Boa constrictor

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Symbol question.svg
 
Boa constrictor
Columbian Red Tail Boa (Boa constrictor constrictor) (10642424253).jpg
Boa constrictor constrictor
Taxonomía
Reino: Animalia
Filo: Chordata
Clase: Sauropsida
Orden: Squamata
Suborden: Serpentes
Familia: Boidae
Subfamilia: Boinae
Género: Boa
Especie: Boa constrictor
Linnaeus, 1758
Especies
Véase el texto
[editar datos en Wikidata]

La boa constrictor (Boa constrictor) es una especie de serpiente de la familia de las boas (Boidae). Es una nativa de América, desde Argentina hasta el norte de México. Solo la subespecie Boa constrictor constrictor posee el final de su cola de un color rojizo (boa cola roja).

Vive en hábitats con poca cantidad de agua, como desiertos y sabana, a la vez que se la puede encontrar en bosques húmedos y terrenos de cultivo. Es un reptil tanto terrestre como arbóreo.

Nombres comunes[editar]

Es conocida también como mantona en el Perú y como mazacuata en Centroamérica, tragavenao, jiboia y lampalagua en América Latina, en Ecuador como Matacaballo y Tragavenado. También en algunas partes de México se le conoce como "limacoa"

Subespecies[editar]

Debido a la amplia extensión de terreno que ocupa, las poblaciones de Boa constrictor han adquirido determinadas características físicas específicas de cada región. Normalmente se suelen reconocer 10 subespecies:

Subespecies válidas[1] Autor taxón[1] Nombre común Distribución geográfica
B. c. amarali Stull, 1932 Boa de A maral Brasil, Bolivia y Paraguay[2]
B. c. constrictor Linnaeus, 1758 Boa de cola roja Sudamérica[2]
B. c. imperator Daudin, 1803 Mazacuata, Boa común América Central y norte de América del Sur[2]
B. c. longicauda Price & Russo, 1991 Boa de Tumbes Noroeste de Perú y suroccidente de Ecuador[2]
B. c. melanogaster Langhammer, 1983 Boa de Ecuador Ecuador y norte de Perú[3]
B. c. nebulosa (Lazell, 1964) Dominica[2]
B. c. occidentalis Philippi, 1873 Lampalagua Argentina, sudeste de Bolivia y Paraguay[2]
B. c. orophias Linnaeus, 1758 Boa de Santa Lucía Santa Lucía;[2]

Otras especies pasaron a integrar la sinonimia de B. c. imperator; estas son:

La más grande es Boa constrictor constrictor, habiéndose encontrado especímenes de más de 4 m en estado salvaje y caracterizada por el rojo brillante de su cola.

illustración de Boa constrictor eques (Eydoux & Souleyet 1842), sinónimo de B. c. imperator

Descripción[editar]

Miden entre 0,5 y 4 m, dependiendo de la subespecie y el sexo del animal, siendo las hembras normalmente mayores que los machos. El mayor ejemplar en cautividad es una hembra de 5,5 m de Surinam que se encuentra en el Zoo de San Diego.

Presenta una atractiva coloración que consiste en superficies dorsales de tonos rojizos que quedan dentro de un fondo que puede ser blanco, rosado, marrón o dorado, dependiendo de la subespecie o los cruzamientos llevados a cabo en cautividad. Durante los días próximos a la muda, las serpientes adquieren una piel de color grisáceo poco vistosa y sus ojos se vuelven de color blanco cremoso.

En la naturaleza es raro que vivan más de 20 años, aunque en cautividad pueden alcanzar los 30 con relativa facilidad. En el Jardín Zoológico de Filadelfia se registró el caso de una Boa constrictor que llegó a vivir 40 años 3 meses y 14 días.

Comportamiento[editar]

Boa constrictora alimentándose.

Son animales solitarios y nocturnos. Pasan el día escondidas entre las ramas de los árboles o en algún tronco hueco y salen a cazar al caer la noche. Les gusta trepar a los árboles y tender desde allí emboscadas a sus presas. También baja al suelo con frecuencia en busca de agua y es buena nadadora.

Debido a su mala visión, depende de sus escamas termosensibles (fosetas loreales) para detectar a sus presas. Entre ellas se incluyen lagartos, pájaros de tamaño moderado, zarigüeyas, murciélagos, ratas y ardillas. Sienten especial predilección por los murciélagos, a los que capturan desde los árboles en pleno vuelo. Mata a sus presas mediante constricción hasta estrangularlas.

Reproducción[editar]

Llegada la época de reproducción, la hembra comienza a segregar feromonas a través de su cloaca para atraer a los machos. La hembra adquiere una posición rígida característica mientras el macho se mueve lentamente a su alrededor, siempre atento a sus movimientos. Cuando la hembra se muestre receptiva, el macho comenzará a pasar por encima de ella y a constreñirla suavemente. La hembra no ovulará hasta que no haya dado comienzo este cortejo.

Tras un largo periodo de cortejo, el macho introduce uno de sus dos hemipenes en la cloaca de la hembra y deposita su esperma. Tras la cópula la hembra intensifica su nivel de melanina, tomando un color más oscuro para absorber más calor. Durante la gestación la hembra cambiará de muda y tras cuatro meses dará a luz entre 20 y 60 crías vivas de entre 30 y 40 cm. Los recién nacidos normalmente no empezarán a comer hasta que hayan tenido su primera muda.

Cautiverio[editar]

En los últimos años las boas constrictoras han ganado popularidad entre los amantes de las mascotas exóticas. Un problema que conllevan es el gran tamaño que llegan a alcanzar los animales adultos, especialmente la subespecie B. c. constrictor.

Referencias[editar]

  1. a b Sistema Integrado de Información Taxonómica. «'Boa constrictor' (TSN 209569)» (en inglés). 
  2. a b c d e f g «Boa constrictor Page». Boa-constrictors.com. Consultado el 15 de marzo de 2010. 
  3. «The Boa Constrictor Subspecies — Melanogaster». Boa-subspecies.com. Consultado el 15 de marzo de 2010. 
  4. Santoyo-Brito, Enrique (2007) Análisis taxonómico de las subespecies de Boa constrictor descritas para territorio mexicano. Bol. Soc. Herpetol. Mex. Vol. 15 (2): 45-47.

Enlaces externos[editar]