Canto gregoriano

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Cantos gregorianos»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Gaudeamus omnes
Gaudeamus omnes
Gaudeamus omnes, Intróito de la Misa en honor a Enrique, patrón de Finlandia.

El término canto gregoriano alude en general a un tipo de canto llano (simple, monódico y con una música supeditada al texto) utilizado en la liturgia de la Iglesia católica, aunque en ocasiones se usa en un sentido amplio o incluso como sinónimo de canto llano.

Historia del canto gregoriano[editar]

Deben rastrearse sus orígenes en la práctica musical de la sinagoga judía y en el canto de las primeras comunidades cristianas. La denominación canto gregoriano procede del hecho de que su recopilación se atribuye al papa Gregorio Magno, y se trata de una evolución del canto romano confrontado al canto galicano. Debe aclararse y entenderse que el canto gregoriano no fue compuesto por el papa Gregorio I Magno, ni tampoco recopilado por él. Fue a partir del siglo IX cuando empezó a asociarse su nombre a este compendio musical, sobre todo a partir de la biografía de Juan el Diácono.

Desde su nacimiento, la música cristiana fue una oración cantada, que debía realizarse no de manera puramente material, sino con devoción o, como decía Pablo de Tarso: «Cantando a Dios en vuestro corazón». El texto era pues la razón de ser del canto gregoriano. En realidad el canto del texto se basa en el principio, según San Agustín, «El que canta bien, ora dos veces». El canto gregoriano jamás podrá entenderse sin el texto, el cual tiene prelación sobre la melodía y es el que le da sentido a ésta. Por lo tanto, al interpretarlo, los cantores deben haber entendido muy bien el sentido del texto. En consecuencia, se debe evitar cualquier impostación de voz (sin sobresaltos) de tipo operístico en que se intente el lucimiento del intérprete. Del canto gregoriano es de donde proceden los modos gregorianos, que dan base a la música de Occidente. De ellos vienen los modos mayores y menores, y otros menos conocidos.

Características generales[editar]

Libro de canto llano
  • Las partituras del canto gregoriano están escritas en tetragrama (a partir del trabajo de Guido d'Arezzo).
  • Tiene un ritmo sometido ante todo al texto latino. Se considera pues que es de ritmo prosódico.
  • Es una plegaria cantada y la expresión de una religiosidad.
  • Es un canto monódico (solo existe una línea melódica) y a cappella (carece de acompañamiento instrumental), interpretado por voces masculinas. Las voces lo interpretan en forma coral (bien la completa asamblea de fieles, bien la schola cantorum) o en forma solista (el celebrante o presidente de la celebración, o bien uno de los cantores de la schola cantorum).
  • Su texto está escrito en latín, exceptuando el Kyrie Eleison («Señor ten piedad»), sección del ordinario la misa en lengua griega.
  • Todas las piezas gregorianas son siempre modales, escritas dentro de uno de los ocho modos gregorianos o modos eclesiásticos (protus, deuterus, tritus y tetrardus, cada uno en sus dos posibles versiones auténtica o plagal).
  • La forma musical está definida por la del texto, y por el contexto litúrgico de este.
  • La línea melódica se mueve preferentemente por grados conjuntos, y son raros los grandes intervalos en la voz. Por lo regular la línea se mueve por segundas, terceras, cuartas o quintas.
  • El repertorio gregoriano es anónimo.

Clasificación[editar]

Las obras de canto gregoriano se clasifican según diversos criterios:

  • Según la forma de interpretarse: estilo responsorial (alternancia de un solista con un coro), estilo antifonal (alternancia de dos coros) y estilo directo (sólo hay un coro o un solista).
  • Según el tipo de texto: bíblicos (aparecen en la Biblia) y no bíblicos (no aparecen en la Biblia).
  • Según el número de notas cantadas por sílaba: silábico, con una nota por cada sílaba; neumático o adornado, con dos o tres notas por sílaba, y florido o melismático, muy adornado, con más de tres notas por sílaba.

Formas musicales[editar]

Las principales expresiones del canto gregoriano son el recitativo litúrgico, la salmodia, la Santa Misa y el Oficio divino. Los textos conocidos como accentus son entonados por los obispos, por los sacerdotes o por los diáconos, principalmente en una sola nota, con fórmulas melódicas muy simples en ciertos lugares de cada oración gramática. Los cantos más complejos son cantados por coros o solistas expertos en el canto gregoriano. Existen muchas colecciones de cantos litúrgicos que incluyen: Graduale Romanum (o también el Graduale Triplex, con el mismo contenido pero con triple notación), que contiene los cantos Propios y el Ordinario de la Misa; el Liber usualis, que contiene los cantos de la forma extraordinaria de la Misa (Misa Tridentina) y los cantos del Oficio Divino.

Los cantos de la Misa[editar]

Los cantos del Propio de la Misa[editar]

Los Propios están constituidos por piezas que se cantan según el tiempo litúrgico o según la fiesta que se celebra. Estos cambian cada domingo, lo opuesto a los cantos del Ordinario, cuyos textos nunca cambian. Los cantos de Introito, Gradual, Aleluya, Tracto, Secuencia, Ofertorio y Comunión forman parte del Propio de la Misa o, en latín, Proprium Missae.

  • Introito: canto de entrada
  • Gradual, aleluya o tracto: después de las lecturas
  • Secuencias
  • Ofertorio para acompañar la procesión de las ofrendas
  • Comunión
  • Además de estos dos grupos de piezas, existen otras que se cantan como recitativos con algunas inflexiones (cantillatio): tales son las oraciones, las lecturas, el prefacio y la oración eucarística, el Padre nuestro. Eran piezas que, por su sencillez, podían ser ejecutadas por el celebrante o por personas que no requerían especiales habilidades para el canto.

Los cantos del Ordinario de la Misa[editar]

El Ordinario está compuesto por textos que se repetían en todas las misas. Los textos se mantenían invariables. Todos los textos son en latín, excepto el Kyrie, que está en griego.

  • El Kyrie consiste en la repetición de las palabras Kyrie eleison, Christe eleison, Kyrie eleison (Señor ten piedad, Cristo ten piedad, Señor ten piedad). En la forma extraordinaria, cada parte se repita tres veces, y en misales incluso más antiguos se encuentra Kyrie eleison imas (Señor, ten piedad de nosotros). Se distingue el Kyrie por ser el único canto escrito en griego y no en latín. Frecuentemente se le canta en un estilo melismático.
  • El Gloria canta la Gran Doxología. Ambos son largos, y el texto frecuentemente se alterna entre partes del coro o entre el coro y la congregación.
  • Credo. Compuesto a partir del siglo VII. Su textura es monofónica. Lo canta un solista (oficiante de la ceremonia) y un coro de voces masculinas sin acompañamiento instrumental. El oficiante entona la primera frase Credo in unum Deum (Creo en un solo Dios), y el coro continúa desde Patrem omnipotente (Padre Omnipotente) hasta el final del Credo. En cuando a los aspectos melódicos, tiene un ámbito estrecho, no tiene saltos melódicos, y su estilo es silábico. Tiene un ritmo libre, determinado por la palabra. Es una composición modal. En el Liber Usualis, como todas las composiciones gregorianas, la pieza está escrita en notación cuadrada sobre tetragrama.
  • Sanctus y Benedictus
  • Agnus Dei
  • Ite, missa est

Diferencias entre el ordinario y el propio de la misa[editar]

La diferencia básica está en la letra. Los cantos del ordinario siempre tienen la misma letra, mientras que en los cantos del propio la letra varía y también puede cambiar la música. Todo esto depende de la fiesta que se celebre y del calendario litúrgico. A partir del siglo X, se realizaron reformas sobre el repertorio del canto gregoriano, tanto cambios que aparecieron de forma espontánea como cambios o ajustes que se realizaron de una forma totalmente dirigida. Pueden encontrarse tres manifestaciones: el tropo, la sequentia y el drama litúrgico.

Clases de tropos[editar]
  • Sólo se añade melodía: en medio del texto se introduce un melisma y, por lo tanto, puede modificar la melodía antigua.
  • Sólo se añade el texto: pasa de un canto melismático a otro silábico, pues se le añade el texto (tropo) en el melisma.
  • Se añade texto y melodía: se añaden pequeñas cuñas de composiciones nuevas a composiciones antiguas.

La secuencia es un tipo especial de tropo. Es un tropo del Alelluia (muy melismático) que, con el tiempo, se independiza de la pieza original. Se hicieron independientes, sobre todo por tener texto y música completa. El drama litúrgico son pequeñas obras de teatro que se realizan en la Iglesia.

Los cantos del Oficio Divino[editar]

El Oficio Divino (también conocido como Liturgia de las Horas) es la oración litúrgica cotidiana que han de cantar los cristianos, sean religiosos o laicos. En los monasterios/conventos, lxs monjes/monjas hacen una pausa en sus labores y se reúnen a determinadas horas del día (horas canónicas) para hacer su oración. Estas oraciones se cantan durante tiempos largos, especialmente los himnos al empezar, los antifonarios usados para los salmos, los salmos mismos, y para los antifonarios Marianos. Estos son cuatro canciones (Alma Redemptoris Mater, Ave Regina caelorum, Regina caeli laetare y Salve Regina), que vienen del siglo XI y son más complejos que la mayoría de los antifonarios de los salmos.

Repertorio[editar]

El repertorio de cantos para el oficio divino consta de:

Influencia[editar]

Antifonario con canto gregoriano

El canto gregoriano tuvo gran impacto sobre el desarrollo de la música occidental, especialmente en la música medieval y del Renacimiento. El pentagrama moderno procede directamente de las neumas gregorianas. La notación musical que fue creada por Guido de Arezzo para el canto llano se adaptó para otros tipos de música, y los grupos de neumas se designaron para representar ritmos musicales. Las notas modernas ya remplazaban los neumas en los siglos XV y XVI, aunque los libros de música sagrada conservan las neumas hasta hoy en día.

Véase también[editar]

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]