Coraje

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

El coraje, como sinónimo de valentía, es una cualidad humana, definida como la fuerza de voluntad que puede desarrollar una persona para superar ciertos impedimentos, sin miedo al fracaso, realizando gestos de valor, tanto por los demás como por uno mismo.[1]​ También puede definir un estado de furia, ira, irritación o enojo.[2]

El coraje físico es valentía ante al dolor físico, los sufrimientos, la posibilidad de recibir lesiones o incluso la muerte. El coraje moral permite actuar correctamente aun ante la oposición popular y a pesar de recibir por ello descrédito,[3]vergüenza, deshonor o represalias sociales.

La virtud clásica de la fortaleza (en latín, fortitudo) también se traduce como "coraje", pero incluye los aspectos de perseverancia y paciencia.[4]

Características del coraje[editar]

Miedo y confianza en relación con la valentía[editar]

Según el profesor Daniel Putman, "el valor implica una elección deliberada frente a circunstancias dolorosas o aterradoras en aras de un objetivo digno". [3] Con esta realización, Putman concluye que "existe una estrecha conexión entre el miedo y la confianza". [4] El miedo y la confianza en relación con el coraje pueden determinar el éxito de un acto u objetivo valiente. [5] Pueden verse como las variables independientes del coraje, y su relación puede afectar la forma en que respondemos al miedo. [6] Además, la confianza de la que se habla aquí es la confianza en uno mismo; confianza en conocer las propias habilidades y capacidades y ser capaz de determinar cuándo luchar contra el miedo o cuándo huir de él.[7] Putman afirma que: "El ideal de la valentía no es solo un control rígido del miedo, ni es una negación de la emoción. El ideal es juzgar una situación, aceptar la emoción como parte de la naturaleza humana y, esperamos, usar bien -hábitos desarrollados para confrontar el miedo y permitir que la razón guíe nuestro comportamiento hacia una meta que valga la pena". [7]

Según Putman, Aristóteles se refiere a un nivel apropiado de miedo y confianza en el coraje. [7] "El miedo, aunque puede variar de persona a persona, no es completamente relativo y solo es apropiado si 'coincide con el peligro de la situación'". [7] Lo mismo ocurre con la confianza en que hay dos aspectos de la confianza en uno mismo en una situación peligrosa.

  1. "una confianza realista en el valor de una causa que motiva la acción positiva".
  2. "conocer nuestras propias habilidades y capacidades. Un segundo significado de confianza apropiada es entonces una forma de autoconocimiento". [7]

Sin un equilibrio adecuado entre el miedo y la confianza ante una amenaza, no se puede tener el coraje para superarla. Putman afirma que "si las dos emociones son distintas, entonces los excesos o las deficiencias en el miedo o la confianza pueden distorsionar el coraje". [8]

Posibles distorsiones del coraje[editar]

Según Putman, hay cuatro posibilidades: [8]

  1. "Nivel de miedo superior al que exige una situación, nivel bajo de confianza". Alguien así sería percibido como un cobarde;
  2. “Nivel de miedo excesivamente bajo cuando el miedo real es un nivel de confianza adecuado, excesivamente alto”. Alguien así sería percibido como temerario ;
  3. “Nivel de miedo excesivamente alto, pero la confianza también es excesivamente alta”. La tercera posibilidad puede ocurrir si alguien experimentó una experiencia traumática que le provocó una gran ansiedad durante gran parte de su vida. Entonces, el miedo que experimentan sería a menudo inapropiado y excesivo. Sin embargo, como mecanismo defensivo, la persona mostraría niveles excesivos de confianza como una forma de confrontar su miedo irracional y "probarse" algo a sí mismo oa los demás". Por lo tanto, esta distorsión podría verse como un método de afrontamiento de su miedo.
  4. “Nivel de miedo excesivamente bajo y nivel de confianza bajo”. Para la última posibilidad, puede verse como desesperanza o fatalismo.

Así, Putman identifica el miedo y el coraje como profundamente entrelazados y que se basan en percepciones distintas: "el peligro de la situación", "el mérito de la causa", "y la percepción de la capacidad de uno". [8]

Fortaleza[editar]

Fortaleza y Coraje se distinguen en que la fortaleza es la fuerza mental o emocional que permite el coraje frente a la adversidad. [52] Según el teólogo presbiteriano William Swan Plumer, "También existe, en estricta corrección del lenguaje, una diferencia entre coraje y fortaleza. El coraje enfrenta y resiste el peligro; la fortaleza soporta el dolor... El coraje es para la acción; la fortaleza para el sufrimiento. En este sentido, la fortaleza difiere poco de la constancia y la paciente resistencia". [53]

Tomás de Aquino dice que la fortaleza ocupa el tercer lugar después de la prudencia y la justicia entre las virtudes cardinales. [2] Distingue la fortaleza de la valentía, que con demasiada facilidad puede convertirse en temeridad a través de una audacia miope con resultados desastrosos. [54] Tanto en el catolicismo como en el anglicanismo, la fortaleza es también uno de los siete dones del Espíritu Santo.


Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Corripio, Fernando. Diccionario de ideas afines (1985), editorial Herder, Barcelona. ISBN 84-254-1515-2; p. 236.
  2. Pianalto, Matthew (2012). «Moral Courage and Facing Others». Philosophical Studies 20 (2): 165-184. doi:10.1080/09672559.2012.668308. 
  3. Rickaby, John (1909). The Catholic Encyclopedia 6. Fortitude. Nueva York: Robert Appleton Company. 

Enlaces externos[editar]