Dácil

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Dácil
Fuente Princesa Dácil 2.jpg
Estatua de Dácil en La Orotava
Información personal
Nacimiento ¿?
Tenerife
Fallecimiento ¿?
¿?
Residencia Taoro
Etnia Guanche
Familia
Padres Bencomo
Jañagua
Cónyuge Gonzalo del Castillo
Familiares Tinguaro (tío), Bentor (hermano)
Información profesional
Conocida por Conquista de Tenerife

Dácil o Dacila es el nombre de una aborigen guanche de la isla de Tenerife, hija del rey o mencey Bencomo durante la conquista europea de las islas Canarias en el siglo xv.

Se trata de una de las protagonistas del poema épico Antigüedades de las Islas Afortunadas de Antonio de Viana, publicado en 1604, estando considerada por algunos historiadores modernos como un personaje ficticio.[1][2][3][4]

Según otros investigadores el personaje existió pero la leyenda es falsa, ya que Dácil, hija de Bencomo y bautizada como Doña Mencia Bencomo, casaría con Adjoña, antiguo mencey de Abona bautizado como Gaspar Hernández. Mientras que la otra hija de Bencomo se casó con Juan Doramas, hijo del héroe de Gran Canaria Doramas.[5]

Algunos autores traducen el nombre de Dácil como 'huella, paso'.[6]

Biografía[editar]

Familia[editar]

Pocos datos fiables se conocen acerca de Dácil. Así, la fecha y lugar exactos del nacimiento y muerte de la princesa son desconocidos. Si bien, el historiador Juan Bethencourt Alfonso y el intelectual Elías González Espínola coinciden en el hecho de que Dácil era hija de Bencomo y que tuvo al menos una hermana, María,[7][5]​ la cual, según González Espínola, se casó con Juan Doramas, hijo del guerrero grancanario Doramas.[5]

En relaciones genealógicas del siglo xix aparece que Dácil fue la primera esposa del mencey Adjoña, gobernador de Menceyato de Abona, y que tomó el nombre cristiano de Mencía Bencomo.[8][7]​ De esta unión nacerían cuatro niños,[7]​ una de los cuales, Catalina Bencomo, se casó con el capitán de caballería Gonzalo del Castillo. Así, sería Catalina Bencomo (y no Dácil) la persona de la que se habría inspirado Viana para el personaje de su poema. Catalina Bencomo, luego de su boda, sería apellidada Izquierdo del Castillo.[8][7]​ Sus otros hijos fueron Juan, Elvira y María.[7]

Poema de Viana[editar]

Viana representa a Dácil como una mujer rubia y de ojos verdes que era considerada muy bella, siendo admirada por ello en toda la isla. A la llegada de los castellanos, Dácil estaba prometida a Duriman el Montañés. Sin embargo, el capitán de caballería Gonzalo del Castillo (a quien Viana denomina erróneamente como Fernán García del Castillo), se enamoró de ella. El oficial castellano fue hecho prisionero y puesto bajo el cuidado de la princesa para que ella pudiera sanar sus heridas, sufridas en batalla de Aguere. Según varios historiadores, Del Castillo fue un diplomático que dio algunos servicios tanto a los guanches como a los españoles, por lo que era bien considerado por ambos bandos y fue honrado con algunas estimaciones por el Rey de Taoro.

Una estatua de Dácil en la Orotava

Ambos hablaron y se enamoraron en este momento. Sin embargo, los rumores de que ellos habían hablado a solas, una práctica prohibida por la ley guanche, se extendió rápidamente. Duriman, que se sentía rechazado por la princesa, pidió que se formara el Consejo, el cual fue presidido por Bencomo y el gran sacerdote. Tras explicarles que Dácil había hablado a solas con un hombre que era, además, un castellano, y por tanto enemigo de su tierra y de su gente, Bencomo se vio obligado a encarcelarla para cumplir con la ley. Así, ella fue encarcelada durante varios meses. Sin embargo, más tarde, ella fue puesta en libertad gracias a unos testigos que pudieron engañar al rey de que los amantes nunca estuvieron a solas porque alguien estuvo con ellos. La princesa se casó con el conquistador en la Iglesia de la Concepción de Los Realejos. Luego fue bautizada como Catalina García Izquierdo (o "del Castillo"). Tuvieron cuatro hijos: Diego, Luis, Pedro y María García Izquierdo. Viana no menciona el lugar ni la fecha en que ella murió.[1]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b Viana, Antonio de (1968-1971) [Primera publicación 1604]. Alejandro Cioranescu, ed. Conquista de Tenerife. Santa Cruz de Tenerife: Aula de Cultura del Cabildo Insular de Tenerife. 
  2. Cioranescu, Alejandro (1970). «El poema de Antonio de Viana». Anuario de estudios atlánticos (Las Palmas de Gran Canaria: Patronato de la Casa de Colón) (16): 67-144. ISSN 0570-4065. Archivado desde el original el 2 de febrero de 2016. 
  3. Rosa Olivera, Leopoldo de la (1950). «Égloga de Dácil y Castillo». Revista de Historia (San Cristóbal de La Laguna: Universidad de La Laguna) (90-91): 115-141. ISSN 0213-9464. 
  4. Padorno, Eugenio (2009). «Nueva lectura de la "Égloga" de Dácil y el Capitán Castillo». Anuario de Estudios Atlánticos (Las Palmas de Gran Canaria: Patronato de la Casa de Colón) (55): 25-42. ISSN 0570-4065. 
  5. a b c González Espínola, Elías. «"Antonio Viana"». Revista del Museo Canario número 23. 
  6. Reyes, Ignacio (5 de agosto de 2012). «Dacil». ÍNSULOAMAZIQ Diccionario histórico-etimológico del amaziq insular (Canarias). Consultado el 26 de enero de 2016. 
  7. a b c d e Bethencourt Alfonso, Juan (1992). Historia del Pueblo Guanche: Etnografía y organización socio-política. 2º Tomo. (2ª edición). San Cristóbal de La Laguna: Francisco Lemus Editor. p. 148. ISBN 84-879-7300-0. 
  8. a b Serra Moratín, Leandro (20 de diciembre de 1897). «Los Taoros o Tahodios». Diario de Tenerife: periódico de intereses generales, noticias y anuncios (Santa Cruz de Tenerife): 2-3.