Pacto Verde Europeo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen (en el centro), Frans Timmermans, vicepresidente responsable del Pacto Verde Europeo, y Margrethe Vestager, vicepresidenta para una Europa Adaptada a la Era Digital.

El Pacto Verde Europeo (PVE), aprobado en 2020, es un conjunto de iniciativas políticas de la Comisión Europea con el objetivo general de hacer que la Unión Europea (UE) sea climáticamente neutral en 2050.[1]​ Para ello, la Comisión trabaja en un plan para aumentar el objetivo de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero de la UE para 2030 al menos al 50 % y hacia el 55 % en comparación con los niveles de 1990. La iniciativa pretende revisar cada ley existente sobre asuntos climáticos y también introducir una nueva legislación sobre temas como la economía circular, la renovación de edificios, la biodiversidad, la agricultura y la innovación.[2]

La estrategia de cambio climático de la Comisión Europea, lanzada en 2020, se centra en la promesa de convertir a la UE en un emisor cero neto de gases de efecto invernadero para 2050 y demostrar que las economías se desarrollarán sin aumentar el uso de recursos. No obstante, el Pacto Verde contiene medidas para garantizar que los Estados miembros de la UE que dependen de los combustibles fósiles no se queden atrás en la transición hacia las energías renovables.[2]

En enero de 2023, la Comisión Europea presentó el Plan Industrial del Pacto Verde para contrarrestar el impacto de las subvenciones extracomunitarias en la economía de la UE y desarrollar una legislación para un tejido de cero emisiones antes de 2030. El plan consta de cuatro pilares: «el entorno normativo, el financiamiento, las competencias y el comercio».[3]​ Además, la Comisión reivindicó la Nueva Bauhaus Europea como un catalizador del PVE.[4]

Historia[editar]

Prioridades iniciales de la Comisión Von der Leyen
La Comisión Von der Leyen comenzó oficialmente el día 1 de diciembre de 2019.[5]​ Ursula von der Leyen estrenó su presidencia en la COP25 de Madrid, y el día 11 de diciembre de 2019, presentó un plan detallado para el Pacto Verde Europeo, con unas líneas maestras focalizadas a conseguir que Europa se convierta en el primer continente climáticamente neutral en 2050.

Von der Leyen nombró a Frans Timmermans vicepresidente ejecutivo de la Comisión Europea para el Pacto Verde. El 13 de diciembre de 2019, el Consejo Europeo decidió seguir adelante con el plan, con la exclusión voluntaria de Polonia. El 15 de enero de 2020, el Parlamento Europeo también votó para apoyar el acuerdo, con solicitudes de mayor ambición.[6]

Varios Estados miembros instaron a la Comisión a utilizar el Pacto Verde Europeo como palanca para la recuperación económica post-pandemia.[7]​ El Parlamento Europeo pidió además potenciar la digitalización de la economía de la Unión para avanzar en el desarrollo del mercado único.[8]​ En consecuencia, los principales grupos parlamentarios reclamaron un marco financiero plurianual (MFP) «ambicioso», así como que el PVE fuese central en plan de recuperación.[9]

Objetivos[editar]

El Pacto Verde Europeo es la hoja de ruta para dotar a la Unión Europea de una economía sostenible.[10]​ Según la Comisión Europea, el pacto «establece cómo hacer de Europa el primer continente climáticamente neutro en 2050 impulsando la economía, mejorando la salud y la calidad de vida de los ciudadanos».[11]​ El pacto es, de hecho —como compromiso de mandato de la comisión—, una respuesta a una parte de la sociedad europea que demanda avances en la cuestión climática. Este pacto, por tanto, podría eventualmente reavivar la affectio societatis y contribuir a abordar el déficit democrático en la Unión.[10]​ Además el PVE también comporta repercusiones geopolíticas a través de su impacto en la sostenibilidad energética de la UE y los mercados mundiales; sobre los países productores de hidrocarburos en la vecindad de la UE; sobre la seguridad energética europea; y en los patrones del comercio mundial, en particular a través del mecanismo de ajuste en frontera por emisiones de carbono (CBAM por sus siglas en inglés).[12]

Contexto[editar]

En medio de la tensión diplomática entre Rusia y la UE y la intensificación de la rivalidad entre China y Estados Unidos, la UE comenzó a debatir la noción de autonomía estratégica, que exige a la organización defender su soberanía y promover sus intereses de manera independiente.[13]​ Dicha autonomía suele vincularse a la defensa, pero podría ir más allá, teniedo en cuenta que a nivel internacional las capacidades económicas y tecnológicas han ganado relevancia.[14]​ Sin embargo, varios líderes europeos aspiran a dotar a la UE de las capacidades militares que consideran necesarias para garantizar su defensa en pos de conseguir la autonomía estratégica.[15]

Entre tanto los gobiernos estadounidenses de Donald Trump (2017-2021) y Joe Biden (2021-actualidad), asumieron una postura de relativa ruptura respecto a la UE y los Estados miembros de la organización, lo que ha generado una «pérdida de confianza» en la relación bilateral dentro de la clase política y la opinión pública en la UE.[13]​ Paralelamente las nuevas relaciones eurobritánicas, tras el referéndum y posterior salida del Reino Unido de la UE en 2020, se han desarrollado en medio de un reforzamiento de la angloesfera que ha chocado con algunos intereses de la UE.[16]
Impacto internacional de la pandemia de COVID-19
La disrupción global causada por la pandemia de COVID-19 ha causado numerosos efectos en el medio ambiente y el clima. Debido al cese de la actividad, se ha confirmado una importante disminución de dióxido de nitrógeno (NO2), una de las principales sustancias emitidas por el transporte y la industria. [17]​ La severa disminución de la movilidad ha hecho que muchas regiones hayan experimentado una reducción en la contaminación del aire.[18]​ En China, el confinamiento y otras medidas resultaron en una reducción de las emisiones de partículas, que podrían haber evitado al menos 77.000 fallecimientos en dos meses,[19]​ así como una bajada de un 25% de las emisiones de dióxido de carbono.[20]​ Aun así, la pandemia también ha interrumpido algunas iniciativas de diplomacia medioambiental, causando la postergación de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático de 2020.[21]

Pese a una reducción temporal de las emisiones globales de carbono, la Agencia Internacional de la Energía advirtió que el desorden económico causado por la pandemia podría impedir o retrasar a las empresas a la hora de invertir en energía sostenible.[22][23][24]​ Sin embargo, los periodos extendidos de confinamiento han potenciado las políticas de trabajo desde casa.[25][26]​ El uso sin precedentes de mascarillas para la cara deshechables, y su introducción en el medio ambiente, se suma a la carga global de residuos plásticos.[27]

El Centro Europeo de Previsiones Meteorológicas a Plazo Medio (CEPMPM) anunció que una reducción global del transporte aéreo debido a la pandemia podría tener un impacto en la exactitud de las predicciones meteorológicas, citando el uso de las aerolíneas comerciales del Relé de Datos Meteorológicos de Aeronaves (AMDAR) como una contribución integral a la exactitud de la previsión del tiempo. El CEPMPM pronosticó que la cobertura de AMDAR disminuiría un 65% o más debido a la reducción de vuelos comerciales.[28]
La pandemia también ha impactado la diplomacia medioambiental y climática, cuando la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático 2020 fue aplazada a 2021 en respuesta a la pandemia después de que su sede se convirtiera en un hospital de campaña. Esta conferencia era crucial ya que las naciones debían proporcionar contribuciones específicas mejoradas al Acuerdo de París, con ambición realzada. La pandemia también limita la capacidad de las naciones, particularmente países en vías de desarrollo con escasa capacidad estatal, de entregar sus contribuciones nacionales, al centrarse en la pandemia.[21]
Crisis energética mundial de 2021-presente

Debido a una combinación de condiciones desfavorables, que implican el aumento de la demanda de gas natural, la disminución de su suministro desde Estados Unidos, Noruega y Rusia a los mercados europeos, la menor generación de energía por parte de fuentes renovables como la eólica, la hidráulica y la solar, y el frío invierno que dejó agotados los depósitos de gas europeos, Europa se enfrentó a fuertes subidas de los precios del gas en 2021.[29]​ Algunos críticos culparon al Régimen de Comercio de Derechos de Emisión de la Unión Europea (EU ETS) y al cierre de plantas nucleares de contribuir a la crisis energética.

Rusia ha suministrado en los contratos a largo plazo, pero no ha suministrado gas adicional en el mercado al contado.[30]​ En octubre de 2021, la Unidad de Inteligencia de The Economist informó de que Rusia tenía una capacidad de exportación de gas adicional limitada debido a su propia y elevada demanda interna, con una producción cercana a su máximo.[31]​ Además, se ha acusado al Kremlin de pregonar la necesidad de Nord Stream 2, pero algunos analistas energéticos consideran que la escasez de energía en Europa es autoinfligida, y culpan a las sanciones de la Unión Europea a las entidades rusas, entre otras razones.[32]

Las exportaciones estadounidenses de gas natural licuado (GNL) a China y otros países asiáticos aumentaron en 2021, con compradores asiáticos dispuestos a pagar precios más altos que los importadores europeos.[33]​ Por su parte, el yacimiento de gas de Groninga, en los Países Bajos, el mayor campo de gas natural de Europa, dejará de producir a mediados de 2022 —Reuters informó de que «la extracción se volvió problemática en los últimos años, ya que una serie de temblores causados por la producción de gas dañaron casas y edificios en la región»—.[34]​ A finales de 2021, los precios de la energía en Europa siguieron aumentando, mientras que una escasez energética sin precedentes, sobre todo de gas natural, lastró los indicadores de crecimiento económico. Los mercados de gas natural licuado estuvieron tensos durante todo el 2021.

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, afirmó que "Europa depende hoy demasiado del gas y de las importaciones de gas. La respuesta tiene que ver con la diversificación de nuestros proveedores y sobre todo, con la aceleración de la transición a la energía limpia".[35][36]

El comisario europeo de Acción por el Clima, Frans Timmermans, sugirió que "la mejor respuesta a este problema hoy es reducir nuestra dependencia de los combustibles fósiles".[37]

Política medioambiental de la Unión Europea[editar]

La política medioambiental de la Unión Europea es un ámbito en el que dicha organización tiene competencias. La Unión cuenta con una de las legislaciones de medio ambiente más estrictas del mundo, la cual se introdujo después de estar varias décadas estudiando los principales problemas medioambientales existentes en la Unión.[38]​ Las actividades prioritarias en relación con el medio ambiente se enfocan en la lucha contra el cambio climático, mantener la biodiversidad, reducir los problemas de salud derivados de la contaminación y el uso de los recursos naturales de manera más responsable.[38]​ De esta forma, lo que se persigue con estas políticas es la protección del medio natural, de una manera que se contribuya al crecimiento económico, impulsando la innovación y la empresa. La Unión Europea ha puesto en marcha a través de un libro de medidas, un paquete ambicioso que marque su propio liderazgo en la preparación para un acuerdo mundial. En ese sentido, se ha convertido en la primera potencia mundial que adopta objetivos jurídicos vinculantes de tal alcance en materia de clima y energía.[38]

La UE cuenta además con la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA), que tiene por misión facilitar a la UE y a los países miembros la toma de decisiones sobre la mejora del medio ambiente, y coordinar la Red europea de información y observación del medio ambiente.[39]

Fondo de recuperación (Next Generation EU)[editar]

El Next Generation EU (NGEU) es el fondo masivo de recuperación de la Unión Europea (UE) de 750 mil millones € (en precios constantes de 2018) acordado el 21 de julio de 2020 por el Consejo Europeo, después de cuatro días de negociación, para apoyar a los Estados miembros de la Unión golpeados por la pandemia de COVID-19. El fondo NGEU se extiende a los años 2021-2023 y está ligado al presupuesto de la UE de 2021-2027 (MFF). Los paquetes comprensivos del NGEU y MFF alcanzará el tamaño de 1824,3 millardos de €.[40]

El acuerdo NGEU es algo sin precedentes en la historia de la UE, ya que la misma emitirá vínculos o bonos soberanos europeos para asignar subvenciones y préstamos a sus Estados miembros, pagándolos mediante la generación de recursos propios, a través de los impuestos directos, lo que se considera el primer paso hacia una integración fiscal en Europa.[41]
Se aplicará un objetivo climático global del 30 % al importe total de los gastos del MFP y del NGEU, en cumplimiento del Acuerdo Climático de París y en consonancia con los objetivos del Pacto Verde Europeo, la iniciativa emblemática para hacer frente a la emergencia climática[42]

Para recibir apoyo del FRR, los Estados miembros de la Unión -evaluados técnicamente por la Comisión Europea- deben presentar Planes Nacionales de Recuperación y Resiliencia (PRR), que incluyan objetivos, hitos y costes estimados.[43]​ Finalmente, el Consejo Europeo aprobará políticamente las propuestas por mayoría cualificada.[44]

El PRR debe describir la forma en que cada Estado miembro pretende utilizar estas inversiones para contribuir a las prioridades verdes y digitales previstas por la Comisión. Para ello, se han fijado dos objetivos: El 37 % del gasto debe canalizarse hacia las acciones verdes y el 21% hacia las digitales.[45]​ Los Estados miembros deben cumplir el objetivo de neutralidad climática de la UE para 2050.

Plan Industrial del Pacto Verde[editar]

Tenemos un plan. Un plan industrial que forma parte de nuestro pacto verde. Nuestro plan para hacer de Europa [UE] el hogar de la tecnología limpia y la innovación industrial en el camino hacia la neutralidad de carbono.

Vídeo externo del discurso de Von der Leyen sobre el Plan Industrial (Este archivo está alojado en un sitio fuera de la Fundación Wikimedia.)

En enero de 2023, durante el Foro Económico Mundial, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, anunció el Plan Industrial del Pacto Verde que busca contrarrestar el impacto de las subvenciones para atraer las «capacidades industriales a China o a otros lugares» en la economía comunitaria y desarrollar una legislación para un tejido de cero emisiones con «objetivos claros» antes de 2030. Según Von der Leyen, el plan pretende abarcar la cualificación profesional, el entorno normativo, la financiación y el comercio internacional, centrandose en agilizar permisos para facilitar la inversión en los sectores cruciales de la cadena de suministro para alcanzar el objetivo de cero emisiones netas. Para tal fin, la Comisión Von der Leyen presentará una Ley de Industria Cero Neto, similar al proyecto legislativo sobre semiconductores, que fijará objetivos "claros" para la tecnología limpia europea a partir de 2030.[3]

Para reforzar las cadenas de suministro, Von der Leyen propuso crear un «Club de Materias Primas Críticas que trabaje con socios de ideas afines». Así la UE pretende diversificar los proveedores y reducir la dependencia con China, que asciende a un 98 % en el suministro de tierras raras. Por otra parte, el plan adaptará «temporalmente» las normas comunitaria sobre ayudas estatales para «agilizar y simplificar las cosas» —con modelos de desgravación fiscal y ayudas específicas para instalaciones de producción de tecnologías limpias— para contrarrestar los riesgos de deslocalización derivados de subvenciones extranjeras. No obstante, las ayudas estatales son «una solución limitada que sólo unos pocos Estados miembros podrán utilizar», por lo que la Comisión insiste en que la solución para contrarrestar el impacto de dichas subvenciones —en particular la Ley de Reducción de la Inflación estadounidense con subsidios verdes por US$369 000 millones— en la economía europea pasará por la creación de un fondo soberano que evite también la «fragmentación del mercado único».[3]

Fondo para la Soberanía Europea[editar]

En enero de 2023, la mandataria italiana Giorgia Meloni defendió que las inversiones en la industria realizadas con fondos europeos, deberían tenerse en cuenta en la reforma del Pacto de estabilidad y crecimiento.[46]

El Fondo para la Soberanía Europea[47]​ es una propuesta de la Comisión Europea —en el contexto de la revisión del sexto marco financiero plurianual— para respaldar la industria de la Unión Europea en sectores estratégicos a través de la inversión. Aunque el proyecto ha hecho parte del plan de gobierno de la Comisión Von der Leyen desde sus inicios en 2019,[48]​ las medidas concretas para su desarrollo sólo serán presentadas en el verano boreal de 2023.[47]

Ya que no todos los Estados miembros disponen de un margen presupuestario suficiente, la Comisión considera que el Plan Industrial del Pacto Verde necesita un fondo para la soberanía con el cual poder «evitar un efecto de fragmentación en el mercado único». En este sentido, el fondo pretende aumentar la financiación de la UE proporcionando «una solución estructural para aumentar los recursos disponibles para la investigación, la innovación y los proyectos industriales estratégicos».[49]

Por otra parte, la mayoría de los miembros del Consejo Europeo considera que antes de poner en marcha este instrumento sería necesario explotar los que ya existen.[46]​ Mientras los gobiernos nacionales y la instituciones europeas están reflexionando sobre «el posible origen de las financiaciones». El comisario de Mercado Interior, Thierry Breton, por ejemplo, ha abogado por la oportunidad de emitir nueva deuda pública de la Unión Europea.[50]

Áreas de trabajo[editar]

La Comisión Von der Leyen determinó diez áreas de trabajo:[2]

REPowerEU[editar]

REPowerEU es un plan la Comisión Europea de para «poner fin a la dependencia de la Unión Europea (UE) con respecto a los combustibles fósiles rusos». La medida es una respuesta a las perturbaciones del mercado de la energía causadas por la invasión rusa de Ucrania de 2022. La Comisión Von der Leyen pretende implementaer el plan mediante «el ahorro de energía, la diversificación del suministro de energía y el despliegue acelerado de las energías renovables para sustituir a los combustibles fósiles en los hogares, la industria y la producción de electricidad».[51]

El Mecanismo de Recuperación y Resiliencia (MRR) ocupa un lugar central en el Plan, ya que apoya la financiación de las infraestructuras nacionales y transfronterizas.[51]

Energía[editar]

La Unión Europea ha adoptado la Transición Justa como una parte importante de su Pacto Verde Europeo para ayudar a las regiones dependientes de combustibles fósiles dentro de la Unión Europea a hacer la transición hacia una economía más verde.[52]

Agricultura[editar]

La reforma de la Política Agrícola Común 2023-2030 requiere la aprobación por parte de la Comisión Europea de un Plan Estratégico con objetivos medioambientales. Existe consenso científico en que las acciones de conservación efectivas para los ambientes agrícolas deben establecer objetivos regionales específicos y cuantificables sobre biodiversidad en los sistemas agrícolas y sus servicios ecosistémicos asociados, evaluando de modo continuó su grado de consecución, para poder alcanzar el objetivo de la PAC de promover políticas ambiciosas para una rápida transición hacia una agricultura ambientalmente sostenible y socialmente justa. Instamos a los organismos públicos a tomar decisiones valientes basadas en la evidencia científica en esta dirección.[53]

Industria[editar]

El 10 de marzo de 2020 la Comisión Europea presentó la estrategia industrial europea,[54]​ que propone defender la propiedad intelectual e industrial, luchar contra las subvenciones que reciben industrias de fuera de la UE, conseguir la neutralidad de carbono, fomentar la innovación, la inversión y las habilidades de las personas.[55]

Financiación y desarrollo regional[editar]

La Ayuda a la Recuperación para la Cohesión y los Territorios de Europa (REACT-EU) es una iniciativa que pretende contribuir a preparar una recuperación ecológica (Pacto Verde Europeo), digital y resiliente de la economía del bloque comunitario tras la pandemia de enfermedad por coronavirus de 2020 en Europa.[56]

El paquete REACT-EU incluye 55 millardos de euros de fondos adicionales puestos a disposición del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER), el Fondo Social Europeo (FSE) y el Fondo de Ayuda Europea para las Personas Más Desfavorecidas (FEAD) para el período 2014-2020. En 2020 estos fondos proceden de una revisión específica del marco financiero plurianual, y para el periodo 2021-2022 los fondos se aportarán mediante del programa Next Generation EU.[56]

Clima[editar]

En 2020 la AEMA manifestó que la pandemia de enfermedad por coronavirus, que ha sumido a la Unión Europea en una crisis sin precedentes, tenga un impacto considerable “en los esquemas de producción y consumo, como por ejemplo la reducción de la demanda en materia de transporte, en concreto el tráfico aéreo internacional y los desplazamientos diarios de vehículos privados”. No obstante consideró que para comprender el alcance de los efectos se debe analizar los datos de distintos ámbitos después de la crisis, por lo que tiene previsto evaluar las interrelaciones de los datos y compartir los resultados de estos análisis en el momento oportuno. También ha recordado que la UE aspira a lograr la neutralidad climática a través de “una reducción gradual e irreversible de las emisiones y mediante el establecimiento de objetivos a largo plazo”.[57]

En este contexto, la propuesta relativa a la Ley Europea del Clima, elemento esencial del Pacto Verde Europeo, eleva las ambiciones de la UE en este ámbito, y prevé cómo se evaluarán periódicamente los avances hacia la neutralidad climática, basándose entre otros en los informes producidos la AEMA.[57]

Medio ambiente y océanos[editar]

Transporte[editar]

En 2018, Dinamarca propuso una prohibición de los coches de gasolina y diésel en toda la UE, pero resultó ser contraria a la normativa comunitaria. En octubre de 2019, Dinamarca hizo una propuesta para la eliminación progresiva de los vehículos de combustible fósil a nivel de los Estados miembros para 2030 y fue apoyada por otros 10 Estados miembros de la UE.

El Parlamento Europeo votó en junio de 2022 a favor de prohibir la matriculación de vehículos de combustión a partir de 2035. Esta votación respalda la propuesta que había hecho la Comisión Europea un año antes pero no es del todo definitiva pues ha de aprobarse en todos los estados miembros.[58]​ El Parlamento Europeo ratificó su decisión en febrero de 2023.[59]

Investigación e innovación[editar]

Horizonte Europa es el programa marco de investigación e innovación (I+I) de la Unión Europea (UE) para el período 2021-2027. Con un presupuesto de 95.517 millones de euros, su objetivo general es "alcanzar un impacto científico, tecnológico, económico y social de las inversiones de la UE en I+I, fortaleciendo de esta manera sus bases científicas y tecnológicas y fomentando la competitividad de todos los Estados Miembros". El Programa está diseñado con un enfoque hacia la inversión más que como un instrumento de financiación.[60]

Nueva Bauhaus Europea[editar]

La Nueva Bauhaus Europea fue introducida por primera vez en el discurso que Ursula von der Leyen pronunció sobre el estado de la Unión 2020 ante los miembros del Parlamento Europeo en Bruselas, el 16 de septiembre de 2020 : « Deseo que la NextGenerationEU impulse una ola de renovación europea y que haga de nuestra Unión un líder de la economía circular. Pero no se trata simplemente de un proyecto medioambiental o económico: debe tratarse de un nuevo proyecto cultural para Europa. Cada movimiento tiene su propia imagen y su propia sensibilidad. Y debemos darle a nuestro cambio sistémico una estética distinta, a fin de conciliar estilo y sostenibilidad. Por eso vamos a crear una nueva Bauhaus europea, un espacio de co-creación en el cual arquitectos, artistas, estudiantes, ingenieros y diseñadores trabajarán juntos para lograr ese objetivo. Esta es la NextGenerationEU. De esta forma moldeamos el mundo en el que queremos vivir »[61]​.

El objetivo de la primera fase, la del Diseño (2020-2021), consistió en ver dónde y cómo la Nueva Bauhaus Europea podía acelerar, concretar y materializar unas ideas creativas respecto a la cultura y la tecnología, dos conceptos especialmente conocidos en la arquitectura y el urbanismo : « conectarse a lo que ya existe »[62]​.

La fase de Diseño dio lugar a la Comunicación de la Comisión Europea « La Nueva Bauhaus Europea: hermosa, sostenible, juntos », publicada el 15 de septiembre de 2021[63]​. Esta comunicación preparó el terreno para la fase de Realización (2021-2023+).

Uno de los puntos fundamentales de la Nueva Bauhaus Europea consiste en transcribir los retos del Pacto Verde Europeo, aprobado en 2020 e iniciado por la Comisión Europea, en una experiencia concreta y positiva en la cual todos los europeos puedan tomar parte y progresar juntos[64]​.

Haciendo referencia a los grandes principios del movimiento original de la Escuela de la Bauhaus, el enfoque de las iniciativas de la Nueva Bauhaus Europea tiene varios niveles, « de lo global a lo local, participativo y transdisciplinario ». En este sentido, las visiones y experiencias de miles de ciudadanos, profesionales y organizaciones por toda la UE participan en el co-diseño y las conversaciones abiertas, permitiendo que surjan temas clave.

Los tres valores imprescindibles en los que se funda este movimiento son la sostenibilidad (desde los objetivos climáticos hasta la circularidad, pasando por una contaminación cero y la biodiversidad), la estética (la calidad de la experiencia y el estilo, más allá de la funcionalidad) y la inclusión (desde la valoración de la diversidad hasta la garantía de la accesibilidad y la asequibilidad)[64]​.

Los cuatro ejes temáticos que guiarán la implantación de aquellas iniciativas son la reconexión con la naturaleza, la recuperación del sentido de pertenencia, la priorización de los lugares y de la gente más necesitados, y a largo plazo la adopción de una reflexión sobre el ciclo de vida en el ecosistema industrial[64]​.

La Nueva Bauhaus Europea opta por fijarse en tres transformaciones claves relacionadas entre sí de los lugares sobre el terreno, del entorno que fomenta la innovación y de nuestras perspectivas y modos de pensar.

Durante la última etapa (2023-2024+), la Nueva Bauhaus Europea se enfocará en la difusión de las ideas y conceptos escogidos hacia un público más amplio, no sólo en Europa sino también afuera. Se tratará de establecer una red y compartir conocimientos entre los especialistas sobre los mejores métodos, soluciones y prototipos disponibles[65]​. La iniciativa aspira a ayudar a todos los innovadores a reproducir sus experiencias en ciudades, zonas rurales y localidades, y a animar a una nueva generación de arquitectos y diseñadores. Su objetivo es promover la emergencia de mercados líderes para nuevas formas de vivir en edificios en armonía con el entorno natural y el clima.

Programa LIFE[editar]

El programa LIFE es como se denomina al Programa de la Unión Europea para el Medio Ambiente y la Acción Climática para el periodo 2021-2027. Este programa es contribuyente al Pacto Verde Europeo y está gestionado por la Comisión Europea.[66][67]

Para su financiación, el programa LIFE 2021-2027 se estructura en programas plurianuales, que se ejecutarán con una dotación financiera total de 5.432.000.000 , importe con el que se cubrirán las necesidades de las programaciones de trabajo en las áreas establecidas.[66]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. «Pacto Verde Europeo». Consejo Europeo. Consultado el 20 de enero de 2023. 
  2. a b c «Un Pacto Verde Europeo». Europa. Consultado el 20 de enero de 2023. 
  3. a b c «El plan von der Leyen en Davos». El Grand Continent. 17 de enero de 2023. Consultado el 22 de enero de 2023. 
  4. «Bruselas reivindica la Nueva Bauhaus como catalizador del Pacto Verde Europeo». Swissinfo. 17 de enero de 2023. Consultado el 22 de enero de 2023. 
  5. «Quién es quién en la nueva Comisión de Ursula von der Leyen». Europapress. 1 de diciembre de 2019. Consultado el 18 de abril de 2020. 
  6. «Parliament supports European Green Deal». Europeaninterest (en inglés). 19 de enero de 2020. Consultado el 20 de enero de 2023. 
  7. León, Mariela (14 de abril de 2020). «Los líderes europeos plantean «Recuperación Verde» tras la pandemia». Cambio 16. Consultado el 16 de abril de 2020. 
  8. Serbeto, Enrique (15 de abril de 2020). «Bruselas propone reforzar el gasto europeo y deja de lado los eurobonos que piden Sánchez y Conte». ABC. Consultado el 16 de abril de 2020. 
  9. «Populares, socialistas, liberales y verdes de la Eurocámara piden financiar la recuperación con deuda común». europapress. 15 de abril de 2020. Consultado el 16 de abril de 2020. 
  10. a b Tubiana, Laurence (28 de septiembre de 2021). «El Green Deal es el nuevo contrato social». El Grand Continent. Consultado el 29 de noviembre de 2021. 
  11. «El Pacto Verde Europeo». Comisión Europea. Consultado el 16 de abril de 2020. 
  12. Hannah, Abdullah (julio de 2021). «El Pacto Verde Europeo: integrando la acción climática en la política interior y exterior de la UE». Fundación CIDOB. Consultado el 29 de noviembre de 2021. 
  13. a b Jun, Ai (16 de septiembre de 2021). «EU eyes geopolitical power in 2021 SOUA, loses faith in US». Global Times (en inglés). Consultado el 29 de noviembre de 2021. 
  14. Münchau, Wolfgang (28 de noviembre de 2022). «Autonomía estratégica: cómo se consigue». El País. Consultado el 28 de noviembre de 2022. 
  15. Arteaga, Félix (11 de octubre de 2017). «La autonomía estratégica y la defensa europea». Fundación Real Instituto Elcano. Consultado el 14 de diciembre de 2020. 
  16. «El quebradizo eje París-Londres». El País. 8 de noviembre de 2021. Consultado el 3 de diciembre de 2021. 
  17. «La caída de la contaminación por el confinamiento se ve desde el espacio». Consultado el 4 de junio de 2020. 
  18. Team, The Visual and Data Journalism (28 de marzo de 2020). «Coronavirus: A visual guide to the pandemic». BBC News. Archivado desde el original el 27 de marzo de 2020. 
  19. McMahon, Jeff (16 de marzo de 2020). «Study: Coronavirus Lockdown Likely Saved 77,000 Lives In China Just By Reducing Pollution». Forbes. Archivado desde el original el 17 de marzo de 2020. Consultado el 16 de marzo de 2020. 
  20. Myllyvirta, Lauri (19 de febrero de 2020). «Analysis: Coronavirus has temporarily reduced China's CO2 emissions by a quarter». CarbonBrief. Archivado desde el original el 4 de marzo de 2020. Consultado el 16 de marzo de 2020. 
  21. a b «Cop26 climate talks postponed to 2021 amid coronavirus pandemic». Climate Home News (en inglés). 1 de abril de 2020. Archivado desde el original el 4 de abril de 2020. Consultado el 2 de abril de 2020. 
  22. Newburger, Emma (13 de marzo de 2020). «Coronavirus could weaken climate change action and hit clean energy investment, researchers warn». CNBC. Archivado desde el original el 15 de marzo de 2020. Consultado el 16 de marzo de 2020. 
  23. «Text-Only NPR.org : Climate Change Push Fuels Split On Coronavirus Stimulus». NPR. Archivado desde el original el 4 de abril de 2020. Consultado el 9 de abril de 2020. 
  24. «Put clean energy at the heart of stimulus plans to counter the coronavirus crisis—Analysis». IEA. Archivado desde el original el 2 de abril de 2020. Consultado el 9 de abril de 2020. 
  25. «Commentary: Coronavirus may finally force businesses to adopt workplaces of the future». p. Fortune. Archivado desde el original el 5 de abril de 2020. Consultado el 9 de abril de 2020. 
  26. Yaffe-Bellany, David (26 de febrero de 2020). «1,000 Workers, Go Home: Companies Act to Ward Off Coronavirus». Archivado desde el original el 4 de marzo de 2020. Consultado el 9 de abril de 2020. 
  27. «Discarded coronavirus masks clutter Hong Kong's beaches, trails». Hong Kong (Reuters). Reuters. 12 de marzo de 2020. Archivado desde el original el 21 de marzo de 2020. Consultado el 21 de marzo de 2020. 
  28. Press release (24 de marzo de 2020). «Drop in aircraft observations could have impact on weather forecasts». European Center for Medium-Range Weather Forecasts. Archivado desde el original el 26 de marzo de 2020. Consultado el 26 de marzo de 2020. 
  29. «Europe’s Power Crisis Moves North as Water Shortage Persists». Bloomberg. 3 de octubre de 2021. 
  30. Horton, Jake (14 de octubre de 2021). «Europe gas prices: How far is Russia responsible?». BBC News. 
  31. Horton, Jake (14 de octubre de 2021). «Europe gas prices: How far is Russia responsible?». BBC News. 
  32. Cohen, Ariel (14 de octubre de 2021). "Europe’s Self-Inflicted Energy Crisis". Forbes. Retrieved 8 November 2021.
  33. «Asian buyers outbid Europe for spot supplies of US natural gas». Financial Times. 21 de septiembre de 2021. 
  34. «Dutch confirm plan to end gas production at Groningen next year». Reuters. 24 de septiembre de 2021. 
  35. «EU chief says key to energy crisis is pushing Green Deal». Associated Press. 20 de octubre de 2021. 
  36. «Europe's energy crisis: Continent 'too reliant on gas,' says von der Leyen». Euronews. 20 de octubre de 2021. 
  37. «EU countries look to Brussels for help with ‘unprecedented’ energy crisis». Politico. 6 de octubre de 2021. 
  38. a b c Actividades de la Unión Europea. Medio ambiente. europa.eu.
  39. Agencia Europea de Medio Ambiente. «AEMA. Quiénes somos». Consultado el 13 de septiembre de 2011. 
  40. «Reunión extraordinaria del Consejo Europeo (17, 18, 19, 20 y 21 de julio de 2020)». Consejo Europeo. 21 de julio de 2020. Consultado el 21 de julio de 2020. 
  41. European Council, 2020, chpt.A29, 146.
  42. «Press corner». European Commission - European Commission (en inglés). Consultado el 14 de diciembre de 2020. 
  43. «Plan de recuperación para Europa». Consejo Europeo. 1 de marzo de 2021. Consultado el 30 de marzo de 2021. 
  44. «COVID-19: Council agrees its position on the Recovery and Resilience Facility». Consejo Europeo (en inglés). 9 de octubre de 2020. Consultado el 15 de noviembre de 2020. 
  45. «See No Evil. How a lack of transparency could dash EU hopes for a green pandemic recovery». CEE Bankwatch Network. November 2020. 
  46. a b «Italia defenderá un fondo europeo para compensar ayudas estatales a industria». Swissinfo. 10 de febrero de 2023. Consultado el 11 de febrero de 2023. 
  47. a b «Reunión extraordinaria del Consejo Europeo». Consejo Europeo. 9 de febrero de 2023. Consultado el 11 de febrero de 2023. 
  48. «Posible fondo soberano propuesto para la UE podría contar con 100.000 millones de euros». France 24. 23 de agosto de 2019. Consultado el 11 de febrero de 2023. 
  49. «La jefa de la Comisión Europea propone una nueva legislación para una industria sin emisiones de CO2». RFI. 17 de enero de 2023. Consultado el 11 de febrero de 2023. 
  50. Rizzi, Andrea (28 de enero de 2023). «Empieza la batalla del fondo de soberanía de la UE: ¿con qué dinero?». El País. Consultado el 11 de febrero de 2023. 
  51. a b «Plan para poner fin a la dependencia de la UE con respecto a los combustibles fósiles rusos». Europa. 18 de mayo de 2022. Consultado el 19 de mayo de 2022. 
  52. «Financing the green transition: The European Green Deal Investment Plan and Just Transition Mechanism». ec.europa.eu (en inglés). Consultado el 14 de noviembre de 2020. 
  53. Díaz, M.; Concepción, E.D.; Morales, M.B.; Grupo de trabajo ES-PAC: M. Díaz, E.D. Concepción, M.B. Morales, Guy Pe’er, F.M. Azcárate, G. Bota, L. Brotons, S. Mañosa, P.J. Rey, D. García, A. Navarro, R. Tarjuelo, F. Casas, I. Bartomeus, P. Olea, J.V. López-Bao, C. Palacín, J.C. Alonso, L.M. Bautista, J.A. Sánchez-Zapata, F. Fernández, I. Guerrero, B. Peco, M. Miñarro, J. Seoane, S. Suárez-Seoane, J. Traba, F. Valera, E. Velando-Alonso y G. Moreno (2021). «Resumen de las recomendaciones científicas del grupo de trabajo para una implementación óptima de la nueva reforma de la Política Agraria Común (PAC) Europea 2023-2030 en España». Ecosistemas 30: 2261. doi:10.7818/ECOS.2261. 
  54. «Estrategia industrial europea». Comisión Europea. 10 de marzo de 2020. 
  55. «Preparar a las empresas europeas para el futuro: una nueva estrategia industrial para una Europa ecológica, digital y competitiva a escala mundial». 
  56. a b «Presupuesto de la UE para la recuperación: preguntas y respuestas sobre REACT-EU, la política de cohesión posterior a 2020 y el Fondo Social Europeo Plus». Comisión Europea. 28 de mayo de 2020. Consultado el 7 de junio de 2020. 
  57. a b «Reflexiones sobre las ambiciones de neutralidad climática de Europa en tiempos del Covid-19». Agencia Europea de Medio Ambiente. 8 de abril de 2020. Consultado el 19 de abril de 2020. 
  58. https://cincodias.elpais.com/cincodias/2022/06/08/companias/1654705434_121675.html
  59. https://www.eldiario.es/economia/ue-prohibe-venta-coches-gasolina-diesel-partir-2035-rechazo-pp-extrema-derecha_1_9950855.html
  60. «Horizonte Europa: nuevo Programa Marco de la UE». Horizontz Europa. Consultado el 5 de septiembre de 2021. 
  61. «Discurso sobre el estado de la Unión de la presidenta Von der Leyen en la sesión plenaria del Parlamento Europeo». Comisión Europea. 16 de septiembre de 2020. 
  62. «Key Concepts of the New European Bauhaus» (PDF). Unión Europea (en inglés). 
  63. «COMUNICACIÓN DE LA COMISIÓN AL PARLAMENTO EUROPEO, AL CONSEJO, AL COMITÉ ECONÓMICO Y SOCIAL EUROPEO Y AL COMITÉ DE LAS REGIONES La Nueva Bauhaus Europea: hermosa, sostenible, juntos». EUR-Lex. 15 de septiembre de 2021. 
  64. a b c «Delivery». Unión Europea (en inglés). 
  65. «Nueva Bauhaus Europea: La Comisión inicia la fase de diseño». Comisión Europea. 18 de enero de 2021. 
  66. a b «¿Qué es LIFE?». www.miteco.gob.es. Consultado el 7 de octubre de 2022. 
  67. «Press corner». European Commission - European Commission (en inglés). Consultado el 7 de octubre de 2022. 

Enlaces externos[editar]