Canales chilotes

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Canal Chacao con la isla Grande de Chiloé a la izquierda y el continente a la derecha.
Canal Moraleda con el volcán Macá en la distancia
Canal Dalcahue

Los canales chilotes [Nota 1]​ son un conjunto de canales, ubicados en la región sur de Chile, que abarcan aproximadamente cuatro grados de latitud, desde el seno de Reloncaví hasta la península de Taitao.

Las mareas de hasta ocho metros de amplitud, que suceden en algunos lugares, hacen que sus aguas suban y bajen muy rápidamente, movimientos que originan fuertes corrientes de flujo y reflujo en la mayoría de los canales. Lo anterior redunda en que su navegación sea de mayor cuidado que la navegación de los canales patagónicos y fueguinos. El peligro de encallar es frecuente. Son relativamente bajos y sus riberas son suaves y sembradas de bajos fondos blandos, de arena o fango con mezcla de guijarros. [1]

Administrativamente dependen de la Región de Los Lagos, provincias de Chiloé, Llanquihue y Palena [2]​ y de la región de Aysén, provincia de Aysén. [3]

La zona de Chiloé e islas aledañas, el canal de Chacao y el seno de Reloncaví eran habitadas por el pueblo semi-nómade llamado cunco y desde el sur del seno de Reloncaví hasta la península de Taitao por bandas de cazadores recolectores llamados chonos. Hacia fines del siglo XVIII, el pueblo de los chonos había ya desaparecido, mezclándose definitivamente con la población chilota. [4]

Recorrido[editar]

Ancud - Isla Grande de Chiloé.

Los canales chilotes se forman entre las costas e islas que comienzan en el seno de Reloncaví y terminan en la península de Taitao. Entre estos hay dos importantes por su tráfico marítimo: el de Chacao y el Moraleda. El resto son canales secundarios.

Aunque totalmente distintos de los canales patagónicos, también son de una belleza difícil de describir. A diferencia de la soledad de los patagónicos, estos tienen el atractivo de la permanente actividad que presentan por el tráfico de embarcaciones que se desplazan en todas direcciones, uniendo las innumerables localidades que hay en la zona. Lo anterior es especialmente notable en los canales que se forman alrededor de la isla Grande de Chiloé. [5]

Canales principales y secundarios[editar]

Isla Linlinao.

Las costas de la región de Llanquihue y Chiloé son en general muy tendidas lo que sumado a las grandes amplitudes de las mareas hace que en las bajamares se produzcan grandes desplayes. Estos desplayes dificultan la navegación por el peligro de cometer errores en las situaciones de las naves, pero por otra parrte se prestan favorablemente para la carena de buques y embarcaciones y hasta para la construcciones de naves.

Por su tráfico, hay dos canales principales: el canal de Chacao que separa la provincia de Llanquihue de la costa norte de la isla Grande de Chiloé y el canal Moraleda que corre de norte a sur por el oriente del archipiélago de las Guaitecas y archipiélago de los Chonos. El resto se consideran canales secundarios.

Entre los canales secundarios se pueden mencionar los numerosos pasos y canales que separan la isla Grande de Chiloé de las islas adyacentes a su costa oriental: Caucahué, Quicaví, Chauques, Dalcahue, Quinchao, Apiao, Lemuy, De Yal, Queilen, Chiguao, Yelcho, Laitec, San Pedro y Huamblad.

Los canales transversales de las islas Guaitecas y Chonos que comunican el canal Moraleda con el océano Pacífico son: Tuamapu, King, Ninualac, Darwin, Pulluche y Chacabuco.

En la costa oriental del golfo de Ancud existen los siguientes canales secuandarios: Llanchid, Hornopirén, Cholgo, Marilmó, Comau y el canal Desertores que separa el golfo de Ancud del golfo Corcovado. Luego continúan hacia el sur los canales Chaulinec y Apiao.En la costa oriental del golfo Corcovado se encuentra el canal Refugio.

Entre la costa oriental del canal Moraleda y la costa continental se encuentran los siguientes canales: Jacaf, Frodden, Oelckers, Puyuguapi, Ferronave y Pilcomayo.

En la costa continental, en el tramo que comienza en el canal Pilcomayo y termina en el istmo de Ofqui se encuentran los canales Rodríguez y Costa. [6]

Historia[editar]

La región se cree que estuvo habitada desde hace unos 6.000 años por indígenas que llegaron por vía terrestre desde el centro de Chile y que mediante embarcaciones pasaron a la isla Grande de Chiloé. Hay otros que postulan que el arribo se produjo desde el sur a través del istmo de Ofqui.

Los vestigios humanos más antiguos están fechados en 5.000-6.000 años y se encontraron bajo una vivienda en Puente Quilo en la comuna de Ancud. Estos primeros indígenas, que poblaron hasta el Golfo de Penas, son conocidos como chonos, pueblo extinguido por el hombre blanco a fines del siglo XVIII.

Geología y orografía[editar]

El seno de Reloncaví y los golfos de Ancud y Corcovado son antiguas cuencas de grandes lagos, que en el pasado, ocuparon la parte sur del valle central de Chile, y que se hundieron por efecto de sucesivos trastornos geológicos que permitieron que las aguas del océano invadieran dichas cuencas.

El resto hacia el sur es efecto del hundimiento del territorio provocado por el encuentro, frente a la península de Taitao, de tres placas tectónicas: la de Nazca y la Antártica, que se mueven hacia el este, y la Sudamericana, que se desplaza hacia el oeste. Esto produjo un notorio hundimiento del borde de la placa Sudamericana. Los suelos bajaron su nivel, fragmentándose y en los que penetró el mar en las partes hundidas surgiendo gran cantidad de islas

La costa continental de Llanquihue y Aysén es totalmente diferente de las tierras de las islas del archipiélago de Chiloé. Las primeras son muy altas y dentelladas, tales como el volcán Tronador de 3.170 metros de alto, el volcán Calbuco de 2.015 metros y el monte San Valentín de 4.058 metros entre varios otros volcanes y cerros. Por su parte, las tierras de la isla Grande de Chiloé son moderadas alcanzando en el cabo Metalqui poco más de 800 metros de alto. Las islas que se desprenden de la isla Grande de Chiloé son también de alto muy moderado excepto la isla San Pedro de 976 metros.

La costa continental que rodea los golfos de Reloncaví, Ancud y Corcovado está cubierta casi por completo por una vegetación tupida que solo se puede penetrar con mucho esfuerzo, no asi en la de los golfos citados en que la vegetación es menos espesa.

Las islas situadas al oeste del canal Moraleda son en general más bajas que la costa continental vecina. El cerro más alto de estas islas es el cerro Cuptana o Nevado de 1.680 metros de alto. [7]

Clima y vientos[editar]

El clima de la región es menos agradable, benigno y estable que los de la parte norte y central del país pero, aunque la temperatura media disminuye hacia el sur, no presenta cambios bruscos y su amplitud anual es pequeña.

Las estaciones no son muy marcadas y pueden reducirse a dos: verano e invierno. Los vientos son muy variables, los temporales ocurren sobre todo durante el invierno. En las costas de la región, las nieblas son en general frecuentes; pueden producirse en cualquier día del año, pero con más frecuencia en otoño e invierno.

La zona recibe en general más de 2.000 milímetros de agua caída durante el año. Las nevadas son escasas. [8]

Flora[editar]

Rama de luma

Entre los árboles más importantes pueden citarse el roble, el ulmo, el laurel, el ciruelillo y el avellano; estos dos últimos apropiados para la construcción de muebles finos. El alerce, apto para la construcción de edificios y muy apreciado por su propiedad de resistencia a la humedad. El mañío, el tepú, el tique, el pelú y la luma, esta última notable por su dureza.

En las zonas habitadas hay especies frutales introducidos desde Europa, tales como: el manzano, el cerezo, el peral, el ciruelo y el grosellero que se ha extendido en forma notable.

En cuanto a cereales y hortalizas introducidas, se cultiva algo de trigo, centeno, nabo, zanahoria y beterraga. Por último, está la papa, nativa de estos canales y cuyo cultivo está muy extendido por constituir la base de la alimentación del pueblo chilote. [9]

Fauna[editar]

La fauna silvestre tiene pocos representantes entre los mamíferos: el pudú, el zorro y diversos roedores semjantes a ratones. Entre los animales domésticos destacan los corderos, cabras y los cerdos. Las aves de corral son variadas: pavo, ganso y pato.

Los peces y mariscos son abundantes. Entre los primeros citaremos: la corvina, el róbalo, el pejerrey, el congrio, la sierra y el lenguado.

La introducción del salmón, gracias a las excelentes condiciones que proporciona la zona y a la gran calidad del producto obtenido, ha convertido a Chile en uno de los principales productores de salmones a nivel mundial. Las primeras ovas de salmón llegaron en 1921, pero la producción adquirió características industriales desde 1985 con un crecimiento constante lo que ha ubicado a Chile, a comienzos del siglo XXI, como uno de los dos principales productores de salmón a nivel mundial, junto a Noruega.

El marisco es muy variado y de calidad sobresaliente: la ostra, los choros, cholgas, locos, picorocos, erizos, machas, tacas, lapas, piures, navajuelas, quilmahues y caracoles. [9]

Expediciones y trabajos hidrográficos[editar]

Las expediciones de reconocimiento, exploración y los trabajos hidrográficos han sido de un valor inestimable para la región y sus vías marítimas. Gracias a ellos, el temor inicial de navegarlas terminó en los primeros años de la República trayendo la colonización y el progreso. Recordaremos brevemente a estos navegantes y exploradores:

Época colonial[editar]

  • Expedición de Francisco de Ulloa (1553). El gobernador de Chile don Pedro de Valdivia comisionó a don Francisco de Ulloa para reconocer la ruta del Estrecho de Magallanes. Para esto puso bajo su mando dos pequeñas naves de 50 toneladas de arqueo cada una, las que zarparon a mediados de 1553 desde Valdivia. Las naves eran comandadas por el propio Ulloa y la otra por Francisco Cortés Ojea.
    Ulloa fue el primer navegante en reconocer y navegar el golfo que se abre entre la Isla Grande de Chiloé y el continente, al cual llamó golfo de los Coronados, en homenaje de los cuatro santos coronados: Severo, Severino, Carpóforo y Victorino, que vivieron en la última parte del siglo III y a comienzos del IV.
    Además del golfo citado, Ulloa descubrió: la Isla Grande de Chiloé, la isla Guafo, el archipiélago de los Chonos y la península de Taitao.
  • Expedición de Juan Ladrillero (1557). Esta expedición zarpó de Valdivia el 17 de noviembre de 1557, su objetivo era el mismo que la anterior. Ladrillero estuvo sólo de paso por la zona, reconoció el golfo de Coronados, la costa oeste de Chiloé y continuó al sur del golfo de Penas.
  • Expedición terrestre de García Huratado de Mendoza (1558). De Valdivia salió una columna expedicionaria al mando de García Hurtado de Mendoza. En Carelmapu obtuvo de los indígenas 50 piraguas con las que cruzó el canal de Chacao. Según su informe la isla estaba habitaba por 50.000 indígenas.
  • Expedición de Martín Ruiz de Gamboa (1567). El general Martín Ruiz de Gamboa fue enviado por el Gobernador de Chile para que ocupara el archipiélago de Chiloé. Ruiz de Gamboa hizo el trayecto por tierra hasta el punto el Astillero, cruzó el canal de Chacao y desembarcando en Chiloé fundó la villa San Antonio de Chacao. Ruiz de Gamboa también fundó la ciudad de Castro.
  • Expedición de Juan García Tao (1620). El piloto práctico Juan García Tao zarpó desde Castro con 3 pequeñas embarcaciones, reconoció las islas Guaitecas y el archipiélago de los Chonos. Llegó hasta el istmo de Ofqui y a su regreso confirmó la existencia más al sur de Ofqui de la “Ciudad de los Césares”, este hecho fue el aliciente para futuras expediciones.
  • Expedición de Enrique Brouwer (1645). En el año 1645, Enrique Brouwer, filibustero holandés, recorrió la costa occidental de Chiloé. Se apoderó e incendió Carelmapu y Castro.
  • Expedición del sacerdote Nicolás Mascardi (1670). El sacerdote jesuita Nicolás Mascardi efectuó varios viajes de reconocimiento y evangelización en la región, recordándose especialmente el del año 1670 en el que recorrió el estero Reloncaví, Ralún y llegó hasta el lago Nahuelhuapi. En otro viaje descubrió el río Palena.
  • Expedición de sir John Narborough (1670). El marino inglés John Narborough recaló en la isla Ipun y en isla Guafo en su navegación hacia el norte de Chile.
  • Expedición de Bartolomé Diez Gallardo (1674-75). El virrey del Perú, designó al sargento mayor Bartolomé Díez Gallardo, chilote, para que verificara la información de que al sur de Chiloé existían poblaciones inglesas. Diez Gallardo zarpó desde Castro con 30 soldados y 40 indígenas en 7 piraguas. Fue el primer hombre blanco en llegar a la laguna San Rafael y en cruzar el istmo de Ofqui, lo que hizo con 3 piraguas. En el golfo de Penas apresó a un indígena que le aseguró que más al sur había poblaciones de hombres blancos. Esta información ocasionó el envío de posteriores expediciones.
  • Expedición de Antonio de Vea (1675-76). El virrey del Perú dispuso el envío de dos naves bajo el mando de Antonio de Vea, las que zarparon del Callao en septiembre de 1675 rumbo a Chiloé donde se le unieron otras dos embarcaciones pequeñas. De Vea llegó a la Laguna San Rafael y atravesó el istmo de Ofqui, al no encontrar poblaciones blancas regresó a Chiloé.
  • Viaje del guardiamarina John Byron (1741). El navío inglés “Wager” de la flota del comodoro George Anson varó el 15 de mayo de 1741 en una roca al norte de la actual isla Wager en la parte sur del golfo de Penas. La tripulación se sublevó y se dirigió en bote a Brasil via estrecho de Magallanes. El comandante se quedó con un bote y 19 tripulantes, los que finalmente quedaron reducidos a sólo 8, con los cuales atravesó el istmo de Ofqui llegando a Chiloé. John Byron se hizo famoso por la narración del naufragió en un libro.
  • Expedición de los sacerdotes José García y Juan Vicuña (1762). Los padres José García y Juan Vicuña, sacerdotes jesuitas efectuaron un viaje de reconocimiento al río Buta Palena, siendo los primeros hombres blancos en llegar a ese lugar.
  • Expedición del sacerdote José García (1766-67). El padre José García, salió de la misión jesuita de Cailín con el propósito de evangelizar a los indígenas que vivían al sur del Golfo de Penas. Zarpó en 5 piraguas con 40 hombres, la mayoría indígeneas. Atravesó el istmo de Ofqui y llegó hasta la entrada del canal Fallos. Existe un completísimo informe redactado por el padre García sobre este viaje.
  • Expedición del teniente José Sotomayor (1768-69). El Gobernador de Chiloé dispuso una expedición para buscar establecimiento extranjeros entre Chiloé y el Estrecho de Magallanes. La expedición fue puesta bajo las órdenes del teniente de infantería José Sotomayor y la goleta en que se efectuó la expedición, al mando del piloto Francisco Machado. La goleta navegó hasta la laguna San Rafael reconociendo el canal Pulluche y la bahía Anna Pink. El istmo de Ofqui fue cruzado con 2 piraguas llegando hasta la isla Campana, lugar desde el que se regresó al norte.
  • Exploración de Diego Barrientos (1775) Diego Barrientos, un particular, equipó una expedición explorando las cordilleras de Llanquihue y Aysén. Buscando la Ciudad de los Césares, reconoció el río Palena y el estero Comau.
  • Exploración de los sacerdotes Benito Marín y Julián Real (1778-79). Los sacerdotes Benito Marín y Julián Real efectuaron una expedición en 3 piraguas a los archipiélagos de los Chonos y de Guayaneco en búsqueda de indígenas gentiles llegando hasta la laguna San Rafael.
  • Expediciones del sacerdote Francisco Menéndez (1779 –91). El padre Francisco Menéndez efectuó cinco exploraciones durante este período: La primera, 1779, al golfo de Penas siguiendo la ruta del istmo de Ofqui. La segunda, 1783, a las islas Achao y Buta-Chauques, estero Comau y subió por el río Bodudahue pasando la cordillera hasta el este. El viaje siguiente, 1786, fue al mismo sector del anterior. El cuarto viaje, 1791, lo hizo por orden del Virrey del Perú y fue al sector del lago Nahuelhuapi. Finalmente, su última expedición fue desde la laguna Cayutué hasta llegar al lago Mascardi. Sus viajes fueron importantes porque sus descripciones de la región fueron muy completas.
  • Expedición de Lázaro de la Rivera (1782). Por orden del Virrey del Perú, el alférez Lázaro de la Rivera exploró y levantó los planos de San Carlos de Ancud, parte de Castro, el canal de Chacao, carta de Valdivia, islas Guaitecas e Inchemó.
  • Expedición del piloto José de Moraleda y Montero (1787-96). José de Moraleda, piloto español, inició los trabajos hidrográficos propiamente tales en la región, Para ello se le puso a disposición una falúa con doce remos, iniciando sus trabajos el 3 de enero de 1987, trabajos que fueron mantenidos en secreto e ignorados por mucho tiempo. Moraleda midió una base de 1.000 varas en San Carlos de Ancud, levantó el canal de Chacao y luego la costa oriental de la Isla Grande de Chiloé. Entró en Tenaún y luego se dirigió al sur recorriendo efectuando el levantamiento hidrográfico del canal que lleva su nombre. Posteriormente se dirigió al estero Reloncaví, recorrió el lago de Todos los Santos y reconoció los poblados de Calbuco y Melipulli, actual Puerto Montt.
    El trabajo más útil de Moraleda fue su derrotero con instrucciones para navegar el canal de Chacao, la boca del Guafo y los canales interiores. La Armada de Chile, en su honor, le puso su nombre al más importante de los canales de la región.
  • Expedición del piloto Alejandro Malaspina (1789-94). El Virrey del Perú le ordenó al piloto Moraleda que le facilitara sus planos al Malaspina para que este recorriera la costa occidental de la isla Grande de Chiloé. Fue el primer navegante que trajo el teodolito a la región, lo que le permitió hacer observaciones más exactas.
  • Relación del sacerdote González Agüeros, más conocido como el padre Agüeros. Residió mucho tiempo en la zona y escribió la historia de Chiloé, acompañada de un mapa de la zona, obra que recibió la aprobación de la Academia de Historia de Madrid. Este libro, que se encuentra en el Servicio Hidrográfico y Oceanográfico de la Armada de Chile, es una buena obra de consulta para cualquier estudio que se desee efectuar de Chiloé. [10]

Época republicana[editar]

  • Expedición del capitán Phillip Parker King (1828). En 1826 el Almirantazgo británico envió una comisión compuesta de dos naves, el HMS Adventure y el HMS Beagle, a levantar las costas meridionales de Sud América. El comandante Phillip Parker King, comandante del HMS Adventure, además tenía el cargo de Comandante en Jefe de la expedición. El HMS Beagle estaba bajo el mando del comandante Pringle Stokes. A fines de 1827 el Almirantazgo autorizó al comandante Parker King que comprara una embarcación para los trabajos de la expedición. Este adquirió en Montevideo una goleta a la que bautizó como Adelaide. A mediados de abril de 1828 el comandante Stokes con el Beagle inspeccionó el archipiélago Guayaneco donde encontró enterrado en la arena el bao de roble inglés de una nave de gran tamaño, por lo que supuso que se trataba de la fragata HMS Wager que había naufragado en la zona en 1741. También encontraron los restos de tres wigwams que habían sido abandonados hacía tiempo, eran exactamente iguales a los encontrados en el estrecho de Magallanes. Stokes se dirigió al cabo Tres Montes, examinó la costa exterior hasta el paralelo 47°S límite asignado a su levantamiento. Regresó al sur y fondeó en puerto Barroso, al que bautizó como Otway, trabajó en el levantamiento de la zona. Permaneció fondeado en puerto Barroso desde el 30 de abril hasta 9 de mayo detenido por fuertes temporales. El 10 de mayo cambió de fondeadero al seno Hoppner. Stokes acompañado por el teniente Skyring y cinco marineros atravesó a pié la península que une la península de Taitao con la Tres Montes alcanzando hasta el cabo Ráper. El 19 de mayo zarpó de puerto Barroso y navegó el golfo Tres Montes hasta alcanzar la isla Javier, levantó la costa del golfo San Esteban y de la bahía San Quintín. Luego se dirigió al seno Kelly, navegó el canal Cheap llegando hasta la entrada de Boca de Canales donde soportaron furiosos temporales. El Beagle permaneció en puerto Barroso desde el 12 de junio por enfermedad de gran parte de la dotación, hasta el 29 de junio fecha en que el médico informó que la tripulación estaba lo suficientemente sana para desempeñar sus funciones sin riesgo. En diciembre de 1829 el Adelaide, bajo el mando de teniente Skyring, zarpó desde Chiloé al golfo de Penas para levantar las partes no trabajadas por el Beagle. Arribó al cabo Tres Montes el 14 de diciembre y esa misma tarde fondeó en puerto Barroso. Hasta el 19 de enero de 1830 recorrió en bote el río San Tadeo y descubrió el río Negro, levantó el seno Jesuita y luego la Boca de Canales y se dirigieron a las Guayaneco y continuaron cumpliendo sus tareas hacia el sur. [11]
  • Expedición del capitán Robert Fitz Roy (1834). El 27 de junio de 1831 el comandante Robert Fitz Roy fue designado por el Almirantazgo británico comandante del HMS Beagle para que efectuara una expedición a las costas de América del Sur y circunnavegación del globo. Dentro de sus tareas estaba completar el levantamiento de las costas del golfo de Penas, de la península de Tres Montes y de las islas que hay entre esta y Chiloé. Se le indicó que habían recibido de don Felipe Bauzá un manuscrito español, que en gran medida podía abreviar el trabajo en ese sector. En 1833 adquirió la goleta ballenera Unicorn a la que bautizó como Adventure. El 9 de junio de 1834 el Begale y el Adventure zarparon desde puerto del Hambre hacia las costas chilenas. En Valparaíso recibió la notificación del Almirantazgo que no le autorizaba la adquisición del Adventure ni la contratación de su tripulación, ante esta situación tuvo que venderlo. Comisión del Sr. Low en una ballenera: del 30 de junio al 14 de julio de 1834 exploró parte del archipiélago de los Chonos. Comisión del teniente Sulivan en una balandra y una ballenera: del 24 de noviembre de 1834 al 17 de enero de 1835 levantó la parte oriental de Chiloé y los islotes del golfo de Ancud. Comisión del teniente Stokes en una ballenera: entre el 16 de diciembre de 1834 y el 7 de enero de 1835. Levantó las islas y canales en el sector de la costa oceánica del archipiélago de los Chonos. El HMS Beagle zarpó el 26 de noviembre de 1834 a levantar la costa occidental de Chiloé y el archipiélago de los Chonos. El 20 de diciembre llegó al cabo Tres Montes e inició su regreso hacia el norte fondeando en San Carlos de Ancud el 18 de enero de 1835. Fitz Roy permaneció con el Beagle en San Carlos hasta 5 de febrero de 1835 fecha en que zarpó hacia el norte. [12]
  • Expedición del capitán de fragata Juan Williams o Guillermos (1843). La Armada comisionó al comandante Juan Williams para que al mando de la goleta “Ancud” efectuara una reconocimiuento de la isla de Chiloé, grupos adyacentes y archipiélago de los Chonos. Williams recorrió todos los puntos indicados llevando como práctico al señor Carlos Miller, patrón de lancha que se dedicaba a la caza de lobos marinos.
  • Expedición del capitán de corbeta Francisco Hudson (1857) La Armada comisionó al capitán de corbeta Francisco Hudson para que efectuara la primera campaña hidrográfica en los canales chilotes. Al mando del bergantín “Janequeo” comenzó por el canal de Chacao, luego continuó con las penínsulas de Taitao y Tres Montes para terminar con el reconocimiento de los canales del archipiélago de los Chonos y los planos, entre otros, de Dalcahue y Quinchao.
  • Expedición del capitán de corbeta Francisco Vidal Gormáz (1870-73). Como comandante de la corbeta “Covadonga”, en 1870, levantó el canal de Chacao, la bahía de Ancud y otros puertos. En 1872 levantó el plano del lago Llanquihue y en 1873 completó el plano del archipiélago de Calbuco. En 1882 escribió el libro Geografía Náutica en el que da informaciones y directivas para la navegación y exploración de los archipiélagos y canales de la zona.
  • Expediciones del comandante Enrique Simpson (1870–74). El comandante Enrique Simpson efectuó entre los años 1870 y 1874 cuatro campañas hidrográficas en la zona de los canales chilotes. Según sus instrucciones debería concentrarse especialmente en el seno y río Aysén y la posibilidad de establecer colonias en la región. El comandante Simpson efectuó una brillante labor de hidrografía dando a conocer los valles de los caudalosos ríos de la región, algunos de los cuales fueron explotados y cultivados años más tarde.
  • Expedición del comandante italiano Palumbo (1883). El comandante Palumbo al mando de la corbeta italiana “Vettor Pisani” efectuó el levantamiento de puerto Lagunas y caleta Sepulcro.
  • Exploraciones del comandante Ramón Serrano Montaner (1884–85). El comandante Ramón Serrano al mando del escampavía “Toro” exploró el río Palena informando de su importancia y utilidad.
  • Exploraciones del Sr. Juan Steffens (1892 – 1902). El doctor Juan Steffens realizó 7 exploraciones en la región. Identificó casi todos los ríos patagónicos que desembocan al Pacífico. Fue sin duda, el explorador más tenaz de la Patagonia continental chilena.
  • Expedición del capitán de fragata Froilán González (1893 – 1894). El capitán de fragata Froilán González en casi dos años de trabajo al mando de la cañonera “Covadonga”completó 17 cartas y planos de la costa oriental de la isla Grande de Chiloé.
  • Campaña del capitán de fragata Roberto Maldonado (1895 – 1896). En esta campaña el comandante Roberto Maldonado levantó la bahía de Ancud y reconoció por tierra la costa occidental de la isla de Chiloé. Encontró en caleta Pulmillahue varios lavaderos de oro desde donde se extraía, a veces, hasta 200 gramos por día.
  • Expedición del capitán de fragata Arturo Wilson (1896). El comandante Arturo Wilson con la cañonera “Magallanes” efectuó el levantamiento del estero Reñihue.
  • Expedición del capitán de fragata Francisco Nef (1896). El comandante Francisco Nef con la cañonera “Pilcomayo” efectuó el levantamiento de la costa oriental de Chiloé y continental de Llanquihue.
  • Expedición del capitán de fragata Miguel Aguirre (1899). El comandante Miguel Aguirre efectuó el reconocimiento de la isla Guamblín levantando el plano de sus costas. Estudió las condiciones meterológicas de la isla y su formación geológica. [13]

Siglo XX[editar]

Durante el siglo veinte los oficiales de la Armada que se citan efectuaron trabajos hidrogáficos en los años que se indican:

  • 1901-05, el capitán de fragata Guillermo García Huidrobo con la cañonera “Pilcomayo”. Exploró y atravesó el istmo de Ofqui, levantó el plano de isla Guafo y el levantamiento de las islas Guaitecas y de puerto Low entre varios otros trabajos hidrográficos.
  • 1903-05, el capitán de fragata Baldomero Pacheco con la cañonera “Magallanes”. Efectuó el levantamiento del puerto Pilolcura y de la bahía San Quintín. Efectuó un reconocimiento del río San Tadeo.
  • 1908 el Ingeniero Emilio de Vidts a bordo del escampavía “Pisagua” bajo el mando del comandante Almanzor Hernández y la draga Rhin al mando del capitán Bracey Wilson efectuó el levantamiento y estudio geológico del istmo de Ofqui y bahía San Quintín.
  • 1910, el capitán de fragata Ismael Huerta con el escampavía “Toro” efectuó el levantamiento del canal Tenglo, de los puertos Queilén, Quellón e Italiano y de la bahía Tictoc.
  • 1917, el capitán de fragata José Toribio Merino con la corbeta “Baquedano” en el golfo de Tres Montes efectuó el levantamiento de los senos Hoppner y Holloway y el plano de los puertos Barroso (ex- Otway) y Slight.
  • 1921, el capitán de Navío Ismael Huerta con el crucero “Zenteno” efectuó el levantamiento de las bahías de Ancud, Cochamó y Ralún y de los puertos Doca, Castro y Chonchi.
  • 1923-24, el comandante Enrique Costa Pellé con el crucero “Blanco Encalada” efectuó la rectificación de la línea de la costa y sondaje del canal Utarupa, de la isla Inchemó y las bahías Anna pink y boca Wickham.
  • 1924, el teniente Alfredo Prorromant con la escampavía “Yelcho” efectuó la rectificación de la linea de la costa y sondaje de los canales Pérez y Baeza.
  • 1929, el capitán de corbeta Carlos Cortés efectuó la rectificación de la costa norte del canal de Chacao y situó la isla Campana Chica.
  • 1931, el comandante Gastón Kulczewski efectuó la rectificación de la costa y sondaje de los canales Costa y Elefantes.
  • 1934, el comandante Arturo Young con la corbeta “Baquedano” efectuó el levantamiento del estero y puerto Cuptana y el sondaje de puerto Cisnes y caleta Iris.
  • 1935, el teniente A. Fermandois con la escampavía “Galvarino” efectuó el levantamiento de puerto Puyuguapi.
  • 1936, el teniente 1° Fernando Germain efectuó el levantamiento de caleta Andrade en la isla Llancahué y la rectificación de la costa de la entrada a la bahía Anna Pink y del canal Pilcomayo.
  • 1936-39, el comandante Gabriel Rojas con la escampavía “Sobenes” rectificación de la línea de la costa de los canales Pérez, Baeza, Errázuriz y Chacabuco y exploró el canal Temuán.
  • 1942, el capitán de corbeta Harold Foxley con la escampavía “Galvarino” efectuó el levantamiento de la línea de la costa del canal Ferronave y de los pasos Pomar y Las Huichas.
  • 1948, el capitán de corbeta José Costa F. con el buque hidrográfico “Vidal Gormáz” efectuó la rectificación de la línea de la costa y sondaje del canal Ferronave y el reconocimiento del estero Francisco, bahía Erasmo y puerto Grosse.
  • 1949, el capitán de corbeta Guillermo Barros G. con la barcaza “Goicolea” efectuó la rectificación de la línea de costa del canal Pérez Sur.
  • 1949, el capitán de fragata Alberto Andrade T. con la barcaza “Téllez” efectuó el levantamiento del río y puerto Aysén y propuso el balizamiento del sector.
  • 1949, el capitán de corbeta Boris Kopaitic con la corbeta “Casma” el levantamiento del río Aysén.
  • 1951, el capitán de alta mar Ernesto Ruiz con el vapor “Millabú” efectuó el levantamiento y sondaje del seno Clemente localizado en la isla Clemente.
  • 1951, el capitán de corbeta Juan Bascopé con la corbeta “Casma” efectuó el levantamiento de la línea de la costa del cabo Almán y de las caletas Mena y Sorpresa.
  • 1952-53, las corbetas Casma y Chipana puestas a disposición del Instituto Geográfico Militar cooperaron en la Triangulación Geodésica de Primer Orden en la zona sur de Puerto Montt.
  • 1954, el capitán de corbeta Arturo Ricke S. participa con el Instituto Geográfico Militar en la Triangulación Geodésica en el canal Moraleda.
  • 1958, el capitán de navío Ramón Barros G. con el BMS “Araucano”, la corbeta Casma y los patrulleros Lautaro y Leucotón efectúan el levantamiento del canal Moraleda y de todos los canales laterales del archipiélago de los Chonos.
  • 1959-1960-1961-1962, se efectuaron sondajes desde el seno Aysén hasta el canal Tenglo por los canales interiores y el track recomendado desde Puerto Montt a Corral.
  • 1963-1964, el capitán de corbeta Guillermo Aldoney H. con el patrullero Leucotón efectuó el levantamiento de la zona de puerto Aguirre.
  • 1965 a 1968, se efectuaron sondajes y rectificaciones de la línea de la costa en diversas bahías y caletas.
  • 1969 a 1979, se efectuaron sondajes y rebuscas en los canales, bahías y caletas de la zona. [14]

Véase también[editar]

Notas[editar]

  1. Se recomienda leer este artículo teniendo a la vista un atlas y/o las cartas de navegación de las zonas que se mencionan.

Referencias[editar]

Bibliografía utilizada[editar]

Enlaces externos[editar]