Virgen del Valle

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Foto cercana de la Virgen del Valle ubicada en la Basílica del Valle, Nueva Esparta, Venezuela

La Virgen del Valle es una advocación de la Virgen María, considerada patrona en muchos lugares de España y Latinoamérica.

En Argentina[editar]

Catamarca

Según las creencias de los fieles católicos, la aparición de la venerada imagen de la Inmaculada Concepción, Nuestra Señora del Valle, tuvo lugar entre 1618 y 1620 en una gruta de Choya, Departamento Capital de la provincia de Catamarca, en el noroeste argentino. El pueblo de Choya al que se hace mención en los antiguos documentos estaba situado a 1 km del actual homónimo. Formaban la población de Choya españoles encomenderos y pueblos originarios en su gran mayoría cristianos. Vivían de la labranza y del pastoreo. Un originario de los encomendados al servicio de Don Manuel de Salazar, un día percibió voces. Eran indiecitas que caminaban recelosas, temiendo que alguien las sorprendiera. Llevaban lámparas y flores de la montaña. Como era de noche regresó a los ranchos de Choya. A la mañana siguiente regresó al paraje, y dio con las huellas y encontró un sendero que, se veía, era muy transitado. Caminó 5 km, remontando la quebrada cuando a unos 7 m de altura apareció un nicho de piedra bien disimulado. Al fin del nicho había rústicos asientos y restos de fogones, e incluso huellas de danzas. Trepó al nicho y al fondo encontró una imagen de la Virgen María. Era pequeñita, muy limpia, de rostro moreno y manos juntas. Después de varios meses y de estar seguro de su descubrimiento, le cuenta todo a su amo. Le dice que la veneraban, que estaba allí entre las piedras, que era morenita como los indios y que por eso la querían y que él también había aprendido a quererla.

Catedral de la diócesis de Añatuya, dedicada a Nuestra Señora del Valle.

La Catedral Basílica de Nuestra Señora del Valle se encuentra en la ciudad de San Fernando del Valle de Catamarca, ciudad capital de la provincia de Catamarca. Las festividades de la Virgen del Valle se realizan el 8 de diciembre de cada año, en coincidencia con el día de la Inmaculada Concepción de María, y 15 días después de Pascuas. Ambas festividades convocan a miles de fieles marianos, cuyo fervor religioso los incita a realizar peregrinaciones hasta la ciudad de Catamarca desde otras ciudades y provincias del país, muchas veces a caballo o a pie.

Las procesiones en su honor son las más multitudinarias del Norte Argentino, razón por la cual, bajo la Presidencia de Perón, la Virgen fue declarada Patrona Nacional del Turismo.

En 1859 se empieza la edificación del templo, inaugurándose en 1869, aún sin estar totalmente terminada la obra. Se finaliza en 1875.

Santiago del Estero

Nuestra Señora del Valle es también la santa patrona titular de la diócesis de Añatuya en la provincia de Santiago del Estero, y su festividad se celebra el 15 de agosto.[1]

En España[editar]

La advocación de Nuestra Señora del Valle es común en España, existiendo imágenes y ermitas en lugares como: Jerez de la Frontera, Santaella (Provincia de Córdoba) Sevilla, Toledo, Saldaña (Palencia), Mota del Cuervo (Cuenca), Llamas de Cabrera (León), Utrilla y Muriel de la Fuente (Soria), Cenicero (La Rioja), Vera (Almería), Pravia en Asturias, etc.

Alcalá del Valle

Patrona de la localidad de Alcalá del Valle. Venerada en la iglesia dedicada a la Virgen del Valle. Se celebra una romería en su honor el 1 de mayo, cuando la Virgen es trasladada en carreta tirada por bueyes y acompañada por todo el pueblo al convento de Caños Santos. Se celebra la festividad de la Virgen del Valle el 8 de septiembre en la que la patrona procesiona por las calles de la localidad habiéndosele dedicado una novena en los días previos.

Santaella (Córdoba)

Patrona de la localidad de Santaella. Venerada en el Santuario de Nuestra Señora del Valle que es ejemplo destacado de Barroco Andaluz, fundado en 1747, se levanta sobre una antigua ermita y presenta planta de una sola nave en la que se destaca la Capilla Mayor, presidida por un soberbio retablo barroco obra de Juan González Cañero, en el que se abre el Camarín que acoge a la imagen titular del templo y patrona de Santaella. Se trata de una talla, hoy vestida, realizada en los principios del siglo XIV. Se celebran unas fiestas en su honor al rededor del 8 de septiembre en las que el pueblo se engalana para las tan esperadas fiestas.

Cenicero (La Rioja)

La ermita de la Virgen del Valle, situada en el centro de la localidad, es un edificio barroco del siglo XVIII, compuesto por una sola nave de tres tramos, capillas entre los contrafuertes y tiene un crucero cubierto de bóveda octogonal. La portada se sitúa a los pies y sobre ella una espadaña con tres vanos para campanas. Su parte más antigua es el presbiterio, construido en el Siglo XVI, cuando el edificio era casi cúbico, con contrafuertes en las esquinas, hasta que dos siglos más tarde fue reformado y ampliado. En el interior destacan dos bellos retablos del siglo XVIII dedicados a san Antón y san Isidro, así como el retablo central, con la imagen tallada de la Vírgen del Valle del siglo XIII, patrona de esta ciudad, a la que los ciudadanos de esta localidad profesan especial devoción.

Écija

La advocación de la Virgen del Valle es venerada en Écija (Sevilla), donde es patrona de la ciudad, debido a que la ciudad de Écija se encuentra situada en un valle. Se coronó canónicamente en una ceremonia por el arzobispo Carlos Amigo Vallejo, en 1999.

La imagen actualmente está en la parroquia Mayor de Santa Cruz aunque procede del extinguido monasterio de Santa María del Valle, de monjes Jerónimos, que la desamortización de Mendizábal lo cerró. Se celebra su festividad el 8 de septiembre. La veneración a la advocación de la Virgen del Valle en esta ciudad data desde muy antiguo, ya que llega a la ciudad, según la tradición, como regalo a san Fulgencio (obispo de Astigi) por parte del arzobispo de Sevilla San Leandro. Fue su hermana santa Florentina la que le da el título de santa María del Valle. Por tanto, podemos datar esta devoción en los umbrales del siglo VI. Es considerada patrona del ayuntamiento de la ciudad desde el siglo XVI, aunque desde sus orígenes contó con la devoción de toda la sociedad ecijana. Tiene el honor de ser patrona y alcaldesa perpetua de la ciudad de Écija.

A lo largo del año se le tributan múltiples cultos, destacando entre ellos, las visitas de todos los colegios de la ciudad en el mes de mayo, el solemne besamanos el último domingo de agosto, la solemne novena (matutina y vespertina), la misa principal del pueblo el 8 de septiembre, su procesión por las calles de la ciudad el mismo día y la octava hasta el 16 de septiembre. El 8 de septiembre, es el día grande de Écija. Desde las 7 de la mañana, todas las parroquias acuden rezando el rosario de la aurora desde distintos puntos de la ciudad para encontrarse en la parroquia de Santa Cruz a las plantas de la Virgen del Valle. Durante toda la mañana son miles, las personas que acuden a alguna de sus misas para felicitar a su patrona.

La veneración a la Virgen del Valle se hace patente en los diversos altares y monumentes existentes en la ciudad en su honor, destaca "El triunfo de la Virgen del Valle" del siglo XVIII, situado en la plaza de Santa María.

En la sociedad ecijana se puede observar la influencia de la Virgen del Valle, pues su nombre está presente en la onomástica de muchas ecijanas y en la rotulación de calles, lugares, establecimientos y empresas de la ciudad.

Llamas de Cabrera (León)
Saldaña
Valencia del Ventoso

En Valencia del Ventoso, un pequeño pueblo del sur de Badajoz (España) posee una ermita. Del 11 al 14 de septiembre se celebra la virgen del Valle, patrona de Valencia del Ventoso. Los primeros datos se fechan a mediados del siglo XVII. Los actos se inician con el traslado de la imagen desde la ermita hasta la parroquia el 15 de agosto.

El día 12 de septiembre es el más importante. Tras una misa solemne en su honor y se procesiona por las calles del pueblo. Al finalizar las fiestas patronales se traslada de nuevo la imagen a su emplazamiento habitual: la ermita de la virgen. Durante estos días se realiza una gran variedad de actuaciones: capeas, quema de fuegos artificiales, espectáculos musicales, etc.

Nuestra Señora del Valle Chapel. Valle del Este. Vera. Almería. Spain. Capilla Vallejo Arquitectos

.

Valle del Este, Vera (Almería)

La iglesia de Nuestra Señora del Valle es un pequeño templo ubicado en Valle del Este Resort. Situada sobre una pequeña loma, formalmente está compuesta por un único volumen prismático blanco y brillante que se eleva sobre un atrio de piedra y tapial. Fue consagrada en mayo de 2005 por el obispo de Almería, Adolfo Gonzalez Montes y sufragada por la familia Ibáñez Solano, los arquitectos C.Capilla - J.V. Vallejo y demás participantes en el desarrollo del valle.

Propiedad de la iglesia católica, su caracter ecúmenico permite celebrar cultos de todas las confesiones cristianas.

En Venezuela[editar]

Trajes usados por la imagen de la Virgen del Valle ubicada en la basílica del Valle, Nueva Esparta, Venezuela.
Festividad celebrada en el día de la Virgen del Valle (Nueva Esparta, Venezuela).

Virgen Milagrosa, Madre de los pescadores, Protectora de los Neoespartanos, Patrona de Oriente y de la Armada venezolana.

Venerada por el pueblo margariteño cada 8 de septiembre, el Estado Nueva Esparta y el Oriente del país, se visten de gala espiritual para participar en el peregrinaje de miles y miles de feligreses agradecidos al milagro de su Reina Madre, y para celebrar jubilosos “La bajada de la Virgen”.

Momento en el que acuden todos estos peregrinos de todas partes de Venezuela van a adorarla en su santuario ubicado en El Valle, municipio García.

Relatan muchos seguidores que la tradición religiosa ha sido pasada de generación en generación. Sexagenarios de El Valle recuerdan que sus madres les inculcaban el amor por la Virgen y es una “ley divina” para los orientales tenerla en un altar dentro de los hogares.

Las celebraciones duran varios días, en los que pueden observarse los diferentes atuendos que luce la Virgen, diseñados con telas suministradas por sus devotos.

La Virgen del Valle es la imagen inmaculada de la madre de Dios más antigua del continente americano, cuya figura llegó a Cubagua, en momentos, cuando los Guaiqueríes imploraban por un milagro que pusiera fin a la barbarie de los españoles en contra de su raza.

Fue cuando esto nativos solicitaron a España se les enviará una imagen de la Inmaculada Concepción para rendirle adoración en uno de los templos que se construían en Nueva Cádiz (La Primera Ciudad Española fundada en América del Sur, Ubicada en la Isla de Cubagua) este lugar tuvo mucho auge en el comercio debido a la extracción de Perlas, ya que en sus mares abundaban.

En el Oriente Venezolano todos los años, con motivo del día de la Natividad de María, el día 8 de septiembre, es celebrado en su nombre la Festividad de la Virgen del Valle una fiesta especial en la cual se realiza una procesión de la Virgen por todo el pueblo de El Valle del Espíritu Santo y se oficia una misa concelebrada con la asistencia de todos los Obispos de los Estados del Oriente del país. Esta fiesta reúne a multitudes de personas que vienen de todos los rincones del territorio venezolano. Muchas personas brindan testimonio de los milagros realizados por la Virgen del Valle, entre ellos el de un pescador quien al ser picado por una mantarraya, perdería su pierna porque es una herida de difícil sanación, pero rezó a la Virgen y le ofreció que si se la curase, le regalaría la primera perla que encontrase al sumergirse en el mar. Al sanar cumplió su promesa y, para sorpresa, logró pescar una gran perla en forma de pie, con la marca de una herida donde él había tenido la suya, la cual le fue donada y ahora se exhibe en el museo que lleva el nombre de la Virgen ubicado a un lado de la Basílica Menor de Nuestra Señora del Valle, junto con muchos otros objetos producto de la fe y devoción de quienes han sido favorecidos con algún milagro.

La Virgen del Valle, es venerada en todo el oriente venezolano, en especial en el estado Nueva Esparta, sin embargo es considerada patrona del la región oriental, en sus estados propios como, Anzoategui, Nueva Esparta, Delta Amacuro, parte de Bolívar, y la ciudad de Zaraza en el estado Guárico única Ciudad llano-Oriental de la Región.

El historiador procedente del pueblo de Carúpano J.J. Martínez Vera, exaltó la importancia que tiene para el gentilicio local la figura y representación de la Virgen. "Desde la época de la Colonia, la Virgen del Valle es venerada. Una tradición que data desde 1530 cuando los españoles la traen a la isla de Cubagua. Luego del ciclón que azotó esa isla en 1542, fue trasladada hasta el Valle del Espíritu Santo en la Isla de Margarita, donde aún permanece"

Historia[editar]

Cuenta la historia, que algún anónimo artista español, del siglo VI, modeló en madera sus facciones de rostro angelical junto a brazos y manos, como un conjunto armonioso de la representación de “La Purísima”, y sus elementos sostenidos con listones del mismo material, para darle la apariencia de la Inmaculada Concepción madre de Jesús.

Trascurría el año de 1529 cuando un galeón la llevaba a Santo Domingo, antigua isla La Española, pero la Providencia hizo que, al arribar al puerto de Cubagua, santificara al primer poblado europeo de América, para darle consuelo a los nativos guaiqueríes a la sombra de su Ermita.

El 25 de diciembre de 1541, cuando la feligresía de Cubagua celebraba en la ermita de su Patrona el nacimiento de Jesús, y la iglesia elevaba sus oraciones al cielo para alabar al Todopoderoso, en el horizonte, una nube negra anunciaba el fin de una metrópolis, que fue la envidia del Viejo Mundo, el emporio financiero de Europa, y el símbolo de la barbarie, la devastación y el exterminio, que llegó con los conquistadores.

Nueva Cádiz fue azotada por la fuerza implacable de la naturaleza, y como único sobre viviente, la imagen de una Virgen que fue llevada por el mar hasta las playas de Porlamar.

En el año de 1576 llegó a Margarita como delegado de la Audiencia de Santo Domingo, García Fernández de Torquemada, quien ordenó agrupar a los nativos Guaiqueríes en torno a tres centros espirituales donde serían adoctrinados en el catolicismo, siendo el Valle del Espíritu Santo uno de ellos, para lo cual se erigió una ermita para la Virgen, sitio el cual dio nombre a la misma y a partir de la cual inició la tradición de los margariteños de comenzar a registrar los milagros de la Virgen del valle.

Son Muchos los Milagros Atribuidos a la Virgen, entre ellos se encuentran:

Milagros de la Virgen[editar]

El Milagro de la Perla[editar]

Un humilde pescador de nombre Domingo, nativo de Punda, como todas las mañanas, se sumergió en las profundidades del mar en busca de las codiciadas perlas que hicieron célebre la isla de Cubagua, y que motivaron la conquista en esta parte del continente por parte de los españoles ¡..De pronto..! cuando revisaba el manto de coral, fue embestido por la filosa púa de una furiosa manta raya que rondaba los criaderos de ostras… Como pudo, salió a la superficie y llegó sangrante a la orillas, donde fue atendido por los lugareños que, en vano, intentaron parar la infección que había gangrenado la pierna…

De nada sirvieron los remedios para sanar su herida… La pierna se le ulceró hasta la rodilla y sólo su amputación podía salvarle la vida, lo que también significaba la muerte para un hombre de la mar.

Ante un desenlace fatal, Juan, su mujer, invocó al milagro de la Virgen del Valle… y a los pocos días su pierna sanó sin más remedio que los rezos y oraciones de su creyente esposa.

Domingo con un agradecimiento infinito, le prometió a la Virgen la primera perla que obtuviera cuando nuevamente volviera al mar… Sintiéndose seguro por el aura protectora de la Virgen del Valle, volvió al mismo lugar para extraer la valva de una inmensa ostra que halló sujeta al manto de coral… Al abrirla, su rostro mostraba el asombro de tan singular descubrimiento… ésta no era una perla común… era nada más y nada menos que una curiosa perla que asombrosamente delineaba la forma de su pierna y mostraba hasta el rastro de su cicatriz.

Hoy la perla, en forma de pierna, puede ser admirada en un manto bellamente tejido que se expone en el Museo Diocesano del Valle del Espíritu Santo.

El Milagro de la Lluvia[editar]

Según cuentan los habitantes más antiguos de El Valle que conocen de la historia, dicha población experimentó una sequía en el año 1608.

Margarita no posee ríos, y sus pocas elevaciones impiden que las nubes se detengan en su tránsito sobre la isla… Las pocas lluvias son características en Margarita, pero nunca como a comienzos del 1600, cuando un fenómeno natural impidió que cayera una sola gota de agua.

En esa oportunidad la sequía se extendió por varios años, secando la tierra y acabando con la vegetación que ardía en llamas por el intenso calor.

Prácticamente todo se acabó: los animales morían y no se podía cultivar… Pero aún así, los margariteños estaban empeñados en no abandonar su isla… Como último recurso, el pueblo fervoroso elevó sus plegarias en procesión y decidieron sacar la imagen en procesión hasta La Asunción, llevando a la madre de Dios por los miserables caseríos inmersos en la sequía y la desesperación… ¡..Cuándo ocurrió el milagro..! El cielo se oscureció y un fuerte aguacero, como nunca antes, colmó los áridos campos que volvieron a la vida… A partir de entonces, la Virgen vela por la felicidad de los margariteños, y es la encargada de asegurar el agua de lluvia, desde ese día, no ha dejado de regar los campos.

Desde ese “momento milagroso” los orientales, también extranjeros, le piden favores con mayor fe y le entregan su vida espiritual.

El milagro del General Juan Bautista Arismendi[editar]

los hombres que fueron a auxiliar al héroe margariteño… Increíblemente la bala mortal no penetro el pecho, ya que fue detenida milagrosamente por una medalla de la Virgen del Valle que Arismendi siempre llevaba colgada a su pecho… y desde ese día, la imagen inmaculada de la Virgen fue bordada en los pendones patriotas que enarboló el aguerrido pueblo margariteño, para convertirse en la Patrona de Oriente y por ser la Patrona del Ejército Libertador Margariteño, cuya imagen inmaculada enarbolaba las banderas en cada batalla.

A la llegada de Simón Bolívar a Margarita, en su Primera Expedición desde Los Cayos de San Luis en Haití, el sacristán Esteban Gómez hizo la imagen de la “Virgen Patriota”, como la llamaban para esa época y la Virgen fue trasladada a la Iglesia del pueblito de Santa Ana del Norte, para bendecir al Libertador, cuando el 6 de mayo de 1816, y bajo el manto protector de la santa Patrona margariteña, Bolívar fue aclamado como el Jefe Supremo del Ejército Libertador, para emprender su marcha invencible hacia tierra firme y liberar un Continente.

Referencias[editar]

  1. Conferencia Episcopal Argentina (27 de mayo de 2008). «Diócesis de Añatuya» (en español). Consultado el 23 de junio de 2011.