Bencomo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Benchomo
Bencomo.jpg
Estatua de bronce de Benchomo situada en la plaza de la Patrona de Canarias, en Candelaria (Tenerife).
Nacimiento c. 1425
Tenerife (Canarias)
Fallecimiento 14 de noviembre de 1495
La Laguna, Tenerife (Canarias)
Causa de muerte Muerto en combate
Otros nombres Benitomo, Bencomo
Etnia Guanche
Ocupación Mencey de Taoro, caudillo de los bandos de guerra guanches
Años activo ¿?-1495
Conocido por Conquista castellana de Tenerife
Título Quebehi, Gran Rey
Predecesor Imobach
Sucesor Bentor
Cónyuge Hañagua o Archajagua
Hijos Bentor
¿Dácil?
¿Ruymán?
¿Rosalva o Ramagua?
Colla­rampa
Chachiñama
Padres Imobach
Caseloria
Familiares Tinguaro (hermano)

Bencomo, escrito también como Benitomo o Benchomo (De *we-n-ytum > benchom, conj. det. m. fig. ‘ambicioso’.), fue un líder guanche del menceyato de Taoro en el siglo xv, protagonista de los acontecimientos de la conquista europea de Tenerife al dirigir la resistencia isleña. Era el mencey más poderoso de la isla, siendo tratado por los europeos con el apelativo de Gran Rey y por los guanches de quebehí, 'alteza'.[1] El origen del nombre 'Bencomo' se supone en una posible lectura errada que consideró la versión original 'Benchomo' como un cultismo latino (ch > k/c, como se usaba en términos latino-helénicos en el castellano medieval)[2] .

Biografía[editar]

Para el historiador Tomás Arias Marín de Cubas, Benchomo tenía al morir «casi o más de setenta años»,[3] por lo que su nacimiento se produjo en torno al año 1425.

En el momento que precede a la conquista, la isla de Tenerife se hallaba en un conflicto entre los distintos menceyatos. Benchomo pretendía constituir un poder hegemónico en toda la isla, lo que produjo un enfrentamiento con los menceyatos del sur, de menor riqueza ecológica. La presencia europea en las islas había ido acelerando un proceso de progresiva complejización en la organización del poder, tendente a una mayor jerarquización.[cita requerida]

A la llegada del ejército conquistador al mando de Alonso Fernández de Lugo en mayo de 1494, Benchomo se aprestó a rechazar la invasión desde un primer momento. Poco después del desembarco en Añazo, Lugo se desplazó a la Laguna, donde lo esperaba el mencey de Taoro con numerosos guerreros. Allí se entabló parlamento, ofreciendo Lugo, según algunos historiadores, amistad, conversión al cristianismo y sometimiento a los Reyes de Castilla. Benchomo aceptó lo primero, se extrañó de lo segundo y se ofendió por lo tercero, resultando enemigas ambas partes. Benchomo se retiró a su territorio, donde recabó la ayuda de los demás menceyes de la isla, uniéndosele los de Tegueste, Tacoronte, Icod y Daute, formando así los bandos de guerra.[1]

Benchomo dirigiría en persona los enfrentamientos consiguientes, destacándose la conocida como Matanza de Acentejo a finales de ese mes de mayo. El mencey planeó cercar a los castellanos en el barranco de Acentejo, enviando a su hermano Tinguaro con trescientos guerreros por los altos de la zona para partir el ejército conquistador en dos, estando él mismo al frente del grueso de las fuerzas guanches que atacarían la vanguardia. De esta batalla resultaron terriblemente derrotados los conquistadores, teniendo Lugo que retirarse de la isla.[1]

En 1495 regresan los conquistadores, y Benchomo vuelve a reunir sus fuerzas para enfrentarse nuevamente a la invasión. El 14 de noviembre tuvo lugar la conocida como batalla de la Laguna. Según los historiadores, Benchomo, crecido por la anterior victoria, planteó hacer frente a los conquistadores en las llanuras próximas a la Laguna, enviando a su vez a trescientos o cuatrocientos guerreros inadvertidamente hacia Añazo por el barranco de Tahodio para que cortaran la retirada de las tropas castellanas.[1] El mencey ordenó entonces sus fuerzas en tres partes: el centro, dirigido por él mismo, el ala derecha, por Acaimo de Tacoronte, y el ala izquierda por Tinguaro.[4]

Después de horas de refriega, se impusieron los conquistadores, resultando malherido el propio mencey Benchomo, que moriría en el campo de batalla.[1] Sin embargo, su muerte y la de su hermano Tinguaro se superponen en algunos historiadores e igualmente se pone en duda el nombre del soldado responsable de su caída.[4] El fraile-historiador Alonso de Espinosa cita al respecto:

«Entre otros peleó ese día valentísimamente el rey de Taoro, porque con una alabarda, dicen se defendió de siete hombres de a caballo, y al cabo se escapó dentre ellos y se subió por la cuesta de San Roque. Mas aunque destos se escapó, no pudo escaparse de un fulano de Buendía, que sin conocerlo ni saber que era rey (aunque él en su lengua se lo decía ser el Mencey, que es rey), como no lo entendiese, no le valió su reinado, que le pasó con la lanza en un barranquillo estrecho, do quedó...»

Historia de Nuestra Señora de Candelaria. Fray Alonso de Espinosa.[5]

Tras la muerte de Benchomo, los supervivientes eligieron a su hijo Bentor como mencey de Taoro y líder de la resistencia.[1]

Nombre cristiano[editar]

Algunos historiadores y genealogistas, siguiendo al poeta Antonio de Viana,[6] consideran que Benchomo sobrevivió a los enfrentamientos, rindiéndose en 1496 en el acto de sumisión conocido como Paz de Los Realejos, y que, tras ser bautizado, recibió el nombre de Cristóbal Hernández, a los que algunos incluyen el segundo apellido Benchomo o de Taoro.[7]

Familia y descendencia[editar]

Benchomo era hijo de Imobach, nieto de Betzenuhya y bisnieto de Tinerfe el Grande. Tenía un hermano, Tinguaro, que luchó a su lado durante la conquista castellana de Tenerife.

Se casó con Caseloria y juntos tuvieron tres hijos: Bentor, Dácil (bautizada luego como Mencía Bencomo) y María Bencomo. Sus nietos fueron Ruimán, Rosalva, y Collarampa (hijos de Bentor), Dácil o "Dácila" (quien se casó con el conquistador Fernán García Izquierdo y se bautizó como Catalina Izquierdo), Juan, María y Elvira Bencomo (hijos de Dácil Bencomo) y Catalina González (hija de María Bencomo).[8]

El apellido Bencomo[editar]

Bencomo es uno de los apellidos de origen guanche que perduran en la población canaria (según el INE, en 2011 había 1.410 personas con este apellido, principalmente en la provincia de Santa Cruz de Tenerife),[9] junto a otros como Tacoronte, Baute o Guanche.[10] Aunque la mayoría de los genealogistas los hacen descender del propio mencey de Taoro, según el investigador Leopoldo de la Rosa, este apellido aparece por primera vez a mediados del siglo xviii, y fue tomado por algunos descendientes de los antiguos menceyes de la isla tras la popularización de la figura de Bencomo en las obras de Fray Alonso de Espinosa y Antonio de Viana.[11]

Véase también[editar]

Bibliografía[editar]

  • Abreu Galindo, J. de, Historia de la conquista de las siete islas de Canarias, en A. Cioranescu (ed) Goya ediciones, Tenerife, 1977 ISBN 84-400-3645-0.
  • Marín de Cubas, T. Historia de las siete islas de Canaria, edición de Ángel de Juan Casañas y María Régulo Rodríguez; proemio de Juan Régulo Pérez; notas arqueológicas de Julio Cuenca Sanabría. Real Sociedad Económica de Amigos del País, Las Palmas de Gran Canaria, 1986 ISBN 84-398-7275-5
  • Bethencourt Alfonso, J. Historia del pueblo guanche: Tomo II. Etnografía y organización socio-política, Francisco Lemus Ed. La Laguna, 1991 ISBN 84-87973-05-1.
  • Espinosa, A. de, Historia de Nuestra Señora de Candelaria, en A. Cioranescu (ed) Goya ediciones, Santa Cruz de Tenerife, 1967 ISBN 84-400-3645-0.
  • Torriani, L. Descripción e historia del reino de las Islas Canarias, en A. Cioranescu (ed) Goya ediciones, Santa Cruz de Tenerife, 1978 ISBN 84-7181-336-X.
  • Viana, A. La Conquista de Tenerife, en A. Cioranescu (ed) Aula de Cultura de Tenerife, Cabildo Insular, 1968-1971.

Referencias[editar]

  1. a b c d e f Rumeu de Armas, Antonio (1975). «VI-VII-X». La Conquista de Tenerife (1494-1496) (1ª edición). Aula de Cultura de Tenerife. pp. 169-171; 175-194; 246-252. ISBN 84-500-7108-9. 
  2. http://insuloamaziq.blogspot.com.es/2012/08/benytomo.html
  3. Marín de Cubas, Tomás (1986). «XX». En Real Sociedad Económica de Amigos del País. Historia de Las Siete Islas de Canaria. Las Palmas de Gran Canaria. pp. 278. ISBN 84-398-7275-5. 
  4. a b Bonnet Reverón, Buenaventura (1948). «La batalla de La Laguna». Revista de historia (82-83). ISSN 0213-9464. 
  5. Espinosa, Fray Alonso de (1967). «VIII». En A. Cioranescu. Historia de Nuestra Señora de Candelaria. Santa Cruz de Tenerife: Goya Ediciones. pp. 109. ISBN 84-400-3645-0. 
  6. Viana, Antonio de (1968). «XVI». En Alejandro Cioranescu. La Conquista de Tenerife. Aula de Cultura de Tenerife. pp. 369. 
  7. Hardisson y Pizarroso, Emilio (1944). «Los menceyes y la tradición genealógica». Revista de historia 10 (068). ISSN 0213-9464. 
  8. Bethencourt Alfonso, Juan (1992). «Tomo II». En Francisco Lemus. Historia del pueblo guanche (2ª edición). San Cristóbal de La Laguna. pp. 147. ISBN 84-87973-05-1. 
  9. Frecuencia por provincia de nacimiento del apellido Bencomo Instituto Nacional de Estadística (INE)
  10. Rosa Olivera, Leopoldo de la (1977). «La familia del Rey Bentor». Anuario de estudios atlánticos (23). ISSN 0570-4065. 
  11. Rosa Olivera, Leopoldo de la (1979). «El Rey Don Diego de Adexe y su familia». Anuario de estudios atlánticos (25). ISSN 0570-4065.