Coventry Patmore

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda


Retrato de Coventry Patmore, obra de John Singer Sargent (1894).

Coventry Kersey Dighton Patmore (23 de julio de 1823 - 26 de noviembre de 1896) fue un poeta y crítico inglés. Está considerado uno de los grandes poetas del siglo XIX, a pesar del reducido volumen de su obra poética.[1]

Vida[editar]

Orígenes y formación[editar]

Hijo mayor de Peter George Patmore, también escritor, nació en Woodford (Essex) el 23 de julio de 1823.[2] Su padre era un hombre de letras y un escritor capaz e imaginativo, que vivía entre escritores, formando parte del grupo que incluía a Lamb, Hazlitt, Leigh Hunt, «Barry Cornwall» y otros de menor renombre.[1] Recibió una educación privada y sin perspectiva de ninguna profesión en especial; fue en general su propio maestro, pero, como reconocería calurosamente, aprovechando en gran medida los preceptos de su padre en lo referente a literatura inglesa,[3] y surgió en él un precoz entusiasmo literario. Su primera ambición fue convertirse en un artista, y prometía mucho, siendo galardonado con la paleta de plata de la Sociedad de las Artes en 1838.[2] En 1839 pasó seis meses en una escuela francesa de St. Germains,[3] y comenzó a escribir poesía. A su regreso su padre consideró la publicación de algunos de esos poemas de juventud; pero en el ínterin Coventry había empezado a interesarse por la ciencia y la poesía quedó a un lado.[2] Posteriormente consideró tomar las órdenes sagradas, pero se desanimó en parte por la incapacidad de su padre para manutenerle en la universidad y en parte por escrúpulos únicamente relativos a la posición de la Iglesia de Inglaterra; pues, aunque su padre era un librepensador, sus propios estudios y reflexiones le habían reconciliado ya con el cristianismo ortodoxo.[3] Pronto, sin embargo, retomaría los intereses literarios.[2]

Madurez y últimos años[editar]

Hacia la década de 1840, el padre de Patmore se vio envuelto en apuros financieros;[2] P. G. Patmore dejó inevitablemente a su hijo, esmeradamente educado pero desprevenido para cualquier profesión, que se ganara un complicado sustento.[1] Y en 1846 Monckton Milnes (más tarde Lord Houghton), habiendo conocido a Coventry Patmore en casa de Mrs. Proctor, e interesado por su fachada intelectual y su evidente pobreza, lo recomendó para un empleo en la biblioteca del Museo Británico, y esto fue lo que posibilitó su matrimonio.[1] Así fue como el joven Patmore accedió a un puesto de ayudante de bibliotecario que ocuparía diligentemente durante diecinueve años, dedicando su tiempo libre a la poesía.[2] En 1847 contrajo matrimonio con Emily Augusta Andrews, hija de un clérigo inconformista que fue preceptor de griego de Ruskin antes de que el joven estudiante fuera a la universidad:[1] el Dr. Andrews de Camberwell. En el Museo era austero y distante entre sus compañeros, pero fue no obstante decisivo en la puesta en marcha del movimiento voluntario en 1852. Escribió una importante carta sobre el tema a The Times, y suscitó un gran entusiasmo marcial entre sus colegas.[2] En 1862 perdió a su esposa tras una larga y prolongada enfermedad,[2] dejándolo con seis niños pequeños,[4] y poco después se unió a la Iglesia Católica Romana. En 1865 se casó de nuevo, siendo su segunda esposa Miss Marianne Byles, segunda hija de James Byles de Bowden Hall (Gloucester); y un año después adquirió una finca en East Grinstead, cuya historia puede ser leída en Cómo administré mi finca, publicado en 1886.[2] Coventry Patmore se había convertido en católico en Roma inmediatamente después de la muerte de su primera esposa. Su segunda esposa, Marianne Byles, profesaba la misma fe. Era una mujer de considerable fortuna tanto como belleza.[4] Moriría en 1880, sin haberle dado hijos,[4] y al año siguiente el poeta, un tanto tardíamente en la vida, contrajo nupcias por tercera vez, siendo su esposa Miss Harriet Robson, también católica; ésta llegó a ser madre de un hijo.[4] En sus últimos años vivió en Lymington, donde murió el 26 de noviembre de 1896.[2]

Carrera literaria[editar]

Tras descartar la ciencia y la carrera eclesiástica como formas de ganarse la vida, Patmore retomó los intereses literarios, movido por el súbito éxito de Tennyson.[2] Había comenzado a escribir poesía en 1840,[3] y sus primeros poemas fueron publicados por el celo de su padre, dando pie a vaticinios de futura grandeza por parte de Leigh Hunt y otros.[1] En 1844 publicó un pequeño volumen de Poemas no exento de singularidad, pero empañado por las irregularidades de su elaboración,[2] que contenía, junto con otras composiciones menores, cuatro poemas narrativos: "El río", "La hija del leñador", "Lilian" y "Sir Hubert", sorprendentemente originales y singulares en estilo e idea, aunque no sin trazas de Tennyson y Coleridge. Como narraciones resultan totalmente carentes de interés, casi insípidos; pero la debilidad constructiva queda mitigada por golpes de penetración psicológica y poder descriptivo del todo sorprendentes para la edad del autor. En muchos aspectos, el volumen anticipó los principios y la obra de los prerrafaelistas en otra esfera artística, y allanó el camino para las posteriores relaciones del escritor con los líderes de dicho movimiento.[3] Recibió numerosas críticas, tanto elogiosas como censuradoras:[2] una carta de Bulwer con cálidos elogios y buenos consejos, y una absurda denuncia amenizada por una inteligente parodia del Blackwood's, pero por lo demás atrajo escasa atención más allá del propio círculo del autor.[3] Patmore, angustiado por la acogida, compró el resto de la edición y la hizo destruir. Lo que le hirió más que todo fue una cruel reseña en el Blackwood's, escrita en el peor estilo de ofensa irracional; pero el entusiasmo de los amigos íntimos, junto con sus criticas más sabias, hicieron mucho por ayudarlo y fomentar su talento. De hecho, la publicación de este pequeño volumen tuvo un fruto inmediato en la presentación de su autor a varios hombres de letras, entre los que se encontraba Dante Gabriel Rossetti, gracias a cuyo oficio Patmore se dio a conocer a Holman Hunt, y fue de este modo arrastrado por el remolino del movimiento prerrafaelita, contribuyendo a The Germ con su poema "The Seasons (Las estaciones)".[2]

En 1853 fue publicada su primera obra madura, Tamerton Church-Tower and Other Poems (El campanario de Tamerton y otros poemas);[1] el volumen contenía las composiciones más exitosas de entre los Poemas de 1844, añadiendo varias poesías nuevas que mostraban una clara progresión, tanto en la concepción como en el tratamiento.[2] Y en 1854 apareció la primera parte de una obra más meditada, The Angel in the House (El ángel del hogar), una historia de amor versificada de gran sencillez, entremezclada con breves meditaciones, unas veces graves, otras veces epigramáticamente ingeniosas, sobre las más profundas significaciones del amor en el matrimonio. El libro se hizo célebre inmediatamente,[5] y tuvo su continuidad en The Espousals (Los esponsales) (1856), Fieles para siempre (1860) y Las victorias del amor (1862).[2] La muerte de su primera esposa (1862) daría un giro a su obra poética. Como había experimentado el amor dichoso desde tan pronto, el dolor de la pérdida se convertiría en gran medida en su tema posterior; pensamientos profundamente conmovedores y también los más sublimes sobre el amor, la muerte y la inmortalidad son presentados bajo una imaginería extremadamente poética en las odas de The Unknown Eros (El Eros desconocido)[4] (1877), que contiene incuestionablemente su mejor trabajo poético.[2] En 1878 apareció Amelia, su favorito entre sus propios poemas, junto con un interesante, aunque de ninguna manera indiscutible ensayo sobre Las reglas métricas inglesas. Esta desviación hacia la crítica la continuaría aún más en 1879 con un volumen de textos, titulado Principle in Art (Principios artísticos), y de nuevo en 1893 con Religio poetæ.[2]

En 1865 se volvió a casar con Marianne Byles, hija de Jamer Byles of Bowden Hall. Un año después compró una finca en East Grinstead, la historia de la cual contó en "How I managed my Estate" (1886). En 1887 se publicó "The Unknown Eros", que contiene su mejor trabajo en poesía. El siguiente año publicó "Amelia", su poema favorito de toda su obra, y un ensayo sobre "English Metrical Law". Este cambio a la crítica continuó en 1879 con un volumen de artículos llamado "Principle in Art", y también en 1893 con "Religio poetae".

Su segunda mujer murió en 1880 y un año después se casó en terceras nupcias con Harriet Robson. Vivió sus últimos años en Lymington, donde murió. Fue enterrado en el cementerio de esa ciudad.

Uno de los poemas de Coventry Patmore es The Married Lover.[6]

Referencias[editar]

  1. a b c d e f g Meynell, Alice (1913). Charles George Herbermann, ed. "Patmore, Coventry" en «The Catholic Encyclopedia» (vol. XI) (en inglés) (2ª edición). Nueva York: The Encyclopedia Press, Inc. p. 546. Consultado el 6 de febrero de 2016. 
  2. a b c d e f g h i j k l m n ñ o p q Wauge, Arthur (1911). Hugh Chisholm, ed. "Patmore, Coventry Kersey Dighton (1823-1896)" en «Encyclopædia Britannica (11th ed.)» (vol. XX) (en inglés). Cambridge: Cambridge University Press. p. 928. Consultado el 11 de enero de 2015. 
  3. a b c d e f Garnett, Richard (1901). Sidney Lee, ed. "Patmore, Coventry Kersey Dighton (1823-1896)" en «Dictionary of National Biography» (suplemento vol. III) (en inglés) (1ª edición). Londres: Smith, Elder & Co. p. 249. Consultado el 26 de enero de 2014. 
  4. a b c d e Meynell, Alice (1913). Charles George Herbermann, ed. "Patmore, Coventry" en «The Catholic Encyclopedia» (vol. XI) (en inglés) (2ª edición). Nueva York: The Encyclopedia Press, Inc. p. 547. Consultado el 25 de marzo de 2016. 
  5. Meynell, Alice (1913). Charles George Herbermann, ed. "Patmore, Coventry" en «The Catholic Encyclopedia» (vol. XI) (en inglés) (2ª edición). Nueva York: The Encyclopedia Press, Inc. pp. 546-547. Consultado el 7 de marzo de 2016. 
  6. Arthur Quiller-Couch, ed. 1919. The Oxford Book of English Verse: 1250–1900. -The Married Lover en www.bartleby.com