Villar del Rey

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Villar del Rey.
Municipio de España
Escudo de Villar del Rey.
Escudo
Villar del Rey.
Villar del Rey.
Ubicación de Villar del Rey. en España.
Villar del Rey.
Villar del Rey.
Ubicación de Villar del Rey. en la provincia de Badajoz.
País Flag of Spain.svg España
• Com. autónoma Flag of Extremadura with COA.svg Extremadura
• Provincia Provincia de Badajoz - Bandera.svg Badajoz
• Comarca Tierra de Badajoz
• Partido judicial Badajoz
Ubicación 39°07′57″N 6°50′52″O / 39.1325, -6.8477777777778Coordenadas: 39°07′57″N 6°50′52″O / 39.1325, -6.8477777777778
• Altitud 241 msnm
• Distancia 33 km a Badajoz
Superficie 98,9 km²
Población 2319 hab. (2013)
• Densidad 23,45 hab./km²
Gentilicio Villorros/as
Villarenses
Código postal 06192
Alcalde (2007) Eduardo Durán Durán (PSOE)
Sitio web Ayuntamiento de Villar del Rey
[editar datos en Wikidata]

Villar del Rey es un municipio español, perteneciente a la provincia de Badajoz (comunidad autónoma de Extremadura).

Situación[editar]

El término municipal de Villar del Rey está situado en el noroeste de la provincia de Badajoz. En la parte central del término está ubicado el casco urbano, a 17 km de la villa medieval de Alburquerque, a 33 km de la capital de la provincia, a 15 km de la villa de La Roca de la Sierra, 40 km de Aliseda (provincia de Cáceres) y a unos 14 km de Ouguela (Portugal), población más próxima en línea recta, por lo que Villar del Rey se puede considerar como una villa de la raya o frontera. Se encuentra a medio camino entre Badajoz y Alburquerque y pertenece a la comarca de Tierra de Badajoz y al Partido judicial de Badajoz.

En su término se encuentra la presa de Peña del Águila que abastece de agua a Badajoz. Así mismo se encuentra en este municipio el Castillo de Azagala pero esto último debería de revisarse, ya que el castillo esta situado en el término municipal de Alburquerque. El municipio tiene canteras de pizarra y granito

El término municipal tiene como límites al norte tierras de Alburquerque por la encomienda de Azagala, al oeste con el mismo término haciendo de linde el río Albarragena o Zapatón y al este y sur con el término municipal de Badajoz.

Población[editar]

Cuenta con 2.447 habitantes. La evolución de la población desde 1860 (2.108 hab.) hasta el año 1955 (4.554 hab.), es decir en 95 años, se fue incrementando, creciendo hasta alcanzar un aumento de 2.446 habitantes en este periodo. Por el contrario, desde 1955 a 2007 ha sufrido un descenso de 2.014 habitantes. Evolución demográfica de Villar del Rey, durante el siglo XX.


Orígenes[editar]

Aún no está muy claro, pues hasta ahora no se han encontrado datos que lo aclaren con suficiente base, en qué época de la Historia surgió Villar del Rey como asentamiento humano. Pudo originarse sobre unas ruinas antiguas en tiempos de la dominación árabe, por el siglo XI en pleno poderío Aftasidas, reino de Taifa de Badajoz, o tal vez en el siglo XIII cuando el rey de León Alfonso IX iba reconquistando estas tierras a los árabes y las iba repoblando. Lo que sí está constatado que este pueblo fue durante varios siglos aldea del alfoz de Badajoz y en siglo XVII villa exenta, enajenada por Felipe IV al Marqués de Leganés[1]

En 1594[2] formaba parte de la Tierra de Badajoz en la Provincia de Trujillo.

A la caída del Antiguo Régimen la localidad se constituye en municipio constitucional en la región de Extremadura. Desde 1834 quedó integrado en el Partido judicial de Badajoz.[3] En el censo de 1842 contaba con 480 hogares y 1668 vecinos.[4]

Vías pecuarias[editar]

Cañadas[editar]

  • Cañada Real Sancha Brava: Esta vía pecuaria entra procedente del término de Badajoz, por el conocido Puente de los Cinco Ojos sobre el Arroyo del Fresno. Su trazado hacia Villar del Rey es junto a la carretera de Badajoz, que en muchos tramos suele hacer de eje de la cañada. Atraviesa el casco urbano por las calles de las Crucitas, San Simón, Plaza de la Concordia, calle Las Pizarras, cruza la calle de la Iglesia para dirigirse a la calle del Pilar, sigue por la calleja de circunvalación hasta salir a las huertas, y tomar el camino de la huerta "Arriba", continuando hacia el Puerto y después de pasar junto a la Fuente del Niño, Huerta de La Pilara, Cuesta Bermeja, entra en la dehesa de La Tablada camino del Valle Ladrián en donde existe un pozo y un terreno para abrevadero y descanso del ganado. Desde el Valle, se dirige a la dehesa "El Campo" y Las Pedrizas para atravesar el arroyo de Guerrero entre las dehesas de Panduro y Cubillos ya en el término municipal de Badajoz y sigue por el término municipal y provincia de Cáceres, hacia el Norte. A la altura de las tierras de Béjar se divide en dos ramales, uno que va hacia León y otro hacia las tierras de Soria. La dirección general de esta cañada es de SO a NE. Su recorrido dentro del término de 14 km y su anchura de 75,22 m .
    El rey Sancho IV el Bravo, hijo de Alfonso X, siguió la política de su padre, otorgando privilegios al Concejo de la Mesta. El nombre de Sancha Brava que se da a esta cañada, es en honor de Sancho IV, como reconocimiento de sus favores a esta institución.
  • Cañada Real de Azagala: es la que partiendo de la de Sancha Brava en el lugar de la Fuente del Niño (ya citada), gira a la Izquierda de la Pilara en dirección Norte, pasa la Cuesta Bermeja camino del Tejar, continúa entre las fincas La Dehesilla a la izquierda y La Tablada a la derecha hasta la dehesa de "El Campo" en donde entre paredes entra en el término de Alburquerque por la fincas de la Encomienda de Azagala.
    La dirección general de esta vía es de S a N. Su recorrido dentro del término de unos 3.200 metros. La anchura es de 75,22 m es decir la establecida para la cañada por La Mesta.

Cordeles[editar]

  • Cordel del Vado de Verano. Arranca esta vía pecuaria de la Cañada de Sancha Brava a su paso por el pueblo justamente en la travesía de la calle de la Iglesia. Sigue por la carretera de Alburquerque hasta que, pasando la Fuente del Corcho gira a la izquierda por el camino de los Molinos. Continúa entre cercas para entrar en la Dehesa Boyal por la izquierda quedando cercas de particulares a la derecha. Termina en el río Zapatón, en donde existe un terreno de una hectárea para abrevadero. La dirección de este cordel es de E a O. Su recorrido dentro del término de unos 2.200 m y tiene una anchura de 37,60 metros.
  • Cordel del Pozo de la Bomba. Esta vía parte también de la Cañada de Sancha Brava en el abrevadero del Valle Ladrían y sigue por la misma finca de La Tablada hasta penetrar en la Dehesa del Campo, dejando a la izquierda el cuarto del Milano y a la derecha el cuarto de los Alacranes, entrando a continuación a discurrir por este cuarto y separándose por la izquierda del camino de San Vicente del Alcántara. Después de un largo trayecto por terreno de encinar en la dehesa "El Campo" pasa junto a la cerca del cortijo, atraviesa la portera de la carretera, luego de pasar un arroyo llega al pozo llamado de la Bomba donde finaliza este cordel. La dirección en su recorrido es de O a E. Su longitud de unos 2.600 m y su anchura de 37.60 m .
  • Cordel del Espartal. Arranca de la colada y camino de Valdesequera y por entre tierras de labor va a la finca del Espartal por el paraje denominado Alcornocalejo. Atraviesa el arroyo del Toril y sigue unido a un camino que le sirve de eje, cruza la colada del Majadal Alto, deja a la derecha la casa del guarda del Espartal hasta salir a la cañada de Sancha Brava por la Fuente de los Camineros. La dirección general de este camino es de E a O, su anchura de 37,6 m y su recorrido de unos 2.300 metros.

Veredas[editar]

  • Vereda Del Majadal Alto. Esta vía tiene su origen en el pueblo, en la Plaza de la Concordia, pasa el arroyo de "El Puerto" o "Pilara" y continúa por las calles San Simón, Crucitas y Virgen del Rosario hasta entrar en la pedregosa calleja de los "Canchales" por donde llega a la Dehesa Boyal. A la altura de la Peña de Pilato entra en la finca del Espartal, atraviesa el arroyo de Vallehondo y luego el cordel anteriormente descrito. Sigue por la finca del Espartal, cruza el arroyo del Toril, continúan por La Portilla con la pared del Espartal a la derecha y cercas de labor a la izquierda, sigue por "Los Barritos" y por la linde de la Matilla, pasa por el Cerro del Majadal Alto, deja a la izquierda el camino de "Las Peñuelas", para llegar a la charca en el camino del Lobo, donde concluye esta vía. Su dirección es de N a S. La longitud de unos 5.200 m y su anchura legal es de 20,89 m.
  • Vereda De Valdesequera. Sale esta vía pecuaria desde el pueblo por la calleja que va a Las Gardonas, sigue entre cercados, pasa por el pozo de Las Gardonas, continúa entre cercas por la cuesta de Rollano hacia el Sur dejando a la derecha el Cordel del Espartal ya descrito. Continúa como eje el camino, para pasar por la Puente Pie de Burro, marchando por la izquierda el camino de Las Gardonas y otros, continúa por terrenos de labor teniendo a la derecha el Cercado de los Fermines, luego por la izquierda el cuarto de La Laguna, dejando el cortijo a la derecha, sigue dentro de dicha finca y deja por la izquierda la casa del guarda y por frente se separa del camino de Las Peñuelas; discurre la vía por terreno de encinas y por este lugar está marcada por algunos hitos y surcos. Deja por la izquierda el pozo de Tiriñuelo hasta llegar al sitio de la Laguna de la Dehesa, donde existe abrevadero de extensión de dos hectáreas aproximadamente. La dirección general es de N a S. Su recorrido dentro del término de cuatro kilómetros y medio. Tiene una anchura legal de 20,89 m

Coladas[editar]

  • Colada del Molino de Valbuena. Parte esta colada de la cañada de Sancha Brava, justamente donde termina el cordel del Espartal, cruza la carretera de Badajoz sigue pegada al arroyo de El Toril por su parte derecha y por terrenos de la Dehesa Boyal en el lugar conocido por "Canchal del Arroyo"; atraviesa el camino que va al molino y continúa por la Dehesa Boyal hasta el Charco del Molino de Valbuena, en el río Zapatón, frente al sitio llamado "La Isla", teniendo por el sur la Casa y dependencias del Molino. Existe aquí un ensanche y abrevadero que mide una fanega de extensión. La dirección general de esta vía es de S a O. Su recorrido dentro del término es de 1.100 m aproximadamente y su anchura de 37.6 m
  • Colada del camino de las Carretas: Sale esta colada del Valle de Ladrián y por tanto de la cañada de Sancha Brava, deja el pozo a la derecha y se une después a la carretera que une a Villar del Rey con la de Puebla de Obando, teniendo a derecha e izquierda la dehesa de "La Tablada". Cuando se une a la carretera, al subir al cerro y por donde termina la dehesa de "La Tablada" va coincidiendo con la carretera entrando por la izquierda cerca de los Castaños de la finca Jabaliega, teniendo a la derecha suertes de "La Liebre". Su recorrido de unos 2.000 metros y su anchura de 24 m.
  • Colada del Valle del Lobo: Comienza esta vía por la parte izquierda de la Laguna de la Dehesa, teniendo a la derecha el cuarto de La Laguna y terreno de monte, continúa por la derecha el citado cuarto y por la izquierda las suertes de La Laguna; Con dirección al sur pasa por el sitio de "Las Peñuelas", sigue luego por la derecha La Matilla y por la izquierda terrenos del Valle del Lobo, atraviesa el camino de Las Peñuelas y el Cordel del Majadal Alto terminando esta vía al llegar a la charca. La dirección general de esa colada del Valle del Lobo es de Este a Oeste. Su longitud de 1.000 metros aproximadamente. Tiene una anchura legal de 24 metros.

Abrevaderos[editar]

Son lugares adecuados para beber el ganado. Los describimos en este tema como sitios terminales en la mayoría de los casos de las coladas descritas en el punto anterior. En el término de Villar del Rey los principales abrevaderos o servidumbres para el ganado son:

  • Abrevadero del Pozo Ladrian. Queda lo suficientemente descrito al hablar de la Cañada de Sancha Brava a su paso por la finca "La Tablada", tiene una superficie de unas dos fanegas.
  • Abrevadero del Molino de Valbuena. Está sobre el río Zapatón y queda detallado al describir la Colada del Molino. Tiene una superficie aproximada de una fanega de tierra.
  • Abrevadero del Vado de Verano. Se encuentra a la llegada del Cordel de este nombre al río Zapatón, que parte también, según se ha descrito, de la Cañada de Sancha Brava a su paso por la travesía de la calle Iglesia. Tiene una superficie de una hectárea.
  • Abrevadero de la Laguna de la Dehesa. Este abrevadero se encuentra en la vereda de Valdesequera, en el lugar de La Laguna, tiene una extensión aproximada de dos hectáreas.
  • Abrevadero de la Charca de la Gañota. Es otro abrevadero situado en la finca de Valdesequera. Tiene una extensión de dos hectáreas.
  • Abrevadero de la Jabaliega. Se llega a este lugar por el camino del Puerto de las Carretas, próximo al camino de La Pizarrera, en la finca La Jabaliega. Tiene una extensión de una fanega de tierra aproximadamente.
  • Abrevadero de Pozo Cortijo de Rodrigo. Este abrevadero se encuentra junto al camino de Montijo en la finca de "El Badén". Tiene una extensión superficial de unas dos hectáreas.

Tradiciones[editar]

  • Cabalgata de Reyes Magos. Se viene celebrando cada año la víspera del 6 de enero, fiesta de la Epifanía. Un grupo de personas organizan un convoy formado por caballos en donde cabalgan los tres Reyes Magos bien ataviados y acompañados de sus respectivos pajes y un vehículo de transporte lleno de regalos previamente empaquetados para todos y cada uno de los niños y niñas del pueblo sin distinción. El día 5 de enero, a media tarde, empiezan su itinerario por todas las calles del casco urbano dejando en cada casa donde hay niños el obsequio sorpresa.
  • Los Quintos. Los mozos que cumplían la edad reglamentaria entraban en quinta, es decir eran reconocidos para ser declarados aptos para el servicio militar. Este grupo de mozos la víspera del marqueo, se dedicaban por la noche a coger macetas de los balcones de las casas y llevarlas a la Plaza de España, en donde solían devolverlas a sus respectivas dueñas después de cobrarles alguna cantidad. De esta manera, obtenían unos fondos para festejar la entrada en quinta.
  • San José. El 19 de marzo, las peñas de amigos celebraban la festividad de San José con calderetas de corderos o de chivos que hacían en los márgenes del río. Principalmente esta costumbre la conservaron los artesanos para festejar a su Patrón. Hoy, esta tradición está casi extinguida.
  • La Semana Santa y el Aleluya. La Semana Santa en Villar del Rey tiene unas vivencias de fe profunda, como se manifiesta en los distintos actos litúrgicos y en las procesiones del Jueves y Viernes Santo. La procesión del Silencio con la imagen enlutada de la Virgen de los Dolores (La Soledad) en la noche del Viernes Santo es de verdadero fervor y recogimiento. Todos los años, después de la misa del Sábado Santo, conmemorativa de la Resurrección de Cristo, un grupo numeroso de adolescentes provistos de campanillos, esquilas, cascabeles y otros instrumentos de percusión, irrumpen en el templo parroquial al canto del Gloria. Entran ordenadamente por una puerta, haciendo sonar sus instrumentos, y salen por la otra. Durante toda la noche (madrugada del domingo) hacen lo mismo recorriendo las calles del pueblo como manifestación de alegría anunciando la Resurrección del Señor.
  • La función en honor a la Virgen de la Ribera. La devoción de los naturales de Villar del Rey a su Patrona es profunda. Anualmente desde hace más de tres siglos, el Domingo de Resurrección (antes se hacía el lunes) se lleva en procesión a la imagen de la Virgen de la Ribera desde el templo parroquial hasta su santuario en la margen del río Zapatón. Allí se oficia una misa de campaña en el patio de la ermita y después se procede a la subasta de los numerosos regalos de los devotos, así como de los brazos de las andas para entrar a la imagen en templo. La recaudación se destina al mantenimiento del culto de la Patrona. Terminados los actos religiosos, los numerosos romeros de Villar del Rey y de las poblaciones próximas, se extienden por el bonito paraje para disfrutar de un día en el campo.
  • Los Mayos. Es tradicional en esta Comarca de los Baldíos o Sierra de San Pedro el día de Los Mayos.(1 de mayo); esta costumbre consiste en hacer figuras que simulan personajes públicos para mostrarlas en lugares muy transitados. La mayoría de las veces persiguen el fin de criticar sus actuaciones.
  • La Cruz. El 3 de mayo se celebra la exaltación de la Santa Cruz. En Villar del Rey con este motivo, en muchas casas se levanta un altar a la Cruz, que es visitado por los vecinos. Antes, en estos altares se venía rezando una oración o jaculatoria de este tenor. También esta fecha era la apropiada para hacer los contratos de trabajo con los obreros agrícolas para las faenas de recolección, es decir desde mayo hasta finales de septiembre.
  • Romería de San Isidro. Por el quince de mayo, todos los años, se viene celebrando una romería en honor a San Isidro Labrador en el paraje de la ermita de la Virgen de la Ribera. La organizaba la Cámara S. Agraria, ahora, desaparecido dicho organismo, se encarga de hacerlo la Asociación Cultural.
  • El Corpus Christi o día del Señor. Se le viene denominando indistintamente la fiesta del Corpus o el Día del Señor. Comienza con la misa mayor en el templo parroquial a media mañana. Terminada, sigue la procesión del Corpus Christi por un itinerario de calles de la localidad. Una artística custodia de plata sirve para llevar al Santísimo por el sacerdote bajo palio. A esta procesión asisten vecinos de todas las edades y sexos, que en silencio hacen el recorrido. En las calles se instalan altares de descanso y se engalanan con colgaduras en los balcones y una alfombra de verdes juncias, flores y macetas en la calzada, que dan a la fiesta un bello colorido y esplendor.
  • Las fiestas de la Virgen en agosto. Desde hace cientos de años, los villarenses conmemoran sus fiestas anuales durante los días 15, 16 y 17 de agosto, con motivo de la Asunción de la Virgen. Fechas, en que las faenas de recolección van concluyendo. Para esas fechas todo está dispuesto, las casas enjalbegadas de blanco, las calles limpias, las vías principales engalanadas y con alumbrado especial.
  • San Miguel. Festividad que se celebra el día 29 de septiembre. Es una fecha clave por ser el comienzo natural del año agrícola, pues, todas las labores parten del inicio del otoño. Naturalmente es el momento adecuado para realizar los trabajos relacionados con la tierra: el contrato de arrendamiento de fincas, el del personal para el trabajo en las explotaciones, el de fijación del salario, etc. todo gira en torno a la agricultura. En Villar del Rey estas fiestas de San Miguel tenían varios días de duración, pues se convertían en una bolsa de oferta y demanda, de tanteo, entre trabajadores y empresarios hasta que se decantaban fijando la cuantía de los salarios y se realizaban los contratos fijos anuales. Con los cambios introducidos en los últimos tiempos en las explotaciones agrícolas, San Miguel, a los efectos labores, ha quedado casi extinguida, así como el calendario de descansos que en los contratos se fijaban para el año, denominados quincenas.
  • La Luminaria. El primer sábado del mes de octubre, víspera de la festividad de la Virgen del Rosario, titular de la parroquia de Villar del Rey, se hacen las luminarias, tradición que viene de tiempo inmemorial y que consiste en encender unas hogueras en las distintas calles a la hora del repique de las campanas, tal vez como acto de purificación o de conmemoración del triunfo de los cristianos en la Batalla de Lepanto en este día (7 de octubre de 1571). En estas hogueras se quemaban principalmente tomillo y cantueso previamente almacenados; durante una temporada los muchachos con este fin tradicional, se acercaban a las sierras próximas a coger estas plantas y almacenarlas para hacer la pira el día señalado. Esta tradición ha cambiado, ahora unos días antes, los niños al salir del colegio recorren el pueblo buscando objetos inservibles que se puedan quemar y los llevan al lugar conocido por el Ejido de la Horca en donde se establecen concursos con premios para la hoguera o luminaria más lograda.
  • Los Santos. Es tradicional en este pueblo, que el día primero de noviembre los niños y jóvenes vayan de excursión a la Dehesa Boyal a merendar "Los Santos", que consisten en una bolsa con frutos del tiempo: nueces, higos pasados, castañas membrillos y granadas.

Relacionadas con profesiones[editar]

  • Los cortadores y carboneros. Eran los profesionales que utilizando como única herramienta el hacha, desmochaban y limpiaban los árboles de maleza con suma habilidad. Durante los meses de otoño y parte del invierno en Villar del Rey, se formaban cuadrillas o equipos de obreros especialistas para la poda y limpieza de los árboles, principalmente de los encinares de las dehesas. La leña que obtenía de estas labores, servía para fabricar carbón, trabajo que seguían haciendo los mismos cortadores. La fabricación del carbón empezaba con la operación de rodear la leña del corte (juntar la leña), en lugar idóneo de la finca. Allí se levantaban unos conos de esta materia que después de aterradas se encendían. Por unas toberas abiertas en los conos se avivaba el fuego hasta hacer cocer el combustible. Pasado el tiempo, tras un seguimiento de observación y vigilancia constante, cuando se consideraba suficiente la cocción, el proceso se concluía con la extracción del carbón.
  • Los esquiladores. Al llegar el mes de mayo se realizan todos los años las labores de esquila del ganado lanar. Para estas faenas, en Villar del Rey existía el gremio de los esquiladores, formados por cuadrillas de expertos, que con tijeras, realizaban la faena de la pela o corte de lana de estos animales. Cada cuadrilla estaba compuesta por un capataz o manijero, los esquiladores, los aprendices y los moreneros. Este gremio era muy tradicional y conservador, de tal manera que para entrar en el oficio se necesitaban cumplir unos requisitos: ser familiar de algún miembro de la cuadrilla, tener más de 14 años para iniciar el aprendizaje, así como pasar unas pruebas de capacitación (examen). Cuando se consideraban en condiciones para sufrir las pruebas, el aprendiz se sometía a la misma presentado por un miembro de la cuadrilla que lo apadrinaba; si en el examen demostraba aptitud, promocionaba al grado de esquilador tras una ceremonia ritual o bautizo con agua o vino sobre la cabeza del aprendiz. Los esquiladores de Villar del Rey, por su buena forma de realizar el trabajo y por su buen rendimiento, eran contratados por las empresas ganaderas del término y la de muchos municipios de la provincia. Ahora el gremio de los esquiladores se ha reducido en número por la emigración de sus componentes, así como por el cambio en las herramientas, la tijera de pelar por la máquina mecánica.
  • Los aperadores. En esta localidad, siempre hubo un buen grupo de labradores con capacidad profesional para ordenar las labores agrícolas en las fincas y con dotes suficientes para organizar y disponer los cultivos en grandes extensiones de tierra, los cuales estaban muy solicitados por las grandes empresas agrícolas de este término y de los limítrofes. Eran lo aperadores, capataces o manijeros con aptitudes para este tipo de tareas.
  • Los yunteros. Un gremio de pequeños propietarios, que con sus yuntas de mulas, explotaban sus reducidas propiedades y tomaban tierras en aparcería para completar su dedicación. En Villar del Rey, el grupo de los yunteros era bastante numeroso, debido a la forma en que la propiedad de la tierra está repartida, con predominio del latifundio. La mayoría de los componentes de este gremio desapareció de esta localidad con la emigración. Hoy queda un número muy reducido en el pueblo.
  • Los turras. Eran los yunteros de ganado vacunos, de los cuales hemos tratado en el tema 23. Se dedicaban como los yunteros a labrar la tierra y al transporte de carbón y corcho. Este oficio hoy está extinguido.
  • Los ganaderos. En la comarca de los Baldíos, eminentemente ganadera, han existido siempre unos ganaderos muy cualificados para el desempeño de su trabajo. Alburquerque se llevó merecida fama por sus cotizados rabadanes y pastores, (ganado lanar), Villar del Rey, la tuvo por los mayorales y porqueros (ganado de cerda).
  • Los arrendatarios. En Villar del Rey existieron hasta los años 70 un conjunto de empresarios agropecuarios que tomaban fincas en arrendamientos para explotarlas durante varios años agrícolas. Eran buenos trabajadores y conocedores de su oficio, que hacían producir al máximo sus explotaciones. Estas empresas daban ocupación a mucha mano de obra con contratos fijos anuales, y además a grupos de contratados eventuales para las faenas de siembra, escarda y recolección. En el tema de la posguerra se citan a los arrendatarios como empresas que, con su generosidad y solidaridad en los años del hambre ayudaron a paliar en parte muchas necesidades. También este gremio ha desaparecido de esta localidad. Hoy las fincas están explotadas por sus dueños, que tienen muy reducido el personal con la mecanización agrícola y con las cercas alambradas para el ganado.
  • Los artesanos. Hasta los años 60 y 70 en este pueblo había un grupo de artesanos de actividades diversas: carpinteros de carros, ebanistas del mueble, herreros, herradores, zapateros, sastres, alfareros, modistas, hojalateros, peluqueros, panaderos, alfareros y tejeros que por causas de la emigración (ya lo hemos repetido) tuvieron que ausentarse de la localidad en su mayoría. Actualmente el pueblo viene padeciendo la carencia de estos artesanos en muchas de sus actividades.
  • La dedicación de las mujeres. Los párrafos anteriores han sido dedicados al trabajo de los hombres en distintas profesiones, si embargo, nada se ha dicho de las tareas de la mujer, a las que vamos a dedicarles unas líneas. La mujer hasta no hace mucho tiempo, se preparó para una ocupación tan profesional como las que han quedado descritas, la de ser ama de casa y madre. Adquirió una educación non universitaria, aprendió de sus mayores todas las labores domésticas propias de un hogar: lavar, coser y planchar, hacer la limpieza de la vivienda, elaborar la comida, administrar el dinero, realizar las compras, educar a los hijos, etc. Así de simple y al parecer sencillo, eran las tareas que la tradición de sometimiento asignaba a la mujer para asumir la responsabilidad de ama de casa. Actualmente, al haber accedido, en igualdad de condiciones, a muchas de las tareas del mundo laboral, (antes reservadas a los hombres) los trabajos del hogar siguen pesando sobre ella, pero aliviadas en parte por la dotación de utensilios electrodomésticos y por la colaboración del hombre. Como en cualquier lugar, la mujer en esta villa sigue en esta evolución laboral y social integrándose en distintos tipos de profesiones: oficinas, estudios, servicios, etc.

Gastronomía[editar]

Caldereta a base de carne de cordero y cabrito. Chanfaina con vísceras de cordero y chivo. Sopa de tomates. Mojo de peces. Embuchados y embutidos con tripa de cerdo. Gazpacho de poleo. Migas de pan. Arroz con hígado de cerdo. Sesos de cerdo. Cocido extremeño. Roscas fritas del candil. Bollos de Pascua. Pestiños con miel.

Patrimonio[editar]

Iglesia parroquial católica bajo la advocación de Nuestra Señora del Rosario, en la Archidiócesis de Mérida-Badajoz.[5]

Referencias[editar]

  1. según d. Antonio Bueno Teodoro, maestro ilustre de esta villa
  2. Libro de los Millones: Censo de población de las provincias y partidos de la Corona de Castilla en el siglo XVI
  3. Cervantes Virtual [1]
  4. Municipio Código INE -06-155. [2]
  5. Archidiócesis de Mérida-Badajoz - Listado de Parroquias [3]

Enlaces externos[editar]