Luis de Velasco y Castilla

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Luis de Velasco y Castilla
LuisdeVelascoII.jpg

Virrey de Nueva España
25 de enero de 1590-05 de noviembre de 1595
Predecesor Álvaro Manrique de Zúñiga
Sucesor Gaspar de Zúñiga y Acevedo

02 de julio de 1607-17 de junio de 1611
Predecesor Juan de Mendoza y Luna
Sucesor Fray García Guerra

Virrey del Perú
1596-1604
Predecesor García Hurtado de Mendoza y Manríquez
Sucesor Gaspar de Zúñiga y Acevedo

Información personal
Nacimiento 1539
Bandera de España Carrión de los Condes, España
Fallecimiento 7 de septiembre de 1617
Bandera de España Sevilla, España
Nacionalidad Española Ver y modificar los datos en Wikidata
Religión Católico
Familia
Padres Luis de Velasco y Ruiz de Alarcón y Ana de Castilla y Mendoza
Cónyuge María de Ircio y Mendoza
Información profesional
Ocupación Político y militar
[editar datos en Wikidata]

Luis de Velasco y Castilla (Carrión de los Condes, 1539 - Sevilla, 7 de septiembre de 1617), I marqués de Salinas del Río Pisuerga, fue un noble, político y militar español, que fue virrey de Nueva España en dos ocasiones (1590-1595 y 1607-1611) y también virrey del Perú (1596-1604).

Biografía[editar]

Nació en Carrión de los Condes (Palencia) en 1539, fue hijo de Luis de Velasco y Ruiz de Alarcón, señor de Salinas y pariente de los Condestables de Castilla, perteneció a la Casa de Velasco, y de su mujer Ana de Castilla y Mendoza, descendiente del rey Pedro I de Castilla.

Tras haber ocupado el Virreinato de Navarra, don Luis padre es nombrado Virrey de Nueva España, por lo que la familia se traslada al Nuevo Mundo. A la muerte de su padre, siguió en Nueva España como regidor, pero a consecuencia de sus enfrentamientos con Álvaro Manrique de Zúñiga, el nuevo Virrey, volvió a España donde Felipe II lo nombró embajador en Florencia.

De regreso a la Nueva España continuó la labor de su padre con sus medidas a favor de los indígenas. Conquistó a los chichimecas fundando establecimientos de tlaxcaltecas, aliados de los españoles, entre ellos, en varias ciudades en los actuales estados de Coahuila (Saltillo), Jalisco, Guanajuato, Zacatecas y San Luis Potosí, o la de San Luis de la Paz. Duplicó el tributo que pagaban los naturales. Embelleció la Ciudad de México, abriendo el parque de la Alameda Central, mejoró las fortificaciones de Veracruz y encargó a Juan de Oñate la exploración y conquista de los territorios conocidos posteriormente como Nuevo México.

En 1595 fue nombrado virrey de Perú, cargo que comenzó a desempeñar en junio del año siguiente. Como había hecho en Nueva España, trató de mejorar las condiciones de trabajo de los indígenas, particularmente en las minas. Don Luis de Velasco gobernó en Lima durante ocho años, hasta la llegada de su sucesor, el conde de Monterrey, su sucesor en Nueva España, según costumbre adoptada por la corte en los últimos años. Tras zarpar de Acapulco desembarcó en Paita, desde donde hizo el recorrido hacia Lima por tierra. Entró en la capital bajo palio el 23 de junio de 1596. Durante su gestión, la Hacienda Real remitió a España un total de 11.112.008 ducados en dinero y metales finos. Las ciudades más importantes fundadas durante su mandato fueron Carrión de Velasco, hoy Huaura - Villa Huaura - Villa Carrión de Velasco (1597), y San Felipe de Austria de Oruro en Charcas (1604). En lo que respecta a su labor en el campo de la educación, destaca la fundación de varias escuelas en Lima para la educación de los niños pobres criollos y peninsulares, así como la inauguración de la Ermita de la Caridad, donde las niñas de la nobleza se instruían, dotaban y casaban. 

En 1604 volvió a Nueva España, siendo nombrado de nuevo virrey en 1607 a la edad de 70 años.

Durante su segundo mandato en Nueva España comenzó las obras del desagüe del valle de México, remedio propuesto por el ingeniero y cosmógrafo Enrico Martínez para resolver el problema de las frecuentes inundaciones que sufría la Ciudad de México. Sofocó una revuelta de esclavos negros cerca de Orizaba y financió las exploraciones de Sebastián Vizcaíno a Japón (1611).

Concluido su mandato, regresó a España donde se le confió la presidencia del Consejo de Indias. Considerado uno de los administradores coloniales más capaces, en recompensa a sus servicios recibió el título de marqués, con lo que pasó de señor a marqués de Salinas del Río Pisuerga.

Matrimonio y descendencia[editar]

Se casó con la primera virreina criolla, María de Ircio y Mendoza, y tuvo una descendencia muy ilustre en la colonia.

Enlaces externos[editar]


Predecesor:
Álvaro Manrique de Zúñiga
Virrey de la Nueva España
1590-1595
Sucesor:
Gaspar de Zúñiga y Acevedo
Predecesor:
García Hurtado de Mendoza y Manríquez
Virrey del Perú
1596-1604
Sucesor:
Gaspar de Zúñiga y Acevedo
Predecesor:
Juan de Mendoza y Luna
Virrey de la Nueva España
1607-1611
Sucesor:
Fray García Guerra
Predecesor:
Juan de Acuña
Presidente del Consejo de Indias
1611-1616
Sucesor:
Fernando Carrillo