Lupinus albus

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Commons-emblem-notice.svg
 

Altramuz blanco

Lupinus albus
Lupinus albus ru-WP.jpg
Clasificación científica
Reino: Plantae
Subreino: Tracheobionta
División: Magnoliophyta
Clase: Magnoliopsida
Orden: Fabales
Familia: Fabaceae
Subfamilia: Faboideae
Tribu: Genisteae
Género: Lupinus
Subgénero: Lupinus
Especie: L. albus
L.

El altramuz blanco,[1] chocho, entremozo, o lupino blanco (Lupinus albus L.), también en ciertos lugares, erróneamente llamado almorta[2] es una especie leguminosa de la familia Fabaceae y subfamilia Faboideae. El término lupín se aplica, especialmente en Argentina, a los granos de las variedades amargas.[3] Posee un fruto achatado que suele ser utilizado para alimentar ganados. Es también comestible para el ser humano si previamente se le quita el amargor tras un remojo en agua con sal de por lo menos una hora, o si se trata de los llamados altramuces dulces consumiéndose directamente sin tratamiento previo por calor ni remojo.[4]

La ingesta de altramuz no provoca latirismo, pues no contiene el aminoácido neurotóxico que produce dicha enfermedad y que sí contiene la almorta. Los altramuces contienen una serie de sustancias llamadas alcaloides como la lupanina o la lupinina.

Se llama «altramuz hediondo» a un arbusto (Anagyris foetida) que presenta algunas semejanzas con el verdadero altramuz.

Características botánicas[editar]

En general, las plantas del género Lupinus pueden ser de dos tipos: anuales o perennes, de raíces profundas, siendo las principales muy fuertes, hojas digitadas con varios foliolos, inflorescencias terminales muy visibles, vainas comprimidas, de forma oval o cuadrangular, conteniendo pocas semillas.

Generalmente autógamas y un porcentaje de alogamia entre el 4-10%. Fecundación entomófila. Ramificación dicotómica, pudiendo tener tres y hasta cuatro estratos de ramificaciones, apareciendo las inflorescencias en los puntos de ramificación. Presentando cuando el desarrollo es bueno tres pisos de vainas y , a veces, cuatro.

A continuación se detalla la clave para la identificación de subespecies de Lupinus albus L. (Kurlovich, 1998):

1. Con roseta. Corola azul oscuro con manchas blancas. Vainas 60-80 x 11-14 mm, que se aplastan en la madurez, semillas 7-10 x 6-8 x 2-3 mm, marrón oscuro, testa impermeable...subsp. graecus.

  • Sin roseta.Corola rosa, azul, gris, azul claro y blanca. Vainas 80-150 x 16-290 mm, que no se aplastan en la madurez, semillas rosadas o blancas, con testa permeable...2
2. Plantas vellosas. Inflorescencias alargadas, frágiles. Flores rosas o azules, cáliz con brácteas...subsp. termis
  • Plantas algo vellosas. Inflorescencia corta y más o menos compacta. Flores grisáceas, azul claro, blancas. Cáliz sin brácteas...subsp. albus

Aprovechamientos[editar]

Altramuces preparados para su consumo.

El altramuz dulce puede entrar a formar parte de las raciones de rumiantes no tiene limitación especial alguna, y en la de monogástricos suplementándolos con metionina y lisina sintéticas.

En las variedades amargas su empleo está limitado por los alcaloides que contienen,[4] por lo que hay que desamargarlos, para que no nos limite su toxicidad, mediante cocción y maceración.

La digestibilidad del altramuz por los animales es buena, incluso con las variedades calificadas como amargas.

Cenizas Celulosa Almidón Proteínas Lisina A.A. Azufrados Aceites Glúcidos
Torta de soja 6,5 4 0 55 3,5 1,8 1,5 33
Lupino blanco 4,5 11-13 0,5 38-40 2,0 1,0 6-11 35
Habas 3,5 8,5 40 30 1,8 0,6 1,5 14
Guisantes 3 6 33-48 27 1,8 0,6 2,8 11-26

Cuadro que compara sus características alimenticias en materia seca en comparación con la torta de soja, habas y guisantes. (Cultivos herbáceos extensivos, Andrés Guerrero).

Como se puede observar en el cuadro anterior el lupino tiene mayor contenido en proteínas, que además son más ricas en aminoácidos azufrados, que las habas; y siendo más pobre en lisina que en la torta, la falta se puede ver compensada por su alto contenido en proteínas totales.

Puede sustituir hasta un 25% de la soja en la alimentación de aves sin que haya diferencias significativas y para niveles más altos de sustitución se puede suplementar con lisina y metionina.

La calidad de la albúmina es superior a la del huevo.

Un defecto es su bajo valor energético y la flatulencia que provoca en monogástricos. La cáscara se digiere fácilmente.

Otro aprovechamiento distinto al forrajero es como barbecho semillado, es decir para enterrar en verde, por su alta fijación de nitrógeno y también por su cejas muy largas.

Exigencias del cultivo[editar]

Suelo[editar]

La mayor limitación del cultivo del Lupinus es su característica de calcífugo (Definición), no pudiéndose cultivar en suelos con pH superior a 6,8 o en los que contienen calcio activo. En concreto L. albus tolera suelos con pH entre 6-6,8, siendo la más tolerante al calcio de las especies del género cultivadas, por lo tanto en general puede ir en terrenos desde medianamente ácidos a ligeramente calcáreos.

Muy sensible a las inundaciones. De todos los lupinos, y dentro de su bajas exigencias, es el más exigente en cuanto a la fertilidad del suelo.

La humedad[editar]

Las mayores exigencias coinciden con la floración.

Temperatura[editar]

Bastante tolerante al frío, aunque este factor dependa en gran medida de la variedad. Como norma general parece que no es aconsejable sembrarlos en otoño con temperaturas demasiado bajas, por lo que es posible que en la gran parte de la zona del Norte de España se siembre a finales de invierno y principios de primavera.

Prácticas de cultivo recomendadas[editar]

Abonado[editar]

La fijación de nitrógeno por los Rhizobium sería suficiente para cubrir sus necesidades. Siendo la semilla pobre en aminoácidos azufrados es posible que abonando con superfosfato de cal, se puedan cubrir ciertas necesidades de azufre en terrenos pobres, de forma que se traduzcan en una mejora de las características alimenticias del grano, especialmente del aminoácido metionina.

Preparación del terreno[editar]

Debido a la fuerte correlación entre el desarrollo de la parte aérea y la profundidad de la raíz son convenientes labores profundas, seguidas de otras más ligeras y superficiales que precederán a la siembra.

Siembra[editar]

Se recomienda una siembra en líneas separadas de 50-60 cm y con una separación de plantas de 10-15 cm. Las siembras de otoño deben ser tempranas, para que la primera floración no sea a demasiada altura de modo que la planta fructifique más.

Eliminación de flora arvense[editar]

Se podrán aplicar herbicidas recomendados y permitidos de presiembra, postsiembra y/o preemergencia según las hierbas que se quieran destruir.

Labores[editar]

Pases con cultivador entre líneas.

Riegos[editar]

Se trata de un cultivo típico de secano, lo que no quiere decir que no sea recomendable para una mejor fructificación un riego de 300-500 m3/ha 15 días después del comienzo de la floración.

Recolección[editar]

Cosechadora con barra de corte muy baja para no perder las vainas de la primera floración, durante las primeras horas de la mañana para que la dehiscencia sea la menor posible.

Cuando el aprovechamiento es directo como rastrojo no habría recolección y podría ser adecuado en las variedades dulces para ganado ovino, controlando el consumo, o para entrar en verano con ganado porcino.

Lugar en las alternativas[editar]

Siempre precediendo al cereal que vaya a aprovechar la fijación de nitrógeno.

Referencias y notas[editar]

  1. Este nombre —muy usado en España— deriva del árabe at-turmus y éste a su vez del griego θέρμος.
  2. En rigor, almorta es aplicado erróneamente por analogía, ya que corresponde a una especie diferente: Lathyrus sativus.
  3. Ana María Planchuelo y E. Fuentes, XXXI Jornadas Argentinas de Botánica - Plantas Vasculares y Briófitas, Evaluación de los componentes de las semillas de lupino blanco (Lupinus albus L.) en relación a sus usos medicinales
  4. a b Mientras que en las denominadas variedades amargas (tóxicas) el contenido en alcaloides va del 1,5-2%, en las variedades dulces tanto de L. albus como de otros altramuces el contenido es tan solo del 0,05%.

Bibliografía[editar]

  • Farmacognosia: de la natura al medicament; Salvador Mañez y Rosa Giner "publicacions universitat de valencia"
  • Variedades autóctonas de legumbres españolas conservadas en el Banco de Germoplasma de Especies Hortícolas de Zaragoza; Miguel Carravedo Fantova y Cristina Mallor Giménez
  • Cultivos Herbáceos Extensivos 6ª edición; Andrés Guerrero. Ediciones Mundi-Prensa
  • Distribución en España : Anuario de Estadística 2009 del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino (MARM) [1]

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]

Anuario de Estadística del MARM