinonia House. ISBN 1-57821-093-3.
  27. Meeus, J. (2003, December). The maximum possible duration of a total solar eclipse. Journal of the British Astronomical Association, 113(6), 343-348.
  28. «Five Millennium Catalog of Solar Eclipses». NASA. Consultado el 28-09-2007.
  29. a b Kidger, M. (1999). The Star of Bethlehem: An astronomer’s View (pp. 68-72). Princeton, N. J: Princeton University Press. ISBN 0-691-05823-7.
  30. The Greek Elements (1971). Saugus, CA: Concordant Publishing Concern, (page 37).
  31. Pallotta, C. (1995). The Crucifixion Eclipse (pages 2, 4). Brooklyn, NY: Marian Media Apostolate. He sites Merk, A. S. J. (Ed.) (1951). Novum Testamentum Graece Et Latine, (pages 104, 181, 298, 307). Romae: Sumptibus Pontificii Instituti Biblici. [5]
  32. Brewer, B. (1991). Eclipse (Second Edition)(page 33). Seattle, Washington: Earth View. ISBN 0-932989-91-2.
  33. The Concordant Version of the Sacred Scriptures (1955). Saugus, CA: Concordant Publishing Concern, (pages 27, 118, 177, 274).
  34. Humphreys, Colin J., and W. G. Waddington, "Dating the Crucifixion," Nature 306 (December 22/29, 1983), pág. 743-46.
  35. Henige, David P. (2005). Historical evidence and argument. University of Wisconsin Press. ISBN 978-0-299-21410-4. pág. 150
  36. Schaefer, B. E. (1990, March). Lunar visibility and the crucifixion. Royal Astonomical Society Quarterly Journal, 31(1), 53-67
  37. Schaefer, B. E. (1991, July). Glare and celestial visibility. Publications of the Astonomical Society of the Pacific, 103, 645-660.
  38. Ruggles, C. (junio de 1990). Archaeoastronomy – the Moon and the crucifixion. Nature, 345(6277), 669-670.
  39. Pratt, J. P. (1991). "Newton's Date for the Crucifixion". Journal of the Royal Astronomical Society 32 (3): 301–304. http://adsabs.harvard.edu/full/1991QJRAS..32..301P.
  40. Gaskel, C. M. (1993, December). Beyond visibility: The "Crucifixion eclipse" in the context of some other astronomical events of the times. Bulletin of the American Astronomical Society, 25, 1334. 183rd AAS Meeting [Abstract 27.04].
  41. Esto también incluye a "la luna en sangre" (cf. Hechos 2:20): "The sixth hour: Crucifixion darkness and cataclysm in the Gospel of Matthew. The historical approach and solution", Divus Iulius (weblog), con fuentes primarias. Estos fenómenos fueron el resultado de la erupción del Etna, marzo 44 a.C. (cf. John T. Ramsey & A. Lewis Licht, The Comet of 44 B.C. and Caesar's Funeral Games, Atlanta 1997, p. 99–107).
  42. F. R. Stephenson, Historical Eclipses and Earth's Rotation, Cambridge University Press, 1997,ISBN 0-521-46194-4, pág. 402
  43. John F. A. Sawyer, "Joshua 10:12-14 and the solar eclipse of 30 September 1131 B.C.", Palestine Exploration Quarterly 1972, pág. 145
  44. F. R. Stephenson, Historical Eclipses and Earth's Rotation, Cambridge University Press, 1997,ISBN 0-521-46194-4, pág. 397-404
  45. F. R. Stephenson, Historical Eclipses and Earth's Rotation, Cambridge University Press, 1997,ISBN 0-521-46194-4, pág. 398
  46. Restoro d'Arezzo, Delle composizione del mondo (1282) Book 1, Chapter 16, cited in Stephenson, F. R. (1997), Historical Eclipses and Earth’s Rotation, (New York: Cambridge University Press, 1997), page 398
  47. Véase también John F. A. Sawyer, "Joshua 10:12-14 and the solar eclipse of 30 September 1131 B.C.", Palestine Exploration Quarterly 1972, page 145, who estimates the duration of totality at 5 minutes 50 seconds.
  48. John F. A. Sawyer, "Joshua 10:12-14 and the solar eclipse of 30 September 1131 B.C.", Palestine Exploration Quarterly 1972, pág. 139
  49. F. R. Stephenson, Historical Eclipses and Earth's Rotation, Cambridge University Press, 1997,ISBN 0-521-46194-4, pág. 385
  50. F. R. Stephenson, Historical Eclipses and Earth's Rotation, Cambridge University Press, 1997,ISBN 0-521-46194-4, pág. 443-449
  51. Chambers, G. F. (1908). The Story of Eclipses [p. 110-111]. New York: D. Appleton and Company.
  52. Robert Bartlett, The Natural and the Supernatural in the Middle Ages (Cambridge University Press, 2008), pp. 68-69.

Lecturas recomendadas[editar]

  • Carrier, R. (1999). Thallus: an analysis (1999). Retrieved May 24, 2002 [10].
  • DeLashmutt, G. (2005). Chapter 19 (Matthew 27:45-54) The events accompanying Jesus’ crucifixion. In Teaching outlines of the gospel of John. Xenos Christian Fellowship. Retrieved on March 10, 2005 [11].
  • James, M. R., (Trans.). (1924). The gospel of Nicodemus, or acts of Pilate. In The apocryphal New Testament. Oxford: Clarendon Press. Retrieved May 28, 2002 from the Wesley Center for Applied Theology Noncanonical Homepage [12].
  • Lohmann, K. J., Hester, J. T., & Lohmann, C. M. F., (1999). Ethology Ecology & Evolution, 11, 1-23.
  • Stewart, D. (n.d.). What Everyone Needs to Know About the Bible. Orange, CA: Dart Press. Retrieved May 28, 2002 from the Blue Letter Bible web site [13].
  • Thiede, C. P., & d'Ancona, M. (1996). The Jesus Papyrus (pp. 59-64, 101-127, 135-137). New York: Doubleday, a division of Random House, Inc. ISBN 0-385-48898-X.

Véase también[editar]