Bogdán Jmelnitski

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Bogdan Jmelnytsky»)
Saltar a: navegación, búsqueda

Bogdán (Zinovi-Bogdán) Mijáilovich Jmelnitski (en ucraniano, Богдан Зиновій Михайлович Хмельницький; en polaco, Bohdan Zenobi Chmielnicki; en ruso, Богдан Хмельницкий) nació en Subotiv en el año 1595 y falleció el 6 de agosto de 1657. Fue un atamán de los cosacos de Zaporozhia en el Hetmanato cosaco. Lideró el levantamiento de 1648 contra la szlachta, la alta nobleza de la Mancomunidad Polaco-Lituana, con el objetivo de crear un estado independiente cosaco. En 1654 firmó el Tratado de Pereyáslav con el zar Alejo I de Rusia, lo que condujo en la práctica a una pérdida de la primera independencia de Ucrania dentro del Zarato ruso, y luego en el Imperio ruso y la Unión Soviética.

Orígenes y primas actividades[editar]

Jmelnitski, nacido en torno al 1595, provenía de una familia de la baja nobleza ortodoxa.[1] Pese a la religión de la familia, recibió una esmerada educación en un colegio jesuita de Jarosław.[1] Combatió como oficial en el Ejército polaco y fue capturado por los otomanos en Țuțora en 1620; pasó dos años en cautiverio.[1]

Al obtener la libertad, se retiró a su hacienda en Subotiv, donde, ya casado, se dedicó a acrecentar sus posesiones.[1] Por su lealtad al rey Vladislao IV Vasa durante las revueltas cosacas que estallaron en 1625 y 1638, este lo nombró canciller de la hueste de los cosacos zaporogos.[1] En 1646, formó parte de la delegación cosaca que acudió a tratar con el rey los preparativos de la guerra que se avecinaba con el Imperio otomano.[1]

Revuelta[editar]

En la primavera de 1648, acaudilló una revuelta cosaca, en realidad por rencillas con un vecino católico, Daniel Czapliński, que había talado su hacienda.[2] Jmelnitski acudió a los tribunales para denunciar a Czapliński, pero este contaba con poderosos valedores que impidieron que impidieron que obtuviese satisfacción y llegaron a amenazarlo con detenerlo.[3] Así las cosas, Jmelnitski huyó y se refugió entre los zaporogos que se habían reunido para emprender la esperada campaña contra los otomanos, que finalmente no tuvo lugar.[3] Jmelnitski persuadió a los cosacos para que lo nombrasen hetman, expulsasen a las fuerzas polacas y se aliasen con el Kanato de Crimea, que debía proporcionar la caballería de la que carecían los propios cosacos.[3]

La liga cosaco-tártara batió en varios choques a las fuerzas polacas: el 16 de mayo de 1648, las derrotó en la batalla de Zhovti Vody («aguas amarillas»), en las que los cosacos que combatían en las filas polacas cambiaron de bando.[3] Los mandos militares polacos, bisoños, decidieron abandonar las plazas fortificadas de la región y replegarse al oeste.[3] Alcanzados por Jmelnitski cerca de Korsun, fueron derrotados nuevamente el 26 de mayo y apresados.[3] La noticia de estas victorias avivó al rebelión, que se extendió por toda Ucrania.[3] Miles de voluntarios se unieron a sus fuerzas y se formaron bandas acaudilladas por notables locales que cometieron atrocidades contra polacos y judíos.[3] Los rebeldes saqueaban las iglesias católicas.[3] Los magnates polacos, que contaban con huestes propias, emprendieron la retirada al oeste, marcha a la que se unieron polacos, judíos, sacerdotes católicos y miembros de la baja nobleza polaca de la región.[3] En su marcha, las bandas armadas de los nobles cometieron también tropelías contra los rutenos.[3]

Representación decimonónica de la entrada de Jmelnitski en Kiev, desde donde gobernó los territorios sublevados contra Polonia-Lituania.

En julio, en medio de las deliberaciones para elegir al nuevo rey polaco, el Parlamento envió un ejército de cuarenta mil soldados —de ellos ocho mil mercenarios alemanes— a enfrentarse a los cuarenta mil soldados y otros tantos milicianos cosacos de Jmelnitski.[3] El intento de sofocar la rebelión resultó un nuevo fracaso para los polacos: mal mandado, el ejército fue vencido en la batalla de Pyliatvtsi el 23 de septiembre.[3] Este triunfo permitió a Jmelnitski continuar su avance hacia el oeste, ya sin oposición; para no saquear Leópolis y Zamość, obtuvo de las dos ciudades grandes rescates.[3]

Envió a los polacos unas exigencias bastante moderadas dada su posición de fuerza: estos debían confirmar los privilegios tradicionales de los cosacos, eliminar el control de la nobleza polaca de sus territorios, desmantelar las fortalezas que les impedían a los cosacos el acceso al mar Negro, abrogar la Unión de Brest y otorgar la amnistía a los rebeldes.[3] Detuvo su avance al oeste para que polacos y lituanos pudiesen elegir al nuevo monarca y luego se retiró a Kiev.[3] Cada vez más radical en su trato con los enviados polacos, continuó batiendo a las fuerzas enviadas contra él a principios de 1649.[4]

Privado de la alianza del kan crimeo İslâm III Giray por la hábil diplomacia del nuevo monarca polaco Juan II Casimiro Vasa, hubo de tratar con este.[4] El 18 de agosto alcanzó con él un acuerdo que otorgaba autonomía a los territorios que dominaba, permitía el mantenimiento de cuarenta mil tropas cosacas regulares, expulsaba a las polacas y a los judíos de las provincias de Chernigov, Bratislav y Kiev, reservaba los puestos de la administración regional a los cosacos y a la nobleza ortodoxa y concedía un escaño al metropolitano de Kiev en el Senado de la mancomunidad.[4] Se proclamó la amnistía de los rebeldes.[4] A cambio, los nobles polacos recuperaron sus haciendas y los campesinos fueron sometidos de nuevo a la servidumbre.[4] } Cada bando, sin embargo, consideró el pacto simplemente una tregua, y trató de reforzar su posición para imponerse al otro.[4]

Jeremi Wiśniowiecki, el mayor hacendado de Ucrania y paladín los extremistas, fue nombrado hetman del Ejército real y se le entregó un gran ejército de cien mil hombres, compuesto por levas de los nobles, ejércitos privados de estos, tropas regulares y milicias provinciales.[5] Este gran ejército venció a otro de igual tamaño de cosacos y tártaros en la batalla de Berestechko el 30 de junio de 1651.[6] Los tártaros, sin interés en la contienda, se retiraron de ella y apresaron a Jmelnitski que, sin embargo, obtuvo la libertad poco después.[6] La enconada resistencia cosaca al ejército real, el abandono de los nobles y sus contingentes de este y lo indeciso de los combates librados en Bila Tserkva llevaron a las partes enfrentadas a negociar un nuevo acuerdo que recortó los poderes de Jmelnitski.[6] De controlar tres provincias pasó a gobernar solo una, Kiev.[6] Y las tropas regulares cosacas se redujeron de cuarenta a veinte mil.[6]

De nuevo, el pacto fue temporal: en 1652 se reanudaron los combates.[6] Jmelnitski trató de obtener el Principado de Moldavia para su hijo Tymish (Timoteo) y derrotó a las fuerzas polacas que intentaron impedirlo.[6] Juan Casimiro reunió un nuevo ejército e invadió de nuevo los territorio ucranianos, pero quedó una vez más cercado por el enemigo y se libró de ser derrotado únicamente por la nueva retirada de los tártaros, como ya había sucedido en 1649.[6]

En octubre de 1653, los rusos por fin se decidieron a apoyar a Jmelnitski, que ya había entablado infructuosas negociaciones con ellos en 1648.[6] El Zemski Sobor aprobó el ingreso de las tierras ucranianas en el Zarato, si bien como unidad autónoma.[6] El pacto de Pereiaslav del 18 de enero de 1654 plasmó el acuerdo: Jmelnitski y luego otros ciento veintisiete mil cosacos en ciento diecisiete localidades juraron fidelidad al zar ruso, que se comprometía a respetar la autonomía del territorio del Hetmanato cosaco.[6] Las ciudades seguirían pudiendo elegir a sus funcionarios y cobrar los impuestos, que los rusos podían supervisar pero no cambiar.[7] Los rusos se comprometían también a enviar guarniciones a algunos puntos estratégicos y a subvencionar a la horda, que contaba oficialmente con sesenta mil soldados.[8] La nueva alianza desencadenó una nueva serie de combates en la región: los polacos invadieron Ucrania y los cosacos y rusos invadieron Bielorrusia, en donde el 24 de agosto de 1655 derrotaron a los lituanos en la batalla de Szepielewicze.[8] Los tártaros aprovecharon el cruento conflicto para saquear el territorio y hacer cautivos.[8]

Cuando el zar Alejo se arrogó el título de «zar de Bielorrusia», Jmelnitski trató de romper la alianza con los rusos y recuperar la independencia, coligándose con suecos, transilvanos y prusianos, en vano.[8] La cooperación con los rusos fue cada vez menor, y las disputas entre cosacos y rusos aumentaron.[9] Los primeros no estaban de acuerdo con el gobierno ruso de la parte de Bielorrusia que habían arrebatado a Polonia-Lituania y los segundos pusieron en duda el derecho de Jmelnitski de designar a su hijo heredero sin contar con su beneplácito.[9]

Cuando Bogdán falleció en 1657, sus principales lugartenientes desoyeron sus deseos, apartaron a su hijo y escogieron como hetman a uno de ellos, Iván Vigovski, que el 16 de septiembre de 1658 firmó el Tratado de Hadiach con los polaco-lituanos.[9]

Referencias[editar]

  1. a b c d e f Stone, 2001, p. 160.
  2. Stone, 2001, pp. 160-161.
  3. a b c d e f g h i j k l m n ñ o Stone, 2001, p. 161.
  4. a b c d e f Stone, 2001, p. 164.
  5. Stone, 2001, p. 161-165.
  6. a b c d e f g h i j k Stone, 2001, p. 165.
  7. Stone, 2001, pp. 165-166.
  8. a b c d Stone, 2001, p. 166.
  9. a b c Stone, 2001, p. 170.

Bibliografía[editar]