Crudiveganismo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El crudiveganismo es una dieta basada en alimentos crudos de origen vegetal. Excluye todos los productos de origen animal, y todos los alimentos que para consumirse necesiten ser sometidos a cocción. Forman parte de ella verduras y frutas, frutos secos, cereales y legumbres germinados, otras semillas, aceites vegetales, algas marinas, setas y sus combinaciones y preparados. Existen modalidades aún más restrictivas de esta dieta, como por ejemplo, la alimentación a base de frutas, llamada frutarianismo o frugivorismo.

Origen del término[editar]

La expresión «crudiveganismo» deriva de la unión de dos palabras: «crudivorismo» y «veganismo». Expresiones sinónimas son «veganismo crudívoro» o «crudivorismo vegano».

Definición[editar]

El crudiveganismo se refiera a la alimentaciónbasada en alimentos de origen vegetal que no han sufrido cocción, definindo esta como un proceso de calentamiento que supera los 46.7 °C (116 °F) de temperatura[cita requerida]. Temperaturas superiores desnaturalizan las proteínas, desactivan los enzimas, destruyen algunas vitaminas y modifican otros nutrientes. Los cereales y legumbres se consumen tras remojarlos o germinarlos, ya que este proceso los ablanda y activa sus enzimas. Es necesario tener en cuenta que algunas semillas, por ejemplo la soja, las almortas o los altramuces son tóxicos si no se cocinan. Otros, como las almendras dulces, pueden sintetizar sustancias tóxicas si germinan en presencia de luz. También hay hongos

El crudiveganismo puro promueve:

Motivaciones[editar]

Aunque hay indicios de que en el pasado, algunos grupos pudieron ser crudívoros, como por ejemplo, los esenios,[1]​ el crudivorismo ha sido difundido a partir del final del siglo XIX , con el auge del higienismo.

Razones de salud[editar]

Esta dieta, según sus promotores, sería la mejor para promover y recuperar la salud,[2][3][4]

Según la doctrina crudivegana, los comestibles que no son atractivos al gusto humano en su estado natural, como, por ejemplo, los cereales sin germinar y crudos, no serían adecuados para el óptimo bienestar de salud, ni siquiera consumidos crudos, en razón del diseño natural del ser humano. El calor de la cocción, incluso en los alimentos considerados como «naturales» del ser humano, como por ejemplo frutas dulces y hojas verdes tiernas, destruiría nutrientes. Lo cual ha sido desmentido por diversos estudios que aseguran que las verduras de hojas verdes poseen oxalatos que inhiben la absorción de nutrientes como el hierro por lo cual se hace necesario remojarlos y cocerlos para una correcta absorción[5][6]

Los partidarios de los alimentos crudos deben asegurarse de que obtener suplementar la vitamina B12, y no depender de fuentes naturales como algas o alimentos fermentados, ya que estos no constituyen una fuente efectiva de dicha vitamina.

Razones morales[editar]

Los términos vegano y vegana se refieren al estilo de vida humano que respeta, como mínimo, la vida, la libertad, la integridad psicofísica, y el disfrute natural de todos los animales, humanos y no humanos, absteniéndose de lesionar esos derechos, y, en particular, omitiendo el consumo de comestibles de origen animal (con excepción, obviamente, de la lactancia) y el uso de productos o servicios derivados de la explotación animal, con motivo de entender que otra conducta es injusta y que debe abolirse la condición de "recurso", o de "cosa objeto de propiedad", incluso respecto de los animales no humanos. La doctrina promotora del estilo de vida vegano y el movimiento vegano son conocidos como "veganismo". De las respectivas definiciones de las palabras "vegano" y "crudivegano" se deriva que no necesariamente el crudiveganismo es una especie de veganismo, dado que el veganismo es una doctrina de respeto al animal no humano que incluye y excede lo específicamente dietético. Respecto de las razones morales, el crudiveganismo, normalmente comparte los fundamentos éticos del veganismo.[7]​ No hay que confundir crudiveganismo con crudivorismo, pues el primero se refiere a una doctrina que incluye la alimentación cruda y el respeto por todo lo vivo, en tanto que el crudívoro se centra en el consumo de crudos sin más, esto incluye por ejemplo la carne y se aparta, por lo tanto, de las razones morales del comer vegano.

Gandhi era un promotor del crudiveganismo:

Del examen del cuerpo humano se deduce que el hombre está condicionado por la Naturaleza para alimentarse solo de vegetales. Existe la mayor afinidad entre los órganos del cuerpo humano y los de los animales que se alimentan de frutos. El mono, por ejemplo, es muy similar al hombre en cuanto a forma y estructura, y es un animal que se alimenta de frutos. [...] Yo siempre he propiciado la dieta puramente vegetariana, pero la experiencia me ha enseñado que, a fin de mantenerme en perfecta forma, esa dieta debe incluir leche y ciertos productos lácteos, como la cuajada, la mantequilla y el ghi. Esto significa un desvío de mi idea original. […] Pero estoy convencido de que en el vasto reino vegetal debe de haber alguna planta que, a la vez que suplante las sustancias necesarias que extraemos de la leche y de la carne, no tenga los inconvenientes de estas, ni éticos ni de ninguna otra clase. [...] La dieta vegetariana no tiene precio para mí. Siento que el progreso espiritual demanda en algún momento que dejemos de matar a nuestros prójimos para satisfacer nuestros deseos corporales. [...] Por tanto, la única base para tener una población vegetariana y proclamar el principio vegetariano es, y debe ser, la moral. [...] El valor ético de los alimentos crudos no tiene parangón. Desde el punto de vista económico, estos alimentos tienen posibilidades que no ofrece ningún alimento cocido. En consecuencia, procuro obtener la generosa ayuda de todos los médicos y los legos interesados en reformar dietas.

Mahatma Gandhi[8]

Razones ecológicas[editar]

Una de las justificaciones ambientales principales es que este régimen no consume energía, ni para la cocción, ni para el transporte, y reduce también la necesidad de material para empaquetar.

Comer vegetales crudos implica que no es necesario cultivar piensos y forrajes para alimentar el ganado, por lo que la superficie dedicada para ellos podría dedicarse a otros usos o incluso dejarse sin explotar.

Críticas[editar]

Las críticas al crudivorismo provienen tanto de fuentes académicas como de colectivos vegetarianos, por ejemplo, los que sostienen los sitios de internet Beyond Vegetarianism[9]​ y Let Them Eat Meat.[10]​ La crítica fundamental se refiere a las dudas de que un régimen crudívoro sea suficientemente nutritivos a largo plazo.

Algunas personas que en su día abrazaron el crudivorismo renegaron más tarde de él, como Susan Schenck, quien publicó un libro promoviendo la dieta crudivegana, The live food factor, y un tiempo después publicó otro libro totalmente opuesto, Beyond broccoli: creating a biologically balanced diet when a vegetarian diet doesn't work.

Lierre Keith, después de un par de décadas de veganismo, escribió un libro declarando que el veganismo no le había funcionado, llamado The vegetarian myth: food, justice, and sustainability.

Richard Wrangham, antropólogo británico que fue alumno de Jane Goodall y profesor de la Universidad de Harvard, dice:[11]

Yo pensaba que los orígenes del hombre se explicaban porque empezó a comer carne. […] Sin embargo, tras un replanteamiento de ese principio convencionalmente aceptado, lo que creo ahora es que cocinar fue el avance fundamental que convirtió al mono en hombre. La preparación de los alimentos es el rasgo característico y distintivo de la dieta alimenticia del hombre. Al cocinarlos, no solo se consigue que los alimentos dejen de ser peligrosos y resulten más fáciles de comer sino que también nos garantizamos grandes cantidades de energía en comparación con un régimen de alimentos crudos, lo que hace innecesaria la ingestión de grandes volúmenes de comida.

Richard Wrangham[12]

Véase también[editar]


Referencias[editar]

  1. Bordeaux Székely, Edmond. El evangelio de los esenios. Londres, 1937.
  2. Cousens, Gabriel MD: There is a cure for diabetes: the tree of life 21-day+ program. Berkeley (California): North Atlantic Books, 2008.
  3. Diamond, Harvey; y Diamond, Marilyn: La antidieta. Edición original: Fit for life. 1985. Traducido al castellano por Marta I. Guastavino. Buenos Aires: Urano, 1992.
  4. En una entrevista a Annette Larkins ―donde se la llama «la mujer sin edad»― ella afirma que tiene setenta años de edad, que lleva 27 años como crudivegana, que su dieta consiste en «frutas, nueces, verduras y semillas», consume incluso brotes y jugos de frutas y verduras, jamás se practicó una cirugía estética y sus genes no son buenos: su madre murió a los 47 años víctima de cáncer de mama, su abuela murió de cáncer de mama, su abuelo tuvo diabetes. «Ageless woman Annette Larkins interview», video en el sitio web YouTube.
  5. Impact of thermal processing on legume allergens: [1].
  6. Oxalate content of foods and its effect on humans: [2]
  7. Aboglio, Ana María (2009): Veganismo; práctica de justicia e igualdad. Buenos Aires: De los Cuatro Vientos, 2009; página 225: «Comida vegana cruda (vegan raw food)».
  8. Gandhi’s Health Guide (‘guía de Gandhi para la salud’). California: The Crossing Press.
    Gandhi; sus propuestas sobre la medicina, la salud y la sexualidad. Barcelona: Amat, 2005; págs. 141-148, 161, 181 y 232.
  9. “Beyond Vegetarianism”
  10. “Let them eat meat”
  11. Richard Wrangham (1999): «Light my fire: cooking as key to modern human evolution», artículo en la revista Science Daily del 10 de agosto de 1999.
  12. Richard Wrangham: «Las grandes rectificaciones de los científicos más prestigiosos», artículo en el diario El Mundo (Madrid) del 6 de enero de 2008.

Bibliografía[editar]