Entrenador

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

En el deporte, un entrenador o director técnico (también conocido por sus siglas DT) es la persona encargada de la dirección, instrucción y entrenamiento de un deportista individual o de un colectivo de deportistas.

Funciones básicas[editar]

El término "entrenador" hace clara referencia al entrenamiento, fase en la que el deportista se prepara y adecua para disputar una prueba. A priori es lógico pensar que un deportista puede prepararse solo; sin embargo, el entrenamiento exige numerosos conocimientos que van más allá de la propia aptitud y adecuación físicas. Dado que esta preparación puede referirse a una única prueba o a una temporada donde se disputan varias de esas pruebas, en cuyo caso se deberán dosificar las sesiones y plantear distintos tipos de entrenamiento en función a las necesidades, la presencia del entrenador facilita, e incluso asegura, un nivel de competitividad óptimo.

Además de la propia preparación física y técnica, el entrenador puede ejercer una labor psicológica, aportando un apoyo importante al deportista, sobre todo en competiciones de gran desgaste anímico y emocional.

A nivel de equipos, un entrenador tiene, además, de las funciones anteriores, el deber de elegir las estrategias que sus deportistas deberán desarrollar en la siguiente prueba deportiva, a fin de explotar sus mejores virtudes y paliar sus defectos, así como, en su caso, contrarrestar al rival.

Otras funciones, no tan arraigadas a la persona del entrenador, son las de observar y estudiar a los rivales, contratar y descartar deportistas o desarrollar entrenamientos específicos, no orientados a la competición (por ejemplo, recuperación de lesionados). Estas funciones, en muchas ocasiones, las efectúan otros empleados.

Entrenadores particulares[editar]

Los entrenadores particulares son los que preparan y dirigen el entrenamiento de un deporte individual. A este respecto, no es necesario que entrene únicamente a un deportista; por ejemplo, un entrenador de atletismo puede entrenar a varios atletas a la vez, sin que por ello deje de ser un deporte individual.

En la preparación de un deportista individual, el entrenador debe plantear actividades para mejorar la forma física y técnica. Ello implica, por un lado, diseñar y llevar a cabo ejercicios físicos que desarrollen dichas facetas, y, por otro, fomentar la adopción de hábitos de vida saludables, tales como alimentación, actividades de ocio e higiene personal.

En los deportes en que el deportista se enfrenta activamente a un rival, el entrenador tratará de estudiar la mejor estrategia para superarlo.

Entrenadores de equipos[editar]

Un entrenador de equipo tiene exactamente las mismas responsabilidades que un entrenador particular, a las que hay que sumar las que son propias de la dirección de un colectivo.

En primer lugar, el entrenado ha de escoger qué deportistas son los que disputarán la siguiente prueba, seleccionando, según sus criterios, a aquellos cuyas aptitudes técnicas, físicas y anímicas puedan dar el mejor resultado. A esta elección deberá sumarse el estudio de la estrategia adecuada, punto casi ineludible en cualquier deporte de colectivo. También, si así lo permite la competición, el entrenador es quien determina, mientras se disputa la prueba, qué estrategias ha de adoptar el equipo, si un deportista ha de ser sustituido y qué suplente le sustituye.

Los entrenamientos en un deporte de equipo se dividen en varios ejercicios, en los que predominan la técnica, la táctica y el físico. A ellos se suman otros ejercicios que, en los equipos de mayor categoría, están dirigidos por empleados subordinados al entrenador', tales como ejercicios de recuperación, de fisioterapia, etcétera.

En aquellos deportes colectivos en los que existe un gran componente mediático a su alrededor, el entrenador ejerce de portavoz ante los medios de comunicación, a través de ruedas de prensa y otro tipo de intervenciones.

Otras funciones de un entrenador[editar]

Hay otras funciones que asumen los entrenadores, dependiendo de las circunstancias en que se encuentren:

Etapa de formación (de 0 a 16 años)[editar]

Cuando se trata de deportistas jóvenes, en particular niños o adolescentes en fase temprana, el entrenador no debe centrarse únicamente en el rendimiento deportivo, sino que debe priorizar en torno a la propia preparación del desarrollo del joven como persona.

Por ejemplo, una educación en valores lleva a que la competitividad que exige un deporte no le impulse a contravenir las normas.

Confección de la plantilla[editar]

El entrenador no tiene por qué ser quien determine qué deportistas son los adecuados para la disputa de la competición, pero generalmente establece unas pautas, determinando qué estrategia colectiva va a emplear para, a continuación, identificar el perfil de deportista que requiere. Generalmente la contratación y descarte de deportistas la asume otro empleado, denominado secretario técnico o director deportivo, en función del nivel de responsabilidad que asuma.

Cuando el entrenador realiza también la tarea de fichar deportistas, se suele hablar de plenos poderes, y suele adoptar otro nombre. En fútbol, por ejemplo, se reserva el término manager a este cometido.

Preparación psicológica[editar]

La preparación psicológica es también, parte del entrenamiento deportivo. Un entrenador con formación académica posee elementos básicos para instruir a sus deportistas en el control de pensamientos, emociones y conductas. Asimismo, se sabe que habilidades psicológicas como la concentración, la motivación o la confianza son elementos entrenables. Sin embargo hoy en día existe la especialidad de Psicólogos del deporte, capacitados y especializados para que el entrenador se apoye y delegue esta función necesaria para optimizar el rendimiento del jugador.

Formación[editar]

Los entrenadores suelen recibir formación física, técnica, táctica, de manejo de grupos, de preparación anímica y legislación laboral y deportiva. Por lo general, en todos los deportes existen varias categorías de entrenadores, en función a sus conocimientos y a las responsabilidades que pueden asumir. Esta formación suele ser diseñada por las federaciones deportivas.