Characiformes

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Symbol question.svg
 
Characiformes
Brycinus longipinnis.JPG
Taxonomía
Reino: Animalia
Filo: Chordata
Subfilo: Vertebrata
Clase: Actinopterygii
Superorden: Ostariophysi
Orden: Characiformes
Familias
Sinonimia

Characoidei

Los characiformes son un orden de peces con escamas que comprende a los caracinos y demás parientes. Hay pocos miles de especies, incluyendo a las pirañas y a los tetras.

Morfología[editar]

El orden de los characiformes es diverso, pero la mayoría de las especies tienen forma de púa, pero no existen formas alargadas como las de las anguilas ni habitantes del fondo aplanados. Los characiformes de América han producido formas corporales más diversas que los characiformes africanos. Están comprendidos en el superorden Ostariophysi y por ello los characiformes se caracterizan especialmente por el aparato de Webers, que en este caso es de construcción simple, y una serie de estructuras óseas entre la vejiga natatoria y el oído interno. Por su aspecto exterior los characiformes recuerdan a sus parientes los Centrarchidae y a los Cyprinidae.

La mayoría de los characiformes poseen una pequeña aleta adiposa entre la aleta dorsal y la caudal y también poseen fuertes dientes, aunque hay excepciones a ambas particularidades. Los bigotes están ausentes y el cuerpo está cubierto de escamas bien definidas redondas, escamas crestadas o escamas similares a las crestadas sólo se dan en los characiformes rectos y en algunas especies de los Characoidei. La cabeza no posee escamas. Sólo los adultos de la especie patagónica Gymnocharacinus bergii, que tampoco tiene aleta adiposa, no tienen escamas en el cuerpo. La boca tampoco suele ser verdaderamente protráctil.[1]​ Muchas especies de characiformes son muy coloridas, muchas también plateadas.

Los dientes del maxilar superior suelen estar en el premaxilar. El maxilar no suele tener dientes o los tiene muy débiles. Además, el pterigoide y el palatino pueden ser dentados. Los dientes de la mandíbula son de varias puntas. En los Broadbillos (Curimatidae) los dientes faltan cuando son viejos. La mandíbula superior no es totalmente protuberante, las excepciones son los tetras con garrotes (Hemiodontidae] (Hemiodontidae) y el tetra barbo (Prochilodontidae). Los dientes de la boca suelen estar presentes, pero sólo son similares en el Engmaulsalmler (Anostomidae) igualmente especializados como en las carpas (Cypriniformes). Los barbos están ausentes, el número de rayos branquiales es de tres a cinco.

Los characiformes más grandes son Hydrocynus goliath (procedente del Congo) y Salminus franciscanus y Hoplias aimara,[2]​ ambos de hasta 1,2 m. El más pequeño en tamaño es de aproximadamente 1,3 cm en el characín azul pigmeo boliviano, Xenurobrycon polyancistrus.[3]​ Muchos miembros están por debajo de 3 cm (1,2 plg).[4]

Las aletas pélvicas se apoyan en cinco a doce rayos de aleta, la aleta caudal suele tener 19 rayos de aleta principales. La aleta anal es corta o moderadamente larga, con menos de 45 radios. Todas las rayas de las aletas son rayas blandas. En los machos, los rayos de la aleta anal y pélvica pueden tener pequeños ganchos. La primera hipuralia está separada de la cuerpo vertebral por un hueco. Esta brecha está ausente en la mayoría de los otros Teleostei inferiores. El línea lateral a veces está incompleto. Los tetras son physostomes, la vejiga natatoria bipartita está conectada al intestino. Sirve como órgano respiratorio adicional para algunos characiformes depredadores (Erythrinus y Hoplerythrinus) y algunos characiformes delgados del género Lebiasina.

Modo de vida[editar]

Muchas especies de characiformes se describen en la literatura como peces de cardumen. Sin embargo, la mayoría de las especies de characiformes descritas como peces de cardumen sólo muestran un verdadero comportamiento de cardumen cuando se percibe un peligro. Sin esta influencia externa, se abandona la formación de la escuela en favor de una asociación grupal suelta con un cierto espaciamiento individual. Pueden formarse temporalmente pequeños territorios, que se delimitan y defienden mediante un comportamiento de lucha ritualizado similar al de los cíclidos. Esto y también la jerarquía observada ocasionalmente requieren que los miembros se conozcan individualmente, lo que no se corresponde con la definición del comportamiento-biológico de los verdaderos peces de cardumen. Uno de los pocos peces que realmente forman cardúmenes entre los characiformes es el tetra de cabeza roja. (Hemigrammus bleheri).[5]​.

Los tetras se alimentan como carnívoros, omnívoros o herbívoros. Entre los carnívoros se encuentran las pirañas que viven en grupos más grandes, así como los depredadores alargados como el huso y los tetra depredadores, el americano y el tetra lucio africano. La piraña de los penes (Catoprion mento), Gnathodolus bidens y Probolodus heterostomus son comedores de escamas. Los géneros Distichodontidae Belonophago, Eugnathichthys, Ichthyborus y Phago se alimentan principalmente de las aletas de otros peces. Entre los herbívoros se encuentran el Pacú Negro, el Metynnis y la especie Myleus. Sólo unos pocos characiformes se dedican al cuidado de la cría, el desove suele depositarse en plantas. Algunos characiformes pueden comunicarse entre sí acústicamente, con sonidos producidos por la vejiga natatoria que vibra con la ayuda de los músculos del tambor. Los sonidos del Prochilodus, similares a los de un coro, también pueden oírse fuera del agua y son utilizados por los pescadores locales para localizar los bancos de peces.

Los peces gato como el Hypancistrus zebra se encuentran entre los parientes más cercanos de los characiformes.

Hábitat[editar]

Los caracinos se encuentran en lagos tropicales y muchos ríos de Sudamérica, Centroamérica, y África central. Esta y otras evidencias sugieren que primero se diversificaron durante el Cretáceo, aunque hay muy poco conocimiento de fósiles. Pocos caracinos se hicieron muy grandes, y son importantes como alimento y como deporte. Muchos, son muy pequeños. Muchas especies son populares en acuarios gracias a sus brillantes colores, robustez general y tolerancia a vivir en tanques.

Sistemática[editar]

Originalmente los caracinos estaban agrupados en una sola familia, los Characidae, e incluidos en los Cypriniformes. Luego alrededor de 15 familias se han separado. La clasificación varía según autores y parece que Characidae es aún polifilético.

Según FishBase el orden tendría las siguientes familias:[6]

Referencias[editar]

  1. FishBase - orden = Characiformes, año = 2014
  2. http://www.fishing-worldrecords.com/scientificname/Salminus%20franciscanus/show
  3. Weitzman, S. H.; Vari, R.P. (1998). Paxton, J.R.; Eschmeyer, W.N., eds. Enciclopedia de los peces. San Diego: Academic Press. pp. 101-105. ISBN 0-12-547665-5. 
  4. Nelson, Joseph, S. (2006). Fishes of the World. John Wiley & Sons, Inc. ISBN 0-471-25031-7.; Buckup P.A.: "Relationships of the Characidiinae and phylogeny of characiform fishes (Teleostei: Ostariophysi)", Phylogeny and Classification of Neotropical Fishes, L.R. Malabarba, R.E. Reis, R.P. Vari, Z.M. Lucena, eds. (Porto Alegre: Edipucr) 1998:123-144.
  5. Wolfgang Staeck: Salmler aus Südamerika. Verlag Dähne 2008, ISBN 3-935175-41-8, pp. 53-56
  6. "Characiformes". FishBase. (Rainer Froese y Daniel Pauly, eds.). Versión de noviembre del 2008. N.p.: FishBase, 2008.

Bibliografía[editar]

  • Kurt Fiedler: Lehrbuch der Speziellen Zoologie (2. Band, 2. Teil: Fische). Gustav Fischer Verlag., Jena 1991, ISBN 3-334-00339-6.
  • Joseph S. Nelson: Fishes of the World. John Wiley & Sons, 2006, ISBN 0-471-25031-7.
  • Günther Sterba: Süsswasserfische der Welt. 2. Auflage. Urania, Leipzig/Jena/Berlin 1990, ISBN 3-332-00109-4.
  • Petru Banaescu: Zoogeography of Fresh Waters. Aula Verlag., Wiesbaden 1990, ISBN 3-89104-480-1.

Enlaces externos[editar]