Diferencia entre revisiones de «Sistema alimentario sostenible»

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
(Creado al traducir la página «Sustainable food system»)
(Sin diferencias)

Revisión del 15:18 24 jul 2021

Un sistema alimentario sostenible es un tipo de sistema alimentario que proporciona alimentos saludables a las personas y crea sistemas ambientales, económicos y sociales sostenibles que rodean los alimentos.

Los sistemas alimentarios sostenibles comienzan con el desarrollo de prácticas agrícolas sostenibles, el desarrollo de sistemas de distribución de alimentos más sostenibles, la creación de dietas sostenibles y la reducción del desperdicio de alimentos en todo el sistema. Se ha argumentado que los sistemas alimentarios sostenibles son fundamentales para muchos [1]​ o todos [2]17 Objetivos de Desarrollo Sostenible. [3]

Pasar a sistemas alimentarios sostenibles es un componente importante para abordar las causas del cambio climático. Una revisión de 2020 realizada para la Unión Europea encontró que hasta el 37% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero podrían atribuirse al sistema alimentario, incluida la producción agrícola y ganadera, el transporte, el cambio de uso de la tierra (incluida la deforestación) y la pérdida y el desperdicio de alimentos. [4]​ Los sistemas alimentarios sostenibles suelen estar en el centro de los programas de políticas centrados en la sostenibilidad, como los programas Green New Deal propuestos.

Definición

Existen muchas definiciones diferentes de un sistema alimentario sostenible.

Desde una perspectiva global, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación describe un sistema alimentario sostenible de la siguiente manera:

La Asociación Estadounidense de Salud Pública (APHA) define un sistema alimentario sostenible como: [5]

El Mecanismo de Asesoramiento Científico de la Unión Europea define un sistema alimentario sostenible como un sistema que: [6]

Disciplina académica

El estudio de la alimentación sostenible aplica la teoría de los sistemas y los métodos de diseño sostenible a los sistemas alimentarios. Como campo interdisciplinario, el estudio de los sistemas alimentarios sostenibles ha ido creciendo en las últimas décadas. Los programas universitarios centrados en sistemas alimentarios sostenibles incluyen:

Política pública

Unión Europea

En septiembre de 2019, los asesores científicos principales de la Unión Europea declararon que la transición a un sistema alimentario sostenible debería ser una alta prioridad para la UE: [19]

En enero de 2020, la UE puso la transición a un sistema alimentario sostenible en el centro del Pacto Verde Europeo. Se espera que la 'Estrategia de la granja a la mesa para un sistema alimentario sostenible' de la Comisión Europea, que se publicará en la primavera de 2020, exponga cómo los países europeos reducirán las emisiones de gases de efecto invernadero, protegerán la biodiversidad, reducirán el desperdicio de alimentos y el uso de pesticidas químicos, y contribuir a una economía circular. [20]

En abril de 2020, el Mecanismo de Asesoramiento Científico de la UE entregó a los Comisarios europeos un dictamen científico sobre cómo hacer la transición a un sistema alimentario sostenible, informado por un informe de revisión de pruebas realizado por academias europeas. [21]

Problemas con los sistemas alimentarios convencionales

La agricultura industrial causa impactos ambientales, así como problemas de salud asociados con la obesidad en el mundo rico y el hambre en el mundo pobre. [22]​ Esto ha generado un fuerte movimiento hacia una alimentación saludable y sostenible como un componente importante del consumismo ético general. [23][24]

Los sistemas alimentarios convencionales se basan en gran medida en la disponibilidad de combustibles fósiles económicos, necesarios para la agricultura mecanizada, la fabricación o recolección de fertilizantes químicos, el procesamiento de productos alimenticios y el envasado de alimentos. El procesamiento de alimentos comenzó cuando el número de consumidores comenzó a crecer rápidamente. La demanda de calorías baratas y eficientes aumentó, lo que provocó una disminución de la nutrición. [25]​ La agricultura industrializada, debido a su dependencia de las economías de escala para reducir los costos de producción, a menudo conduce al compromiso de los ecosistemas locales, regionales o incluso globales a través de la escorrentía de fertilizantes, contaminación de fuentes difusas, [26]deforestación, mecanismos subóptimos que afectan la elección de productos de consumo, y emisiones de gases de efecto invernadero. [27][28]

Según el lugar en el que pueda vivir una persona, se determinará la cantidad y el tipo de recursos alimentarios a los que puede acceder. Por tanto, no todo el mundo recibe la misma calidad de comida. Además, los canales convencionales no distribuyen alimentos por asistencia de emergencia o caridad. Los residentes de las comunidades urbanas no tienen que preocuparse por su sistema alimentario, ya que siempre les funciona. Los residentes urbanos reciben una producción de alimentos más sostenible de fuentes más saludables y seguras que las comunidades de bajos ingresos. No obstante, los canales convencionales son más sostenibles que los recursos alimentarios benéficos o de beneficencia. Aunque el sistema alimentario convencional proporciona un acceso más fácil y precios más bajos, su comida puede no ser la mejor para nuestro medio ambiente ni para la salud. [29]

Asimismo, la necesidad de reducir los costos de producción en un mercado cada vez más globalizado puede hacer que la producción de alimentos se traslade a zonas donde los costos económicos (mano de obra, impuestos, etc.) sean menores o las regulaciones ambientales sean más laxas, que suelen estar más alejadas de los mercados de consumo. Por ejemplo, la mayoría del salmón que se vende en los Estados Unidos se cría frente a las costas de Chile, debido en gran parte a los estándares chilenos menos estrictos con respecto a la alimentación de los peces e independientemente del hecho de que el salmón no es autóctono de las aguas costeras chilenas. [30]​ La globalización de la producción de alimentos puede resultar en la pérdida de los sistemas alimentarios tradicionales en los países menos desarrollados y tener impactos negativos en la salud de la población, los ecosistemas y las culturas de esos países. [31]

Además, el sistema alimentario convencional no facilita estructuralmente patrones sostenibles de producción y consumo de alimentos. En la toma de decisiones asociada con el sistema alimentario convencional, en la práctica se piensa en gran medida que la responsabilidad recae en los consumidores y las empresas privadas, ya que a menudo se prevé que dediquen tiempo, de forma voluntaria y/o sin beneficio externo, a buscar informarse sobre qué comportamientos y las opciones de productos específicos son sostenibles, en los casos en que dicha información y educación sobre productos está disponible públicamente, y posteriormente cambian sus respectivas tomas de decisiones relacionadas con la producción y el consumo debido a los valores éticos asumidos priorizados y, a veces, a los beneficios para la salud, a pesar de los inconvenientes sustanciales a que tal sea común. Para el consumidor, tal inconveniente puede incluir precios más altos de los alimentos orgánicos, brechas de precios monetarios relativos inapropiados entre las dietas intensivas en animales y las basadas en plantas y una orientación inadecuada al consumidor según las valoraciones contemporáneas. En 2020, un análisis de los costos climáticos externos de los alimentos indica que los costos externos de los gases de efecto invernadero suelen ser más altos para los productos de origen animal (convencionales y orgánicos en aproximadamente la misma medida dentro de ese subdominio del ecosistema), seguidos de los productos lácteos convencionales y más bajos para dietas orgánicas basados en plantas y concluye que las evaluaciones monetarias contemporáneas son "inadecuadas" y que la formulación de políticas que conduzcan a reducciones de estos costos sea posible, apropiada y urgente. [32][33][34]

Abastecimiento de alimentos sostenibles

A nivel mundial, el impacto ambiental de la agroindustria se está abordando a través de la agricultura sostenible y la agricultura orgánica. A nivel local, hay varios movimientos que trabajan hacia la producción local de alimentos, el uso más productivo de los terrenos baldíos urbanos y los huertos domésticos, incluida la permacultura, la horticultura urbana, la comida local, la comida lenta, la jardinería sostenible y la jardinería orgánica.

Los productos del mar sostenibles son productos del mar de fuentes de pesca o de cultivo que pueden mantener o aumentar la producción en el futuro sin poner en peligro los ecosistemas de los que se adquirieron. El movimiento de productos pesqueros sostenibles ha ganado impulso a medida que más personas se dan cuenta de la sobrepesca y los métodos de pesca destructivos para el medio ambiente.

Sistemas alimentarios locales

  Los sistemas alimentarios locales y regionales, comúnmente confundidos con el marketing directo, pero ambos son términos distintos, se presentan en múltiples tipos y definiciones. Las demandas de alimentos locales de los consumidores dentro de estos sistemas incluyen prácticas orgánicas, mayor valor nutricional, mejor calidad y productos más frescos. A veces se vende a precios más bajos, el suministro de alimentos locales de los agricultores también puede tener costos más altos debido a las prácticas de producción ambientalmente sostenibles y, a través del marketing directo, los agricultores pueden incluso recibir beneficios para las empresas, como los deseos de los consumidores, a través de comentarios rápidos sobre los productos. [35]​ Los sistemas alimentarios locales y regionales también enfrentan desafíos tales como instituciones o programas inadecuados, limitaciones geográficas y fluctuaciones estacionales que pueden afectar la demanda de productos dentro de las regiones. Además, el marketing directo también enfrenta desafíos de accesibilidad, coordinación y conciencia. [35]​ Los mercados de agricultores, que han aumentado en las últimas dos décadas, están diseñados para ayudar a los agricultores locales a vender sus productos frescos a los consumidores que desean comprar. Los centros de alimentos también son lugares similares donde los agricultores entregan productos y los consumidores vienen a recogerlos. Los consumidores que deseen recibir productos agrícolas semanales pueden comprar acciones a través de un sistema llamado Agricultura Sostenida por la Comunidad (CSA, del inglés Community-Supported Agriculture). [35]​ Sin embargo, estos mercados de agricultores también enfrentan desafíos con las necesidades de marketing, como la puesta en marcha, la publicidad, los pagos, el procesamiento y las regulaciones. [35]

Los debates sobre la eficiencia y la sostenibilidad del sistema alimentario local han aumentado a medida que estos sistemas reducen el transporte, que es una estrategia para combatir las huellas ambientales y el cambio climático. Un argumento popular es la huella menos impactante de los productos alimenticios de los mercados locales en las comunidades y el medio ambiente. [36]​ Los principales factores detrás del cambio climático incluyen las prácticas de uso de la tierra y las emisiones de gases de efecto invernadero, ya que los sistemas alimentarios mundiales producen aproximadamente el 33% de estas emisiones. [36]​ En comparación con el transporte en un sistema alimentario local, un sistema convencional consume más combustible para producir energía y emite más contaminación, como dióxido de carbono. Este transporte también incluye millas para productos agrícolas para ayudar con la agricultura y depende de factores como el tamaño del transporte, los modos y los tipos de combustible. Algunas importaciones de aviones han demostrado ser más eficientes que los sistemas alimentarios locales en algunos casos. [36]​ En general, los sistemas alimentarios locales apoyan mejores prácticas ambientales.

Distribución de alimentos

En la distribución de alimentos, aumentar el suministro de alimentos es un problema de producción, ya que lleva tiempo para que los productos se comercialicen y, mientras esperan ser distribuidos, los alimentos se desperdician. A pesar de que en toda la producción de alimentos se estima que se desperdicia entre el 20 y el 30% de los alimentos, se han realizado esfuerzos para combatir este problema, como las campañas para promover la limitación del desperdicio de alimentos. [37]​ Sin embargo, debido a instalaciones y prácticas insuficientes, así como a grandes cantidades de alimentos no comercializados o cosechados debido a los precios o la calidad, los alimentos se desperdician en cada fase de su distribución. [37]​ Otro factor de la falta de sostenibilidad en la distribución de alimentos incluye el transporte en combinación con métodos inadecuados para la manipulación de alimentos durante todo el proceso de envasado. Además, las condiciones deficientes o prolongadas para los alimentos almacenados y los desechos del consumidor se suman a esta lista de factores de ineficiencia que se encuentran en la distribución de alimentos. [37]

Algunas tendencias modernas en la distribución de alimentos también crean límites en los que se crean problemas y se deben encontrar soluciones. Un factor incluye el crecimiento de unidades de producción y venta a gran escala a granel a las cadenas de tiendas, lo que muestra el poder de comercialización de las organizaciones de mercado a gran escala, así como su fusión con las manufacturas. [38]​ En respuesta a la producción, otro factor incluye unidades de distribución y compra a gran escala entre los fabricantes en el desarrollo de la distribución de alimentos que también afecta a productores, distribuidores y consumidores. [38]​ Otro factor principal es la protección del interés público, lo que significa una mejor adaptación del producto y el servicio, lo que se traduce en un rápido desarrollo de la distribución de alimentos. [38]​ Otro factor gira en torno al mantenimiento de los precios, lo que crea presión para obtener precios más bajos, lo que resulta en un mayor impulso para reducir los costos en todo el proceso de distribución de alimentos. [38]​ Un factor adicional comprende nuevos cambios y formas de procesos técnicos recién inventados, como los desarrollos de congelación de alimentos descubiertos a través de experimentos para ayudar con la eficiencia de la distribución. A esto se suma el nuevo desarrollo técnico en la distribución de maquinaria para atender la influencia de las demandas de los consumidores y los factores económicos. [38]​ Por último, otro factor incluye la relación del gobierno con las empresas, quienes presentan una demanda en su contra en correlación con las leyes antimonopolio debido a las organizaciones empresariales a gran escala y el temor de que el monopolio contribuya a cambiar la actitud pública. [38]

Seguridad alimentaria, nutrición y dieta

Los efectos ambientales de diferentes patrones dietéticos dependen de muchos factores, incluida la proporción de alimentos animales y vegetales consumidos y el método de producción de alimentos. [39][40][41][42]​ Al mismo tiempo, los sistemas alimentarios actuales y futuros deben recibir una nutrición suficiente no solo para la población actual, sino también para el crecimiento demográfico futuro a la luz de un mundo afectado por el cambio climático frente al calentamiento global. [43]

Problemas dentro de los sistemas alimentarios

En la industria alimentaria, especialmente en la agricultura, ha habido un aumento de problemas hacia la producción de algunos productos alimenticios. Por ejemplo, el cultivo de frutas y verduras se ha vuelto más caro. Es difícil cultivar algunos cultivos agrícolas porque algunos tienen una condición climática preferible para desarrollarse. También ha habido una tendencia a la escasez de alimentos a medida que la producción ha disminuido. [44]​ Sin embargo, el mundo todavía produce suficientes alimentos para la población, pero no todos reciben alimentos de buena calidad porque no son accesibles para ellos, ya que depende de su ubicación y/o ingresos. Además, la cantidad de personas con sobrepeso ha aumentado y hay alrededor de 2 mil millones de personas desnutridas en todo el mundo. Esto muestra cómo el sistema alimentario mundial carece de cantidad y calidad de acuerdo con los patrones de consumo de alimentos. [45]

Desechos alimentarios

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), el desperdicio de alimentos es responsable del 8 por ciento de las emisiones globales de gases de efecto invernadero provocadas por el hombre. [46]​ La FAO concluye que casi el 30 por ciento de toda la tierra agrícola disponible en el mundo (1.400 millones de hectáreas) se utiliza para alimentos producidos pero no consumidos. La huella hídrica azul global del desperdicio de alimentos es 250 km3, que es la cantidad de agua que fluye anualmente a través del Volga o 3 veces el lago Lemán. [47]

Hay varios factores que explican cómo el desperdicio de alimentos ha aumentado a nivel mundial en los sistemas alimentarios. El factor principal es la población porque a medida que la población aumenta, se produce una mayor producción de alimentos, pero la mayoría de los alimentos se desperdician. Además, no todos los países tienen los mismos recursos para proporcionar alimentos de la mejor calidad. Por lo tanto, en todo el mundo existen diferentes formas de procesar los alimentos. Con diferentes prioridades, se están tomando diferentes decisiones para satisfacer sus necesidades más importantes. El dinero es otro factor importante que determina cuánto tiempo llevará el proceso, quién está trabajando y se trata de manera diferente a los sistemas alimentarios de los países de bajos ingresos. Sin embargo, los sistemas alimentarios de los países de ingresos altos aún pueden abordar otros problemas; como la seguridad alimentaria. Esto demuestra cómo todos los sistemas alimentarios tienen sus debilidades y fortalezas. El cambio climático está haciendo que el desperdicio de alimentos aumente porque la temperatura cálida hace que los cultivos se sequen más rápido y tengan un mayor riesgo de incendios. El desperdicio de alimentos puede ocurrir en cualquier momento de la producción. [48]​ Según la Organización Mundial de la Vida Silvestre, [49]​ dado que la mayoría de los alimentos producidos van a los vertederos cuando se pudren, provoca la producción de metano. La eliminación de los alimentos tiene un gran impacto en nuestro medio ambiente y salud. [50][51]

Referencias

 

Otras lecturas

  1. Science Advice for Policy by European Academies (2020). A sustainable food system for the European Union. Berlin: SAPEA. p. 22. ISBN 978-3-9820301-7-3. doi:10.26356/sustainablefood. 
  2. «FOOD SUSTAINABILITY: KEY TO REACH SUSTAINABLE DEVELOPMENT GOALS». BCFN Foundation: Food and Nutrition Sustainability Index. 1 de octubre de 2018. Consultado el 26 de noviembre de 2019. 
  3. «Sustainable food systems». Food and Agricultural Organization of the United Nations. 
  4. Science Advice for Policy by European Academies (2020). A sustainable food system for the European Union. Berlin: SAPEA. p. 39. ISBN 978-3-9820301-7-3. doi:10.26356/sustainablefood. 
  5. «Toward a Healthy, Sustainable Food System (Policy Number: 200712)». American Public Health Association. 11 de junio de 2007. Consultado el 18 de agosto de 2008. 
  6. Science Advice for Policy by European Academies (2020). A sustainable food system for the European Union. Berlin: SAPEA. p. 68. ISBN 978-3-9820301-7-3. doi:10.26356/sustainablefood. 
  7. «Sustainable Food Systems». Masters of the Environment. 10 de agosto de 2018. Consultado el 26 de noviembre de 2019. 
  8. rebecca (23 de mayo de 2019). «Sustainable Food Systems Certificate». Harvard Extension School. Consultado el 26 de noviembre de 2019. 
  9. «Sustainable Food Systems | University of Delaware». www.udel.edu. Consultado el 26 de noviembre de 2019. 
  10. «Sustainable Food Systems | Nutrition & Dietetics | Mesa Community College». www.mesacc.edu. Consultado el 26 de noviembre de 2019. 
  11. «Breakthrough Leaders for Sustainable Food Systems – University Of Vermont Continuing & Distance Education». learn.uvm.edu. Consultado el 26 de noviembre de 2019. 
  12. «Food Systems». www.uvm.edu. Consultado el 26 de noviembre de 2019. 
  13. «Sustainable Food Systems Degree Vermont | Sustainable Food Systems». Sterling College. Consultado el 26 de noviembre de 2019. 
  14. «Graduate Certificate in Sustainable Food Systems – Sustainable Food Systems Initiative». 6 August 2014. Consultado el 26 de noviembre de 2019. 
  15. «Portland State Graduate Certificate in Sustainable Food Systems | Welcome». www.pdx.edu. Consultado el 7 de febrero de 2020. 
  16. «Portland State College of Urban & Public Affairs: Nohad A. Toulan School of Urban Studies & Planning | Food Systems Advising Pathway». www.pdx.edu. Consultado el 7 de febrero de 2020. 
  17. «Postgraduate courses | Institute for Sustainable Food | The University of Sheffield». www.sheffield.ac.uk. Consultado el 14 de abril de 2020. 
  18. «Grad Certificate | UGA Sustainable Food Systems Initiative». site.extension.uga.edu. Consultado el 11 de enero de 2021. 
  19. Group of Chief Scientific Advisors (25 September 2019). «Scoping paper: Towards an EU Sustainable Food System». EU Scientific Advice Mechanism. 
  20. Binns, John (10 de diciembre de 2019). «Farm to Fork strategy for sustainable food». Food Safety – European Commission (en inglés). Consultado el 14 de abril de 2020. 
  21. «The shift to a more sustainable food system is inevitable. Here's how to make it happen | SAPEA». www.sapea.info. Consultado el 14 de abril de 2020. 
  22. Garnett, Tara (February 2013). «Food sustainability: problems, perspectives and solutions». Proceedings of the Nutrition Society 72 (1): 29-39. ISSN 0029-6651. PMID 23336559. doi:10.1017/S0029665112002947. 
  23. Mason, J. & Singer, P. (2006). The Way We Eat: Why Our Food Choices Matter. London: Random House. ISBN 1-57954-889-X
  24. Rosane, Olivia (29 November 2018). «Our Food Systems Are Failing Us': 100+ Academies Call for Overhaul of Food Production». Ecowatch. Consultado el 27 de mayo de 2019. 
  25. Nestle, Marion. (2013). Food Politics: How the Food Industry Influences Nutrition and Health." Los Angeles, California: University of California Press. ISBN 978-0520275966
  26. (1993); Schnitkey, G.D., Miranda, M.; "The Impact of Pollution Controls on Livestock Crop producers", Journal of Agricultural and Resource Economics
  27. «Reducing global food system emissions key to meeting climate goals» (en inglés). Consultado el 8 December 2020. 
  28. Clark, Michael A.; Domingo, Nina G. G.; Colgan, Kimberly; Thakrar, Sumil K.; Tilman, David; Lynch, John; Azevedo, Inês L.; Hill, Jason D. (6 November 2020). «Global food system emissions could preclude achieving the 1.5° and 2°C climate change targets». Science (en inglés) 370 (6517): 705-708. Bibcode:2020Sci...370..705C. ISSN 0036-8075. PMID 33154139. doi:10.1126/science.aba7357. Consultado el 8 December 2020. 
  29. Pothukuchi, Kameshwari; Kaufman, Jerome L. (1 de junio de 1999). «Placing the food system on the urban agenda: The role of municipal institutions in food systems planning». Agriculture and Human Values (en inglés) 16 (2): 213-224. ISSN 1572-8366. doi:10.1023/A:1007558805953. 
  30. (2001); Bjorndal, T., "The Competitiveness of the Chilean Salmon Aquaculture Industry", Foundation for Research in Economics and Business Administration, Bergen, Norway
  31. (1996); Kuhnlein, H.V., Receveur, O.; Dietary Change and Traditional Food Systems of Indigenous Peoples; Centre for Nutrition and the Environment of Indigenous Peoples, and School of Dietetics and Human Nutrition, McGill University, Quebec, Canada
  32. Carrington, Damian (23 December 2020). «Organic meat production just as bad for climate, study finds». Consultado el 16 January 2021. 
  33. «Organic meats found to have approximately the same greenhouse impact as regular meats» (en inglés). Consultado el 16 January 2021. 
  34. Pieper, Maximilian; Michalke, Amelie; Gaugler, Tobias (15 December 2020). «Calculation of external climate costs for food highlights inadequate pricing of animal products». Nature Communications (en inglés) 11 (1): 6117. Bibcode:2020NatCo..11.6117P. ISSN 2041-1723. PMC 7738510. PMID 33323933. doi:10.1038/s41467-020-19474-6.  CC-BY icon.svg Available under CC BY 4.0.
  35. a b c d O’Hara, Jeffrey K. "Description of Local Food Systems." Union of Concerned Scientists, 2011, pp. 6–13
  36. a b c Shindelar, Rachel. "The Ecological Sustainability of Local Food Systems." RCC Perspectives, no. 1, 2015, pp. 19–24.
  37. a b c Kling, William. "Food Waste in Distribution and Use." Journal of Farm Economics, vol. 25, no. 4, 1943, pp. 848–859.
  38. a b c d e f Pelz, V. H. "Modern Tendencies in Food Distribution." Journal of Farm Economics, vol. 12, no. 2, 1930, pp. 301–310.
  39. McMichael A.J.; Powles J.W.; Butler C.D.; Uauy R. (September 2007). «Food, Livestock Production, Energy, Climate change, and Health». Lancet 370 (9594): 1253-63. PMID 17868818. doi:10.1016/S0140-6736(07)61256-2. Archivado desde el original el 3 February 2010.  Retrieved on: 18 March 2009.
  40. Baroni L.; Cenci L.; Tettamanti M.; Berati M. (February 2007). «Evaluating the Environmental Impact of Various Dietary Patterns Combined with Different Food Production Systems». Eur. J. Clin. Nutr. 61 (2): 279-86. PMID 17035955. doi:10.1038/sj.ejcn.1602522.  Retrieved on: 18 March 2009.
  41. Steinfeld H., Gerber P., Wassenaar T., Castel V., Rosales M., de Haan, C. (2006). "Livestock's Long Shadow – Environmental Issues and Options". Retrieved on: 18 March 2009.
  42. Heitschmidt R.K.; Vermeire L.T.; Grings E.E. (2004). «Is Rangeland Agriculture Sustainable?». Journal of Animal Science 82 (E–Suppl): E138-146. PMID 15471792. doi:10.2527/2004.8213_supplE138x.  Retrieved on: 18 March 2009.
  43. «Sustainable food systems – UNSCN». www.unscn.org. Consultado el 27 de noviembre de 2019. 
  44. Rushcheva, D. (November 2, 2020). «FOOD PRODUCTION AND NATIONAL FOOD SECURITY: SITUATION, PROBLEMS AND PROSPECTS». Trakia Journal of Sciences 18: 346-349. doi:10.15547/tjs.2020.s.01.058. 
  45. Capone, Roberto (2016). «Relations Between Food and Nutrition Security, Diets and Food Systems». Agriculture and Forestry 62: 49-58. doi:10.17707/AgricultForest.62.1.05. 
  46. «Food wastage footprint & Climate Change». Food and Agriculture Organization. 
  47. «Food wastage footprint, impacts on natural resources». Food and Agriculture Organization. 
  48. Bond, M.; Meacham, T.; Bhunnoo, R.; Benton, TG. (2013). Food Waste Within Global Food Systems. 
  49. «Fight climate change by preventing food waste». World Wildlife Fund (en inglés). Consultado el 30 de marzo de 2021. 
  50. Tonini, Davide; Albizzati, Paola Federica; Astrup, Thomas Fruergaard (1 de junio de 2018). «Environmental impacts of food waste: Learnings and challenges from a case study on UK». Waste Management (en inglés) 76: 744-766. ISSN 0956-053X. PMID 29606533. doi:10.1016/j.wasman.2018.03.032. 
  51. von Massow, Michael; Parizeau, Kate; Gallant, Monica; Wickson, Mark; Haines, Jess; Ma, David W. L.; Wallace, Angela; Carroll, Nicholas et al. (2019). «Valuing the Multiple Impacts of Household Food Waste». Frontiers in Nutrition (en english) 6: 143. ISSN 2296-861X. PMC 6738328. PMID 31552260. doi:10.3389/fnut.2019.00143.