Permacultura

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Mandala de la permacultura, ilustración de Graham Burnett, que resume la ética y los principios del diseño permacultural.
Bioconstrucción permacultural realizada con materiales sostenibles.

La permacultura es un sistema de principios de diseño agrícola, económico, político y social basado en los patrones y las características del ecosistema natural.

Tiene muchas ramas, entre las que se incluyen el diseño ecológico, la ingeniería ecológica, diseño ambiental, la construcción y la gestión integrada de los recursos hídricos, que desarrolla la arquitectura sostenible y los sistemas agrícolas de automantenimiento modelados desde los ecosistemas naturales.[1][2]

Desde sus inicios a finales de los años 1970, la permacultura se ha definido como una respuesta positiva a la crisis ambiental y social que estamos viviendo.[3]

Etimología[editar]

El término «permacultura» (como un método sistemático) fue acuñado por primera vez por los australianos Bill Mollison y David Holmgren en 1978.

La palabra permacultura (del inglés permaculture) es una contracción que proviene de las palabras anglosajonas permanent & culture[4]​ que originalmente se refería a la ‘agricultura permanente’,[5]​ pero se amplió para significar también cultura permanente, debido a que se ha visto que los aspectos sociales son parte integral de un sistema verdaderamente sostenible, inspirado en la filosofía de la Agricultura Natural de Masanobu Fukuoka.

En palabras de Bill Mollison:

La permacultura es la filosofía de trabajar con, y no en contra de la naturaleza; de observación prolongada y reflexiva, en lugar de labores prolongadas e inconscientes; de entender a las plantas y los animales en todas sus funciones, en lugar de tratar a las áreas como sistemas mono-productivos..

Concepto[editar]

Jardín permacultural en un suburbio de Sheffield (Reino Unido).

Un hábitat diseñado según los principios de la permacultura se entiende como un sistema, en el cual se combinan la vida de los seres humanos de una manera respetuosa y beneficiosa con la de los animales y las plantas, para proveer las necesidades de todos de una forma adecuada.

En el diseño de estos sistemas se aplican ideas y conceptos integradores de la teoría de sistemas, biocibernética y ecología profunda. La atención no solo se dirige hacia los componentes individuales (elementos), sino hacia las relaciones entre estos elementos y su uso óptimo para la creación de sistemas productivos.

Planificación, implementación y mantenimiento componen el proceso de diseño permacultural, el cual se enfoca tanto en una optimización sucesiva del sistema para las necesidades de ahora, como también en una futura productividad, abierta para ser desarrollada y refinada por las generaciones que vienen. El proceso de diseño tiene como objetivo una integración óptima de las necesidades ecológicas, económicas y sociales del sistema, de modo que a largo plazo se pueda autorregular y mantener en un equilibrio dinámico mediante interferencias mínimas. El modelo para esto son los procesos de autorregulación que podemos observar diariamente en sistemas ecológicos como por ejemplo en los bosques, lagos o los océanos. El pensamiento sistémico y una acción motivada por esto buscan superar de una manera consciente el procedimiento lineal-causal todavía predominante, cuyas consecuencias destructivas están hoy más y más a la vista de todos.

Como estamos viviendo en sistemas y estamos rodeados por ellos, el pensamiento y la acción lineal-causal no pueden solucionar nuestros problemas, solamente trasladarlos en el tiempo y espacio. De esta forma nos lleva a la conclusión equivocada de ver la influencia que más nos “estorba” en este momento como la causa única de nuestros problemas. Además, por su tendencia de implementar solamente correcciones sintomáticas, produce constantemente nuevos problemas muchas veces mayores a las anteriores.

El concepto libre de ideologías de la permacultura se abre tanto a los nuevos conocimientos y tecnologías como a los conocimientos “antiguos”, milenarias, de todas las culturas y apoya su fusión creativa en innovadoras estrategias de diseño.[3][6]

Historia[editar]

En 1929, Joseph Russell Smith tomó un término anteriormente conocido como subtítulo para su obra: Tree Crops: A Permanent Agriculture. Traducido al español como Cultivo de árboles: una agricultura permanente, el libro resume la larga experiencia de su autor, experimentando tanto con frutas y frutos secos, como con cultivos para la alimentación humana y animal.[7]

Smith vio el mundo como un todo interrelacionado y sugirió sistemas mixtos de árboles y cultivos debajo de ellos. Este libro inspiró a muchos individuos decididos a lograr una agricultura más sostenible, tales como Toyohiko Kagawa quien fue pionero en el cultivo de los bosques en Japón en la década de 1930.[8]

La definición de agricultura permanente, como la que se puede sostener indefinidamente, fue apoyada por P. A. Yeomans, australiano, en su libro Water for Every Farm (traducido como Agua para todas las granjas. Yeomans introdujo un enfoque basado en la observación del uso de la tierra en Australia en la década de 1940, y el diseño Keyline como una forma de gestionar el suministro y distribución de agua en la década de 1950.

Trabajos de Stewart Brand fueron una influencia temprana señaló Holmgren.[9]​ Otras influencias tempranas incluyen a Ruth Stout y Esther Deans, pioneras en la jardinería sin excavación y Masanobu Fukuoka que, a finales de 1930 en Japón, comenzó a abogar por huertos de siembra directa (labranza cero), y jardines y agricultura natural.

Mollison y Holmgren[editar]

Bill Mollison considerado como el "padre de la permacultura".[10]

A mediados de la década de los años 1970 dos ecologistas de Australia, el doctor Bill Mollison y David Holmgren, comenzaron a desarrollar una serie de ideas que tenían la esperanza de poder utilizar para la creación de sistemas agrícolas estables. Lo hicieron como respuesta a lo que consideraban como el rápido crecimiento en el uso de métodos agroindustriales destructivos tras la Segunda Guerra Mundial, que de acuerdo a su criterio estaban envenenando la tierra y el agua, reduciendo drásticamente la biodiversidad, y destruyendo billones de toneladas de suelo que anteriormente mantenía paisajes fértiles. Una aproximación denominada 'permacultura' fue el resultado y se dio a conocer con la publicación del libro Permaculture One en 1978. El libro tuvo un éxito inmediato en Australia, provocando mucho debate. La aparición de una revista (The International Permaculture Magazine), una miniserie televisiva con Bill Mollison como protagonista, y varias decenas de cursos que este dictó a finales de los 70 y principios de los 80 contribuyeron a internacionalizar la permacultura y a forjar su imagen de herramienta práctica para la construcción de hábitats sostenibles.

Tras la publicación de Permaculture One, Mollison y Holmgren refinaron y desarrollaron sus ideas, con ambos originadores diseñando cientos de 'terrenos de permacultura' y escribiendo varios libros. Mollison dio clases en más de 80 países y el Curso de Diseño de dos semanas de duración, se enseñó a muchos cientos de estudiantes. A comienzos de la década de 1980, el concepto avanzó desde ser predominantemente un diseño de sistemas agrícolas a ser un proceso de diseño más plenamente holístico para crear hábitats humanos sostenibles. A mediados de la década de 1980, multitud de estudiantes se habían convertido en exitosos prácticos, comenzado a enseñar el método; en un corto periodo de tiempo se establecieron grupos de permacultura, proyectos, asociaciones e institutos en más de 100 países.

En el transcurso de sus viajes por Asia, África y América Latina, Mollison encontró y contribuyó a popularizar conceptos y prácticas ancestrales que habían contribuido a la sostenibilidad de las antiguas culturas agrícolas y cazadoras. Muchos de estos conceptos fueron explicados y revalorizados, y pasaron a formar parte del aspecto técnico de la permacultura. Muy pronto se hizo evidente que los conceptos de diseño que manejaba la permacultura podían ser aplicados no solamente a la producción agropecuaria y forestal, sino a muchos aspectos de la vida humana, como la construcción, la educación, la economía y la organización social en general, abarcando todos los temas esenciales en el diseño de sistemas sustentables, de forma integrada.

La permacultura está en la actualidad bien establecida a lo largo y ancho del mundo, existiendo muchos ejemplos de su uso. Zimbabue tiene 60 escuelas diseñadas utilizando la permacultura, con un equipo nacional trabajando en la unidad de desarrollo de currículos escolares. El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) ha elaborado un informe sobre el uso de la permacultura en situaciones de refugio, tras su exitoso uso en los campos de Sudáfrica y Macedonia. En Costa Rica, un grupo de permaculturistas hace talleres y huertas urbanas en acuerdo con permacultura.[11]

Diseño[editar]

Los doce principios[editar]

Jardín pedagógico ubicado en Borgoña (Francia).

A partir de los principios éticos, Holmgren definió 12 principios de diseño de la permacultura. Enfocados bajo la teoría de sistemas, sirven como guías generales para orientarnos dentro de la enorme complejidad natural y social a la hora de desarrollar un sistema sostenible:[12]

  1. Observar e interactuar. Tomando el tiempo necesario para involucrarnos con la naturaleza, podemos diseñar soluciones que se ajusten a nuestra situación particular. La naturaleza es un gran sistema complejo de interrelaciones del que podemos aprender para crear sistemas integrados en ella que nos beneficien.
  2. Captar y almacenar energía. La riqueza actual en el mundo es estacional y se basa en el uso y derroche energético de fuentes no renovables que acabarán por agotarse y en la degradación del entorno. Es por tanto necesario idear modos inteligentes y sustentables para la generación y almacenamiento de recursos que permita el desarrollo de generaciones futuras. Como recursos se consideran tanto las fuentes de energía renovables como el agua, el suelo fértil o la biodiversidad.
  3. Obtener un rendimiento. Los sistemas que diseñemos deben producir frutos que garanticen la supervivencia de la comunidad aunque sin hipotecar el futuro. La productividad debe ser medida en términos de producto real a partir del esfuerzo invertido.
  4. Aplicar la autorregulación y aceptar la retroalimentación. Comprendiendo cómo funcionan las retroalimentaciones en la naturaleza, tanto negativas como positivas, podremos diseñar sistemas que sean autorregulados, reduciendo el esfuerzo necesario para su gestión y manejo correctivo.
  5. Usar y valorar los servicios y recursos naturales. Hacer el mejor uso posible de la abundancia natural para reducir nuestro comportamiento consumista y nuestra dependencia hacia los recursos no renovables.
  6. Deja de producir residuos. Encontrando un valor a cada recurso disponible y utilizándolos todos para integrarlos adecuadamente dentro de los ciclos naturales, el concepto de residuo deja de tener sentido.
  7. Diseñar desde los patrones hacia los detalles. Observando la naturaleza y la sociedad desde una perspectiva más amplia, se pueden detectar patrones o motivos generales que pueden utilizarse luego como columna vertebral de nuestros diseños, para luego implementarlos en los detalles.
  8. Integrar más que segregar. Las conexiones entre los elementos son más importantes que los elementos mismos. En la naturaleza encontramos relaciones de muchos tipos entre las especies, tales como la depredación, el parasitismo o la simbiosis. Disponiendo los elementos adecuados en sus lugares adecuados, se desarrollan relaciones de cooperación entre los elementos que mejoran y fortalecen el conjunto. Hay que tener en cuenta que cada elemento efectúa diversas funciones y que cada función importante es soportada por varios elementos.
  9. Usar soluciones lentas y pequeñas. Los sistemas lentos y pequeños son más fáciles de mantener que los grandes y rápidos, ya que hacen un mejor uso de los recursos locales y producen resultados duraderos.
  10. Usar y valorar la diversidad. La diversidad reduce la vulnerabilidad a las posibles amenazas y saca partido al entorno único en el que reside.
  11. Usar los bordes y valorar lo marginal. En los bordes es donde se encuentra el mayor dinamismo y riqueza dentro de la naturaleza. Las interfases entre tierra, agua y aire permiten intercambios constantes que facilitan la creación de condiciones adecuadas para el desarrollo de la vida.
  12. Usar y responder creativamente al cambio. Se puede obtener un impacto positivo sobre los cambios inevitables o sobre una visión de futuro observando con atención e interviniendo en el momento oportuno.

Zonas[editar]

Las zonas de Permacultura desde la 0 a la 5.

Las zonas son una forma de organizar de forma inteligente el entorno humano conforme a la frecuencia de sus necesidades o cuidado de sus plantas y animales. Las zonas más frecuentadas a lo largo del día se deben emplazar en las zonas cercanas al hogar, es decir, en las zonas 1 y 2. Las que son visitadas algo menos frecuentemente en las zonas 3 a la 5.[13]

Zona 0
La casa u hogar en el centro. Este es el punto de partida para que las personas que habitan este lugar ahorren esfuerzos para alcanzar el resto de zonas, del mismo modo cubrir sus necesidades de agua y aprovechando los recursos naturales como la luz solar. Así se intenta crear un modelo sostenible donde se pueda vivir y trabajar. Esta zona es una designación informal, ya que Bill Mollison no la define en ninguno de sus libros.
Zona 1
Es la zona más cercana a la casa. Los elementos que se quieran establecer en esta zona deben ser los que más frecuencia se necesita visitar como los huertos donde haya plantas que se vayan a utilizar a diario como perejil, lechugas, fresas, etc. También se puede ubicar una zona de desechos orgánicos como una compostera.
Zona 2
Esta área es usada para ubicar las plantas perennes que requieren un mantenimiento algo menos frecuente que en la zona 1. Una visita ocasional para controlar la maleza o podar. Puede ubicarse aquí árboles frutales, calabazas, patatas, etc. También es un lugar ideal para poner panales o composteras de gran tamaño.
Zona 3
El área donde se deben crear los cultivos principales como negocio. Tras el establecimiento de esta zona requiere un mínimo de mantenimiento como riego y control de maleza gracias al mulch, que es una cobertura que puede estar compuesta de paja, restos vegetales o cortezas de pino para proteger al suelo del sol y evitar que se evapore la humedad fácilmente. El mulch hará que solo necesites visitar esta zona una o dos veces por semana.
Zona 4
Esta zona deber ser un área semi-salvaje de bosques. Está destinada para proveerse de forraje, recolectar comida salvaje (como setas) y leña.
Zona 5
En la zona 5 debe ser una zona totalmente salvaje sin intervención humana alguna salvo la observación de la naturaleza y sus ciclos. Esta zona ayudará a preservar bacterias, hongos e insectos que ayudarán a las zonas anteriormente mencionadas.[14]

Capas[editar]

Las capas son una de las herramientas que se utilizan para diseñar ecosistemas funcionales que son sostenibles y de beneficio directo para los humanos. Un ecosistema maduro tiene un gran número de relaciones entre sus partes componentes: árboles, sotobosque, la cobertura del suelo, el suelo, los hongos, insectos y animales. Debido a que las plantas crecen a diferentes alturas, una comunidad de formas de vida diversas es capaz de crecer en un espacio relativamente pequeño, ya que cada capa se apila una encima de otra. En general, existen siete capas reconocidos en un bosque de alimentos, aunque algunos practicantes de permacultura también incluyen hongos como octava capa.[15]

  1. Dosel arbóreo: los árboles más altos del sistema. Los árboles grandes dominan pero por lo general no saturan la zona, es decir, existen parches libres de árboles.
  2. Capa de sotobosque: árboles que crecen en los claros bajo el dosel.
  3. Capa de Arbustos: capa diversa de plantas perennes leñosas de altura limitada. Incluye la mayoría de los arbustos de bayas.
  4. Capa herbácea: las plantas en esta capa se secan y vuelven a la tierra cada invierno. No producen tallos leñosos como la Capa de arbustos. Muchas hierbas culinarias y medicinales se encuentran en esta capa. Una gran variedad de plantas beneficiosos entran en esta capa. Las plantas pueden ser anuales, bienales o perennes.
  5. Superficie del suelo: existe cierta superposición con la capa herbácea y de la capa de cubierta del suelo; sin embargo las plantas en esta capa crecen mucho más cerca del suelo, crecer densamente para llenar suelo sin vegetación, y con frecuencia puede tolerar algo de tráfico pie. Los cultivos de cobertura conservan los suelos y disminuyen la erosión, junto con los abonos verdes que aportan nutrientes y materia orgánica al suelo, especialmente nitrógeno.
  6. Rizosfera: capas de raíz en el suelo. Los principales componentes de esta capa son el suelo y los organismos que viven en él, como raíces de las plantas (incluyendo tubérculos como la papa y otros tubérculos comestibles), hongos, insectos, nematodos, gusanos, etc.
  7. Capa vertical: las plantas escaladoras o enredaderas, como el frijol ayocote y las judías trepadoras, se encuentran en esta capa.[16][17]

Efecto de borde[editar]

El efecto de borde es cuando dos sistemas muy diferentes se encuentran y se crea un área de intensa productividad y conexiones útiles. Un ejemplo de esto es la costa; donde la tierra y el mar se encuentran hay una zona especialmente abundante para las necesidades humanas y animales. Así que esta idea se desarrolla en diseños permaculturales como en las espirales de hierbas aromáticas o la creación de estanques que tienen costas ondulantes en lugar de un simple círculo o un óvalo (aumentando así la cantidad de borde para un área dada).

Sin embargo, se han documentado casos en los que el efecto de borde tienen consecuencias negativas como aumento del riesgo de extinción de especies de plantas y animales, entre otros problemas medioambientales.[18][19]

Gremios[editar]

Hay muchas formas de gremios o asociaciones, incluyendo gremios de plantas con funciones similares (que podrían intercambiarse dentro de un ecosistema), pero la percepción más común es la de un gremio de apoyo mutuo provocando una simbiosis. Un gremio tal es un grupo de especies en las que cada uno proporciona un conjunto único de funciones diversas que se ayudan unas a otras de forma simbiótica. Gremios de apoyo mutuos son grupos de plantas, animales, insectos, etc., que funcionan bien estando juntos. Algunas plantas pueden ser cultivadas para la producción de alimentos, algunos tienen raíces primarias que extraen nutrientes desde las profundidades de la tierra, algunas son fijadoras de nitrógeno, algunas atraen insectos benéficos, y otras repelen insectos dañinos.

Cuando este grupo de elementos se agrupan y se benefician mutuamente unas de otras, se dice que estas plantas forman un gremio.[20][21][22]

Principios éticos[editar]

Los tres principios básicos de la permacultura[editar]

David Holmgren ideó una ética de la permacultura basada en tres principios éticos fundamentales:[23]​.[24]

Ética Descripción
Ética 1 Cuidado de la tierra: conservación del suelo, los bosques y el agua Provisión para todos los sistemas de vida para que continúe y se multiplique. Este es el primer principio, porque sin una tierra sana, los seres humanos no pueden prosperar.
Ética 2 Cuidado de las personas: ocuparse de sí mismo, de los familiares, parientes y de la comunidad. Provisión para las personas para acceder a los recursos necesarios para su existencia.
Ética 3 Repartición justa: redistribución de los excedentes (límites al consumo y a la reproducción). Reinvertir los excedentes de nuevo en el sistema para proporcionarlos a las dos primeros éticas. Esto incluye devolver los residuos al sistema para reciclar útilmente. La tercera ética se refiere a la Compartición justa reflejando que cada uno no debe tomar más de lo que necesita antes reinvertir el superávit.

Cuidar de la tierra[editar]

Placa ubicada en Cuba donde aparecen los principios éticos de la permacultura.

Este componente ecológico tiene como objetivo el uso y manejo cuidadoso y responsable de las bases naturales de la vida (recursos). Estos se entienden como un regalo de la tierra para todos los seres vivos. Nuestro planeta es un conjunto de sistemas complejos, interdependientes, en proceso de evolución y fuera de nuestro entendimiento completo.[25]​ Todas las especies, todos los procesos, todos los elementos tienen un valor en sí mismo, más allá de su valor económico o funcional para el hombre.

Para poder hacer sostenible un diseño permacultural, se tienen que integrar con una perspectiva a largo plazo los ciclos naturales de materiales y los flujos energéticos dentro de los sistemas fundamentales que sostienen la vida. “La gente a menudo asocia el cuidado de la Tierra con algún tipo de gerencia planetaria, como un reflejo del concepto de la Tierra como nave espacial popularizado inicialmente a fines de los 60 y principios de los 70. Estas ideas han sido poderosas en la forja de un entendimiento de la crisis global ambiental y otras crisis de carácter ético, pero a menudo se quedan en abstracciones separadas de nosotros.[26]

Cuidar de las personas[editar]

Este componente social toma en cuenta los derechos de toda la gente, de los pueblos y comunidades, a decidir sobre su vida. “Hace de la permacultura una filosofía ambiental humanista, que ubica las necesidades y aspiraciones humanas en el centro de nuestra ocupación porque tenemos el poder y la inteligencia para afectar nuestra situación. Aquí se hace evidente la relación entre la libertad y responsabilidad. Para garantizar el derecho de diseñar libremente el uso de los recursos básicos, es necesario llegar a un equilibrio entre las necesidades individuales y comunes. Esto da vida a la demanda ética de la justicia social: Todos los seres humanos deben tener el mismo derecho y acceso a los recursos y conocimientos. El cuidado de la gente comienza por uno mismo, pero se expande en círculos crecientes para incluir a la familia, el vecindario, y comunidades locales y mayores. En este sentido sigue el patrón de casi todos los sistemas éticos tradicionales. Para tener la capacidad de contribuir con el bien mayor, uno debe estar sano, fuerte y seguro. Visto desde esta perspectiva, el principio significa: Cuidarse a sí mismo, a los seres queridos y a la comunidad.[27]

Repartición justa[editar]

Sobre la repartición de los excedentes[28][29][30]​ existe un debate[31]​ sobre qué título de la 3.ª ética resume mejor su significado). Holmgren, en su libro "Principios y senderos de permacultura",[30]​ especifica que se entiende como reparto entre todas las especies y que esto supone distribuir tanto la población como el consumo humanos (dos conceptos directamente opuestos al antropocentrismo y consumismo dominante actual, que aportan un significado necesariamente ambiguo a "reparto equitativo" como resumen de estos conceptos). También se añaden dos directivas: tomar plena responsabilidad para nuestras vidas y cooperar).

Al asegurarnos que todos los productos y excedentes están dirigidos hacia los objetivos anteriores, podemos empezar a construir una cultura verdaderamente sostenible y permanente.

Este componente económico también tiene que integrar la limitada tolerancia y capacidad regenerativa de nuestro planeta tierra. Como enunciado se puede añadir, en estos tiempos más que nunca:

  • Establecer límites a consumo y reproducción
  • Distribuir con justicia los excedentes
  • Ser conscientes de la autolimitación y la redistribución justa y equitativa de los excedentes que se han podido lograr juntos

Se puede utilizar la frase "Celebrar la abundancia en la naturaleza y aceptar sus limitaciones". Así fue planteado este tercer principio por Bill Mollison en el Manual de Diseñadores.

  • Principios ecológicos derivados de la observación de los sistemas naturales, por ecólogos como Charles Birch y los hermanos Eugene y Howard T. Odum, a los cuales se añaden los 'principios de actitud' de Mollison.
  • Diseñar herramientas y procesos que reúnan conceptos, elementos y componentes estratégicos dentro de un marco o plan de acción que pueda ser implementado y mantenido con mínimos recursos.

Los principios de diseño que son la Base Conceptual de la Permacultura, y se derivaron de la ciencia de la ecología de sistemas[32]​ y el estudio de ejemplos pre-industriales de uso sostenible de la tierra. La permacultura se base en varias disciplinas, incluyendo la agricultura natural, agricultura ecológica, agroforestería, agricultura integrada, el desarrollo sostenible y la ecología aplicada[33]

La permacultura se ha aplicado con mayor frecuencia para el diseño de la vivienda y el paisajismo, la integración de técnicas como la agroforestería, bioconstrucción, y el Sistema de captación de agua de lluvias en el contexto de los principios de Diseño de Permacultura y la teoría.

La flor de la permacultura[editar]

Flor de la Permacultura, en formato más estilizado.
Se puede encontrar el formato original en: http://permacultureprinciples.com/es/pc_flower_poster_es.pdf

Fue conceptualizada por David Holmgren, indica los diferentes ámbitos en los que la Permacultura debe actuar para transformar a las sociedades en sostenibles y desde cuál puede comenzar quien esté interesado en practicarla.[34]​ Cada pétalo de esta flor es uno de los ámbitos de nuestra cultura que dadas las cosas como están en el mundo, necesitan re-diseño. En el centro de la flor están los principios éticos y de diseño de la permacultura y alrededor de cada pétalo están los principios, estrategias, métodos, prácticas o elementos que tendremos que escoger o crear y quizá adaptar a nuestra realidad.

Sobre el uso del término y la marca permacultura[editar]

El uso del término "permacultura" ha sido motivo de disputa. Bill Mollison afirmó que el término estaba protegido por la leyes de propiedad intelectual, en concreto, uno de sus libros dice: "El contenido de este libro y la palabra PERMACULTURA están protegidos por las leyes de propiedad intelectual". Estas afirmaciones fueron ampliamente aceptadas por la comunidad permacultora. Sin embargo, las leyes de propiedad intelectual no protegen nombres, ideas, conceptos, sistemas y maneras de hacer cosas, solo protegen la expresión y descripción de una idea, pero no la idea en sí misma. Con el tiempo, Bill Mollison admitió que estaba equivocado y que no se puede aplicar restricción alguna al uso de la palabra permacultura desde el punto de vista de las leyes de propiedad intelectual. [35]

En el año 2000, Bill Mollison y su Instituto Norteamericano de la Permacultura solicitaron el registro la marca permacultura, concretamente la variante de marca de servicio (en inglés, service mark) cuando fuera empleada en seminarios, cursos formativos y talleres. [36]​ La marca hubiera permitido a Bill Mollison y sus dos institutos de permacultura (uno en EE. UU. y otro en Australia) establecer guías sobre quién puede enseñar lo que es la permacultura y de qué manera debe de ser enseñada. Él mismo fue promotor en 1993 de un sistema de certificación y capacitación de enseñantes de la permacultura. Los intentos por registrar la marca no tuvieron éxito. No obstante, de nuevo en 2001 Bill Mollison solicita registrar la marca "Curso de diseño de permacultura" [37]​ y "Diseño permacultor" en Australia.[37]​ Dichas solicitudes fueron retiradas en 2003. Posteriormente, en 2009 solicita el registro de la marca "Permacultura: Un manual para diseñadores"[37]​ e "Introducción a la Permacultura",[37]​ asociada a sus dos libros. Mollison retiró dichas solicitudes en 2011. A pesar de dichos intentos, nunca se materializó el registro de la marca Permacultura en Australia.[37]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Hemenway, Toby (2009) [2001, ISBN 1-890132-52-7, Gaia’s Garden: A Guide to Home-Scale Permaculture, US: Chelsea Green, ISBN 978-1-60358-029-8; p. 5.]
  2. Mars, Ross (2005). The Basics of Permaculture Design. Chelsea Green; ISBN 978-1-85623-023-0; p. 1.
  3. a b D. Homgren - Permaculture - solutions for an energy decent future [1]
  4. Serrano García, Patricia (2016). La permacultura como instrumento de desarrollo local e innovación social. Universitat d'Alacant. ISBN 978-84-16724-00-0. Consultado el 7 de octubre de 2020. 
  5. «King, Franklin Hiram (1911), Farmers of Forty Centuries: Or Permanent Agriculture in China, Korea and Japan.». Archivado desde el original el 29 de octubre de 2019. Consultado el 29 de agosto de 2015. 
  6. Permacultura en la versión alemana de Wikipedia [2]
  7. Smith, Joseph Russell; Smith, John (1987). Tree Crops: A permanent agriculture. Island Press. ISBN 978-1-59726873-8.
  8. Hart, Robert (1996), Forest Gardening, UK: Green Books, ISBN 978-1-60358050-2; ISBN 1-900322-02-1; p. 41
  9. Holmgren, David (2006). "The Essence of Permaculture". Holmgren Design Services. Retrieved 10 September 2011.
  10. O'Connor, Ted (26 September 2016). «Tributes flow in for permaculture 'father' Bill Mollison». ABC News. 
  11. Molinos Verdes de Moringa, sitio digital oficial.
  12. "Permaculture: Principles and Pathways Beyond Sustainability". Holmgren Design. Retrieved 2013-10-21.
  13. Burnett, Graham, Permaculture A Beginners Guide, Spiralseed, 2001 p.26,.
  14. Permacultuur course, Netherlands: WUR ..
  15. Nine layers of the edible forest garden, TC permaculture, May 27, 2013.
  16. Nine layers of the edible forest garden, TC permaculture, May 27, 2013.
  17. «"Seven layers of a forest", Food forests, CA: Permaculture school.». Archivado desde el original el 19 de mayo de 2015. Consultado el 31 de agosto de 2015. 
  18. Murcia, Carolina (1995-02). «Edge effects in fragmented forests: implications for conservation». Trends in Ecology & Evolution (en inglés) 10 (2): 58-62. doi:10.1016/S0169-5347(00)88977-6. Consultado el 8 de octubre de 2020. 
  19. Santiago-Pérez, Ana Luisa; Jardel-Peláez, Enrique José; Cuevas-Guzmán, Ramón; Huerta-Martínez, Francisco Martín (2009-12). «Vegetación de bordes en un Bosque Mesófilo de Montaña del Occidente de México». Boletín de la Sociedad Botánica de México (85): 31-49. ISSN 0366-2128. Consultado el 8 de octubre de 2020. 
  20. Simberloff, D; Dayan, T (1991). "The Guild Concept and the Structure of Ecological Communities". Annual Review of Ecology and Systematics 22: 115. doi:10.1146/annurev.es.22.110191.000555.
  21. "Guilds". Encyclopaedia Britannica. Retrieved 2011-10-21.
  22. Williams, SE; Hero, JM (1998). "Rainforest frogs of the Australian Wet Tropics: guild classification and the ecological similarity of declining species". Proceedings. Biological sciences (The Royal Society) 265 (1396): 597–602. doi:10.1098/rspb.1998.0336. PMC 1689015. PMID 9881468.
  23. Greenblott, Kara; Nordin, Kristof (2012), Permaculture Design for Orphans and Vulnerable Children Programming: Low-Cost, Sustainable Solutions for Food and Nutrition Insecure Communities, AIDS Support and Technical Assistance Resources, AIDSTAR-One (Task Order 1), Arlington, VA: USAID.
  24. Mollison, Bill. "Permaculture: A Quiet Revolution". Scott London (entrevista) visto 17 de mayo 2013.
  25. Lovelock, James (1989). “The Ages of Gaia – A Biography of Our Living Planet”. Oxford University Press. 
  26. Tierra Amor. Los principios éticos de la permacultura. http://tierramor.org/permacultura/eticas.htm |url= sin título (ayuda). Consultado el 1 de diciembre de 2014. 
  27. Holmgren, David (2002). “Principles and Pathways beyond Sustainability”. Holmgren Design Services. p. 6. 
  28. "Permaculture - A Designer's Manual (Mollison, 1988)
  29. Compartir excedentes' es mencionado en Permaculture: A Designer's Manual
  30. a b "Reparto equitativo" es la versión resumida de Principios y senderos de Permacultura (Holmgren, 2007).
  31. Artículo en Español sobre el debate de la 3a ética [3]
  32. systems ecology, Ver en Wikipedia en inglés: en:systems ecology
  33. Holmgren, David (1997). "Weeds or Wild Nature" (PDF). Permaculture International Journal. Retrieved 10 September 2011.
  34. García, Reina María Rodríguez; Acosta, Rosa Hernández; Martín, Juan Carlos Hernández; Hernández, Cristina Pérez (2016). «La permacultura, una alternativa en la producción de alimentos desde la escuela y la comunidad». Cooperativismo y Desarrollo: COODES 4 (1): 84-94. ISSN 2310-340X. Consultado el 7 de octubre de 2020. 
  35. Grayson, Russ (2011). «The Permaculture Papers 5: time of change and challenge — 2000-2004». Pacific edge. Consultado el 8 de septiembre de 2011. 
  36. United States Patent and Trademark Office (2011). «Trademark Electronic Search System (TESS)». US Department of Commerce. Consultado el 8 de septiembre de 2011. 
  37. a b c d e «Result». IP Australia. 2011. Consultado el 8 de septiembre de 2011. 

Bibliografía[editar]

  • Gras, Eugenio. Cosecha de agua y tierra. Olba, Teruel (2012). EcoHabitar (España). ISBN 978-84-940246-4-1
  • Mollison, Bill & Slay, Reny Mia. Introducción a la Permacultura. Tagari Press (Australia) (1994). ISBN 0-90822-809-0.
  • Burnett, Graham. Permacultura Una guía para principiantes". Academia de PC, EcoHabitar, Cambium (España). (2006). ISBN 9788461102006.
  • Morrow, Rosemary. Guía de Permacultura para el usuario de la Tierra [4]. CIDEP - Comunicación / BRC Ediciones. 3.ª ed. 2012. ISBN: 978-987-24705-1-7.
  • Fukuoka, Masanobu. La revolución de una brizna de paja o La revolución de un rastrojo. ISBN 0-87857-220-1.
  • Holmgren, David. "Permacultura. Principios y Senderos más allá de la Sustentabilidad".Kaicron 2013. ISBN 978-987-1758-19-7.
  • Hemenway, Toby. "La ciudad de la permacultura" Kaicron 2017. ISBN 978-84-946543-3-6.
  • Whitefield, Patrick. "Permcultura esencial" Kaicron 2017. ISBN 978-84-946543-1-2.
  • Mars, Jennifer y Mars, Ross. "Permacultura paso a paso" Kaicron 2017 ISBN 978-84-946543-6-7.
  • Burnett, Graham. "El libro vegano de la permacultura" Kaicron 2017 ISBN 978-84-946543-8-1.
  • Bell, Graham. The Permaculture Way. 1st edition, Thorsons, (1992), ISBN 0-7225-2568-0, 2nd edition. Permanent Publications (UK) (2004), ISBN 1-85623-028-7.
  • Bell, Graham. The Permaculture Garden. Permanent Publications (UK) (2004), ISBN 1-85623-027-9.
  • Fern, Ken. Plants For A Future. Permanent Publications (UK) (1997). ISBN 1-85623-011-2. Google Books
  • Holmgren, David. Permaculture: Principles and Pathways Beyond Sustainability. Holmgren Design Services (Australia).
  • Holmgren, David. "Update 49: Retrofitting the suburbs for sustainability". CSIRO Sustainability Network
  • Hart, Robert. Forest Gardening. Green Books (UK) ISBN 1-900322-02-1.
  • Hemenway, Toby. Gaia's Garden. Chelsea Green Books (US) (2001). ISBN 1-890132-52-7.
  • Jacke, Dave & Toensmeier, Eric. Edible Forest Gardens. V. I: Ecological Vision and Theory for Temperate-Climate Permaculture, V. II: Ecological Design and Practice for Temperate-Climate Permaculture. Edible Forest Gardens (US) 2005
  • King, FH (Franklin Hiram) Farmers of Forty Centuries: Or Permanent Agriculture in China, Korea and Japan (1911).
  • Law, Ben. The Woodland House. Permanent Publications (UK) (2005), ISBN 1-85623-031-7.
  • Law, Ben. The Woodland Way. Permanent Publications (UK), ISBN 1-85623-009-0.
  • Loofs, Mona. Permaculture, Ecology and Agriculture: An investigation into Permaculture theory and practice using two case studies in northern New South Wales Honours thesis, Human Ecology Program, Department of Geography, Australian National University 1993
  • Mollison, Bill & David Holmgren Permaculture One. Transworld Publishers (Australia) (1978), ISBN 0-552-98060-9.
  • Mollison, Bill. Permaculture: A Designer's Manual. Tagari Press (Australia).
  • Mollison, Bill Permaculture Two. Tagari Press (Australia) (1979), ISBN 0-908228-00-7.
  • Odum, H.T., Jorgensen, S.E. and Brown, M.T. 'Energy hierarchy and transformity in the universe', in Ecological Modelling, 178, p. 17–28 (2004).
  • Paull, J. "Permanent Agriculture: Precursor to Organic Farming", Journal of Bio-Dynamics Tasmania, no. 83, p. 19–21, 2006. Organic eprints.
  • Rosemary Morrow, Earth User’s Guide to Permaculture ISBN 0-86417-514-0
  • Woodrow, Linda. The Permaculture Home Garden. Penguin Books (Australia).
  • Yeomans, P.A. Water for Every Farm: A practical irrigation plan for every Australian property, K.G. Murray Publishing Co. Pty, Ltd, Sydney, N.S.W., Australia (1973).
  • Various, The Same Planet a different World.. free eBook [5] (Francia).
  • Nanni, Arthur S.; Nór, Soraya; Martins, Pedro; Venturi, Marcelo; Sigolo, Renata P.; Corrêa, Cristiane H.; Blankensteyn, Arno; Couto, Iana C.. Ensinando permacultura. 1. ed. Florianópolis: Editora da UFSC (Brasil) (2019). 166p. ISBN 978-85-328-0849-3 (en portugués).

Enlaces externos[editar]