Casa de Velasco

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Casa de Velasco
Escudo de Velasco.svg
Títulos Marquesado de Velasco
Baronía de Velasco
Ducado de Frías
Condado de Haro
Condado de Benavente
Marquesado de Salinas del Río Pisuerga
Condado de Santiago de Calimaya
[editar datos en Wikidata]

La Casa de Velasco es un linaje nobiliario español originario de Angustina, Carasa, en la actual Cantabria, que perteneció a la alta nobleza y que alcanzó, en la Edad Media y Moderna, sus mayores cotas de poder e influencia en el Reino de Castilla. Aunque el apodo/apellido Velasco no es cántabro, sino de origen probablemente vascón, pues los efectos de la Reconquista y de las relaciones entre los reinos cristianos difundirían por Cantabria nombres alógenos, que hoy pueden parecer perfectamente cántabros.[1]​ Es el caso de los vascones Garzea (García) y Belasco, este con el doblete Blasco y Velasco y sus patronímicos Blázquez y Velázquez.[1]

Muchos de sus miembros poseyeron títulos y ocuparon virreinatos, ministerios, etcétera. A partir del siglo XVI, empezó a dispersarse por la Península y los territorios españoles en América, particularmente en los actuales México, Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú, países en los que actualmente existe dilatada descendencia.

En España, la rama andaluza de la familia, así como la asturiana, alcanzaron a dominar una gran parte de los recursos y terrenos astures, especialmente en la zona de Gijón, en la que financiaron la construcción del Puerto del Musel. Destaca también la parte de la familia que se estableció en la zona de Palencia, señores de las villas de Cervera, Herrera de Pisuerga, Becerril del Carpio en cuyo rollo aparece el escudo de los Velasco, Salinas de Pisuerga o del Castillo de Agüero en Buenavista de Valdavia.

No obstante su expansión, a raíz de la guerra civil española, inició una fuerte decadencia, por lo que se desconoce en gran medida su evolución posterior, a lo que se une la extensión de topónimos en muchos lugares donde estuvieron presentes, así como la adopción del apellido por campesinos que durante el siglo XIX estuvieron a su servicio en varias zonas de España, fenómeno muy común en Europa hasta bien entrado el s. XX.

Origen[editar]

El apellido Velasco es muy antiguo. En las fuentes musulmanas de los años de reinado de Alfonso II, aparece varias veces un grupo vascón, los llamados magus o madchus, que colaboran militarmente con los alaveses o vascones occidentales. Así uno de los primeros Velascos lo encontramos en el año 816, cuando el visir Abd al-Karim ibn Abd al-Wahid ibn Mugit atacaba Pamplona, controlada en ese momento por los vascones orientales bajo la dirección de Velasco; éste solicitaba el auxilio de los otros vascones y a su lado combatieron los pamploneses o vascones centrales, los alaveses o vascones occidentales, llamados magus.[2]

Torre medieval de los Velasco, en Lezana de Mena.

En el Codex Emilianensis del monasterio de San Millán, aparece a partir del 976 "Belasco scriba" "Velascus". Velascos hubo también en el siglo posterior a la Batalla de Guadalete, también en el alba de la Reconquista, y también en el reino de Asturias durante los reinados de Silo y Alfonso II de Asturias. Salazar de Mendoza señalaba a este respecto: "No tienen los Velasco más antigüedad que desear". Aparecen continuamente como ricohombres y condes en el entorno de los monarcas de Asturias, León y Castilla.[3]

El comienzo del siglo XI, la época de apogeo de la construcción de iglesias en Occidente, lo marca el nombre de una reina Velasquita, esposa de Bermudo II, en la inscripción de su iglesia de San Salvador de Deva, cerca de Gijón (1006). Este orgullo de antigüedad lo expresa el grotesco verso.

Antes que Dios fuera Dios, y los peñascos peñascos, Los Quirós ya eran Quirós, y los Velascos, Velascos

[3]

Grandes de España: los Duques de Frías, Condes de Haro, Condestables de Castilla y otros[editar]

Una de las ramas principales de este linaje la encontramos en la famosa casa de los Condestables de Castilla, a la vez condes de Haro, duques de Frías, y señores de innumerables señoríos, dotados con la Grandeza de España otorgada por Carlos I a las veinticinco casas más importantes del Reino de España, consideradas desde entonces de "grandeza inmemorial".

Según el insigne Luis de Salazar y Castro, la sangre de esa casa, que se mezcló con la del resto de los veinticinco linajes de la misma condición, y de muchas otras grandes casas de Europa, encuentra su cabeza de linaje en don Diego Ruiz de Velasco, quien vivía en el año de 1115, y ostentó el señorío de la Casa de Velasco, que pasó a través de su hija Doña Sancha, casada con Don Diego Álvarez de las Asturias, de la familia real de los condes de Asturias, descendientes por línea de varonía de Don Fruela II de León, y por lo tanto de los duques de Cantabria, haciendo pues, que la ascendencia agnática de los Velasco sea en verdad la de la Casa Real de Asturias. Un nieto de este matrimonio, llamado Díaz Sánchez de Velasco, hijo y heredero de Don Sancho Díaz de Velasco, señor de la Casa de Velasco y su mujer y prima Doña Inés Álvarez de las Asturias, estuvo presente en la Batalla de las Navas de Tolosa en el año 1212, aumentando con ello las glorias de su linaje y posicionando a su descendencia en los más altos cargos y honores del Reino. Don Sancho Díaz de Velasco, hijo del matrimonio anteriormente mencionado, es quizás uno de los primeros en aparecer con el apelativo de Ricohombre de Castilla. Sabemos de él que ocupó el cargo de Merino Mayor de Castilla, y que sirvió muy de cerca al infante Don Felipe, incluso como mediador en los conflictos con su hermano el Rey Don Alfonso X el Sabio.

En tiempos de Don Fernando IV, Don Sancho Sánchez de Velasco, hijo de los anteriores, alcanzó una gran cantidad de mercedes, recibiendo de manos del Rey propiedad sobre los Valles de Soba, Ruesga, otros más en Santillana, la Puebla de Arganzón, y Medina de Pomar, donde junto a su esposa Doña Sancha Carrillo Osorio fundó el monasterio de Santa Clara. Don Sancho murió heroicamente en el cerco de Gibraltar en 1315.[4]

Escudo de Armas[editar]

Jaquelado de quince piezas de oro y veros, y bordura componada de Castilla y León. En la capilla del Condestable de la catedral de Burgos hay un magnífico ejemplo de estas armas, donde la bordura ocupa casi la mitad de la superficie del escudo, y los compones se reducen a ocho, los compones de Castilla en cruz, los de León en aspa.

Véase también[editar]

Otros títulos relacionados[editar]

Referencias[editar]

  1. a b Cortázar/Aguirre 126
  2. Díezp. 217
  3. a b Justi p.123
  4. Salazar y Castro, Luis (1716). Francisco del Hierro, ed. Indice de las glorias de la Casa Farnese o resumen de las heroycas acciones de sus principes: Que consagra a la augusta reyna de las Españas Doña Isabel Farnese. p. 597. 

Bibliografía[editar]

  • Pascual Madoz, Diccionario geográfico-estadístico-histórico de España y sus posesiones de ultramar, Madrid, 1846-1850.
  • Alonso López de Haro, Nobiliario genealógico de los reyes y títulos de España, Luis Sánchez, Impresor Real, Madrid, 1622.
  • José Ángel García de Cortázar y Ruiz de Aguirre, La memoria histórica de Cantabria, Santander, (2002)
  • Gonzalo, Martínez Díez, El condado de Castilla (711-1038): la historia frente a la leyenda.
  • Carl Justi, Velázquez y su siglo (1999)

Enlaces externos[editar]