Verbena officinalis

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Commons-emblem-notice.svg
 
Verbena
Illustration Verbena officinalis0.jpg
Verbena officinalis in Otto Wilhelm Thomé, Flora von Deutschland, Österreich und der Schweiz, 1885
Clasificación científica
Reino: Plantae
División: Magnoliophyta
Clase: Magnoliopsida
Orden: Lamiales
Familia: Verbenaceae
Género: Verbena
Especie: V. officinalis
L., Sp. Pl., 1: 20-21, 1753[1]

Verbena officinalis (Verbena común, o Hierba sagrada) es una hierba perenne nativa del sudeste de Europa.

Flores.

Descripción[editar]

Es una planta herbácea perenne, de terrenos incultos, que crece hasta los 100 cm o más de altura. Su tallo es erecto, obtuso, cuadrangular y muy ramificado, y está marcado por dos surcos longitudinales. Las hojas son opuestas, pecioladas, rudas, pinnadas, lanceoladas y con lóbulos profundos de color azul púrpura o lila claro, sesiles, y se agrupan en espigas paniculosas axilares y terminales. La corola tiene forma de embudo. El fruto es una cápsula con cuatro semillas.

Distribución y hábitat[editar]

Crece de forma espontánea en Europa, Asia y África y América. Se encuentra en terrenos incultos con cierta humedad y bordes de caminos. Subnitrófila.

Cultivo y usos[editar]

Se propaga por semilla o raíces. Está ampliamente naturalizada fuera de su ámbito nativo.

En el nordeste europeo fue señalada como una hierba sacra, usada en rituales sacros para limpiar y defenderse contra enfermedades demoníacas.

De acuerdo a William Faulkner en su historia corta "An Odor of Verbena", la verbena es la única fragancia que puede ser olida por los caballos sin perder un rastro.

En Colombia solía ser usada como herramienta de castigo para educación de los niños. y descuartizar gallinas

Propiedades[editar]

Principios activos[editar]

Como hierba medicinal se utiliza la planta entera desecada, sobre todo la flor y en menor importancia la raíz. El principio activo de la verbena es un heterósido llamado verbenalósido que tiene carácter estimulante del sistema nervioso parasimpático y por hidrólisis produce verbenalol, verbenalina, verbenanina y hastatósido.

Composición química[editar]

La verbena está compuesta por mucílagos, glucósidos, aceite esencial (citral, terpenos, alcoholes terpénicos y geramiol), saponina, ácido silícico, ácido cafeico, taninos y principios amargos.[1]

Usos medicinales[editar]

  • Sedante emeli
  • estimula el sistema parasimpaticomimètico debido al heterósido irioide, verbenalol reduciendo la fuerza y frecuencia del latido cardíaco y estimulando el peristalismo intestinal. Por su actividad sedante se utiliza para combatir el insomnio provocado por estados de nerviosismo que no permiten conciliar el sueño. Acaba con las migrañas por su actividad antineurálgica y sedante.
  • Neuroprotector: el extracto acuoso de Verbena officinialis ha mostrado efectos neuro protectores frente a la enfermedad de Alzheimer.[2]
  • Astringente: los taninos frenan las diarreas y son hemostáticos locales favoreciendo la coagulación de las heridas.
  • Antiinflamatoria: los mucílagos disminuyen las inflamaciones además de unir una capacidad demulcente que relaja, suaviza y protege la piel y las mucosas.
  • Antiespasmódica: el verbenalol es un glucósido con efectos parasimpaticomiméticos, antitérmico, uterotónico y vasodilatador renal.
  • Enfermedades infecciosas: la verbena se ha recomendado para la convalecencia de enfermedades agudas.
  • Ginecología : las infusiones de verbena se recomiendan para aumentar el volumen de leche. Para evitar menstruaciones dolorosas y reumatismo.
  • Sistema digestivo: en grandes cantidades, puede provocar el vómito.
  • Hipnótico: la verbena produce una ligera depresión del sistema nervioso central.
  • Contra la tos: los iridoides ejercen un efecto calmante sobre la mucosa respiratoria inhibiendo el reflejo de la tos.
  • Digestivo: se ha comprobado que la verbena aumenta la producción de jugos gástricos en los animales.
  • Se ha utilizado para el tratamiento del nerviosismo, insomnio, ansiedad, agotamiento físico, agotamiento psíquico, tos improductiva, asma, bronquitis, resfriado común, dispepsias, discinesia biliar, oliguria, retención urinaria, edema, artritis, astralgias, gota. También se ha utilizado por vía tópica para el tratamiento de estomatitis, laringitis, dermatitis, prurito, quemaduras y contra el vampirismo.[1]

Acciones farmacológicas[editar]

La verbena tiene propiedades galactogogas que se han atribuido a la aucubina. Han utilizado extractos del fruto de la verbena para tratar las dismenorrea y estimular la lactancia. La verbena tiene propiedades parasimpáticas débiles, que provocan una ligera contracción uterina. Se ha descrito que la verbenalina tiene actividad estimulante uterina. Se ha descrito actividad simpática: la verbenalina a dosis bajas actúa como agonista en las terminaciones nerviosas simpáticas, mientras que las dosis elevadas provocan el antagonismo. En ratones se ha descrito una débil acción laxante de los glucósidos iridoides.

Se ha comprobado que los heterósidos iridoideus (especialmente el vebenalol) producen un efecto antiinflamatorio, analgésico local y ligeramente parasimpaticomètico, con una acción sedante, espasmolítica, estimulante del peristaltismo intestinal y la diuresis, reductora de la frecuencia y fuerza del latido cardíaco. Debido a la presencia de taninos tiene una cierta acción astrigente. Los mucílagos le confieren una actividad demulcente y antiinflamatoria.[1]

Toxicidad[editar]

Los extractos de verbena pueden presentar una cierta acción hipotiroidea (disminuyen la actividad del tiroides) por lo que pueden bloquear la acción de determinadas hormonas. Está prohibido su uso en mujeres embarazadas porque el verbenalósido (heterósido irioideo que se hidroliza en verbenalol) puede causar un efecto uterotónico y dificultar las contracciones características del parto.

Dosis elevadas de verbenalina provocan la parálisis del Sistema Nervioso Central, lo que causa la aparición de estupor y convulsiones.

Taxonomía[editar]

Nombre común:[3]

  • Castellano: curalotodo, hierba de la ictericia, hierba de la verbena, hierba de Santa Isabel, hierba sagrada, hierbasanta, hierba santa, hierba verbena, verbana, verbena, verbena blanca, verbena común, verbena derecha, verbena de San Juan, verbena española, verbena fina, verbena macho, verbena macho derecha, verbena macho recta, verbena mayor, verbena oficinal, verbena recta, verbena sevillana, yerba sagrada, yerba santa, yerbuca de San Juan.

Sinónimos:[4]

  • Verbena tenuispicata Stapf [1885, Denkschr. Kaiserl. Akad. Wiss. Math.-Naturwiss. Kl., 1 : 34]
  • Verbena sororia D.Don [1825, Prodr. Fl. Nepal. : 104]
  • Verbena rumelica Velen. [1891, Fl. Bulg. : 441]
  • Verbena vulgaris Bubani

Referencias[editar]

  1. a b c Dr. Berdonces I Serra. . Gran Enciclopecia de las Plantas Medicinales págs. 948. Tikal ediciones ISBN 84-305-8496-X.
  2. http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0028390805003953
  3. «Verbena officinalis». Real Jardín Botánico: Proyecto Anthos. Consultado el 9 de octubre de 2009.
  4. Sinónimos en Tela Botánica

Bibliografía[editar]

  • Universidad de Extremadura. Lecciones hipertextuales de Botánica. Consultado 1 marzo de 2008. URL disponible a: http://www.unex.es/polen/LHB/asteridae/verbenac.htm
  • Gausachs i Calvet R. Les herbes remeieres. De la cultura popular al fàrmac. Una aproximació etnobotànica. Vol.1. Barcelona: Rafael Dalmau, editor, 2007.p. 326, 327.
  • Lavnert E. Guía de las plantas medicinales y comestibles de España y Europa. Barcelona: Ediciones Omega S.A., 1982.p.154
  • Polunin O. Guía de campo de las flores de Europa. Barcelona: Ediciones Omega S.A., 1991.p. 396, 397
  • Polunin O, Smythies B.E. Guía de campo de las flores de España. Barcelona: Ediciones Omega S.A., 1981.p. 326, 327.
  • Consejo general de colegios oficiales de farmacéuticos. Plantas medicinales y fitoterapia II. 2001.p. 204, 205.
  • Bolòs O, Vigo J, Masalles R, Ninot J. Flora. Manual dels països catalans. Barcelona: Pòrtic, 2005.p. 758.
  • Barnes J, Anderson L, Phillipson J. Plantas medicinales. Barcelona: Pharma Editora, 2004.p. 502,503.
  • Guía de plantas medicinales. Plantas para la salud. Tomo 6. Madrid: Ediciones Rueda, 2003.p. 411.
  • Ticli B. El herbario de la salud. Barcelona: Editorial de Vecchi, 1997.p. 125.
  • Berdonces i Serra. Gran enciclopedia de las plantas medicinales. Barcelona: Ediciones Tikal.p. 947, 948.
  • Diccionario integral de plantas medicinales. Madrid: RBA Integral, 2002.p. 601.
  • Universitat de Barcelona. Herbari virtual del Mediterrani occidental. Data d'accés 5 d'abril de 2008. URL disponible a: http://herbarivirtual.uib.es/cat-ub/especie/4826.html
  • Casado Ponce, Damián y Fernández López C. Flora de Jaén. Imprentavila 2006, pg. 238.

Enlaces externos[editar]