Paz de Los Realejos

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
La Rendición de los Menceyes Guanches a Alonso Fernández de Lugo, por Carlos Acosta, 1764.

Paz de Los Realejos es el nombre dado modernamente al episodio de la conquista castellana de la isla de Tenerife —Canarias— en que los reyes guanches se rinden definitivamente a los conquistadores tras las derrotas sufridas en las batallas de Aguere y en la segunda de Acentejo.

El nombre proviene de haber sido en la zona donde modernamente se encuentra la población de Los Realejos.

El primer autor que hace referencia a este pacto es el poeta Antonio de Viana, quien publicó su poema épico sobre la conquista de Tenerife en 1604. Viana narra cómo después de la derrota sufrida por los guanches en la batalla de Aguere, el mencey Bencomo de Taoro acude al campamento de los castellanos el 25 de julio de 1496 y pide paces al capitán conquistador Alonso Fernández de Lugo a cambio de que dejara en libertad a los guanches. Lugo acepta, y posteriormente se sumarían al pacto los demás reyes de la isla dándose por concluida la conquista de la isla y por ende, la de Canarias.[1]

Sin embargo, estos hechos narrados por Viana no cuentan con respaldo documental, puesto que el poeta mezcla hechos históricos con otros imaginarios para dar cuerpo a su obra. Por ejemplo, está documentado en textos contemporáneos a los hechos que el rey Bencomo o Benitomo murió en la batalla de Aguere.[2]

Posteriormente, otros autores como Juan Núñez de la Peña o José de Viera y Clavijo incluyeron este episodio siguiendo al poeta Viana, introduciéndolo en la historiografía canaria.[3][2][4][5]

Lo cierto es que para los historiadores modernos la sumisión de los menceyes de los denominados «bandos de guerra» —Taoro, Tacoronte, Tegueste, Icod y Daute— dio por finalizada oficialmente la conquista de Tenerife, si bien continuaron las operaciones de pacificación durante algún tiempo. Para el profesor Juan Álvarez Delgado esta rendición de los menceyes se dio en la primera mitad del mes de marzo de 1496,[6]​ mientras que para el historiador Antonio Rumeu de Armas fue en el mes de mayo.[2]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Viana, Antonio de (1968-1971) [1604]. Alejandro Cioranescu, ed. Conquista de Tenerife. Santa Cruz de Tenerife: Aula de Cultura del Cabildo Insular de Tenerife. 
  2. a b c Rumeu de Armas, Antonio (1975). La Conquista de Tenerife (1494-1496). Santa Cruz de Tenerife: Cabildo Insular de Tenerife. ISBN 84-500-7108-9. 
  3. Cioranescu, Alejandro (1970). «El poema de Antonio de Viana». Anuario de Estudios Atlánticos (Las Palmas de Gran Canaria: Patronato de la Casa de Colón) (16): 67-144. ISSN 0570-4065. 
  4. Viera y Clavijo, José de (1950-1952) [1772]. Elías Serra Rafols, ed. Noticias de la historia general de las Islas Canarias. Santa Cruz de Tenerife: Goya Ediciones. 
  5. Núñez de la Peña, Juan (1847) [1676]. Conquista y antiguedades de las islas de la Gran Canaria y su descripción, con muchas advertencias de sus privilegios, conquistadores, pobladores, y otras particularidades en la muy poderosa isla de Tenerife. Santa Cruz de Tenerife: Imprenta Isleña. 
  6. Álvarez Delgado, Juan (1961). «La conquista de Tenerife: un reajuste de datos hasta 1496 (conclusión)». Revista de Historia Canaria (San Cristóbal de La Laguna: Universidad de La Laguna) (133-134): 6-65. ISSN 0213-9472. Consultado el 10 de agosto de 2019.