Béla Bartók

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Béla Bartók
Bartók Béla 1927.jpg
Información personal
Nacimiento 25 de marzo de 1881 Ver y modificar los datos en Wikidata
Sânnicolau Mare, Rumania Ver y modificar los datos en Wikidata
Fallecimiento 26 de septiembre de 1945 Ver y modificar los datos en Wikidata (64 años)
Nueva York, Estados Unidos Ver y modificar los datos en Wikidata
Causa de la muerte Leucemia Ver y modificar los datos en Wikidata
Lugar de sepultura Cementerio Ferncliff y Cementerio de Farkasrét Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Húngara Ver y modificar los datos en Wikidata
Religión Ateísmo y unitarismo Ver y modificar los datos en Wikidata
Familia
Padre Béla Bartók Ver y modificar los datos en Wikidata
Cónyuge
  • Ditta Pásztory-Bartók Ver y modificar los datos en Wikidata
Educación
Alma máter
Alumno de
Información profesional
Ocupación Compositor, pianista, coreógrafo, profesor, pedagogo, musicólogo, profesor de música, etnomusicólogo, profesor universitario, recolector de música popular y entomólogo Ver y modificar los datos en Wikidata
Género Ópera Ver y modificar los datos en Wikidata
Instrumento Piano Ver y modificar los datos en Wikidata
Obras notables
Miembro de
Distinciones
[editar datos en Wikidata]

Béla Viktor János Bartók, conocido como Béla Bartók (en húngaro: Bartók Béla), (25 de marzo de 1881- 26 de septiembre de 1945) nació en Nagyszentmiklos, localidad del imperio austro-húngaro. Pianista, compositor y estudioso de los aspectos étnicos de la música popular, es considerado uno de los mayores compositores del siglo XX.

Bartók fue uno de los fundadores de la etnomusicología, basada en las relaciones que unen la etnología y la musicología. Sus creaciones suponen la definitiva incorporación al mundo musical del sentimiento popular interpretado a través de una fría racionalidad.

Biografía[editar]

Infancia y primeros años (1881-98)[editar]

Béla Bartók nació en el 25 de marzo de 1881 en Nagyszentmiklós, pequeña localidad hoy perteneciente a Rumanía. Tras la muerte de su padre en 1888, pasó los primero años de su infancia viajando por distintos pueblos húngaros a los que su madre era destinada como institutriz . Con tan solo cinco años, aprendió a tocar el piano gracias a las clases impartidas por ella. El talento musical de Bartók fue muy notable desde temprana edad: según su madre, era capaz de distinguir diferentes ritmos de danzas que ella tocaba al piano antes de haber aprendido a hablar correctamente. Y podía tocar 40 piezas al piano con tan solo cuatro años. A la edad de nueve años, ya empezó a componer sus primeras obras.

Béla fue un niño pequeño y con propensión a enfermar, hasta el punto que sufrió eccema crónico hasta que cumplió cinco años.(Gillies 1990, 5) En 1888, cuando tenía siete años, su padre (el cual era director de una escuela agrícola) murió repentinamente. Su madre se llevó a Béla y a su hermana, Erzsébet, a vivir a Nagyszőlős (hoy en día Vinogradiv, Ucrania) y después a Prešporok  (a día de hoy Bratislava, Eslovaquia).[citation needed]

Bartók con 18 años.

Con 11 años, Bartók dio su primer concierto: el allegro de la sonata Waldstein de Beethoven y una de sus primeras composiciones, El curso del Danubio, compuesta dos años antes. La familia se trasladó entonces a Pozsony (Presburgo en alemán y la actual Bratislava, capital de Eslovaquia), donde László Erkel le acogió como pupilo y le enseñó armonía y piano. Allí conoció también al compositor y pianista Ernő Dohnányi.

Carrera musical temprana (1899-1908)[editar]

Con tan solo 17 años, sigue el camino de Ernő Dohnányi a Budapest para ingresar en la Academia de Música. Allí, de 1899 a 1903, estudió piano con István Thoman y composición con János Koessler, y conoció a Zoltán Kodály, con el que emprenderá una recopilación de la música folclórica húngara. En 1903 ya había compuesto un extenso poema sinfónico, Kossuth, en honor al héroe de la revolución húngara de 1848, Lajos Kossuth.

La música de Richard Strauss, a quien conoció en 1902 en la premiere de Also sprach Zarathustra de Budapest, fue una gran influencia en sus primeros trabajos. Cuando visitó un complejo de vacaciones en el verano de 1904, Bartók oyó a una joven niñera, Lidi Dósa de Kibéd (Transilvania), cantar canciones folclóricas a los niños que cuidaba. Este fue el origen de su dedicación a la música folclore.

Desde 1907 el compositor francés Claude Debussy comenzó también a ser una gran influencia, cuyas composiciones le enseñó Kodály a su regreso de París. Los trabajos orquestales de Bartók seguían siendo del estilo de Johannes Brahms y Richard Strauss, pero escribió varias pequeñas piezas para piano que ya mostraban su creciente interés por la música folclórica. La primera pieza que mostró claramente elementos del folclore es el Cuarteto de Cuerda No. 1 en La menor (1908). En este mismo año, comienza a dar clases de piano en la Academia de Música, lo que le permitió trabajar en Hungría y dejar su gira por Europa como pianista. Entre sus estudiantes más notables se encuentran Fritz Reiner, Sir Georg Solti, György Sándor, Ernő Balogh, y Lili Kraus Sin embargo, abandonó su cargo para convertirse en miembro de número de la Academia de Ciencias de Budapest

En 1908, él y Kodály viajaron a las zonas rurales de Hungría y Rumanía para recoger e investigar conocimientos en la música tradicional y las canciones folclóricas magiares, en sintonía con el auge de los movimientos nacionalistas. Realizaron sorprendentes descubrimientos. La música magiar se había catalogado anteriormente como música zíngara. Un ejemplo es las famosas Rapsodias Húngaras para piano de Franz Liszt, que basó en canciones populares tocadas por bandas romaníes de la época. Sin embargo, ellos descubrieron que estas antiguas melodías húngaras se basaban escalas pentatónicas, similares a las de la tradición asiática, como las de Asia Central, Anatolia o Siberia.

Bartók y Kodály incorporaron rápidamente los elementos de la música popular magiar a sus composiciones, citando frecuentemente melodías y componiendo piezas que provenían directamente de canciones originales. Un ejemplo son los dos volúmenes titulados Para Niños para piano sólo, que contienen ochenta canciones a las que añadió un acompañamiento. Su estilo de composición es una síntesis de la música folclórica, clásica y moderna. Su sentido melódico y armónico estaba profundamente influenciado por la música tradicional húngara, rumana y de otros países. Le gustaba especialmente la asimetría de los rítmica de las danzas, así como de las armonías punzantes de la música búlgara. La mayoría de sus primeras composiciones son una mezcla de elementos del Nacionalismo y el tardo Romanticismo.

En esta época Bartók se aleja de la religión para adoptar un ateísmo profundo y sereno, según sus propias palabras (en una carta de 1907 a Stefi Geyer, uno de sus primeros amores). Su ateísmo se mantendrá hasta 1916, año en el que anuncia públicamente su conversión al unitarismo.

Etapa media[editar]

Bartók grabando con un fonógrafo a campesinos cantando canciones populares, en 1908.

En 1911, escribió la que fue su única ópera, El castillo de Barba Azul, que entró a concurso para el premio de la Comisión para las Bellas Artes Húngaras, pero le dijeron que no era adecuada para la escena. La ópera no se estrenó hasta 1918, con la condición del gobierno de que borrara del programa el nombre del libretista, Béla Balázs, debido a sus ideas políticas. Bartók se negó. Apasionado por su país, nunca se sintió muy contento con las instituciones políticas de Hungría que le tocaron vivir.

Seguía concentrándose en recoger música folclórica en la Europa Central, los Balcanes y Turquía, para estudiarla y clasificarla. Cuando comenzó la Primera Guerra Mundial terminó estas expediciones y regresó a la composición.

Durante la Primera Guerra Mundial, escribió los ballets El príncipe de madera y El mandarín maravilloso, el cual fue influenciado por Ígor Stravinski, Arnold Schönberg, y por Richard Strauss. Esta fue una historia moderna de prostitución, robo y asesinato, empezó en 1918 pero no fue interpretada hasta 1926 por el fuerte contenido sexual. Seguidos por dos sonatas para violín y piano, que son armónica y estructuralmente unas de sus más complejas piezas. Escribió su segundo cuarteto de cuerdas en 1917.

Concluida la primera Primera Guerra Mundial, adquirió renombre internacional como pianista al tiempo que su producción musical aumentaba considerablemente.

Bartók se divorció de Márta en 1923 y se casó con una estudiante de piano, Ditta Pásztory, con la que hizo una gira por Europa interpretando conciertos para dos pianos. Su segundo hijo, Péter, nació en 1924. Para las lecciones de música de Péter comenzó a componer una colección de seis volúmenes de piezas de piano graduadas.

Entre 1927 y 1928 compuso el Tercero y el Cuarto cuarteto de cuerdas, considerados como unos de los cuartetos más importantes de la música clásica. En el Quinto Cuarteto de 1934 vuelve a un lenguaje armónico más simplificado y es más tradicional. Escribió su sexto y último cuarteto en 1939.

Segunda Guerra Mundial[editar]

En 1935, la carrera de Bartók se había confirmado hasta el punto de que pudo dejar de dar clases de piano. En 1936 compuso una de sus obras emblemáticas por encargo de Paul Sacher, director de la Orquesta de Cámara de Basilea: Música para cuerda, percusión y celesta. La obra fue interpretada el 21 de enero de 1937, dirigida por Paul Sacher. Pero Hitler y la Segunda Guerra Mundial conmocionaron su vida.

Bartók no se comprometió nunca con ningún régimen fascista. Se opuso a Horthy, que integró a Hungría dentro de la esfera nazi. Cambió de editor cuando éste se afilió al nazismo, se negó a que sus obras fueran tocadas en conciertos nazis y pidió que participaran en la exposición sobre la música llamada "degenerada" en Düsseldorf. Después del inicio de la Segunda Guerra Mundial, y con la situación política empeorando, Bartók fue tentado cada vez más a dejar Hungría. Compuso entonces Contrastes, uno de sus últimos éxitos. Primero envió sus manuscritos fuera del país, y tras el fallecimiento de su madre, ante la amenaza de invasión de Hungría por parte de los ejércitos alemanes, emigró, junto a Ditta a los Estados Unidos en 1940. Péter Bartók se les unió en 1942 y después se alistó en la Marina de los Estados Unidos.

Bartók estuvo profundamente afectado por el exilio. Nunca se sintió a gusto en los Estados Unidos, y encontró muy difícil escribir allí. Fue bien recibido en un principio. Rechazó un puesto de profesor de composición en la Curtis University pero aceptó ser investido doctor honoris causa por la universidad de Columbia, lo que le permitió seguir transcribiendo y clasificando gracias a una beca de investigación. A pesar de ser renombrado como etno-musicólogo y pianista, no era bien conocido como compositor y había poco interés en su música. Tocaba en conciertos con Ditta, pero los conciertos fueron cada vez más escasos y la crítica era severa. La casa Baldwin recuperó uno de los dos pianos que le había prestado, por lo que ya no podía tocar a dúo con su mujer. Bartók era orgulloso e intransigente, y rechazó una vez más volver a dar clases aunque su situación económica fuera empeorando. Se manifestaron al mismo tiempo los primeros síntomas de una leucemia.

Tumba de Bartók en Budapest.

A principios de 1943 dio su último concierto como intérprete. Su estado de salud seguía degradándose, pero poco a poco los músicos norteamericanos intentaron ayudarle económicamente. Bartók se negaba a recibir limosnas, solo quería componer. Unos últimos encargos le hicieron entonces recobrar confianza: el Cuarteto para Cuerdas n° 6, junto con el Concierto para Orquesta que le comisionó Serge Koussevitzki, el trabajo más popular de Bartók, que alivió su situación financiera. Parece que esto renovó su interés en la composición, y comenzó su Concierto para Piano n° 3 y su Concierto para Viola. Yehudi Menuhin le encargó la Sonata para violín solo.

A la liberación de Hungría, el país le ofreció ser diputado, puesto que aceptó sabiendo que probablemente no podría asumirlo. El 26 de septiembre de 1945, Béla Bartók murió en Nueva York de leucemia, a la edad de 64 años. A su funeral asistieron solo diez personas, entre ellos estaban su esposa Ditta, su hijo Peter y su amigo György Sándor. Dejó el Concierto para Viola inconcluso a su muerte, el cual fue completado por su alumno Tibor Serly. El Concierto para viola fue revisado y publicado en la década de 1990 por el hijo de Bartók, Peter. Al mismo tiempo, este, en asociación con el músico argentino Nelson Dellamaggiore, trabajó para reimprimir y revisar ediciones pasadas del Tercer Concierto para piano (Somfai 1996). György Sándor fue el solista en la primera presentación de dicho concierto el 8 de febrero de 1946.

Fue enterrado en el Cementerio Ferncliff de Hartsdale, Nueva York, pero en julio de 1988 sus restos fueron transferidos a Budapest a petición de sus hijos, Béla y Peter, donde tuvo un funeral de Estado.[1]

Sistema compositivo[editar]

Bartók nunca habló de su técnica compositiva, sino que ha sido el musicólogo húngaro Ernö Lendvai quien dedicó gran parte de su vida a descubrir las bases de este sistema. Según Lendvai, la música de Bartók está basada en gran parte en sus investigaciones con el folklore, en especial del húngaro, y podría dividirse en dos grandes bloques, distintos en cuanto a concepción pero complementarios entre sí, llegando a alternarse incluso en una misma obra en distintas secciones; son el Sistema diatónico, basado en la música folklórica, sus modos y ritmos, en la escala acústica, y en otros procedimientos que no entraremos a valorar, y el Sistema cromático, influido también por el folklore, y que se basa por un lado en el Sistema axial, y por otro en la Proporción áurea.

El sistema axial[editar]

Se trata de la división de círculo de quintas en tres ejes dobles, uno de tónica, otro de dominante y otro de subdominante.

Ejes.gifEjes sub.pngEjes ton.pngEjes dom.png

Cada función tiene dos ejes, eje principal y eje secundario. A su vez cada eje tiene dos extremos, polo y antípoda.

Aunque el parentesco entre un polo y su antípoda es menos cercano que con los puntos vecinos, cada polo puede ser sustituido por su antípoda, realizando la misma función. Por tanto, se mantienen las funciones tradicionales de I, IV y V. Una sucesión MI-LA-RE-SOL-DO-FA, en Bartók puede ser MI-LA-LAb-REb-DO-FA.[2]

La proporción áurea[editar]

El método de Bartók, en su construcción formal, está estrechamente ligado a las leyes del Número Áureo. Éste constituye un elemento formal que es, al menos, tan significativo en la música de Bartók, como la cuadratura en el periodo clásico.

La división áurea puede considerarse que sigue uno o dos cursos posibles, según aparezca primero la sección más larga o la más corta. Llamaremos sección positiva a la sección larga; la otra posibilidad será la sección negativa, la sección corta seguida de la larga. Un estudio analítico de varias obras de Bartók permite llegar a la conclusión de que la sección positiva va acompañada de intensificación, ascenso dinámico o concentración de material, mientras que la sección negativa de descenso y apaciguamiento.

El estudio de estas proporciones nos conduce inmediatamente a la cuestión del uso que hacía Bartók de acordes, escalas e intervalos. Su sistema cromático se basa en las leyes de la proporción áurea y especialmente en la serie numérica de Fibonacci.

Calculado en semitonos:

1 representa la segunda menor, 2 representa la segunda mayor, 3 representa la tercera menor, 5 representa la cuarta justa, 8 representa la sexta menor, 13 representa la octava aumentada.

Mencionemos ahora un grupo frecuentemente recurrente de escalas del tipo áureo, las cuales representan estructuralmente intervalos de 1:5, 1:3 y 1:2. La relación de la proporción áurea entre estas tres fórmulas es resultante de la proporción 5:3:2. Cada una de ellas surge de la repetición periódica de los intervalos 1:5, 1:3 y 1:2. Su estructura es, por tanto, así:

  • Modelo 1:5 alternando segundas menores y cuartas justas, por ejemplo, Do-Do#-Fa#-Sol-Do…
  • Modelo 1:3 alternando segundas menores y terceras menores, Do-Do#-Mi-Fa-Sol#-La-Do…
  • Modelo 1:2 alternando segundas menores y mayores, Do-Do#-Mib-Mi-Fa#-Sol-La-Sib-Do…

De todas estas escalas, la más importante es el Modelo 1:2, ya que representa realmente el grupo de escalas de los ejes de tónica y dominante:

Escala 1-2.gif

Composiciones[editar]

La música de Bartók refleja dos tendencias que influyeron profundamente en la música del S.XX: la ruptura del sistema diatónico en la armonía que había sido usada por los compositores durante los últimos doscientos años, y el resurgimiento del nacionalismo como fuente de inspiración, una tendencia que comenzó con Mijaíl Glinka y Antonín Dvořák durante la última mitad del S.XIX. En su búsqueda por nuevas formas de tonalidad, Bartók se interesó tanto por la música folclórica húngara, como por el folclore de otros países como Argelia y Turquía, esta corriente de modernismo que explotaba técnicas y recursos musicales originarios de otros países, influyó considerablemente en él.

Análisis Musical:[editar]

Paul Wilson enumera las características más destacadas de la música de Bartók, desde finales de la década de 1920 en adelante, la influencia de la música húngara y europea, además de su actitud cambiante hacia el uso de la tonalidad, pero sin el uso de las funciones armónicas tradicionales. Esto quiere decir que su música no responde al uso convencional de las escalas menores y mayores.

Aunque Bartók afirmó en sus escritos que su música era siempre tonal, rara vez usa los acordes o escalas tonales, por lo que los recursos descriptivos de la teoría tonal se quedan pobres o limitados a la hora de analizar su música. George Perle (1955) y Elliott Antokoletz (1984) se centran en métodos alternativos de análisis, señalando centros tonales, a través de ejes de simetría de inversión.

Otros ven los ejes de simetría de Bartók en términos de protocolos analíticos atonales. Richard Cohn (1988) sostiene que la simetría de inversión es a menudo un subproducto de otro procedimiento atonal, la formación de acordes a partir de díadas relacionadas transposicionalmente. La teoría de la clase de tono atonal también proporciona los recursos para explorar el cromatismo polimodal, conjuntos proyectados, patrones privilegiados y grandes conjuntos de conjuntos utilizados como conjuntos fuente, como el agregado de doce tonos de igual afinación, la escala octatónica, la segunda diatónica y heptatonia (escalas de siete notas), y con menor frecuencia la escala de tonos completa y la colección pentatónica primaria (Wilson 1992, 24-29).

Bartók Rara vez usó la tonalidad para dar forma a una estructura musical, aunque hay ejemplos, como el segundo tema del primer movimiento de su Segundo Concierto para violín,donde Bartók "quería mostrarle a Schoenberg que uno puede usar los doce tonos y aún así permanecer tonal "(Gillies 1990, 185).

En los primeros 8 compases del último movimiento de su Segundo cuarteto no se repite una nota hasta que han aparecido las otras 11, como comentábamos anteriormente, siguiendo las reglas del dodecafonismo.

Obras selectas[editar]

Sus obras se suelen citar siguiendo el catálogo preparado por el musicólogo András Szőllősy, añadiéndoles Sz delante del número de opus.

Música orquestal[editar]

Música coral[editar]

  • Cantata Profana (1930)
  • De tiempos antiguos (1935)

Música de cámara[editar]

  • Sonata para dos pianos y percusión (1937)
  • Música para cuerda, percusión y celesta, Sz. 106 (1936)
  • Contrastes, Sz. 111 para clarinete, violín y piano (1938) (ver enlaces externos)
  • Seis cuartetos de cuerdas
  • Tres sonatas para violín
  • 44 dúos para dos violines.

Piano[editar]

Música escénica[editar]

Notas y referencias[editar]

  1. Hungary to Regain Son As Bartok's Exile Ends, por Henry Kamm, The New York Times, 17/06/1988, consultado el 26/02/2011, (en inglés).
  2. BNF, © Les Grands Chemins (Mars 1998). «Réf. Bibliothèque Nationale de France : DLM 98 00739». 

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]