The Thrilla in Manila

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La Thrilla in Manila (Suspense en Manila en español) fue la tercera y última pelea entre Muhammad Ali y Joe Frazier por el Campeonato Mundial de los Pesos Pesados, se celebró en el Coliseo Araneta en Ciudad Quezón, Metro Manila, Filipinas el 1 de Octubre de 1975.

La lucha es comúnmente considerada una de las más grandes peleas de boxeo del Siglo XX, y representó el climax de la intensa rivalidad entre Ali y Frazier sobre quien era el legitimo Campeón Mundial de los Pesos Completos, situación que comenzó luego de que a Ali se le fuera arrebatado el título mundial en 1967 debido a que se nego a cumplir servicio militar durante la Guerra de Vietnam. Algunos años después, Frazier le pidio personalmente al presidente Richard Nixon que le permitiera a Ali volver a boxear, lo que permitió que se realizara la llamada Fight of the Century (La Pelea del Siglo) entre los dos por el Campeonato Mundial en 1971. La pelea es famosa por su increíble intensidad, con ambos hombres intercambiando golpes durante 14 asaltos a más de 40 grados de temperatura.

A pesar de que Ali era bien conocido por insultar y fastidiar a sus oponentes antes de las peleas (Hecho por el que es particularmente famoso) en este caso los insultos fueron particularmente intensos, controversiales y directos lo que permitió llevar la ya intensa rivalidad hacia un nuevo nivel.

Antecedentes[editar]

El Presidente de Filipinas Ferdinand Marcos se ofreció a celebrar la pelea en Metro Manila y patrocinarla en un intento de alejar la atención social de la dura condición que atravesaba el país en esos momentos. El promotor Don King, halagado por la oferta, aceptó realizar la pelea en el Coliseo Araneta en Ciudad Quezon. Producida por King y transmitida a nivel mundial por HBO, la Thrilla in Manila tuvo un gigantesco seguimiento mediático nunca antes visto en una pelea de boxeo.

La ciudad de El Cairo, aparentemente había sido originalmente considerada para celebrar la pelea, en agosto de 1975 la revista Ring había publicado un ficticio poster de Ali-Frazier III, en la cual se nombraba al Estadio Nasser como sede del combate.

Los campamentos de entrenamiento de ambos luchadores fueron bastante distintos. En el campamento de Ali, la situación se estaba tomando de un modo bastante jovial, con mucha ligereza, según el médico personal de Ali, Freddie Pacheco, Ali y sus entrenadores creian que Frazier todavía estaba malherido de la soberana paliza que le propino George Foreman en Kingston, Jamaica en 1973, además la relativa facilidad con la que Ali derrotó a Frazier en su segundo combate en 1974 parecía confirmar este hecho. La conciencia general era que Ali le estaba haciendo un favor a Frazier, dándole un último día de paga antes de mandarlo al retiro; como resultado Ali hizo poco entrenamiento, concentrándose en el sonado affaire que estaba teniendo con Veronica Porsche, en lo que fue llamado como "El Circo de Ali" (The Ali Circus), Después, cuando la esposa de Ali, Belinda Ali, descubrió que no solo Ali estaba teniendo un romance, sino que también estaba introduciendo a Veronica en público como su esposa, ella arribó a las Filipinas, causándole a Ali otra distracción.

Frazier, mientras tanto, estaba entrenando duramente. Frazier nunca le perdonó a Ali el hecho de que lo insultara terriblemente antes de la primera pelea entre ambos, a pesar de que gracias a él es que Ali pudo volver a pelear. Sumado a esto, durante la preparación de la lucha, Ali empezó a llamar a Frazier "Gorila" principalmente porque rimaba con Manila.

Frazier sentía que Ali lo había traicionado, principalmente porque había apoyado a Ali (presentándose en tribunales, encargándose de las relaciones públicas, etc.) durante los tres años y medio que Ali estuvo exiliado del boxeo debido a que se negó a servir en las fuezas armadas, Frazier también apoyó a Ali financieramente y reclamó para que le fuera devuelta su licencia para boxear. Frazier también se sentía celoso del éxito de Ali, en este punto Ali se había convertido en un fenómeno sociocultural que trasendía el boxeo, lo que llevó a que el odio de Frazier hacia Ali se incrementara, haciendo que Frazier se entrenara intensamente para tratar de derrotarlo.

Ali trató de promocionar la pelea insultando y fastidiando a Frazier en cada oportunidad que se presentaba, más famosamente creando una figura de acción llamada "Joe Kong" o golpeando a un hombre disfrazado de Gorila durante las conferencias de prensa mientras exclamaba "It's gonna be a thrilla, and a chilla, and a killa, when I get the Gorilla in Manila."

La Pelea[editar]

A las 10:45 AM, convertida en una pelea diurna para coincidir con horarios de audiencia internacionales, sonóla campana del primer round. Ali anteriormente le había dicho a sus entrenadores que iba a darle a Frazier "una pateadura de trasero", y salió tratando de hacer eso mismo; Frazier era conocido por empezar lento sus peleas y Ali trató de usar eso a su beneficio. Ali ganó los primeros asaltos, lanzando furiosas combinaciones y danzando alrededor de Frazier. Ali lastimó a Frazier unas cuantas veces, al grado de que Frazier tuvo que ir retrociendo durante los primeros asaltos, pero a pesar de las constantes embestidas de Ali, Frazier siguió avanzando, tratando de lastimar el cuerpo de Ali a corta distancia, a pesar de recibir cada vez más castigo. Según Pacheco, Ali, que quería hacer una pelea corta, empezó a frustarse por el hecho de que Frazier se negaba a caer y seguia yendo hacia delante; fue entonces que comenzó a gritarle "Tú, estúpido tonto, tú" a Frazier en el 4° round.

Para el cuarto asalto a Ali se le estaban agotando las energías y Frazier empezó a lanzar su ofensiva, lastimando el cuerpo y la cabeza de Ali con sus característicos ganchos. Para el sexto asalto, Frazier se había recuperado y parecía empezar a tomar control del combate; a mediados del séptimo round Ali empezó a fastidiar a Frazier con cosas como "Joe, me dijeron que estás agotado" con Frazier respondiendo "Te dijeron mal, chico lindo".

Frazier siguió dominando los rounds del medio, con Ali tratando de recuperarse con furiosas combinaciones, fastidiando a Frazier e incluso trato de usar la técnica Rope-A-Dope, con la que había derrotado a Foreman un año antes; pero todas fueron negadas por el feroz y poderoso ataque de Frazier. El entrenador de Frazier (Eddie Futch) sabía que su estilo, que empleaba una gran variedad de ganchos de izquierda, era en muchas formas, perfecto para contrarestar el de Ali.

En este punto, parecía que entre el terrible calor dentro de la arena y el asalto sin piedad de Frazier y su propia falta de entrenamiento, Ali estaba destinado a la derrota.

Finalmente, en el décimo asalto, Frazier empezó a cansarse y a bajar el ritmo, y Ali lentamente empezó a contratacar, usando su velocidad para lanzar una serie de feroces combinaciones en Frazier, logrando herirlo severamente, cerrándole el ojo al grado de prácticamente no se podía ver. Durante los asaltos 11° y 12° Ali siguió castigando más y más a Frazier, usando el hecho de que Frazier no podía ver con su ojo izquierdo por lo que no podía ver la mano derecha, utilizando esta mano para lastimarlo constantemente.

En el que es posiblemente el momento más espectacular del combate, cuando llevaba un minuto el 13° round, Ali descargó un poderoso gancho de derecha en Frazier, mandando su protector bucal volando hacia las gradas. Durante los siguientes dos minutos, debido a que el protector bucal no podía ser remplazado hasta el final del round, Ali descargó una larga y brutal combinación en la mandíbula de Frazier, mientras un agotado Frazier no podía hacer nada para defenderse, y las pocas veces que Frazier fue al contragolpe Ali usó su mano derecha para seguir castigando a Frazier. Al final de este ssalto, la mandíbula de Frazier quedó seriamente dañada.

En el 14° asalto Frazier estaba prácticamente ciego y sin energías, mientras trataba de enfrentarse a los poderosos golpes de Ali (cuando Ali logró cerrar el ojo derecho de Frazier, éste estaba efectivamene luchando ciego los últimos rounds de la pelea). A mitad del décimocuarto asalto, Frazier estaba virtualmente moribundo, y a pesar de que Ali estaba desesperadamente cansado y maltrecho, logró sacar la energía suficiente para darle a Frazier una feroz paliza, quien quedó desecho y casi noqueado cuando sonó la campana.

Viendo los resultados del round 14° Eddie Futch detuvo la pelea entre rounds para evitar que su pupilo sufriera un destino similar o peor al del asalto recién terminado. Frazier protestó diciendo "Lo quiero, Jefe" y tratando de que Futch cambiara de parecer, pero Futch simplemente respondió "Todo terminó, nadie olvidará lo que hiciste aquí hoy", y le indicó al árbitro Carlos Padilla el fin de la contienda. Lo que la esquina de Frazier no sabía era que el propio Ali, al final del 14° asalto, le había pedido a su entrenador Angelo Dundee que le cortara los guantes indicando que ya no quería pelear más. Ali después dijo "Frazier se retiró justo antes que yo, no creia que pudiera pelear mas". El biógrafo de Ali, Thomas Hauser, confirma esta historia, diciendo que Ali le había dicho a su entrenador que cortara los guantes. La sorpresa de Ali es bastante visible en el video de la pelea al ver que Eddie Futch estaba tirando la toalla.

Ali diria en una entrevista posterior a la pelea que fue lo más cercano que ha estado jamás de morir, agegando también sobre Joe Frazier "Joe Frazier, lo diré al mundo ahora mismo, sacaste lo mejor de mi, eres un hombre increíble, que Dios te bendiga", mientras que en una entrevista después de la pelea diria sobre Joe Frazier "He is the greatest fighter of all times, next to me" (Es el mejor boxeador de todos los tiempos, junto a mi).

Secuela[editar]

La pelea es ampliamente considerada una de las mejores y más brutales contiendas en la historia del Boxeo, cementando la reputación de Ali como uno de los mejores boxeadores de todos los tiempos y su rivalidad con Frazier como una de las más memorables de la historia del boxeo,

La pelea fue elegida Pelea del Año por la revista Ring en 1975. ESPN lo nombró el quinto mayor evento deportivo del Siglo XX.

Frazier nunca se recuperó de la derrota contra Ali, tanto emocional como físicamente. El combate le dejó graves secuelas físicas, como dificultad para hablar y deficiencias motoras; luchó una vez más en una revancha contra Foreman en 1976, saliendo derrotado, retirándose después de eso volviendo en 1981 para retirse definitivamente.

Ali continuó boxeando un tiempo más, defendiendo el título varias veces más hasta perderlo sorpresivamente ante Leon Spinks en 1978. Luego de recuperar el título ante Spinks y convertirse asi en el primer y único triple campeón mundial de peso pesado, se retiró, volviendo en 1980 para enfrentarse a Larry Holmes, saliendo derrotado. Se enfrentó en una última lucha a Trevor Berbick, perdiendo y retirándose definitivamente.