Biochar

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Carbón vegetal.

Biochar (de origen inglés, a partir de bio- y charcoal, "carbón vegetal"; también llamado 'biocarbón' en español) es el nombre que recibe el carbón vegetal cuando es empleado como enmienda para el suelo. Es decir, es biomasa de origen vegetal procesada por medio de la pirólisis. Este uso del carbón se está investigando como una forma de secuestrar carbono para reducir las emisiones de dióxido de carbono.[1]​ Por lo tanto, este sistema tiene el potencial de ayudar a mitigar el cambio climático.[2][3]​ Se afirma que el biochar puede incrementar la fertilidad en suelos ácidos (suelos con bajo pH), incrementar la productividad agrícola y brindar protección contra algunas enfermedades foliares y edáficas.[4]​ Además, se dice que podría ayudar a reducir la presión que se viene ejerciendo sobre los bosques.[5]​ Biochar es un material estable, rico en carbono, y puede perdurar en el suelo por miles de años.[1]

Historia[editar]

Los indígenas precolombinos de la Amazonia crearon un suelo de gran productividad conocido como tierra negra amazónica (en portugués, terra preta), que entre otros componentes contenía carbón vegetal. No está claro si este carbón se incorporaba al suelo con la intención de mejorar sus propiedades o de si se trata de un fenómeno accidental. Lo producían aplicando combustión latente con sus desechos agrícolas (por ejemplo, cubriendo vegetación ardiente con tierra)[6]​ en fosas o trincheras.[7]​ Siguiendo observaciones y experimentos, un equipo de investigadores en la Guayana francesa planteó la hipótesis de que la lombriz de tierra amazónica Pontoscolex corethrurus podría ser la agente principal en el proceso de pulverización e incorporación de los restos de carbón a la capa mineral del suelo.[8]

El término 'biochar' fue acuñado por Peter Read para definir al carbón usado como mejora del suelo.[9]

Producción[editar]

Biochar es un residuo alto en carbono y de grano fino que hoy en día es producido a través de modernos procesos de pirolisis, que es una descomposición directa de la biomasa por medio del calor y en ausencia de oxígeno —lo cual evita la combustión— para obtener una serie de productos sólidos (biochar), líquidos (biocombustible) y gaseosos (gas sintetizado). El rendimiento específico de la pirolisis depende de las condiciones del proceso, como la temperatura, y puede ser optimizado para producir tanto energía como biochar.[10]​ Temperaturas de 400–500 °C (752–932 °F) producen más carboncillo, mientras que temperaturas sobre 700 °C (1,292 °F) favorecen el rendimiento de los componentes líquidos y en gas para combustible.[11]​ La pirolisis ocurre más rápidamente con temperaturas más altas, típicamente requiere segundos en lugar de horas. Pirolisis de altas temperaturas también son conocidas como gasificación, y primordialmente producen gas sintetizado.[11]​ Los rendimientos típicos son 60% de biocombustible, 20% de biochar y 20% gas sintetizado. En comparación, pirolisis lentas pueden producir sustancialmente más carboncillo (~50%). Una vez iniciados, ambos procesos generan energía neta. Para entradas típicas, la energía necesaria para correr un pirolizador 'rápido' es de aproximadamente el 15% de la energía que sale.[12]​ Plantas modernas de pirolisis pueden usar el gas sintetizado que generan por medio del mismo proceso pirolítico y sacar de 3 a 9 veces la cantidad de energía necesaria para su funcionamiento.[7]

El método amazónico de fosa y trinchera [7]​ no produce ni biocombustible ni gas sintetizado y libera hacia el aire una gran cantidad de CO2, carbono negro, entre otros gases de invernadero (GEI) y potencialmente, toxinas. Los sistemas a escala comercial procesan desechos agrícolas, subproductos del papel e incluso desechos municipales y normalmente eliminan estos efectos secundarios al capturar y emplear los productos líquidos y gaseosos.

Sistemas móviles, centralizados y descentralizados[editar]

En un sistema centralizado, toda la biomasa de una región es llevada a una planta central de procesamiento. Alternativamente, cada agricultor o grupo de agricultores pueden operar un kiln de baja tecnología. Y finalmente, un camión equipado con un pirolizador puede moverse de un lugar a otro para pirolizar biomasa. La potencia del vehículo viene del flujo de gas sintetizado mientras que el biochar permanece en la finca. El biocombustible es enviado a una refinería o sitio de almacenamiento. Factores que influencian la escogencia del tipo de sistema incluyen el costo del transporte de los subproductos sólidos y líquidos, la cantidad de material que va a ser procesado y la capacidad de alimentar directamente al tendido eléctrico.

Para cultivos que no son exclusivamente para producción de biochar, la proporción de residuo/producto (PRP) y el factor de colección (FC) —el porcentaje de residuos que no se emplean para otras cosas—, miden la cantidad aproximada de materia prima que puede ser obtenida por pirolisis tras cosechar los productos primarios. Por ejemplo, Brasil cosecha aproximadamente 460 millones de toneladas de caña de azúcar anualmente,[13]​ con un PRP de 0.30 y un FC de 0.70 en ápices foliares de caña de azúcar que normalmente son quemados en el campo.[14]​ Esto traduce aproximadamente 100 millones de toneladas de residuo anual que podría ser pirolizado para generar energía y crear aditivos para el suelo. Si se añadiera el bagazo (desechos de la caña) (PRP=0.29 FC=1.0), que por el contrario es ineficientemente quemado en calderas, se incrementaría el total hasta 230 millones de toneladas de materia prima para pirolisis. Sin embargo, algunos residuos de las plantas deben permanecer en el suelo para evitar incremento en los costos y emisiones provenientes de los fertilizantes nitrogenados.[15]

Las tecnologías de pirolisis para procesamiento de biomasa foliar producen tanto biochar como gas sintetizado.[16]

Despolimerización termo-catalítica[editar]

De manera alternativa, la despolimerización termo-catalítica que utiliza microondas, recientemente ha sido usada de manera eficiente para convertir materia orgánica en biochar a escala industrial, produciendo ~50% de carboncillo.[17][18]

Usos[editar]

Sumidero de carbono[editar]

La quema y descomposición natural de biomasa y en particular los desechos agrícolas envían grandes cantidades de CO
2
a la atmósfera. Dado que biochar es un material estable, fijo, puede almacenar enormes cantidades de gases de invernadero en el suelo por siglos, reduciendo potencialmente el aumento en los niveles de gases de invernadero atmosférico; al mismo tiempo, su presencia en la tierra puede mejorar la calidad del agua, incrementar la fertilidad del suelo, elevar la productividad agrícola y reducir la presión sobre los bosques vírgenes.[19]

Biochar puede secuestrar carbono en el suelo por cientos y hasta miles de años, como el carbón mineral.[20][21][22][23][24]​ Una tecnología de carbono negativo impulsaría una retirada neta de CO2 de la atmósfera, al mismo tiempo que se produce y consume energía.”[cita requerida] Esta técnica es recomendada por prominentes científicos como James Hansen, director del Instituto Goddard para estudios espaciales de la NASA,[25]​ o James Lovelock, creador de la hipótesis Gaia para la mitigación del calentamiento global a través de la remediación de gases de efecto invernadero.[26]

Los investigadores han estimado que un uso sostenible de biochar podría reducir las emisiones globales netas de dióxido de carbono (CO
2
), metano y óxido nitroso hasta en 1.8 Pg de CO
2
-C equivalente
(CO
2
-Ce) por año (12% de las actuales emisiones CO
2
-Ce generadas por el hombre; 1 Pg=1 Gt), y las emisiones totales netas durante el transcurso del próximo siglo por 130 Pg CO
2
-Ce, sin poner en riesgo la seguridad alimentaria, el hábitat, o la conservación del suelo.[27]

Enmienda para el suelo[editar]

Biochar es reconocido como proveedor de numerosos beneficios para la salud del suelo. Muchos de ellos se deben a su naturaleza extremadamente porosa. Se ha encontrado que tal estructura es muy efectiva para retener tanto agua como nutrientes hidrosolubles. La edafóloga Elaine Ingham resalta[28]​ la idoneidad del biochar como hábitat para innumerables microorganismos benéficos del suelo. Ella señala que cuando se han incorporado previamente estos microorganismos benéficos biochar se vuelve una enmienda poderosamente efectiva en la formación de suelos ricos, y por ende, plantas más saludables.

También se ha visto que biochar es capaz de reducir el filtrado de E-coli a través de suelos arenosos dependiendo de su tasa de aplicación, materias primas, temperatura de la pirolisis, contenido de humedad del suelo, textura de éste y propiedades superficiales de la bacteria.[29][30][31]

Para plantas que requieren altos contenidos de potasa y pHs elevados,[32]​ biochar puede usarse como enmienda edáfica para mejorar su rendimiento.

Biochar puede mejorar la calidad del agua, reducir las emisiones edáficas de gases de invernadero, reducir el lixiviado de nutrientes, reducir la acidez del suelo y disminuir la necesidad irrigación, así como la de fertilización.[33]​ También se encontró en circunstancias muy particulares que biochar induce respuestas sistémicas en las plantas ante enfermedades fungosas y que mejora la respuesta de las plantas ante otras enfermedades causadas por patógenos originados en el suelo.[34][35][36]

Los numerosos impactos del biochar pueden estar condicionados a sus propiedades,[37]​ así como a la cantidad que se haya aplicado,[36]​ y todavía se necesita mucha investigación respecto a sus propiedades sobre otras aplicaciones de importancia.[38]​ Su impacto también puede depender de condiciones regionales incluyendo tipo de suelo, su condición (empobrecido o saludable), temperatura y humedad.[39]​ Adiciones bajas de biochar en el suelo pueden reducir las emisiones de óxido nitroso N
2
O
[40]​ hasta en un 80% y eliminar las emisiones de metano, ambas generadoras más potentes de gases de efecto invernadero que el CO2.[41]

Estudios han reportado efectos positivos del biochar en la producción de cultivos sobre suelos degradados y pobres en nutrientes.[42]​ Biochar puede ser diseñado con cualidades específicas para atender distintos requerimientos en los suelos.[43]​ Biochar reduce el lixiviado de nutrientes críticos, estimula en los cultivos un consumo de nutrientes más eficiente, y contribuye a que haya mayor disponibilidad de éstos en el suelo.[44]​ En cantidades de 10% biochar redujo niveles de contaminación en plantas hasta en un 80%, al mismo que tiempo que redujo el contenido total de clordano y DDX en las plantas en un 68 y 79% respectivamente.[45]​ Por otro lado, debido a su altísima capacidad de absorción, biochar puede reducir la eficacia de los biocidas aplicados en el suelo que se usan para el control de malezas y enfermedades.[46][47]​ En áreas de gran superficie puede ser particularmente problemático sobre este último aspecto; se necesita más investigación sobre los efectos a largo plazo en la adición de biochar dentro de estas condiciones.[46]

"Corta y carboniza"[editar]

Cambiar en Brasil la técnica agrícola de "corta y quema" a una de "corta y carboniza" puede reducir tanto la deforestación de la cuenca amazónica y la emisión de dióxido de carbono, así como incrementar los rendimientos en las cosechas. El "corta y quema" deja sólo un 3% de carbono del material orgánico en el suelo.[48]

"Corta y carboniza" puede mantener hasta un 50% del carbono en una forma altamente estable.[49]​ Incorporar biochar en el suelo en lugar de removerlo todo para producción de energía reduce la necesidad de fertilizantes nitrogenados, ahorrando costos y emisiones por la producción, transporte y utilización de fertilizantes.[50]​ Al mejorar la disposición del suelo para ser cultivado, éstos logran sostener buenas producciones de manera indefinida, mientras que los suelos no enriquecidos se vuelven rápidamente deficitarios de nutrientes, obligando a los agricultores a abandonar los campos y produciendo un ciclo continuo de "corta y quema", además de la progresiva pérdida del bosque tropical. Usando pirolisis para producir bioenergía también está el beneficio agregado de no requerir los cambios en infraestructura que, por ejemplo, el procesamiento de biomasa para etanol celulósico realiza. Adicionalmente, el biochar producido podría ser utilizando por la maquinaria que actualmente se emplea para labrar el suelo, o por los equipos para fertilización.[51]

Retención de agua[editar]

Biochar es un material muy valioso para el suelo en muchas locaciones debido a su habilidad de atraer y retener agua. Esto es posible debido a su estructura porosa y su área de gran superficie.[52]​ Como resultado, nutrientes, fósforos y agroquímicos son retenidos para beneficio de las plantas. Todo esto redunda en plantas más saludables y menos lixiviación de fertilizantes sobre la superficie y hacia las aguas subterráneas.

Producción de energía: biocombustible y gas sintetizado[editar]

Las unidades móviles de pirolisis pueden ser usadas para disminuir los costos de transporte de biomasa si el biochar es reincorporado al suelo y la corriente de sintegas se usa para mover el proceso.[53][54]​ No obstante los biocombustibles contienen ácidos orgánicos que son corrosivos para los contenedores de acero, poseen un alto contenido de vapor de agua que perjudica la ignición, y a menos que se limpien cuidadosamente, pueden contener partículas de biochar que bloquearían los inyectores.[55]

Si biochar se emplea para la producción de energía más que para enmendar el suelo, puede sustituirse por cualquier aplicación que utilice carbón mineral. La pirolisis puede llegar a ser el mayor medio costo-efectivo para generar electricidad a partir de biomaterial.[56]

Beneficios directos e indirectos[editar]

  • La pirolisis de bosque o de biomasa derivada de los residuos agrícolas genera un biocombustible sin par, aunado a la producción de cultivos.
  • Biochar es un subproducto de la pirolisis que puede ser incorporado a los suelos en campos de cultivos para aumentar su fertilidad, estabilidad, y para secuestrar carbono a mediano y largo término. Biochar ha tenido una mejora notable en suelos tropicales que muestran efectos positivos en el aumento de la fertilidad del suelo y en la mejora de la resistencia a las enfermedades en suelos de Europa Occidental.[57]
  • Biochar favorece los procesos naturales: la biósfera captura CO
    2
    , especialmente a través de la producción vegetal, pero sólo una pequeña porción es secuestrada de manera estable para un tiempo relativamente largo (suelo, madera, etc.).
  • La producción de biomasa para obtener biocombustibles y biochar para secuestro de carbono en el suelo es un proceso carbono negativo; por ejemplo, se remueve más CO
    2
    de la atmósfera del que se libera, habilitando de ese modo un secuestro a largo término.[58]

Investigación[editar]

Actualmente se están llevando a cabo en todo el mundo intensivas investigaciones sobre los múltiples aspectos que se pueden aprovechar de la pirolisis y el biochar. Desde 2005 hasta 2012, se publicaron 1,038 artículos que incluían la palabra 'biochar' o 'bio-char' en el espacio que le ha sido indexado dentro de la ISI Web of Science.[59]​ Trabajan en ello instituciones de todo tipo como la Universidad de Cornell, la Universidad de Edimburgo (donde se encuentra una de las unidades investigativas más dedicadas),[60]​ y la Organización para la Investigación Agrícola (ARO) de Israel, Centro Volcani, donde se estableció una red internacional de investigadores enfocados en biochar a principios de 2009 (iBRN, Israel Biochar Researchers Network).

Estudiantes del Instituto de Tecnología Stevens en Nueva Jersey están desarrollando supercondensadores que usan electrodos elaborados a partir de biochar.[61]​ En un trabajo desarrollado por investigadores de la Universidad de Florida se están llevando a cabo procesos que remueven los fosfatos del agua, producen gas metano aprovechable como combustible y un carbono cargado de fosfato que resulta óptimo para enriquecer el suelo.[62]

Sector comercial emergente[editar]

Según cálculos la reducción de emisiones puede ser 12 a 84% mayor si biochar es reincorporado en el suelo en lugar de quemarse para uso como combustible fósil. Por lo tanto el secuestro con biochar ofrece una oportunidad para mover la bioenergía hacia una industria de carbono negativo.[63]

Johannes Lehmann de la Universidad de Cornell, estima que la pirolisis puede ser costo-efectiva para una combinación de secuestro y producción de energía cuando el costo de una tonelada de CO
2
alcanza los $37.[63]​ Desde mediados de febrero de 2010 el CO
2
se está tasando
a $16.82/tonelada en la European Climate Exchange (ECX), de modo que emplear la pirolisis para la producción de bioenergía puede ser factible incluso si es más costosa que el combustible fósil.

Los actuales proyectos con biochar no generan un impacto significativo sobre el presupuesto global de carbono, aunque en la expansión de esta técnica se viene fomentando como un enfoque geoingenieril.[64]​ En mayo de 2009 el Fondo Biochar recibió una concesión del Fondo para los Bosques de la Cuenca del Congo con el fin de adelantar un proyecto en África central que busca, de manera simultánea, detener la deforestación, incrementar la seguridad alimentaria de las comunidades rurales, proveer energía renovable y secuestrar carbono.[cita requerida]

Tasas de aplicación entre 2,5 y 20 toneladas por hectárea parecen ser la cantidad requerida para lograr mejoras significativas en los campos con cultivos. Los costos del biochar en países desarrollados varían de $300–7000 por tonelada, generalmente demasiado altos para el agricultor/horticultor y de momento prohibitivos en cultivos de certificación orgánica. En países en vía de desarrollo, las restricciones sobre el biochar con fines agrícolas se relacionan más con la disponibilidad de biomasa y el tiempo de producción. Una alternativa es usar pequeñas cantidades de biochar en complejos de bajo costo para biochar y fertilización.[65]

Varias compañías en Norteamérica, Australia e Inglaterra, ya están vendiendo biochar o unidades para producirlo.[cita requerida]

En 2009, en una conferencia internacional sobre biochar se presentó una unidad móvil de pirolisis para aplicaciones agrícolas con alimentación específica de 450 Kg. La unidad tenía 3,6 m de largo por 2,1 m de altura.[66]

En agosto de 2009, tras algunas pruebas y un arranque inicial, se abrió una unidad de producción en Dunlap, Tennessee, a cargo de la corporación Mantria, pero luego fue apagada como parte de una investigación por esquema Ponzi.[67]

Véase también[editar]

Notas[editar]

  1. a b Lean, Geoffrey (7 de diciembre de 2008). «Ancient skills 'could reverse global warming'». The Independent. Archivado desde el original el 13 de septiembre de 2011. Consultado el 1 de octubre de 2011. 
  2. «Geoengineering the climate: science, governance and uncertainty». The Royal Society. 2009. Consultado el 22 de agosto de 2010. 
  3. Dominic Woolf, James E. Amonette, F. Alayne Street-Perrott, Johannes Lehmann, Stephen Joseph; Amonette; Street-Perrott; Lehmann; Joseph (August 2010). «Sustainable biochar to mitigate global climate change». Nature Communications 1 (5): 1-9. Bibcode:2010NatCo...1E..56W. ISSN 2041-1723. doi:10.1038/ncomms1053. 
  4. «Slash and Char». Consultado el 19 de septiembre de 2014. 
  5. Benoit Anthony Ndameu (November 2011). «Biochar Fund Trials in Cameroon: Hype and Unfulfilled Promises». Biofuelwatch. Consultado el 19 de octubre de 2012. 
  6. Solomon, Dawit, Johannes Lehmann, Janice Thies, Thorsten Schafer, Biqing Liang, James Kinyangi, Eduardo Neves, James Petersen, Flavio Luizao, and Jan Skjemstad, Molecular signature and sources of biochemical recalcitrance of organic carbone in Amazonian Dark Earths, 71 Geochemica et cosmochemica ACTA 2285, 2286 (2007)
  7. a b c Lehmann, 2007a, pp. 381–387
  8. Jean-François Ponge, Stéphanie Topoliantz, Sylvain Ballof, Jean-Pierre Rossi, Patrick Lavelle, Jean-Marie Betsch and Philippe Gaucher (2006). «Ingestion of charcoal by the Amazonian earthworm Pontoscolex corethrurus: a potential for tropical soil fertility» (PDF). Soil Biology and Biochemistry 38 (7): 2008-2009. doi:10.1016/j.soilbio.2005.12.024. 
  9. Read, Peter (27 de marzo de 2009). «This gift of nature is the best way to save us from climate catastrophe. Biochar schemes would remove carbon from the atmosphere and increase food supply, says Peter Read». Guardian (London). 
  10. Gaunt y Lehmann, 2008, pp. 4152, 4155 ("Assuming that the energy in syngas is converted to electricity with an efficiency of 35%, the recovery in the life cycle energy balance ranges from 92 to 274 kg CO2 MW-1 of electricity generated where the pyrolysis process is optimized for energy and 120 to 360 kg CO2MW-1 where biochar is applied to land. This compares to emissions of 600–900 kg CO2 MW-1 for fossil-fuel-based technologies.)
  11. a b Winsley, Peter (2007). «Biochar and bioenergy production for climate change mitigation». New Zealand Science Review 64.  (See Table 1 for differences in output for Fast, Intermediate, Slow, and Gasification).
  12. Laird, 2008, pp. 100, 178–181 "The energy required to operate a fast pyrolyzer is ∼15% of the total energy that can be derived from the dry biomass. Modern systems are designed to use the syngas generated by the pyrolyzer to provide all the energy needs of the pyrolyzer."
  13. «Production Quantity Of Sugar Cane In Brazil In 2006». FAOSTAT. 2006. Consultado el 1 de julio de 2008. 
  14. Perera, K.K.C.K., P.G. Rathnasiri, S.A.S. Senarath, A.G.T. Sugathapala, S.C. Bhattacharya, and P. Abdul Salam, Assessment of sustainable energy potential of non-plantation biomass resources in Sri Lanka, 29 Biomass & Bioenergy 199, 204 (2005) (showing RPRs for numerous plants, describing method for determining available agricultural waste for energy and char production).
  15. Laird, 2008, pp. 179 "Much of the current scientific debate on the harvesting of biomass for bioenergy is focused on how much can be harvested without doing too much damage."
  16. Jorapur, Rajeev; Rajvanshi, Anil K. (1997). «Sugarcane leaf-bagasse gasifier for industrial heating applications». Biomass and Bioenergy 13 (3): 141. doi:10.1016/S0961-9534(97)00014-7. 
  17. Karagöz, Selhan; Bhaskar, Thallada; Muto, Akinori; Sakata, Yusaku; Oshiki, Toshiyuki; Kishimoto, Tamiya (1 de abril de 2005). «Low-temperature catalytic hydrothermal treatment of wood biomass: analysis of liquid products». Chemical Engineering Journal 108 (1–2): 127-137. ISSN 1385-8947. doi:10.1016/j.cej.2005.01.007. Consultado el 23 de septiembre de 2011. 
  18. Jha, Alok (13 de marzo de 2009). «'Biochar' goes industrial with giant microwaves to lock carbon in charcoal». The Guardian. Consultado el 23 de septiembre de 2011. 
  19. Laird, 2008, pp. 100, 178–181
  20. Lehmann, Johannes. «Terra Preta de Indio». Soil Biochemistry (internal citations omitted).  Not only do biochar-enriched soils contain more carbon - 150gC/kg compared to 20-30gC/kg in surrounding soils - but biochar-enriched soils are, on average, more than twice as deep as surrounding soils.[cita requerida]
  21. Lehmann, 2007b "this sequestration can be taken a step further by heating the plant biomass without oxygen (a process known as low-temperature pyrolysis)."
  22. Lehmann, 2007a, pp. 381, 385 "pyrolysis produces 3–9 times more energy than is invested in generating the energy. At the same time, about half of the carbon can be sequestered in soil. The total carbon stored in these soils can be one order of magnitude higher than adjacent soils.
  23. Winsley, Peter (2007). «Biochar and Bioenergy Production for Climate Change Mitigation» (PDF). New Zealand Science Review 64 (5): 5. 
  24. Kern, Dirse C. (9–15 July 2006). «New Dark Earth Experiment in the Tailandia City – Para-Brazil: The Dream of Wim Sombroek». 18th World Congress of Soil Science. 
  25. Hamilton, Tyler (22 de junio de 2009). «Sole option is to adapt, climate author says». The Star (Toronto). 
  26. Vince, 2009
  27. «Sustainable biochar to mitigate global climate change». Nature Communications. 2010. 
  28. Ingham, Elaine with Elaine Ingham,(2015)
  29. Bolster, C.H., and Abit, S.M. (2012) Biochar pyrolyzed at two temperatures affects Escherichia coli transport through a sandy soil. Journal of Environmental Quality 41:124-133
  30. Abit, S.M., Bolster, C.H., Cai, P., and Walker, S.L. (2012) Influence of feedstock and pyrolysis temperature of biochar amendments on transport of Escherichia coli in saturated and unsaturated soil. Environmental Science and Technology 46:8097-8105
  31. Abit, S.M., Bolster, C.H., Cantrell, K.B., Flores, J.Q., and Walker, S.L. (2014) Transport of Escherichia coli, Salmonella typhimurium, and microspheres in biochar-amended soils with different textures. Journal of Environmental Quality 43:371-378
  32. Lehmann, Johannes, and Jose Pereira da Silva Jr., Christoph Steiner, Thomas Nehls, Wolfgang Zech, & Bruno Glaser, Nutrient availability and leaching in an archaeological Anthrosol and a Ferralsol of the Central Amazon basin: fertilizer, manure and charcoal amendments, 249 Plant & Soil 343, 355 (2003)
  33. Supra note 6; Day, Danny, Robert J. Evans, James W. Lee, and Don Reicosky, Economical CO
    2
    , SO
    x
    , and NO
    x
    capture from fossil-fuel utilization with combined renewable hydrogen production and large-scale carbon sequestration
    , 30 Energy 2558, 2560
  34. Elad, Y., Rav David, D., Meller Harel, Y., Borenshtein, M. , Kalifa Hananel, B., Silber, A., and Graber, E.R. (2010) Induction of systemic resistance in plants by biochar, a soil-applied carbon sequestering agent. Phytopathology 100, 913-921
  35. Meller Harel, Y., Elad, Y., Rav David, D., Borenstein, M., Schulcani, R., Lew, B., Graber, E.R. (2012) Biochar mediates systemic response of strawberry to foliar fungal pathogens. Plant and Soil, 357:245-257
  36. a b Jaiswal, A.K., Elad, Y., Graber, E.R., Frenkel, O. (2014). Rhizoctonia solani suppression and plant growth promotion in cucumber as affected by biochar pyrolysis temperature, feedstock and concentration. Soil Biology and Biochemistry, 69: 110-118
  37. Silber, A., Levkovitch, I., Graber, E. R. (2010) pH-dependent mineral release and surface properties of cornstraw biochar: Agronomic implications. Environmental Science & Technology 44: 9318-9323
  38. Glaser, Lehmann y Zech, 2002, pp. 224 note 7 "Three main factors influence the properties of charcoal: (1) the type of organic matter used for charring, (2) the charring environment (e.g. temperature, air), and (3) additions during the charring process. The source of charcoal material strongly influences the direct effects of charcoal amendments on nutrient contents and availability."
  39. Dr. Wardle points out that plant growth has been observed in tropical (depleted) soils by referencing Lehmann, but that in the boreal (high native soil organic matter content) forest this experiment was run in, it accelerated the native soil organic matter loss. Wardle, supra note 18. ("Although several studies have recognized the potential of black C for enhancing ecosystem carbone sequestration, our results show that these effects can be partially offset by its capacity to stimulate loss of native soil C, at least for boreal forests.") (internal citations omitted) (emphasis added).
  40. «Biochar decreased N2O emissions from soils». sior.ub.edu. Social Impact Open Repository. Consultado el 5 de septiembre de 2017. 
  41. Lehmann, 2007a, pp. note 3 at 384 "In greenhouse experiments, NOx emissions were reduced by 80% and methane emissions were completely suppressed with biochar additions of 20 g kg-1 (2%) to a forage grass stand."
  42. «Biochar fact sheet». 
  43. Novak, Jeff. Development of Designer Biochar to Remediate Specific Chemical and Physical Aspects of Degraded Soils. Proc. of North American Biochar Conference 2009, University of Colorado at Boulder. Florence: U.S. Department of Agriculture, 2009. 1-16. Print
  44. Julie, Major, Johannes Lehmann, Macro Rondon, and Susan J. Riha. Nutrient Leaching below the Rooting Zone Is Reduced by Biochar, the Hydrology of a Columbian Savanna Oxisol Is Unaffected. Proc. of North American Biochar Conference 2009, University of Colorado at Boulder. Ithaca: Cornell University Department of Crop and Soil Sciences, 2009. Print.
  45. Elmer, Wade, Jason C. White, and Joseph J. Pignatello. Impact of Biochar Addition to Soil on the Bioavailability of Chemicals Important in Agriculture. Rep. New Haven: University of Connecticut, 2009. Print.
  46. a b Graber, E.R., Tsechansky, L., Gerstl, Z., Lew, B. (2011) High surface area biochar negatively impacts herbicide efficacy. Plant and Soil, 353:95-106
  47. Graber, E.R., Tsechansky, L., Khanukov, J., Oka, Y. (2011) Sorption, volatilization and efficacy of the fumigant 1,3-dichloropropene in a biochar-amended soil. Soil Science Society of America Journal. 75(4) 1365-1373
  48. Glaser, Lehmann y Zech, 2002, pp. note 7 at 225 "The published data average at about 3% charcoal formation of the original biomass C."
  49. Biochar Sequestration In Terrestrial Ecosystems – A Review, by Johannes Lehmann, John Gaunt, and Marco Rondon. Mitigation and Adaptation Strategies for Global change 403, 404 (2006). supra note 11 at 407 ("If this woody above ground biomass were converted into biochar by means of simple kiln techniques and applied to soil, more than 50% of this carbon would be sequestered in a highly stable form.")
  50. Gaunt y Lehmann, 2008, pp. 4152 note 3 ("This results in increased crop yields in low-input agriculture and increased crop yield per unit of fertilizer applied (fertilizer efficiency) in high-input agriculture as well as reductions in off-site effects such as runoff, erosion, and gaseous losses.")
  51. Lehmann, 2007b, pp. note 9 at 143 "It can be mixed with manures or fertilizers and included in no-tillage methods, without the need for additional equipment."
  52. Terra Pretas: Charcoal Amendments Influence on Relict Soils and Modern Agriculture
  53. Badger y Fransham, 2006, pp. 322
  54. Michael Jacobson, Cedric Briens and Franco Berruti, "Lift tube technology for increasing heat transfer in an annular pyrolysis reactor", CFB’9, Hamburg, Germany, 13–16 May 2008.
  55. Yaman, Serdar, pyrolysis of biomass to produce fuels and chemical feedstocks, 45 Energy Conversion & MGMT 651, 659 (2003).
  56. Bridgwater, A. V., A.J. Toft, and J.G. Brammer, A techno-economic comparison of power production by biomass fast pyrolysis with gasification and combustion, 6 Renewable & Sustainable Energy Rev. 181, 231 ("the fast pyrolysis and diesel engine system is clearly the most economic of the novel systems at scales up to 15 MWe")
  57. SIOR. «Improvement of soil quality». Consultado el 2017. 
  58. Cornet A., Escadafal R., 2009. Is biochar "green"? CSFD Viewpoint. Montpellier, France. 8 pp.
  59. Verheijen, F.G.A., Graber, E.R., Ameloot, N., Bastos, A.C., Sohi, S. and Knicker, H. 2014. Biochars in soils: new insights and emerging research needs. Eur. J. Soil Science, 65: 22-27. DOI: 10.1111/ejss.12127.
  60. «Can Biochar save the planet?». University of Edinburgh. Consultado el 10 de marzo de 2009. 
  61. «A Cheaper, Greener Material for Supercapacitors». Stevens Institute of Technology. 2011. Consultado el 25 de mayo de 2011. 
  62. «Biochar" More Effective, Cheaper at Removing Phosphate from Water». University of Florida. 2011. Consultado el 18 de mayo de 2011. 
  63. a b Lehmann, 2007b, pp. 143, 144.
  64. Ananthaswamy, Anil, Microwave factory to act as carbon sink, NEW SCIENTIST, 1 October (2008) ("Retrieved on 12 December 2008)
    Biochar: Is the hype justified? By Roger Harrabin - Environment analyst, (09:20 GMT, Monday, 16 March 2009) BBC News
  65. Joseph, S., Graber, E.R., Chia, C., Munroe, P., Donne, S., Thomas, T., Nielsen, S., Marjo, C., Rutlidge, H., Pan, GX., Li, L., Taylor, P., Rawal, A., Hook, J. (2013). Shifting Paradigms on Biochar: Micro/Nano-structures and Soluble Components are Responsible for its Plant-Growth Promoting Ability. Carbon Management 4:323-343
  66. Austin, Anna (October 2009). «A New Climate Change Mitigation Tool». Biomass Magazine (BBI International). Consultado el 30 de octubre de 2009. 
  67. Blumenthal, Jeff (17 de noviembre de 2009). «Wragg, Knorr ordered to halt Mantria operations». Philadelphia Business Journal. 

Referencias[editar]

  • Badger, Phillip C.; Fransham, Peter (2006). «Use of mobile fast pyrolysis plants to densify biomass and reduce biomass handling costs—A preliminary assessment». Biomass & Bioenergy 30. 
  • Glaser, Bruno; Lehmann, Johannes; Zech, Wolfgang (2002). «Ameliorating physical and chemical properties of highly weathered soils in the tropics with charcoal – a review». Biology and Fertility of Soils 35. 
  • Woolf, Dominic, James E. Amonette, F. Alayne Street-Perrott, Johannes Lehmann, and Stephen Joseph. (2010). "Sustainable biochar to mitigate global climate change," Nature Communications 1 (5): 1-9. Available: http://www.nature.com/ncomms/journal/v1/n5/pdf/ncomms1053.pdf.
  • Graber, E.R. and Elad, Y. (2013) Biochar Impact on Plant Resistance to Disease. Chapter 2, In Biochar and Soil Biota, Ed. Natalia Ladygina, CRC Press, Boca Raton, Florida, pp. 41–68
  • Ameloot, N., Graber, E.R., Verheijen, F., De Neve, S. (2013). Effect of soil organisms on biochar stability in soil: Review and research needs. Eur. J. Soil Science, 64: 379-390
  • Jeffery, S., Verheijen, F.G.A., van der Velde, M., Bastos, A.C. 2011. A quantitative review of the effects of biochar application to soils on crop productivity using meta-analysis. Agriculture, Ecosystems and the Environment, v. 144: 175-187

Enlaces externos[editar]